Archivo de la categoría: Dominación

Domme me hizo blackmail y humillo a mi novia

Hace unos 6 años le comunique a una chica que conocí en un chat que quería ser completamente dominado por una mujer.  Luego de conversar y enviarle fotos mías y de mi pene largo ancho y erecto me ordeno que fuera a su apartamento que quedaba a una hora de mi casa. Al llegar vi a mi dominante una profesora joven llamada Mistress Carla para los efectos de robusta figura grandes nalgas cintura fina pelo negro largo y lacio y piel blanca unos pequeños senos. Esa noche me ordeno que le diera un masaje y se desnudo de la cintura hacia arriba para masajear su espalda.  Durante el masaje me pidió que frotara mi miembro en sus nalgas luego me ordeno que me masturbara arrodillado hasta correrme mientras ella me grababa. Ella al igual que yo desconocía del estilo de vida BDSM pero con el poco estudio que habíamos tomado de la web discutimos acerca del protocolo y ella me comunicó que la próxima cita pediríamos un cinturón de castidad para yo usarlo todo el tiempo.  Luego de este día me arrepentí de ser su esclavo tuve una novia por un año y medio solo para separarnos y mientras estaba en el proceso de conocer a mi novia actual decidí contactar otra vez a Mistress Carla.  En mi conversación con Carla le informe que tenia pareja pero que en el fondo quería la mujer mas dominante para mi futuro y yo mismo le propuse entregarle toda mi información personal números y contactos de teléfonos como redes sociales emails de todos mis familiares y amigos mas cercanos para que pudiese usarlos para soborno o “blackmail” si yo no quisiera seguir sus ordenes, ella acepto y me ordeno que realizara una lista con mi nombre numero de seguro social licencia cuentas de redes sociales con contraseñas nombres completos y números de teléfonos direcciones físicas de amistades y familiares.  Al completar el documento con toda mi información personal se lo informe a mi dominante y ella me ordeno encontrarla en el estacionamiento del centro comercial.

 

Al llegar al centro comercial me baje dem i vehiculo y me monte en el suyo nos saludamos brevemente luego de dos años y proseguí a entregarle la carpeta con mi información ella la examino satisfecha y me ordeno que me bajara del auto y fuera a mi cas y redactara un ensayo de 300 palabras de mi vida como sumiso y le enviara múltiples fotos desnudo mostrando el cuerpo y la cara. Al dia siguiente tenia planeado hacer mi matricula en la universidad y visitar a mi novia pero luego de dormir en casa de mi novia con el sexo prohibido por mi nueva Ama esta me ordeno regresar a su casa.  En ese momento me encontraba a dos horas y media de la casa de mi Ama y le pregunte si era posible posponer la cita, ella me respondió lo siguiente:

 

“Voy a tener que llamar a tu novia y decirle todo”

 

Asustado le suplique que no lo hiciera y ella me ordeno que llamara a mi novia y la dejara en el momento pero no me atreví. De inmediato mi ama colgó el teléfono y dos minutos mas tarde recibo una llamada de mi novia la cual estaba en mi carro esperándome mientras yo hacia matricula en la universidad. No me atreví a contestar su llamada y fui a toda prisa al carro al llegar mi novia me dijo que la llevara a su casa y todo el camino fui intentando explicar lo sucedido lo mejor que pude. Mientras conducía mi ama le envió todas las fotos y copias del escrito realizado por mí. Mi novia que es una puta cualquiera en comparación con mi ama no rompió conmigo la pendeja. Durante semanas y meses mi ama me ignoraba y tan solo se dedicaba a atormentar a mi novia psicológicamente pidiendo una reunión de los tres pero yo nunca permití eso. Durante esos dias Mistress Carla le envío todas las fotos a todas mis amistades y familiares nos mantuvo tanto a mí y mi novia en un infierno en la tierra.  Fue sumamente vergonzoso el celular de mi novia sonaba constantemente con fotos mía y de mis partes expuestas. Mistress Carla  junto a una amiga usaban mis redes para crear conversaciones y llevaron a mi novia al borde de la locura. Mistress Carla solo me contactó para informarme lo inservible que soy y demostrarme sus dos nuevos esclavos en una foto desde alguna isla en el caribe recibiendo sexo doblada sobre en un jacuzzi de un esclavo y con otro esclavo amarrado en su la cama. Mistress Carla implanto miedo y vergüenza en mi como nadie lo ha hecho hasta la fecha y aunque sigo con la puta pendeja de mi novia y mis amigos y familia no me tratan igual sueño con servir a Mistress Carla.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Mis continuas batallas con mi vecino quinceañero

Era un soleado día de primavera. Yo estaba tomado el sol desnuda en mi patio trasero. Es algo que me encanta porque se que eso le pone a cien a Brian, el desvergonzado hijo adolescente de mi vecino. Aquel día estaba de muy buen humor, esperando que el muchacho asomase la nariz para poder desafiarle otra vez a un combate de lucha libre. Ya habíamos luchado dos veces antes, venciéndole yo en ambas ocasiones. Por supuesto, siendo yo una mujer adulta de 22 años con unas espléndidas delanteras de talla 34-EE, había aprovechado ambas ocasiones para asfixiarle con mis tetas antes de sentarme sobre su cara, hasta conseguir en ambos casos una gloriosa serie de orgasmos en cadena, uno tras otro y otro y luego otro mas.

Mis deseos se convirtieron en realidad cuando vi que Brian se descolgaba del roble de su finca para aterrizar en el césped de mi jardín. Ese viejo roble era la única atalaya desde que la que un extraño podía espiar lo que sucedía en mi patio trasero y en los patios traseros de otras cinco o seis residencias de la urbanización en la que vivíamos. El pequeño sinvergüenza de Brian llevaba años trepando a las ramas de aquel árbol. Desde allí, podía divertirse espiando sin ser visto a casi todos su vecinos. Así había sido como todo comenzó, cuando aquel lunes prodigioso aterrizó de golpe en mi piscina, con los pantalones bajados y el miembro viril en la mano. Había estado pajeándose mientras me espiaba y al hacer esto se distrajo lo suficiente como para perder el equilibrio y caerse. Yo por mi parte llevaba un rato acariciándome el conejito, pero la súbdita aparición de un intruso me detuvo justo en el momento en que estaba a punto de correrme. Furiosa por tan inoportuna interrupción, alcancé a Brian justo cuando lograba salir de la piscina y tras un breve pero violento forcejeo le di su primera lección en el delicado arte de besar como es debida la entrepierna de una dama.

Creí que no volvería a verle, ¡así que imaginad mi sorpresa cuando al día siguiente regresó y me exigió la revancha, jurando que iba a cabalgarme por las buenas o por las malas! Claro que pese a sus bravuconadas, volví a vencerle, le cabalgue la cara y me corrí un par de veces sin dejarle que se corriese. Cuando ya creía que todo había terminado, igual que el día anterior, me atacó por detrás y tuve que vencerle de nuevo, no sin ciertas dificultades. Esta vez, para domarle del todo, mientras me limpiaba el pubis a lengüetazos, le agarré el nabo con ambas manos y le ordeñé vigorosamente hasta que su leche brotó como la espuma del champaña recién descorchado. Entonces, para dejar claro del todo quien era la que mandaba, le desafié a luchar de nuevo de inmediato. El, cansado tras eyacular, se mostró remiso pero cambió de opinión cuando le sacudí un par de bofetadas bien dadas. Por supuesto, le volví a ganar y disfruté como una loca mientras la punta de su nariz me hacia cosquillas en el botoncito

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Eso fue el día anterior. Ahora, Brian se acercó tranquilamente, vestido con una camiseta de manga corta y unos pantalones cortos de licra, que no disimulaba en absoluto su erección.

“Hola Miranda. ¿Vas a ir a la fiesta de…?” comenzó a decirme, pero yo no estaba de humor para charlas triviales. Me encaré con el, abriendo descaradamente las piernas para que viese mi conejito y le interrumpí bruscamente diciendo:

“Si quieres quedarte aquí y disfrutar de las vistas, tendrás que luchar conmigo de nuevo; y si deseas obtener lo que de verdad deseas, tendrás que derrotarme.

“De acuerdo. Esta vez voy a darte una paliza, morena.” Respondió el, quitándose la ropa. “Al fin a cabo no eres mas que una tía”

“Y tu eres un renacuajo” le respondí sonriendo, mientras alzaba los brazos desafiándole a un duelo de fuerza, igual que en nuestros dos combates anteriores. Como le saco diez centímetros de estatura y soy bastante atlética, este es un enfrentamiento en el que llevo siempre las de ganar. En esta ocasión sucedió lo mismo. Nos agarramos de las manos y comenzamos a hacer fuerza. Brian no es ningún blandengue por mas que se lo diga cientos de veces en cada combate para hacerle rabiar, pero no puede conmigo y poco a poco comencé a doblegarle. Era estupendo sentirse poderosa e invencible, viendo la cara de desesperación del joven macho, sometido por una hembra mas vigorosa que él.

De repente vi que Brian, en vez de desesperarse, sonreía. Entonces dejó de resistir mi empuje y tiró de mi con todas sus fuerzas, arrojándome de cabeza contra el césped. Antes de que pudiera reaccionar, Brian saltó sobre mi espalda y comenzó a cabalgarme como a una yegua, estampándome una y otra vez contra la tierra blanda y húmeda cubierta de hierba mientras contaba en voz alta sus arremetidas.

Cuando la cuenta llegó a llegó a veinte yo estaba casi fuera de combate. Entonces Brian me arrojó sobre la colchoneta y enlazó mi cuello con sus piernas, apretando con fuerza. Me agarró del pelo para apretarme mas contra el, estrujando su pene erecto y sus testículos contra mi cara.

“Una adulta hecha y derecha, derrotada por un chaval quinceañero- ¿No te da vergüenza?” me dijo mientras comenzaba a cabalgar mi cara. Su entrepierna subía y bajaba lentamente, rozándose contra mi rostro cada vez un poco más rápido a medida que se excitaba. Yo había disfrutado haciéndole lo mismo en nuestros dos combates anteriores y ahora se tomaba la revancha. Se corrió en un par de minutos y me llenó la cara y el pelo de su lechada. En cuanto pude recuperar el aliento, me fui a casa corriendo y me di una ducha rápida para limpiarme el pelo de su semen. Cuando regresé al jardín le encontré sentado en la colchoneta con la sonrisa más radiante que jamás le hubiera visto y el cipote erguido de nuevo como si los recientes acontecimientos no hubieran tenido lugar. Tengo que reconocer que era un chico muy guapo y que su miembro viril no me era en absoluto indiferente y.. ¡Que demonios! Un traro es un trato, así que sin mediar palabra me arrojé sobre el y nos dimo un revolcón apoteósico bajo los rayos del sol. Eso si, cuando ya estábamos acoplados, le obligue a ponerse debajo mío. El se resistió con furia por supuesto, pero eso solo sirvió para excitarme todavía más. Cuando terminé de masturbarme con su miembro viril, usé mi vagina para ordeñarle sin piedad, conmigo encima por supuesto.

“¡No vale” gritó él cuando dejé de comérmelo a besos. “¡He ganado yo, por lo tanto tenia derecho a ponerme encima”.

“Me corro mejor cuando hago trampas” le respondí. El rugió de furia y se lanzó sobre mí. Forcejeamos un rato sobre la colchoneta y sobre la hierba hasta que logré someterle de nuevo y obligarle una estupenda lamida de coño que disfruté como una puerca. Quedamos tan exhaustos que tardamos casi una hora en librar el siguiente asalto, que volví a ganar, con trampas obviamente. Brian estaba excitadísimo y peleaba como un poseso para poder copular conmigo de nuevo, pero cuando creía tenerme atrapada, me puse a decirle guarradas al oído mientras me rozaba con el todo lo que podía hasta que el pobre adolescente, sin poder evitarlo en absoluto, se volvió a correr. Entonces me fue fácil someterle sin piedad y cabalgarle la cara todo lo que quise, y quise mucho pues yo también estaba excitada a tope.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Al día siguiente salí al patio trasero desnuda y me puse a darme crema bronceadora muy despacio y muy sensualmente. Brian, que por supuesto estaba espiándome otra vez, acepto el desafió y salto desde el árbol, tan desnudo como el día que llegó al mundo.

“¿Estas preparado para aprender a hacerme cosquillas en el conejito con la punta de tu nariz?” le pregunté, adoptando una pose desafiante.

“Me voy a masturbar en tu cara, preciosa”. Me respondió.

Nos miramos fijamente, desafiándonos con la mirada. Su miembro viril comenzó a erguirse mientras nos acercábamos. Mis pezones estaban tiesos. La idea de pelear cuerpo a cuerpo con aquel yogurcito adolescente era excitante. La idea de derrotarle y humillarle en la lucha era mucho más excitante. La posibilidad de que volviese a derrotarme, aunque pequeña, le daba todavía mas picante a la situación. De nuevo alcé mis manos, desafiándolo a un duelo de fuerza. El aceptó el reto y alzó sus brazos para agarrarme de las manos como el día anterior. Entonces, en vez de cogerle de las manos, me lancé a por el, le agarré por el cuello y le derribé con una llave de cadera. Una vez en el suelo, me puse sobre el y comencé a aplastarle mis pechos contra su cara, impidiéndole respirar. El pobre muchacho se defendió desesperadamente, pero eso solo logró excitarme todavía más. Rodamos por el suelo, hechos un ovillo. Era maravilloso apretarle con fuerza y sentir como su cuerpo desnudo se debatía con todas su fuerzas entre mis piernas y mis brazos hasta que mis pechos le sometieron por asfixia. El pobre Brian comenzó a golpear el suelo para indicar su completa rendición. Me sentí tan exultante ante mi nueva victoria que goce de nuevo en aquel mismo instante, gimiendo y chillando de deleite.

“¡MAS!” grité, mientras le aplastaba la cara con mis partes mas intimas. Brian, que había podido respirar solo unos segundos, comenzó a besarme y lamerme el conejito con tanto entusiasmo que en pocos segundos me volví a correr. ¡Demasiado rápido! Yo quería más. Agarré a mi adversario, que intentaba escabullirse, y lo monté de nuevo, usando la punta de su nariz para acariciarme el botoncito, pero por tercera vez me corrí casi de inmediato.

Quedamos abrazados bajo el sol del atardecer durante más de media hora y luego pasamos el resto de la tarde copulando hasta que agotamos los preservativos. ¡Es maravilloso disfrutar de un quinceañero! ¡Son dulces, tímidos, cariñosos, vigorosos, tiernos, viciosos, atrevidos, inagotables, increíbles!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Al día siguiente estaba lloviendo, pero sonó el timbre de la puerta y allí estaba el, vestido de calle, pero con los ojos brillantes y un evidente abultamiento en los pantalones.

“Hola Miranda. ¿Puedo pasar?” me preguntó, con fingida inocencia.

“Si pasas, te doy una paliza” le respondí “pero si no pasas, eres un maricón sin agallas”.

Sin una palabra, Brian entró en la casa, sonriendo y mirándome con desafió. Se quitó casi toda su ropa y alzó los brazos, desafiándome a un duelo de fuerza. Yo cerré la puerta, me quité la bata que llevaba y me quedé en ropa interior (de la normal; si hubiera sabido que aquel yogurcito iba a venir, me hubiera puesto mi lencería mas despampanante) Alcé los brazos aceptando su desafío y me dispuse a disfrutar de mi nueva victoria. Por desgracia para mi, el renacuajo tenia otras ideas. De repente me embistió y aferró mi esbelto cuerpo en un abrazo de oso, estrujándome con todas sus fuerzas. Sentí que crujían mis costillas pero me sentía segura de ganar. La cabeza de Brian estaba justo a la altura de mis pechos, de manera que le empujé contra la pared y le aplasté la cara con mis atributos femeninos para asfixiarle.

Mantuvimos este forcejeo durante un par de minutos más o menos. Para mi sorpresa, su abrazo del oso era mas fuerte que el mío (probablemente su técnica era mejor, aparte de la ventaja de abrazarme primero y conseguir así el mejor enganche sobre mi cuerpazo) Estaba en apuros, pero aun así resultaba excitante estrujarme con aquel caliente adolescente mientras le sometía con mis pechos. Ganarle a un macho era algo maravilloso, pero usar mis atributos de mujer para doblegarle iba a ser glorioso.

Por desgracia Brian tenía otros planes. Al ver que se quedaba sin aliento, me derribó al suelo barriéndome las piernas y caímos al suelo, yo debajo y el encima aplastándome el estomago. El impacto me dejó sin aliento y aquel maldito crío aprovechó a fondo su oportunidad para arrancarme la ropa y sacar su rabo. Intenté escapar a cuatro patas pero se subió a mi espalda, me cogió por el cuello e intentó penetrarme como a una yegua, usando mi hermosa melena como si fuesen las riendas. Por supuesto, yo no me rendí y me lié a coces. Cuando comenzó a besuquearme la oreja, le agarré por el cuello y comencé a estrujarle la cara. No podía arañarle porque mis uñas son muy cortas, pero le hice todo lo que pude sin sacarle los ojos.

“Ríndete nena. Te voy a tomar por la fuerza como se toma un castillo” Dijo Brian.

“¡Pollafloja, No tienes huevos!”

“¡Bruja!”

“¡Enano!”

“¡Golfa!”

Mientras el tono de nuestros insultos subía, íbamos rodando por el suelo, hechos un ovillo hasta que no podíamos movernos ni podíamos soltarnos sin quedar a merced del adversario. Entonces sentí que Brian me penetraba con sus dedos y comenzaba a masturbarme. Con lo excitada que estaba, no le costó nada ponerme húmeda y lubricada a tope. Era un truco muy sucio pero muy astuto. Si lograba llevarme al orgasmo, iba a quedar casi indefensa durante unos cruciales segundos, permitiéndole penetrarme con mi permiso o sin el.

“Estas mojada como un pantano, pedazo de guarra”

“Vas a ver lo guarra que soy” le respondí, girando la cabeza para besarle el nabo. En unos segundos, se la estaba lamiendo como una profesional. No es mi truco favorito; normalmente prefiero con mucho ser la lamida a la lamedora, pero eran momentos desesperados.

“No eres lo bastante zorra para lograr que yo me corra”, se burló Brian, mientras sus dedos se cerraban dentro mi vagina, formando un puño. ¡Sentí como si estuviese explotando de placer por dentro! Pero justo en ese momento, cuando ya me creía vencida, sentí la eyaculación de Brian en mi boca. Chupe, chupe y chupe mas y mas, tragándomelo todo sin remilgos, pero en el proceso yo también me corrí a lo grande. Aquel vicioso crío me había tenido contra las cuerdas en el combate erótico, pero yo le había robado la victoria en el último segundo mediante una mamada magistral.

Durante unos segundos, quedamos en el suelo el uno junto al otro, jadeando de placer y de fatiga al mismo tiempo. Por supuesto, fui yo la que se recuperó en primer lugar. Le cogí del pelo y me lo llevé a rastras hasta mi dormitorio para cabalgarle la cara a lo grande. Lo tuve a mi merced y lo gocé a mi capricho durante veinte minutos más o menos. Entonces noté que comenzaba a forcejear de una manera más agresiva. ¡Mejor para mí!, pensé, sin darme cuenta de que su cipote se estaba irguiendo de nuevo.

Fue cuestión de segundos: Aquel maldito enano se encabritó como un pony salvaje, me derribó de encima de el y me hizo caer fuera de la cama. Antes de que pudiera reaccionar, lo tenía montado encima de mi, sujetándome con firmeza. Un segundo después lo tenía justo a mis espaldas, preparado para cabalgarme como un semental a una yegua en celo. Sentí su miembro viril en la entrada de mi cajita del tesoro y cerré con fuerza mis poderosos muslos para bloquearle el paso mientras intentaba quitármelo de mi espalda, pero el me abrazó con fuerza y me mordió el cuello como un león aferrándose a su presa mientras su robusto instrumento presionaba para invadirme, igual que un ariete embiste para invadir el castillo, intentando echar abajo las defensas del ultimo reducto.

“Ya eres mía, zorra”

“¡Puto perro sarnoso! No eres capaz.”

“¡Te voy a meter el nabo!”

“¡Hazlo si puedes cacho mamón!”

Entre un insulto y otro, su miembro viril continuaba presionando para penetrarme, ¡pero la puerta seguía bien cerrada! Sin embargo, mientras forcejeábamos, nos caímos de costado y entonces sentí como todo su instrumento se deslizaba entre mis músculos vaginales y me ensartaba hasta la empuñadura. ¡Me corrí de inmediato!

Aprovechándose de mi indefensión, Brian me dio la vuelta y se sentó sobre mi cara. Tuve que lamerle el cipote, empapado de mis propios flujos vaginales. Luego Brian insertó su bien dotado miembro entre mis espléndidas tetas y tras un par de arremetidas se corrió al estilo cubano, derramando una abundante eyaculación sobre mi cara. ¡Me dio una ducha con su semen, el muy cabrón!

Tras lavarme la cara, quise atacar a Brian aprovechando su fatiga post-coital, pero yo también estaba muy cansada y tras un indeciso forcejeo sobre la cama nos quedamos entrelazados durante un buen rato, recuperando el resuello. Yo estaba ansiosa de librar combate para conseguir la revancha y Brian se agarraba a mi como un pulpo hambriento, pero nos sentíamos tan fatigados que lo único que podíamos hacer era cubrirnos de insultos el uno al otro.

“Mariconazo”

“Bollera”

“Pichafloja”

“Machorra”

“Pringao”

“Puta barata”

“Perro sarnoso”

“Zorra”

“Claro que soy una zorra. Estoy orgullosa de lo zorra que soy, pedazo de mierda. Soy la gran zorra que se va a merendar al gallito machito que se cree un león y no es más que un perrito.

“No estabas tan chula hace un minuto, nena, cuando me calentabas el cipote con tu conejito”

“Te vas a enterar de lo que vale esta hembra, lamecoños.”

“Te voy a violar otra vez”

“No, te voy a violar yo a ti otra vez, como lo he venido haciendo todos estos días, macho mamarracho. Te violé el lunes, te viole de nuevo tres veces el martes y dos veces mas el miércoles…

“¿El miércoles te gané yo” me interrumpió él.

“Me ganaste un solo asalto de tres y al día siguiente te volví a montar, igual que hoy”.

“Hoy te he vuelto a vencer, maldita calientapollas”

“Uno a uno hoy, por el momento…” le respondí sonriendo, asumiendo una pose provocativa. “Y en lo que va de semana ¡vamos siete a dos a mi favor, mariquita llorica!”

“¡Bruja! ¡Te voy a follar!”

“¡Adelante! Fóllame si puedes…, ¡Perdedor!”

El tono de los insultos iba subiendo. Ambos estábamos ahora de rodillas, frente a frente, compitiendo por ver cual de los dos le soltaba al otro la barbaridad de mayor calibre. Al cabo de unos minutos sentí de repente que ‘algo’ me rozaba un muslo. ¡Era el cipote de Brian, que volvía a erguirse! Entonces hizo algo que desde luego el no se esperaba. Me lancé sobre el, abrazándole. Le tumbé de de espaldas y al hacer esto, deliberadamente me clavé a mi misma en su virilidad ascendente.

“¡Ya eres mío!” Grité, mientras le inmovilizaba.

“¡Que te crees tú eso!” me respondió, mientras intentaba liberarse. Yo apreté los muslos, aferré su miembro viril contrayendo los músculos vaginales y le dije:

“No escaparás. ¡Esta es la presa de las amazonas! ¡No hay macho que escape de la presa de las amazonas! ¿Te rindes?”

“¡Ni hablar!”

“¡Mejor! A mi conejito le encanta un buen combate de lucha libre contra un nabo bien gordo como el tuyo”. Y diciendo esto, comencé a estrujar su espolón con los músculos de las paredes vaginales mientras le besuqueaba por todas partes. El pobre diablo intentó escapar, pero le tenia bien inmovilizado y en un par de minutos estábamos los dos sudando y jadeando. Al comprender que estaba atrapado y no iba a poder derrotarme en el combate físico, comenzó a besarme y acariciarme lascivamente. Era un mozo muy habilidoso pero le llevaba ya mucha ventaja y con tres hábiles contracciones vaginales, le ordeñé el cipote mientras nos metíamos la lengua. La presa de la amazona me había dado la victoria una vez más. El pobre chico, exhausto, no pudo hacer nada cuando le desmonte y me giré 180 grados para sentarme sobre su cara. Me pasé la siguiente media hora corriéndome una y otra vez mientras le embadurnaba la cara con mis fluidos vaginales y su propio semen.

“¡Ocho a dos a mi favor, enano!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Al día siguiente, viernes, me tropecé en la calle con los padres de Brian, buenos amigos míos, y me enteré que se iban a pasar fuera el fin de semana. Les deseé que se lo pasasen muy bien y se lo deseé con entera sinceridad porque me caen muy bien los dos y porque tenía muy claro que yo por mi parte iba a pasármelo más que bien con todos los rincones de la anatomía de su vicioso hijo.

Me fui a casa, me duché, me puse la lencería más sexy que tengo, unas botas altas de cuero negro, unos guantes largos de cuero negro y me puse por encima un vestido largo, holgado y discreto. Dos horas después de que mis vecinos se marchasen vi que Brian llegaba a casa. Toque el timbre y le dije:

“¿Tienes agallas para invitarme a entrar? Tengo ganas de correrme de nuevo”.

“¿Y perderme la oportunidad de sobarte las tetazas? Vale, pero lucharemos en el sótano, que no quiero romper nada aquí arriba”.

“Me parece bien”, le respondí. Brian cerró la puerta y me quité el abrigo. Luego, con cierta dosis de teatro, me baje la cremallera del vestido y me mostré ante el con mi mejor atuendo ‘de batalla’. Entonces me indicó la puerta del sótano y me invitó a bajar. El lugar era amplio y despejado, con varias colchonetas en el centro. En la parte alta, pequeños tragaluces dejaban entrar desde el exterior la difusa luz del atardecer de aquel día lluvioso.

Mientras examinaba el nuevo campo de batalla, la batalla comenzó sin previo aviso cuando el muy sabandija de Brian me atacó a traición sin vergüenza alguna, saltando sobre mi espalda desde el rellano de la escalera. Luchamos en la penumbra sin ahorrar golpes pero el muy cabrito consiguió mantener la ventaja gracias al sucio truco que había usado para sorprenderme.

“Vas a disfrutar cuando te viole” me dijo Brian, mientras metía las manos bajo mi lencería para manosearme los pechos.

“¡¿QUEEEEE!?” Le respondí, sin creerme lo que acababa de oír.

“Las tías estáis programadas para perder”. Me susurró Brian, mientras nos zurrabamos. “Os gusta que los tíos os puedan, os excita luchar contra los hombres para descubrir a los machos mas fuertes. Cuando encontráis a uno vigoroso de verdad, se os empapa la entrepierna y os ponéis en celo como perras”.

“¿Ah, si? ¿Entonces, porque no nos abrimos de piernas, eh? ¿Y por qué sigo luchando para violarte yo a ti?”

“Para provocar al macho y lograr que se le ponga todavía mas tiesa. Vamos guarra, confiésalo: os gusta sentiros dominadas por un hombre de verdad que pueda desvirgaros y haceros muchos hijos. Por eso hay tantas mujeres que tiene fantasías de violación”.

“Te voy a enseñar mi fantasía de violación, macho mamarracho! ¡Cierra la puta boca y pelea!”

Brian había logrado sujetarme de espaldas al suelo y me tenía muy bien agarrada, pero yo estaba tan furiosa que comencé a quitármelo de encima a pulso. Brian se resistió todo lo que pudo y en circunstancias normales yo no habría tenido ni una oportunidad de escapar pero durante casi un minuto estuvimos en suspenso, todos los músculos tensados al máximo, nuestros cuerpos casi desnudos perlados de sudor, cubiertos solo por algunos jirones de tela destrozados.

“¡Te puedo, renacuajo! ¡Soy la mas fuerte!”

“¡Jamás! Yo soy el macho, zorra.”

“Soy zorra, machorra, buenorra y a mucha honra, machito enanito. ¡Ríndete!”.

“¡Nunca!” pero mientras lo decía, ya había logrado medio incorporarme, pese a sus esfuerzos, y estábamos casi de rodillas frente a frente. Al final, el poder femenino se impuso y le di la vuelta a la situación. Tumbé a Brian de espaldas en el suelo y me monté sobre el. ¡Había demostrado que la hembra era la mas fuerte! ¡Y desde una posición de clara desventaja! La victoria me proporcionó un orgasmo majestuoso pero Brian, que no se había rendido todavía, aprovechó para contraatacar. Logré mantenerle bajo mi control pero necesité todavía un buen rato para someterle por completo. Solamente entonces, cuando quedó indefenso por agotamiento, pude cabalgarle la cara a gusto hasta hartarme.

“¡Nueve a dos a mi favor, macho mamarracho!” Brian solo pudo responder con un gemido. Su cuerpo desnudo y vapuleado me pareció tan erótico, que me tumbe encima suyo y me rocé con el hasta correrme de nuevo.

“¡No es justo!” Exclamó Brian. “Tu eres mas grande.”

“No busques excusas, maricón. Claro que soy más grande que tu y por eso me gusta luchar contigo. Porque soy mas grande y te puedo casi siempre.”

“¿Ah, si? ¿Por qué no pruebas entonces con alguien de tu tamaño, rubita?” Dijo una suave voz femenina a mis espaldas.

Aquel fue el momento más espeluznante que sufrí en años. Creí por un momento que mi vecina había regresado prematuramente de su fin de semana y que me había pillado in fraganti abusando sexualmente de su hijo menor de edad. Me di la vuelta temiéndome lo peor, para encontrarme con una absoluta desconocida: una adolescente morena y con un buen cuerpo, de unos 17 o 18 años, que me miraba con divertida insolencia, las manos en las caderas.

“Vaya vaya vaya, Brian cariño. Ahora entiendo que no me hicieses mucho caso toda esta semana. Tengo que admitir que tu nueva zorra no está nada mal, pero… ¿no es un poco vieja para ti?” Dijo la recién llegada, acercándose despacio, con aire desafiante.

Que a una chica de mi edad la llamen ‘vieja’ no es plato de mi gusto, así que, aguantándole la mirada a aquella lagartija insolente, dije:

“Brian cariño, ¿Te importa hacer las presentaciones? Me gustaría saber el nombre de esta putita antes de apalearla”

“Ehh…. Miranda, esta es mi prima carnal, se llama Claudia y es…”

“Su iniciadora”, la interrumpió la morena, “Y la propietaria de su nabo” añadió, para remachar la insolencia.

“¿De verdad?” respondí yo. “¡Bueno1, tengo que agradecerte que le hayas enseñado bien. Ya me extrañaba que a su edad fuese un semental tan bueno. Pero ahora que ha terminado con los aperitivos…” dije, señalándola, “a tu ex novio le toca probar los platos fuertes” añadí señalándome a mi misma con un brazo mientras flexionaba bíceps con el otro y posaba ante ella, exhibiendo mi cuerpazo casi desnudo.

“¿En serio?” respondió Claudia, empezando a desnudarse. Bajo la ropa de calle normal y corriente, ella también iba ‘vestida para matar’, era alta, casi como yo, y su cuerpo era esbelto pero atlético, como una corredora o una nadadora que entrenase con frecuencia. Bonitas tetas, pequeñas pero bien formadas, buen culo y bastante mona de cara, con un aire travieso y perverso o eso me pareció. “Bueno… ¿Miranda, no? Tienes razón en que ya no es tiempo de preliminares, así que vamos a dejar claro cual de las dos es el plato fuerte.

“Ya he apaleado a tu exchico. ¿Crees que tu me vas a durar mas?”

“Una victoria fácil. Tú y yo sabemos que una hembra de verdad puede derrotar a un macho. La pelea realmente fuerte es cuando las tías nos zurramos… unas con otras.”

“Muy cierto, pero tu no eres una tía, eres una cría. No me vas durar ni un min….UF”

No terminé la frase porque la muy puerca se me echó encima sin más dilaciones. Brian pudo disfrutar de un increíble espectáculo mientras rodábamos por los suelos tirándonos de los pelos, mordiéndonos, pellizcándonos, estrujándonos, escupiéndonos, dándonos cabezazos, tropezando con los muebles, estampándonos contra la pared o contra el suelo, arrancándonos la poca ropa que nos quedaba, pateándonos, arrojándonos cualquier cosas que tuviéramos a mano, chillando y llamándonos de todo durante un buen rato sin que ninguna lograse imponerse hasta que nos liamos a puñetazos en el centro de la habitación. Ella me dejo un ojo morado pero la hice picadillo y la rematé en el suelo mientras se rendía y me suplicaba clemencia. Estaba tan excitada por aquella estupenda pelea que me corrí de inmediato mientras ella repetía: “Me rindo, me rindo, me riiiindooooooo”. Luego me senté sobre su cara. Brian era realmente bueno en el sexo oral, pero su maestra era el doble de buena! Una buena pelea, una espléndida lamida y de postre una magnifica polla, porque Brian estaba de nuevo empalmado y me lo follé de inmediato, sin poder contenerme. Luego los agarré de los pelos a los dos y los arrastré hasta la cama de Brian. Allí caí, agotada pero satisfecha. Me hice un ovillo con mi última conquista y descansé un buen rato, pues Claudia tenía razón en una cosa: Una pelea mixta es poca cosa comparada con una verdadera pelea de gatas salvajes. Brian me pegaba sin remilgos en nuestras peleas sucias, pero su prima me había dado mas leña en unos minutos que Brian en toda la semana.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Los dos días siguientes fueron realmente apoteósicos. El sábado por la mañana los dos perversos primos se pusieron de acuerdo para atacarme a la vez. Tardé más de media hora en someterles a los dos. El domingo, ya domados, les hice pelar entre ellos mientras yo disfrutaba mirando. Pero fue el lunes cuando alcancé realmente el paraíso. Llamaron a mi puerta y me encontré con una desconocida de aspecto escultural y arrogante. En una mano sostenía uno de mis sujetadores mas sexis.

“¡Hola! Soy la madre de Brian y la ti carnal de Miranda. También soy monitora de educación Física y defensa personal en el instituto local. Creo que esto es tuyo”. Añadió, tendiéndome el sujetador desgarrado.

“¡Muchas gracias! Lo había echado de menos. ¿Te apetece pasar?”

“Voy a hacer mucho más que pasar, zorra asaltacunas”.

“¿Qué sucede? ¿Te molesta que haya acariciado la picha de tu hijo con mi vagina mientras me corría?”

Por supuesto, al oír eso me rompió la cara con una patada de karate y luego me saltó encima. Fue el comienzo de una intensa amistad.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Ella me destruyo

Todo empezó como los grandes cambios, con pasos pequeños en imperceptibles y una gran sorpresa.
Durante un tiempo comencé a conversar por largos ratos con una hermosa mujer, a veces en los viajes, en los aeropuertos y buses ya que al trabajar juntos en algunas ocasiones debíamos recorrer el país y encontrarnos en diferentes ciudades, o durante nuestros almuerzos que compartíamos únicamente los dos, poco a poco creció mi admiración por su forma de ser tan directa y encantadora, además de su absoluto atractivo, tal vez era esa pequeña cintura que unida a un culo de locura ponía como dementes a cualquiera que la mirara, estaba por sus 33 años pero parecía mucho menor, siempre vestía con jeans que resaltaban su figura, era la imagen de la elegancia casual, su tetas eran perfectas para ese pequeño cuerpo, la boca invitaba a la lujuria y eran sus grandes ojos negros que decían todo lo que uno tenía que saber, el cabello con un leve color cobrizo hacia que resaltara su rostro enmarcado por un corte de cabello muy moderno que terminaba en los hombros, en varias ocasiones la invite a salir pero ella se negó, a pesar de esto seguí considerándome su amigo y ella en más de una ocasión me ayudo en problemas que habían podido ser graves y afectar mi posición en la organización para la que trabajamos.
Realmente yo le debía mucho a esa belleza de mujer, al paso del tiempo y poco a poco fuimos contándonos algunas infidencias personales que llenaron nuestra amistad del encanto de conocer secretos mutuos, también compartimos conversaciones sobre nuestra experiencia sexual, ahora que lo veo en retrospectiva yo hablaba más que ella, mi timidez natural con las mujeres a la hora de abordarlas, mi total locura por el culo y las mamadas largas, y muchos otros deseos que no se habían vuelto realidad eran para ella confidencias que en algún momento la hacían reír pero siempre confiaba en su criterio, ella a quien llamare H salía con un hombre más alto que yo (mido 182 cm) que en verdad parecía un atleta o modelo de ropa interior además de económicamente estar muy bien afincado, todo parecía normal entre ellos y era la envidia de las otras chicas de la oficina.
En nuestro último viaje coincidimos en el aeropuerto a nuestro regreso y note en ella la mirada de inconformidad y rabia que yo conocía, su genio era reconocido por todos como algo de temer, después de algunas frases de saludo y cortesía pregunte: que te pasa?, alguno de nuestros estúpidos jefes te está molestando con algo?, su respuestas fueron evasivas hasta que mirándome directamente a los ojos me hizo una afirmación que me dejo perplejo: te diré que tengo unos gustos particulares sobre los hombres, cuando dijo esto una alarma sonó en mi mente, una voz interior me dijo huye, pero no hice caso, -yo soy una AMA-, esta palabra la pronuncio con una fuerza que casi me saca de mi silla – soy una DOMINA, así vivo mi vida, uso a los hombres para mi placer físico y sexual, ellos me obedecen en todo momento, son solo juguetes para mí- por unos segundos quede frio pero me compuse lo más rápido que pude, -está bien para mi si a ti te gusta – logre articular y continúe -lo que no entiendo es como eso te puede tener preocupada? Hoy me dijo -tengo una reunión con un grupo de mujeres que comparten mis gustos, pero el estúpido de Raul me quedo mal,-espera interrumpí- él es tu esclavo?, SI. Contesto con una voz pausada que me desquicio, y va a sufrir las consecuencias de este desplante, lo dijo lentamente, saboreando el dolor que le iba a causar, lo dijo entre dientes como si lo disfrutara, a continuación me explico que la reunión era en su casa y al no tener un esclavo que mostrar sus amigas significaba que era su posición como AMA la que estaba en juego, además de su ego que yo cada vez conocía más, H tú me has ayudado en momentos críticos y es hora que sea yo quien te ayude en algo importante, que puedo hacer para que tu como siempre salgas adelante con este problema?, mi pregunta y ofrecimiento la dejaron por un momento sin palabras, inmediatamente me respondió: SE MI ESCLAVO ESTA NOCHE, SOLO POR HOY Y DESPUES TE IRAS, podremos seguir siendo amigos aunque no lo creo, pensé en tantas cosas antes de decir.- oye H yo no sé nada de nada sobre dominación, no sé qué hacer, además como me voy a comparar con Raul?- inquirí, yo corro regularmente y hago deporte pero mi cuerpo no pasa de alguien que no se ha engordado, uso el cabello corto para disimular la caída de cabello y mi verga es de tamaño normal 16 cm, realmente estaba lejos de Raul aunque en mejor forma que muchos de mi edad, todo esto se lo dije y ella me respondió: ven a casa yo te preparare, te advierto va a ser duro, doloroso, pero si llegas a casa conmigo no habrá reversa, siempre me has tratado con respeto y como una reina, por esto que te cuento es que jamás quise salir contigo, no sé cómo hubieras reaccionado ante esta verdad y realmente no creo que tengas lo suficiente para llegar a ser mi esclavo, sé que quieres ayudarme de corazón, y no sé si mañana quieras de verdad volver a hablarme- puntualizo, yo me mantuve en mi ofrecimiento y ella por primera vez en 3 años de conocernos me mostro una sonrisa que yo jamás había visto.
No hablamos nada en el taxi a su casa, era un hermoso apartamento en un buen sector de la ciudad, la decoración era de un gusto inmejorable, todo en su lugar, los colores resaltaban los adornos, todo de lo más normal, apenas entramos la mire y le prometí que iba a dar todo por ayudarla, ella no me dijo nada, solo me dio una bofetada: -PUTO, ahora eres mi esclavo, hablas cuando yo diga, haces lo que yo diga-, no me miras a los ojos ni a mis invitadas y me dirás AMA H, yo no sabía qué hacer, no sabía que decir, e inmediatamente me ordeno: -desnúdate y ven al baño quiero revisarte – yo como un imbécil comencé a quitarme la ropa mientras ella me miraba, cuando por fin termine fui a dar un paso y de nuevo me abofeteo: a 4 patas como el perro que eres en mi presencia -, tomo mi correa y la enlazo en mi cuello y como si me sacara a pasear me llevo hasta su baño, me ordeno ponerme en pie, alzar los brazos y me esposo, luego hábilmente ato un cordel a la cadena que las unía, las paso por una argolla en el techo y halo mis brazos, cuando me estire lo más que pude me ordeno separar las piernas y empezó la inspección: bueno; te voy a afeitar todo el cuerpo, esta ofensa te va a costar y me dio una nalgada tan fuerte que me hizo temblar, no estás tan mal como imagine, después tomo mi verga y con maestría que me dejo como un tonto hizo que se me parara hasta reventar: esto es lo que tienes?, esa cosita? Y me apretó con fuerza, yo estaba a punto de correrme y ella lo noto, me dio un tremendo golpe en la punta de mi polla que me hizo gritar, de nuevo me abofeteo mientas me decía: aquí no tienes derecho a hablar o gemir sin mi permiso y si te llegas a correr sin que yo te lo ordene el castigo será ejemplar -termino con un pellizco en otra nalga. Realmente me dolió esta burla, pero eso era poco paro lo que se venía.
Me ordeno bañarme con agua fría, superviso todo el proceso y después me llevo a la habitación donde procedió a afeitarme con una maquina eléctrica todo el cuerpo, saco de un cajón un extraño objeto, que fácilmente me puso en la polla, era un “cinturón de castidad” tomo la llave y la llevo a una cadena de oro que pendía de su cuello, después lentamente bajo su pequeña mano por mi espalda y me ordeno agacharme con las piernas rectas y abiertas, cuando llego a mi culo puso su dedo índice y comenzó a penetrarme lentamente cuando me preguntaba: este culito es virgen? A lo que respondí que sí. Entonces rio de nuevo y saco el dedo y con malicia me dijo al oído: ya no lo será mañana.
Me hizo arrodillar con las manos a cada lado de mi cuerpo y sin mediar palabra se alejó a otro cuarto, 30 minutos después regreso totalmente cambiada, el traje de cuero amarillo que contrastaba con su piel canela era como su segunda piel, las botas de tacón alto y hasta la rodilla era un sueño, tenía un látigo en su mano derecha, además sus tetas resaltaban dentro de ese traje de látex, mi verga quiso pararse de inmediato pero la jaula en que estaba no la dejo produciendo un dolor profundo en todo mi cuerpo, ella que a esta altura me conocía más que yo mismo se dio cuenta y sonrío con lujuria, -ven – me moví a 4 patas hasta alcanzar sus pies, ella se sentó en un sillón grande de mimbre, realmente era imponente – has cometido muchas faltas y debo hacer que entiendas que si quieres ser mi esclavo debes tener disciplina, y descargo el primer golpe con la fusta sobre mi culo, a este siguieron otros hasta que perdí la cuenta, el dolor era infinito, cuando de un momento a otro se detuvo. APRENDISTE? me grito, yo respondí si AMA H y trate de besar sus botas, que error, me asesto una patada en las costillas que me saco el aire, de nuevo esclavo: -HACES LO QUE YO DIGO CUANDO YO DIGO-. Si AMA H logre responder, a esta altura mi cerebro era un remolino, esa mujer me excitaba con solo hablarme, pero también las circunstancias eran muy extrañas, había tenido experiencias con mujeres, realmente no con todas las que yo hubiera querido y ella lo sabía, además no tenía forma de volver atrás.
Unos minutos después trajo una pastilla azul, yo sabía que era, me ordeno tomarla, Yo quise decir algo pero sus ojos me callaron, la trague junto con algo de agua que me hizo servir en un vaso, no sentí ningún cambio en ese momento, realmente estaba tan nervioso por lo que se venía que simplemente mi cabeza era un profundo mar de dudas. Sus amigas llegaron a eso de las 11, solo una me conocía: Karen pues en algún momento habíamos salido a tomar unas copas de vino, era una mujer de 165 cm, con el cabello teñido de rubio, con unas tetas enormes y buen cuerpo, siempre de buen humor, me hizo abrirles como estaba: solo cubierta mi verga por la jaula de castidad y un collar de esclavo había reemplazado mi correa, cuando me vio inmediatamente exclamo entre risas: -H desde cuando lo tienes en tu corral?, esto es una sorpresa, lo tenías guardado- mientras reía, realmente se llevaban bien, AMA H contesto: -sabes que siempre terminan a mis pies- con desdén.
La noche prosiguió cuando todas ellas habían regresado cambiadas, todas de latex en diferentes colores y modelos, todas con botas altas, látigos y paletas, supe que iba a caminar por un sendero lleno de espinas, mientras era yo quien servía los tragos, preparaba la comida, cosas que se me dan bien, recogía las copas y hacia todo el trabajo, ellas reían y se burlaban de mi o me ignoraban completamente, Andrea con su enormes ojos azules que le daban frialdad a un rostro bonito aunque con un cuerpo sin curvas era demasiado petulante y sus 33 años comenzaban a notarse, tenía pocas tetas y casi nada de culo, con un tono de voz de sorna disimulada y con una rivalidad abierta con AMA H como ella me confirmaría después -preguntó: bueno y tu esclavo que puede hacer: AMA H con indiferencia me llamo y me ordeno, -córrete en sus pies mientras me quitaba la jaula- yo me arrodille y sin mirarla a la cara me hice una paja que mojo todos sus zapatos, los cuales debí limpiar con mi lengua en medio de risas y burlas, -que poquito te corres- me grito Andrea mientras bebía un trago, cuando acabe AMA H me ordeno de nuevo, córrete en los pies de Karen, esta vez tarde mas pero ella me acaricio con cariño el cabello y la espalda hasta el culo y me corrí, de nuevo tuve que limpiar todo de otra vez, cuando de nuevo llego la orden más imperiosa todavía, córrete en los pies de Luisa a esta altura a pesar del rostro de niña buena, su traje de latex rojo intenso y su cuerpo trabajado en el gimnasio que a sus 27 años era espectacular no era tan sexy como AMA H aun siendo ella era su hermana menor pero si tenía su mismo mando e indiferencia, logre correrme con mucho esfuerzo, igual todas reían y Andrea se burlaba sin parar de mi “verga pequeña y corrida de conejo”, AMA H se puso en pie, DIOS mío era una figura de mando total desde sus pies hasta su cabello, CORRETE PARA MI me ordeno, yo por más que intente no pude, estaba cansado, vacío y totalmente fuera de mí, ella que sabía eso fue caminando lentamente hasta el cuarto y regreso con un arnés atado a su cintura, la polla era mucho más grande que la mía, yo temblé y comprendí las palabras que me había dicho horas antes: me hizo poner en 4, unto en el miembro de plástico un aceite y empezó la penetración sin piedad de mi culo lo hizo sin cuartel a pesar de mis lamentos, yo no podía decir ninguna palabra pero sudaba por todo el cuerpo y el sonido de mi dolor solo les causaba más risa, las tres se arremolinaron a mi alrededor y especialmente rieron como locas cuando AMA H sin ninguna compasión hizo un movimiento brutal con su cadera y me enterró ese artilugio hasta el fondo, mi grito de dolor fue callado por una cachetada desgarradora de Luisa, era como si me incendiaran, de un momento a otro note como entraba y salía todo el arnés con un ritmo impresionante, ella quería partirme en 2 mientras gritaba: A MI, A TU AMA, LE NIEGAS ESA MISERABLE LECHE QUE TIENES, TE VOY A CASTIGAR, TE VOY A DEJAR ESE CULO ROTO, mientras esto el maldito dildo comenzó a masajear mi próstata, nunca había sentido algo así, fue como un corrientoso que empezó en mis riñones mientras me pajeaba como quinceañero y me corrí con una verga en el culo, salió una cantidad inusual de leche, el dolor era intenso en todo mi cuerpo, ella tomo una correa y la ato a la que tenía en el cuello y me llevo como un perro faldero a limpiar todo mi semen del piso: las otras tres estaban como locas, se reían entre ellas y me arrojaban su tragos en todo el cuerpo, Luisa pido permiso para montarme como un caballo, así lo hizo y me obligo a cargarla entre ellas mientras bailaban, mis rodillas crujían del peso, Karen tomo la correa de mi cuello y me hizo acostar desde mi vientre hacia adelante en la mesa del comedor con los brazos extendidos y me abrió las piernas, ella entre risas comenzó a revisar mi culo, sin compasión metió un dedo primero, luego el segundo y después el tercero, mientras esto azotaba mis nalgas con la otra mano y me gritaba: todos son iguales, creídos, insolentes pero todos terminan así como tú, todo este tiempo yo había gemido de dolor muchas veces, durante mi penetración había llorado, lo que más las había excitado.
Cuando Karen termino Andrea me miraba burlonamente y le propuso a AMA H: tu esclavo no soporta ni 10 azotes míos, es un flojo maricon, mira como ha recibido verga por ese culo, es más si aguanta 10 de mis azotes yo seré tu esclava por 2 horas pero sino tú serás mía por 2 horas que te parece? Mis sospechas eran ciertas, había odio entre ellas, pero la respuesta de AMA H me dejo en una tumba: mejoremos la apuesta, él va aguantar los 10 azotes mientras se come la chocha de Karen, si la lastima el será su esclavo una semana y yo seré tuya toda la noche, pero si resiste tú serás nuestra esclava por 24 horas, y con el mismo tono con que Andrea había preguntado AMA H le dijo: Que te parece? Inmediatamente Luisa y Karen intervinieron tratando de parar toda esta lucha, pero Andrea contesto riéndose de mí. ACEPTO.
Esa palabra retumbo en todo mi ser, ella se jugaba por mí?, mi pobre cerebro no sabía que pensar, mi cuerpo estaba agotado, me dolía todo, solo quería salir corriendo y ahora ella se ponía en mis manos, y yo debía soportar el castigo de esa petulante, realmente estaba por enloquecer.
Me llevaron a un segundo cuarto con una cama muy grande, me hicieron poner en cuatro sobre la misma, AMA H en persona tomo mis muñecas por separado y las jalo hacia atrás y ato cada una a mis tobillos de modo que quede con el culo para arriba y la cabeza pegada a la cama, mi culo, polla y huevos estaban expuestos así como mi espalda y todo mi cuerpo, luego Karen se acostó delante de mí y abrió las piernas para que yo empezara a comerle la chocha mientras las otras veían, AMA H dijo: muéstrale como lo haces esclavo- Karen quiere saber si te he entrenado o no -prosiguió empecé lentamente, DIOS eran deliciosos sus jugos, subí por sus labios uno por uno y regresaba, metía mi lengua bien adentro del chocho y ella con su mano exponía el clítoris para que yo lo chupara, era la gloria, cuando menos pensé se corrió con la fuerza de una catarata, me vi bañado por toda la cara y sus gritos fueron mi regalo, también me golpeo muy fuerte con su pierna mi hombro derecho tan fuerte que casi me disloca el mismo, cuando termino ella se incorporó alzo mi cabeza y me acaricio la cara tiernamente, Luisa, Andrea e incluso AMA H estaban en silencio, Karen miro a AMA H y le dijo: que bien lo has entrenado. Después se volvió a acostar y me dijo- empieza otra vez y si me lastimas en algún momento te voy a cortar esas huevas, al decir esto Andrea me rodeo y me mostro una fusta de 6 patas de cuero, cada pata tenia pequeños nudos, las paso lentamente por mi espalda mientras decía: no soportaras ni el primero, MARICON, al decir esto soltó el primer latigazo sobre mi espalda, yo no sentí el dolor inmediatamente, comía el coño de Karen con deseo de volverla a llevar al orgasmo, un par de segundos después un sensación indescriptible corrió por mi cuerpo, como si mil agujas me picaran, era terrible, pero en el interior de mi cerebro solo había una idea: DEBIA RESISTIR PARA MI AMA.
Era increíble yo quería seguir siendo su esclavo, como ella no había nadie más, no importaba el dolor, solo quería ser de ella para siempre, el segundo azote llego sobre la parte trasera de mi muslo derecho, el tercero sobre mi nalga izquierda que estaba ya maltratada por AMA H, el cuarto recorrió mis huevas, casi grito, mi lengua se detuvo por un instante pero Karen acerco más su choco a mi rostro y se penetro ella misma, me estaba dejando si aire, AMA H y Luisa observaban, ella con ojos excitados y lujuriosos se acariciaba el chocho por encima del látex y se tocaba una teta libremente, AMA H impasible miraba, sus ojos se clavaron en mí, su mirada decía: eres mío y de nadie más, el quinto azote me devolvió a la realidad, llego en la zona debajo de mi cuello, el látigo tenía algo de mi sangre, después vino algo peor Andrea arrojo sobre todas mis heridas alcohol, el ardor era para no soportar, Luisa le dijo que eso no estaba en el trato pero Andrea le recordó que cuando se azotaba todo esto valía, después del puño del azote extrajo más hilos de cuero, estos con nudos más grandes y duros y los ato para convertir el azote en un arma terrible de dolor, por primera vez vi una mirada de terror en Luisa y Karen pero no dijeron nada, Karen me miro por primera vez con algo de compasión, el sexto azote fue devastador, entro sobre las dos nalgas y los huevos, casi me desmayo no podía resistir más, Andrea tomo un dildo y lo introdujo en mi culo después comenzó a inflarlo, yo no sabía que dolía más, si los restos de los azotes o mi culo agrandado, el séptimo azote fue diferente: comenzó por decirme: -ERES UN MARICA, TU AMA NO TE QUIERE, TE DESPRECIA, MAÑANA SE BURLARA DE TI TODO EL DIA CON NOSOTRAS, HASTA EL OTRO ESCLAVO ES MEJOR QUE TU, NO TIENES VERGA, NO ALCANZAS SIQUIERA PARA SER UN HOMBRE- hoy sé que estas palabras eran verdad, ella solo me anticipo el verdadero dolor, el vacío de no ser, el vacío de no querer estar en ninguna parte, el vacío de saber que no vales nada, paso seguido descargo con furia el golpe, cayó sobre mi hombro lastimado en diagonal hacia mi culo, comencé a sangrar por la nariz pero seguí comiendo el chocho a K, A estaba empezando a preocuparse, sabía que debía hacerme fallar o estaría en manos de todas tres, no se Karen y Luisa pero tenía la certeza que AMA H la destruiría, el octavo azote fue en las plantas de mis pies, esa fue otra dimensión de dolor, primero lento y después subió por todo mi cuerpo, ese dolor me penetraba por partes de mi cuerpo que yo nunca había sospechado que tenía pero mi lengua y boca no dejaban de funcionar: empecé a notar de nuevo los flujos de Karen, sus gemidos a subir de intensidad, su muslos deliciosos a mi alrededor, el noveno azote me recordó que la vida era muy dolorosa pero mi motivación era muy grande: AMA H estaría orgullosa de mi, el décimo azote no lo sentí, solo recuerdo el sonido sobre mi piel, las gotas de sangre en las sabanas, y los ojos de mi AMA, si los ojos de mi AMA.
Lo siguiente que recuerdo es como AMA H caminaba hacia mí, estábamos solos en la habitación, yo seguía en la misma posición, estaba llorando, AMA le he fallado- atine a decir-, ella me miro y me dijo: No, tu resististe todo esto por mí, soportaste más dolor que ningún otro que yo recuerde, me has obedecido sin saber nada, y te has humillado ante ellas por mí. Karen te quiere llevar con ella, Luisa está loca por tenerte unos días y Andrea: entonces sonrío con malicia: vendrá esta noche a las 11 para ser nuestra, era algo que queríamos hace días, es una perra engreída, le ordenamos traer sus 3 esclavos, pero sabemos que solo tiene uno, por cada esclavo que dijo tener y que no venga será nuestra otro día más, después de esta noche ella nunca volverá a ser la perra que es. Ellas creen que te he entrenado bien, AMA H yo solo quiero ser suyo, de nadie más-, lo dije suplicando., sus ojos me miraron con algo parecido a los ojos fríos de los tiburones por primera vez, está bien me respondió, pero debo marcarte como mío y me desato, eso no lo entendí, lentamente me llevo a 4 patas a la sala donde estaban Karen y Luisa, Andrea se había ido, pobre mujer no sabía que le esperaba esa noche.
AMA H las llamo y les dijo: van a ser mis testigos, este esclavo va a llevar mi marca, todas aplaudieron felices, los 4 fuimos al baño, tenía una vara de marcar ganado con sus iniciales AMA H. dentro de un diseño tribal, todo de un tamaño que semejaba una moneda, saco un pequeño soplete y lo comenzó a calentar, yo no dije nada, cuando estuvo al rojo lo marco sobre mi nalga derecha, yo me desmaye del dolor, unos minutos después desperté, me habían aplicado unos aceites en todo el cuerpo y las marcas estaban empezando a desaparecer, AMA H me miro y me ordeno: Luisa quiere que le comas el coño como te he ensañado, ella estaba acostada en el sofá con una pierna sobre el espaldar y la otra sobre el suelo, yo camine como pude y metí mi cabeza entre sus muslos, todo su chocho estaba perfectamente depilado, sus labios eran delgados y finos, su clítoris rosado y pequeño, durante este lapso Karen miro con deseo a AMA H y esta sonrió, hicieron que Luisa se sentara de lado para que yo metiera mi verga entre las piernas de Karen y me masturbara, ella antes de empezar me advirtió, -quiero esa asquerosa leche en mis botas, si no lo haces te voy a cortar por pedacitos esa miniverga que tienes- mientras eso AMA H me advirtió:- voy a motivarte para que hagas todo bien e introdujo un dildo en mi dilatado culo sin miramientos y comenzó a castigar las zonas de mi espalda que no estaban marcadas con un látigo más delgado, la sensación era totalmente diferente, en minutos Luisa se corrió como una loca, yo logre correrme en las botas de Karen, ella tomo mi semen en su mano y me lo dio para que lo limpiara, después AMA H me dijo que me acostara en el piso al lado de su cama y descansara mientras comía y bebía algo, las otras dos AMAS se fueron a cambiar para irse, apenas habían pasado unas horas desde que todo había empezado.
Me despertaron sus caricias, lo primero que vi fue su rostro: cómo estás?- pregunto, entonces le dije: yo hubiera querido estar en mejor forma, que te sintieras orgullosa de mi, de tener mejor cuerpo, musculoso y de tener una verga más grande, le conteste con amargura, yo quería todo para ti pero no pude cumplirte y ahora todo termino y en tu vida no va a ver espacio para mí, tu esclavo regresara y yo me iré-, y por primera vez en muchos años de mi vida adulta llore desconsoladamente, con ternura tomo mi cabeza y me dijo: Jamás espere algo así, tu resististe, ahora Karen y Luisa van también a cobrar sus cuentas con Andrea, sé que sufriste un dolor tremendo, la forma en que te desvirgue fue brutal, pero ahora va te voy a mostrar que eres mío y me beso, me beso largamente, despacio, su lengua se apodero de mí, su manos recorrieron mi pecho, su mano llego a mi verga que estaba dura como una piedra, no sé cómo lo lograba, me dolía todo pero lo único que podía pensar era ser digno de su presencia, comenzó lentamente a pajearme, ella sabía lo que hacía, bajo lentamente y me dio una mamada que casi me consume, a punto de correrme paro y se acomodó sobre mí, se metió mi verga muy despacio, tenía lo que los viejos de mi barrio describían como “chocho chupador” yo creía haber conocido mujeres con esta característica pero no, no hasta ese día, cada vez que me cabalgaba era como si algo dentro de ella me chupara mi vida, mi energía, mi cuerpo empezando por la verga, comenzó a apretarme lentamente con su musculo de Kegel, era la locura, no me dejaba mover, era ella quien tenía el control, después acelero y me dijo al oído ”no te corras todavía”, ella gimió como una loca y se vino en medio un grito infinito de placer, se quedó quieta sobre mi unos minutos, con lentitud se salió de mí y me ordeno que me apoyara sobre la cama, quede con mi pecho y cara sobre el edredón, tomo mis manos y las ato sobre mi espalda y comenzó de nuevo a pajearme mientras con su dedo medio penetraba mi culo, cuando encontró la próstata comenzó a darle pequeños golpes cada vez que me pajeaba, primero despacio y luego apretaba mi verga y la jalaba como si quisiera arrancármela, cuando me tuvo a punto se acercó a mi oído y me dijo: “córrete para MI” entonces me deje ir, mi semen salió pero yo sentía como si nunca parara, su dedo en el culo hacían sentir como si mi vida se fuera a terminar ese día, realmente y de nuevo me había llevado por caminos diferentes.
Me quede así por un rato, 5 minutos o 50, ya no sé, fui al baño y tome una ducha de agua caliente al principio y después agua fría, todo el cuerpo me dolía, en especial el culo, al salir ella estaba sentada en la cama esperándome, yo de nuevo desnudo y de pie frente a ella, nos miramos unos segundos, la vida iba a continuar pero no podía irme sin decir lo que sentía, baje la mirada, me arrodille y camine a 4 patas hasta sus pies, los bese con amor, cada dedo, sus tobillos, subí y puse mi cabeza al alcance de sus manos, ellas lentamente abrió sus piernas mostrándome lo más parecido al cielo que he visto en mi vida, no pude decir nada, su chocho era pequeño, perfecto, su olor era embriagador, su sabor era como una adicción a la que no puedes renunciar, puse sus piernas sobre mis hombros y con mis manos subí hasta sus tetas, era un sueño hecho verdad, eran perfectas, redondas, firmes, sus pezones se hincharon inmediatamente, comencé a meter mi lengua lo más profundo y despacio que pude, chupaba sus labios suavemente, sus gemidos eran deliciosos, cuando encontré su clítoris parecía un botón, era redondo, grande, me metí todo en la boca mientras metía mis dedos en la vagina y presionaba por dentro justo detrás del clítoris, acelere todo y por un segundo ella grito y vino su corrida, jamás había visto nada igual, era como si orinara, gritaba cosas que yo no podía entender y apretó mi cabeza con sus piernas hasta casi asfixiarme.
Por unos minutos estuvimos en silencio, hasta que pude articular palabras: gracias AMA H por esta noche, ha sido la mejor de mi vida, yo he dado todo de mi para su placer, sé que entre nosotros todo está claro pero quiero preguntarle: que debo hacer para ser tuyo?, ella tomo mi barbilla y subió mi cabeza hasta mirarnos a los ojos: soy lo que soy, una AMA, tú no tienes como ser mi esclavo, tu verga es pequeña, no tienes nada, sabia en el aeropuerto que podía traerte a casa para esto, cuanto te penetre la primera vez lo hice asi para que Andrea te viera más debil, después cuando aposte con ella sabía que resistirías para mí, después te marque para que ninguna otra AMA pueda tenerte, eres mío pero no me interesas como esclavo, sal de mi vista, simplemente eres un PUTO y yo lo supe desde el principio, nunca más te volveré a ver como AMA, y si Luisa o Karen te ven con otra AMA yo lo sabré, busca alguna mujer para que puedas seguir en tu patética vida, pero a mí no me interesas, vístete y vete, termino con voz tajante.
Cada palabra que dijo me dolió más que todos los golpes, cada mirada me humillo más que nunca en la vida, yo no valía nada porque en mi interior no había nada, esas palabras fueron el preludio de la sentencia, “Aquí todo termina para los dos” finalmente hablo. Yo baje los ojos y con mi boca tome el azote del piso y lo deposite sobre la cama al lado de su cuerpo de piel trigueña, el contraste con las sabanas era insoportable y mi verga reacciono, ella me miro con desprecio, yo termine de vestirme como pude y las lágrimas nunca pararon de caer. Tome mi maleta y antes de irme ella con frialdad simplemente dijo ADIOS.
En la calle el sol brillaba para todos, pero yo me sentía vacío, en realidad ella había descubierto todo sobre mí, y por una noche mi vida realmente encontré un camino, pero ahora no importaba ningún camino porque yo no tenía ningún lugar donde realmente ir.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Luis, esclavo y travesti

Hola, me llamo Luis, esto es cierto espero que os guste. Siempre me gusto ponerme medias, bragas, ropa femenina, os cuento se murió mi madre y mi padre se fue con otra, yo me quedé con mi hermana, tenia yo 15 años, iba al colegio, todo normal. Mi hermana tenia 28 años, siempre estaba trabajando, cuando yo llegaba lo tenia todo, comida, cena, ropa, etc. Iba asu cuarto me ponía sus medias, bragas, sujetador, zapatos, me ponía muy cachondo, me miraba al espejo y miraba revistas de contactos, me pajeaba y me corría. Cuando cumplí 16 deje el colegio y me puse a trabajar, yo seguía igual, me compre medias, bragas, etc me metía los mangos de los cepillos por el ano, al principio me dolia me pajeaba me corría hasta por el ano cuando cumplí 25 ya me compre de todo ropa consoladores anales, minifaldas, corsés, llame a un anuncio de la revista que buscaba sumiso esclavo y que le gustara ponerse ropa femenina en la intimidad y le obedeciera en todo… yo seguía igual, a los poco días me llamo, quedamos en un bar de su barrio el jueves a las 6, me dijo “a partir de ahora eres mi esclavo, ponte medias negras y tanga cuando vengas” así lo hice fui, entre en el bar, había poca gente, abuelos jugando al domino… pedí un tercio, me senté en una mesa cara al a puerta, al rato entro un chico rubio, alto, se me acerco, me dijo “eres Luis?” dije si, bien, fue a la barra, pidió un tercio, se sentó a mi lado, me dijo bien esclavo me has hecho caso, ve al cuarto de baño, fui, al rato entro, dijo bajate los pantalones, me los baje, llevaba puesto las medias y el tanga, me agarro el culo y dijo “vístete, ve a la mesa”. Fui, vino, me dijo “quieres venir a mi casa, vivo cerca”, dije si, pago y nos fuimos. Entramos a su casa, vivía cerca, fuimos a un cuarto, había una cama, un mueble, y una silla, el suelo tenia una alfombra grande, me dijo quítate toda la ropa, me la quite, saco una correa y collar, me lo puso en el cuello, dijo todo, las medias y el tanga también, me dio un azote en el culo y me dijo mi esclavo tiene que estar afeitado, me dijo ponte a cuatro patas, cojio la cadena, dijo sígueme perra, me llevo al baño, lleno el bide, dijo siéntate… me limpio el culo, polla, me puso crema de afeitar, me afeito la polla y los huevos, se me puso la polla dura, me dijo la tienes grande veo que te gusta, me limpió, me dio una toalla, me seque, me dijo ponte a cuatro patas, fuimos al cuarto saco unas medias de rejilla negra, un corsé y un tanga y unos zapatos de tacón, me dijo ponte lo hice, se sentó en la silla dijo ahora si que pareces una puta, da vueltas que te vea me costaba caminar por los tacones, se quitó los pantalones y el calzoncillo, tenia la polla dura más pequeña que la mía, dijo ven ponte de rodillas y chupa, lo hice, me dijo “sin manos perra” me cojia la cabeza y me la metía toda y sacaba, dijo ponte a cuatro patas, me puso crema, me metía un dedo, dos, me azotaba decía “te gusta puta” cojio un consolador fino, me lo metió, me cojia de los huevos y la polla dije me corro, me corrí en su mano, me dijo “limpiala, traga tu leche” nunca lo había probado lo hice, estaba un poco salada, dijo ponte de rodillas, chupa, le chupe la polla se corrió en mi boca, dijo traga, así lo hice, me dijo camina por el cuarto y que no se te caiga el consolador, estuve dando vueltas se acercó con mis medias dijo pon las manos en la espalda me las ato con mis medias, me tapó los ojos con una máscara, dijo ponte de rodillas, ahora vendrá otro esclavo te la chupara le follas y te corres en su boca… salio, se oyo una puerta alguien se me acerco, me cojio la polla, me la chupo, cuando ya la tenia dura se la metí, estuve un rato, la saque, dije me corro… se metió la polla en su boca y me corrí salio se oyo la puerta, me dijo bien, ponte de pie, me saco el consolador, me desató las manos, me quito la máscara, me dijo ok vístete los jueves a las 6 aquí. Me fui, ya os contare, besos.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Borrachita (bella durmiente)

Como dije en el relato anterior, seguramente muchos de uds se van a identificar con mis fantasias y gustos, porque se que hay muchos como yo dando vueltas por ahi. Y es por eso que hice esta cuenta, para conocer gente con mis gustos y mrobos, asi que si te gusta la tematica de este relato o mis otros relatos mandeme un msj privado y charlamos. En fin, vamos con el relato …

Si mal no recuerdo era un dia viernes y mis viejos y mi hermano se habian ido de viaje para nose donde y noseporque, la cosa es que yo habia quedado a cargo de la casa y como vivo en un barrio medio choto, lo ideal seria que no salga en las noches y me quede en la casa para cuidarla asi no nos cagan afanando. El tema es el siguiente, cuando estoy caliente … ESTOY CALIENTE! y el vapor generado por dicha calentura niebla un poco mi zona cerebral encargada de racionar y es ahi cuando termino aceptado propuestas que normalmente las consideraria un poco antes de aceptar.

Asi que ese viernes a la tarde me pongo en campaña para conseguir alguna chica o pareja para hacer algo esa noche. Y por esas alineaciones planetareas que pasan de vez en cuando, no pude conseguir a nadie que conozca ni para ese viernes ni para el otro dia. Asi que pase al plan B (internet), me puse a buscar en una pagina local de publicaciones de aca de Bahia Blanca, que tiene una seccion de encuentros. Y la mayoria de la gente que publica ahi son hombres gay o bi, o travestis o cross, o nada de mi estilo; pero cada tanto aparece una pareja o muy raramente una mina sola. Y de ojete me cruze con una publicacion que tenia de titulo ¨BORRACHITA¨, y la descripcion del anuncio era super simple y al directo al grano: ¨Mi mujer quire cojer borrachita, dejen mail para contacto¨. Asi que obviamente le deje mi mail abajo del anuncio, junto con otros 500 tipos con las pelotas azules al igual que yo.

A las pocas horas me escribe a mi mail, intercambiamos fotos, me dice lo que quiere hacer, lo que me dice es que quieren hacer un trio, que despues hiban a salir y con unos amigos a comer y a tomar algo y despues querian tener un trio. Y hasta ahora todo venia bien, parace todo normal, hasta que menciono un par de cosas… el dijo esto: Que me invitaba a su casa, que vivia en un barrio privado, y que tenia que ir despues de la 1 o 2 am porque tenia que esperar que sus hijos de duerman. Y ahi empeze a sospechar … – me vas a decir, que vas a invitar a un completo extraño? sin vernos previamente en ningun lado, charlar, etc,? a tu casa en donde vivis con tu familia y tus hijos? y estando tus hijos ahi? y me vas a dejar cojerme a tu mujer? y ademas sos un tipo de guita por que vivis en un barrio privado.. – como sabes que no te voy a cagar afanando o algo asi?-.

Asi que ahi empece a sospechar que habia algo raro, todo parecia muy perfecto. Asi que fue a su perfil de la pagina en donde iso la publicacion y me puse a ver sus publicaciones anteriores, para ver si me daban un poco mas de info sobre el tipo. Habia como 2 anuncios iguales al que yo respondi, con unos meses de diferencia, y despues otros mensajes mucho mas viejos eran de un tipo buscando otro tipos. Asi que pensé – te agarre HDP!, seguramente sos un chabon intentando hacerse pasar por una pareja para despues terminar haciendole el culo abajo del puente o alguna boludes asi-.

Asi que esa era mi teoria, pero tenia que confirmarla asi que lo que hice fue lo siguiente; para ese momento yo ya le habia pasado mi numero de WP, tengo un cel con doble chip, y un numero es personal y el otro lo uso para encuentros y todo esto. Asi que fui a mi WP¨con mi numero personal, y le cambie la foto de perfil por la un flaco cualquiera que encontre en TUMBLR, en la descripcion le puse un nombre cualquiera. Y le escribi diciendole que ya habia hablado con el hace unos meses cuando publico el anuncio anterior, pero que al final no habiamos quedado en nada y que recien cuando vi el anuncio que habia publicado me acorde que queria saber que si queria hacer algo, y le mande unas fotos y le dije tengo tanta edad, mido esto, me mide esto y soy bi. Mi plan era el siguiente, queria saber que historia me contaba, si me proponia lo mismo que antes me habia propuesto, por que si me cambiaba la historia sabia que no habia mujer, ni barrio privado, ni hijos, ni nada… solo dolor de ojete sorpresa. Peroo, sorprendentemente me conto la misma historia, hasta me empezo a mandar fotos y mini videos que filmaba en el momento de la mujer cambiandose para irse a la cena, que me habia dicho que se hiba a ir. Asi que pense – mierda, este chabon creo que es posta-.

Obviamente, tenia que mandarlo a la mierda con el perfil trucho, y despues confirmarle de hacer algo esa noche con el prefil original. Peroo, lo que haia pasado es que le termine hablando mas con el perfil trucho que con el original, asi que el ya creia que el flaco del perfil trucho hiba a ir esa noche a las 1 o 2 am, por eso tenia que mandarlo a la mierda, para que despues me confirme a mi de que valla, y ya a todo esto ya se habian echo como las 12 de la noche. Asi que hablando en el perfil trucho, el chabon me dice -me parece que mi mujer a penas llega a la casa cae muerta-, y este punto de tanto hablar con ambos WP ya me habia dado cuenta que lo que el chabon queria no era tener un trio sino que se coja a su mujer borracha/dormida, asi que aproveche cuando dijo eso y le digo – a que lastima, no vamos a poder hacer nada, la dejamos para el finde que viene si quieren, que les parece?- y el me responde -nono, venite igual, algo vamos a hacer – y ahi aprovecho y me hago la histerica exagerada – no, para flaco, que te pensas que soy?- o alguna boludes asi jaj no me acuerdo bien, la cosa que lo termine mandando a la mierda con el perfil trucho y lo bloquie. Y a penas lo mande a la mierda, me escribe al mi WP original -Che, despues te venis, no?- y le respondo que si.

Asi que ahi me explica como teniamos que hacer, me dio la direccion del barrio, y me dijo que me esperaba en la reja, y yo tenia que decir que era un empleado de él, que era uno de sus camioneros, que le tenia que entregar unos cheques. Asi que me tome unos shots de tekila, mebañe, me puse linda, me afeite el pijaso, cerre todo bien y reze para que no me caguen afanando y me pedi un tacho, y media hora y 350 mangos despues llegue a destino. Ademas de eso el tachista de mierda no dejaba de hacer preguntas sobre porque hiba ahi, y porque soy un pelotudo y miento como el culo, le dije que hiba por un laburo, que habia una fiesta y que tenia que limpiar jaja le pude haber dicho que simplemente hiba a lo de un amigo jaj. Pero ya fue.

Entonces llegamos a destino, que por cierto, este barrio queda a unos kilometros fuera de Bahia Blanca, queda en la entrada de Punta Alta y esto fue en pleno invierno, asi que hacia mas frio que la mierda. No hace mucha diferencia en la historia, pero queria dar un poco mas de detalle para que se imaginene la historia un poco mejor jaj

Asi que llego, me bajo del tacho y el flaco me esta esperando en la reja junto al un guardia de seguridad. Asi que voy, lo saludo temblando por que estaba cagado de frio y nos subimos a su auto. Tipo normal, 40 y algo, piola, nada raro. Y vamos charlando un poco mientras maneja hasta su casa, y ahi me tira como un palo diciendo que la mujer habia tomado un monton, que se habia dormido, que se habia mandado pastillas, que siempre hace eso, y me dice – vos no tenes drama en darle asi .. no? – y yo le digo, nono… lindo morbo jaj. Asi que llegamos a su casa y me dice que sus hijos recien se habian acostado, que no hable ni haga nada de ruido, que me saque las zapatillas en la entrada y que camine a su paso, para que no se escuchen dos personas caminando (SUPER TOP SECRET), me dice que lo espere en la puerta del garage mientras encerraba a los perros, asi que al toque viene y me hace pasar. Asi que entramos por el garage a lo pantera rosa, bien lento y despacio, y cuando entramos en la cocina me hace seña para que aguante, y el se va caminando por el pasillo y se pone al lado de una de las puertas para ver si sus hijos se habian dormido. Vuelve a la cocina y prende la tele como para hacer un poco de ruido, y me dice que los siga hasta la piesa y que no haga nada ruido. Asi que lo sigo y entramos en la pieza, todo este recorrido del pasillo hasta la habitacion era en oscuridad, lo poco que veia era de la luz que venia de la cocina, y apenas entro en la habitacion todo oscuro, lo poco que se ve es gracias a la luz de la patanlla negra del tele. Pero es suficiente luz para apreciar la habitacion, y las dos primeras cosas que veo es: la mujer dormida en la cama, roncando… y el jacuzzi … en la habitacion

Para resumir un poco por que se me estan cansando los dedos, jaj Durante las proximas 2 horas aproximadamente, lo que hicimos fue intentar destaparla, sacarle la ropa y abrirle las piernas para que me quede comoda para metersela. La razon de porque tardamos tanto en hacerlo fue porque habia que hacerlos sin que ella se despierte, porque ella no sabia que yo estaba ahi, asi que le sacabamos la frasada y se volvia a tamar, la moviamos un poco y se volvia a acomodar, y teniamos que hacer todo lento , nada brusco, para que no se despierte.

Asi que despues de horas de arduo trabajo, le pudimos dejar boca arriba, sacarle las frasadas de la cintura para abajo (se las tiramos todas encima pero sin taparle la cara), le sacamos la bombacha y le abrimos las piernas todo lo que pudimos sin que se vuelva a mover (si se las abriamos mucho se volvia a acomodar, asi que encontramos el punto dulce en una ¨apertura¨ en particular jaj). Pero el duro trabajo recien habia empezado, por ahora me tenia que subir en la cama, super lento, sin mover mucho el colchon para que no se despierte y acomodarme de tal manera sin aplastarla y sin poner mi peso encima de ella o de mandera muy brusca, para que no see… (ya saben). yyyy tenia que hacer todo esto yyyy al mismo tiempo tener la pija parada jaja.. Fue laborioso como la concha de la lora, a penas empeze a poner mi peso en el colchon, se emepzo a despertar un poco. Asi que tenia que poner primero el peso de una rodilla encima, de a poco, hasta … – saben que? – prubenlo uds, intenten subirse a un colchon bien-bien lento, intentando practicamente no moverlo, asi se dan una mejor idea jaja-

La cosa es que le toque la conchita y estaba seca (obviamente) asi que me empeze a acomodar para poder chuparle la concha, y a mi me encanta chupar concha .. lo haria hasta sin esperar recibir nada cambio, de echo hacia eso con una pareja con la que me veia, pero eso es para otra historia jaj. La cosa que estuve unos minutos intentado acomodarme para quedar comodo para chuparsela, y cuando estuve ahi me tome un buen tiempo chupandosela, se la chupe hasta que acabo 2 veces (siempre hago eso, es es mi numero baste jaj). Y esto me lo han preguntado antes, no se porque, y la respuesta es si – si, una mina puede acabar estando dormida-

Asi que se la chupe hasta que quedo empapada y calentita y ahi yo ya tenia la pija a full, peroo no podia saltar y empezar a cojerla con todo, tenia que levantarme despacio, salir de la poscion en la que estaba y acomodarme en una nueva posicion para poder metersela. Asi que otra ves.. todo muy-muy lento. hasta que por fin mi pija termino en ¨la entrada¨, y ya estaba listo para metersela hasta el fondo, estaba mas incomodo que la mierda y se me cansaban los brasos, pero me chupaba un huevo. despues de como mas de 3 o 4 horas me la estaba por cojer… y valio la pena al 100%… tenia la conchita super chiquitita y apretadita.. la verdad que un lujo. Nose si el chabon nunca se la coje o si se la opero (lo mas provable) pero la tenia como nueva. jaj y se la metia y se la sacaba bien despacito… y se sentia genial. Y ahi el falco me dijo las mejor que me pudo haber dicho en ese momento – sacate el forro si queres.. le podes acabar adentro-. Y ahi nomas me balancie en el brazo izquiero y con la mano derecha me saque el forro de un tiron- Y se la volvi a enterrar… y si antes pensaba que esa conchita era un lujo imaginate ahora… asi que ahi ya no dure mucho.. se la meti y saque un par de veces hasta que no dar mas.. y se la deje bien adentro, bien al fondo y le acabe hasta la ultima gota. Viste cuando acabas con todo y te da ese escalofrio de satisfaccion, fue exactamente asi.

YYYYYYYYYY! justo en ese momento, no alcanzo a relajarme del todo y la mina se empieza a despertar, asi que me levanto de un salto y el chabon me empuja un poco para atras y se pone al frente mio como para taparte y me hace seña para que me ponga atras del jacuzzi. asi que estoy en pelotas, con la pija enlechada, atras del jacuzzi de un completo desconocido al que me acabo de cojer a su mujer jajaj. (tipico viernes). Y la mina empezo a decir – que paso?- y el chabon se hace el boludo y le empieza a decir – como tomaste anoche, te dije que no tomes tanto.. mirá! destendiste toda la cama, me patiabas, no me dejabas dormir, te sacaste la bombacha.. cualquier cosa! asi no salimos más!- jaja y y la mina nose que mierda mas decia.. no se le entendia nada… estaba rre empedo y empastillada todavia. Y en un momento el chaon me empieza a patear mi ropa.. y yo todavia atras del jacuzzi escondido me empiezo a vestir.. y en un instante cuando la mina se da vuelta.. el flaco me hace seña para que salga por la puerta.. asi que me arrastro como si estuviera como si estuviera en la guerra intentando que no me peguen un tiro y salgo por la puerta. Y camino a lo patera rosa otra vez hasta la cocina y me quedo ahi.. como 5 min. Hasta que aparece el chabon y me hace señas para que lo siga hasta la salida…

Y en fin… esa fue la aventura de la noche. Mientras me llevaba en auto otra vez hasta la reja de la entrada, nos cagamos de risa.. y me dijo todo salio de 10, y ahi me menciono que hoy estaba rre caliente, por que cuando estaba escribiendose conmigo tambien se puso a charlar con otro flaco y que le habia pasado fotos y videos de la mujer y que despues lo mando a la mierda, y se habia echo la cabeza de que despues tal vez el chabon aparecia por aca con fotos de la mujer o algo asi. jajaj- UPS!!.. En fin, me llamo a un taxi… y siempre tengo problemas con los horarios, parece que viajo en el tiempo o algo asi… porque llegue a mi casa a las 8 am. asi queee.. el tiempo vuela cuando te intentas cojer a un mina dormida..

Y colorin colorado este cuento se a acabado. Espero que les halla gustado, si tienen fantasias como esta o experiencias o morbos similares, comenten.

GRACIAS POR LEER.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Te gusta la dominación? 2da parte. Relato lesbico

…Trato de soltarme tan pronto como tengo oportunidad, pero me agarra de las muñecas con firmeza. Las coloca por encima de mi cabeza y aprovecha que mis brazos ya no molestan para lamer y mordisquear mis tetas.

Poco después, me agarra las muñecas con una sola mano y, con la que le queda libre, me mete dos dedos de golpe. Una marea de calambres inunda mi cerebro, y oscila y se propaga por mis nervios, bajo mi piel. Dos dedos, fuertes, tan solo dos, muchos, un tsunami de ardor , que se resiste a decaer. Cierro los ojos por el sobresalto y la dureza de sus movimientos. Oigo una risa y me preguntó qué demonios debe de estar pasando por su cabeza.

—Para no gustarte estás empapada —murmura en mi oído y vuelve a reírse.

Puedo percibir cómo mis mejillas se tiñen de rojo y arqueo la espalda en señal de protesta.

—Quieta… Ahora voy a soltarte y no vas a moverte. Si lo hacés —Hace una pausa y clava sus ojos en los míos—, tendrás un castigo ejemplar y te aseguro que te arrepentirás.

Trago saliva y procuro quedarme lo más quieta posible. Nada más soltarme, se agacha, separa mis piernas y comienza a chuparmela. Se me escapa un gemido y no me doy cuenta hasta que lo escucho…

La puta madre…! «Va a pensar que me gusta», pienso.

Su lengua recorre mi entrepierna y mi concha. Hace que me retuerza y separe las piernas casi sin querer.

«Creerá que me gusta», me repito, dejando que mi voz resuene en mi cabeza. Pero lo cierto es que sí, me encanta, aunque no soy capaz de expresarlo con palabras. Me dejo someter a las órdenes de mi desconocida, bajando la guardia.

Continuará…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Te gusta la dominación? Parte 1 No te muevas

—No te muevas.

Doy un salto, asustada, y me quedo inmóvil, obedeciendo a la voz que ha aparecido tras de mí. Noto los latidos de mi corazón frenético y temo que también los oiga ella. Suelto las bolsas del supermercado de golpe, chocan contra el suelo. Todo mi cuerpo está en alerta y mis sentidos más receptivos que nunca. Oigo algo romperse, quizá la botella de vino blanco que había comprado para la cena o una lata. Sea lo que sea, ahora no es importante.
La voz femenina deja de ser solo una voz: noto sus manos bajando por mi cintura. Se detiene en mi cola, apretándola. Un leve temblor se instala en mi cuerpo y es entonces cuando empiezo a sentir el miedo, o mejor dicho…pánico.

—Abrí la puerta. Y apurate —me ordena, con una tranquilidad que me desconcierta.
Introduzco una mano en el bolso y rebusco entre móvil, cargador, pintalabios, billetera y tickets viejos del cajero y el super, intentando encontrar las llaves, aprurada.
Ella sigue recorriendo mi cuerpo de forma violenta, provocándome escalofríos. Encuentro las llaves y hago varios intentos para meterla en la cerradura, hasta que me las arranca de las manos y abre la puerta en apenas unos segundos. Me empuja adentro y cierra de un portazo.
Quiero gritar, muy fuerte, pero noto un nudo en la garganta que me lo impide. Solo puedo pensar en el puto y no logro hacer nada.
Me arrincona contra la pared, pegándose a mí, y se encarga de deshacerse de la poca ropa que llevo puesta. Cierro los ojos con fuerza y cuando los abro mi vestido está en el suelo, roto. Era uno de mis favoritos. Ella va de negro y no puedo verle la cara. La tiene cubierta por una máscara de cuero. Lo que sí aprecio con claridad son sus penetrantes ojos grises.
Mi agresora toma un poco de distancia para observar con detenimiento mi cuerpo desnudo. Siento vergüenza. El corpiño está en la otra punta del departamento. Intento cubrir mis zonas más íntimas con las manos, pero ella vuelve a acercarse y las aparta de un manotazo. Me agarra del cuello, haciéndome girar la cabeza hacia un costado y comienza a morderlo con fuerza. Suelto un suspiro, ya no sé si por la vergüenza, por angustia, por miedo o… por una casi imperceptible excitación que comienzo a sentir.

Continuará…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

La venganza es un plato que se sirve frio… Muy frio

Antes de leer mi historia quiero advertirles que estas líneas incluyen violencia explícita, morbosidad e inmundicia sexual. No es recomendable para personas débiles, pero si eres un hombre que disfruta los relatos de violación y sumisión esto es para ti amigo…

Esta historia comienza hace casi diez años atrás cuando yo era un adolecente. Mi difunto padre que en paz descanse era profesor de preparatoria, daba clases de italiano para ser exactos. En este entonces éramos una familia muy unida y feliz, soy el hijo único de mis padres y ellos me consentían mucho. Pero todo esto acabo cuando mi padre cayó en tentación de enredarse con una de sus alumnas. La maldita Claudia, ella entro en mi familia para destruirla totalmente; no sé cuándo mi padre empezó a serle infiel a mi madre con esa puta que en ese tiempo tenía 17 años. Lamentablemente un día se supo esa relación y Claudia se encargó de limpiarse su reputación acusando a mi padre de violador pero nunca fue así. Esa maldita puta siempre anduvo abriendo las piernas con los profesores para pasar materias, cuando se supo se armó un escándalo muy fuerte e inevitablemente arrestaron a mi padre.

Nunca se me borrara de la mente el sufrimiento de mi padre en el juicio, mi madre me llevo y vi a esa PUTA hacer pedazos a mi padre. Todavía mi padre llorando como niño le suplico de rodillas a su familia que levantaran el cargo pero pese a que su familia teníainfluencias todo quedo impune, era la palabra de una menor contra mi padre. Ese día el juez le dictó auto de formal prisión a mi padre con una condena de 13 años de prisión. Fue el peor de día de mi vida y también para mi madre que aunque no creía nada, las pruebas en su contra eran muy fuertes. Días más tarde llego un oficial a nuestra casa para decirnos que en un intento de desesperación mi padre le robo un arma a los policías y con ella se suicidó. Desde ese día perdí por completo mi inocencia y en mi interior nació la semilla de la maldad, odio hacia Claudia y toda su maldita familia. La mía estaba totalmente destruida y como si no hubiera sido suficiente la muerte de mi padre tras eso vino un legado de deudas y caos total, mi madre enfermo y yo tuve que dejar de estudiar para trabajar.

¡No tienen idea el odio tan grande que sentía por Claudia! Después de la muerte de mi padre la mandaron a estudiar la universidad a otro estado. Yo tuve que esperar pacientemente el día para poder vengarme, sabía que llegaría el día que se las cobraría una por una a esa perra maldita. Por mi parte me aleje del camino del bien, empecé a drogarme, emborracharme y me junte a una pandilla local de la ciudad. Esto mi madre nunca lo supo, ella pensó que el dinero que traía a la casa era de un sano trabajo pero en realidad era producto de robos y asaltos. Yo me convertí en un maldito, una escoria que no sentía compasión por nadie. El tiempo siguió pasando y lamentablemente mi madre falleció. Tras su muerte me valió verga la vida, si antes era maldito ahora sería el doble y mi venganza seguiría aguardando. Compre una pistola y tenía unas balas especialmente destinadas para ella y su maldita familia, pero en realidad mi venganza sería mejor que solo matarlos, poco después se me ofreció unirme a un comando del crimen organizado, no dude en lo absoluto. Tan luego tuve el poder en mis manos empecé a rastrear a esa puta maldita, destruirla era mi única misión en la vida. Así fue como me entere que radicaba en Guadalajara, Jalisco. Con ayuda de mi gente pude localizarla… Ahora era una exitosa administradora de empresas de 27 años.

El odio, la rabia, la venganza y la impotencia envenenaron mi alma al verla. Usando todos los medios a mi alcance investigue todo lo que necesitaba saber sobre ella, supe que era amante de un ejecutivo, empecé a poner gente quien la siguiera en todo momento mientras yo trazaba mejor la más esplendida venganza para esa maldita puta.

El día que al fin sacie mi sed de venganza… Sin duda fue historia. Al estar al tanto de su vida me entere que su amante le había planeado un fin de semana a las afueras de la ciudad. Era el momento ideal. Vi a Claudia subirse al auto de su amante, ese día tenia puesto un vestido floreado con el que se le veía sus piernas de puta. Mi gente comenzó a seguirlos en una troca detrás de ellos, casi era de noche cuando di la orden del levantón. Uno de mis hombres inicio a disparar contra su auto provocando que los neumáticos explotaran, la troca les cerco el camino y mis hombres los tomaron. Yo baje encapuchado con ellos, no saben el placer tan grande que sentí al verla totalmente desesperada, gritaba como loca y su indefenso amante pedía a gritos que no lo matáramos.

Al instante los subimos a la troca y los llevamos a una casa de seguridad donde la diversión comenzaría. Llegando al lugar los hice atar en una silla los dos. Claudia estaba destrozada y su llanto era incontrolable. En ese momento tuve la idea más retorcida que se me ocurrió en ese momento.

-¡Vaya, vaya así que llevabas a esta putita a coger verdad compa!- Pues para que veas que no te quedaras con las ganas te voy a dar permiso que se lo hagas aquí mismo plebe- ¡Viólatela cabron!, hazlo o aquí te mueres maldito-

Yo apuntando una pistola a su cabeza lo libere de su atadura y lo acerque a Claudia quien no paraba de gritar y llorar.

¡Anda maldita, llora, grita todo lo que quieras nadie te escuchara!- le dije pegándole un cachazo en su estómago. Su amante con miedo se acercó a ella y pidiéndole disculpas empezó a tocarle los senos lentamente.

¡Que, acaso eres maricon, viólatela idiota quiero verte gozando con ella, rómpele el puto vestido!-

El muerto de miedo tomo su vestido y de un golpe se lo rasgo dejando a la vista su podrido cuerpo de puta. Pude ver que solo traía un hilo dental y tampoco tenía sostén.Claudia seguía atada en la silla con los ojos vendados. Hice que la quitaran de la silla y la tiraran al piso.

¡Ahí esta compa, gózatela, sé que te la coges a diario después del trabajo, sé que es tu puta, yo sé que lo goza. Caldéatela cabron!-
El temblando se sacó la verga por la cremallera, tuvo que masturbarse para que se le parara. Le separo las piernas y vi como se la metió por la raja vaginal. Claudia lloraba como loca mientras su amante se lo hacía y yo junto con mis hombres lo disfrutábamos como no tienen idea. Mientras la penetraba me acerque a ella y le dije:

¡Anda puta, disfruta, eres una zorra sé que te gusta coger con este hombre! Y tu plebe cógetela más duro, que disfrute chinga-
Mis hombres tenia los rifles apuntando a ellos ante cualquier cosa, ahí mismo se morían.

Ese puto no pudo hacérselo más, cayó llorando al piso suplicando que los dejáramos en paz, ni siquiera logro acabar el marica. Quería retenerlo más tiempo pero a fin de cuentas la venganza no era con él. Mis hombres lo drogaron y ordene que lo dejaran libre muy lejos de ahí. Ahora era mi momento que esa Piruja de mierda. En ese momento me valió vergas, me quite el pasamontañas, le quite la venda e hice que me viera cara a cara, no podía irse al infierno sin saber que era yo quien le daría verga. Aunque Claudia no me reconoció, yo apunte mi rifle a su cabeza y le ordene

¡Baila para mi Zorra, imagina que soy tu noviecito! Claudia muerta de miedo inicio a bailar al ritmo de la música que le puse. Estaba complacido… Aquella mujer valiente que hundió a mi padre ahora estaba bajo mi control y obedeciendo mis órdenes. Yo me le acerque y le rompí el hilo dental que aun tenia. Le di una bofetada y la tire sobre una cama vieja. Acto seguido separe sus piernas y le clave la punta de mi rifle en su vagina, ella grito como loca y vi salir sangre de su vagina.

-¡Sshh tranquila putita o ahorita mismo te lleno la concha de plomo! No lo niegues sé que te gusta maldita-
Inicie a violarla con mi rifle. Luego para limpiarle la sangre le eche alcohol en su vagina, quería que sufriera intensamente.
¡Basta! ¡Detente! ¿Por qué me haces esto?

-¿En verdad ya se te olvido quien soy perra, no recuerdas aquel día en el tribunal, aquel niño inocente que viste llorar cuando tú hundías a su padre en la cárcel? Tú abrías las piernas con mi padre a la buena y dijiste que te violaba. ¿Pues adivina que Puta? Yo si te violare en verdad…

Al instante la obligue a que me chupara la verga, mientras le apuntaba el rifle en la cabeza por si intentaba morderme. Me excito mucho sentir como mi verga se perdió en su boca y su lengua recorría mi glande, toda mi pija. Yo le tome del cabello e hice presión para que le entrara hasta su garganta, ella casi se ahoga pero eso me puso más cachondo, al mismo tiempo le apretaba los pezones y le metía dedos en el ano. Yo le inyecte droga para que aflojara mejor pero no mucha pues quería que supiera perfectamente lo que iba a pasarle. Con su cuerpo sin resistencia la puse a cuatro patas y de un empujón la penetre totalmente. Mi verga entro en lo más profundo de su concha ensangrentada, a Claudia se le escurrían lágrimas de los ojos mientras sentía como la violaba a mi ancho antojo, yo tome su cuello y le mordí fuertemente mientras seguí penetrándola. Ella sabía deliciosa, ahora entendía porque mi padre se la follo en ese entonces. Mi grueso miembro entraba y salía de su raja vaginal a toda velocidad, ella solo podía murmurar en voz baja, me decía que la dejara en paz y cada que me decía esto yo le violaba más fuerte.

Claudia era mi puta en esos momentos y yo la estaba gozando muchísimo. No demore en venirme, me vacié dentro de ella llenándole la concha de mi leche. Le di nalgadas y le saque mi verga de su coño. La muy pendeja pensó que había terminado… en realidad era el inicio. Mande que tres de mis hombres entraran y le dije ¡Violenla putos!

Ellos no esperaron nada. Se desnudaron y uno de ellos la penetró muy fuerte por el culo. Yo puse de frente una foto de mi padre y le dije que todo era en su memoria. Me quede ahí viendo como ellos se la cogían de pies a cabeza. Hicieron un sándwich con ella, me puso muy cachondo ver como la verga de uno de ellos le gozaba el culo mientras que el otro se la metía por la concha.

Y el tercero le daba a chupar su caramelo. Claudia aun drogada se resistía un poco, él le pego un puñetazo en la cara. Mi objetivo estaba logrado, al fin Claudia estaba destruida, la había rebajado a nada en esos momentos. Mis hombres se la gozaron hasta donde quisieron y le dejaron lleno el culo y la panocha de semen de todos ellos. Yo me le acerque, Claudia me miro a los ojos pidiéndome compasión. Tome mi verga y la orine todo su cuerpo y parte de su cara ocasionando que se bebiera mis meados. Claudia se quedó inconsciente a causa de la droga.

Hice que la pusieran atada de pies y manos en un corral de cerdos. A la mañana siguiente ordene que le colgaran de las manos con una soga. Claudia había despertado, al verme entro en pánico de nuevo y la calle a bofetadas. Me puse detrás de ella y de nuevo la penetre por el culo. Ahora estaba en plena conciencia mientras me la fornicaba. Otra vez ordene que uno de mis hombres la poseyera. Mientras yo le rompía el culo el empezó a cogérsela delante por la vagina. Claudia lloraba sin parar y sus gritos eran desgarradores. La verdad es que su culo era la gloria, estaba tan estrecha que mi verga casi no aguantaba por venirse. Incremente la velocidad y me vacié dentro su culo echando cada gota de mi leche en ella, el compa seguía gozándose su vagina hasta que acabo también dentro de ella.

Ese fin de semana fue nuestra por completo y quería hacerla sufrir más. Una parte de mi pensaba que su dolor todavía no era parejo con el mío y el de mi madre. Pero esa noche mis muchachos se enteraron que tras la denuncia de su amante la policía estaba muy cerca de la casa de seguridad. Ordene que limpiaran todas las evidencias, la drogamos y atada de pies y manos la fuimos a tirar a las orillas de la carretera. Inmediatamente huimos de ese lugar, las evidencia en mi contra eran muchas pero a diferencia de mi padre a mí el poder me respaldaba, nunca hubo manera de que dieran conmigo. A partir de ese día mi alma descanso…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Putita pero obligada…

Era sábado, y era el cumpleaños de uno de los machito que más me había cogido y que gracias a el tengo este cuerpito de tremenda putita insaciable. Ariel fue el primero en darse cuenta de que detrás de una nena inocente se escondía una putita con ganas de todo, y lo aprovechó muy bien porque me cogió de todas las formas posibles.

Decidí ir a saludarlo a la tardecita, llevaba puesto un vestido al cuerpo ajustado en los muslos de color azul que resalta profundamente mis ojos claros y una tanguita blanca que era como no tener nada debajo. Cuando llegué estaba en compañía de su familia, era una tarde soleada y se estaba por convertir en una hermosa noche.

Salude al homenajeado queriendo agarrarlo en el patio y darle una buena chapada tal como me encantaba hacerlo pero tuve que contenerme. Saludé uno por uno a los presentes, cuando me acerque a Fernando me dio un beso con una sonrisa irónica que me generaba una sensación muy rara, sabía que su mirada recorría cada parte de mi cuerpo y que solo me quería para coger, lo sé porque siempre me tuvo ganas, Ariel siempre me jodía con él y a mi me generaba un terrible rechazo.

Fernando era el mejor amigo de Ariel, que en realidad no se parecían en nada respecto a su forma de ser, pero eran amigos de chicos, ya que Fernando era tipo que estaba alcanzado los 30, que se vestía muy rocho y era muy mal hablado, además se notaba que andaba consumiendo cosas raras, vivía con olor a vino o a cerveza y eso lo había hecho envejecer todavía más, encima de cara no andaba muy bien, era el clásico chabón que si te lo cruzabas por la calle seguro te cruzabas de vereda, y yo estaba segura que el sabia todo de mi por parte de Ariel, y eso me hacia poner incómoda.

En el extremo se encontraba sentado su tío, un hombre ya grande que parecía muy serio y correcto, pero yo había observado como miraba mi culo cada vez que me levantaba. Para ser un tipo de su edad la cara de paja que tenía lo dejaba en evidencia.

Estaban todo sentados afuera en la suya, charlando y riéndose, en un momento entre un segundo para servirme algo de tomar cuando siento que su tío había ingresado en la cocina.

Se quedó parado en el aparador mirándome de arriba abajo, cuando quise darme vuelta siento que había avanzado unos pasos detrás mío y que una mano recorría mi culo.

Yo: Se le perdió algo?
Tio: Tengo ganas de perder algo entre este culito….

Mmmmmmmmmm un gemido se me escapó de los labios cuando sentí que sus dedos subían lentamente mi vestido dejándome con la mitad del culo al aire frente la bacha de la cocina. Comenzó a hurgar con sus dedos por mi culo mientras me decía en el oido:

Tio: Shhhhhhh calladitaaa pendejaa …
Me corrio la tanguita y con un golpe seco me clavo los dedos en la concha.

Yo:Ahhhhhhhhhhhhhhhhh
Tio: (apretandome el culo) Cerra la boca hija de puta! Mmmmmmm que mojada estas pendejaaaaa

Sentia sus dedos entrar y salir de mi conchita mientras me sostenía como podía a los movimientos de ese tipo que era un bruto y desalmado, me golpeaba una y otra vez la concha contra la madera y jadeaba como animal en mi oído.

Tio: mmmmmm las ganas que te tenia!!! Tenes un culo para cogerte sin descanso!

Ahhhhhhhhhahhhhhhhhhhhhhhhhhh sentía su mano chocando en mis muslos y los murmullos proveniente de afuera me hacían excitar más sabiendo que podían entrar y verme entregada a aquel tipo. Me agarro el vestido y me lo bajo, me lo acomodó así nomás, mientras me apretaba de la mano para guiarme la puerta del baño. No demoré un segundo, lo empujé adentro y cerrando la puerta me agache frente a su pija para devorársela. Lance aire caliente en la puntita y la apreté para sacar el pre seminal que se escondía, abrí el agujerito y metí la lengua escarbando.

Tio: uuuufffffff metetelaaa todaaaaaa

Despiadadamente lamí de arriba abajo envolvía la lengua escupía saliva envolviendo sus huevos, le dedicaba una paja en la puntita mientras sus huevos se movían en mi boca sintiendo la leche flotar en ellos. Jadeaba más y más, y yo sintiendo como movia sus caderas queriendo hundirme su pija en la garganta, no me aguanté y abrí la boca sacando la lengua la golpeo fuerte. La aprisiono entre la lengua y el paladar, la sacaba de mi boca y la refregaba por toda mi cara, me llevaba la pija a los pechos y volvía a introducírmela, succionaba constante y largo, juntaba saliva y me la tragaba sentía como se perdía en mi boca y sus huevos chocaban mi pera. Movía mi cabeza como desquiciada, chupaba la cabecita sin parar, dejando caer hilos de saliva. Con la mano apretaba sus huevos los pasaba de mano en mano, lo apretaba del culo empujándolo hacia mí para que me entrara aún más. En cada chupada subía y bajaba mi culito con mi delgada tanguita.

Tio: Ayyyyyyy que buenaaaa estaaaas!!!!!!!!! uuuuffffffff siiiiiiii que ricoooooo!!!!

Mande un dedo dentro de mi conchita, resbalo hacia las paredes me encontraba sumamente mojada por estar chupándosela a ese viejo, lleve mi dedo hacia sus labios para que lo recogiera con su boca. Ahora cuando lo besen iban a sentir el gusto a la puta que se la estaba mamando.

Mirándolo a los ojos me mordí los labios y volví a introducirlo pero esta vez dejándolo un buen rato en el fondo mientras succionaba con los labios la vena que se desfiguraba en ese pedazo de verga.

Tio: ayyyyyyyyyyyy siiiiiiiiiiiiii mmmmmmmmmmm te acaboooooooo hija de putaaaaaaaaa.

Estire mi cuello hacia atrás y apuntando su pija en mi garganta sentí como me ahogaba en un chorro caliente de crema que desbordaba mis labios. Sacudía su pija en mi boca chocando mis mejillas, seguía succionando y escarbando el agujerito degustando ese líquido agrio que me quemaba. Se notaba que estaba demasiado caliente por toda la leche que había acabado en tan poco tiempo.
Guardó su pija un poco adolorida de la calentura en el slip, se quedó dos segundos apretándome el culo, mientras yo me miraba en el espejo si tenía alguna gota de leche en la cara o si se me había despeinado. El antes de salir me dice:

Tío: En la próxima te parto este culito en dos hermosa….

Lo miré por el espejo y salió del baño. En ese momento me agarró un poco de miedo el pensar que justo aparecería alguien y vería que los dos estábamos en el baño pero por suerte no pasó nada asi que me relajé y mi calentura volvió a estar a pleno.

Uuffffffffffff que rico peteeeeee aunque me calentaba muchísimo ser tan petera no había nada mejor que una pija en mi conchita para sacar lo perra que había en mi….

Me arreglé un poco y subí a la habitación de Ariel, quería esperarlo solamente en tanguita en su cama… arrime la puerta y al costado saque mi vestido dejándolo tirado en el suelo, continúe unos pasos más adelante y me desprendí del corpiño. En su cama se sentía el olor de su piel que tanto me excitaba, en cuatro fui subiendo a la cama apoyando mi cara a su almohada mientras que levantando el culito me introduje dos dedos en la conchita….mmmmmmmmmmmmmm que placeeeeer mi piel se dilataba emanando calor para recibir esos dedos desesperados por encontrar alivio. Contorneaba mi culo al ritmo de mis dedos, estire el más largo hasta mi orto y aplicando presion me lo coleee
ahhhhhhhhhhhhhh siiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!! mmmmmmmmmmm como me gustaaaa que me coleeen el culoooooo!!!!!!!!
Mi clitoris estaba que explotaba me doblaba del dolor!!!!!!
Asi que agarré el celu y le mandé un mensaje a Ariel

Yo: Ari.. Te estoy esperando en tu pieza para darte tu regalito

Al rato siento el chillido de la puerta, me doy vuelta rápidamente y lo veo a Fernando parado detrás de mí, observando mi culo como si fuera un pedazo de carne para comérselo. Intento levantarme pero me tomó de los tobillos y me inmovilizó en la cama.
Fernando: Uuufffffff sabia que ibas a estar asi de regaladita en la cama …..
Yo: Que haces acá?
Fernando: (tirando el celular a la cama) Ariel me dio el celular para que se lo tenga un rato y vine a ver que regalito tenias para el.. ( con una sonrisa de placer tremenda)
Yo: Hay mucha gente, se pueden dar cuenta que no estamos!
Fernando: Te pensas que alguien se dio cuenta que te encerraste en el baño con ese viejo sucio?
Yo: Que?? Que decis??
Fernando: Lo que escuchaste pedazo de puta, y más te vale que te quedes callada o le digo a Ariel que te lo garchaste al tío en el baño de su casa!!

Estaba inmóvil, no sabia que hacer ni que decirle.. un frio me recorría el cuerpo, todo lo contrario a la calentura que siempre sentía, era obvio que estaba entregada a este tipo y que me iba a garchar porque era que más quería de mi, y como nunca yo no quería saber nada, era demasiado el rechazo que sentía por ese tipo.. pero no me quedaba otra, no quería que se enteren de lo que había hecho.

Yo: no vas a contar nada??

ayyyyyyyyyyy en ese momento y sin siquiera responder a mi pregunta siento su lengua lamiendo el interior de mi entre pierna.

Fernando: Eso no te calienta putita?? Coger acá en la pieza mientras están todos abajo…… mmmmmmmmm con lo mojadaaa que estaaaasss, si te re gusta
Yo: (respondiendo molesta) Si estoy asi es por la pija de otro…
Fernando: Ahhhhhhh buenoooooooo ahora la pendeja se hace otra, me vas a decir que no te gusta hija de puta????? Yo voy a hacer que te guste!!

Me apretó la cadera para abajo y con su palma levantándome la concha comenzó a chuparme el orto.

yo:ayyyyyyy Ferrrr!!!!!!!!!Para basta!!! No!!!!
Fernando: Mmmmmmmm como te calienta que te chupen el ortoooo!!! hasta aca te llega el olor a putaaa!!!

Comenzó a subir y bajar mi culo y conchita por su boca, mi clítoris rozaba con su lengua el hijo de putaaaaa me estaba haciendo lo que el queria y yo no podia decir nada!!!!

Fernando: No te gusta guacha lo que te hago??
Yo: ( sin responder nada) …
Fernando: A mi si me gusta este culo reventado que me estoy chupando!!

En esa posición siento como se levanta y con un pie enredando en mi pierna me inserta la pija bien fuerte en la concha haciéndome doler!!!!

Yo:Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!! No hijo de puta
Fernando: mmmmmmmm si hija de puta! Que ganas le tenia a esta concha!!

Metia y sacaba su pija en mi mojada concha, yo movía mi culo queriendo sacarme la pija de ese chabón indeseable que al fin se estaba sacando las ganas, en un momento acomodó bien su pija dentro de mí, y siento como sus huevos retumbaron en mi espalda y sin decir nada metió dos dedos en mi concha y empezó a culearme aun mas rapido que su propia pija, tenia sus dedos y su pija adentro mio garchandome muy rápido, como si se estuviera guardando las ganas desde hace rato. Podía sentir su olor a vino y a pucho encima mio y me generaba asco pero el hijo de puta ya me estaba garchando como uno mas y era tarde para lamentos!!! tantas cogidas en esa cama y ahora su horrible mejor amigo me estaba bombeando sin piedad alguna.
Rasguño el cabezal de la cama muerdo los labios para no gritar de sentir como me embiste y me penetra tan duroooooo!!!! Quería que pase rápido pero a diferencia de eso parecía que no terminaba mas de cogerme.

Separó mis nalgas y pudo observar como mi culo se dilataba y se anchaba ante él, gime viendo lo entregada que estaba y sin perder mas tiempo escupió lubricándome el culo.
No quería que ese cachivache de chabón me rompa el culo, soy muy puta pero el culo no se lo entregaba a cualquiera y menos a el, asi que tenia que hacer algo.

Me doy vuelta y me subo arriba de el, me introduje su pija jadeándole en la boca, y su olor a vino casi me tumba.. estaba transpirada y agitada, las sabanas se enrrollaban en mis piernas y sus manos manoseando mis gluteos. No me quedaba otra, me lo tenia que coger como yo sabia, para que me acabe lo mas rápido posible y ese momento se termine. Cabalgo arriba de el presionando sus huevos, su respiración recorre mi cuello, me agarró de la nuca me tiró hacia atrás para chuparme las tetas mientras yo me muevo lo mas rápido posible. Algo que le gusta mucho al hombre es una buena tranza, y por mas asco que me de lo tenia que hacer asi que le como la boca, empiezo a morder su lengua sus labios, introduzco mi lengua lamiendo su interior, y le demuestro como es el beso de una buena puta.

Fernando: (sacándome la cara) Salí de acá sucia de mierda, tenes un olor a guasca en la boca!!
Yo: (sacando una sonrisa) las putas son asi, si no te gusta dejale el lugar a otro..
Fernando: Cerra el orto trola, que este culo no me lo pierdo por nada!!

Me pellizca los pechos mientras ve como muevo mi culo mientras lo garcho.

Fernando: Ayyyyyyyyyy que putaaaaaaaaaa!!!!! como me gusta este ortooooooooo!!!!
Yo: Ahh si?? Te gusta?? Me lo vas a acabar?? Acábame adentro de la concha dale, sácate las ganas!!
Fernando: No puta!!a este culo lo voy a disfrutar!!

Se paró enfrente mio dejándome en la orrilla de la cama y apretándome de los tobillos me separa las rodillas y apoya todo su cuerpo sobre mi, siento su pija gruesa abriendo las paredes mientras me retuerzo de la impotencia, me levantó los brazos a la nuca mientras me coge bien rápido y duro haciendo mover la cama de lado a lado. Ya no quería mas, quería que me acabe y que se termine, por puta me había salido todo al revés. Me tenia que hacer la que me gustaba para que se caliente a mas no poder y me acabe, me sentía una prostituta obligada a garchar con alguien que no quería

Yo : Ahhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhh!!!!!!!
Fernando: ahora si te gusta no???
Yo: ayyy si dale dale cógeme!! No pares!!!

Subía y bajaba mi cadera buscando mayor profundidad con su pija, chocaba con su cadera en golpes bruscos.

Fernando: mmmmmmmmmmm que rico te mojas por favooooorrrrr
Yo: Cogemeeee maaaaaas maaaaaaaaas ahhhhhhhhhh siiiiiiiiiiiii mmmmmmmm

Sentía el orgasmo próximo, no sabía si alguien nos estaba escuchando perdí la razón de todo, solo quería sentir su pija bombeándome como el desgraciado que era!!!!!
Lo empuje y me puse frente al espejo, ya entregadísima y el tenía toda mi desnudes pegada al vidrio. Mis pezones se pusieron duros al sentir la frialdad del espejo, el se levanto y se puso detrás mio.

Fernando: Tan puta vas a ser????? Al final Ariel tenia razón, no hay mina mas puta que vos!!
Yo: Que??

Al final era verdad, mi verdadero macho pero había dejado en total evidencia con el sucio de su amigo..
Sin dejarme reaccionar me agarro del culo y me puso contra el marco del espejo, me metió un dedo en el culo para que me inclinara hacia adelante, separo mis piernas y me clavo la pija en la conchita.

Yo : Ayyyyyy siiiiiiiiii cogemeeeeee todaaaaaa!!!!!!!! mmmmmmmmmmmm
Fernando: Te voy a llenar la concha de leche pendeja mal cogida!!!

Estaba muy excitado, sentia sus jadeos mas y mas agitados y su mano metida en la raya del culo y la otra apretándome las tetas para que me quedara quieta.
El vaivén de mi culo chocaba tan fuerte que se escuchaba el eco en la pared, estiraba mi cabeza hacia atras cerraba los ojos para no ver en el espejo al hijo de puta que me estaba haciendo suya!!!!

mi conchita comenzaba a palpitar mas y mas, su pija parecia estar a punto de estallar y esa explosión era lo que mas esperaba..
Comencé a moverme para atrás, me inclinaba lo mas que podia hasta que sentí que descargo en mi toda su calentura en un caliente y espeso liquido que me hizo gemir
!
Yo: Uuuuuuuffffffff siiiiiiisiiiiiiiiisiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!
Fernando: Mmmmmmmmmmmmmm tomaaaaaaaaaa pendejaaaaaaa

Comencé a contraer y aflojar mi conchita una y otra vez sintiendo la leche que subía y volvía a bajar, para acabar pegada a el como una hija de putaaaa!!!!

Fernando: Como le voy a agradecer esto a Ariel por varios años! Jaja
Yo: que decís nene?
Fernando: digo que Ariel leyó tu mensaje y me dijo que venga a sacarme las ganas jaja
Yo: Son dos hijos de puta!!

Fernando se acomodó la ropa y salió de la habitación, mientras que yo me desplomé en la cama mientras sentía como me caía su leche…. Tenía mucha bronca, no podía creer lo que me habían hecho y lo peor de todo era que ni siquiera había acabado, jamás me habían cogido obligada sin posibilidad de sentir placer..
Pero esto no se iba a quedar así, lo peor que podían hacer es dejar a una putita con ganas y resentida

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Sumisión 100 %

Volvieron de cenar y ya en el living de su apartamento él le ordenó: “Anda a ponerte aun mas linda. Podría ser el conjuntito que te regale para tu cumple en Monterrey”, mientras se apoyaba en la mesa permaneciendo de pie.
Ella re-apareció con un conjunto totalmente de encajes, sin nada adicional en la parte superior, y en la parte inferior, una bombacha tipo culote, también de encajes en su totalidad.
Esta visión, sumado a que ella demostrara estar dispuesta a la sumisión, originó que su pantalón ceda espacio a su comienzo de erección.
Siguió ordenando:
“Pone música y prepara algo para beber”
La combinación de de que ella acate sus órdenes; voltee para cumplirlas, dejando a la vista la sensual imagen de su espalda y cola llevando esas prendas; le generaban placer.
El no podia sacar la vista de como la difusa tela se perdía entre los cachetes de su cola y el comienzo de sus piernas.
Cuando ella volvió hacia la mesa donde él continuaba apoyado, poso los 2 tragos que había preparado en la mesa, lo besó muy suavemente en la boca, atacando su lengua,l solo usando la punta de la suya; y le agarro el pene a través de su pantalón, apretandolo muy, pero muy, fuerte.
Si dejar de besarlo, chuparle la lengua, lamer su cuello, comenzó a desabrochar su pantalón, tomo su pija con la mano y comenzó a pajearlo suavemente sin dejar de besarlo.
Al notar ella que la cabeza de su pija ya estaba húmeda por la calentura que él había alcanzado, se arrodillo y comenzó a recorrerla con la punta de su lengua y de manera muy sutil; el frenillo, el cuello del glande y finalmente la punta, para beber la miel expulsada.
Imprevistamente comenzó a chupársela muy fuerte y rápidamente.
El la detuvo y retiró hacia atrás muy sutilmente.
Le ordeno que se quitara las prendas.
Ella se distanció y fue quitándose las pocas prendas que llevaba puesta muy lentamente.
“Ven, acércate y arrodíllate”. dirigió el.
Ella se acercó en puntas de pie, se puso de rodillas y sin esperar imperativos adicionales, tomó su pene con ambas manos y comenzó a lamerlo como si fuera el más codiciado y delicioso helado.
“Para”, dijo el. “Quiero que te toques. Y me muestres cuando ya estes mojada”, agregó.
Ella se alejó, sentó en el sillón, abrió sus tonificadas piernas, con una mano separó los labios, chupo los dedos de la otra, y comenzó a acariciar sus labios y su clítoris.
Cuando retiró el dedo índice de entre sus labios, pudo verse un hilo de delicioso jugo que no quería cortarse a pesar de la distancia alcanzada entre su mano y su mojada vagina.
“Ahora? Te gusta como estoy de mojadita y putita para vos?”, dijo ella.
El se abalanzo sobre ella, la incorporó, giro, hizo que ella apoye sus manos en el respaldo del sillón, inclinando su torso hacia abajo, pero levantando su cola y comenzó a beber sus más espesos y ricos jugos.
El frenesí alcanzado por ambos era tanto, que el solo reaccionó cuando noto los prolongados espasmos de ella y cuanto chorreaba la punta de pija. Se detuvo, se paró, la tomo por las caderas y comenzo a metersela muy lentamente.
Ella se mordía el labio inferior con sus sensuales dientes, por tanto placer.
Los sexos de ambos chorreaban destilados de placer.
Comenzaron a coger muy fuerte y rápido.
Cuando la respiración de ambos estaba acelerada al máximo y os gemidos eran escuchados por los vecinos, el salió y se acostó.
Ella se acostó sobre él y comenzaron a besarse bruscamente, deseando beber el placer del otro.

warmfable@gmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax