Archivo de la categoría: Anal

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La calentura, el lavadero y el nooo de una chica

A veces me pregunto ¿Por qué me suceden las cosas que me pasan en mi vida sexual?

Observo el paso del tiempo y veo con asombro el cambio en la vida sexual en las chicas. Una chica a los 10/12 años siente y coge como una de 20 y nadie la sedujo, la conquistó y menos la violó. Leí por allí que el promedio de la iniciación sexual es a los 14 años. Lo que más me preocupa es que no la lastimen, la enfermen o hagan hijos no deseados, la mayor parte por ignorancia.  Me he encontrado con cada caso que han puesto a prueba mi conciencia, pero… No soy de fierro! A veces me agarro cada calentura que me llevan a situaciones límites. Perdonen, me fui por las ramas, pero no lo pude evitar.

Así me pasó un día en el departamento donde vivo en planta baja. Vino a trabajar una muchacha, 16 años, en un departamento del primer piso. Nada especial, trigueña, buena cola, tetas, pero muy sensual. Me provocó una calentura, cuando la vi por primera vez, tremenda. Intente verla, hablarle, pero nada. Averigüé que a la tarde iba a lavar ropa al lavadero de la terraza en el 9º piso. Un día me decidí, la vigilé y cuando vi que iba al lavadero, me fui para allá.

Al llegar al piso del lavadero la vi a ella de espaldas, en una pileta. Lleno de calentura y con una erección tremenda me le acerqué, le apoyé el bulto en la raya de la cola y la tomé por la cintura. No opuso resistencia, solo dijo: nooooooooo. Le desabroché el batón y a la rastra me la llevé al fondo donde no nos verían, aunque no había gente en el edificio y había una mesa y otras cosas.

La puse boca abajo en la mesa, las piernas colgando y la tomé de los pelos con una mano, mientras con la otra me bajaba los pantalones, el boxcer. Ella decía muy bajo: noooooo. Le bajé la bombacha y me le fui encima, le abrí la conchita con mis dedos y le empecé a meter la pija. Con los dedos supe que no era virgen, así que se la metí de a poco. Allí cambió: ayyyyyyyyyyyyyy        nooooooooooo    ayyyyyyyyy

Le deje el pelo, le levanté bien el batón y le agarré las tetas con fuerza mientras la bombeaba con fuerza. Estaba mojadita, no mucho y eso facilitaba la cogida. Tenía puesto un forro, por las dudas. Ella solo gritaba ayyyyyyyyy  noooo  nooooo  ay.

En un momento se puso dura, se contrajo y acabó como una loca. Le salió jugo por la concha. Me contuve hasta que terminó. Le saqué la pija y la volví a agarrar por los pelos con una mano. Me saqué el forro, le metí dedos en el culito para lubricarlo y me dispuse a cogerla.

Ella se movía, diciendo: Noooooooo    Por allí noooooo  Inútil. Le acerqué la cabeza al agujerito y acostado sobre ella le enseñe como abrirse. Cuando lo hiso, luego de dos o tres palmada fuertes, le metí la cabeza Alli gritó ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyy      nooooooooooo dejameeeeeeeee

Nada se la seguí metiendo en medio de los gritos, cada vez mas apagados como si se fuera entregando a la cogida, el placer. Cuando la tuve toda adentro hasta los huevos, le solté los pelos, le agarré las tetas y le metí dedos en la concha. La bombié con fuerza y también la masturbe, en medio de sus jugos, hasta que acabó con fuerza. Se retorcía con fuerza, mientras gritaba ayyyyyyyyyyyyyyyyyyy    mooooooo

La garré con fuerza, la bombié rápido hasta que acabé, llenándole el culito de leche. Luego de un momento me separe y le dije quiero que mañana vengas a mi departamento quiero verte desnuda y cogerte en una cama. Ahora límpiate en tu casa y calladita. Ella muda, asintió con la cabeza

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La venganza de la putita!!!

Había pasado una semana desde el cumple de Ariel.. Uno de mis machitos que me había entregado al sucio de su amigo para que me garche como él quiso de forma obligada..
Me había quedado mucha bronca por lo que hizo y me tenía que vengar de alguna forma! No podía quedarme sin hacer nada
Era un domingo al mediodía, y de la nada me llega un mensaje de Ariel.. como si dios me hubiera dejado la oportunidad en bandeja. El mensaje decía que iba a estar solo todo el día y que estaba aburrido, y obviamente yo le dije que si, que no se preocupe que le iba a hacer compañía . No tarde mucho en estar lista y salir para su casa. Lleve puesto una pollerita negra que apenas cubría mi cola y una musculosa blanca que marcaba mi corpiño y como sabía que iba directo a coger me puse una tanguita que se divide justo en la parte de la conchita para que no haga falta ni siquiera correrla para el costado. Además aproveche y en el bolso lleve algo para sorprender..
En el camino aproveche y le mande un whatsapp a Julio, el tío de Ariel que me había hecho cosas en el baño durante el cumple, y que cuando tuve la oportunidad le saque el número para cualquier cosa que necesite, y esta vez lo necesitaba

Apenas llegue a la casa me recibió Ariel con una gran sonrisa

Ariel: Holaaaaaa hermosa como estas??
Yo: no me ves como estoy? Con unas ganas de coger que ni te cuento!!
Ariel: no cambias mas ehh! Jajaa
Yo: jaja te sorprendería si lo hiciera! Aguántame un toque que voy al baño! Vos si queres anda a tu pieza
Ariel: dale hermosa te espero!!

Fui al baño, me saque la musculosa y la pollerita quede con el corpiño solo y la tanguita, saque del bolso un trajesito de mucamita hot cuando subo, abro la puerta lo veo acostado en la cama mirando la tele.

Ariel: Ahhhh buenooooo ahora las trolas vienen a domicilio, eso me encanta
Yo: Disculpe paso a limpiar.

Tome el envase del blem y comencé a agitarlo mientras fregaba con la mano, dejando caer parte de la espuma blanca sobre mi muslo, me agache quedando en cuatro mientras movía el culo fregando la mesa del televisor.

Ariel: (apareciendo detrás mío) No se puede creer eh! Tan desvergonzada de andar en bolas calentando hija de puta!
Yo: es mi uniforme.. aparte me mandaron a limpiar cada cosa con polvo que encuentre…(Fregandole el culo) y vos tenes acumulado de sobra…..
Ariel: Que puta que sos…..

Me hizo doblar la cintura quedando con el abdomen sobre la mesita, me separó las piernas y agachándose me levanto el culo. Con su lengua comenzó acariciar mi entrepierna hasta llegar a mi tanguita, comenzó a lamer sobre la tela mientras yo jadeaba.

Yo: mmmmmmmmmm ayyyyyyyyy!!
Ariel: Que olorcito a puta pendeja … vivis mojando la tanga pensando en las chotas que te queres coger!

Metió la lengua debajo del hilito de la tanga y comenzó a correrlo de costado mientras con la puntita se metía entre los labios.

Yo: ayyyyyyyy Ariii…
Ariel: mmmmm te encanta cuando te chupo la concha putita….

Abrió con dos dedos de par en par la concha y comenzó a lamer de arriba abajo escupiendo saliva que juntaba con los dedos y volvía a enterrármelo. Con sus labios carnosos chupaba la pielcita que la recubre mientras su lengua se introducía como una pija garchándome sin parar.
Separo las nalguitas y se metió entre medio de ellas chupando el agujerito del culo, metía y sacaba la lengua innumerables veces, escupía y juntaba la saliva lamiendo toda la raya profunda del orto.

Se levantó y se sentó en el borde de la cama, sacudió su pija en la mano y yo como la puta petera que soy me puse en cuatro agachada hasta su pija. Lamí los huevos desde donde comienzan arrugando la pielcita hacia arriba, me los lleve a la boca y comencé a succionarlo una y otra vez primero el derecho y luego el izquierdo. Sentía como la piel que los contenía se iba entibiando y los huevos agrandándose en ellas.
Saque la lengua dejando caer saliva para que vea lo húmeda que la tenía, lamí todo su largo tranco, envolviendo la pija en la mitad para presionarla. Continúe con el recorrido dejando hilos de saliva que chorreaba en sus huevos, abrí la boca bien grande como si fuera a tragármela entera, pero volví a cerrarla para morderme los labios amagándole que me la iba a meter toda y que se muera de ganas. Me encantaba hacerlo desear mi boquita de chupa pija.
Con dos dedos abrí el agujerito de la cabecita mientras lo golpeaba de atrás para que saliera el preseminal, mmmmmmmmmmmmmmm bien blanquito y salado como me gustaba….!!!
Unte con mis labios el líquido que desprendía mientras mi boca se abria deslizando hacia un costado su carne venosa.

Ariel: (cerrando los ojos) uuuuufffffffff pendejaaaaa
Yo: (sacándome la pija de la boca un segundo) te gusta el pete que te estoy haciendo???
Ariel: siempre te dije que sos la mejor petera que conoci!! No se como la chupas tan bien!!!
Yo: y bueno me gusta chupar cualquier pija que tengo cerca!!
Ariel: cállate ahora esa boca es mia y te tenes que comer mi pija!!
Yo: ( sonriendo por dentro) ahh sii????? Vamos a ver!!
Ariel: que???
Yo: nada nada!! (metiéndomela de nuevo en la boca)

Introduje la mitad de la pija y comencé a succionar largo y profundo, apretaba fuerte la chota mientras lo miraba a los ojos con cara de deseo. Con una mano apretaba la base de la pija y mientras lo pajeaba suavemente dentro de mi boca, lo golpeaba con la lengua y con toda la saliva acumulada lo mandaba al fondo de la garganta hundiendo mi cara en sus huevos. Con la otra mano me acariciaba la raya del culo, presionando mi dedo pulgar dentro del agujerito, esto me hacía morir de la calentura.

Ariel: Mmmmmmmm putita!!!!! Como te gusta colarte el orto!!!

Me levantó de los brazos y me puso en cuatro arriba de la cama.

Ariel: levantame bien el culo conchudita!

No paraba de gemir, sentía el culito que me latía y la concha chorreaba humedad.
Me calentaba demasiado lo que estaba pasando y lo que estaba por pasar. No daba mas de las ganas!!!!

Se corrió un poco de la cama y acercándose a la tele agarró el control de directv que es bastante grande y tiene forma de pija, escupió un poco sobre la punta y me lo metió en la conchita

Yo: AHHHHHHHHHHHHHHH SIIIIIIIIIIIII!!!!!!!
Ariel: mmmmmm mira como se te dilato la conchita tan morbosa vas a ser??? Te gusta pajearte con lo que sea no trolita?? Te gusta que te entierre un control remoto hija de puta????
Yo: siiiiiiiii siiiiiiiiiiii ayyyyyyyyyyy mas fuerteeeeeeee por favooooorr!!!!!!

Comenzó a sacar y meter en forma alucinante el control, parecía comenzar a calentarse en sus manos y mi concha a agrandarse cada vez mas, porque cada vez su mano se metía mas y más adentro junto al control.
Yo subia y bajaba mi cadera, me rasguñaba el culo abriendo mas las paredes de la concha. Sentia la pija dura de Ariel rozando mi pierna mientras me colaba el control remoto. Estaba tan mojada que ya casi ni se sentían los botones del control que al tocarme las paredes de la concha me hacían gozar el doble. En ese momento, saca el control y me lo pasa por el culo haciendo presión en el agujero y apenas sintió que se dilato el culo me metió dos dedos de una.

Yo: Noooooooooooo ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh no seas hija de putaaaaaaa!!!!!

Se montó sobre mi, una rodilla presionándome la espalda para que no me moviera y su mano culeando el culo. Mmmmmmmmmmmmm sentia como mi culito se contraía tragando sus dedos más adentro. Y en ese momento llego lo mas esperado, dejó de lado el control remoto que se veía todo mojado sobre la cama y me encajó la pija de una en la concha!!

Yo: Ayyyyyyyyyyyyyy siiii por diooooooooos!!!! Como me gusta la pija!!!!!!!!!!

Su pija bombeaba con brutalidad mi concha que le daba todo el mojado que bajaba.

Ariel: uuuuuuufffffffff que conchita por favoooooorrrr!!!!!!!

Estaba totalmente entregada a ese macho y su pija me estaba embistiendo desenfrenadamente por ser tan puta de mierda. Me corrí a un costado dejándolo sentarse en la cama, sin que me retirara su mano del culo me subí arriba de su pija de espalda para que viera como su pija y su mano se iban perdiendo entre las carnes y como salían nuevamente envueltas en flujo. Giraba para mirarlo mientras escupía sobre mis tetas y manoseaba mis pezones, el abría y cerraba mi culito viendo cómo se dilataba. La piel de mi conchita se estiraba envolviendo su tronco, mostrando el rose de su vena sobre ella.

Estaba hecha una perra, gemía saltaba presionaba la concha me chupaba los dedos bajando al clítoris. Me sentía todo una hembra pero necesitaba vengarme. No me podía ganar la calentura, ese hijo de puta que me había dejado garchar por el amigo la tenia que pagar y justo llego lo que estaba esperando. La mesita de al lado de la cama se escuchó como vibró mi celular.
Arriba de el siendo garchada le dije:

Yo: ahhhhhh mmmm Me pasas mi….. celuu…
Ariel: (dándome el celu) Para que lo queres trolita?? Queres que te saque una foto de como te estas morfando mi chota??
Yo: mmmmm mejor todavia…. sacame foto cuando tu tio me esta rompiendo el culo….
Ariel: (con cara de sorprendido) ehhhhhhhh???

Sin darle tiempo a hablar llame por telefono.

Yo: Hola.. soy ani..
Tio: Uuhh bonitaa ya estas?
Yo: ummmm sisi dale veni… mmmmmmm… estoy solita y mi conchita necesita una manito….
Tio: Ayyyyyy putitaaaa (susurrando) tu concha necesita una chota bien dura…
Yo: Te espero en la camita ayyyyyyyyy siiiiii (saltando sobre la pija de Ariel) mmmmmm no te demores que no doy maasss!!
Tio: Uuuhhhh como me pones pendejaa, ya casi llego!!

Corté la llamada mientras me daba vuelta y lo empujaba hacia atrás, me subí arriba de el apretando mis muslos en sus caderas comencé a cogerlo rápidamente girando mi cadera ,embistiendo duro, mientras manoseaba sus huevos por debajo.

Ariel: Que haces hija de puta?? Es mi tio!! Como te lo vas a garchar?? Encima en mi casa!!!! Te lo vas a garchar mientras estoy yo encima puta del orto???
Yo: uuufffff obviooooo que me lo voy a coger pero vos te vas a esconder y te vas a pajear pero sin acabar que quiero sentir ese gustito a leche de pajero que tenes….
Ariel: Nahhh no podes ser tan puta!! Como te da la cara???
Yo: me da la cara y mas me da la concha!!! Además a tu querido tio ya le hice flor de pete y se quedó con ganas de cogerme asi que tengo que terminar mi trabajito!!
Asi que dale movete que ahí viene y no quiero que te vea!!!

Me apretó fuerte la espalda como con bronca clavándome la pija bien adentro de la concha.

Ariel: te vas al carajo hija de puta, esto ya es demasiado!!
Yo: (mientras se escuchaba que abrían la puerta de la casa) te gustó que me coja tu amiguito?? Ahora te va a tener que gustar que me coja tu tio y todo aquel que tenga pija y te conozca!!
Ariel: ( con cara de entender todo) ya vas a ver..

Estaba subiendo las escaleras, asi que acomode las sabanas asi nomas y vi como Ariel se escondía en la pieza de al lado.
Cuando estaba levantando una ropa que se había caído al suelo sentí que alguien se paró en la puerta de la pieza.

Tio: Ayyyyyyyyy rubiaaaaa!! Que lindo te queda el delantal!!
Yo: si? Pero de atrás no tapa… (dándome vuelta)
Tio: como si alguien te quisiera tapar ese orto rubia hermosa ….

Cuando quiso cerrar la puerta de la pieza..

Yo: Nooono!! No cierres!! Dejala asi nomas!!
Tio: y si alguien nos ve??
Yo: No hay nadie veni dale que no doy mas!!

Se acercó a mí y me alzó en su cadera, sentí como se desprendía el cinto y dejaba caer los pantalones al suelo. Me arrinconó contra el ropero mientras hundía su pija en mi conchita sin siquiera perder el tiempo.

Yo: ayyyyyy siiiii! ( hablando fuerte) Vos si sos un macho de verdad!!! Hay que meterla de una y coger con ganas a una puta!!
Tio: a esta concha se la tenia jurada nena!!
Yo: ayyy siii dale cógeme como no me coge nadie!!!!
Tio: uuuufffffff que mojada y anchita estas!!!!
Yo: antes que venga me tuve que. Ahhhhhhhhh ahhhhhhh entretener un poco …

Una mano me apretaba el culo subiéndome y bajándome en su pija, mientras que la otra me apretaba la nuca devorándome la boca, me metió su lengua en lo profundo de mi garganta lamiéndome cada rincón. Mientras chupaba su lengua me calentaba pensando que me había chupado la pija de su sobrino diez minutos antes y que seguro estaba mirando desde la otra pieza como su tio me estaba culeando.

Me mordía los labios, me ensalivaba toda la lengua, su chota dura y larga me hacía gemir como condenada. Sus huevos hinchados rebotaban chasqueando en sus piernas. Que bien que cogen los maduros, es algo que no tiene comparación.

Mientras me cogía metía sus dedos en la raya de mi culito que para su sorpresa lo tenia bien abierto.

Tio: apaaa….. anduviste regalando el orto que lo tenes tan dilatadito??
Yo: Para que tener este orto si no lo uso?

Me bajó de arriba suyo y me puso las rodillas en el colchón, me separó las nalguitas y abriéndome el agujero escupía dentro de el.

Yo: Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!
Tio: Mmmmmmmm que sensible lo tenes muñeca!!!

Se puso bien pegado a mi y golpeando fuerte en la entrepierna para que las separe me metió la cabeza de la pija en el culo.

Yo: mmmmmmmmmmmmmmm ahhhhhhhhhhhhh uuuuuuuufffffff !!!!
Tio: Siiiiiii asi gemime pendejaaa…. (insertandola por la mitad) ayyyyyyy que apretado tenes el ortoooooo!! Ayyyyyyyy no voy aguantar tantoooo que ricooooooo pendejaaaa
Yo: mmmmmmmm siiiiisiiiiiiiiiii ayyyyyy rompeme el culoooooooo!!! (gritando para que me escuche lo mejor posible Ariel)

Sentía mi culito apretándose ante su pija, latía en lo profundo queriendo expulsarlo pero mis movimientos solo hacían que se hunda mas y mas…..
Su jadeo humedecía mi espalda que al estar desesperado por cogerme me escupía toda y sus dedos gruesos y ásperos me ensanchaban la concha, sentía el frio del viento que se colaba cuando sus dedos salían refrescando la calentura que llevaba encima. El choque de sus huevos retumbaban en mi conchita, tome uno de ellos y agachándome aun mas logre meter uno de ellos dentro de mi concha que estaba realmente agrandada por meterme dos pijas y un control remoto.
Comencé a rozarlo por todos lados mientras el me clavaba las uñas en los hombros. Se sentía como la pielcita de su pija parecía cada vez más fina y estirada.

Tio: Ayyyyyy pendejaaaa mal paridaaaa!!!
Yo: mmmmm te gusta culear a esta rubia putita????
Tio: me encantaaa cogerte y llenarte de leche!! si sos una trola y eso buscas!!! ayyyyyyyy puta de mierda.

Rozaba mi culo en sus huevos, el ritmo de mis embestidas se chocaban con su vaivén haciéndonos gritar. Apreté el colchón fuerte cuando sentí que el orgasmo se apoderaba de mi, una electricidad recorría desde mi concha hasta la punta de los pies endureciendo mi culito que apretó su pija.

Yo: ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhh ahhhhhhhhh….. mmmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!
Tio: ayyyyyy despacio mmmmm no aguantoooooooo!!!!!!

Me tomó de las caderas y cogiendo velozmente termino golpeando su pelvis en mi espalda cuando acabó dejando mi orto lechoso.

Tio: uuuuuffffff (apoyando su cabeza en mi espalda) no doy maaaaas …
Yo: ayyyyy siiii (siempre hablando fuerte) como me acabaste el culoooo!! Mira como me dejaste el orto por favooor!!!

Se recostó en la cama agarrándose de la cabeza, yo me deslice hasta su pija y presione la puntita que largo un chorrito más corto en mi lengua lo junte con lamidas largas mientras chupaba presionando su cabecita.

Tio: ayyyy paraaaa pendeja!!!! no seas putaaaa.
Yo: Mmmm es que me encanta chupar pijas acabadas!!

Después de unos minutos se levantó y se vistió mientras veía como yo acomodaba la cama moviendo mi culito que desprendía aun lechita.

Tio: (palmeándome el culo) te veo después bonita…
Yo: ya te vas?? Asi de una?? Jaja
Tio: Solo me quería sacar las ganas pendeja!!si queres mimos búscate un novio!
Yo: jaja no gracias! Con tu leche me alcanza y sobra Beso

Ariel dejó pasar unos segundos asegurándose que su tio ya había bajado y cerrado la puerta para salir de la habitación

Ariel: (con la pija en la mano) Puta putaaaaa hija de mil putaaaaaa (presionando mi cabeza hacia su pija)
Yo: mmmmmmmm como tenes la chotaaa!!!! Te clavaste duro una paja ahi noo??
Ariel: Viendote como mi tio te llenaba el culo de leche hija de puta….

Apoye mis labios en su pija y uuuuffffffffffff ardiaaaaaaaa estaba bien dura y calentita como me mataba esooooo!!!!!!
Cuando estaba por metermela en la boca me sostuvo del pelo hacia atras y me dijo:

Ariel: sacate la leche que te dejó en el culo y colate la concha daleeee pendeja….
Yo: si señor!!

Levanté un poco el culo, y aun lo tenía sensible y ardía, metí dos dedos y los envolví en la leche que se encontraba en la entrada. Tirándome un poco hacia atrás para que vea, me abrí la concha y me lo enterré .

Me volvió a tirar hacia adelante regulando su ritmo, estirándome el pelo. Me aferre a su cadera y presionando su culo con mis manos comencé a sacar y meter su pija de mi boca, la saliva caía en el suelo de lo húmeda que se lo dejaba. Lamia sus huevos detrás de la pija, succionaba la cabecita y me la volvía a meter hasta el fondo conteniendo el aire mientras mi cabeza se tiraba hacia un costado para meterla entera. Sentía como puteaba y jadeaba en cada clavada que le daba.

Ariel: Ayyyyyyyyyyy chupa pija de mierdaaaaa

Se sostenía de mis hombros para no moverse, mis embestidas dentro de mi boca se volvieron feroces y chupaba sin piedad hasta que su mano empujando mi nuca hacia el era la muestra que no daba más. Y cuando parecía que estaba por acabar saque mi boca y lo dejé con la pija bien dura frente a mi cara.

Ariel: Pero.. que haces???
Yo: decile a tu amiguito el villero que te ayude a acabar, yo con la leche de tu tio me conformo!!
Ariel: No pendeja puta vos no te vas a de aca hasta que me saques toda la leche!!
Yo: ahh no?? Mírame!!!

Agarre mis cosas y me fui al baño a cambiarme, y cuando estaba pensando en irme me ganó el alma de puta que tengo y no me pude contener asi que abri la puerta del baño y me empecé a vestir despacio con la puerta abierta mientras Ariel bajaba las escaleras con la pija en la mano y cuando se acercaba le dije:

Yo: aca le chupe la pija a tu tio el dia de tu cumple mientras nadie se daba cuenta!!
Ariel: mas puta imposible
Yo: ( mirándolo con cara de puta insaciable) acabame la concha que el culo solo no me alcanza!

Ni bien terminé de decir eso ya tenia su pija en mi concha bombeándome con desesperación..
No pasaron ni cinco segundos y toda su leche desbordaba de mi concha como si no hubiera cogido en años!!

Ariel: Ahhhhhhhhhhhhhh la puta madreeeee!!!
Yo: ayyyy siii que rica acabada!!!!!

Apenas acabó, sacó su pija dejando caer toda su leche sobre el piso del baño diciendo:

Ariel: (con cara de satisfecho) Cerrá bien la puerta cuando te vayas!!
Yo: Dale no hay problema

Terminé de cambiarme y espere a que me deje de chorrear la leche y me fui para mi casa con una sonrisa de oreja a oreja, por ser una puta que sabe lo que quiere y se hace respetar

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi primera vez por el culo

Aunque ya me había alejado bastante de Sebastian, seguiamos teniendo uno que otro encuentro ocacional. Yo estaba a punto de cumplir mis 15 años y seguia cogiendo con mi primo Manuel, quien ya me venia pidiendo de hace rato que le entregue mi culo, lo que aún no me animaba. De a poco y valiendome del porno qu veía en internet, empece a jugar sola con mi culo primero en la ducha, para despues ir introduciendome diferentes objetos. Lo disfrutaba, sentía mucho placer hacerlo y me imaginaba como sería sentir un pedazo de carne caliente y latiendo a dentro. Así fué que tome la iniciativa de pedirle a Sebastian que el fin de semana se llagara por mi casa ya que mi padre no estaría, mi madre como siempre sale y yo quedaría sola en casa durante toda la siesta y la tarde. El llego como a las 3 de la tarde, yo estaba ansiosa, recien terminaba de ducharme y lavar bien mi trasero. Lo veo llegar desde lejos, desde el ventanal le indico que ingrese por la parte trasera, yo lo espera solo con mi bata puesta, hasta que llego me encargue de cerrar todas las cortinas, así que en cuanto entro nos abrazamos y nos comenzamos a besar profundamente. El me empujo al sofá y abrió mi bata, de inmediato se arrodillo en frente y me comenzó a comer la concha ya super húmeda y caliente logrando que me venga a los pocos minutos mientras yo le sostenia la cabeza fuertemente contra mí. Me tocaba devolverle el favor y el lo sabía así que se paró frente de mí y saco su verga, me prendí de inmediato y se la mame con fuerza mientras el me daba el ritmo tomandome de mis pelos. Se la succione sacandole toda su leche al poco momento. De ahí nos dirigimos a la habitación, se la volví a mamar y tomo fuerza al instante, lo monte y lo comencé a cabalgar, luego me puse a cuatro y me entro con mas fuerza aún. Estabamos a punto de venirnos así que gire y abrí bien mis piernas para que entre toda mientras nos besabamos jugando con nuestras lenguas hasta que llegamos juntos dejandome su leche adentro.
Ahí descansamos un momento, luego le dije que quería probar por atras, él se entusiasmo pero le dije que primero quiero probar de introducirmela yo pero que él me dilate el ano. Lubrico su dedo y empezó a jugar con mi culo hasta que empezó a introducirlo dando mucho placer, y casi nada de dolor. Luego fué su segundo dedo y hasta un tercero, pero ya quería su pedazo dentro así que entre suspiros le pedí que me la metiera, me sentía totalmente lista y sin miedo alguno, apoyo su cabeza en mi culo y presiono suavemente, y por la lubricación que tenía entro sin ningún problema. Hizó suave tal vez los primeros 5 movimientos pero como solo escucho gemidos de placer de mi parte empezó a bombearme bien duro por un buen rato hasta que me dejo toda su leche dentro. Esa siesta me la metio 2 veces mas por el culo, y con esto me termine de convertir en una verdadera puta.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Orgia anal

Hola amigos, soy Camila nuevamente. Esta vez les quiero contar mis aventuras en viaje a Cuba. Resulta que hace como un año y medio atras conocí a una chica que de a poco fuimos formando una amistad. Ella también es bastante liberal, sin novio a quien responderle, le enseñe la zoofilia, y siempre esta ligando como yo. O sea igual de puta que yo. Es una morocha con un cuerpazo, no tan alta como yo y todo natural. Fué en un gym que nos conocimos en invierno, ella me ubicaba de una disco a la que frecuentamos ambas. De la zoofilia se dió cuenta una noche que se quedó a dormir en mi casa al ver como se ponía mi perro. Pasaron como 2 meses hasta que se atrevió a preguntarme sobre eso, y luego otro mas hasta que se animó a probar.
Viajamos juntas a Cuba, ya para esa altura nos conocíamos todos nuestros secretos, incluso la llevé a la finca de mis abuelos a jugar con sus animales y el viejo sereno.
Los dos primeros días fueron agotadores por que queríamos conocer todo a la vez y llegabamos rendidas a la noche. Pero la tercer noche, nos fuimos a bailar y conocimos a mucha gente, entre ellos a un par de viejos alemanes donde supuestamente eran pareja. Pero mas tarde, ya con varios alcoholizados, el activo, por así llamarlo ya que no recuerdo su nombre, empezó a seducir a mi amiga y nos invitó a unas cabañas que quedaban como a 500 mts. de ahí. Nos dijo que ahí la fiesta estaba mas acorde a nosotras. Y cuando llegamos nos dimos con una sorpresa: era el lugar para las orgías de los turistas. Pasamos por un sector de tragos con 4 barman que estaban ordenando todo, luego una pista de baile ya vacía y al final un sector con muchos sillones de diferentes tipos donde estaban todos. Jamas pensé en encontrar algo así por este pais, me parecía algo mas europeo este tipo de prácticas.
Había gente de todos lados, parejas swinger, infieles, solteros, gay… de todo. Estimo como unas 30 personas, de las cuales solo quedaban despiertas unas 10, 3 mujeres y el resto hombres que se las estaban cogiendo a su antojo mientras ellas pedian mas. La escena era provocadora, así que este aleman empezo a desnudarse y nos invito a hacer lo mismo, que al ver su cuerpo todo fornido para este gigante cincuenton con una pija de sueños no demoramos en hacerlo.
Lo primero fué comerle la pija como los dioses, la compartíamos entre las dos, luego sentimos manos que empezaron a acariciar nuestros cuerpos, tres hombres se acercaron a nosotras así que nos pusimos mas comodos todos para disfrutar chupando vergas y que nos coman la concha con lujuria. Pero hubo un problema. Estos hombres de tanto coger con otras mujeres solo descargaron una vez cada uno y nos dejaron queriendo a nosotras, y sabíamos que el alemán no podría con ambas. Así que cuando estabamos limpiando sus vergas y notamos que ya no levantaban, reaccionamos automáticamente levantandonos a buscar a los barman.
Estaba claro que estos también se enfiestaban con los clientes, ya que todos eran morenos de hermosos cuerpos que estaban con el torso desnudo y solo un moño en el cuello. Los tomamos de las manos y los llevamos al salon, tenían puestos pantalones como los de stripers, asi que de un tiron quedaron desnudos demostrandonos que no habian tenido fiesta todabía esa noche ya que sus trancas estaban firmes.
Tomamos a dos cada una y empezamos a jugar, el aleman estaba muy entusiasmado con mi amiga por que hizo sentar a los barman para que ella les mamara bien la verga mientras el se la cogía con su gran cañon superior al de estos morenos. La tenía tan gruesa que no lograba levantarse del todo, pero tenia la firmeza para taladrarte sin piedad. Yo la miraba de reojo y me imaginaba rompiendome el culo, eso me exitaba mas aún así que hice que me montaran los dos agujeros a la vez. Mi amiga se copó al verme y ella quizo lo mismo así que ubicó para hacerlo, pero el alemán quería ser el que le rompiera el culo. Lo intentaban y no había forma de que entrara en su culo, así que de inmediato le ofrecí un cambio de machos así que el alemán solo tuvo que acomodar su gran tranca y empujar dentro de mí.
Fué hermoso sentir como se expandían mis tripas al entrar semejante tranca. Todos se sorprendieron al ver que no me quejé para nada y lo disfrutaba a mil. Mientras tanto yo seguia engulliendo un verga en mi boca y presionaba para que esta gigantesca tranca me entrara toda. De a poco empezaron a llenarme por todos mis agujeros. Luego descansamos un momento mientras tomabamos unos tragos, los negros empezaron a tocarnos nuevamente, esta vez cambiamos de machos, y al notar nuestras conchas lubricadas nos colocaron a cuatro y nos penetraron por ambos agujeros nuevamente sacandonos gemidos de placer a pesar de que esta vez fueron con las embestidas mas brutales. A todo esto el aleman se tomó una pastilla de viagra para seguir participando de la fiesta, así que cuando terminaron el resto, recoste al viejo y me clave su verga en el culo cabalgandola lo mas profundo posible. Estuve sobre él hasta que me vino un orgasmo espectacular dejandome rendida, así que el viejo me colocó boca abajo y me monto para penetrarme de forma bestial por un rato largo hasta que se vino. Con las pocas fuerzas que nos quedaban, tomamos nuestras pertenencias y nos retiramos viendo como el resto descansaba y hasta se dormia en el lugar. Fué una experiencia maravillosa que espero pronto se repita.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Deseo insaciable

Para Alex…

Este hombre despertó en mí una pasión sexual difícil de controlar, luego de decidir escribirle e incluso haber logrado vernos y echar una rica culiada, pues este deseo por el aumentó.

No había probado ni sentido una verga tan rica como esa, de muy buen tamaño, hermosa en apariencia, rica muy rica, caliente, provocaba chuparla y chuparla hasta que dejara esa rica leche calientica en mi boca.

Con tan solo cerrar mis ojos puedo imaginármelo conmigo, el recostado en la cama deliciosamente desnudo, con su espalda sobre algunas almohadas, ligeramente inclinado, yo con mi cabello suelto me voy acercando a él desde el extremo inferior de la cama, muy sensualmente voy acariciando su cuerpo con mi cuerpo y mi cabello, sus piernas, sus caderas, al tener su verga rica frente a mi cara no puedo evitar lamerla, darle una probada y metérmela completa, pero me retiro y sigo subiendo, quiero probar su boca, pero antes beso su abdomen, su pecho, llego al cuello, chupo, beso, mordisqueo suavemente, voy a sus orejas, que me encantan por que le da un cosquilleo cuando me acerco a ellas y les doy una rica y sutil chupadita, me dirijo a su boca, en mi abdomen sentía su verga clavándoseme, paradísima, dura, caliente, al llegar a su boca surgió aquel beso tan excitante que hacía que todo se mojara mas, que todo se endureciera mas, aquella lengua que se enlazaba con la mía, comunicándose ellas entre sí, haciéndose saber que el placer aumentaba. No pude mas y tuve que bajar a metérmela en la boca, quería chupársela, quería que él me agarrara el cabello dirigiéndome el movimiento según su gusto, que rico sentir esa dominación, la chupo completa, le paso la lengua, le chupo la cabecita, sigo lamiendo todo, completa, el agarrándome del cabello me guía el movimiento, rápido, arriba, abajo, más lento, completa, que sintiera que me llagaba mas allá de la garganta. Qué rica verga tienes mi amor, le digo, quiero comérmela toda, es que toda todita te la vas a comer, me dijo… pasado los minutos le dije, quiero que me la metas, cógeme, pero cógeme duro, el toma acción y me agarra y me baja rápido la ropa y antes de metérmelo me da aquella rica mamada, chupándose toda la humedad que ya mi cuerpo había dejado salir, que rico, sigue, no pares, le decía… El seguía haciendo maravillas con esa lengua, su verga estaba parada, caliente, métemela le dije, el lo hizo, embistiéndome con toda aquella fuerza y pasión que el también acumulaba, al cabo de unos minutos dándome duro le dije “quiero cabalgarte” se me quedo mirando con aquellos ojos libidinosos, me lo saca, pero sin soltar mis caderas se acuesta montando mi cuerpo encima de su verga ¡Que rico! Le dije, de verdad, que rica verga, con ese tamaño, haciéndome sentir dolor, pero dolor de placer, ya que me llena completa, moviendo mis piernas y caderas podía sentir como entraba y salía, su cara era demasiado excitante, provocaba moverme más rápido solo de ver su cara de placer. “Te quiero poner en cuatro” me dijo, “ponte, así como una perra en celo, pidiendo verga” bien abierta y en cuatro sentí como su verga me seguía penetrando, “que ricura” era todo lo que yo pensaba, me jalaba el cabello con aquella bestialidad mezclada con sensualidad. “dame rico, no pares” le decía, el introdujo un dedo en mi boca, chupándoselo me sentía más aún como una perra, una puta, toda una puta para mi amante, dándome una que otra nalgada, dolor que se volvía placer, sintiendo como su verga entraba y salía, que placer el que yo sentía… “quiero que me des por el culo” le dije, eso aumentó más el placer, me lo sacó, me volteó, me besó metiéndome la lengua a más no poder, su respiración estaba aceleradísima, chupando mi cuello, mordiendo suavemente las tetas, lamiéndome la vagina por unos segundos, todo rápido, el necesitaba metérmelo rápido por el culo, yo estaba muy excitada, acostados de lado, solo hizo falta aplicar el lubricante, mas nada, “métemela”… Uyyy que rico, dame mi amor, soy tu puta, de nuevo jalándome el cabello, “méteme dos dedos por delante” le dije “así que me sienta bien puta”, que rico era sentir mis dos zonas totalmente llenas, sentirme cogida por todos lados, a los minutos sacó los dedos y me hizo chuparlos me agarraba las tetas, apretándomelas, me mordía la espalda, “ponte en cuatro me dijo” lo hice, obedecía a cada una de sus ordenes, metiéndomela de nuevo, haciéndose notar con una rica nalgada, “vamos, muévete bien rico, bien culiona” me dijo, “no pares” le dije, “quiero que me llenes el culo de leche”, el me seguía dando, rico, muy rico, aquella rica verga entraba y salía, yo no podía mas de placer, las piernas me temblaban, gemía de placer, “vamos, sigue, como a una puta” le dije, siguió dándome, hasta que dejo mi culo todo lleno de leche, mas besos, aun las respiraciones aceleradas y yo, con más ganas de seguirle dando culo, menos mal, que este, mi amante, Alexander, es todo un macho alfa y su tenacidad da para seguir y seguir.

Que rico imaginar estas cosas y de solo imaginarlas y escribirlas, mi cuerpo se despierte todito.

mariajose220988@gmail.com

sexuales.confesiones (Instagram)

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Extraña atracción

Esto es veridico. Hace unos años tuve un accidente y me rompi una vertebra. Estoy en una silla de ruedas, no tengo sensibilidad ni movilidad. Soy independiente y no necesita ayuda del terceros. Tengo una discapacidad y eso no me acompleja en absoluto.

Pero me sigue gustando el sexo, y cómo no me corro, duro un montón de tiempo, dale que te pego, en la lesión medular es muy corriente la espasticidad, qué es un daño en el sistema nervioso central, esos son los síntomas, las pierna se mueven como si tuvieras un ataque epiléptico de cintura para abajo, con convulsiones y la polla en cuánto la toco un poco, se pone dura como una piedra. A todo esto.

Tuve una relación con una mujer de lo mas flipante. Parecia una mosquita muerta y agüita.

Su aspecto era normalito, no era fea, ni guapa tampoco. Pero tenía un buen culo y un buen par de tetas, tenía un cuerpo para comérsello. De comploxion delgada

Al principio normal, un buen polvo, pero segun la fui conociendo y en especial sus puntos erógenos. La cosa ya fue a mayores, descubrí que le gustaban los juguetitos caseros, en especial los calabacineses. no solo eso, también tenía orgasmos vaginales y clitorianos, ademas, cuando le comía el cuello se corría como una loca, multiorgasmica y cada vez que se corría le daban convulsiones (Hay que ver, voy a omitir mas detalles que no vienen al caso e ir al grano).

Recuerdo una noche que no olvidaré jamás, empezamos charlando y bebiendo una botellita de vino, al rato entre una cosa y otra, terminemos hiper-cachondos. Y empecemos con el ritual, yo me fui a la cama, y ella a la nevera a por el juguete, lo peló y lo calento en el microondas y vino conmigo. Empece comiendole la boca, y cuando llegue al cuello se fue como una loca, yo aún disfrutaba acariciándole y viendo como convulsionaba de lo sensible que tenía el cuerpo reaccionaba aún más cuando la tocaba jejjejej.

Luego me metí entre sus piernas, .le comía la cara interior de los muslos y la hacía sufrir pasando mi lengua cerca de donde ella quería jajajaj al final le daba lo suyo, la recompensa óooooooooooh My God!!! ( así suena mejor ).

Seguíamos echando un polvito, yo abajo y ella cabalgando, y segun se corría, la convencía para que volviese, una y otra vez, para que no parará, terminó esplotando de placern. Hasta cinco lo conté una vez.

Terminemos con el calabacín, pero en esta primera ocasión, todo cambio. Ya había notado que le gustaba el sexo anal y como estaba como estaba, la convencdiciéndole que se metiera el calabacín en el coño y que se metiera mi polla poco a poco en el culo, cuando la tuvo dentro y bien encajada empezamos el trote, fue como estar en el cielo.aAntes de acabar le dije que me cogiera la pierna y la echara fuera de la cama, que la dejara en el aire vamos, claro la pierna empezó a moverse arriba y abajo, de un lado a otro y a temblar de tal manera que eramos los dos dando botes sobre la cama. Claro no duró mucho la cosa y plaff, tanto fue el gusto que tuvo que arquearse bastante, para salir del temblequeo y de mi polla en su culo. De tal manera que mostró al amiguito olvidado y salió disparado hacia mi cara con tanta fuerza que me dejo un chichón en la frente.
Alguna pensará que me lo he inventado. Me da igual pero mucha imaginación tendría que tener para inventarme algo así, el caso es que nos seguimos viendo y las cosas fueron fueron a mayores, pero para bien, aún sigo pensando en ese día. Donde el sexo se convirtió en culto y ella en mi altar. Con el tiempo, no sé porque dejó de verme sin mediar palabra, pero creo que llego a un límite, en el que cogió miedo.
Después de eso no he encontrado nada, solo sexo tradicional. Y aun sigo buscando algo que me saque de esta rutina sexual . No dudéis en mandarme un correo electrónico, acompañada de una foto si me queréis conocer en persona, claro.
Pues estaría muy agradecido si queréis hacer un comentario Gracias a todos.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi maestra

Esta mañana me levante y fui a la escuela ya era tarde, camine detrás de la catedral cuando vi a una muchacha que venia caminando hacia mí, ella sonrió y dijo:

-Hola –dijo con una sonrisa.

-Hola –le conteste.

Ella me pregunto –¿como te llamas?.

-Me llamo.. –Conteste nervioso- Hyde…

-¿Y tu como te llamas? –le pregunte viéndola a los ojos.

-Me llamo Rosa –contesto la muchacha.

-Invítame un refresco –me dijo.

La lleve a la tienda de la esquina y pedí dos refrescos, mientras nos tomábamos el refresco le miraba las piernas y traía unas medias naturales de likra brillante, junto con unas sandalias de plataforma destalonadas se veía como una Bruja consumada.

-Ella me dijo:

-¿Te gustan mis piernas? –dijo, tocándoselas- me compre estas medias en la mañana, espero que te gusten las mujeres con medias.

-Este, si –le conteste, si dejar de verle las piernas- me encantan sobretodo si son medias de lickra y no pantimedias se ven preciosas, no todas la mujeres las saben usar.

-¿Te gustaría tocarlas?

-Er. Si claro por supuesto –le dije, con mi voz temblorosa.

-Ven vamos a otro lado –me dijo, viéndome a los ojos.

Salimos de ahí, y comenzamos a caminar. Me tomo de la mano y nos dirigimos a la alameda nos estuvimos un rato hasta que comenzó a oscurecer nos estuvimos besando y acariciando hasta que las caricias subieron de tono y comenzamos a acariciarnos mutuamente. Ella comenzó a sobarme la entrepierna en mi bulto que estaba apunto de reventar el pantalón de tanta excitación nos fuimos cerca de una esquina que estaba bien oscuro y nos sentamos en una banca, me saco el pene, y comenzó a acariciarme, y inmediatamente se inclino y comenzó a chuparmela.

Yo le comencé a acariciar las piernas, mi entras más me acercaba a su trasero más rápido succionaba mi verga, hasta que ya no aguanto más y me dijo.

-Vamonos a un hotel corazón.

-¡Bueno! –le conteste, y nos fuimos caminando, como a una cuadra había un hotel, entramos, pagamos y nos fuimos al cuarto, nos metimos y cerré la puerta de tras de mi.

-Ven acércate a no tengas miedo –dijo con voz melosa- tomándome de las manos y besándome.

Ella se hizo para atrás y se quito el vestido que traía y dejo al descubierto su hermoso cuerpo solo traía puesta una tanga y las medias, se puso de rodillas y me bajo el pantalón y la trusa. Comenzó a chuparme el pene hasta que eyacule dentro de su boca, se levanto y abrió los labios mostrándome el semen, jugándolo con la lengua para después deglutirlo con rapidez.

-Me encanta jugar con la leche natural –dijo riéndose.

Se paro y se acostó en la cama boca arriba y junto sus piernas y subiéndolas las abrazo con ambas manos –ven –dijo, – metemela en el culo.

-Ven corazón te estoy esperando –dijo tocándose los pechos.

Me acerque y me a coste encima de ella me agarre el pene con la mano y la penetre suavemente el ano, podía sentir sus heces fecales tocando mi pene era algo delicioso.

-¡Oh Dios mío! ¡Sigue mas, mas, asiiiiiiiií!

Podía sentir sus paredes anales, era algo delicioso, comencé a meter y sacar la verga suavemente, podía sentir su anillo, agarrandome firmemente.

-¿Te gustan las mujeres con perro? –me dijo

-¿Qué es eso? –le pregunte.

-Es esto –y apretó su ano y lo volvió a relajar, como si estuviera ordeñando.

Nos quedamos así un rato, hasta que ya no aguante más y eyacule en su culo caliente y jugoso.

Ella se separo de mi, iba escurriendo de semen, tenia tan relajado su ano que no lo cerro e iba goteando, le salía de su ano semen junto con sus heces, era algo maravilloso.

Jalo su bolso de mano y saco un plátano lo pelo y se lo metió en el ano, entornando los ojos. –¡AAAhh!, que delicia,

¡Mmmm! Se volteo de a perrito se acomodo y pujo suavemente.

-Mmmmmm –dijo arqueándose, y saco el plátano de su ano, inmediatamente en cuanto lo expulso, se volteo, tomo el plano en sus manos y comenzó a chuparlo y a lamerlo y finalmente se lo comió, acto seguido se agacho de nuevo y lamió las sabanas, sus manos, y metiéndose las dedos en el ano chupo hasta la última gota que pudo.

-Te gusto –me pregunto limpiándose la boca con las manos y la lengua.

-Si le conteste –excitado, por lo que acababa de ver con mis ojos.

-Acércate para que te limpie tu verga –dijo sacando la lengua y moviéndola como una serpiente de cascabel de “ven a mi”- y comenzó a succionármela hasta que quedo seca y sin rastro de semen o de su jugo anal.

-Mañana te voy a enseñar unos juegos nuevos.

Nos despedimos en la puerta del hotel, no sin antes citarnos mañana a la misma hora.

-De ahora en adelante yo voy a ser tu Maestra no lo olvides, eh corazón.

-Bueno –le conteste

-Nos vemos en la Alameda donde nos besamos eh, no faltes.

HYDE

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La máquina

Esta historia es de hace dos años más o menos. Yo tenía 26 años y me tocó hacer una producción fotográfica para una marca de indumentaria masculina. El modelo, un pendejo de 18 años colombiano. Se partía el pibito, tenía un lomazo; morocho ojazos verdes. Un sueño. Cuando me lo presentaron me quedé embobada mal.

La primera parte fue en un parque, re piola el pendejo muy divertido la pasamos muy bien. Yo no podía sacarle los ojos de encima, y encima él me clavaba la mirada de una forma que me hipnotizaba. No sabía si era que lo hacía para las fotos o para mi. La única realidad es que me volvía loca.

Llegó el turno de la ropa interior. Una intenta ser todo lo profesional que pueda, pero te viene un chongazo con los brazos y la V marcada y se hace muy difícil. Sentía como me fulminaba con la mirada. Yo trataba de disimular, ya que no estábamos solos y no quería quedar muy pajera.

Pude notar como le empezó a crecer el bulto. El pendejo se estaba calentando en plena sesión de fotos! Me puse re nerviosa y no sabía que hacer. Cada vez se le notaba más la erección. Terminé como pude y me fui rápido al baño a mojarme la cara con agua fria.

Cuando volví, me puse a ver las fotos en la compu. El pibito se acercó a mi escritorio y me preguntó como habían salido. Le dije que muy bien, aunque algunas iba a tener que retocarlas para poder publicarlas. “Me imagino”, dijo el pibe.

Después de eso, me preguntó si me faltaba mucho para terminar, ya que era viernes y me preguntó si quería salir a tomar algo. Le dije que me faltaba un poco pero que en una hora lo esperaba en un bar cerca de la agencia, donde voy siempre después de trabajar por mi happy hour.

Cuando llegué al bar, el pendejo me esperaba en una mesa en un rincón. Me senté al lado. Nos pedimos para tomar y nos pusimos a charlar. Hasta que salió el tema de la producción de hoy.

– Pudiste arreglar las fotos que salieron mal? – me preguntó.
– No no, salieron todas bien… les retoqué algunas cosas nomás
– Ah, pensé que habían salido mal
– No, pero no se pueden publicar… ciertas cosas- le dije haciendo referencia al incidente
– Me imagino jeje… Pasa que me mirabas de una forma… es inevitable – me dijo ya yendo al grano. A todo esto, ya tenía su cadera pegada a la mía.
– Ah… y solo con la mirada provoqué “eso”?
– Si…- Despacio, deslicé mi mano y la apoyé sobre su pierna. Ya no me importaba nada y tenía pensado ir hasta lo último – Nunca te había pasado algo así? – me preguntó un poco tenso al notar como mi mano se movía en su pierna
– Nunca me había pasado que me calienten tanto con solo mirarme – le dije mientras subía de a poco mi mano. Luego de poco recorrido, me topé con su verga durísima sobre su pantalón. Agarré el tubo y lo empecé a pajear suavemente. El pibito me agarró la cara y me comió la boca con la desesperación lógica acumulada durante todo el día.

Le pregunté donde vivía. “Es muy lejos, mi casa está más cerca” le dije mientras lo agarraba y lo sacaba del bar. No me gusta llevar chongos a mi casa, pero esto era una situación extrema.

El pendejo me fue desvistiendo ya subiendo las escaleras. Me agarraba y me arrinconaba en cada curva. Estaba re caliente el guacho. Cuando se apagaron las luces se sacó el pantalón. Yo quería llegar a mi casa y cogerlo, pero el morbo de arrancar en medio del edificio me tentó.

Me arrodillé y le empecé a chupar la pija. Aún no se la había visto; solo sobre un boxer media parada y la había tocado por encima del jean. No podía rodearla con la mano de lo ancha que era. Por más que abriera la boca no podía meterla. Era un nene, pero venía muy bien armado. Encima era flaquito, asi que resaltaba más el ancho. Mi único deseo, mientas se la chupaba, era que la supiera usar.

En medio de mi pete, me agarró de los pelos y me hizo parar. Me arrastró así hasta mi departamento. Cuando abrí, cerró la puerta atrás mio y me puso contra la puerta. Me comió la boca de una manera que me hizo chorrear a más no poder.

Me fue desvistiendo hasta dejarme totalmente desnuda para él. Abrió mis piernas y se arrodilló para chuparme la concha. Enterró su lengua y la movía por todos lados, mientras sus manos apretaban fuerte mi cola. Le apreté la cabeza contra mi clítoris agarrándolo de los pelos.

Cuando se paró, me hizo dar vuelta. Apoyé mis manos contra la puerta dispuesta a ser penetrada por mi nene. Me agarró fuerte de las caderas y sentí como la cabeza de su pijón jugaba en la entrada de mi conchita. Me volvía loca y me hacía desearlo más. Hasta que empujó y la enterró toda. Me abrió a la mitad de una.

Después de eso, empezó a sacarla y ponerla cada vez a más velocidad. Su cuerpo se chocaba contra mi cola cada vez con más violencia. Me tenía agarrada de mis caderas y me impedía mover. Me estaba cogiendo con tal fuerza que parecía que en cualquier momento rompía la puerta y terminábamos en el pasillo.

Mi cara se pegó contra la madera. Estaba cada vez más apretada y el pendejo me daba cada vez más fuerte. Me agarró de los pelos y tiró mi cabeza para atrás, mientras me comía el cuello. Sentía como su pija resbalaba con facilidad dentro de mi concha inundada por la calentura que me estaba provocando ser casi violada por el nene colombiano.

Mis piernas ya no daban más. Sentía que lo único que me sostenía aún de pie eran las manos del pendejo y su verga clavada hasta el fondo. Sin sacar la pija, y agarrándome de los pelos, me fue arrastrando hasta mi habitación.

Cuando llegamos me hizo apoyar sobre el borde de la cama en 4. Levanté mi cola y empecé a moverme despacio sobre su pija, hasta que el pibito se acomodó parándose arriba mio y comenzó a cogerme casi saltando y dejándose caer con violencia sobre mi. Las dudas sobre si el modelito sabía usar su pija a pesar de su corta edad se habían disipado hacía rato. Me estaba pegando una garchada fenomenal.

Otra vez se acomodó atrás mio, ahora parado sobre el piso mientras yo seguía en 4. Me agarró de los pelos moviendo mi cuerpo hacia él. Ahora me la sacaba despacio y me la enterraba de golpe. Yo no paraba de gritar que me cogiera fuerte como antes, pero no me hacía caso. Me empujó a la cama y me dio vuelta.

Se tiró encima mio y empezó a besarme desde el cuello hasta los pies. Cada vez que su boca rozaba mi piel me estremecía de placer. Cuando volvió a subir, se detuvo en mi concha. Abrió la boca y me la chupó moviendo su lengua a gran velocidad. Con un dedo, empezó a jugar en la entrada a mi conchita, que sentía como se mojaba y chorreaba.

Metió uno de los dedos, pero al sentirla tan dilatada, con facilidad metió otro más. Siguió chupándomela mientras movía los dos dedos adentro mio. Los clavaba, los sacaba, movía en círculos, para arriba, para abajo. Me volvía loca.

Se arrodilló al lado mio y me puso la verga en la boca. Me acomodé lo mejor que pude aunque me era imposible chupar semejante vergón con facilidad. Mientras, el nene estiró una de sus manos y volvió a meterme los dedos en mi concha. Ahora los movía rápido y con violencia hacia arriba y hacia abajo. Tuve que parar de petear de la exitación que me generaba.

Dejé mi mano agarrando su verga mientras con la otra apretaba las sábanas. Pasé mi mano por debajo de sus bolas. Sentí como su pija se endureció de golpe y empezó a acabar sobre mi. Me bañó en leche. Era una manguera el hijo de puta.

Sus dedos siguieron moviéndose adentro mio. Mi cuerpo empezó a convulsionarse. “No pares!” le grité desesperada hasta que en un grito feroz de desahogo acabé en un orgasmo que me ablandó todo el cuerpo.

Mi respiración aun estaba agitada. El pendejo se acostó al lado mio y me besó. Se subió arriba mio y agarrando suavemente mi pelo tiró mi cabeza hacia atrás y me besó el cuello. Llevé mis manos derecho a su cola y lo agarré fuerte subiendo por su espalda rozandolo con mis uñas.

Se incorporó un poco y me apoyó la verga para seguir cogiendo. Me miró como esperando mi aprobación. Lo envolví con mis piernas, y lo empujé adentro mio. Me clavó la pija suavemente, fui sintiendo como poco a poco me iba abriendo paso hasta llegar al fondo.

Otra vez, se tiró encima mio agarrándome de los hombros y me pegó un garche de película. Sus caderas se movían a una velocidad impresionante haciendo que su verga saliera y se enterrara en mí con furia. Tenía mis piernas colgando y me agarraba de su espalda clavándole las uñas, pero al chabón no le importaba.

Se paró de golpe y me agarró de las caderas, levantó mi cola y con su lengua me empezó a lamer toda la concha. No sólo el clítoris, sino todo a su alrededor. Me dejó caer en la cama y otra vez, me la enterró de golpe. Ahora se arrodilló y agarrándome de mis muslos me empujaba contra su cuerpo, con penetraciones rápidas, violentas, cortas y profundas.

“Ay pendejo sos una bestia como cogés!” le gritaba mientras el flaco seguía. Puso mis piernas sobre sus hombros y se tiró encima mio. “Pará ojo que se va a clav.. ahhhh” no me dejó terminar la frase que me hizo pegar un grito entre dolor y placer al meterme su pijón hasta los más profundo. Ni se inmutó. Siguió cogiéndome salvajemente, y ahora ya no quería que frenara, al contrario, lo incitaba a que siguiera.

Me tumbó sobre un costado, cerrando las piernas. El roce de su tremenda pija con las piernas cerradas era hermoso. Tanto, que me hizo acabar. Volvió a salir y a darme vuelta. Me puso en 4 y mientras me agarraba fuerte la cola, metió su lengua en mi ano. Pasaba la lengua desde mi concha hasta la cola.

Después, la escupió y con su lengua empezó a abrir mi agujerito. Yo estaba en el paraíso. Y ni les cuento cuando empezó a chuparme la cola y colarme los dedos en la concha. No pasó mucho tiempo hasta que tenía dos dedos en mi culo.

Me di vuelta. Lo acosté y me dispuse a sentarme arriba. Estaba exitadísima y sentía otro orgasmo llegar. Fue el único momento del fin de semana (si, fin de semana) que me dejó mover. Subía mis caderas y bajaba lo más rápido que podía. Ni cerca a la ferocidad con la que me cogía él. Mientras, él me chupaba y tocaba mis tetas.

“Meteme el dedo en la cola”, le pedí. Me frené, le agarré la mano y le chupé dos dedos. Todavía tenía el ano mojado de la chupada anterior. Me enterró el dedo y empecé a moverme clavándome pija y dedo en simultáneo. Me movía en círculos totalmente penetrada. Hasta que me tuve que detener para acabar en otro orgasmo. Este si fue fuerte, tanto que sentí mi grito no pudo salir hasta después de unos segundos; mientras mis piernas temblaban. Apoyé mis manos en la cama recuperándome.

Pero poco me duró el descanso. El pibito me agarró de las caderas y apoyando sus pies en la cama se empezó a mover. Con tanta fuerza que me levantaba por el aire. “Ay pendejo sos una bestia como cogés!” le decía mientras él me clavaba violentamente. “Y todavía falta la cola”. Cuando dijo esto me calenté de tal forma que me mojé toda de nuevo. “Ay siiii pendejo haceme la cola, rompemela con esa pija pendejo!”.

Esto lo potenció aún más y aceleró el ritmo de la garchada. Yo sentía que flotaba en el aire mientras el pendejo me taladraba sin parar. En un momento se dejó caer, sacó su pija y acabó sobre su panza. Por más que era la segunda vez, aún tenía mucha leche acumulada el pendejo.

Ahora era él quien se quedó descansando. Yo aproveché y me puse a descansar. El pendejo se levantó y fue al baño a limpiarse. Cuando volvió, pensé que iba a acostarse conmigo pero no. Me arrastró hasta el borde de la cama y arrodillándose en el piso empezó a chuparme la concha.

“Ay no…” grité cuando apoyó su boca. Jugaba con su lengua por mi clítoris, mi vagina, mi cola. Me recorrió entera, mientras sus manos amasaban mis pechos. Se quedó disfrutando ahi abajo un rato largo, donde no se olvidó de meterme sus dedos.

Me penetró con sus dos manos. Dos dedos en la concha y uno en la cola, mientras su lengua rozaba mi clítoris haciéndome delirar. No se detuvo hasta que acabé otra vez, agarrando su cabeza y aplastándola contra mi concha.

Se reincorporó y me hizo sentar. Su pija ya estaba dura de nuevo. Era una máquina el pendejo, no lo podía creer. Le hice un pete y una paja hasta que me tiró de golpe a la cama y se puso arriba mio. Me besó con uno de esos besos que aflojan el cuerpo y te mojan toda. Sin dejar de besarme, me la metió despacio hasta el fondo de nuevo.

Otra vez, me pegó una garchada que me hacía sentir totalmente violada. Me di vuelta y lo senté en la cama. Me puse encima suyo pero de espaldas. Me senté en la pija y moví un poco la cola. Él me tenía agarrada fuerte de mis piernas y acompañaba mi movimiento.

Me tiré para adelante levantando la cola. El pendejo miraba y me agarraba fuerte los cachetes y me pegaba. Llevé una de mis manos hacia atrás. Me agarré la cola y empecé a jugar en mi ano. Me chupé el dedo, dejándolo lleno de saliva y lo volví a poner atrás. Fui metiendo mi dedo en la cola mientras el nene empezaba a mover su pija adentro mio.

“Quieres por el culo?” me preguntó con la voz entrecortada de la calentura que le provocaba verme mover mi dedo en mi cola. “Si…” le dije entre suspiros y gemidos. Me levantó y me tiró a la cama. Me puse solita en 4. Abrí bien las piernas y tiré mi cuerpo para abajo levantando la cola. Con sus manos abrió mis cachetes y empezó a mojar el ano con la lengua. Yo no paraba de gemir.

Se incorporó y se dispuso a culearme. Abrí el cajón de mi mesita de luz y le di un gel, porque por experiencia ya se que un monstruo asi solo no entra. “Despacio” es lo único que atiné a decir cuando sentí la terrible cabeza de su pijón rozar mi ano mezclando su saliva con el gel en la punta de su pija. “Aaaayyy!”, entró la cabeza. Siguió empujando… “despacioooohhhh!” seguía empujando. De a poco me fui relajando.

Mi cola se dilataba y poco a poco se iba tragando todo su pedazo. No pude creer cuando sentí Su cuerpo golpear contra mi cola. “Toda mi vida… toda… te la has metido toda” me repetía mientras la sacaba de a poco y la volvía a enterrar. Se sentía como rozaba pero cada vez con menos resistencia. La sacó casi por completo y le tiró más gel. “Un poco más y estamos” decía mientras se la embardunaba toda. De golpe me penetró hasta el fondo. Se tiró sobre mi y empezó a culearme aumentando el ritmo, pero ni por cerca a la violencia con lo que me había hecho antes (por suerte).

Con una mano se apoyó sobre la cama y con la otra empezó a tocarme el clítoris. Estaba en las nubes. No se como hacía, pero me culeaba y me manoseaba al mismo tiempo. Su pija me taladraba el culo y con sus dedos me estaba por hacer acabar. De hecho, acabé de tal forma que se me aflojaron las piernas. Metió sus dedos en mi concha y los sacó empapados. “Mira lo que es esto amor…” me dijo mientras me metía los dedos en la boca para chupar mis flujos.

Mi cuerpo pedía basta. Le rogué que saliera. Sacó su pija, me dio vuelta y se puso a chuparme la concha mientras cambiaba el forro. Yo no lo podía creer. No paraba más. Y lo peor, es que me estaba calentando de nuevo. Tanto que otra vez lo puse encima mio y le pedí que me cogiera.

Y como lo hizo. Me taladró la concha con fuerza hasta que la sacó y acabó sobre mi panza. Me desparramé toda la leche, y aun era mucha, por mi cuerpo. “Paremos un poco… por favor!” le pedí exhausta. Había perdido la cuenta del tiempo que llevábamos cogiendo. Y encima, la seguía teniendo dura.

Lo acosté en la cama y se la chupé limpiandola de toda la leche que aun salía hasta que se le durmió. Pero el morocho este era una máquina insaciable. Al rato estaba otra vez listo para garchar.

No salimos del departamento en todo el fin de semana, desde el viernes a la noche hasta el domingo. Paramos para comer y habremos dormido en total 5 o 6 horas. Esa noche me quizo hacer la cola de nuevo, pero no podía. Al otro día me hizo el culo de nuevo y me llenó los cachetes de leche. Acabó sobre mi espalda, mi panza, mis tetas. Encima, cada vez que acababa el polvo era aún más largo. Igualmente no paraba de largar leche el hijo de puta. Era una bestia el pibito, me hizo de goma.

El último día, a modo de agradecimiento, le hice un pete y dejé que me acabara en la boca. Lo miré fijo, le mostré la leche y me la tragué. “Sabés que ahora voy a tener que cogerte de nuevo”, me dijo. Y asi sin terminar de acabar se me tiró encima y me cogió de nuevo. Ya no solamente no sentía mi concha totalmente desgarrada, sino todo mi cuerpo. Y el guacho este como si nada me tiraba un polvo atrás de otro.

Cuando llegó el momento de irse, no tenía ni fuerzas para levantarme y bajar a abrirle. Como pude, me cambié y bajé. Lo despedí con un beso y pude sentir como su pija se paraba de nuevo!! Un animal el nene. Antes de irse me agarra la cara y me dice “Te dejé mi teléfono anotado en la mesa. Llámame cuando quieras”. Lo saludé y entré. Sin dudas, lo llamé (y lo sigo llamando).

Cuando volví me tiré a la cama y me quedé dormida. Me despertó la alarma del celu a las 7.30, para ir a trabajar. Agarré el teléfono y le mandé un mensaje a mi jefa diciendo que me sentía mal, que iba a llegar más tarde. Apagué todo y me dormí de nuevo. Estaba destruida, como si un camión me hubiese pasado por encima. Recién al mediodía junté fuerzas, me levanté y pude ir a trabajar.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Entrenador de vaginas y experto en encular

La di vuelta boca abajo, le puse la almohada debajo del vientre y le dije abrite bien los cachetes, cuando lo hizo, arrime la punta de la verga en ese culito tan hermoso, he hice una pequeña presion…

Hola! amigos, es la primera vez que escribo, les cuento que no tengo mas de 30 años, soy de pelo castaño, ojos marrones, 1,70, no tengo una verga grande pero si entradora, dicen que lo bueno no viene en paquete grande aunque se que hay muchas mujeres que les encantan los vergudos, la mia mide no mas de 19 cm parada, pero como les dije creo hacerle aprovechar su medida al mango , ademas de mi experiencias sexuales vaginales y anales que es lo que mas me gusta, me vuelven loco los traseros femeninos, no los de los machos eso me da asco y cuando me hablan de putos solo pienso­ como se van a coger!.Bueno les voy a relatar una de mis mi experiencias y eso me sucedio hace unos años en Parana ( iba a hacer musica alli ) con una chica de 17 años, si la vieran visto era un bomboncito, de ojos verdes, simpática , pelo castaño claro, una voz suave, unas gomas ni grandes ni chicas, con los pezones hacia arriba, una conchita bastante chiquita y una cola que bueno de solo acordarme se me para la poronga( asi le llamamos a la polla en Argentina entre Rios Carajo jejeje.Yo no vivia en Parana, viajaba ya que estaba aun con mis padres a 45 km de all¡, y al estar en bolas con la gente de ah¡, tuve que entablar amistad con alguien que viva all¡, y que mejor que hacerlo con una mujer y que ademas este bien pero bien cogible, aunque mi plan era cogermela no pense que se me diera.Ella siempre me avisaba si habia algun ensayo, pero no siempre o para hacer boludeces asi, pero depues de un tiempo, ella, a la que voy a llamar Marcela( no se llama asi) empezo a querer intimar conmigo y siempre me estaba mirando, ya ella empezo a mirar de otra manera y yo dije mmmmmm me parece que esta quiere que se la den , pero a la vez tenia miedo de tirarme porque podia ser algo que me parecia y podria perder una amiga ya que es de esas minas que valen oro.Un dia terminada la parte del ensayo me iba a la mierda y me paro antes del cole,se me acerca y me dice:- ¿no queres queres venir mañana a casa? ya que no tengo compañeras porque tienen novio y ya se arreglaron para salir y yo no soy plomo de nadie y me quede afuera. si, si claro le dije jejejeje que mas queria, quedamos en vernos al otro dia en el depa que ella alquila( estaba sola esos dias porque los padres se iban a la casa del suegro del padre de ella creo), eran las 3 de la tarde cuando llegue, estaba nervioso, toque timbre y ella salio con una mini y una remerita roja que maaaaa ma mia se le notaban bien los pezones, me hizo pasar y me dijo queres tomar algo o te gusta el mate, no, le dije… mejor el mate y pense ojal no tenga yerba ( como buen entrerriano) ademas podia chamuyar mejor, preparo el mate lo puso enfrente de mi en una mesita chiquita de living luego al rato de conversar unas boludeces fue a buscar el agua caliente, cuando vino y se sento pude alcanzar a verle la tanguita que tenia blanquita, una cosita chiquita no supe que hacer porque se dio cuenta enseguida que se sento mal y antes que hable le dije”tene cuidado como te sentas porque me vas a hacer dan un sincope”-callate si habras visto eso cuantas veces

– no que la calze alguien como vos.

-Bueno no es para tanto, no soy la gran mina.

Cuando me dijo asi, ahi si dije, ahora tigre ataca, entonces le digo, “para mi si, porque no solo por tu belleza fisica sino como persona tambien me gustas” la apure enseguida….que se pudra todo dije y agregue, me vuelvo loco con vos, este momento siempre lo espere, si, si no me mires asi, me encantas y me gustaria cualquier cosa con vos, me quedo mirando fijo como pensando lo que me iba a decir, antes de que hable me acerque y le meti un beso de lengua al que ella respondio muy bien, me sente al lado de ella y empezamos a besarnos desesperados, ah mi verga estaba como fierro, ella no atinaba a nada mas que ha besar, le empece a acariciar la espalda por encima de la ropa con una mano mientras con la otra le acariciaba la panzita, se le ponia la piel de gallina, segui una rato asi hasta que fui a sus piernas , las acaricie suavemente, y lentamente despues de minutos me empece a acercar a su paraiso, cuando llegue a su cuevita casi me exploto encima de la calentura pero me contuve le acaricie la conchita por encima del calzon un buen rato, despues lentamente le fui corriendo el calzoncito al costado y le acaricie lentamente la rajita, estaba mojada,con la otra mano le acariciaba la espalda, pelo y la cintura,ella empezo a ponerse roja de la calentura, se mojaba mas, en un momento le dije : – sacate la remera y la mini.

Ella me miraba fijo a los ojos lo hizo pero,yo la ayude a hacerlo, quedo con la tanguita y sin corpiño, se lo saque tambien, que tetitas mama mia, nos sentamos juntos y segui con lo mismo, nada mas que tambien le empece a chupar un pez¢n, estuve asi manoseando y chupando y acariciando casi como media hora, ella tanto acariciarle el clitoris se vino en un orgasmo fuerte, parecia que iba a llorar cuando acababa, me empapo toda la mano, cuando eso paso, la tire sobre el sofa, le quite la tanga y le puse las piernas sobre mis hombros y empece a darle una buena mamada a esa conchita me di cuenta que era virgen, quise meterle un dedito pero me saco la mano yo le dije: – vamos a tu cama.

A esta altura todavia yo tenia el jeans puesto y la pija como fierro parecia al caminar como si me hubiera hecho encima .Cuando llegamos a su cama me dijo: Soy virgen, no quiero que me la metas por ahi Pense”la puta que lo pario ahora falta que me termine haciendo una paja y no coja nada”. Pero atine a decirle: – hay muchas maneras de satisfacer a un hombre que no sea haciendolo por ahi. -Si ya se, lo que sea pero menos eso, no me la acerques a la boca porque me da cosa.No le dije nada, empece a besarle la panzita, y fui bajando lentamente hasta su vagina, le abri los labios y comence a pasarle la lengua por el clitoris, ella se volvia loca estuve mas de media hora chupandole la concha, yo queria hacer las cosas perfecta ya que me encanta que la mujer goze al mango cuando esta conmigo y me caracterizo por la paciencia que tengo para eso, la hice acabar como 3 veces mas, mientras le acariciaba el agujerito trasero, dale y dale y dale lo mojaba con sus jugos y seguia , de a poquito fui haciendo presion hasta que despues de un rato logre meterle un dedo, esta bien ajustado, clasico de los culos virgos, cuando le meti el dedo me agarró la pija con fuerza, no no le dije…espera, me saque todo y me quede en bolas, lo primero que hizo fue mirarme la verga tan parada que tenia pero no dijo nada, segui con mi trabajo nada mas que me puse con mi cintura al lado de su cabeza, algo parecido al 69, pero no tan cerca para no apurarla, y segui con mi trabajo, dale y dale al culito, ya le entraba un dedo, al rato que le metia y le sacaba el dedo senti algo tibio en mi pija, era su boca que me estaba empezando a besar la cabeza, pense “como no era que no te gusta”pero me calle porque podia estropear todo, ella siguio con la clasica de la que no sabe chuparla, pero igual me gustaba, segui acariciandole la conchita y jugando al mete y saque con el dedo en su culo,en un momento, le dije espera, no tenes alguna crema para piel suave? para que me dijo? para acariciarte mejor le dije, me llamo la atencion que salio,rapido para el ba¤o y regreso con una de esas que vienen en pomos, seguimos con lo nuestro, ahora me unte bien un dedo y se lo meti de golpe pego un respingo, segui un rato mas y le meti otro mas y asi mas de media hora mas hasta que le entraban ya 3 dedos mios ajustados y como mi pija no es tan gruesa, dije mmmm ya le entra, me unte la pija con mucha crema y le meti mas en su culo, ella me dijo: – por favor no me hagas doler.: – no no te preocupes, si te duele me decis y la saco y todo bien.La di vuelta boca abajo, le puse la almohada debajo del vientre y le dije abrite bien los cachetes, cuando lo hizo, arrime la punta de la verga en ese culito tan hermoso, y hice una peque¤a presion, ella se tenso- no! le dije aflojate ayudame a si no te duele- esta bien dijo empeza de vuelta, volvi a hacer presion y safo la cabeza ya tenia eso adentro, pego un respingo pero no le hice caso,empece a moverme despacito como si la estuviera cogiendo, pero solo con la cabeza adentro,y asi poco a poco fui metiendo mi verga hasta que llego el momento deseado, tenia mi pija ensartada hasta el tronco, me empece a mover despacio adentro afuera, adentro afuera, y uffffffff ya no daba mas, trataba de pensar que no me gustaba asi no acababa porque estaba en la gloria, pero cuando ella se empezo a mover y a gemir fuerte en un momento me dice ayyyyyyyyyy me haces acabar,se vino y no aguante mas y le descargue mi leche, creo que nunca acabe tanto como ese dia, pero no termina ahi, segui con tanta calentura que desde que era de 15 no me acababa dos veces sin descansar, senti que mi pija estaba dura y ahora corria lindo en ese hermoso culito y como iba a demorar para acabar otra vez di rienda suelta a lo que sentia, y empece a hacerle flor de paja siempre con mi pija ensartada en su culo y a moverme como un loco, se la sacaba hasta casi afuera y la metia hasta el tronco …si muchisimas veces, le chupaba las orejas, le mordi el cuello, ella estaba como loco”mira pensaba yo, y en la calle no mata ni una mosca”que guachas son las mujeres”, segui bombeandole en su culo, debo haber estado como una hora mas ensartado hasta las bolas y de pajearla ella se vino 1 veces mas teniendo en cuenta que ese lo hizo junto conmigo cuando le descargue bien adentro de su culo lo que quedaba de leche en mi.ufffffffffffffffffff como me diste me dijo- como me diste vos, pero y el mate, le dije en chiste- que espere me contesto.Eran ya la tardecita cuando me fui de la casa de ella, me temblaban las piernas, al mate lo deje para el otro dia.Fuimos muy “amigos”y de vez en cuando nos juntabamos para pegarnos una cogida, les cuento que termine desvirgandole la concha, pero es otra historia.Cuando me invitaba a su casa se me acercaba al oido y me decia: – Dani…estos mates me iran a hacer doler la cola

Esto va para las mujeres que no se animan a tener sexo anal, es lo mas fantastico que hay, para ustedes y para nosotros… bueno yo les puedo dar una mano, o para decirme que opinan, vivo en Entre Rios, Argentina, pero escribanme a asamuya1@hotmail.com .Soy muy discreto y si alguna chica lee este mensaje y quiere tener una buena experiencia humildemente me recomiendo, hare todo para satisfacerla todo lo que se le ocurra

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Compañera de trabajo

En mi anterior trabajo conocí a una bella mujer. Con ella tuve un buen trato, es decir nos contábamos cosas de nuestras vidas. Ésta mujer, que se llamaba Laura, llegó un día al trabajo llorando. Cuando la vi me dirigí hacia su oficina para preguntarle que le pasaba. Ella me dijo había terminado con su pareja y estaba mal. Yo traté de calmarla pero no tuve éxito. Por eso la dejé sola por un rato y pensé en volver más tarde. Un par de horas antes de que termine la jornada laboral, ella le pidió a nuestro jefe sino podía irse antes. Nuestro jefe le dijo que sí y que además se tomara un par de días.

En la noche, recibí un mensaje de ella dándome las gracias por tratar de tranquilizarla. Yo le dije que no fue nada y que si necesitaba alguna cosa que me avisara. Una hora después recibo otro mensaje de ella pidiéndome si no podía ir hasta la casa para hacerle companía ya que estaba sola. Yo le respondí que sí, que no había problema.
Ya en la casa, le preparé un te para que se tranquilice un poco después del día que había vivido. Nos sentamos en el sillón que tenía en el living y me contó como había sido la pelea que tuvo con su ex pareja.

Eran un poco más de las diez de la noche; yo le dije que se fuera a bañar que yo iba a comprar algo para comer. Ella me dijo que agarre su billetera que había plata. Yo no le hice caso y salí con mi auto a comprar. Cuando volví, ella estaba en la cocina poniendo la mesa para comer. Se había puesto una remera blanca y larga que le cubría hasta las rodillas. Su pelo estaba suelto ya que lo tenía mojado. Fue la primera vez que la miré de arriba hacia abajo con otros ojos.
Terminamos de comer y me levanto para levantar y lavar los platos. Ella me dijo que ni se me ocurra. Yo le dije que era preferible que se valla a descansar y yo lavaba, cosa que ella también dijo que no, que podía y quería lavar. Solo había terminado con alguien, que no estaba enyesada ni nada por el estilo. Yo, para no hacerla enojar, dejé que lo haga ella. Cuando terminó de hacer todo, ella agarró dos copas y las llenó del vino que había sobrado y se sentó conmigo en el sillón. Yo la miré y le dije ¿porque brindamos?, para tratar de distenderla un poco y se relaje.

Ella, sonríe y me dijo por la nueva etapa que voy a vivir. Basta de amor para mí, quiero pasarla bien. Yo, alegrado por las palabras que dije que muy bien, esa es la actitud que hay que tener. Poco a poco las copas se fueron vaciando y nosotros nos empezamos a mirar cada vez más.
No hablamos de nada ni hicimos ninguna seña ni nada. Solo nos acercamos y nos dimos un beso intenso en nuestras bocas. Pude sentir el calor de su cara. Nos besamos con fervor y ganas por más de 10 minutos. Ella se subió arriba mio y me empezó a desprender la camisa. Cuando pude mirar su pecho de cerca noté que no llevaba nada puesto abajo. Me empezó a dar besos por todo mi cuerpo, sus labios dejaron marcas por todos lados. No tardó mucho en sacarme el pantalón y siguió besándome. Yo, que estaba caliente, le saque la remera. Efectivamente no tenía corpiño. Sus tetas eran algo pequeñas pero estaba bien paraditas y formadas. Abajo solo tenía una tanga blanca. Lo primero que le chupe fue su suave cuello, seguido por sus tetas, en donde sus pezones estaba duritos y con ganas de ser chupados. Chuparle las tetas por pocos minutos lo calentó bastante ya que me saco el bóxer y de una me empezó a chupar la pija. Me la chupaba con muchas ganas, más que ganas era bronca diría yo. A mí no me importaba porque la chupaba muy bien. Sus manos tocaban mis testículos y también mi pija. No paró un segundo para chupármela. Empezaba chupando la cabeza y después se la metía hasta el fondo. No se guardaba nada.

En un momento, con voz de perra me dijo que quería la lechita. Yo le dije que siguiera que ya venía. Ella se corrió el pelo hacia atrás, trago saliva y volvió a chupar con más fuerza. Se tragó toda la lechita, sin derramar nada. Pero eso no la calmó y fue por más. Yo a esa altura hacía lo que ella me pedía. Se acotó sobre el sillón y abrió sus piernas. Ahora te toca a vos me dijo. Yo me acomodé y le saque la tanga. Empecé a chupársela pero me dijo que eso lo quería para el final. Antes de seguir, me dijo que valla hasta el primer cajón de la cómoda que estaba en la pieza y traiga un preservativo. Fui y tomé uno. Cuando volví ella se había dado vuelta, mostrando toda su hermosa y durita cola. Me puse el preservativo y le metí, de a poco, mi pija. La cabeza de mi pija le dolió un poquito al principio pero se la seguí metiendo. Cada vez que se la metía ella gritaba por placer y por bronca diría yo, como imaginado que su ex estaba viéndonos. A mi no me importaba y me calentaba. Se la seguí metiendo bien al fondo. Mi pija estaba muy dura y su concha estaba bien abierta para metersela. Ella, que estaba descontrolada, gemía como una puta loca. Se dio vuelta y abrió sus patas. Yo seguí metiendo mi pija en esa concha hermosa. En la tercera vez que se la metí sentí y vi como ella tenía su primer orgasmo. Ella, acabando, me dijo que quería más. Yo, como siempre, le obedecí. Pero tuve que ir y agarrar otro preservativo porque había acabado otra vez. Cuando volví, ella estaba parada al lado del sofá. Sentate que voy arriba me dijo. Me senté, agarro mi pija y se la metió de una hasta el fondo. Subí y bajaba con mucha fuerza, quería más y más. No había nada que la deje satisfecha.

Entonces, yo le pregunté si estaba bien así y ella me dijo que no, que faltaba algo. Me la saque de encima y le dije que se ponga como la primera vez y le dije que le iba hacer algo diferente. Te la voy a meter por el culo le dije. Ella se da vuelta y me dice que paré, que nunca se lo habían hecho. Yo le dije que confiara en mí, que le iba a gustar. Ella me vuelve a mirar y me dice si dolía mucho, yo le dije que al principio. Bueno me respondió, pero despacio. Si le dije y empecé. Cuando le acerque la puntita de mi pija a su culo contrajo sus músculos demasiado. Yo le dije que se relaje, que le iba a gustar. Cuando se relajó, le metía la cabeza de mi pija y paré. ¿Te dolió?. Mucho me dijo como tratando de llorar. Y se la metí un poco más. ¿Y? le dije. ¿Vas a romperme el culo o no?, me dijo enojada porque paraba. Seguí metiéndosela pero estaba vez bien hasta el fondo. Su gemido fue más de dolor que de placer pero me pidió que siguiera. A partir de acá,ese dolor se transformó en placer poco a poco. Creo que no le erré en romperle el orto porque lo disfruto más que todo lo anterior. Se movía como una puta loca cada vez que se la metía. Por 8 minutos más le rompí el culo. Cuando se la saco por ultima vez se acuesta en el sillón y me dice que nunca había vivido algo así. Le abrí las piernas para chuparle la concha y me dijo que no, que por hoy era suficiente. Que lo que había probado la había dejado exhausta, nunca alguien le había hecho sentir tanto placer. Bueno le dije.

Por 20 minutos nos quedamos sentados, desnudos en el sillón, mirando la película que habíamos empezado a ver. Luego yo la miro y le dije que me tenía que ir, ya que mañana tenía que trabajar. Ella, me dijo bueno, gracias por todo, me ayudaste mucho hoy. Para eso estamos los compañeros de trabajo ¿no? le respondí y ella sonrío. Me vestí y me dirigí hasta la puerta de su casa, donde ella me detuvo con la única prenda puesta que tenía: la tanga y me dijo que no le contara a nadie lo de esa noche si quería volver a vivir algo así . Yo le dije que no se haga problema y me fui hasta mi auto.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax