Archivo de la categoría: Dominación

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La venganza

Candance camino orgullosa por los pasillos del colegio.

Para ese mismo día en exactamente un mes podría mirar a todos los estudiantes sabiendo que ELLA era su presidenta. La que tomara las decisiones y la que todos debían seguir.

Y se lo merecía, porque era la mejor. No habia duda al respecto.

Sus padres se lo recordaban constantemente y ella sabia que tenían razón.

 

Entro al baño para acomodar su maquillaje antes d ir a su club de debate. Una presidenta debía verse siempre perfecta y debía prepararse, pues su victoria era inevitable.

Su principal rival no tenia nada contra ella. Era un chico silencioso y aburrido, siempre con la cabeza metida en libros.

Y esa hermana rara que tenia no ayudaba a su imagen.

 

Freno con determinación frente al espejo. Su reflejo fue satisfactorio, como de costumbre. Su pelo corto, oscuro y lacio caia perfectamente sobre los contornos de su cara, dándole un aspecto que otros podían considerar severo pero ella sabia que denotaba pasión por la atención a detalles.

Menuda como era, tuvo que ponerse en puntillas de pie para ver sus labios correctamente y delinearlos con un lápiz labial suave. Nada de rojos para ella. No, dios.

Sabia que tipo de mujer usaba esos maquillajes, y ella no era ni seria ese tipo de mujer!

Nada de delineador en sus ojos alargados y de un profundo color azul. No, demasiado maquillaje era para mujerzuelas o niñas inseguras, y ella no era ninguna de las dos.

 

Acomodo su vestido, fijándose que el dobladillo no subiera de la rodilla. Sonrió complacida al ver que cumplía con la reglamentación del colegio, que por supuesto ninguna de las chicas se gastaba en cumplir.

Pero las reglas están por un motivo, y ella iba a seguirlas!

 

Salio del baño complacida con su apariencia. Su cuerpo menudo encajaba bien en su vestido pulcro y recto. El colegio no era lugar para mostrar curvas.

…no que tuviese muchas que mostrar de todos modos…

Su cuerpo habia comenzado y terminado de desarrollarse a sus 14 y su talla de corpiño nunca habia cambiado: una cómoda y confiable copa A.

 

Una mirada la siguió mientras caminaba llena de seguridad hacia su clase.

La miro de reojo sin detener su paso fuerte. Era esa freak…

-ugh- pensó -esa chica no me saca los ojos de encima desde que rechace al perdedor d su hermano!

Candance no entendia porque su contrincante le habia pedido una cita. Era ridículo! El creía que ella saldría con alguien como el? Y menos durante tiempo de elecciones!

 

——————————————————

 

Dominic la observo mientras entraba al salón de debate.

Era hermosa… Debía admitir que en un modo ligeramente masculino por su cuerpo menudo y sin curvas… Pero aun así se encontraba a si mismo fantasiando sobre ella.

Su hermana le habia advertido que nada bueno podia salir de eso… Pero el decidio ignorarla esta vez.

Habia juntado el valor para invitarla a salir.

Y la realidad es que esperaba un rechazo. Y estaba preparado para aceparlo y seguir adelante con su vida.

Pero no estaba listo  para lo que ella hizo.

Lo observo en silencio por un momento y luego dejo salir una carcajada de sus hermosos labios.

 

-vamos a empezar o que?- la voz de Candance lo devolvió a la realidad como un balde de agua fría.

Candance  lo observaba impaciente. Sin ningún tipo de signo de arrepentimiento.

 

-tengo cosas que hacer- murmuro sin detenerse a explayar una excusa y salio molesto.

Su hermana lo esperaba afuera en silencio, girando una bolita de vidrio entre sus dedos.

 

-Hazló, sasha. Se lo merece

Su hermana le sonrió complacida. Busco en su bolso y le dio un pequeño recipiente con un polvo de un íntenso color rosa.

-tira esto sobre ella y diviertete observando, hermanito. Sabia que ibas a aceptar mi hechizo tarde o temprano.- dominic tomo el recipiente y comenzó a marcharse con una sonrisa de agradecimiento. Sasha lo tomo del brazo con suavidad- Pero recorda lo que te dije, Dom… No podes intervenir hasta que el proceso termine…Después es toda tuya.- Le guiño un ojo con una sonrisita maligna asomandose con picardía de los costados de sus labios- Como esas munequitas barbie que ella tanto odia verdad?

 

-Si el hechizo funciona como prometes, exactamente como una de esas.

 

————————————————-

 

Quien se cree ese imbécil que es? Solo lo rechace, no tiene derecho a arruinar mi ropa con una maldita brillantina rosa!!

Cree que este acto infantil y estupido lo ayudara?? Si es venganza, no funciono ya que no solo es la broma mas tonta de la que haya escuchado sino que se soluciona con un lavarropas en menos de una hora.

Y si se trata de un bizarro intento de convencerla de aceptar una cita, es el intento mas patético que haya visto.

 

Uh… La ducha esta tibia… Esto es agradable…

En cuanto termine tengo que continuar con mi discurso. Es fundamental que todos vean los beneficios de que yo los represente.

Soy la mejor para el puesto, pero todos deben entender racionalmente los motivos. Así que debo esforzarme!

 

Con esos pensamientos, Candance  paso sus dedos enjabonados por su cuerpo con precisión. Era efectiva hasta en sus baños. No le gustaba gastar agua ni tiempo.

Pero algo extraño paso al subir su mano de su panza a su cuello. Rozo su pezon, sin prestar mayor atención a la limpieza de esa zona, pero algo fue diferente. Sintió un escalofrío.

Un pequeño salto de algo dentro suyo.

 

Bajo la mirada observando su cuerpo desnudo. Eso habia sido…raro…

Volvio a pasar sus dedos sobre el pequeño y perfectamente rosado pezoncito que adornaba sus pequeños pechos y el escalofrío volvio a recorrer su espalda.

 

Raro… Su cuerpo no solía ser tan sensible.

Contuvo el repentino impulso de volver a rozar… Tal vez inclusive girar con cuidado, los dedos por ese pequeño punto que repentinamente generaba ese efecto desconocido en ella, pero se contuvo.

No tenia tiempo para eso, y honestamente la idea le disgutaba…

 

Apago la ducha con celeridad y rodeo su cuerpo mojado con una toalla suave y…

-ah!-un ligero y repentino gemido escapo d sus labios. El roce de la toalla con su pezon habia producido una ráfaga sorpresivá, aunque no ligera de placer allí abajo.

Que estaba pasándole? No solía ser tan sensible!

 

Se vistió con cuidado de no volver a despertar otra sensación semejante, y tomo asiento.

El resto de la tarde fue pasada frente a su laptóp, corrigiendo y reescribiendo su discurso hasta llegar a ser satisfactorio.

 

Cerca de la media noche se permitió detenerse. Su espalda dolía, y estaba sumamente cansada… Mas que de costumbre.

No sabia que estaba sucediendo con ella ese día.

Se recosto con cuidado en su cama y cerro los ojos con suavidad, cáyendo en un sueño profundo sin dificultad.

 

 

A las 6 de la mañana su despertador sonó sonó como de costumbre.

Debía prepararse correctamente para un largo día de actividades. Estar quieto era para los perezosos. Ella debía mantenerse en el primer lugar de todo: notas, carrera política, popularidad…solo para nombrar algunas.

 

Se sentó entusiasmada por el examen de matemáticas que sabia iba a aprovar con 10, pero se detuvo antes de ponerse de pie.

Algo raro estaba pasando.

No podia decir exactamente que era… Pero algo se sentía diferente…

Se observo confundida, y no pudo créer lo que sus ojos le mostraban.

Sus pequeños pechos, que antes casi ni se asomaban de su torso, eran ahora dos pequeñas pero perfectamente paraditas montanitas. Nada extremo… Solo… Solo que ahora algo salia de su torso previamente liso y suave.

 

Se levanto, preguntándose como su pequeño corpiño no apretaba dolorosamente contra el tardío surgimiento de su pubertad. Se quito el corpiño que encajaba cómodamente y observo la talla: B.

Algo la incómodo.

Ella usaba una A. Desde su primer corpiño. Nunca habia tenido la necesidad de comprar uno mas amplio, y definitivamente no se habia cambado el brassier la noche anterior…

Como diablos habia sucedido este cambio de ropa interior?

 

Confundida abrió su placard. No sabia que pensar de lo sucedido, pero no se atrevía a pregutarle a sus padres. No queria quedar como una loca… Tal vez habia tenido algún tipo de lapsus de memoria?

Todo era posible en estos dias de alto stress.

 

Sin embargo su confusión no hizo mas que aumentar al observar las prendas que colgaban delante suyo.

El cambio no era radical, pero si notorio. Los vestidos eran mas coloridos, con un corte ligeramente mas ceñido y…

Oh dios! Esos eran escotes?

Nunca en su vida habia comprado una prenda de ropa con escote!

 

Bajo las escaleras furiosa. No sabia que estaba pasando con sus padres, pero no iba a aceptar este atropello a su privacidad!

Ella era una mujer fuerte y decidida, con principios marcados y gran inteligencia… No necesitaba de escotes, como esas mujerzuelas que se pavoneaban por la escuela.

 

-Me pueden explicar que demonios hicieron con mi ropa?? La quiero de vuelta y ahora!-chilló Candance, furiosa.

Se llevo la mano a la garganta, ligeramente confundida… Su voz era mas fina, mas suave, y su grito habia sído finito y agudo… Eso nunca le habia pasado antes!

Que demonios estaba pasando con élla?

 

Sus padres la miraron confundidos.

-princesa, nosotros jamás tocariamos tu placard. Sabemos lo importante que es la ropa para vos.

 

Candance parpadeo confundida. Sus padres hubiesen dicho privacidad. No ropa. Jamás habia mostrado mayor interés por la ropa… Ese tipo de interés era vacuo y súperficial y ella era demasiado inteligente para caer en ese tipo de cosas!

 

-pero… Mi ropa esta cambiada!!

-Cariño, no te ofendas pero eso no es raro… Creo que cambias tu placard entero cada tres meses… Seguro no tíraste la ropa simplemente? Soles ser un poquito olvidadiza a veces!

 

Candance  abrió la boca ofendida. Ella era muchas cosas, pero olvidadiza y fanática de la moda no eran parte de su personalidad!

Subió corriendo la escalera furiosa.

 

Sus padres se miraron sonriendo. Su hija podia ser tan exagerada a veces!

 

Rebusco el placard en busca de algo decente para ponerse.

Su búsqueda comenzó por algo sobrio y sin ninguno de esos ridículos pequeños escotes…

Pero sin notarlo comenzó a rechazar conjuntos porque no convinaban.

-No… Esta remerita no es tan adorable…-Murmuro sin pensar.

Dejo caer la remera al oírse a si misma.

Que estaba pasando?? Ella jamás habia pensado algo así antes!

 

Pero ahora… La idea de usar uno de esos vestidos que conformaban su estilo le daba… Asco… Estos parecían tanto mas bonitos.

Tomo dudando un vestido rosa. Color que jamás antes habia considerado.

Era suave, y bonito. El escote era pequeño, pero levemente sugestivo.

 

Se lo puso con suavidad… Y algo en ella sintió placer. Era tan adorable y… Era sensual. No demasiado… Solo lo suficiente… Y se sentía tan bonita en el.

 

Se miro frente al espejo. El vestido no llegaba a su rodilla, cosa que jamás antes hubiese aceptado y ahora sentía tan correcto…

Que estaba mal con ella?

 

Pero su sorpresa no se detenía allí. Sentía el pelo mas largo…

No podia estar segura… Pero… Parecía…

 

Cerro los ojos tratando de controlarse.

Obviamente estaba exagerando la situación.

Era adolescentes y era común esos cambios fisicos y de gustos…

Ese vestido era tan bonito…

Tal vez deberia comprar otro… O dos… Y unos tacos que combináran…

O una cartera…

Dios, que eran estas ansias de ir al shopping?!

Algo raro estaba pasando… Esto no era común en ella…

 

Tomo su mochila y corrió al colegio… Estaba llegando tarde y tenia mucho para hacer.

 

————————————————-

 

Dominic observo a Candance mientras ella entraba al aula.

Se veía hermosa. Sus pechos parados e inflados… Aun faltaba mucho para llegar al punto que debía alcanzar. Pero era un buen adelanto de las picaduras de mosquito que usualmente cargaba.

Se sonrió a si mismo. Su vestido ya mostraba mas piel de la que jamás antes habia hecho.

Recordó con una sonrisa aquella risa de rechazo. Candance pagaría por aquella humillación y pronto ella no se negaría a el… Ni a ningún otro hombre para ese punto.

 

Observo a Candance tomar asiento. El vestido se elevo pocos milímetros, revelando un hermoso lunar. Deseaba estirar su mano y acariciar su muslo… Pero no deseaba arriesgar el hechizo. Ella debía pagar… No solo por lo que le habia hecho a el. Sino por como trataba a todos… Pronto ya no seria más que una linda rubia que solo se preocupaba por todas aquellas cosas que ahora Candance  consideraba superficiales.

Pronto ansiaría hacer todas esas cosas que atribuía a las chicas débiles de carácter.

Se preguntaba cuanto faltaría para que no pudiera evitar rogarle a un chico que le besara… Que levantara su pollera y la inclinara sobre la mesa… Entre pequeñas risitas y gemiditos llenos de ansias.

 

Dominic respiro con profundidad. Debía relajarse, o no podría evitar acercarse a ella.

Pero no iba a dejar que las cosas fuesen lentas. Su mejor amigo estaba al tanto de todo, y el si podia darse el lujo de jugar con ella hasta que la transformación estuviste completa.

 

Dean se acerco a Candance tras ver el rostro de su amigo. Sabia que era tiempo.

Se sentó al lado de la hermosa chica y sin decir nada apoyo su mano en su rodilla.

Candance lo observo furiosa! Su primer impulso fue gritarle y preguntarle quien demonios se creía, pero las palabras se congelaron en su boca.

Solo pudo mirarlo. No podia hacer mas que desear que esa mano se escondiera bajo su vestido… Lo deseaba con un ansia repentina y fuerte.

-La subo?-le pregunto el con suavidad.

Ella quiso gritarle. Realmente quiso hacerlo.

Pero la reacción que mostro fue todo lo contrario. Por primera vez en su vida una risita burbujeante broto de sus labios.

Fue repentino, audible y honesto. No hubo ironías ni burla. Algo en lo que estaban haciéndole le parecía excitante y divertido…

Y queria decir que si.

Queria saber que se sentía ser tocada allí… Era… Divertido… Y… Era bueno divertirse…

 

Dean sonrió.

-Eso significa si Candy?

-No soy Candy!- Dijo ella furiosa poniéndose de pie.

 

Corrió al baño confundida… Estaba excitada? Que estaba mál con ella?

Al entrar fue directo a los lavabos como de costumbre.

Elevo la mirada al espejo y retrocedió dos pasos espantada.

Devolviendole la mirada no estaba la chica que habia salido de su casa aquella mañana.

Su pelo llegaba a sus hombros y los pasaba… Ya no era oscuro… Apenas podia considerarlo marrón ceniza…

Sus pechos, suaves y ligeramente mas visibles en su escote mas generoso que el de esta mañana la saludaban inflados y paraditos.

Entro á uno de los baños y lo cerro con llave.

Se quito el corpiño con temor y espio el talle. Una C.

Una MALDITA C!

Respiro confundida. Algo estaba mal… Porque nadie decia nada?

Se colocó nuevamente el corpiño rozando su pezon sin querer.

Un gemido audible escapo d sus labios… Se llevo la mano presurosa a la boca.

Unas muchachas afuera comenzaban a murmurar.

-Voy a salir ahora y descubrir que demonios sucede!- se dijo a si misma determinada.

Y quiso hacerlo. Era su intención.

Sin embargo su mano no fue a la perilla.

No.

Su mano subió con lentitud a su escote.

Lo bajo con suavidad.

La curiosidad estaba matandola…

Apoyo la punta de su dedo sobre el pequeño pezoncito rosado.

Otro gemido escapo a sus labios. Era tan sensible!!

Las chicas afuera rieron. La escuchaban!

Deberia detenerse avergonzada… Pero solo se escapo una risita tonta de su rostro asombrado.

Era… Divertido…

Y ella… Queria divertirse.

Apretó con suavidad su propio pecho.

Estaba inflado… Lo podía sentir crecer lentamente bajo su mano.

Queria concentrarse en eso… Encontrar la forma de deternerlo. Preocuparse por eso… Pero la idea que la obsesionaba era volver a tocar su pezon.

Gimo nuevamente, mas fuerte. Su otra mano recorrió su panza y arribo a su ropa interior…

Estaba mojada… Nunca antes habia estado mojada…

-Que esta mal conmigo? Porque estoy haciendo esto? Las chicas de afuera pueden oirme y le contaran a todos…. Pero… Eso no puede ser tan malo…. No! Por supuesto que es malo!

 

su gemido fue fuerte y claro cuando su dedo corrió su bombacha para llegar a esa húmeda y suave

Escucho risas claras afuera.

-esa chica se esta tocando, Lucy! Ayudame a ver quien es!

 

Candance sabia que debía detenerse. Pero la idea de que la vieran… Hizo q sus dedos sintieran su clítoris mas mojado y latiendo bajo su tacto.

 

Subió la mirada para ver una de las muchachas, una compañera del consejo estudiantil, trepada a la puertesita del baño.

Con una risita de reconocimiento, se dejo caer y ambas chicas huyeron del baño.

Ahora todos sabrían lo que estaba haciendo! Que vergonzoso!

 

Queria detenerse y volver a sus vestidos largos y puritanos… Pero no queria. Queria…pero no realmente.

Estaba tan confundida…. Su cuerpo cambiaba con celeridad y su mente… Su mente se sentía adormilada…

Queria querer gritar y buscar una solución… Pero… Era todo esto realmente tan malo!?

Por supuesto que lo era! Se grito a si misma, deteniendo la mano y poniendose de pie.

Detendría esto y volveria a ser ella misma!

 

Salio del baño avergonzada e incomoda… Pero algo dentro suyo sentía todo esto tan divertido…

 

Entro a clase en silencio.

El profesor la miro cansado.

-Tarde otra vez- le dijo con tono de hartazgo.

Otra vez?? Se pregunto confundida. Nunca llegaba tarde!!

-toma tu prueba y sientate. Ya las coreegi.- le dijo el profesor ofreciéndole su examen.

Candance lo tomo y se sentó en su pupitre.

Lo miro.

6?

Como podia haberse sacado un 6??

Comenzó a mirar las preguntas… Y noto con horror que no recordaba las respuetas!

Habia dado el examen hacia una semana y recordaba haber escrito mucho… Pero ahora faltaban algunas respuestas… Y tampoco podia recordarlas…

Esto era feo, raro… Se detuvo en seco. Feo, raro? En otro tiempo hubiese usado palabras mas elaboradas para describir esta situación… Pero ahora simplemente no podia recordarlas!

 

Una sensación agradable detuvo sus pensamientos.

Allí estaba dean, con su mano nuevamente en su pierna.

-Hola candy

-no soy candy. Soy Candance

-Candy… Las chicas me contaron de tu aventura…

 

Candance se sonrojo! Quiso golpearlo. Quiso gritarle.

Pero en cambio

-en serio??-pregunto entre risitas. Su mano subió a su pelo y comenzó a girar un mechon rubio oscuro coquetamente

-En serio, Candy- dijo el subiendo lentamente su mano.-Entiendo porque… Yo mismo quiero descubrir esas partes ocultas. El sennit de tu cuerpo

-El que?- Pregunto Candance confundida. Sintió que deberia conocer la palabra… Que la habia conocido… Pero era tan cómplicada… Y solo quéria consentrarse en aquella mano masculina subiendo por su muslo…

-Nada hermosa… Nada con lo que tengas que preocupar tu rubia cabecita.

 

Ella dejo escapar una risita infantil y burbujeante. Se sentía bien reír así. Se sentía bien aquella mano casi alcanzando su ropa interior. Era… Divertido… Y queria divertirse.

-Vamos al baño Candy. Y dejame ver lo que tocabas hoy.

Ella quiso protestar.

Pero… Pero queria ir al baño. Queria enseñarle lo que estaba tocando.

-Candy?-su mano salio de la pollera-vamos?

Ella asintió emocionada, sin saber como controlarse.

 

La guió de la mano al baño de hombres. Era mucho mas pervertido así… En su baño. En donde solo las mas putitas entraban.

Ella trato de detenerse, pero Dean la sostuvo por la cintura y la miro a los ojos.

-Candy. Veni conmigo. Voy a hacer que te diviertas…

Candance abrió los ojos. Divertirse? Esa palabra era en todo lo que podia pensaar los ultimos dias!

-Deja de decirme Candy…-Murmuro luchando la sensación. Ella era mas fuerte que esa cosa extraña que la habia invadido.

El la llevo al espejo, parandose detrás suyo.

-Miraté, hermosa…- le digo rodeando su panza con ambos brazos.- Esa chica que ves allí es una Candance?

Ella se observo roja.

Sus labios estaban mas rellenos que de costumbre, sus pechos no podían ser mas pequeños que una D a este punto, su vestido era ya realmente escotado y ceñido.

Queria odiar el vestido, pero era tan sexy y a la moda!! Quedaría tan bien con esos tacos rosas que habia visto en el shopping!

Su pelo ahora era rubio claro. Largo por su cintura, y ondulado.

-Sos Candy.- Dean le susurro al oído, subiendo las manos por su esternon hasta sus pechos, amplios y suaves-Sos una linda – Apretó sus pezones – Putita – Bajo el escote revelando sus pechos blancos y grandes.

-D…Dean, no!

-No? No pareces muy segura… Ni siquiera trataste de correrte…-Dijo el riendo besandole el cuello.

Un giggle escapo de sus labios.

-No tengo que querer esto!- Pensó Candance entre beso y beso.- tengo que detenerlo, tengo que decirle que pare! Pero… Mm!!- Largo una risita boba nuevamente al sentir que terminaba de quitarle el vestido- Pero es tan divertido! Porque deberia parar? Porque soy  una mujer decente e inteligente!!

B…bueno… No se sentía tan inteligente ultimamenmte… Todo… Todo parecía mas colorido y simple… Y ya no se preocupaba por esas cosas tan complicadas como la política. Queria preocuparse… Pero le daba dolor de cabeza…

Esos eran temas que la gente aburrida debía ocuparse… No?

 

-Donde esta tu cabeza Candy?- Pregunto el risueño al ver su carita confundida y con el mas ligero puchero en sus labiencitos gruesos y sexys. Solo obtuvo un risita de respuesta. Estaba lista… Este era el punto del que Dominic le habia hablado. Estaba lista para comenzar a ser la perfecta bimbo que dejaría que cualquier hombre la tocara.

La inclino con suavidad contra el lavabo.

 

La cabeza de Candance… No. Candy, daba vueltas… Quería concentrarse. Pensar. Razonar el porque no debía hacer esto… Pero su cabeza estaba como dormida… Solo podia pensar en lo divertido que seria ser usada como una hermosa muñequita sexual… Esa palabra la perseguia… Divertido! Era lo que queria. Le aburria todo el resto.

El estudio, ew! Las elecciones eran tan tediosas! Pero… Pero divertirse era *risita* divertido!

 

-Candy, concentrate tontita- Dijo el riendo, observando su rostro perdido en el aire, su boquito entreabierta con una sonrisita sensual e inocente. Queria que estuviese completamente conciente a la hora de entrar por primera vez en ella. Ella asintió riendo tontamente.

-Perdón… Estaba pensando en…

-No estas aca para pensar- La detuvo el pasando un dedo suavemente por sus labios vaginales. Un fuerte jadeo se escapo de los labios de esa hermosa rubia platinada. La acomodo sobre el lavabo, disfrutando como sus enormes pechos se presionaban contra el borde. Estaba a solo dos tallas de ese perfecto doble D que iba a alcanzar. Y no podia esperar… Pero sin duda podia confórmarse con esos perfectos y enormes pechos blancos y suaves apretujados y duros contra el fríó borde, lo que hacia que esos pequeños pezones rosas se pararán llamándolo a lamerlos como golosinas.

 

-Concentraté, Candy.-Le dijo serio, bajando su cierre. Algo en ese ruido hizo que Candy levantara mas su culito, exponiendose, ansiosa.

Los pensamientos se mezclaban con sus sentimientos. Y ni siquiera eran pensamientos profundos… Y lo sabia… Sabia que cada vez era menos y menos conciente de eso… De que antes… Antes era diferente… Pero… Diferente era mejor?

 

-Quiero que te concentres, hermosa bombo-Dijo el con suavidad. Ella abrió la boca para protestar, pero el metió la punta de su pene adentro de ella.

Candy gimio. Esa sensación… Estaba cubriendola por completo… Su cabeza era una nube blanda y todo era mas fácil ahora. Ya no estaba estresada ni confundida… Solo… Solo queria diertirse… Y esto *risita* es divertido!!

 

-Estas concentrada en esto, Candy?- Ella asintió- Estas concentrada en sentir que te penetro?- pregunto hundiendo su pene dentro suyo.

Un gemido de placer broto de sus labios. Esos labios tan gruesitos y suaves ahora que parecían estar constantemente en un eterno y sensual puchero.

-S…si!-Gimio ella sin poder pensar en nada mas ya. Nada mas que aquel pene entrando y saliendo de ella con fuerza. Las paredes de su coño estaban tan apretaditas contra su pene que Dean estaba seguro que jamás habia tenido una mejor cogida que esta.

 

Sin aguantar mas su lucha interna, Candy comenzó a acompañar el movimiento con su cadera, buscando que ese delicioso miembro la penetrara con mas profundidad… Mas fuerte, mas duro…

No parecía importar que fuera una virgen… No le dolía… Solo sentía un placer que la inundaba… Que la hacia gemir sin importar si alguien mas podia oír… Que la obligaba a mover las caderas con desesperación por ese delicioso pene que la penetraba con fuerza.

 

Dean apretó su culito con sus manos y comenzó a apretarlo contra el. El movimiento de esas caderitas redondas era perfecto, coordinado para que cada embestida le diera la perfecta dosis de placer. Ese polvo mágico realmente funcionaba… Si… Esa puritana aburrida se habia convertido en la perfecta putita…

Llevo sus manos a esos perfectos pechos, levantandola del lavabo. Los estrujo entre sus dedos y comenzó a estimular sus pezones.

Los gemidos de Candy subían cada vez mas y mas de volumen. Eran perfectos, tan de putita que podría jurar que tendeia que pagarle despues de terminar de cogerla.

 

Con una ultima embestida, acabo dentro suyo con una potencia que nunca antes habia logrado.

Candy sintió un suave calor dentro suyo. El habia acabado dentro suyo… Pero… No podia encontrar en su cabecita porque eso podría molestarle… La sensación era tan rica…

 

El la tomo de su culito y la separo tirando con suavidad. Ella intento enderesarse pero el la detuvo.

-No. No Candy…- La reto. Ella lo miro, girando su cabecita confundida.- Vas a quedarte aca. Las clases terminaron… Pero estoy segura que algún chico va a entrar y… Le va a gustar la sorpresita de encontrar esta pequeña bimbo apoyadita aquí esperando que alguien mas le de esa pija que tanto ansias.

 

Algo dentro de Candy quiso quejarse. Candance… Aun no habia perdido toda la batalla… Ella no podia dejarse poseer por cualquier pervertido…

No… Diría que no y eso era todo.

 

-N… No…?- Murmuro duditativa, pero aun sin intentar enderezarse.

El río. Apoyo su mano en su pezoncito duro y lo giro con suavidad, produciendo ese gemido tan sensual y entregado.

-Quietita ahí, putita.-Le dijo divertido. Ella asintió con una risita ansiosa. La idea de decir que no comenzaba a parecerle tan ridícula…

 

Ella asintió con suavidad. Ya no podia esperar… Pronto otro chico entraría y podría sentir esas cosquilla en todo su cuerpo que las embestidas producían. Ese placer que le derretia los pensamientos…

Dean salio tras darle una palmada juguetona en su culito, dejándola sola para la larga espera.

 

Los minutos pasaron con lentitud… Intento distraerse pensando en ropa… Se compraría un vestido rojo… Apretado y con el escote mas bajo que pueda encontrar… Y esas hermosas botitas con tacos de 10  centímetros!

Pensar en comprar ese conjuntito solo ayudo a excitarla mas. Era tan extraño!!

 

El sonido de la puerta abriéndose hizo que jadeara con ansiedad.

-Que… Que diablos!?- la voz de un chico pregunto desde atrás suyo. No levanto la mirada hacia el espejo ni volteo. Le… Excitaba la idea de no saber quien la penetraría…

 

-por favor… Por favor cogeme…-Dijo con tono suplicante y excitado.

Sintió que el chico retrocedía unos pasos dudando.

La idea de que se fuera y tuviera que esperar por otro chico que tal vez no vendría por horas la desespero.

Giro con celeridad y cayo a sus pies ansiosa.

Gateo a el mirando a un muchacho con expresión nerviosa y tímida en el rostro, vistiendo una remera con un personaje de un comic y amplias gafas.

Continuo retrocediendo mientras ella lo perseguía gateando como una gatita en celo.

-Q…que haces??-Pregunto nervioso, al ser acorralado contra el rincón de la pared. Ella aprovecho su confusión para apoyarse en sus rodillas y bajar el cierre que la separaba del objeto de sus deseos.

 

Tomo el pene entre sus manos, sintiendo que su boca se hacia agua con la idea de lamer y tragar sus jugos.

Comenzó pasando su lengua suavemente desde la punta hasta la base de su pene, disfrutando cada centimetro.

El muchacho se rindió al placer, cerrando los ojos y disfrutando mientras la rubia platinada con los pechos tan grandes como dos sandías metía su pene entero dentro de su perfecta boca.

Conocía la reputación de Candy. Gracias al hechizo, nadie recordaba a la vieja Candance. Solo estaba Candy, la pequeña bimbo que rozaba la ninfomania.

Candy estaba perdida en un mar de deseo y risitas, y ya nada mas le importaba. Era feliz así. Mucho mas feliz de lo que habia sido en el pasado.

Todo era simple y divertido.

 

Continuo succionando ese pene con ansias. Lo tomaba con sus dos manos, acariciandolo con deseo, lamiendo y succionando cada vez con mas velocidad, deseando mas que nada que sus jugos terminaran en su boca y puidiera tragarlos como la buena putita que era.

Con una ultima succion fuerte y precisa, finalmente acabo en su boca, con un gemido ronco y lleno de placer. Ella se apretó a el, aprovechando cada gota y no se separo hasta haberla tragado toda.

El le acarició la cabeza tubado y agitado.

-Bu…buena chica…-Murmuro.

 

Candy asintió contenta. Era una buena chica!! Estaba cumpliendo su trabajo!

 

Se puso de pie y lo miro a los ojos.

-Vamos a hacerlo de nuevo mañana?-pregunto con una risita sugestiva

-P…por favor- asintió el torpemente, sin poder creer su suerte.

 

Candy río entusiasmada y brinco fuera del baño, feliz con su nueva posición, y ansiosa de probar todos los hombres que desearan probar a la pequeña bimbo del colegio.

 

—————————————————

 

Dominic sonrió complacido tras apagar su televisión. Gracias a las brujerias de su hermana, habia podido observar toda la transformación de su nueva bimbo en aquella pantalla.

La magia realmente podia hacer cosas increíbles. Y ya no podia esperar mas para probar su nuevo juguete y darle su ultimo castigo.

 

Camino hacia la casa de Candy con presura. Deseaba poseerla como nunca habia deseado antes algo. Esa pequeña putita lo complacería como el deseaba sin discusión, y el castigo seria permanente luego de que terminara la ultima fase del plan.

 

Toco la puerta y espero impaciente.

Escucho pasitos de tacón y pudo imaginarse a esa pequeña putita corriendo a abrir la puerta en tacones altos y sensuales.

Cuando la puerta se abrió la imagen no lo desilusiono.

Allí estaba la hermosa rubia platinada, con un vestidito rojo escotado y ceñido y tacos altos q le formaban el perfecto culito.

 

Sin decir palabra la tomo por la cintura y la beso con pasion, jugueteando con la lengua traviesa de Candy.

Ella se entrego con ansias al beso, presionando su cuepo al de el.

 

-Vamos al cuarto, pequeña Candy.

Ella asintió jadeante, mirandolo con ánsias que solo una putita podría tener ante el sexo.

La llevo al cuarto impaciente, comenzando a acariciar su culito perfecto mientras subían las escaleras.

Ella gimio con suavidad cuando Dominic, sin poder aguardar a llegar a su habitación, metió un dedo en su ropa interior, y sintió lo mojada que ya se habia puesto Candy.

Ese vestido era de tan fácil acceso que solo habia tenido que correr su mano hacia adelante de su culo para poder penetrarla con su dedo índice.

La detuvo en la puerta, sin dejarla entrar. La haría sufrir.

Metió otro dedo y los movió en circulos dentro de su coño húmedo y expectante.

 

-Como fue tu día, mi putita?- le pregunto con un poco de maldad, deteniendola cuando intento tocar su miembro. La haría rogar por el. La haría rogar como la puta que el habia creado.

-B…bien…-Sus ojos rogaban entrar al cuarto, rogaban ser penetrados. Era mas que un simple deseo. Lo necesitaba. Era adicta a ser poseida, a ser usada como una muñeca de placer. Su muñeca de placer… Por supuesto que no tenia problemas en compartir…

 

-Por favor entremos…-Le rogo ella con sumisión. La misma estiradita que se habia mofado de el al invitarla a salir ahora rogaba por ser poseida como una cualquiera.

-Aun no-Dijo el severo frenandola. Hundió sus dedos en su coño disfrutando al sentirla retorcerse de placer-cuando yo decida, iremos.

La retuvo allí por varios minutos, prsionando y girando sus dedos con fuerza por momentos y por momentos solo frotando con suavidad para mantenerla excitada.

Sólo cuando la desesperación de Lacey fue tan grande que tuvo que retenerla para que no se arrodillara frente a el, le permitió entrar.

 

Sin delicadeza, la posiciono como si fuese una perrita en celo en su cama y sin aviso la penetro con fuerza.

Tomándola por la cadera comenzó a embestirla con pasión y dominación, disfrutando de escuchar esa perfexta mezcla entre gemidos y risitas, y de ver esas amplias y hermosos pechos moverse hacia adelante y atrás con un movimiento hipnotizante.

-Candy… Escuchame bien- Empezó a decir entre embestida y embestida- Este es tu castigo por ser una perra maldita con todo el mundo. De ahora en mas nosotros pensaremos por vos y vos… Vos te limitaras a ser mañoseada, a ser cogida y a verte bonita. Lo entiendes?

 

-s…si!!-grito ella entre gemidos

-Y ya no le dirás nunca mas que no a nadie… Ya no vas a rechazarnos, vos vas a necesitar de nuestras pijas porque ese es el tipo de putita que sos ahora… Te hace feliz la idea de ser así el resto de tu vida?- Le pregunto apretando sus pezones sin dejar de penetrarla. Ese coño estaba tan apretado y mojado que sentía que podia continuar todo el día sin detenerse. Cada embestida se sentía como la primera.

-si!! Soy muy feliz así!

-No…Candy es una bimbo… Y las bimbos hablan de si mismas en la tercera persona… Deci eso bien

-Candy es muy feliz así- Repitió siguiendo con sus caderas el movimiento continuo, mostrando incluso mas ansias que el de que su pene continuara dentro de ese coño perfecto.

-Y si candy quiere ser una bimbo el rsto de su vida, candy debe quedar embarada…- Ella lo miro con un pequeño asomo de confusión- Así son las reglas, Candy… Debes hacer eso y sras una bimbo el resto de tu vida.

 

Dominic sonrió con placer. Sabia que Candance jamás aceptaría algo semejante, que nada la degradaría mas. Y ella ya no podia hacer nada al respecto. Candy haría lo que el dijera por sexo, y no habia forma de evitarlo.

 

Acabo dentro de Candy con placer, disfrutando como ese cuerpo perfecto tambien se contorcionaba de placer en un largo y sonoro orgasmo.

 

-Los chicos van a seguir acabando dentro tuyo… Y tarde o temprano quedaras embarazada… Y ya no serás una política ni nada mas que la perfecta bimbo que solo desea complacer…- le tomo la perita rescostandola en la cama- Voy a cuidar de vos… Vas a vivir conmigo… Vas a tener ejercicios diarios para mejorar tus habilidades… Viendo películas porno y practicando con un gran dildo… Y cuando nos visiten amigos… Vas a mostrarles que tanto mejoraste… Te gusta la idea Candy?

 

Candy asintió entusiasmada! Una vida dedicada enteramente al sexo? Que mas podia pedir una chica?

 

veronica231

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El infiltrado

Pues si, ahí estaba yo, desnudo sin un mísero trozo de tela que me tapara, en un oscuro trastero de un piso de protección oficial, con una argolla enroscada en la base de mis testículos y una escasa cadena que llegaba hasta la pared a dos metros de altura, la cual  tuve que atornillar hacia dos días. Sin poderme sentar y descansar, ya que la cadena me recordaba cada vez que lo intentaba que mis testículos seguían enganchados a ella. Casi a oscuras me encontraba con una única ranura de luz que pasaba por debajo de la puerta cada vez que uno de los vecinos de la comunidad bajaba a buscar algo a su respectivo trastero. Así estuve no se decir cuanto tiempo, hasta que ya cuando llevaba un rato consumiéndome la desesperación escuche el abrir y cerrar de la puerta principal de acceso a los trasteros. Seguidamente empecé a oír unos lentos pasos,  que identifique en milésimas de segundo. Era ella, mi Ama y dueña poseedora de todo mi cuerpo, acercándose con sus tacones de aguja de 15 cm. aproximadamente. Esos inconfundibles y sensuales pasos habían llegado a la puerta del trastero donde me encontraba y comenzó a abrir la cerradura oxidada. Abriendo la puerta despacio para dar más emoción si cabe, exclamo y luego pregunto: ¡Perro! ¿Lo has pasado bien?”. No me quedaba más remedio que responder afirmativamente ya que si no contestaba lo que ella quería escuchar me tocaría pasar otro desesperante rato allí abajo. Me tiro a la cara la llave del candado que separaba mis testículos de la libertad y me dio mi ropa para que subiera vestido al 3º B, su piso.

 

Una vez vestido de ropa casual, me dispuse a subir donde mi Ama me señaló. Llame a la puerta y con un poco de torpeza me abrió un ente forrado enteramente con diversas capas de plástico de colores que solo permitían apreciar unos llamativos ojos azules. Me instó a entrar con un pequeño gesto de su brazo, acompañándome hasta una salita al final del pasillo que debía ser el vestidor de Lady Gaga. Dos barras que iban de pared a pared repletas de ropa de goma, látex, cuero, algunas con hebillas o arandelas, candados y cadenas. Era una mezcla de ferretería y almacén de retractilados. En una pequeña mesa había una pecera de cristal con papeles dentro con un cartelito que se podía leer “perro coge uno y póntelo”. Desdoblando el papel de mi elección pude ver que me había tocado el número 19, cuyo premio era ponerme un mono o catsuit de goma negro brillante, parecido al neopreno que usan los buceadores, con unas cremalleras situadas estratégicamente a la altura de los pezones y otra mas grande que recorría verticalmente desde el ombligo hasta la parte de detrás por encima del culo pasando por los testículos. Ahora entiendo porque me depilaron entero el día anterior.

 

Ya con mi nuevo atuendo, mi silencioso y plastificado recién conocido, me empujó suavemente hacia la puerta del final del vestidor, para que entrara a otra sala mas grande con aparatos de madera y metal, una especie de cámara de tortura con correas y cuerdas que recorrían gran parte de la sala. Detrás de mi se cerró la puerta dejándome en silencio en aquella “acogedora habitación”. No llego a dos minutos cuando entraron por la otra puerta dos mujeres impresionantes vestidas con bodys de látex dos tallas más pequeños tan ceñidos que escasamente podrían respirar. Sin mediar palabra me colocaron una ajustada capucha del mismo material que sus bodys que solo me permitía ver y respirar por la nariz. Seguidamente me llevaron a un potro de madera donde me ataron las muñecas y las rodillas de forma que me dejaron a cuatro patas con escasa posibilidad de movimiento. Antes de irse una de ellas me susurro al oído “sabemos que eres periodista”.

 

Por lo pronto tuve una serie de palpitaciones y un aceleramiento del ritmo cardiaco seguido de sudores fríos consecuencia de saber que me habían pillado, toda mi tapadera se había desvanecido. Era cierto, me encontraba en aquella casa del dolor como infiltrado para hacer un reportaje que mi jefa me había encargado la semana pasada. No se quien pudo ser mi delator pero ahora me encontraba en una situación comprometida a expensas de cual seria el castigo por parte de Domina Marta, la dueña de la casa.

 

Mi posición en aquel potro de tortura solo me dejaba ver el suelo y parte de la puerta de la que habían salido las chicas engomadas. Más o menos después de media hora entró una mujer. Al ir levantando la cabeza fui viendo sus botas, de charol con sensual tacón fino y acerado. Esas piernas largas recubiertas por ese material tan brillante solo me sugerían excitación pero según iba aumentando mi campo de visión hacia arriba pude ver mi castigo. La mujer tenía un arnés atado a su cintura a modo de tanga con un consolador gigante. Era un aparato descomunal, de 30 a 35 cm. de largo y como una barra de pan de ancho, de goma negra flexible con estrías como si fueran venas. Entonces ella dijo: “Nos hemos reunido, te hemos juzgado y tu sentencia ha sido la castración y desvirgación anal”

 

Aquella mujer con olor a fábrica de neumáticos se situó detrás de mí y procedió a bajar la cremallera genital y a pisotear mi posible descendencia. La suela de su bota presionaba mis testículos fuertemente, haciendo que solo pudiera pensar en aquel dolor insoportable. Después con la puntera me daba golpecitos a modo de rebotador de una maquina de pimball. Cuando el dolor casi me hizo llegar al desmayo cesó el suplicio, o por lo menos temporalmente, porque ahora empezaba a notar algo húmedo en mi ano, debiendo ser algún tipo de lubricante. Aquel consolador gigante que colgaba de la cintura de mi captora intentaba introducirse por mi orificio que hasta ese día solo era de salida. Ese instrumento que ahora tenia dentro aproximadamente 18 cm. además de vibrar emitía pequeñas descargas eléctricas, estimulando mi próstata tanto que produjo cuatro eyaculaciones durante todo el proceso de feminización al que me estaban sometiendo.

Horas después, exhausto, estéril y humillado entraron las asistentes recauchutadas y me soltaron, me desnudaron y me dieron mi ropa, me acompañaron a la puerta de salida y allí me emplazaron a volver si quería repetir.

 

Ya era sábado y decidí irme a casa donde descansé todo el fin de semana, sin salir hasta el lunes, que debía ir a la oficina a dar informes a la jefa. Al entrar en su despacho me regalo una sonrisa picarona y pregunto por mi infiltración. La humillación que sentía  me hizo no contarle la verdad, me limite a decir  que me pillaron y me echaron sin más, omitiendo el detalle de que al final fueron ellas las que se infiltraron en mí y me dejaron marcado de por vida.

 

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El video de mi esposa

Hace unos días recibí de mis compañeros de un grupo sado, que hemos denominado Dominican-sado. Al ver este video quede pasmado, atónito, asombrado, deleitado y fascinado. La verdad que luego de verlo tengo la necesidad de compartirlo mediante este relato con otros grupos sados. Voy a hacerles una versión escrita de lo visto en ese video. Primero debo contarles que el grupo que formamos Dominican – Sado (DS) une a un grupo pequeños de amigos que compartimos este gusto por sodomizar y esclavizar a un (a) esclava para llevarla a placeres que normalmente entendemos irrealizables por tabúes o simplemente costumbre en las acciones sexuales.

 

Mi esposa con la cual llevo una relación de más de 15 años sabe de mis gustos pero ella no comparte esta forma de sexualidad por encontrarla muy fuera de sus límites de tolerancia.  En una de las reuniones de DS, platique sobre esta situación y de lo que me gustaría compartir con ella todo esto, pero que ella no aceptaba. Entre tragos los muchachos me propusieron invitar a mi esposa a una finca de la montaña y que yo dijera que se fuera con ellos que iría mas tarde. La idea de ellos era que yo no participara para que ella no tuviera el apoyo mío para negarse a ser una esclava. Me pareció interesante y procedimos a coordinar para el próximo fin de semana. Llego el viernes y procedimos a salir para Constanza un pueblo a 2 horas de la capital. Juan, Domingo y Luis llegaron a casa a buscarnos y ella los recibió. Les dijo que estaba en el trabajo y que esperaran a que yo llegara.

 

Juan me llamó a preguntarme por donde iba y cuanto me tardaría. Como habíamos acordado les dije que teníamos mucho trabajo y estaba en un pueblo que al regresar me quedaba de ruta. Juan le paso el cel a mi esposa y le explique que se fuera con ellos y que yo iría de camino y nos juntábamos allá. De aquí en adelante hasta el lunes no supe mas de ellos cuando me trajeron el video que quiero contarles.

 

Ellos llegaron a la casa de veraneo de la montaña, medios bebidos como podía notarse en como hablaban a la cámara sobre todo mi esposa. Entraron a la casa y de inmediato todo cambio, Juan y Luis la agarraron, y ella pregunto: que pasa ¡suéltenme!

 

Mientras Domingo filmaba, Luis agarraba las manos de mi esposa y Juan le puso unas esposas de metal en sus muñecas y otra en los tobillos. Estaba atada, con una cara de pánico, pues ella sabía que ellos compartían conmigo el gusto de sadomizar. Juan le dijo: este fin de semana eres nuestra esclava y harás todo lo que queramos.  Si tu esposo es tan flojo que no puede dominarte nosotros si vamos a enseñarte perra puta. Tu crees que no lo sabemos, ¿acaso andar con 3 hombres con esa micro minifalda y esa blusa sin sostenes que se te marcan los pezones no te delata lo puta que eres?

 

Mi esposa solo sollozó y les pidió que por favor la dejaran ir que ella no le gustaba eso y que no iba a participar. Parada frente a la cámara, con sus manos en la espalda, dijo: les exijo que me suelten bárbaros.

 

Luis le respondió: para pedir favores tienes que estar de rodillas y no se te ocurra mirarnos a los ojos.

 

Ella no reacciono, lloro y bajo la cabeza. Luis la halo hacia una mesa que había en medio de la habitación. Ella tropezaba por tener los pies esposados y el la halaba con mas fuerza. Ella cayó en el piso y se oyeron sus sollozos. La ayudo a levantarse halándola de sus brazos y la llevo a la mesa.

 

Le ordeno acostarse boca arriba sobre la mesa, lo que ella hizo, el halo desato las esposas de sus muñecas y halo sus brazos hacia atrás atándolos con la esposa y una soga a las patas de la mesa. Así mismo Juan ato sus piernas a las otras 2 patas de la mesa. Atada con sus brazos y piernas abiertos la siguieron filmando. Podían verse sus piernas grandes y torneadas, completamente ya que su minifalda a penas cubría parte de su panty, su terso abdomen quedaba también descubierto terminando en sus bellas montañas con sus pezones erectos. Estaba totalmente indefensa. De su rostro corrían lágrimas y ella se mantenía inmóvil.

 

Luis le dice a Juan: la verdad que esta perra es una mujer preciosa, vamos a domársela a su maridito.

 

Luis tomo unas tijeras y agarro la parte de debajo de su suéter y comenzó a cortarlo descubriendo todo su torso quedando totalmente visibles sus dos senos. Domingo enfoco con detenimiento esos senos, sus pezones de diversos ángulos como haciendo una película pornográfica. Juan no se resistió a tocar sus senos, los apretó de manera que ella chillo, luego hizo lo mismo con sus pezones ejerciendo fuerza que causaron gritos en Teresa. Ella se sacudía tratando de zafarse de sus ataduras pero le era imposible. Mientras mas chillaba mas la apretaban. Así pasaron un buen rato cada unos ellos masajeando y besando sus senos. Sus mordiscos producían gritos fuertes de Teresa.

 

Luego Juan tomo la tijera y comenzó a cortar su minifalda quedando solo con una tanga blanca. Se veía su monte espectacular como un promontorio entre sus dos huesos laterales. Le corría algo de sudor desde su vientre.  Por la forma de amarre con las esposas se veía su protuberancia que asomaba con cada respiración. Ella se veía tensa por que sabía lo que vendría.

 

Luis la soltó de su atadura a las patas de la mesa dejando sus piernas atadas solo a las esposas.  La pusieron boca abajo aflojando la atadura de sus manos para que sus pies pudieran llegar al piso.  Así quedo acostada boca abajo con sus senos aplastados y pegados a la mesa y sus piernas en el piso. Sus 2 piernas abiertas de par en par y sus tobillos atados a cada pata de la mesa. Sus nalgas se veían exuberantes con esa tanga atravesando su ralla dividiéndolas en dos al igual que el inicio de sus labios mayores.

 

Pusieron la cámara de frente a este espectáculo y comenzaron a darles nalgadas. Los dedos de ellos quedaron impresos en sus nalgas de color rojo intenso como si toda la sangre se acumulara en cada uno. Luego de un buen rato de darle la dejaron sola. La cámara la filmaba desde atrás y esa vista era un espectáculo maravilloso.

 

Un tiempo después Ella, de seguro acalambrada y adolorida seguramente, comenzó a llamarlos: Paco por favor ven, Luis no me hagas esto… Dominguito por favor vengan… que tengo que ir al baño.

 

Pero ellos no respondían, ella siguió suplicándoles y les pedía que la llevaran al baño. Pero no hubo repuesta. Ellos escuchaban todo pero la dejaban así como estaba. Y cuando ella se venció y  no pudo mas, dejo salir su fluido y se pudo ver como se mojaba su panty y derramo sus chorros por sus piernas.  Aquí ella empezó a entender que estaba totalmente sometida, que el sado es mas que sufrir de simple dolor, que conlleva una entrega mas haya que sus sentimientos, necesidades y deseos.

 

Entraron los 3, y Paco dijo: Teresa hasta ahora te hemos enseñado que tienes que someterte a nuestros deseos ¿tu estas de acuerdo?

 

Teresa: respondió con voz suave casi imperceptible… si

 

Paco respondió: muy bien. Quiero que sepas que si te sometiéramos nosotros sentirías que somos tu amigos y que te hemos obligado pero el sado va mas allá.

 

La cara de Teresa cambio de repente no sabia que significaba esto.

 

Paco dijo: vas a ser sometida y ni nosotros sabemos por que situación pasaras. Tengo aquí dos personas desconocidas que a través de Internet han pagado un buen dinero por pasar la noche contigo. Con le acuerdo que podrán hacerte lo que les plazca. Ahora serás una prostituta para ellos. Parte del compromiso es seguir firmándote para entregarle este video a tu esposo que no sabe nada de esto.

 

Teresa empezo a llorar y a suplicar que no hicieran esto. Que ella nunca había tenido una relacion fuera del matrimonio y mucho menos ser sometida por extraños.

 

Paco dijo: déjenlos entrar y salgamos nosotros.

 

Entraron los 2 tipos con bolsos en la mano. De inmediato uno de ellos se coloco detrás de Teresa agarro su panty que estaba mojado todavía y lo coloco en el lado de su nalga. Introdujo su dedo mayor por su ano introduciéndolo con fuerza para causar dolor. Teresa trato de evadirlo pero estaba muy bien atada. El tipo le entraba y sacaba ese dedo con rapidez y yo diría que con violencia, ella lloraba. El otro la mando a callarse, pero Teresa no podía.

 

En su posición como estaba acostada boca abajo en la mesa con los pies en el suelo no podía moverse. El hombre saco algo como una bola con cintas de amarar y volteo la cabeza de Teresa e introdujo esta bola dentro de su boca y la ato a la parte trasera de su cabeza. Ya Teresa no podía emitir sonidos.

 

La otra persona seguía su mete y saca del dedo. Cuando lo enfocan se ve que había ido introduciendo mas dedos. Se ve como introducía por el ano de Teresa sus cuatro dedos, mientras Teresa desesperada volteaba la cabeza de un lado a otro que era lo único que sus ataduras permitían.

 

El otro saco una vela y la encendió, cuando la misma comenzó a derretirse comenzó a esparcirla por toda la espalda de Teresa. Con las primeras gotas Teresa hizo un gran esfuerzo tratando de zafarse de la mesa pero todo fue en vano.

 

La Persona que estaba detrás ya forzaba por introducir sus 5 dedos, se veía la presión que hacia el ano.  Y de repente paso, su mano se introdujo por el ano de Teresa llegando a sus intestinos. No paro, la sacaba y volvía y la introducía. Salía con sangre de los vasos capilares que había roto al producirse la introducción. Dijo la persona: ya le rompi el culo, ya esta lista.

 

El otro había llenado de cera la espalda de Teresa que en estos momentos estaba totalmente roja. Dijo: bien hagámoslo que quede para el resto de su vida marcada con nuestras iniciales, que esta puta sepa y todo el que este con ella que nosotros somos sus amos.

 

Saco de la bolsa algo parecido a un atizador de ganado pero más pequeño. Lo mostraron a la cámara. La persona fue a la estufa  a calentarlo. Mientras la segunda persona seguía disfrutando su introducción y sacado de mano del culo de Teresa.

 

Llego el otro con el atizador al rojo vivo y se lo mostró a Teresa. Sus lagrimas corrían por su cara, estaba llena de sudores y sabia lo que iba a pasar. El se coloco el la parte de atrás y enfilo en medio de su nalga derecha. Sin pensarlo y con toda precisión le pego el atizador saliendo humo de la piel quemada. Teresa se retorcía del dolor y se desmayo. En tocaron la cámara en su nalga y se leyó las siguientes siglas AD Y DR. Esta marca de posesión quedará para toda la vida de Teresa.

 

Colocaron un banco como para sentarse y le colocaron un tubo metálico o algo así en su centro. Debía medir alrededor de 30 cms por unos 4 centímetros de ancho. Aprovechando su desmayo, la desataron y la colocaron atada desde el techo con una soga que colgaron de una viga. Ambos orinaron en una cubeta y luego la echaron encima de ella que están colgada de las manos. De esta manera reacciono y despertó.

 

Su posición era parada con las piernas abiertas y sus pies sobre dos piezas que le permitían estar a la altura de la pieza metálica que estaba armada en el banco tocando sus labios superiores. Teresa se veía agotada, sus piernas temblaban por que ella se sostenía en ellas para que no le dolieran tanto las ataduras de sus manos. Ellos aflojaron un poco la cuerda de sus manos y Teresa bajo un poco, todo su equilibrio quedo en sus piernas. Seguía con sus brazos atados pero sin que ellos la sostuvieran.

 

Uno de ellos abrió sus labios de su vulva y coloco la pieza metálica alineada a su hueco. Le tomaron una de sus piernas la levantaron y sacaron uno de los calzos que la sostenían el otro hizo lo mismo del otro lado y Teresa comenzó a sentir como esa pieza de metal comenzada a penetrar sus entrañas.  Ella no podía gritar por lo que tenia en su boca,  pero la expresión de su rostro decía que sentía que la estaba partiendo en 2.  Le temblaban las piernas pero se sostenía tratando de que ese metal no se introdujera más dentro de ella.

 

Ellos prendieron cigarros (puros) y comenzaron a realizar quemaduras en sus senos, ambos con cara de satisfacción iban pegando la punta de los cigarros en diferentes partes de los senos de Teresa. Ella casi ni se movía estaba extenuada mientras ellos seguían. Al final el primero apago el cigarro en su pezón, lo que ocasiono que teresa se retorciera de dolor y perdiera el equilibrio dejando que la barra de metal se introdujera casi totalmente. El Otro hizo lo mismo apagando su cigarro en el cuello de Teresa.

 

Ella inmóvil fija a la barra que tenia dentro de su vagina esperaba que sería lo que le vendría.  Ellos excitados por haber realizado lo que le plazca con Teresa le quitaron la bola de su boca, advirtiéndole que no podía emitir ningún sonido. Luego sacaron sus miembros para que Teresa se los chupara.

 

Ella sin poder moverse ni un milímetro, accedió y ellos introdujeron sus penes cuantas veces lo desearon. En ocasiones agarraban su cabeza para hacerla ahogar con sus penes. El primero ya listo para venirse le dijo al otro ayúdame que quiero hacer lo que tu sabes. El otro agarro la cara de Teresa y con sus dedos agarro sus parpados para que no pudiera cerrarlos. Así el primero tuvo una eyaculación enorme dentro de los ojos de Teresa, dejándola con la vista totalmente nublada y desesperada con toda esa leche en sus ojos. El otro agarro la cabeza de Teresa y comenzó a entrar y sacar su pene como si fuera haciendo sexo hasta que soltó su eyaculación en la garganta de Teresa,

 

Le preguntaron a Teresa: ¿Quiénes son tus amos?

 

Ella respondió: ustedes……

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Kilos de tetas

Estábamos en mi casa. Una tarde de verano. Estaba con mi amiga Anita. Estábamos tomando un café …

 

Julieta: -“¿Querés que te cuente entonces todo mi viaje a China?”.

Anita: -“Dale contáme. Pero antes hacé más café porque debe haber sido un viaje muy muy largo …”

Julieta: -“Resulta que …:

 

“Estaba en un bar en China tomando algo con una amiga. Era un bar muy lindo. Muy fino, muy elegante, decorado con mucho buen gusto. Y muy caro por cierto. Estaba todo de maravilla. La atmósfera del lugar era genial, hasta que … de repente entró un grupo de personas. Parecían ser algo así como policías. Aunque su tipo de vestimenta no era exactamente igual a la de los nuestros (policías). Se acercaron muy abruptamente a nuestra mesa. Hablaban en chino. Muy fuerte, casi a los gritos, y muy rápido. Ni yo, ni mi otra amiga entendíamos nada. Como el chino que llevába la voz cantante vió que no entendíamos nada mandó a llamar una traductora. Enseguida se acercó a nosotros una china muy bella y alta que afortunadamente hablaba español. Me empezó a traducir lo que el chino decía.

 

Traductora: -“Parece que estás infringiendo la Ley Anti-Lujuria (Nro. 19.638). La misma dice que las mujeres no pueden tener un busto que supere cada uno los 750 gramos. Lo que sobrepase ese peso, es confiscado y pasa a ser propiedad del gobierno”.

Julieta: -“No entiendo nada”.

Traductora: -“Te explico. Ahora van a traer una balanza portátil te van a pesar las tetas y si cada una supera los 750 gramos lo que sobre lo va a confiscar el gobierno”.

Julieta: -“¿Confiscar? ¿Cómo? No entiendo”.

 

Se acercó el chino que comandaba la partida. En chino y a los gritos dijo algo y acercó la mencionada balanza. La Traductora me tradujo: -“¡Perra americana! Enséñeme los senos, soy un funcionario del gobierno y en virtud de la ley nro. 19.638 tengo jurisdicción sobre sus tetas”.

Yo me quedé inmóvil, con mi amiga no entendíamos nada. Igualmente a ella prácticamente la ignoraron desde el principio. No sabíamos porque en ese momento, pero luego deduje que era porque ella es prácticamente chata de tetas. No tiene nada.

Vino una china de atrás, que no era la traductora y me tironeó el saquito que tenía puesto. Yo dejé que me lo sacara. Luego me abrió la camisa blanca que traía puesta, rompiéndose casi todos los botones. Quedé en sostén. Sí, en el medio de un restaurant céntrico de China muy concurrido, en sostén. Me moría de la vergüenza. El chino seguía a los gritos.

Traductora (traduciendo): -“¡Sácate el corpiño perra!” ordenaba furiosamente el chino. La misma china con una tijera que traía lo cortó por el medio y me dejó en senos. Pusieron la balanza en la mesa y me hicieron inclinarme para que pesaran mis senos. El resultado fue categórico. 850 gramos cada uno. 200 gramos en total por arriba de lo permitido.

 

Yo tenía una grandísima duda, como iban a confiscar sólo 200 gramos. Por eso, más allá de estar en tetas en el medio de un restaurant y un montón de desconocidos no me preocupé.

 

Chino gritando y Traductora traduciendo: -“Tiene dos opciones. O que le quitemos en este mismo acto esos doscientos gramos prácticamente a cuchillo o mantenerlos pero en ese caso todo su cuerpo pasaría a ser propiedad del gobierno”.

 

Que situación rara. No entendía nada y mucho menos sabía que hacer. Sólo pensaba que estos chinos están todos locos.

Julieta: -“¿No hay alguna forma de salvarme de esto?”.

Traductora: -“La ley tiene una sola excepción o forma de exculparse. Y es que en este preciso acto debe tener puesta una bombacha de mujer digna”.

Que mala suerte. No sé cuál era el concepto, pero yo traía puesta una tanga minúscula, de encaje y que se me metía en el culo como si fuera la más puta del mundo.

 

Me hacen inclinar en la mesa. Me suben la pollera y mi culo y mi tanga quedan muy a la vista. El veredicto era claro. Pasaría a ser propiedad del gobierno. Al chino le encantó mi culo y mi tanga, pero la ley era muy clara al respecto. Me dio una palmadita y sonrío …

 

Acto seguido, el chino me sacó lo que me quedaba de la falda puesta y me dejó en tanga. Tanga y zapatos de taco alto. En tetas, en el medio de un concurrido restaurant. Yo intentaba taparme los senos con mis manos. Pero se me escapaban. Así como estaba me acompañaron hasta la salida del restaurant y me llevó la comitiva de chinos. Me hicieron subir a un vehículo propiedad del gobierno. Era una especie de camioneta. En ningún momento me dieron una bata, una toalla, una manta o algo para cubrirme.

 

A mi amiga la habían dejado en el restaurant. A ella no le hicieron nada, casi podríamos decir que la ignoraron por completo.

 

La camioneta en la que íbamos el conductor, el jefe de la delegación, la traductora, un chino más (fortachón, de seguridad) y yo, se desplazó durante aproximadamente una hora por esa ciudad china. Luego llegamos a un edificio público, propiedad del gobierno. Ahí me hicieron bajar así como estaba e ingresar al edificio por una puerta trasera. Una vez adentro me hicieron ingresar a un cuarto y me hicieron esperar. Espero como una media hora. Comenzaba a tener frío.

“Vení por acá que te vamos a duchar”. Me conducieron hasta un cuarto de baño. Ahí se abrio una ducha que salía del techo. Muy fuerte y muy fría. Me “invitaron” a desnudarme. Unas cinco personas y la traductora mirándome. Me saqué los zapatos y me metí al agua con tanga puesta. En cuanto entré en contacto con el agua muy fría mis pezones se erectaron muchísimo. Vi las sonrisas burlonas en las caras de esos chinos. También vi la lujuria en sus rostros. Uno de ellos dio una orden. Se ve que era para mí. La traductora cumpliendo su función me tradujo: “¡Sacáte la tanguita!”. Obedecí. Me lavé y enjuagué como mejor pude ante la mirada de esos 6 completos extraños. Una vez duchada por mí misma, debo aclarar que nadie me tocó un pelo en ningún momento. Luego la traductora me explicó que ahora iríamos al Sector de “Clasificación e Identificación”. En que consistía ello, pronto me enteraría. En dicho Sector me recibió un chino bastante flacucho y amable. Me hizo recostar en una camilla boca abajo. Sacó unos intrumentos que hacían ruido. Y comenzó a hacerme un tatuaje en el culo. En la nalga derecha, bien abajo. Me tatuó un nro. de orden: 0569832 (que conservo hasta estos días). Y un simbolito chiquito, tipo un ícono que identificaba que tipo de mercadería o propiedad guberamental era y por lo tanto que cosas se podían hacer conmigo y cuáles no. Aunque creo que el listado de cosas prohibidas era muy escaso.

 

Ya higienizada y clasificada me confujeron a otro edificio. Más grande que el primero. El Almacén General del Gobierno Chino. Ahí me hicieron entrar y luego me condujeron a un pequeño cuarto que tenía una cama cucheta, una canilla para tomar agua y lavarse, un lugar para hacer mis necesidades y nada más. En realidad había algo más, otra hermosa chica desnuda igual que yo y que también hacía pasado a ser propiedad del gobierno chino. Ella era francesa. Pero hablaba algo de español. Me contó que ella estaba ahí porque había cometido una infracción de tráfico grave, no tenía el dinero para pagar y discutió airadamente con el funcionario que le hizo la multa. Me contó también alguna de las cosas que había tenido que hacer. Pero en lugar de contarles las experiencias de ella, prefieron contarles lo que me pasó a mi.

 

En primer lugar, estuve unos tres meses muriéndome del aburrimiento en ese cuarto sin tener que hacer nada. Casi prisionera, aunque no era ese exactamente mi estado legal en ese país. Un día al tercer mes aproximadamente me vinieron a buscar. Uno de los guardias abrió la puerta e ingresaron dos funcionarios del gobierno chino. Hablaba en chino, como siempre y medio a los gritos. Luego entró la traductora que me explicó, me tradujo los gritos del chino más bien, un funcionario del gobierno chino, un diputado o un senador, o algo así, había visto mis fotos y me había pedido como “jarrón”. “Jarrón” era la forma en que denominaban a un “tipo de servicio” por el cual me llevarían a la oficina de este funcionario chino y me dejarían de adorno, como un jarrón, de ahí la denominación. Desnuda por supuesto, o con la lencería que este político chino me quisiera poner.

 

Para salir a la calle, me dieron una especie de kimono oriental de color rosa. Sin nada de ropa interior abajo me hicieron subir a un auto. Un lujoso Honda negro. Ibamos un chofer, dos chinos, la traductora y yo. Al llegar al lugar, luego de media hora de viaje en auto me hacen bajar e ingresar nuevamente a otra dependencia del gobierno chino. Una vez dentro me conducen luego de subir por un ascensor a la oficina en cuestión. El chino me recibe sin saludarme y sin mirarme a los ojos. Me miró toda, el cuerpo, el culo, las tetas, la vagina, etc.. La traductora me explica que por lo general es que este tipo de servicios tuviera una duración de 3 meses. A los tres meses me derivarían a otro nuevo servicio, volvería a esa especie de prisión en la que me aburrí mucho o tal vez este mismo chino pidiera una prórroga del servicio. Me explico que esta oficina sería mi hogar por tres meses, que seguramente estaría el 95 % del tiempo completamente desnuda, pero que me aconsejaba no quejarme del frío eso haría enojar mucho al chino y aparte había calefacción, además al chino le gustaba ver como se erectaban los pezones de las chicas. Me explico también que tal vez una vez por día o día por medio o una vez por semana “me lavarían”. Me dijo también que fuera obediente, que hiciera todo lo que me pidieran y que eso acortaría mi tiempo de servicio al gobierno chino.

 

Ahí comenzó mi servicio como “adorno” de un funcionario. Era por tres meses una parte más del mobiliario de su oficina. El lunes de esa semana entró el chino a su despacho. Muy de mal de humor para arrancar. En principio no notó mi presencia. Se ve que no era la primera vez que venía un lunes y le dejaban esta clase de “muebles”.

Yo estaba paradita y desnuda a un costado. Tratando de no hacer ningún ruido, de respirar lo más despacio posible. Pero por dentro sentía un calor, una vergüenza impresionante por mi desnudez. El chino encima puso el aire acondicionado al máximo. Él estaba de traje, pero yo no. Yo no tenía con que cubrirme. Mis pezones se erectaron como dos timbres. Esto al chino le gustó y atrajo su atención. Dijo algo en chino, por suerte la computadora tenía un programa y un altavoz de alta tecnología que traducía sus palabras a mi idioma. “Acércate” fue lo que en definitiva me dijo. Yo me acerqué y me puse al lado de su escritorio. Ahí exploró un poco mi culo. Blanquito como era. Luego mis tetas. Por la forma en que me tocaba, creo que la esposa del chino no estaba ni de cerca tan buena como yo. “Paráte ahí” me dijo gritando y me señalo un lugar delante de su escritorio en dónde podía moverme casi sin mover ni levantar la cabeza. Y se puso a trabajar. Estuvo trabajando por una hora ignorándome casi sin darme bola, cada tanto me miraba la concha. A eso de las 9:30 hs. llama a su asistente para que le trajera el café. La asistente ingresa y le deja el café en una bandeja sobre su escritorio. Para tomarlo deja de trabajar y me observa durante todo el rato que le dedicó a su desayuno. Él desayunaba, yo parada y desnuda. Mal no me hubiera venido un café. Pero jamás nadie me lo ofreció. “Cambia de posición” me dijo. “Pose sexy”.  Yo no sabía bien que quería él, me junté un poco las tetas con las manos y me mantuve en esa posición.  Me observó un largo rato. “Otra pose sexy ahora”. Yo cambié de posición. Esta vez me di vuelta y le ofrecí a su visual mi culo. “Otra”.  Ahora volví a ponerme de frente a él y esta vez me tapé la vagina con una mano y sostuve mis dos tetas con la otra. Le gustó, lo calentó el hecho de que intentara taparme y no pudiera. Eso le hizo saber que tenía el control sobre mí. “Otra pose sexy”me volvió a pedir/ordenar. Se me iban acabando las ideas. Me descubrí la vagina, tomé mis pezones y los estiré. Y así el chino estuvo visualizandome por espacio de una hora casi, mientras tomaba su café y yo hacía poses sexys para alegrar su desayuno. Una vez terminado el mismo, me dejó tranquila, aunque desnuda y volvió a enfocarse en su trabajo. Yo estaba a un costado de su escritorio. Paradita. Desnudita. Sola e indefensa en un país muy lejano. Había venido por vacaciones, curiosidad de conocer una cultura distinta y placer; pero obtuve castigo y humillaciones sexuales. Quería caerle bien al chino tal como me lo habían indicado. Eso reduciría mi “castigo”. Castigo a mi entender sin fundamentos. Por algo que en occidente sería perfectamente “normal”. Lo que aprendí de esa cultura que parece ser tan recta y ordenada es que en realidad lo que hacen es torcer las reglas para sus propios provechos. Sea lo que fuere yo seguía parada ahí. Tenía que estar parada ahí.

 

Antes de que dieran las 12, a eso de las 11.30 hs. calculo el chino ya había realizado una cantidad muy importante de trabajo. Dejó a un lado los papeles, levantó la vista, me miró, y sin decir nada aplaudió con sus manos. Un solo aplauso. No supe si era lo que quería pero fui y me senté en su falda. Pude “sentirlo”. Me hizo “sentirlo”. Me senté sobre “él”. Comenzó a acariciarme los senos. Yo con mi mano derecha masajeaba y estimulaba su pene. El chino creció de tamaño. Lo sentí aún más. Con una mano siguió toqueteando y jugueteando con mis senos. Con la otra quiso estimularme clitoreanamente. Y de a poquito lo consiguió. Me empecé a humedecer. Era una sensación chocante. No quería sentir placer. Me sentía una puta por sentir placer en aquel contexto. Trataba de reprimirme, pero no podía. Me fui mojando cada vez más. Lo sentía, no podía evitarle. El chino “creció” cada vez más. Y mi ano lo sentía golpeando su puerta y lo disfrutaba. Sentía un cosquilleo. Algunos de sus asquerosos dedos se introdujeron en mi vagina. Eso mi hizo comenzar a gemir. El chino se excitó. Me apretó las tetas con fuerza. Me metió la mano más adentro. Yo me excité aún más y comenzé a gemir más fuerte. El chino me hizo parar por un segundo para quitarse el pantalón lo más rápidamente posible. Ahí me hizo volver a sentarme en él para una cabalgada de las más calientes que tuve en mi vida. Por un rato me olvidé de todo y gocé. Lo dejé entrar en mí. Lo dejé tocarme. Y yo también lo toqué. Subía y bajaba violentamente. Con una furia sexual imparable. La cual solo se frenó cuando su semen inundó mi culo. Increíblemente, yo también acabé. El chino quedó satisfecho. Muy.

 

Yo me hice a un lado. El se vistió y salió a almorzar. Antes dio la orden: -“Wash it” y dos secretarias de él vinieron y me llevaron a un cuarto cercano en el cual “me lavaron”. No me dejaron hacer nada. Solamente abrieron la ducha y lavaron todas mis partes. Medieron un conjunto de lencería roja, que con mis cabellos rubios combinaba muy bien y me llevaron de nuevo a la oficina del chino. El chino estaría en un almuerzo de negocios hasta las 15 hs. aproximadamente. Por eso para que no tocara ni espíara nada que no me correspondía me ataron con un collar que me pusieron en el cuello a una baranda que había en un costado. Si bien tenía una cadena larga no llegaba a tocar nada e el escritorio del chino ni papeles de su biblioteca o archivo personal. La espera se hizo aburrida. A eso de las 14 hs. entró una china que era del servicio de limpieza. Quise conversar pero no nos entendimos. Creo que incluso me trató como a un mueble más dado que me pasó el plumero por el culo y por las tetas.

 

A las 15 hs. el chino volvió. Le gustó el conjuntito de lencería que me habían puesto. Desenganchó la cadena de el collar, pero no me sacó el collar. Era negro y pesado. Tomó una tijera y me la dio. Me hizo dos señas muy claras. Con la tijera yo corté el sostén por el medio y la tanga por los costados dejando luego los restos como ofrenda en su escritorio. Nuevamente desnuda para él. Ahora directamente ni siquiera se puso a trabajar. Me hizo acostar boca arriba en su escritorio y me empezó a dar bomba por la vagina.

 

Era un linda chica que había tenido mala suerte en occidente. Se ve que mi cuerpo despertó despertó la lujuria y líbido de algunos orientales y por eso en este momento estaban teniendo sexo sobre mí en un escritorio. Soporté cada una de las embestidas y penetraciones del chino. Su miembro era pequeño. No sentí demasiado pero me las ingenié para fingir que sí y dejarlo complacido. El se quedó contento. Una vez que hubo tenido sexo primero vaginal conmigo y luego anal me hizo a correr a un lado y luego de un breve descanso retomó sus tareas. Volviéndome a pasar a la categoría de bello mueble o adorno y dejando de ser una persona.

 

Estuve como dos semanas en esta oficina. En la última noche que me tocó estar a su “servicio” él me dijo: -“Te has portado bien conmigo. Has sido una linda perrita. Me has complacido sexualmente en todo lo que te he pedido e incluso creo que por momentos has disfrutado más allá de tu obligación. Por todo ello voy dar la recomendación para que te condonen el resto de tu castigo y te pongan inmediatamente en un avión rumbo a tu país. Pero recuerda: si alguna vez, en cualquier circunstancia, en cualquier lugar, en cualquier parte del mundo, nos llegaramos a cruzar tú y yo, me debes una y seguirás siendo mi perrita y por lo tanto me deberás obediencia sexual”. Yo le juré que lo haría.

 

Julieta Silvina Marques (julieta_s24@hotmail.com)

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La tahona

La muchacha había llegado puntual. Era la segunda mañana que trabajaba en la tahona, y se veía que buscaba causar una buena impresión. La única luz que iluminaba el local era la de una lámpara de sebo que le daba un toque de misterio a la belleza clásica de la chica. Observó sus rasgados ojos verdes, su piel blanca, tanto que posiblemente que cuando era más joven la habrían huntado con leche fresca para que no le saliesen pecas. El pelo rubio y ondulado, como las olas del mar que solo había visto en los cuadros de su amante la condesa de Moncloa, caía hasta su cintura y ella, metódicamente, lo apartaba poniéndolo a su espalda. Las ropas raídas que llevaba, que posiblemente habrían sido proporcionadas por Monseñor Ruibarbo, Obispo de Madrid, se tensaban en la zona de los pechos demostrando que la pubertad había hecho ya su trabajo. Observándola oculto tras el marco de la puerta, sintió una erección, metió la mano dentro de sus pantalones y empezó a masajearse. Catalina, así se llamaba, había sido contratada por su mujer, una cristiana vieja y piadosa, a petición de Monseñor, quien la había presentado como una huérfana reciente necesitada de trabajo. Era cierto que la peste asolaba Madrid, pero aquella muchacha no era la hija de dos plebeyos, como el obispo quería hacer creer. Sus manos aún eran suaves, nunca había trabajado, y tenía los modales y actitudes de una joven de la corte. Bernardo afinó su oído, sabía que Eulalia, su mujer, dormiría al menos dos horas más, hasta que amaneciese. Hasta entonces podría hacer con y de Catalina lo que quisiera. La joven se inclinó sobre la mesa en la que él había hecho el pan para limpiarla, y la tela que cubría sus generosos pechos se manchó de una capa de harina que hizo imaginar a Bernardo la blancura que deberían de tener estos. Con su miembro erecto y palpitante se acercó a ella sigilosamente, como un espectro, y se puso a su espalda, desde donde agarró sus caderas con fuerza, empujándola contra el borde de la mesa. Notó cómo su presa se ponía tensa, pero no emitió más que un leve gritito cuando sintió sus manos. Metió la nariz entre su pelo suave, olfateándola, apretando su erección contra ella para prevenirla de lo que la esperaba. Notó la resignación de Catalina y comprendió que posiblemente Monseñor también había hecho lo que él se disponía a hacer. Subió sus manos por su cuerpo para acariciar densamente los pechos generosos, notó los pezones erectos ante el contacto, los apretó notando su calidez, su curvatura perfecta y deseó poder poseerla cada día. Cuando bajó las manos para alzar su saya, ella se volvió a inclinar levemente sobre la mesa, como facilitándole el trabajo. Cuando le hubo subido del todo la falda, un culito redondeado y níveo se mostró ante él, un culito terso, respingón y voluptuoso que él deseaba corromper. Abriendo las nalgas de la muchacha se fue introduciendo dentro de ella, despacio, disfrutando con los gemidos de dolor que Catalina intentaba minimizar por no despertar a su patrona. Él notó como el pellejo de su miembro se retraía al entrar en el ano de la joven, tan prieto y tibio. Comenzó a embestirla, ella era su trabajadora y le pertenecía, para algo le pagaba un jornal. La joven consentía y cada vez se quejaba menos mientras Bernardo la mancillaba con fuerza. Cuando Catalina dejó de emitir sonidos, él los echó de menos por lo que la obligó a tenderse sobre la mesa llena de harina, boca arriba. La turgente curva de sus pechos lo llamaba como el canto maldito de una sirena, se colocó sobre ella, que había puesto su rostro de lado, como deseando no tener que ver la escena. Él buscó su abertura y volvió a adentrarse dentro de ella, poco a poco sintió cómo los líquidos internos de Catalina acariciaban su miembro, escuchó el sonido mientras la había suya, chapoteos amortiguados por la espesa capa de telas de la saya raída. Finalmente sucumbió dentro de ella, llenándola a rebosar. Apretó una vez más sus pechos turgentes, que aún no había podido ver y se levantó sin decir nada. Abrió la puerta del establecimiento y ella se colocó, algo sofocada, tras el mostrador. No tardó en entrar un criado de librea en busca de dos hogazas de pan, que Catalina le suministró al instante. Bernardo vio la lujuria en los ojos del joven mirándola, se sintió afortunado, y sufrió otra erección cuando Catalina levantó su falda un instante para colocarla y él pudo observar cómo su semen descendía mezclándose con sus largas piernas.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La violación de mi mejor amiga

Hola, me llamo Sith y voy a contar aquí cómo es que una noche violé a mi mejor amiga en su habitación.

Un fin de semana mi amigo Alassien y yo visitamos a Dariel en Mérida, donde se había mudado después de que terminamos la Universidad, yo como ingeniero industrial, él en comercio internacional y ella en publicidad y relaciones públicas. Los tres habíamos sido amigos desde hace tiempo, pero la amistad entre Dariel y yo había sido extrañamente más intensa desde el principio pues nuestras personalidades se acoplaban muy bien. No había persona en este mundo que me conociera mejor que ella, y no había nadie que la conociera mejor que yo.

Hacía tiempo que Dariel no nos veía, por lo que ese viernes le caímos de sorpresa. Ella se veía guapísima igual que siempre, siempre había resaltado de entre las demás mujeres, tenía un aire sumamente seductor y Alassien y yo habíamos deseado durante toda la universidad tenerla como novia, pero ella nunca había aceptado. Ahora los tres teníamos nuestras respectivas parejas, pero nuestra amistad se mantuvo y buscábamos momentos para poder vernos nuevamente. Pero esa ocasión fue distinta a las demás y le dio un giro completo a nuestra relación.

Ella se emocionó mucho al vernos e inmediatamente salimos al centro de la ciudad a tomar unas copas y ponernos al tanto de lo que nos había sucedido desde la última vez que nos habíamos visto. Yo no podía dejar de admirar su silueta mientras tomaba de mi cerveza. El color de su piel, sus labios y su sonrisa eran algo que siempre me habían seducido, pero siempre la respeté y más aún desde que ella tenía novio y yo tenía novia.

Después de un rato de varias cervezas y cigarros nos fuimos al antro al que ella solía ir. El lugar estaba repleto, el ambiente muy animado y la música electrónica resonaba por todo el antro. Yo no apreciaba particularmente ese tipo de música pero a ella le encantaba. Logramos conseguir una pequeña mesa para los tres y ordenamos más bebidas. Al paso de las horas el alcohol empezaba a hacer efecto, no podía quitar la vista de su escote y no podía evitar sentir deseos hacia ella. Trataba de pensar en mi novia, pero hace algunos años Dariel ya había sido mía después de una noche de fiesta, y no podía evitar recordar lo glorioso que era estar con ella en la cama. Pero desde que ella tenía novio sabía que no era posible y nuestra relación se había limitado a ser exclusivamente amistosa. Yo sabia que Alassien la deseaba también, pero ignoraba si alguna vez había pasado algo entre ellos o no.

Pasadas las 3 de la mañana la música cambió a una sección de salsa, y pensé que ella querría irse pues sabía que detestaba ese tipo de música. Sin embargo en esta ocasión se veía animada a bailar, y a pesar de que la invité a la pista, ella se negó y fue sólo hasta que Alassien la sacó que se fueron los dos dejándome a mí con mi bebida como imbécil en la mesa.

Intenté buscar alguna chica con quien bailar, pero había pocas que me parecían guapas y ya estaban en la pista bailando. Entonces todo comenzó a dar vueltas. El olor del cigarro y la bebida me empezaron a sentar mal. Pensaba que ella detestaba esa música y no podía creer que la quisiera bailar, ¡y con Alassien y no conmigo! Me enfurecí, quería irme ya del lugar a casa pero ellos seguían bailando ignorándome completamente. Me sentí como un idiota esperando y el nivel de alcohol en mis venas no me estaba ayudando.

En su casa solo había dos camas y Alassien y yo no queríamos dormir juntos, así que uno de nosotros tendría que dormir en la cama de ella. En ese momento pensé que definitivamente no iba a ser yo, estaba furioso y si querían estar juntos por mí que fueran los dos a chingar a su madre. Pero fue entonces que cambié de opinión y decidí vengarme, esto no se iba a quedar así. No, sería yo quien dormiría en su cama. Cuando finalmente regresaron de la pista y volvimos a casa les anuncié que esa noche me quedaría yo en su habitación y que a la noche siguiente le tocaría a Alassien. No se opusieron.

Si había alguien que conocía los secretos de Dariel era yo, y esa noche utilicé todo lo que sabía. Esperaba ya en la cama a que ella saliera del baño con su ropa de dormir, y rogaba a dios que saliese con uno de esos camisones cortos de satín que a ella tanto le gustaban, eso me facilitaría las cosas. Me alegré en mis adentros cuando así fue. Se metió en la cama y ya estaba dispuesta a dormirse, pero no la dejé. Platicamos un largo rato y cuando se volteó al otro lado de la cama para intentar dormir nuevamente, la abracé. Ella no sospechaba nada. Empece a acariciarle el vientre sabiendo que no se opondría. Cuando dormía con ella en ocasiones así, me dejaba tocarle el vientre e incluso las tetas porque le parecía algo inocente, aunque jamás se lo diría a su novio. Pero jamás me permitía chuparle las tetas o tocarle la entrepierna. También sabia después de tanto tiempo de conocerla, que era una chica muy caliente y que después de dos meses de no tener relaciones su cuerpo se lo empezaba a pedir. Su novio viajaba mucho por trabajo, y si mis cuentas no me fallaban, llevaba más de tres meses sin verle por lo que debería estar ardiendo en ese momento. Todo estaba de mi parte y si sabía bien como utilizar la información con la que contaba, esa noche ella sería mía, la iba a violar. Nadie se burlaba de mí y menos esos dos imbéciles.

Después de acariciarla suavemente y sentir que estaba ya casi dormida empece a acariciarle los pezones a través de la tela de satín. En pocos segundos se endurecieron y comencé a torcerlos entre mis dedos. Mi oportunidad había llegado y tenía que hacer las cosas correctamente o la perdería. Sin aviso alguno coloqué rápidamente el dedo de mi mano derecha en su clítoris mientras que con la izquierda seguía jugando con sus pezones. Había decidido no tocar nada más pues sabía que si le daba tiempo de reaccionar se opondría inmediatamente, así que me dediqué a acariciare el clítoris salvajemente a través de la tela de su tanguita el cual ya se sentía muy empapado, y cuando vi que estaba abriendo la boca para protestar le dije:

-Será mejor que te calles y lo disfrutes pues de ésta no te vas a salvar.

Metí un dedo dentro de la tanga y le toqué el clítoris directamente, lo que provocó un gran gemido de placer. Sabía que en sus adentros se libraba una gran batalla pues su cuerpo ardía por que fuese tocado mientras que su mente le decía que me detuviera, pero no quise darle la oportunidad de pensarlo y le metí un dedo dentro del coño que ya tenia completamente empapado. Aproveché ese nuevo gemido para sacarme la verga y con la mano que tenía dentro de su coño moví la tanga hacia un lado y se la metí. No me costó nada hacerlo pues estaba completamente empapada y comencé a moverme hacia dentro y hacia fuera rítmicamente por detrás. ¡Sí, eso es lo que había estado deseando toda la noche y por fin me la estaba cogiendo a medida que ella se retorcía de placer!

Me salí de ella, la voltee boca arriba, encendí la luz y la miré directamente a los ojos. Ella me miró extrañada y me preguntó que por qué me había detenido.

-¿Quieres que continúe?

-¡Sí!

-Pues entonces chúpamela.

Ví la duda en sus ojos pero sabía que su cuerpo ardía de deseo por que continuara así que se levantó, se metió mi verga en la boca y me la empezó a mamar. La tenía extremadamente dura y moría de deseos de explotar entre sus deliciosos labios, pero me estaba aguantando pues mi plan era torturarla más. Iba a entender que conmigo no se jugaba.

Con una mano comencé a tocarle las tetas mientras disfrutaba cómo me la mamaba. Después de haber recorrido cada centímetro de mi verga con su lengua durante varios minutos la empujé hacia atrás con una mano y le dije:

-Ahora voltéate y ponte en cuatro patas.

Ella obedeció. Metí mi verga en su coño por detrás y empecé a bombearla mientras tenía una vista extraordinaria de sus nalgas. ¡Cómo había extrañado yo esas nalgas! La tomé de las caderas y comencé a bombear cada vez más fuerte mientras sus gemidos se oían en toda la habitación.

Antes de perder el control me detuve y le dije:

-Mámamela otra vez, pero esta vez con más ganas si quieres que te siga cogiendo.

Inmediatamente tomó mi verga entre sus manos y se la metió a la boca con la intención de comérsela toda.

-Tócate mientras me la mamas.

Con una mano siguió agarrando mi verga y con la otra empezó a tocarse el coño mientras me miraba con ojos completamente sumisos. Sabía que en ese momento podría hacer lo que quisiese con ella. Agarré su cabeza con las dos manos y comencé a moverla al ritmo que me gustaba mientras ella se seguía tocando.

-Muy bien pequeña, lo estás haciendo muy bien por lo que te voy a premiar. Ponte de nuevo en cuatro patas.

Se colocó obedientemente, agarré sus preciosas nalgas y comencé a cogérmela dándole nalgadas de vez en cuando que la hacían gemir y recordar quién era el que mandaba. Ella se vino una y otra vez durante todo nuestro encuentro y después de un rato de cogérmela por atrás pensé que ya la había torturado lo suficiente, por lo que aumenté aun más el ritmo y la fuerza con que la penetraba, y sabiendo que ella estaba tomando la pastilla y que no habría ningún problema con su novio más adelante, me vine dentro de su coño en un orgasmo como hace mucho no experimentaba.

Así, ella con el camisón a medio poner y yo completamente desnudo nos quedamos dormidos. Sabía que al día siguiente probablemente me reclamaría, pero a mi manera de ver las cosas realmente le estaba haciendo un favor a su novio por hacerla disfrutar mientras él regresaba jajaja. Además, todavía quedaba una noche, y quien sabe, si se portaba bien, podríamos incluir a Alassien en nuestro encuentro la noche siguiente para cumplir una de sus fantasías…dos hombres…Jamás se volvería a negar a ser mía.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La venganza

¿Qué tal todo, bien?

 

Fue todo lo que pregunto “El toro” aquel ya lejano martes y mi respuesta fue acompañada de una sonrisa.

 

Si todo tal y como estaba previsto sin sorpresas y con todos los detalles en conocimiento de “Angelita” como me pediste.

 

Entonces el añadió.

En ese caso mañana mismo tu hermano recibirá el sobre con los 3000€ tal y como acordamos y ahora separémonos, mejor para ti que no te vean demasiado en “malas compañías”.

 

Dicho eso se aparto de mí y ya no lo he vuelto a tener cerca en todos estos días. Esto pasaba en el patio de “Can Brians” la cárcel donde llevo ya algo más de un año y medio, de donde saldré definitivamente en breve aunque mejor seria empezar por el principio.

 

Me cayeron cuatro años por robar en una casa que la policía estaba vigilando de un joyero que trapicheaba con piezas robadas, me pillaron con más de seis kilos de oro encima pero no llevaba ni una navaja, eso fue un atenuante y como aparentemente apareció todo aquí estoy.

 

Por las mañanas hago bastante ejercicio y por las tardes ayudo en el aula de informática a un profesor civil que viene a enseñar a los reclusos ofimática e Internet, yo me encargo de los “más cazúrros” para que no se queden descolgados, me extrañó que empezara a acudir “El toro” un tipo de unos 40 años, alguien con una reputación más que dudosa, nadie hablaba de él pero tenia unos cuantos “amigos” que daban miedo.

 

El primer día le pregunto al profesor de forma muy educada si yo podría ayudarlo a coger el ritmo de la clase, algo a lo que accedió tras ver una seña del funcionario que estaba en la sala.

 

“El toro” fue muy directo y me dijo.

 

Haber chaval te voy a contar un cuento y tu me dices lo que te parezca, no te preocupes se que eres un buen tío y no te compromete a nada oírme, siempre que tanto si aceptas como si no sepas estar callado, te he visto en la ducha y se que gastas una polla descomunal y eso es lo que necesito, ante mi cara de susto me tranquilizo diciéndome que no era para él esa polla.

 

Asentí dispuesto a escucharlo entonces continuo hablando en algo más que un susurro.

 

Tengo negocios fuera de varios tipos y mucha pasta, me quedan que estar aquí aún tres años, uno de los primeros negocios que monte y que me han permitido hacer más cosas fueron “Los Puticlubs” tienen diferentes nombres según donde estén pero tengo unos cuantos repartidos por toda España.

 

Nunca ninguna de las personas que trabajan para mí han tenido problemas, incluso me case con una chica Rusa estupenda para que le dieran los papeles, con la que me divorcie al año y medio ella es la que dirige uno de los clubs que tengo en Sevilla y sigue siendo una de mis amantes.

 

Fue precisamente en Sevilla donde esta la causa de que este aquí me encerraron porque conocí a una chica de unos 24 años y después de estar follando con ella más de tres horas en un hotel de lujo, cuando trate de enculárla comenzó a gritar como una loca que la quería violar.

 

No te aburriré con los detalles pero me cayeron seis años y solo llevo dos, como poco me quedan otros dos para poder salir y tengo un capricho, ahí es donde entras tú. Sé que la semana que viene saldrás unos días de permiso y podrías hacerme un favor.

 

Me contó de qué se trataba y accedí.

 

Llego el viernes por la mañana y sobre las once salí de “Can Brians” con permiso hasta el próximo lunes por la noche antes de las ocho, seria la primera de las salidas que se irían prolongando en duración preparando la excarcelación definitiva.

 

Me esperaba un taxi en la puerta que me traslado siguiendo instrucciones hasta la estación se Sans, el taxista me dio un sobre, con dos billetes de ida y vuelta para el AVE, Barcelona Madrid, Madrid Sevilla y 300€ en billetes de 20. Tome el que salía a las 12 y llegue a Madrid a las 15.20 a las 16 tome el de Sevilla donde llegue a las 18.30 me esperaba en un bar que hay muy cerca de la estación una chica con la que merendé pues solo había tomado algo en el tren y mientras lo hacia me pregunto por “El toro” le dije que estaba bien y que le mandaba un beso.

 

Dijo llamarse Svetlana aunque todos la llaman “Angelita” comimos los dos con buen apetito, al terminar me pregunto si lo tenia todo claro a lo que le respondí que sí, fuimos a su coche y partimos hacia su casa, al llegar me dio una bolsa que contenía, un pasamontañas una linterna una navaja una caja de guantes de látex un collar con cadena una capucha de cuero con abertura para la boca de las que se emplean en el sado-maso y un cabezal metálico para enemas además un busca que le sonaría a ella para pasar a recogerme cuando lo pulsara.

 

Después de sacarme todo lo que llevaba en los bolsillos permanecimos charlando como viejos amigos hasta que pasadas las nueve me dijo que ya nos podíamos poner en marcha.

 

Eran las diez en punto cuando estábamos parados en una zona bastante oscura de la urbanización, vio unos focos y me abrazo como si nos estuviéramos dando el lote, vimos como el coche paro delante de uno de los chalets y como  salía una chica que subió al coche quedando la casa a oscuras, entonces Svetlana me dijo que esa era la chica y la casa, que en los últimos meses ningún chico se había quedado, solo la traían pero que si veía problemas que lo dejara.

 

Baje del coche con la bolsa y ella arranco para ir a un lugar de espera donde no llamara la atención.

 

Entrar en la casa fue fácil ya con un par de guantes puestos, con ayuda de la linterna la recorrí para ver que es lo que podía emplear, en la cocina había casi todo lo que necesitaba le saque el “palo” a una fregona, de la nevera cogí un pepino un calabacín y unos cuantos nísperos y también una sandia enorme quizás de tres kilos o mas, aceite de oliva  y una cuchara de madera.

Todo eso lo lleve a la habitación que elegí como la principal, pues tenía una cama bastante grande.

 

De una especie de estudio donde había un ordenador tome un encendedor, que había junto a un cenicero y un paquete de tabaco también un rollo de celo que estaba a medias y otro entero que había en un cajón y en un estante había gas para rellenar encendedores eso también por si se me ocurría darle alguna utilidad.

Vi velas de olor para el tabaco seleccione dos que estaban casi enteras ya solo me faltaba algo esencial que encontré en un armario junto a la entrada una bovina de cordel de pita, además de resistente tiene un tacto desagradable.

 

Solo faltaba esperar, pero a eso te acostumbras en la cárcel dejar desgranar los minutos hasta que son horas y por fin un día mas, en esos pensamientos estaba cuando oí el ruido de un motor, puse atención y por la ventana pude ver que era ella, bajo sola del coche y se dirigió a la entrada serian cerca de las cuatro de la madrugada.

 

Desde mi posición pude ver como se despojaba del vestido que dejo tirado en el salón y entraba en el baño solo con el tanga, no empleaba sujetador o lo había perdido por el camino, comenzó a desmaquillarse con una crema y algodones cuando tenia los ojos cerrados me coloque detrás suyo con la navaja en la mano y cuando me vio en el espejo con el pasamontañas y la navaja abrió la boca para gritar pero no lo hizo, quizás la sola visión de la navaja fue suficiente pero callo y por el espejo me miro suplicante yo le dije.

 

Acaba con lo que estas haciendo y después atiéndeme bien, no me gusta repetir las cosas.

 

Se apresuro a retirar el maquillaje que se mezclaba con las lagrimas que empezaban a brotar y un temblor recorrió su cuerpo entonces me dijo tartamudeando entre llantos.

 

¿Qué es lo que quieres de mí? Te daré todo lo que hay de valor en la casa pero por favor no me hagas daño.

 

Mi respuesta fue tajante ¡Termina lo que estas haciendo y después atiéndeme lo he repetido pero solo por esta vez!

 

Cuando termino de quitarse el maquillaje y se seco las lagrimas le alargue el collar que no había visto para que se lo pusiera, no hizo nada por resistirse entonces cuando se lo apreté lo suficiente como para que notara presión alrededor de su cuello me miro con cara de suplica, solo le dije que si hacia más ruido del necesario no dudaría en rebanarle el pescuezo.

 

La lleve al salón y la hice sentar en una silla deje caer la cadena al suelo y la pise primero con un pie y después con el otro tensándola hasta que quedo mirando al techo, entonces le coloque la capucha, cuando hizo intención de coger mis manos para evitarlo solo le dije si prefería que la degollara o que le rompiera el cuello con el collar y añadí que la única forma de seguir viva seria si no me veía la cara y que ya tenia calor con el pasamontañas.

 

Bajo los brazos, acabe de ponerle la capucha que solo tenía una abertura para la boca, nariz ojos y oídos quedaban tapados la ate con las correas y la levante tomándola por un codo y sujetando la cadena con la otra mano entonces fuimos a la habitación.

 

La tumbe en la cama bocabajo y le dije que pusiera los brazos en cruz y que se estuviera quieta, me desnude en un instante procurando dejarlo todo sobre una silla entonces le puse una de las almohadas en la espalda y encima el palo de la fregona, me senté sobre sus riñones para inmovilizarla y primero una muñeca después la otra la sujete con vueltas y más vueltas de celo.

 

Protesto pero cuando la levante tirando del pelo que le asomaba por detrás de la capucha se callo pues se dio cuenta que no era mucho lo que podía hacer, hasta ese momento era poco el dolor físico que le había infringido pero eso iba a cambiar.

 

Le di la vuelta quedando sobre la cama abierta de brazos, ate la cadena bastante tensa al cabezal y cuando intente penetrarla se cerro de piernas, no me inmute simplemente hice una lazada en torno a cada uno de sus tobillos con el cordel de pita, los deje caer por los lados del somier los saque por los pies de la cama tire de ellos a un tiempo, quedando abierta como “El coloso de Rodas” ate los cordeles a las patas de la cama y me sitúe otra vez entre sus piernas, en este caso estaba todo lo abierta que necesitaba para que se llevara el gran susto de su vida.

 

Cuando apoye mis 28 cm. de largo por seis de diámetro quizás pensó que no calibraba bien de que se trataba pero cuando sin pensarlo y de un solo caderazo llegue al cervix el gruñido que soltó fue como el de una fiera herida, fui dándole hasta que notaba que me corría y eso que solo llegaba a la mitad del recorrido, entonces me salí de ella y me senté sobre sus pechos coloque la cuchara en sus boca que cerro para que no entrara, muy tranquilo apoye el dedo gordo de mi mano izquierda en su ojo derecho y le dije.

 

Abre la boca si quieres seguir viendo con este ojo.

 

Cuando la abrió de forma desmesurada me la fui cascando hasta  corredme dentro de ella mientras le recomendaba sin retirar mi dedo de su posición de “fuerza” que lo tragara todo, cuando termine le pregunte.

 

¿Si te saco la cuchara me limpiaras la polla como merezco o intentaras morderme? has de entender que el instinto si me muerdes será apretar el ojo aunque te lo reviente.

 

No dio señales de haber entendido lo que le había dicho por lo que no tuve más remedio que hacérselo entender de otra forma, los dos pulgares como si fueran punzones los clave en sus pechos por los lados justo donde acaban las aureolas hasta que casi desaparecieron dentro de ellos, entonces un aullido lastimero me hizo parar, cuando pregunte ¿Qué?

 

Musito muy levemente que estaba dispuesta a hacer lo que fuera sin intentar morderme, yo por si acaso coloque otra vez mi dedo en el sitio que ocupaba antes y lo cierto es que lo hacia muy bien la condenada si se lo proponía.

 

Comenzaba a estar un poco cansado y tenia que apresurarme pues la idea era terminar antes de las ocho de la mañana, cuando quede a gusto y bien limpio mientras me recuperaba pues la eyaculación había sido la primera con una mujer desde hacia más de un año y medio, pues no tenia pareja estable y por tanto no tenia derecho a visitas vis a vis y tampoco quise involucrar nunca a ninguna de mis amigas.

 

Cuando me pareció tome un níspero y cuando se lo empujaba por la vagina comenzó a gritar, le di tres o cuatro sopapos en los pechos que seguro que noto pues se callo, entonces en lugar de seguir con los nísperos tome la botella de recarga de los encendedores y solté un par de descargas sobre su vientre, noto el helor del gas aunque no sabia de donde procedía, cuando aparte la botella y encendí el mechero una llamarada recorrió su vientre, sé que no le quemo más que el vello que tenia erizado pero la sensación tuvo que ser horrenda tal y como estaba privada de la visión y con poco oído.

 

Cuando acerque otra vez el níspero a su vagina no hizo nada por evitar que entrara, seguido de otros tres o cuatro, después los empuje hasta el fondo del todo con ayuda del calabacín.

 

Fui al salón y traje un par de cojines del sofá solté el cordel que sujetaba sus tobillos a las patas de la cama y la cadena del cabezal, la senté en la cama entonces puesto de pie en ella la hice levantar y la acosté bocabajo, colocando los cojines pegados al cuerpo bajo los brazos, ate la cadena tensada al cabezal y los cordeles de los tobillos como antes de esta forma solo con poner una almohada bajo su vientre tenia su hermoso culo a mi disposición, entonces imploro.

 

No por favor no me hagas esto, son pocos los que han entrado por ahí y siempre con mucha precaución, tú la tienes muy gorda y larga.

 

Mi respuesta no se si la tranquilizo o la alarmo más todavía cuando le dije que antes de penetrarla yo, haríamos un ensayo con alguna de las cosas que tenia a mano y para empezar lo hice untando con aceite de oliva el pepino que le ensarte de un solo empellón hasta donde me permitió lo que necesitaba para poder sujetarlo, lanzo un alarido ante lo cual no pude por más que apartarme y buscar por los cajones hasta que encontré unos pantys que le coloque en la boca a modo de mordaza.

 

Cuando fue el calabacín lo que emplee a modo de consolador para abrirla un poco más note que al principio le costaba pero poco a poco se fue abriendo y relajando, entonces fue cuando substituí la almohada bajo su vientre por la sandia y después me arrodille y cuando apunte mi capullo a la entrada de ese maravilloso culo comenzó a temblar como una hoja, fui empujando despacio con la sola lubricación del aceite de oliva cuando el capullo entro sonó como cuando descorchas una botella de champagne eso me animo.

 

Se acabaron las contemplaciones, la sujete fuerte por el vientre como si quisiera partirla porque no quería que se escapara hacia delante y de un solo empellón llegue a pegar mi cuerpo al suyo, no podía llegar más adentro pare un momento para asegurarme que respiraba y al ver que sí comencé a salir casi del todo para volver a empezar el recorrido, eso duro unas diez o doce veces tras lo cual comencé a llenarle las tripas de semen.

 

Cuando ya no quedaba nada por soltar me quede dentro pues aun tenia erección y al poco me di cuenta que tenia ganas de mear pues desde antes de bajar del tren no lo había hecho, la meada fue espectacular, rezumaba por todas partes entonces se me ocurrió lo más de lo mas, salí de ella y le solté la cadena la hice arrodillar me senté sobre la sandia y cogiéndole la cabeza con una mano y apoyando un dedo sobre un ojo le pedí que me limpiara bien la polla.

 

En su boca se juntaros restos suyos, semen orina y una especie de flujo sanguinolento, imagino que habría causado algún desgarro aunque nada grave por lo que pude ver después, entonces viendo que eran ya las siete de la mañana pensé en que tenia que ir terminando, la tumbe en la cama otra vez pero ya sin nada debajo, le solté las muñecas pero estando sentado sobre su culo.

 

Las ate juntas con cordel de pita pero sin el palo que tenia antes, entonces fuimos al baño y primero me duche yo sin soltar la cadena que tenia sujeta a la manija de la puerta, después de secarme casi del todo, la puse a ella dentro de la bañera entonces le metí la botella del gel por el coño y le di un buen apretón, después hice lo mismo por el culo y aunque eso sé que le dolió más no protesto.

 

Desmonte la alcachofa de la ducha y aplique el cabezal para los enemas, con el le hice un lavado intimo a fondo de forma que no quedo ningún rastro biológico de mí después de secarnos los dos del todo le solté las manos y le hice poner un albornoz que había visto tras la puerta después regresamos a la habitación, allí la tendí en el suelo de lado y ate sus muñecas y sus tobillos con más cuerda de pita pero en este caso con nudos corredizos y entonces le di unas instrucciones muy simples.

 

Te estarás muy quieta mientras me visto y recojo todo mi material, después seguirás quieta porque encenderé una vela que quemara un trozo de cuerda un poco más grueso que la pita, pero si te mueves pueden pasar dos cosas, que se apague la vela con lo que estarás aquí hasta que llegue tu amiga el lunes o que provoques un incendio y perezcas en él, mi consejo es que no te muevas lo más mínimo.

 

Recogí todo, me asegure dando una vuelta a la casa de que era así, repase de una lista que tenia en la bolsa todo lo que traía active el busca para que viniera Svetlana y después le dije.

 

Tengo amigos en todas partes, si haces una denuncia alguien no se cuando te visitara otra vez y quizás no sea tan compasivo como yo, puede que después de pasárselo bien igual te degüelle.

 

Entonces me puse el pasamontañas retire el collar con la cadena la capucha y encendí la vela. Cuando mire por la puerta vi el coche que llegaba, solo cruce la calle subí y partimos, al llegar a su casa fue cuando Svetlana pregunto.

 

¿Estas muy cansado o podrás hacerme lo mismo que le has hecho a ella?

 

Me quieres dar algo para desayunar y después te hago un resumen.

 

Te doy de desayunar y después me lo haces “todo” tal y como lo recuerdes, son instrucciones muy precisas de “El toro”

 

Me preparo un desayuno esplendido y después excepto porque substituí la sandia por un casco de motorista y los nísperos por limones, repetí los puntos uno por uno tal y como lo recordaba.

Solo que en esta ocasión aunque repetí las amenazas, cuando la solté después de haberla atado tal y como deje a la chica con la vela prendida me sorprendió diciéndome.

 

Bueno ahora si quieres podemos tener una sesión de sexo de verdad.

 

Me desnudo otra vez me tumbo en la cama y comenzó con una Cubana solo para entrar en materia después y aun no se como parecía un tragasables pues nunca en mi vida ninguna mujer había conseguido hacer lo que hizo Svetlana tragarse del todo ese trasto que tengo por polla y que en ocasiones me ha causado más problemas que otra cosa, cuando me ordeño del todo se tendió a mi lado y con una  mirada felina pregunto.

 

Cuando estés en condiciones ¿Querrás seguir follándome?

 

En las siguientes dos horas disfrute como no recordaba, esa mujer era una maquina de follar primero se acuclillo encima de mí y se fue empalando hasta llegar al fondo, después comenzó a botar mientras le retorcía los pezones y cada vez estaba más lanzada.

Cada vez que me acercaba al clímax aflojaba y cuando comencé a descargar dentro suyo se volvió loca, me apretó la polla con la vagina de tal forma que creí que me la arrancaba.

 

Lo ultimo que me pidió ya a media tarde fue que sin más la enculara y la sensación fue extraordinaria, disfrute mucho pero ella creo que mas, para mí que es un poco masoca pero lo cierto es que lo pase la mar de bien, me dejo dormir hasta las once de la noche, entonces me llevo al club a dar una vuelta y me pregunto si me apetecía alguna de las chicas que había allí. Mi respuesta fue sincera.

 

¿Puedes ser tú?

 

No me respondió, solo dijo a un tío que parecía un armario de tres cuerpos que si había necesidad la llamara pero solo si era algo urgente, me llevo a cenar a un sitio que había cerca, subimos al coche y al llegar a su casa ya no paramos hasta el día siguiente, nos duchamos me pregunto si tenia suficiente dinero a lo que le dije que sí y me llevo a la estación para hacer el viaje de vuelta.

 

Tome el tren de las 10.45 y llegue a Sans a las 16.50 dormí algo en el tren pero poco, fui a casa de un amigo para dormir y que me guardara el dinero de sobras hasta que lo necesitara, al día siguiente lunes a las 18.30 estaba en la puerta de “Can Brians”.

 

En todas las demás salidas fui como VIP a alguno de los muchos bares que “El toro” tiene en diferentes sitios, le pregunte en una ocasión si podría ver a Svetlana y me dijo que si me apetecía ella estaría encantada de recibirme, he ido dos veces más a Sevilla y una vino ella entre semana a verlo y ya se quedo unos días en mi casa pues yo tenia un permiso de toda una semana.

 

Nunca supe el nombre de la chica que “visite” en Sevilla.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi esposa obligada a mamarla

vuelvo con otro de mis relatos “no consentido” que tanto fantaseamos con mi mujer, espero les guste.
volviendo de nuestras vacaciones en la costa decidimos hacer una ultima parada a cargar combustible y cenar algo en una estacion de servicio de la ruta. eran cerca de las nueve de las de la noche y no habia mucha gente. algo que nos parecio bueno. al detenernos en el surtidor se acerco el playero, recuerdo que era un hombre de unos 60 años, como 1,80 de altura y un poco obeso. llevaba un mameluco con el logo de la estacion de servicio bastante sucio. le pedi que llenara el tanque pero no me hizo caso, cuando iba a repetirselo note el por que de su distraccion….mi esposa habia abierto la puerta del auto. fabi se habia vestido bastante sencilla pero igual calentaba a cualquiera. en la parte de arriba una musculosa blanca bastante ajustada tapaban sus pechos de 92cm, sus pezones pequeños igual se hacian notar. una minifalda de jean por la mitad de los muslos dejaban ver unas piernas hermosas y bronceadas. y si la mirabas de atras la pollera le tapaba justo su generosa cola de 95cm. sus zapatillas deportivas le daban un toque juvenil a sus 33 años bien llevados.
el playero quedo pasmado con semejante hembra y si que lo note. no dejaba de mirarla deteniendose en sus piernas pero sin dejar de ver sus tetas. esto incomodaba a mi esposa quien decidio ir al bar para esperarme ahi. pero ni aun asi el playero dejo de mirarla mientras se alejaba efectuando un vaiven disimulado pero muy exitante. senti bronca. al muy hijo de puta no le importaba que yo este mirandolo. por poco no le grito que llene el tanque, entonces por fin hizo su trabajo. tengo que reconocer a pesar de mi enojo que a mi tmb me habia exitado verla alejarse hacia el bar, por un centimetro no se le veia el comienzo de sus nalgas. eso calentaba mas. por eso la erccion del playero parecia al maximo y no disimulo por si yo lo miraba. mi esposa le habia puesto la polla a reventar…
…cuando se lleno el tanque y me acerque a pagarle note que la ereccion continuaba y su pija parecia bastante grande. desvie la mirada y me subi al auto para estacionarlo e ir al bar con mi esposa.
al entrar me diriji a la mesa que fabi habia elegido, desde la puerta note su tanga negra de encaje transparente en la parte de adelante. sin darse cuenta el espectaculo que brindaba mi esposa habia olvidado cruzarse de piernas y leia distraida una revista. menos mal que no esta ese viejo pajero me dije, pero no termine de decirlo que me di cuenta que estaba ahi antes que yo hablando con el barman, otro viejo con cara de desagradable. observe mejor y me di cuenta que se habia ubicado de manera estrategica desde donde podia ver con detalles la tanga de mi mujer. me apresure a la mesa y le comente a mi esposa quien con mucha verguenza miro al viejo playero, notando su imortante ereccion, y se cruzo de piernas. eso me parece que fue un error, la minifalda empujada por el muslo de la pierna que cruzaba levanto la pollera y dejo casi desnuda una nalga de fabi, ella penso que era mejor eso que mostrarle la tanga. en otras circunstancias hubiera sido algo comun en cualquier bar, pero ese tipo estaba desbocado mirandola. y ni hablar cuando vio esto ultimo, sus ojos se desorbitaron y un hilo de saliba aparecia en sus comisuras. mi mujer intentaba inutilmente bajarse la pollera y cada detalle era oro en polvo para el playero. yo trataba de darle charla pero la situacion no daba para mas. mi mujer me dijo que el tipo la estaba violando con la mirada y yo le conteste que solo era un viejo pajero que no se le paraba la pija. ella sonrio pero ambos sabiamos que la polla la tenia durisima y encima era bastante abultada. mi esposa decidio poner fin a este calvario y me dijo que se iba al baño y nos fueramos. que pague la cuenta y la espere en el auto. acepte de buena gana.
me dirigi al barman y le consulte por los baños, al mismo tiempo el playero salia a atender un esporadico cliente. el barman me indico que estaban en la parte de atras por lo que le dije a mi esposa que la acompañaria. se reuso y me dijo que revise el auto asi nos iriamos mas rapido total el viejo pajero atendia en los surtidores. decidi que tenia razon.
me dirigi al auto y mi esposa al baño….mi mujer entro en el baño, este contaba con dos reservados y una pileta, por suerte estaba limpio. se metio en el que mejor le parecia cerro la puerta pero esta no tenia traba. en ese momento no le importo. se levanto la pollera y al bajar su tanga, la noto un poco humeda, confusa la llevo hasta los tobillos y se sento. justo en ese momento la puerta de entrada se abrio y se cerro, unos pasos se acercaron, la puerta del reservado vecino se movio y mi mujer suspiro….era la clienta que habia llegado. cuando se dispuso a orinar un tremendo golpe habrio la puerta de su reservado sin darle lugar a impedirlo. ahi estaba el viejo pajero del playero. mi esposa intento subirse la bombacha y levantarse al mismo tiempo pero el viejo la sento de un empujon. te quedas callada puta o sino te mato!! le dijo. ella igual intento gritar pero la mano del viejo la amordazo y con la otra mano la agarro de los pelos y la levanto. el se agacho como para llegar a su oido y le dijo…calladita, si colaboras vas a gozar en ves de sufrir!!. y siguio…ahora te vas a arrodillar te vas a sacar la pollera y te vas a subir esa tanga infernal que te pusiste!!…me oiste!!
afuera yo me distraje hablando con los nuevos clientes, una pareja de unos 50 años. el hombre me consultaba sobre que camino tomar para llegar mas rapido. mientras en el baño…
…mi esposa se saco la pollera temblorosa y se subio su tanguita negra sin dejar de rogarle que no le haga nada. no supliques mas perra!!! ah y levantate la musculosa y dejame ver esas tetas preciosas!!! le dijo. y continuo…ahora vas a ver lo que es una pija, esto te pasa por calienta pollas!!!…pero que bien te queda esa tanga mi amor!!! mira ese tremendo culo!! le va a reventar los elasticos!! bajame el cierre y saca mi verga puta, quiero ver como lo haces!! mi esposa no necesitaba sacarla para darse cuenta que seria una pija de 20cm…bajo el cierre y pudo ver el tronco venoso que habia salido por encima de los calzoncillos del viejo.
sacala putita!!! dale que me va a reventar!! al agarrarla mi mujer noto que su grosor tambien era importante y trado unos segundos en sacarla por la cremallera dado su tamaño. los huevos tambien perra!!!sacalos!! dijo el viejo. fabi totalmente sometida por el miedo asi lo hizo. espero sentir ese olor a podredumbre que aparentaba ese viejo sucio pero no fue asi. la pija del viejo no olia mal y estaba depilado hasta sus testiculos. el fuido seminal era abundante y su polla babeaba pero su olor le parecio dulzon. estaria loca??…pero la realidad volvio…primero secamela toda!!!! bien sequita!!! dijo el viejo. sollozando mi mujer empezo a lamerle sus babas seminales para terminar chupandole la cabeza a modo de succion….el viejo empezaba a gemir de gozo…mi esposa quizo safar en ese momento pero otra vez su mano la tomo con fuerza de los pelos. no te equivoques perrita!!! ahora los huevos y ni se te ocurra morderme!!! fabi empezo a sobarle los testiculos….arrodillada en tanga, tomada de los pelos, estaba entregada. el viejo resoplaba con mas fuerza. pajeame puta!!! y mi mujer agarrro su polla por la base y sin dejar de chuparle los huevos empezo a subir y bajar su mano por el tronco venoso hasta casi la cabeza. el viejo explotaba………metetela toda pendeja, hasta los huevos!!! el viejo agarro su pija durisima y la dirijio a la boca de fabi, introdujo la mitad de su poronga y le dijo…llena te voy a dejar!!! la fue metiendo hasta que el tronco desaparecio en la boca de mi mujer. sus movimientos eran suaves. lo disfrutaba. mi esposa sentia que le aprisionaba la garganta cuando la metia toda. pero lo soportaba. el gusto dulzon seguia alli enloqueciendola. el viejo jadeaba como loco pero no embestia mas fuerte, se la estaba haciendo chupar cm a cm…entraba y salia cada vez mas mojada de esa boca carnosa y mamadora. que bien que chupas la pija nena!! me gusta que colabores!!! dijo el viejo y se sorprendio al ver que mi mujer lo tomaba de las caderas y como ya no necesitaba mas su mano en los pelos para ir y venir. era mi esposa la que hacia el movimiento. cada vez mas frenetico. la saliva y el preseminal caian por la barbilla de fabi cada vez que los huevos del viejo la gopeaban. con un grito animalezco el viejo playero le lleno la boca de semen. mi mujer trato de tragar todo lo que pudo pero la cantidad la hizo toser y escupir los restos.
el viejo la levanto le saco su tanguita empapada y se la llevo como recuerdo. antes de salir del baño le dijo….te dije que te iba a llenar!! y encima te gusto!! lastima que no tenemos tiempo sino te hacia un hijo!!! la proxima sera!! mi mujer no le contesto, se limpio y salio a mi encuentro.
a 5 minutos de salir me dijo…para el auto y chupame la concha estoy que ardo!!! me sorprendio que no tenga su tanga, su chocho estaba empapado y no necesite ni un minuto de mamada que tuvo un orgasmo tremendo…de no creer

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La violación de Mónica

Me llamo Mónica tengo 27 años trabajo de administrativa en una empresa de transportes desde los 16 por lo que tengo muy buen rollo con los camioneros.

Vivo en un ático que compraron mis padres cuando decidí emanciparme, igual que a mi hermano que vive con su mujer y su hijo a unos quince minutos de mi casa.

 

Hace unos seis meses conocí a Pol, es una persona encantadora y después de unos cuantos desengaños parece que es el hombre de mi vida. Atento, guapo, inteligente, ocurrente, y además muy comprensivo, nunca me ha preguntado por el pasado, algo que agradezco pues mis historias tienen mas de amargas que de dulces.

Además de momento no había planteado el vivir juntos, algunas noches se queda en mi casa o yo en la suya pero cada cual tiene su espacio.

 

Llegaba a casa después de trabajar, había pasado por el súper a comprar algunas cosas que necesitaba pero me había pasado e iba demasiado cargada de bolsas. Llegando al portal vi a un chico hablando por el Telefonillo y cuando estaba al lado oí como abrían desde dentro.

Me sujeto la puerta para que pasara y al entrar en el ascensor pregunto que a que piso iba. Le indique que al ático que era el sexto y el pico al séptimo, le pregunte ¿sois los nuevos inquilinos del sobre ático que esta vacío? Y respondió que si.

 

Al llegar al sexto y abrirse la puerta del ascensor vi enfrente a un individuo y en ese momento una mano me tapo la boca mientras un brazo me sujetaba por la cintura, el otro entro en el ascensor, se cerró la puerta y subimos al otro piso, al llegar el segundo hombre me cogio por los pies y así en volandas me entraron en el piso que tenia la puerta abierta.

 

Una mujer recogió el contenido de las bolsas que se habían salido al caer al suelo. Al cerrar la puerta, solo la vi de espaldas. El que me tenia la boca tapada era muy fuerte pues por mas que lo intente no conseguía ni mover la cabeza.

 

Retiro la mano lo justo para ponerme una mordaza de esas que se emplea para el bondage, una pelota que se sujeta con correas. Después cada uno me sujeto por un brazo mientras la mujer desde detrás me soltaba los botones de la blusa sobándome mientras lo hacia. Saco el sujetador y me retorció los pezones como si quisiera arrancarlos.

Cuando me bajo los pantalones y me dejo las bragas pensé que me quedaría así pero me las arranco a mordiscos que incluso aseguraría que me hicieron algún tipo de herida. Después se entretuvo en tironearme del poco vello que luzco, pues me depilo bastante dejando solo unas tiras a cada lado del coño.

 

Entonces fue cuando se me acabo de caer el mundo encima, me colocaron un ancho cinturón de cuero y me sujetaron primero una y después otra muñeca a unas correas que tenia a tal fin y en un tobillo me pusieron una especie de grillete cerrado con un candado y atado con una correa, me acompañaron a la habitación y la ataron a la cama con otro candado.

 

Me dejaron sola un rato sentada en la cama. Cuando pensaba que se habían olvidado de mí apareció el chico del portal que traía una cosa en cada mano me enseño una de ellas y fue cuando el miedo se apodero definitivamente de mi.

 

Era una careta con el rostro del segundo hombre y aclaro que la suya también era una careta para que no les pudiera dar una descripción a la policía, entonces me mostró lo que traía en la otra mano.

Era un dispositivo que conecto a la corriente, me coloco dos pinzas una en cada pezón conectadas al aparato por dos cables, uno negro y el otro rojo, me mostró una especie de reloj que iba desde el 1 hasta el 100, lo graduó al 5 y me dio una descarga que hizo que me retorciera de dolor pues no lo esperaba.

 

Me saco las pinzas y las conecto a un bistec de los que había comprado, puso el marcador en 70, aplico corriente y vi como la carne rezumaba liquido y olía a carne quemada, cuando paro y retiro las pinzas se podía ver la zona donde estaban, totalmente negras.

Con una voz mucho mas dura que la que había usada hasta entonces me dijo.

Si haces lo que te ordenamos en cada caso y no nos causas problemas no tienes nada que temer pero si no es así ya sabes a que te expones.

 

Me coloco un antifaz con el que era incapaz de ver nada, y oí como entraba alguien más. Comenzó a amasarme las tetas mientras me restregaba la polla por la cara pues continuaba sentada en la cama.

 

Cuando le pareció me tumbo en ella y sin contemplaciones me penetro, cuando me dio la vuelta para que quedara encima suyo y me dijo que lo follara con ganas me resistí pues no pensaba colaborar en mi propia violación, sin palabras me dio dos bofetones que me dejaron medio aturdida pues al tener la pelota dentro de la boca fueron mucho mas contundentes.

Oí como decía muy enfadado.

Fríela un poco, porque esta puta no quiere colaborar.

 

Atontada como estaba comencé a botar encima de él por tal que no me aplicara otra descarga ni siquiera como la de muestra. Fue cuando me di cuenta que llevaba puesto un condón, eso me tranquilizo un poco.

Cuando comenzó a eyacular bramaba como una fiera y yo me ahogaba pues para el esfuerzo que realizaba era insuficiente el aire que entraba a trabes de los agujeros de la bola y la nariz la tenia ocupada pues el llanto me había provocado moquera.

 

Termino y al tratar de hablar oí al chico de la puerta que preguntaba si seguiría haciendo tonterías o estaba dispuesta a colaborar, afirme con la cabeza y después de sentarme en la cama con los pies descalzos en el suelo, note como me soltaba una de las manos y me sacaba la mordaza mientras me decía con su dura voz y en tono amenazante.

Si te sacas el antifaz tendré que matarte. No pienso ir a la cárcel por una puta de mierda que a fin de cuentas es lo que eres para mí en este momento.

 

Me puso un pañuelo de papel en la mano con el que me soné con mucho cuidado que el antifaz no se moviera. Al terminar alargue la mano y el tomo el pañuelo y me dio otro con el que termine de limpiarme, le pregunte si podía ir al baño pues lo necesitaba, me acompaño y sé que se quedo mirando mientras hacia mis cosas pero después de todo lo demás que importaba.

De regreso a la habitación y con una voz más dulce dijo.

 

Ahora me la vas a mamar pero como se te ocurra morderme o lastimarme de alguna forma ya sabes lo que te espera y si gritas ni te cuento.

 

Puso el capullo junto a mis labios y pensando que estaba a total merced suya me aplique para proporcionarle el máximo placer pues era la única forma de sobrevivir, si es que había alguna posibilidad. En varias ocasiones empujo mi frente para que aflojara pues no quería correrse aun hasta que por fin oí como decía con una voz ronca.

No desperdicies nada, otras harían cola por conseguir un poco de esto.

 

Se corrió por entero en mi boca y aunque en ocasiones con Pol y antes con otros, había practicado sexo oral nunca había tragado más que algún resto, no es porque me gustara más o menos, simplemente no se había dado la situación. En este caso no tenía opción y no fue tan malo como pensé.

Cuando acabo del todo me sujeto la mano otra vez a la cintura y me dijo que no me colocaba la mordaza pero que si hacia alguna tontería lo lamentaría. Antes de salir de la habitación me beso en la frente y me dijo.

Buena chica, sigue así y pronto te dejaremos tranquila.

 

Salio de la habitación mientras yo trataba de recopilar el máximo de datos por si conseguía salir de esa y hablaba con la policía.

Al poco rato oí que tocaban al telefonillo, llegaba alguien mas, cerraron la puerta de la habitación del todo pero no me atreví a levantarme de la cama por si entraban y me veían espiando.

 

Oí como se cerraba la puerta de la calle, quien fuera ya había llegado y entonces oí como si discutieran en susurros, solo pude distinguir que alguien decía. ¿Seguro que no le habéis roto el culo? Y alguien le respondió ¡Seguro del todo! Esta entero para ti tal y como habíamos acordado.

 

Se abrió la puerta y entro alguien, la mujer me cruzo en la cama bocabajo pero se sentó de forma que mi cara descansaba sobre su coño, me cogio las tetas y me las apretaba hasta causarme dolor, después tiraba y retorcía los pezones pero lo que me sobresalto, fue que alguien me sujeto por las caderas y las alzo estando entre mis piernas y una voz que aunque trataban de disimular pero que me pareció familiar dijo.

De rodillas que te voy a petar el culo.

 

Al instante alguien siseó y continuó hablando el otro hombre del ascensor.

Ponte de rodillas y procura aguantar el tipo porque si no ya sabes lo que te espera. Si hay que freírte te freímos pero tú decides.

 

Me coloque como las manos me indicaron a pesar que la bruja no dejaba de martirizarme las tetas todo lo que podía. Sin ningún miramiento y sin lubricar en absoluto note una polla que trataba de abrirse paso por mi culo que a pesar del tiempo que hacia que había comenzado a practicar sexo nunca lo había hecho por ahí.

 

Note una punzada muy dolorosa a pesar de que tenía los pezones muy castigados y para evadirme de esa situación trate de identificar un olor que me resultaba familiar.

¡No! no podía ser, seguro que toda esa serie de acontecimientos me estaba jugando una mala pasada, era imposible.

 

Por otro lado entre el olor y la voz todo indicaba en la misma dirección, solo tome nota mental para mas adelante y puse un poco mas de atención a lo que me rodeaba, la bruja se estaba corriendo pero no porque yo le hiciera nada, solo por el placer que le producía hacerme daño.

 

El que me tenia enculada no daba muestras de flaqueza, parecía que me estuviera follando con un palo, cuando me puse a contar ya llevaba rato manchando y aún lo hizo mas de treinta veces hasta que se corrió por entero dentro de mi, cuando se vaciaba bufaba y dijo en un susurro que me confirmo las sospechas.

Ya esta, es la primera pero no la ultima.

 

Salieron todos, dejándome así en cuanto pude me tendí en la cama con intención de descansar un poco pero pare atención y oí como otra vez discutían en voz baja.

Lo que pude entender es que uno decía que se tenia que abstener de hablar en mi presencia mientras el otro les decía que hicieran conmigo lo que quisieran menos tocarme el culo que era solo para el.

Sonó la puerta y creo que el que había llegado último se había marchado. Entro el chico de la puerta y me dijo que pronto comería algo pues era ya un poco tarde, dicho esto comenzó a acariciarme los pezones con delicadeza de forma que me excito y mucho, entonces me dijo.

Siento mucho que te haya tocado a ti, pero es lo que hay.

 

Me beso los pezones introdujo dos dedos en el coño y consiguió que me corriera a pesar mío. Entonces le pregunte que porque lo hacían y solo me respondió que no preguntara o tendría consecuencias, desapareció el tipo amable, por lo que opte por ser lo mas cariñosa posible con todos y tratar de que la pesadilla terminara cuanto antes.

 

Sonó la puerta y me llego un fuerte olor a Pizza por lo que pensé que pronto comería algo.

Después de un rato entro la mujer y pregunto.

¿Quieres comer algo?

 

¡Si! gracias, esa Pizza huele que alimenta.

De momento tendrás que comerte esto y después según como te portes podrás comer algo de Pizza.

 

Se sentó sobre las tetas apoyando un poco las rodillas en la cama y me puso el coño en la boca diciendo.

Según el hambre que tengas comerás segundo plato o no, pero primero te tienes que terminar el primero.

 

Nunca había estado con una mujer, algún beso en el instituto solo por saber que esperaban los chicos pero nada mas.

Hice todo aquello que me habían hecho en alguna ocasión pero hasta que no mordisquee el clítoris que comparado con el mío que era el único que conocía, era más del doble, no quedo satisfecha y de que forma.

Creo que eso es lo que llaman una eyaculación femenina pues me dejo la cara empapada y ella se derrumbo hacia atrás casi cinco minutos, cuando se levanto, salio un momento y regreso con Pizza y cerveza en lata.

 

Con una toallita húmeda me limpio la cara y después me soltó la mano y me acerco primero la Pizza para que comiera un poco después me ofreció cerveza que bebí directamente de la lata. Comí bastante pero solo porque querían seguir utilizándome al terminar entre carcajadas me pregunto.

¿Qué es lo más grande que te has follado, has estado con un “negro” alguna vez?

 

No nunca ¿Por qué?

No respondió, me coloco sin que lo esperara la mordaza me tumbo en la cama me coloco una almohada bajo los riñones se arrodillo entre mis piernas y comenzó de una casi cariñosa forma a acariciarme el coño con uno dos y hasta tres dedos, hasta que comencé a mi pesar a soltar jugos.

 

Cuando le pareció, me puso una mano sobre el vientre y con el puño cerrado de la otra comenzó a apretar hasta lograr meterlo acompañada de una punzada de dolor que me atravesó como una lanza ardiente pues había topado con el cerviz, me estuvo follando hasta que perdí el sentido.

Eso no fue motivo para que se retirara, solo espero a que me recobrara para seguir. Perdí el sentido en tres ocasiones y cuando me recupere la última vez me dijo.

Eres una floja. Cualquier mujer de verdad habría aguantado sin problemas al menos quince o veinte empellones sin desmayarse no me extraña que te quiera follar el culo.

 

¿Pero quien, quien me quiere follar el culo? pensé yo pues no podía hablar y en parte mejor pues si se hubiera dado cuenta de lo que acababa de decir quizás me habría hecho daño. Comenzaba a clarear cuando salio de la habitación y creí que me dejarían dormir un rato pero no fue así.

Se fueron turnando, en este caso el que entro, por la voz era el otro y lo primero que pregunto es si tenia hambre, afirme y me dijo que me sacaría la mordaza y liberaría una mano pero sin tonterías.

Me ofreció desayunar, varias cosas, zumo pastas café o bocadillo.

Le pregunte si podía tomar de todo, soltó una carcajada y me dijo que si, al poco rato apareció con una bandeja que olía muy bien y me pregunto que es lo que quería antes, me fue acercando las diferentes cosas sin ningún tipo de emoción, como si lo sucedido desde que estaba en sus manos no tuviera la mas mínima importancia.

Al terminar me dejo reposar un poco y me dijo que ya que estaba fuerte y bien alimentada no tendría inconveniente en jugar con el un rato, me recordó que nadie quería hacerme daño pero que no dudarían si les ocasionaba algún problema.

 

Tal y como estaba sentada en la cama se acerco y tomando mi mano libre me hizo agarrarle la polla que sin dudar comencé a pajear pues estaba fofa y en cuanto estuvo en condiciones la metí en la boca lamiendo y chupando hasta que logre arrancarle una eyaculación mas que buena pero se retiro y prácticamente toda cayo sobre mi cara y pecho.

 

Como la puerta estaba abierta se asomo y siseo un poco y al instante estaba la bruja lamiéndome el cuerpo recuperando todo lo que el otro había dejado, se entretuvo especialmente en los pezones que mordió sin disimulo hasta que oí un bofetón acompañado de algo que mas pareció un ladrido que una orden.

No dejes marcas coño.

 

Siguió con su labor pero con un poco mas de cuidado. Cuando perecía que habían acabado llego alguien de la calle que entro directamente al cuarto y se dedico a meterme dedos primero en el coño y después en la boca para hacerme degustar mis propios jugos.

 

Después simplemente se acoplo entre mis piernas, se las puso sobre los hombros y me penetro de una forma salvaje por espacio de casi una hora en que solo paraba de vez en cuando para tirar de mí pues a cada empellón subía por la cama hasta que la cabeza tocaba la parte superior.

 

Cuando pensé que seria mediodía comprendí que ahora que eran cuatro más el “visitante nocturno” tenían por misión evitar que me durmiera. Pues se turnaban para evitarlo, me convencí de ello cuando la bruja me metió un consolador eléctrico de esos que vibran y se retuercen y lo conectaba cinco minutos cada quince cuando nadie estaba dispuesto a follarme o que se la mamara.

 

Llego la noche y con ella el “visitante nocturno” que en esta ocasión siguió las instrucciones de mis captores pero con todo, cuando llego oí su voz aunque apagada y cuando entro en la habitación note el olor que reconocí como la noche anterior.

 

La noche fue larga pues después que el “visitante nocturno” se quedara a gusto, los demás siguieron la rutina del día anterior, solo que ahora eran cuatro para mi solo y la bruja se empleaba a fondo solo que ya no me apretaba tanto para no dejarme marcas.

 

Alrededor de mediodía entro el chico de la puerta y me coloco la mordaza y una navaja en el cuello diciéndome que no hiciera el mínimo ruido bajo ninguna circunstancia.

Oí ruidos en mi casa y después barullo en la escalera pero no fui capaz de entender nada de lo que sucedía, incluso oí el timbre de la puerta de entrada pero nadie fue a abrir.

 

Al rato volvió la tranquilidad y con ella la rutina, follar mamar y esperar al “visitante nocturno” todo siguió igual hasta la noche siguiente.

Después que el “visitante nocturno” se despachara por tercera noche consecutiva, al salir en esta ocasión claramente oí como antes de marchar les decía.

 

Ya podéis disponer de ella y su culo, no volveré y todo se hará como teníamos planeado si no da problemas.

Después de oír como se cerraba la puerta entro el chico del portal y sin ningún miramiento me saco de la cama me hizo apoyar en los pies y me enculo. Estuvo manchando hasta que se corrió y al salir invito al siguiente a continuar.

 

Los otros dos también me follaron el culo, pero alternándose pues hicieron conmigo un bocadillo, uno me ensarto por el coño mientras el otro me rompía literalmente el culo pues ambos la tenían bastante mas gruesa que el chico del portal y el “visitante nocturno”, mientras me follaban por el coño se notaba poco la diferencia de tamaño, pero el culo no estaba acostumbrado a tales tamaños.

 

Cuando los dos quedaron satisfechos yo estaba destrozada además esa noche no había cenado, cuando salieron olía muy fuerte a desinfectante, entro la bruja y me llevo al baño, me coloco en la ducha y note que llevaba guantes como de fregar, me restregó todo el cuerpo con una esponja y jabón, parecía que quisiera despellejarme.

 

Cuando parecía que ya estaba, metió una cánula primero en el coño con lo que me hizo un lavado vaginal y cuando termino la metió por el culo para lo mismo, me seco y llevo a la cama en la que habían cambiado las sabanas por primera vez desde que llegue.

 

Me ofreció un baso de naranjada y lo bebí, me dejaron tranquila y me dormí.

 

Cuando desperté me dolía todo no estaba sujeta a ningún sitio no tenia mordaza ni antifaz, me asome al salón y estaba desierto sobre la mesa estaba mi bolso y todo su contenido colocado junto a el. Fui a la cocina y en la nevera estaba lo que había comprado excepto uno de los filetes.

 

Sobre una silla tenia mi ropa y además una de mis bragas enteras, sin vestirme me cubrí con una sabana y llame a la policía, cuando me identifique y dije donde estaba llegaron enseguida, una ambulancia me llevo a un hospital para hacerme un Tes. de agresión sexual.

 

Cuando me vestí y hable con el inspector encargado del caso su explicación fue demoledora.

Señora lo que le diré es todo lo que hay. Y es que no hay nada. Ni en la casa ni en usted hay pruebas de lo que ha contado.

 

Pero le aseguro que es cierto, no me he escondido en esa casa para hacer ver que me habían secuestrado.

 

No señora no, lo que le digo es que la creo, en una casa que esta en alquiler desde hace tres meses no hemos encontrado ni una mota de polvo ninguna huella ni siquiera de usted, solo las del móvil que ha empleado para llamarnos, ni siquiera en el bolso o la barra de labios.

Alguien muy minucioso lo ha limpiado todo y por eso la creo solo que no hay absolutamente nada para investigar. Siento decirle que es muy poco por no decir nada lo que podemos hacer. ¿Quiere que avisemos a alguien?

 

No se preocupe, en el trabajo ya explicare lo que sea sin problemas, me conocen desde hace años y saben que no me he tomado días libres por el morro.

 

Su novio nos dio aviso que había desaparecido, registramos su casa y el resto del edificio incluso picamos en el sobre ático a pesar que nos dijeron que estaba vacío.

 

No se preocupe muchas gracias con lo que me ha dicho queda claro que no estoy loca.

Fui a la empresa, hable con el jefe quien me dijo que me tomara el tiempo que necesitara y que no me preocupara de nada.

 

Me fui para casa y me puse a hacer cosas hasta que llego Pol, al entrar y verme pregunto porqué no lo había avisado. Le dije que estaba un poco desorientada, no sabia muy bien que es lo que me había sucedido, puso mucho interés en si me habían hecho daño y quería a toda costa que le diera detalles de mis peripecias.

 

Cuando se hizo tarde y llego la hora de acostarnos le pedí que lo hiciera en la habitación de invitados pues estaba cansada y muy sorprendido me respondió.

En estos momentos es cuando mas me necesitas, quiero estar a tu lado y creo que seria lo mejor.

 

Nos acostamos juntos por su insistencia. Pero no pudimos hacer nada, el insistía pero yo no estaba de humor hasta que le recordé que me habían violado.

Es el mejor momento para enfrentarte con lo que te hayan hecho y así vencer pues si te rindes ahora no podrás recuperar tu sexualidad.

 

Accedí y comencé a acariciarle la polla y cuando parecía que todo iba bien salto la chispa, comenzó a besarme el cuello y me jiro el cuerpo para que le diera la espalda y trato de penetrarme por el culo. Me aparte y le dije que no estaba preparada, que tendríamos que esperar un poco.

 

Me levante vestí y salí de casa, fui a la empresa donde se trabaja las 24 horas pues no dejan de llegar y marchar camiones en una u otra dirección. Espere hasta que vi a uno de los chicos con los que sé que podía hablar.

 

Javier necesito un favor, solo te lo pido y si te tiene que causar problemas olvídalo.

Mónica puedes pedirme lo que quieras, desde el instituto me conoces, me torcí pero fuiste mi valedora para que me admitieran aquí al salir de la cárcel y eso no tiene precio.

 

Le conté que Pol es diabético y que cuando se excita desprende un olor característico. Lo del “visitante nocturno” y lo sucedido esta noche. Sumando dos y dos quedo claro al menos para el y para mi lo sucedido.

No te preocupes, pasa estas noches en casa de tu hermano hasta el domingo que regreso de Amberes y ya hablamos.

Si tienes una foto de Pol en el móvil pásamela por bluetooth y no te preocupes de nada, el domingo estará todo arreglado.

 

Como digas Javier pero sobre todo no te pongas en peligro.

 

No te preocupes por mí, solo hablare con unos amigos a los que yo también he ayudado y que harán lo que sea y no quieras saber qué así no habrá errores.

 

El domingo vi a Javier y me dijo que todo estaba bien y solucionado.

 

El lunes me visito el inspector de la policía que “llevaba” mi caso para decirme que ya tenían a los culpables, que lo había avisado mi “novio” Pol desde el hospital para confesar y denunciar a sus cómplices. Cuando le pregunte que hacia en el hospital y si tendría que declarar en su contra me dijo.

 

No es necesario que declare en su contra. Se han confesado autores de varias violaciones no resueltas, empleando el mismo método que con usted y lo que lo tiene en el hospital son unos desgarros extraños en el ano y unos aplastamientos en los genitales que los médicos no se explican como no han acabado en castración.

 

No volví a ver a Pol y Javier sigue guiñándome el ojo como siempre desde que nos conocimos en el instituto.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Chateando con una perra sumis

-perrasumisa@hotmail.com dice:
hola
-manodura@hotmail.es dice:
hola
-perrasumisa@hotmail.com dice:
qué tal?
-manodura@hotmail.es dice:
bien, y tú?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aquí aburrida en casa
-manodura@hotmail.es dice:
ays, qué pena
-perrasumisa@hotmail.com dice:
pues si
y tengo ganas de marcha
-manodura@hotmail.es dice:
en serio? qué bien
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
qué tipo de marcha te gusta más?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
la que pone en tu email
-manodura@hotmail.es dice:
ays, vaya vaya, así que lo que estás no es aburrida, sino caliente, eh
-perrasumisa@hotmail.com dice:
una cosa llevo a la otra..
-manodura@hotmail.es dice:
bueno, para eso lo mejor es dejar al aire el coñito
-perrasumisa@hotmail.com dice:
en eso tienes razón
y es lo que voy a hacer
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta, una chica obediente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
y cómo tenemos ese coñito?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
lo tengo bien rasurado
sin un pelito
como te puedes imaginar
lo tengo bien caliente, pidiendo
-manodura@hotmail.es dice:
pidiendo que lo rellenen bien, supongo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
aunque de momento lo mejor es que lo frotes con el dedito
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
asi lo hago
-manodura@hotmail.es dice:
y las tetitas, cómo están?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
de momento en el suje
pero voy a sacarlas ya
al aire
-manodura@hotmail.es dice:
mejor, no les gusta estar apretaditas y cautivas, verdad?
unos cuantos pellizquitos en los pezones seguro que las alegra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
y los pone duros como a mí me gusta,
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
me encanta mordisquear los pezoncitos cuando están duros y erectos
-perrasumisa@hotmail.com dice:
tu como tienes la polla??
MMM
que bueno
-manodura@hotmail.es dice:
se está endureciendo por momentos, seguro que te encantaría tragarla bien dentro, verdad?
eres una buena comepollas?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
me encanta
una buena polla para desayunar
-manodura@hotmail.es dice:
cómo lo haces?
explícamelo con detalles
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuuf
me pone supercaliente comerme una polla
arrodillarme
pasar mi pelo por ella acariciándola
hacerte una paja con la mano
mientras te como los huevos y te miro
lamerla de arriba abajo
besar el capullo
mm
-manodura@hotmail.es dice:
me encanta tu mirada, ahí arrodillada con mi polla en las manitas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
con cara de zorrita
-manodura@hotmail.es dice:
y tu lengüita caliente dándole lamiditas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmm
-manodura@hotmail.es dice:
sí, esa carita de perra caliente, ummm
-perrasumisa@hotmail.com dice:
me trago el capullo
-manodura@hotmail.es dice:
me pone aún más caliente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
juego con el dentro de mi boca
y bajo
progresivamente
-manodura@hotmail.es dice:
ya te cabe entero?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
hasta meterla toda
siii
además
tu me ayudas con las manos
me guías
-manodura@hotmail.es dice:
siento tus cabellos en mis manos y cómo tu cabecita sube y baja
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
aunque yo lo pase un poquito mal
-manodura@hotmail.es dice:
sientes mi capullo en tu garganta?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
quiero tu leche
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
aún te queda mucho para tenerla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
tu rica leche
-manodura@hotmail.es dice:
tienes que esforzarte aún más
-perrasumisa@hotmail.com dice:
caliente
dentro de mi
-manodura@hotmail.es dice:
pues ya sabes qué hacer
-perrasumisa@hotmail.com dice:
me encanta
una buena corrida
-manodura@hotmail.es dice:
quiero ver tu boca comiéndome entero, arriba y abajo
arriba y abajo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
sigo comiendo
lamiendo
besándote los huevos y la polla
-manodura@hotmail.es dice:
me muevo ligeramente para que también me chumes el ano
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, quiero sentir tu lengua de hembra en celo en mi ojete
-perrasumisa@hotmail.com dice:
te como el culito tbn
-manodura@hotmail.es dice:
cómo tienes el coño,? no quiero ni que te lo toques, sólo dime cómo lo tienes
lleno de jugos supongo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuf está bien mojado
para que me la metas
de golpe
hasta el fondo
-manodura@hotmail.es dice:
te cojo por los cabellos para tirar de tu boca y sacarte mi polla, uff, es todo un esfuerzo para mí, pero tengo
que girarte y así tener tus nalgas delante mío
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
a mi también me cuesta
hasta que comprendo lo que quieres
y pongo la cabeza en el suelo
y el culo en pompa
bien expuesto
pidiendo
suplicando
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta, como la perra caliente que eres
veo tu coño totalmente abierto, húmedo como una fruta madura
de un color granate, pura excitación
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmmsi
-manodura@hotmail.es dice:
poso la punta, sólo la punta de mi capullo en la entrada
la sientes, verdad?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmsii
la quiero dentro
métemela
por favor
-manodura@hotmail.es dice:
no, quiero que seas tú la que se la meta, retrocede
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que te empales con ella, hasta el fondo
vamos
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuuf
voy con cuidado
metiéndomela
mmm
-manodura@hotmail.es dice:
dios, cómo noto tu coño envolviéndome lentamente
me la vas apretando
es una locura
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
ya la noto toda dentro
-manodura@hotmail.es dice:
yo también, está bien dentro, hasta el fondo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
empiezo a follarme con ella
-manodura@hotmail.es dice:
noto la boquita de tu útero en la punta de mi polla
síiiiiii
vamos fóllame
te sujeto por las caderas y te muevo adelante y atrás
ahora soy yo quien te folla
queiro que notes cada golpe de mis riñones en el fondo de tu coño bien abierto
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaahh
asii
-manodura@hotmail.es dice:
los notas, verdad, mi perra caliente?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
que bueno
fóllame como la perra que soy
-manodura@hotmail.es dice:
dios, cómo me gusta sentir tu coño caliente envolviéndome
con cada embestida mis testículos chocan contra tí
no sé si aguantaré mucho más
estoy a punto de reventar
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
córrete para mi
-manodura@hotmail.es dice:
mientras te follo mi mirada está fija en tu ojete, ese ojete fruncido que tienes
mi polla me está pidiendo como una loca correrse, pero quiero encularte
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
dame por culo
-manodura@hotmail.es dice:
pídemelo con más ganas, perra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
por favor fóllame el culo te lo suplico
-manodura@hotmail.es dice:
qué se note lo salida que te tengo
más aún, más desesperada
ruégamelo como la perra caliente y en celo que en verdad eres
-perrasumisa@hotmail.com dice:
te pagare
te daré lo que quieras
pero por favor
follame el culo sin piedad
-manodura@hotmail.es dice:
pídeme que te abra bien ese culito, que te lo reviente con mi polla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
ábreme el culo y reviéntamelo como a una perra en celo
dame duro
me lo merezco y es lo que más deseo en el mundo
-manodura@hotmail.es dice:
bien, perra, te lo has ganado
-perrasumisa@hotmail.com dice:
por puta
siii
-manodura@hotmail.es dice:
saco mi polla de tu coño
dios está empapada en tus jugos, tanto que éstos me mojan las piernas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
me cuesta centrarme, pero consigo colocar la punta en tu ojete
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
-manodura@hotmail.es dice:
veo que aún es casi virgen, zorra
me cuesta horrores abrirme paso
lo notas?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaa
siii
duelee
-manodura@hotmail.es dice:
dios, que apretado que está
-perrasumisa@hotmail.com dice:
pero gozo como una perra
aaa
siguee
-manodura@hotmail.es dice:
eso es, grita como tiene que ser
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaah
mis gritos
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que me notes entrar en ti
centímetro a centímetro
-perrasumisa@hotmail.com dice:
todos los vecinos saben que soy una perra viciosa
siiii
dame duro
-manodura@hotmail.es dice:
ya lo sé, desde mi piso te he oído más de una vez masturbarte
porqué crees que he venid si no?
para rellenar bien tus agujeros
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
oh, dios, cómo lo tienes de apretado
mi polla apenas avanza
-perrasumisa@hotmail.com dice:
a partir de ahora
seré tu zorrita particular
siiiii
fòllame el culoo
te pertenece
-manodura@hotmail.es dice:
lo sé, perra, por eso te abro bien el culo, para que no se te olvide a quien perteneces
al fin, por fin he rellenado hasta el fondo es culito prieto
uffff
estoy sudando a mares
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmmmaaaaaaaaaah
-manodura@hotmail.es dice:
te sujeto bien contra mi con mis manos en tus caderas
vamos, perra, pellízcate las tetitas
con ganas, que duela
al menos tanto como te está doliento tu culo con mi poll bien dentro tuyo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiii
si amo
me pellizco todo lo fuerte que puedo
hasta dejarme marcas
-manodura@hotmail.es dice:
empiezo a bombear dentro tuyo, quiero que me sientas casi saliendo para volver a clavártela hasta el fondo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmm
-manodura@hotmail.es dice:
cómo tienes el coño, mi perra?
sigue bien caliente?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
esta empapado
-manodura@hotmail.es dice:
bien, así me gusta
frótatelo
bien duro y bien rápido, mi perra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que te corras como la zorra caliente y salida que eres mientras notas cómo mi leche te inunda el culo
y estoy a punto, justo a punto, de soltarla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiiiiiiiiiiii
siiiiiiiiii
córrete dentro de mi en mi culo
déjame tu leche bien caliente
-manodura@hotmail.es dice:
cómo lo pide una perra cómo tú?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
amoo
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, dime cómo lo pide
eso es
qué más?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
quiero que te corras en mi culo
bien dentro de mi
-manodura@hotmail.es dice:
ohhhhhhh, dios, sí, me coooorrrro
-perrasumisa@hotmail.com dice:
como la puta zorra que soy
siiiiiiiiii
siiiiiiiiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
nótalaaaaaaaa
siente mi lecheeeeeeeeeee
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaaaaaaa
-manodura@hotmail.es dice:
córrete zorraaaaaaaaaaaaa
-perrasumisa@hotmail.com dice:
graciaaas
siii
aaaaaaaaaaaaaaaaaa
-manodura@hotmail.es dice:
eso es
ufff
aún noto tu culo ordeñándome
*noto
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
te voy a reventar con mi leche
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
luego
la recogeré con la mano para tragármela
-manodura@hotmail.es dice:
pues espera, que saco mi polla, lentamente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
no quiero desperdiciar
ni una gota
siii
-manodura@hotmail.es dice:
eso es
así
ponte en cuclillas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
la besare
y lameré
-manodura@hotmail.es dice:
quiero ver cómo tu culo la escupe en tu mano
-perrasumisa@hotmail.com dice:
para agradecerle
la follada
siii
sii amo
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, lámela bien, no dejes ni una gota de la leche de tu amo
está rica?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
me encanta
me la trago toda
un poco
-manodura@hotmail.es dice:
como debe ser
-perrasumisa@hotmail.com dice:
cae al suelo
y la recojo con la lengua
-manodura@hotmail.es dice:
eso es, muy bien, me encanta verte así
arrodillada a mis pies
lamiendo mi leche
veo que tu coño está totalmente abierto, al igual que tu culo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
me parece que hoy tendrás que dormir boca abajo, jeje
-perrasumisa@hotmail.com dice:
no voy a poder sentarme en un tiempo
sii jjiji
a merecido la pena
-manodura@hotmail.es dice:
claro que no quiero que lo aproveches para frotar tu clítoris contra las sábanas, eh, perra caliente?
sólo yo decido cuando te masturbas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
sii amo
siii
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta

-perrasumisa@hotmail.com dice:
hola
-manodura@hotmail.es dice:
hola
-perrasumisa@hotmail.com dice:
qué tal?
-manodura@hotmail.es dice:
bien, y tú?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aquí aburrida en casa
-manodura@hotmail.es dice:
ays, qué pena
-perrasumisa@hotmail.com dice:
pues si
y tengo ganas de marcha
-manodura@hotmail.es dice:
en serio? qué bien
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
qué tipo de marcha te gusta más?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
la que pone en tu email
-manodura@hotmail.es dice:
ays, vaya vaya, así que lo que estás no es aburrida, sino caliente, eh
-perrasumisa@hotmail.com dice:
una cosa llevo a la otra..
-manodura@hotmail.es dice:
bueno, para eso lo mejor es dejar al aire el coñito
-perrasumisa@hotmail.com dice:
en eso tienes razón
y es lo que voy a hacer
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta, una chica obediente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
y cómo tenemos ese coñito?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
lo tengo bien rasurado
sin un pelito
como te puedes imaginar
lo tengo bien caliente, pidiendo
-manodura@hotmail.es dice:
pidiendo que lo rellenen bien, supongo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
aunque de momento lo mejor es que lo frotes con el dedito
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
asi lo hago
-manodura@hotmail.es dice:
y las tetitas, cómo están?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
de momento en el suje
pero voy a sacarlas ya
al aire
-manodura@hotmail.es dice:
mejor, no les gusta estar apretaditas y cautivas, verdad?
unos cuantos pellizquitos en los pezones seguro que las alegra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
y los pone duros como a mí me gusta,
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
me encanta mordisquear los pezoncitos cuando están duros y erectos
-perrasumisa@hotmail.com dice:
tu como tienes la polla??
MMM
que bueno
-manodura@hotmail.es dice:
se está endureciendo por momentos, seguro que te encantaría tragarla bien dentro, verdad?
eres una buena comepollas?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
me encanta
una buena polla para desayunar
-manodura@hotmail.es dice:
cómo lo haces?
explícamelo con detalles
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuuf
me pone supercaliente comerme una polla
arrodillarme
pasar mi pelo por ella acariciándola
hacerte una paja con la mano
mientras te como los huevos y te miro
lamerla de arriba abajo
besar el capullo
mm
-manodura@hotmail.es dice:
me encanta tu mirada, ahí arrodillada con mi polla en las manitas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
con cara de zorrita
-manodura@hotmail.es dice:
y tu lengüita caliente dándole lamiditas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmm
-manodura@hotmail.es dice:
sí, esa carita de perra caliente, ummm
-perrasumisa@hotmail.com dice:
me trago el capullo
-manodura@hotmail.es dice:
me pone aún más caliente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
juego con el dentro de mi boca
y bajo
progresivamente
-manodura@hotmail.es dice:
ya te cabe entero?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
hasta meterla toda
siii
además
tu me ayudas con las manos
me guías
-manodura@hotmail.es dice:
siento tus cabellos en mis manos y cómo tu cabecita sube y baja
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
aunque yo lo pase un poquito mal
-manodura@hotmail.es dice:
sientes mi capullo en tu garganta?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
quiero tu leche
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
aún te queda mucho para tenerla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
tu rica leche
-manodura@hotmail.es dice:
tienes que esforzarte aún más
-perrasumisa@hotmail.com dice:
caliente
dentro de mi
-manodura@hotmail.es dice:
pues ya sabes qué hacer
-perrasumisa@hotmail.com dice:
me encanta
una buena corrida
-manodura@hotmail.es dice:
quiero ver tu boca comiéndome entero, arriba y abajo
arriba y abajo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
sigo comiendo
lamiendo
besándote los huevos y la polla
-manodura@hotmail.es dice:
me muevo ligeramente para que también me chumes el ano
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, quiero sentir tu lengua de hembra en celo en mi ojete
-perrasumisa@hotmail.com dice:
te como el culito tbn
-manodura@hotmail.es dice:
cómo tienes el coño,? no quiero ni que te lo toques, sólo dime cómo lo tienes
lleno de jugos supongo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuf está bien mojado
para que me la metas
de golpe
hasta el fondo
-manodura@hotmail.es dice:
te cojo por los cabellos para tirar de tu boca y sacarte mi polla, uff, es todo un esfuerzo para mí, pero tengo
que girarte y así tener tus nalgas delante mío
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
a mi también me cuesta
hasta que comprendo lo que quieres
y pongo la cabeza en el suelo
y el culo en pompa
bien expuesto
pidiendo
suplicando
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta, como la perra caliente que eres
veo tu coño totalmente abierto, húmedo como una fruta madura
de un color granate, pura excitación
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmmsi
-manodura@hotmail.es dice:
poso la punta, sólo la punta de mi capullo en la entrada
la sientes, verdad?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmsii
la quiero dentro
métemela
por favor
-manodura@hotmail.es dice:
no, quiero que seas tú la que se la meta, retrocede
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que te empales con ella, hasta el fondo
vamos
-perrasumisa@hotmail.com dice:
uuuf
voy con cuidado
metiéndomela
mmm
-manodura@hotmail.es dice:
dios, cómo noto tu coño envolviéndome lentamente
me la vas apretando
es una locura
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
ya la noto toda dentro
-manodura@hotmail.es dice:
yo también, está bien dentro, hasta el fondo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
empiezo a follarme con ella
-manodura@hotmail.es dice:
noto la boquita de tu útero en la punta de mi polla
síiiiiii
vamos fóllame
te sujeto por las caderas y te muevo adelante y atrás
ahora soy yo quien te folla
queiro que notes cada golpe de mis riñones en el fondo de tu coño bien abierto
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaahh
asii
-manodura@hotmail.es dice:
los notas, verdad, mi perra caliente?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
que bueno
fóllame como la perra que soy
-manodura@hotmail.es dice:
dios, cómo me gusta sentir tu coño caliente envolviéndome
con cada embestida mis testículos chocan contra tí
no sé si aguantaré mucho más
estoy a punto de reventar
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
córrete para mi
-manodura@hotmail.es dice:
mientras te follo mi mirada está fija en tu ojete, ese ojete fruncido que tienes
mi polla me está pidiendo como una loca correrse, pero quiero encularte
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
dame por culo
-manodura@hotmail.es dice:
pídemelo con más ganas, perra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
por favor fóllame el culo te lo suplico
-manodura@hotmail.es dice:
qué se note lo salida que te tengo
más aún, más desesperada
ruégamelo como la perra caliente y en celo que en verdad eres
-perrasumisa@hotmail.com dice:
te pagare
te daré lo que quieras
pero por favor
follame el culo sin piedad
-manodura@hotmail.es dice:
pídeme que te abra bien ese culito, que te lo reviente con mi polla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
ábreme el culo y reviéntamelo como a una perra en celo
dame duro
me lo merezco y es lo que más deseo en el mundo
-manodura@hotmail.es dice:
bien, perra, te lo has ganado
-perrasumisa@hotmail.com dice:
por puta
siii
-manodura@hotmail.es dice:
saco mi polla de tu coño
dios está empapada en tus jugos, tanto que éstos me mojan las piernas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
me cuesta centrarme, pero consigo colocar la punta en tu ojete
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmm
-manodura@hotmail.es dice:
veo que aún es casi virgen, zorra
me cuesta horrores abrirme paso
lo notas?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaa
siii
duelee
-manodura@hotmail.es dice:
dios, que apretado que está
-perrasumisa@hotmail.com dice:
pero gozo como una perra
aaa
siguee
-manodura@hotmail.es dice:
eso es, grita como tiene que ser
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaah
mis gritos
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que me notes entrar en ti
centímetro a centímetro
-perrasumisa@hotmail.com dice:
todos los vecinos saben que soy una perra viciosa
siiii
dame duro
-manodura@hotmail.es dice:
ya lo sé, desde mi piso te he oído más de una vez masturbarte
porqué crees que he venid si no?
para rellenar bien tus agujeros
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
oh, dios, cómo lo tienes de apretado
mi polla apenas avanza
-perrasumisa@hotmail.com dice:
a partir de ahora
seré tu zorrita particular
siiiii
fòllame el culoo
te pertenece
-manodura@hotmail.es dice:
lo sé, perra, por eso te abro bien el culo, para que no se te olvide a quien perteneces
al fin, por fin he rellenado hasta el fondo es culito prieto
uffff
estoy sudando a mares
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmmmaaaaaaaaaah
-manodura@hotmail.es dice:
te sujeto bien contra mi con mis manos en tus caderas
vamos, perra, pellízcate las tetitas
con ganas, que duela
al menos tanto como te está doliento tu culo con mi poll bien dentro tuyo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiii
si amo
me pellizco todo lo fuerte que puedo
hasta dejarme marcas
-manodura@hotmail.es dice:
empiezo a bombear dentro tuyo, quiero que me sientas casi saliendo para volver a clavártela hasta el fondo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
mmmm
-manodura@hotmail.es dice:
cómo tienes el coño, mi perra?
sigue bien caliente?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
esta empapado
-manodura@hotmail.es dice:
bien, así me gusta
frótatelo
bien duro y bien rápido, mi perra
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
-manodura@hotmail.es dice:
quiero que te corras como la zorra caliente y salida que eres mientras notas cómo mi leche te inunda el culo
y estoy a punto, justo a punto, de soltarla
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiiiiiiiiiiiiiiii
siiiiiiiiii
córrete dentro de mi en mi culo
déjame tu leche bien caliente
-manodura@hotmail.es dice:
cómo lo pide una perra cómo tú?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
amoo
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, dime cómo lo pide
eso es
qué más?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
quiero que te corras en mi culo
bien dentro de mi
-manodura@hotmail.es dice:
ohhhhhhh, dios, sí, me coooorrrro
-perrasumisa@hotmail.com dice:
como la puta zorra que soy
siiiiiiiiii
siiiiiiiiiiiiii
-manodura@hotmail.es dice:
nótalaaaaaaaa
siente mi lecheeeeeeeeeee
-perrasumisa@hotmail.com dice:
aaaaaaaaa
-manodura@hotmail.es dice:
córrete zorraaaaaaaaaaaaa
-perrasumisa@hotmail.com dice:
graciaaas
siii
aaaaaaaaaaaaaaaaaa
-manodura@hotmail.es dice:
eso es
ufff
aún noto tu culo ordeñándome
*noto
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
te voy a reventar con mi leche
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siiii
luego
la recogeré con la mano para tragármela
-manodura@hotmail.es dice:
pues espera, que saco mi polla, lentamente
-perrasumisa@hotmail.com dice:
no quiero desperdiciar
ni una gota
siii
-manodura@hotmail.es dice:
eso es
así
ponte en cuclillas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
la besare
y lameré
-manodura@hotmail.es dice:
quiero ver cómo tu culo la escupe en tu mano
-perrasumisa@hotmail.com dice:
para agradecerle
la follada
siii
sii amo
-manodura@hotmail.es dice:
vamos, lámela bien, no dejes ni una gota de la leche de tu amo
está rica?
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
me encanta
me la trago toda
un poco
-manodura@hotmail.es dice:
como debe ser
-perrasumisa@hotmail.com dice:
cae al suelo
y la recojo con la lengua
-manodura@hotmail.es dice:
eso es, muy bien, me encanta verte así
arrodillada a mis pies
lamiendo mi leche
veo que tu coño está totalmente abierto, al igual que tu culo
-perrasumisa@hotmail.com dice:
siii
-manodura@hotmail.es dice:
me parece que hoy tendrás que dormir boca abajo, jeje
-perrasumisa@hotmail.com dice:
no voy a poder sentarme en un tiempo
sii jjiji
a merecido la pena
-manodura@hotmail.es dice:
claro que no quiero que lo aproveches para frotar tu clítoris contra las sábanas, eh, perra caliente?
sólo yo decido cuando te masturbas
-perrasumisa@hotmail.com dice:
sii amo
siii
-manodura@hotmail.es dice:
así me gusta
Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax