Todas las entradas de: sexycuentos.blog

Te gusta la dominación? Parte 1 No te muevas

—No te muevas.

Doy un salto, asustada, y me quedo inmóvil, obedeciendo a la voz que ha aparecido tras de mí. Noto los latidos de mi corazón frenético y temo que también los oiga ella. Suelto las bolsas del supermercado de golpe, chocan contra el suelo. Todo mi cuerpo está en alerta y mis sentidos más receptivos que nunca. Oigo algo romperse, quizá la botella de vino blanco que había comprado para la cena o una lata. Sea lo que sea, ahora no es importante.
La voz femenina deja de ser solo una voz: noto sus manos bajando por mi cintura. Se detiene en mi cola, apretándola. Un leve temblor se instala en mi cuerpo y es entonces cuando empiezo a sentir el miedo, o mejor dicho…pánico.

—Abrí la puerta. Y apurate —me ordena, con una tranquilidad que me desconcierta.
Introduzco una mano en el bolso y rebusco entre móvil, cargador, pintalabios, billetera y tickets viejos del cajero y el super, intentando encontrar las llaves, aprurada.
Ella sigue recorriendo mi cuerpo de forma violenta, provocándome escalofríos. Encuentro las llaves y hago varios intentos para meterla en la cerradura, hasta que me las arranca de las manos y abre la puerta en apenas unos segundos. Me empuja adentro y cierra de un portazo.
Quiero gritar, muy fuerte, pero noto un nudo en la garganta que me lo impide. Solo puedo pensar en el puto y no logro hacer nada.
Me arrincona contra la pared, pegándose a mí, y se encarga de deshacerse de la poca ropa que llevo puesta. Cierro los ojos con fuerza y cuando los abro mi vestido está en el suelo, roto. Era uno de mis favoritos. Ella va de negro y no puedo verle la cara. La tiene cubierta por una máscara de cuero. Lo que sí aprecio con claridad son sus penetrantes ojos grises.
Mi agresora toma un poco de distancia para observar con detenimiento mi cuerpo desnudo. Siento vergüenza. El corpiño está en la otra punta del departamento. Intento cubrir mis zonas más íntimas con las manos, pero ella vuelve a acercarse y las aparta de un manotazo. Me agarra del cuello, haciéndome girar la cabeza hacia un costado y comienza a morderlo con fuerza. Suelto un suspiro, ya no sé si por la vergüenza, por angustia, por miedo o… por una casi imperceptible excitación que comienzo a sentir.

Continuará…

Chantaje Familiar III (De visitante)

¡Muy buenas amantes de los relatos! En esta ocasión llego con la 3ra parte de este relato en serie, en el cual ahora estoy en la casa de mis parientes, espero que les guste!

Aviso: En el relato se nombra la existencia de archivos (Fotos). Desgraciadamente no las puedo compartir con ustedes porque las he ido perdiendo por los cambios de memorias y el deterioro de las mismas.

Luego de la espectacular noche con mi tía en la ducha me fui a dormir y ella hizo lo mismo, satisfecha según se expresó. Me hubiera gustado que mis parientes se quedaran para año nuevo, mas que todo para poder disfrutar a mi prima, y ahora también, a mi deliciosa tía, pero luego de la cena mis padres discutieron. Temí que fuera por la infidelidad de mi padre con mi tía, pero en el pasar del tiempo descubrí que era porque la unión entre ellos se iba deteriorando, además de unos problemas económicos, y típicas cosas de pareja. Por el revuelo y la tensión que recorría la casa, mis parientes se volvieron al sur.
Todos los santos días extrañé que mi prima me bajara los pantalones sin preguntar y me chupara la verga… Extrañaba a mi tía, ya que habérmela cogido había sido lo más delicioso y me habían quedado las ganas de seguir haciéndolo.
No pasó mucho para que la calentona de mi prima consiguiera mi número y me mandara whatsapp’s con fotos de sus tetas, concha y culo, además de hacerme videítos y mandarme audios con esos deliciosos gemidos de nena para que yo me reventara a pajas recordando los buenos momentos que había pasado con ella.

A medida que iba pasando el año me echaba unos polvos con algunas amigas calentonas y me cogía a minitas que conocía en el boliche, que eran cosa de una noche. No lo disfrutaba, me las cogía imaginando que eran mi tía y mi prima, recordando ese hermoso par de polvos en la ducha con Jessica, su culo redondo y apretadito, los petes de Wanda y su concha peludita…
Desde que tengo memoria siempre me aburría de los mismos tajos y buscaba otros, por lo cual no podía tener novia, las pocas que tuve me duraban un par de meses, y las que quisieron seguir se tuvieron que comer los cuernos consentidos hasta que se cansaron. Pero con mi tía y mi prima fue realmente diferente. No se si la sensación incestuosa y el calor de estar cogiéndote a una parienta (Por mas lejana que sea) me excita tanto, pero lo disfrute a pleno.

¡Hasta que por fin llegó la época de las fiestas nuevamente!. Mis padres se habían separado a mediados de octubre y ninguno de los dos iría al sur, a mi me importaba tres pelotas, y fue mucho mejor con su ausencia. Con mi dinero compre un pasaje y me fui al sur, a la casa de mi tía, su novio y mis dos primos. Lo del novio de mi tía me descolocó cuando me lo contó mi prima, pero igual encontraría la manera de volver a revivir lo de las fiestas anteriores, con ambas.
Finalmente llegué a la casa y me recibieron con muchísimo afecto, Luciano me dio un afectuoso y fuerte abrazo, ya que es una bestia musculosa, mi tía me abrazó y me dio un beso diciéndome “Chiquito de la tía” como nunca antes me había dicho, como cambiaron las cosas…
Detrás de ella estaba su novio, un rubio, de tez blanca con barba de 3 días, muy alto. Me extendió la mano y luego me palmeo el hombro, un tipo distante pero ligeramente agradable. Wanda llegó última, corriendo hacia mí y abrazándome. Todos se quedaron atónitos con la actitud de ella, ya que es muy arisca la mayor parte del tiempo.
-Hola primita.- Le dije con una sonrisa.
Como llegue a la hora de almorzar prepararon plato para mi y mientras comíamos hablamos de cómo era todo en donde yo vivía y chismes, nos reímos un rato con un par de chistes y anécdotas graciosas del novio de mi tía. Mi prima no paraba de mirarme y morderse el labio inferior, ni tampoco de frotarme la pierna con las suyas por debajo de la mesa, le desvié la mirada temiendo que alguien se diera cuenta, a ella parecía no importarle eso.
Cuando ayudé a juntar la mesa levantando mi plato, a la pasada ella me apretó una nalga.
-¿Estas loca?- Le susurré.
-Voy a dormir la siesta, buscame en mi habitación más tarde. – Dijo ella riendo y mordiéndose el labio mientras subía las escaleras.
Esas actitudes eran las que me excitaban, una débil erección se me marcó en el pantalón y traté de disimularla.
En la cocina estaba solo mi tía lavando los platos, Gerardo (Su novio) se había ido a dormir y mi primo se había ido con algunos de sus amigos, me invitó, pero estaba muy cansado por el viaje.
-¿Así que se separaron tus viejos?- Me preguntó mi tía con una olla en la mano.
-Así es.
-¿No sabes por qué fue?
-Creo que por tema de plata y porque era mucha rutina ya.
-Ahh…- Dijo en un leve suspiro.
-¿Vos pensabas que era porque te garchaste a mi viejo?
-No me lo recuerdes.- Dijo agachando la cabeza.
-Pero así fue.- Le susurré arrimándomele.-Yo mismo te vi.
Ella retrocedió hasta ponerse contra la mesada, yo me acerqué a centímetros de su boca.
-Te extrañé Jessy.
-Tengo novio Agustín.
-Es una lástima. –Le susurré al oído.- Yo tenía la pija bien cargada para vos.
Le acerqué la mano para que rozara mi bulto.
-Por favor Agustín, soy una mujer nueva, no soy la atorranta que te cogiste en la ducha de tu casa.
-No podes negar que te encantó.- Le pasé la punta de la lengua por el cuello y salí de la cocina.
Agarré mis bolsos y subí las escaleras, una vez en el piso de arriba me encontré con Wanda, estaba con un shorsito y una musculosa.
-Por fin, ¿Cuánto ibas a tardar?.
-Estoy buscando la habitación de Luciano para dejar los bolsos, es la que tiene dos camas ¿No?.
Ella suspiró.
-Si, es aquella.- Me la señaló.
Me dirigí a la habitación y entré, había una cucheta y otra cama al lado.
-¿Acá dormis vos?- Le pregunté señalando la cama.
-¿Te pensas que voy a dormir en la misma pieza que mi hermano con las pajas que me hago? – Me preguntó algo agresiva.
Solté los bolsos y apreté a Wanda en mis brazos.
-¿Qué te pasa, querés pija pendeja?.
-Sabes que si hijo de puta, pelala ya.
La empujé en la cama y me desabroche el cinto, ella me quito las manos de ahí y me bajó los jeans agresivamente y se metió la pija en la boca con rapidez.
-Ay dios, no sabes lo que extrañaba esta pija, no te das una idea. – Le dijo mientras me pajeaba.
-Yo extrañaba como me la chupaba la putita de mi prima.
-Que ternura por favor…
-Callate y chupá.- Le metí la pija hasta la garganta.
Ella se ahogó y me empujó sacándosela, la baba le colgaba de la boca.
-Hace bastante que no chupo una asi de grandota, anda despacio pelotudo.
-No te quejes, si queres pija te la voy a dar a mi manera.
Se la metí de nuevo y comencé a bombearle la boca agarrándola del pelo, ella se metió desesperadamente la mano adentro del short y comenzó a masturbarse frenéticamente.
-Vamos a tu pieza.- Le dije sacándole la pija de la boca y subiéndome los pantalones como pude.
La cargué en mis brazos y la llevé hasta su pieza, cerre la puerta una vez adentro, corrí los peluches que estaban en su cama y la arrojé en el colchón. Le bajé el short junto con su bombacha y su concha semi peluda estaba bien mojada.
-Me encanta que te dejes los pelitos arriba.- Le dije metiéndole lentamente el dedo índice.
– Ay si… por fin te dignas a chupármela… vamos a ver si sos tan bueno como yo. – Me dijo empujándome la cabeza hacia su vagina.
Sentí su humedad en los labios y comencé a apretar mi lengua contra su clítoris, abriendo los labios de su conchita para poder lamerlo con mas comodidad.
-Ay esa lengua primito… que bien que lo haces dios…- Hundía los dedos en mi larga cabellera y tenía espasmos a causa de la sensibilidad de su sexo.
Le metí dos dedos y le absorbí el clítoris con mi boca, moviéndolo dentro de la misma con los movimientos rapidos y profundos de mi lengua. Ella jadeó y lanzó un profundo y extenso gemido que acompañó arqueando su espalda y llenándome la boca de flujo expeso y chicloso. En mi rápida reacción le tapé la boca.
-¡Ay dios como me hiciste acabarme la puta madre! – Sonrió jadeando y corriéndome la mano de su boca.
-Vos si que estas loca, ¿Y si nos escuchan?
-Tenés que dejar de preocuparte tanto, están re dormidos y Luciano no vuelve hasta la noche.
Se escuchaban golpes suaves y gemidos ahogados, guardamos silencio para poder escuchar mejor, abrimos la puerta y desde la habitación que estaba con la puerta cerrada se escuchaban los gemidos ahogados de mi tía, que parecía no poder aguantar.
-Me parece que no hay que preocuparse, ellos también hacen sus cosas.- Dijo mi prima de manera natural.
-Pareciera que quisiera reprimir sus gemidos…- Dije pensativo.
Ella me pegó una cachetada en el brazo.
-¿Estas analizando los gemidos de mi madre? – Me susurró violentamente. –No la culpo, no es nada fácil reprimir los gemidos con el cacho de verga que tiene Gerardo.
-¿Te cogiste al novio de tu madre? – Pregunté incrédulo.
-No boludo, pero una vez estaba por bañarse y dejó la puerta abierta, yo justo pasé y le colgaba tremenda chota…
-Si, pasabas casualmente.
-Bueno, se la quería mirar, con algo tenía que pajearme, no tenia tu pija para que me sacara las ganas… ¿Me vas a decir que te pusiste celoso?. – Dijo ella sonriendo.
-No, nada que ver…- Dije mirándola. – Ya me están empezando a doler los huevos, ¿Y si seguimos con lo nuestro?
Ella se mordió el labio y soltó una carcajada traviesa mientras se abría de piernas en la cama y me llevaba la pija hasta la entrada de su vagina.
– Cogeme como vos sabes…- Me susurró al oído y me lamió el cuello.
Moví mi cadera hacia delante lentamente y me abrí paso a través de la conchita de Wanda, ella me agarraba de los pelos suavemente. Le quité la musculosa y sus pechos comenzaron a moverse al ritmo de mi bombeo.
-Ay… Si… Dios… Como extrañaba esto, como te extrañaba primito… Extrañaba tener tu pija adentro mío… Ay seguí por favor…
Las increíbles tetas de mi prima me volvían loco, por lo cual les pegue una buena chupada mientras la bombeaba. Le deje un par de chupones en cada una.
-Así te vas a acordar de mí.
-Con las cogidas que pegás, ¿quien se va a olvidar de vos?
Me reí.
-¿Qué dije? – Preguntó ella de mala manera.
-Me parece que nos estamos poniendo tiernos eh…
-Callate la boca y cógeme, te voy a poner la cajeta en la boca así dejas las boludeces.
-Ah ¿querés que te coja bien zorrita?- Le dije aumentando el ritmo de mis bombeos.
-Ay dios… Ay.- El volumen de sus gemidos iba en aumento. – Ay no pares… Ay pará afloja que nos van a escuchar.
-¿Ahora vos te preocupas?- Le aumenté aún más el ritmo, arremetiendo violentamente contra ella e introduciendo mi miembro en su totalidad, la tomé de la cara y la puse frente a la mía.-¿Quién es el más pijudo?
-Ay… Vos primito.
-¿Tanto te gusta mi pija?
-Me encanta hijo de puta, rompeme toda, no aflojes ahora.
Volví al ritmo violento, notaba como el flujo se escurría desde dentro de su conchita y caía a las sábanas. Me clavó las uñas en la espalda y me rogó que no parara, al cabo de unos segundos un chorro de flujo emergió de su vagina, eso me calentó muchísimo, saqué mi pija rápidamente y me reincorporé, acabando gran cantidad de semen en sus tetas.
-Ay dios… Que rico que me cogiste… – Dijo Wanda jadeando y desparramándose el semen por sus tetas.
-Voy a ir a la habitación de Luciano así tu vieja no se da cuenta.
-¿Te pensás que no se dio cuenta ya?
-¿Te pensás que va a andar escuchando tus gritos mientras le meten un buen pedazo de carne, según vos, por la concha?
-No lo había pensado así… – Dijo vistiéndose.
Yo me vestí y fui hasta la habitación de Luciano, cerré la puerta y suspiré, serían unas hermosas fiestas, y aún faltaban varios días en los cuales pensaba seguirla pasando bien… muy bien.

Luego de la siesta merendamos los 4, menos Luciano, que se encontraba fuera de casa. Yo me levanté vestido, con la remera, el jean y las zapatillas, pero cuando bajé estaban todos en la mesa semidesnudos, mi prima llevaba la musculosa y el shorsito, como la había visto antes, pero Gerardo estaba en bóxers, considerablemente tenía su buen pedazo como me había dicho Wanda, y mi tía con un top que la hacia ver muy jovial, luciendo su abdomen envidiable por las demás mujeres, y un short bastante metido en el culo que me volvió loco ni bien lo vi, estaba teniendo otra erección que quise disimular.
-Ponete cómodo sobri.- Me dijo mi tía mientras preparaba la merienda para todos. –No es como en tu casa que no se podía casi ni mostrar el tobillo jaja.
Me entro una excitación leve que me recorrió el cuerpo.
-Bueno, ahora bajo, voy a dejar la ropa arriba.
-Ah no te preocupes, después yo la llevo, sacate todo dale que hace calor.
Los ojos de Gerardo y de Wanda estaban puestos en mi, esta ultima se reía disimuladamente.
Comencé por sacarme mi remera y dejarla sobre el sillón.
-Que lomo tenes loquito. – Sonó la voz gruesa de Gerardo desde la mesa. -¿Haces algún deporte?.
-Entreno por mi cuenta y de vez en cuando voy al gimnasio. –Le contesté desabrochándome el cinto. – Pero no me excedo porque viste lo que les pasa a los culturistas… Se les achica el muñeco.
-Y la verdad que si… Ese es el musculo mas importante jajaja.
Me estaba sacando los jeans y debajo llevaba un bóxer blanco, en ese momento llegó mi tía desde la cocina con las tazas de café.
-¡Que culo! – Exclamó Wanda, no se si lo dijo apropósito o se le escapó.
-¡Wanda! –Le levantó la voz mi tía. –¡Es tu primo!
-¡Mamá! Si tiene un buen culo, ¿Qué culpa tengo?
Yo me sonrojé ligeramente, no sabía si reirme o volver a vestirme para no armar líos.
-Es cierto Jessica. –Dijo Gerardo tranquilamente. – El muchacho tiene su buen orto y ella es una mujer, a las mujeres les encantan los ortos de los hombres.
-La verdad que sí, pero…
-¿Pero? Sabes que tu sobrino tiene un terrible culo, ¿o no es así?
-Si, es cierto, es un culo digno de admirar.
-Entonces deja que tu hija admire el culo de su primo en paz.
-Ella tiene novio…
-¿Ese pelotudo? No puede ser más pajero, la vez que vino a quedarse a dormir lo atajé a las 3 de la mañana viendo porno en el directv muy con la manito mientras tu hija dormía. – Se dirigió a Wanda. – ¿Cuándo le pensas cortar como habías dicho?.
-No he encontrado el momento, pero ya lo voy a hacer.
Según lo que veía Gerardo era el dueño de la casa y cabeza de la familia, pero era muy justo y un increíble padrastro.
Me senté al lado de Wanda y comenzamos a merendar, charlando lo más bien mientras todos estábamos semidesnudos a causa del calor. En mas de una ocasión mi prima me rozo el bulto con la mano y en otras lo toco y lo apretó disimulando a la perfección. Yo por mi parte le acariciaba la pierna a mi tía por debajo de la mesa, pero ella me miraba algo seria y se corría de manera que yo no la alcanzara.
Una vez todos acabamos con nuestras meriendas Gerardo y Wanda subieron a cambiarse, ya que el tenía que ir a trabajar y Wanda a entrenamiento de Hockey.
Ayudé a mi tía a juntar la mesa y a llevar todo a la cocina.
-¿Viste el novio que tengo? Esta muy fuerte… – Me comentó ella.
-Si, la verdad es muy buen tipo… y por lo que escuché te garcha muy bien.
-Realmente si, es un animal, discúlpame si te molestó escucharnos…
-No, esta todo perfecto, sabés que me encanta escucharte.
Ella se sonrojó ligeramente.
-El es actor porno, una amiga nos presentó hace 8 meses y bueno, acá estamos.
-¿Actor porno? Eso explicaba la matraca del tipo… – Dije alcanzándole una taza. – ¿Y no te molesta que se coja a otras minas?
-No, porque es parte de su trabajo… aunque siendo sincera me da un poquito de celos, pero me excita, es una mezcla rara.
-Es lo mismo que me pasó hoy con vos… – Le dije queriendo arrimarme a ella, pero en ese momento bajaba las escaleras Gerardo.
-Mi amor, ¿Querés que te acompañemos? Quiero llevarlo a Agustín a conocer tu trabajo.
-Si no hay drama, si el quiere… Capaz que te lo contratan al sobri jaja.
Subí a vestirme junto con mi tía, no pude sacar ventaja de nada ya que Wanda estaba vistiéndose también. Una vez abajo salimos todos juntos en el auto de Gerardo, rumbo a su lugar de trabajo.

Continuará…

Chantaje Familiar II (Mi querida tía)

“El chantaje es el objeto para dominar a cualquier persona, no importa cual sea su posición o su rol.”

Llegó finalmente el 24 de diciembre y estaba toda la familia un poco más unida , y cuando me refiero a la familia, no siendo egoísta ni creyéndome el centro del mundo, me refiero a la unión de mi prima y yo, tanto carnal como familiar se podría decir.
Luego de tener sexo con mi prima estuve con ella hasta que se durmió y luego fui a dormir también (obviamente a mi habitación para no levantar sospechas). Al otro día mi primo se enfadó conmigo por haberlo dejado plantado, pero igualmente mis amigos lo integraron y pasó una noche genial a pesar de no conocer a nadie. Le metí el cuento que había surgido la ocasión para cogerme a una amiguita y el me felicitó. Si tan solo supiera que a la que me cogí fue a su hermana…

Llegó la tardecita del día corriente y mis padres salieron a comprar las cosas al centro, todo a ultimo momento, como era de costumbre, así que la casa se volvió un revuelo. Mi tía se quedó preparando la cocina y mi primo fue al almacén del barrio a comprar frutas para las ensaladas.
Me iba a disponer a ayudar a mi tía que se la veía bastante atareada allá en la cocina, pero en el sillón estaba mi querida prima con un vestido cortito, que se levantó hasta la cintura, corrió su tanga y me enseñó su vagina frotándosela con sus delicados dedos y mordiéndose los labios. Casi inmediatamente empezó a brotar una erección que se notaban claramente en mis pantalones cortos. Wanda se puso de pie y enseñándome su cola entangada me invitó a seguirla por el pasillo, hice caso a esa orden al segundo y en menos de un minuto nos encontramos en mi habitación, cerrando la puerta a nuestro paso.

-No aguantaba más…- Me dijo ella agachándose frente a mi – Quería chuparte la verga.-Frotó mi pene por encima del delgado pantalón y luego me los bajó.
-Está tu madre en la cocina Wanda, mira si viene para acá.
-Calmate, esta re ocupada… Ay como me gusta tu pija…- Dijo dándole un chupón a la cabeza.
La lamía lentamente con toda tranquilidad y sus manos se deslizaban por el tronco de mi pene, se la metió en la boca y comenzó a acelerar el ritmo, moviendo su cabeza adelante y atrás, la pendeja me hacía suspirar de placer. Se la mandó hasta la garganta, metiéndose un poco más que la primera vez, estaba aprendiendo a hacerse una buena petera. La tomé del pelo, haciéndole una cola de caballo con las manos y comencé a bombearle la boca, sentía como me abria paso a través de su suave lengua y llegaba hasta la garganta, aceleré el ritmo hasta que las piernas me temblaron y me retiré hacia atrás, ella me agarró la verga y la retuvo en su boca, acabé dentro de ella y sin chistar se tragó toda la leche. Sin soltarme la verga me pegó un par de chupones en la cabeza para sacar la lechita que quedaba.
-Que primita que tenes eh.- Me dijo Wanda poniéndose de pie y pasándome la lengua por el cuello.
-Estas aprendiendo a chupar una verga de verdad.
-No te hagas el actorsito porno.
-Creo que te cogí como si fuera uno, y no podes negar que te encantó.
-Sabes que si hijo de puta, la próxima me la podes chupar vos.-Dijo abriendo la puerta.-Vamos a ayudar a mi vieja, así no levantamos sospechas.

Llegaron los parientes restantes a la casa con casi todo preparado, con Wanda y Jessica (Mi tía) Estábamos acomodando las copas y los cubiertos para dejarlos ya listos hasta que notaron que faltaba lo más importante, el cordero. Mis viejos y mi tía estaban en la cocina y nosotros los jóvenes nos retiramos hacia el living.
-Bueno…-Dijo mi viejo – Con tu hermana vamos a ir a buscar el cordero y vos quedate preparando las ensaladas.
Sin esperar respuesta mi viejo y mi tía salieron, se subieron a la camioneta y arrancaron.
-¡Agus!- Me llamó mi vieja – Anda a alcanzar a tu viejo y decile que compre un pollo, le mande un mensaje pero no le llega, ¡apurate dale!.
Agarré el casco que estaba arriba de uno de los sillones y salí lo más rápido que pude, me subí a la moto y salí tratando de encontrarlos. Hice tres cuadras en el barrio, fui al almacen del barrio y no estaban, me fui un poco mas al centro y en la calle que se metía a uno de los barrios mas apartados vi la camioneta de mi viejo.
-¿Qué harán por aca?- Me dije.- Si por acá no hay nada.
Me decidí a seguirlos de lejos para que no me vieran y después de recorrer varias cuadras se detuvieron en un descampado. Apague el motor para que no vieran la luz de la moto, era difícil ver ya que no había postes de iluminación por ahí. Me acerqué lo mas que pude por detrás y vi algo que me sorprendió. Mi viejo tiró el asiento hacia atrás, recostándose, y mi tía le bajó los pantalones y comenzó a chuparle la verga muy apasionadamente, mi padre le agarraba la cabeza y la empujaba, metiéndole la pija hasta la garganta. No se me ocurrió mejor idea que sacar mi celular y comenzar a grabar todo, colocándome muy estratégicamente para que no vieran la luz del teléfono.
La acción paró un momento, mi tía bajó sus shorts y se quitó la remera junto con el corpiño, mi viejo su remera y luego se colocó el preservativo, acto seguido Jessica se subió sobre su verga, introduciéndola en su interior, su lenguaje corporal expresaba placer, se puso derecha y comenzó a saltar sobre la pija de mi padre, sus tetas, pequeñas pero firmes bailaban al ritmo de sus saltos, el las tomó en sus manos y las apretó, dándole mas velocidad al bombeo. Lo mantuvieron así unos 6 minutos y aflojaron, habían terminado y yo lo tenía todo grabado. Me alejé con la moto a tiro media cuadra y allí arranqué, rumbo hacia el almacén, donde compré el pollo y volví un momento más tarde a mi casa afuera estaba estacionada la camioneta.
Mi vieja abrió la puerta y me preguntó donde había estado, le contesté que no los había alcanzado y decidí comprar el pollo yo mismo, se notaba el nerviosismo que había entre los dos fornicadores, al menos yo lo percibía, más el de mi tía, que seguramente rogaba porque nadie los hubiera visto.
Comimos bastante en la cena de navidad, una vez llegada la hora brindamos y nos abrazamos como una familia feliz, me sorprendía como mi tía abrazaba a mi madre luego de haberse cogido a su marido horas antes. En el rejunte de parientes por abrazarse y brindar le apreté una nalga a mi prima, ella me miro de reojo con esa sonrisa pícara y me apretó en pene disimuladamente con su mano.
Tenía un plan muy bien ideado para pasar una noche espectacular.
Llegó la hora en la que iban a salir todos, mis viejos iban a hacer una salida romántica ya que mi tía tenía planeado ir a salir con amigas de la infancia, y mis primos salían al boliche, ahora era yo el que estaba “Descompuesto”.
Mis primos salieron primero rumbo al centro y luego mis viejos salieron en la camioneta. El corazón me palpitaba muy rápido y sentía un calor que me corría por todo el cuerpo por lo que iba a hacer.
Escuché que mi tía abría la ducha y una ola de excitación me corrió por el cuerpo, erectándome en el acto. Cuando escuché que la puerta del baño se cerró esperé un momento y salí de mi habitación, respiré hondo y con el celular en la mano abrí la puerta. Estaba sin remera y con un pantalón corto que marcaba mi bulto considerablemente, no llevaba bóxers, así que se marcaba mucho mas todavía. Tengo un cuerpo bastante atlético, buen pecho, espalda y abdomen, que mi tía nunca tuvo la ocasión de ver ya que mi madre me prohibía andar “en cuero” por la casa, ya que lo consideraba una falta de respeto y algo grosero.
Al entrar al baño me miré al espejo, este me reflejaba y mas atrás estaba la cortina, detrás de ella estaba mi tía Jessica, estaba desnuda y muy mojadita…
-Agus, ¿Sos vos?- Preguntó ella inocentemente.
-Si tía, soy yo.- Le respondí con excitación en la voz.
-¿Necesitas algo?
Desbloquee mi celular y puse el video que había grabado hoy mismo.
-Agustín… ¿Necesitas algo?.- Repitió mi tía con un tono más severo.
-Si tía.- Le respondí volteándome y abriendo la cortina de la ducha de par en par.-Necesito que me expliques que es esto.
Su reacción me tomo por sorpresa, casi se cae, quedó contra la pared de la ducha con las piernas cruzadas y tapándose los pechos con un brazo y su mano derecha en su vagina.
-¿Qué mierda haces pendejo?- Preguntó furiosa. –Le voy a decir a tu madre cuando venga degenerado, salí de acá.
-Respóndeme, ¿que es esto?- Le acerqué más el celular.
Acercó su cara a la pantalla y quedó pálida con lo que vio, el video estaba en marcha y ella saltaba encima de la verga de mi padre.
-S..S.. –No podía articular palabra – Sos un hijo de mil puta, nos seguiste, a mi me pareció…
-¿Soy yo el hijo de puta o vos sos la puta que se cogió al marido de la hermana? – Le respondí sabiendo el poder que tenia sobre ella en ese momento.
Jessica no era muy buena tía, siempre prefirió a otros sobrinos y a mi me despreció desde pequeño en varias ocasiones, pero eso no descartaba el hecho de que había fantaseado varias veces con ella, y ahora tenia la ocasión y eso me llenaba de adrenalina.
-Ay dios… por favor, no se lo muestres a nadie por favor, se bueno con la tía… – Suplicó.
-No sé… ya que soy un degenerado se lo voy a mostrar a mi madre, a tus hijos y a quien más… ¿A los abuelos?.
-¡Nooo!- Se desesperó.- Voy a hacer lo que vos quieras, por favor no hagas eso, ¿Cuánto querés, mil, dos mil? Decime cuanto querés y te los doy.
-Yo no quiero plata tía querida…
Ella tragó saliva.
-Y… ¿Qué es lo que querés?
Me hice el reflexivo como lo había hecho con su hija.
-Empezá por sacarte el brazo de las tetas, ya te las conozco.
-¿Qué me dijiste?
-¡Dale pedazo de zorra! ¿O querés ver el video en todo internet también?
Ella sin responderme agachó la cabeza, cerró la ducha y se quitó el brazo de las tetas, estaban mucho mejor de cerca, sus pezones rosados estaban bastante erectos, quizás estaba disfrutando la situación.
-¿Te tengo que decir todo?- Le pregunté de mala manera. –Sacate la mano de la concha.
Sin chistar ella lo hizo, tenía una delgada línea de pelo púbico oscuro sobre su rajita, y un abdomen plano admirable.
-Estas muy buena tía…- Le dije mientras me metía lentamente a la ducha.
Ella retrocedió unos pasos hasta que la pared la frenó.
-G…Gracias sobri…
-No, es cierto, siempre pensé eso.- La verga ya me estaba empezando a querer estallar de lo dura que la tenía.- Y siempre soñé con un momento así.
Me acerqué a ella y le pasé la lengua desde arriba de su pecho derecho, pasando por su cuello, hasta debajo de su oreja. Le agarré las nalgas con todas las ganas y la traje hacia mí, pegando su cuerpo al mío.
-Por favor sobri… no hagas esto, te doy hasta siete mil, cobre el otro día y…
-A ver putita, te dije que no me interesa la plata, ¿Se entendió? – Le dije levantándole el rostro con el dedo índice. – Agachate.
-Sobri…
-¡Dale!
Ella se agachó lentamente y quedó cara a cara con mi pene erecto, solo la delgada tela del pantalón corto lo detenía.
-¿Te gusta la verga ajena? Yo te voy a sacar las ganas putita.- Bajé mi pantalón y lo tiré fuera de la ducha con el empujón del pie derecho. La pija le quedó pegada a la nariz y ella la miraba con ojos gigantes y viscos.
Ella la tomó con su mano derecha desde el tronco y la miraba con la boca abierta.
-Eso… así vamos bien.- Le dije.
-Q-Que verga… las venas, la cabeza… – Dijo sin salir de su asombro. -¿Cómo es que tenes una pija así?
-Eso no te incumbe tía querida, ahora empezá a tragar que te estas muriendo de ganas.
Ella disimuladamente se mordió el labio inferior y se llevó la mano libre a la vagina y lentamente comenzó a metérsela a la boca. Daba tímidas lamidas y se quedaba quieta con el pene en la boca. Le saqué el pene de la boca y la agarré del pelo y del mentón.
-A ver… – Le dije poniéndome frente a su cara. –Así no se la chupabas a mi viejo, y no se la chupas así a ninguno de los tantos machos que tendrás, así que empeza a chupar bien porque te voy a hacer atragantar ¿Eh? Dale zorra chupá – Le escupí un gran hilo de saliva dentro de su boca y le metí un cachetazo, acto seguido le metí la verga hasta la garganta.
Jessica se desesperó, le gustaba que la cagaran un poco a palo, porque después de eso me hizo el mejor pete que nunca me hubieran hecho, se la tragaba hasta donde podía, los ojos le lloraban, cabeceaba de una manera espectacular, la saliva se le chorreaba por todo el cuerpo y caia al piso de la ducha, me la pajeaba, me chupaba los huevos, estaba hecha una bestia sexual.
– Ay por dios… ay por dios…- Jadeaba con la verga en la mano.
Le quité la mano con brusquedad, la agarré de los pelos y le mandé la verga entera, que retuve allí unos 10 segundos. Cuando ella se retiró para atrás la saliva le caía a chorros de la boca, estaba colorada, con los ojos brillosos.
Como ella es mas bien liviana la levanté y la di vuelta, quedando en un 69 parados. Me deleité un rato chupándole la conchita de la cual brotaba flujo a chorros, ella me chupaba la verga muy desesperadamente y gemía con las chupadas que yo le daba en la rajita.
La bajé al cabo de unos pocos minutos y ella se trepó a mi con mucha agilidad , yo ubiqué mi verga en la puerta de su conchita y se la mandé lentamente, ella jadeó y gimió como una verdadera zorrita, con sus gemidos me puso bien al palo y se la deje adentro en su totalidad, la llevé contra la pared y comencé a chuparle las tetas.
-Ay… Ay si, la tenes mas grande que tu papi, ay si…- Me agarraba de los pelos y me clavaba las uñas en la espalda.
Cuando dejé de chuparle las tetas tenía los pezones terriblemente erectos, la alejé de la pared y comencé a bombearla, le pegué unas terribles nalgadas en ese culo que me volvió loco durante tantos años.
-Ay dios, ¡SI! Pegame que me encanta, me encanta que me peguen, pégame, soy tu putita sobri, soy tu puta, cojeme, edúcame… soy una tremenda zorra… Pegame por portarme mal.
Me sorprendió la actitud de mi tía, tan tranquila y serena y así resultó ser en la cama, una zorra desatada con sed insaciable de verga, pero no desobedecí, le pegué cachetazos hasta que las nalgas le quedaron muy rojas.
Aflojé el bombeo y la puse en el piso nuevamente.
-Te quiero romper ese orto hace años, y hoy lo voy a hacer.
-Es todo tuyo, hacemelo.- Me dijo poniendo las manos contra la pared y sacando culo para afuera.
Con la mano derecha le busque la boca y le mandé los dedos hasta la garganta, ella tuvo una arcada y largo una saliva espesa que use para untar mi verga y entrarle por el culo a mi tía.
-Ay si, ay dios… ay me duele… nunca le di el orto a nadie pero te lo ganaste sobri… te ganaste el culo de la tía, hacemelo por favor no doy más, Ayy diossss
Le metí la mitad de la verga bien lento y con una arremetida moderada le mandé la mitad restante, la agarré de las tetas y desesperado la bombee como si fuera la ultima cojida de mi vida… No se la cantidad de gritos que pegó Jessica, pero algunos me dejaron sordo, aún asi me calentaban como un hijo de puta. Estuve 15 mins haciéndole el orto y cuando me venía la arremetí con todas las ganas y le llene el culo de leche. Ella gimió con un placer que le hizo temblar las piernas, la tuve que sostener para que no se cayera. La mantuve en mis brazos un rato y la deje de pié. Le di un tremendo beso de lengua y le agarré el orto con las dos manos, no había nada mas que decir, todo lo había dicho nuestros cuerpos. Cuando estaba por salir del baño ella me chistó.
– Ch ch… ¿No te vas a bañar conmigo gordi?- Me dijo guiñándome un ojo mientras retorcía la esponja, el jabón le caía a chorros sobre las tetas y el abdomen.
Cerré la puerta del baño y volví a la ducha.

¿Fin…?

Chantaje familiar (Prima Wanda)

“Un chantaje con elementos firmes domina a cualquier persona.” Yo lo comprobé.

Esto me paso hace unos años, cuando era un menor.

Vivía con mis padres en una casa muy amplia, con tres habitaciones, living,cocina comedor, extenso patio y quincho.
En la época de las fiestas, previo a navidad, llegaron mis primos y mi tía delsur. Mi prima tenía mi edad (17) y mi primo 19 años, mi tía tenía 37 peroestaba muy bien conservada, cualquier persona que la cruzara en la calle, máslos hombres que miran hipnotizados sus redondas nalgas, dirían que tiene unos26 años.
Llegaron mis parientes y todo fue muchos abrazos y besos, en mi caso algo decasi desconocidos con mis primos, ya que la última vez que nos vimos, fue pordebajo de los 5 años, yo ni siquiera lo recordaba.

Llegamos a mi casa y cada uno tomo su lugar en la casa y comenzaron a descargarlos bolsos, mi primo y yo en una habitación con dos camas, mi prima y mi tía enla habitación que tenía la cama marinera (Una cama individual que tiene otracama debajo) y mis padres en la cama matrimonial en su habitación.

La charla entre mis padres y mi tía era muy animada, recordando anécdotas ycontando algún que otro chisme. (Así que el de la secundaria, ese de rulitos,terminó con Sabrina, la rubia que nunca le daba bola… El que persevera triunfaal final… (Risas). Y todas esas boludeces que no me interesaban)

Mi primo era morocho, de tez quemada y bastante grandote, me contaba queterminó el secundario y ahora estaba haciendo algo de ingeniería, pero que nole convencía mucho, mientras que mi prima era morocha, pero de piel más blanca,con pechos proporcionales levantaditos, igual que la cola, que claramente laheredó de mi tía, aunque su actitud media agrandada y asquerosa no me gustaba,no hacía más que estar con el celular en el sillón desde que había llegado, sereía y se mordía el labio inferior sin sacar los ojos de la pantalla,seguramente tendría un novio en el sur, ya que disimuladamente apretó uno desus pechos, al ver que yo la había visto se levantó del sillón y se fue albaño, claramente el fulano la había excitado por mensajes.

Con mi primo Luciano nos habíamos puesto a jugar al pes en la ps2 mientrasseguían las risotadas de los mayores que se encontraban en la cocina. Estabaalgo desconcertado, seguía pensando en mi prima, y que no salía del bañodespués de un largo rato, en como se mordía los labios, en como se apretó lospechos, en lo que estaría haciendo ahí adentro… Tuve una erección recorriendoel camino de esos pensamientos, pero la disimulé ya que al lado estaba miprimo. El resultado fue un humillante 7 a 2 que el festejaba burlonamente, peroa mi no me importaba eso, tenía la cabeza en otro lado.

Pasaron dos días desde la llegada de mis familiares a mi casa, con Lucianoteníamos bastante buen trato, con mi tía, que era a la única que recordabadespués de tanto tiempo, teníamos una afectuosa relación, pero con mi primaWanda era difícil entablar conversación sin que hiciera gestos sobradores y quedemostrara desinterés de manera muy arrogante, sin descartar que tenía elcelular encarnado en las manos, ya que no hacia nada más que tocar la pantalla.

-Ah, esta embobada con el novio que tiene allá- Me contestó Luciano cuando lepregunté por el comportamiento de ella.

Al otro día mis padres salieron con mi tía a un supuesto bar que iban en susépocas juveniles. Luciano y yo íbamos a salir a ver que pintaba la noche einvitamos a Wanda, que rechazó inmediatamente nuestra invitación por unadescompostura que tenía “desde ayer” y se encerró en la habitación.
Los mayores de la casa se habían ido y luego nosotros estábamos saliendo atomar el bondi para que nos llevara al centro. Un par de amigos nos estabanesperando.
Al llegar a la parada (Que esta a unas 7 cuadras de mi casa) justo llegaba elinterno y mi primo estaba por subir, cuando tantee mis bolsillos y no tenía mibilletera, donde estaba la sube (Tarjeta del transporte) y todo mi dinero.

-Me olvide la billetera la puta madre.- Le informé a Luciano. –Vos anda, en laparada van a estar un par de amigos míos, deciles que sos mi primo y que yavoy, porque si no se van a ir, nos vemos.

Llegué a mi casa, abrí la puerta y fui directo a mi habitación, la billeteraestaba en el jean que me había sacado y dejado arriba de la cama. Cuando estabapor cruzar el pasillo oí débiles sonidos desde la habitación en donde estaba miprima. La puerta estaba entreabierta y yo la abrí , sigilosamente, un poco más,y me quedé con la boca abierta con lo que vi. Ella estaba acostada en la camaboca arriba, con el celular en su mano, su musculosa levantada hasta el cuelloy sus pechos al aire, que apretaba con su mano libre, y con esa misma manotocaba su vagina cubierta por una delgada tanguita rosa.
El corazón me iba a mil, estaba muy buena, pechos del tamaño justo, un bronceadoespectacular, pezones perfectos, abdomen plano y trabajado, y las caritas deperra que ponía cuando se tocaba me enloquecían. Decidí sacar mi teléfono yfilmarla, se veía muy bien ya que la luz estaba prendida.
-¿Ahora que mas hago mi amor?- Le dijo al teléfono. Evidentemente estaba envideollamada con su novio, ojalá alguna de las novias que tuve me hubiera hechoun show así.
No alcancé a escuchar lo que dijo, pero ella respondió con que le daba cosa yvergüenza mientras apretaba sus pechos desnudos. Despues de un momento se veque la convenció, porque levantó sus piernas y se quitó su tanga muylentamente, luego separó sus piernas y dejó en vista una conchita preciosa,algo rosadita, con algo de pelo en la parte superior, tal y como a mi me gustan.Enfocó su entrepierna con el teléfono y le preguntó a su novio si le gustaba loque veía. A esa altura yo ya me había desprendido el pantalón y me estabaacariciando la verga con la mano libre, que se estaba poniendo muy dura.
Hubo un intercambio de palabras entre ellos que no escuché, ella sonrió y semordió el labio y tímidamente comenzó a acariciarse la vagina, acto seguidocomenzó a frotar su clítoris con dos de sus dedos y el placer de apoderó deella, levantó su cadera de la cama acompañando un fuerte gemido y aumentó elritmo de sus movimientos, gemía como una nenita y eso me puso al palo y no pudecontenerme más. Wanda frotó su clítoris aun mas rápido y un pequeño chorro deflujo salió expulsado de su vagina, sus piernas temblaron y ella no paraba degemir.
Me aseguré de que había capturado todo y guardé el video.
-Para estas cosas no estas descompuesta eh prima.- Le dije en tono burlón mientras abría la puerta y entraba en la habitación.
No puedo explicar su reacción, fue como si hubiera visto un fantasma,empalideció y no le salían las palabras de la boca, no pasaron 2 segundos quelanzo un grito de desesperación y se tapó con las sábanas.
-¿Q-qué mierda estas haciendo acá?- Gritó nerviosa.
-Calmate, todas las mujeres hacen lo que vos haces, o la mayoría.
-Sos una mierda, un degenerado, no podes estar espiándome, les voy a decir atus padres que me acosaste, y te va a ir feo.
Yo me reí y ella se empalideció aún más.
-Hace lo que quieras, pero yo le voy decir a tu madre y a tu hermano la razónpor la cual Wandita no salió, porque prefería quedarse en casa pajeandose paralos machos que tiene.
-Deciles, no te van a creer nada, porque soy la nena inocente de la familia.-Dijo sonriendo nerviosamente.
-¿Estas segura?- Le dije mostrándole el inicio del video en mi celular.
Ella se llevó las manos a la boca, reprimiendo un llanto, no de tristeza, sinode rabia e impotencia.
-No me hagas esto, somos primos, y muy buenos primos.
Yo ladee la cabeza de lado a lado.
-Me trataste mal desde que llegaste, te hiciste la no se que, ahora estas a mimerced.- Le dije acercándome a ella. –Me dejaste muy caliente con la pajota quete echaste zorrita.
-Por favor borra ese video, hago lo que vos quieras, pero por favor hacelo.
Me hice el reflexivo un instante.
-Hacete otra.
-¿Otra que?
-Otra paja pelotuda, adelante mío.
Se puso roja de furiosa e infló sus pulmones, pero largó el aire y se acostó enla cama nuevamente y comenzó a frotarse por debajo de las sábanas.
-¿Me tomas el pelo? Destápate, sácate toda la ropa, abrí bien las piernas ypajeate como lo hacías para tu macho.
-Por favor…
-Hacelo, si no querés que muestre esto a toda la familia.- Le dije de manerasobradora. – Ay Wandy querida, si hubieras sido mejor persona conmigo noestaríamos en esta situación, pero es algo que no puedo dejar escapar.
Lentamente Wanda se destapo, se quitó su musculosa y su tanga y comenzó amasturbarse tímidamente.
-Veo que esto no funciona.- Dije al cabo de un momento – Veni acá.
Ella vino tímidamente de rodillas a mi, que me encontraba al borde de la cama.Yo desaté mi cinto, bajé la cremallera, desprendí el botón de mi jean y lo bajéjunto con mi bóxer, mi verga parada dio un salto y casi le da en la cara a miprima, que se echó para atrás.
-Ay dios… no sabía… no pensé nunca que vos… ibas a tener una pija así. – Dijoella con los ojos bien abiertos.- Es más grande que la de mi novio, dios mío,mucho más.
-¿Y que es lo que vas a hacer?
-Chupársela a mi primo hermoso, obvio.- Dijo sonriendo perversamente.
-Es justo lo que te iba a pedir prima, ahora dale.- Dije metiéndosela de unsaque en la boca.
Ella se ahogó ligeramente, pero no se quejó y comenzó a frotarla con sus manosy llevarla a su boca, lamiendo el tronco, introduciéndosela hasta la mitad,saboreando la cabeza y pajeandola. La tomé de los pelos y comencé a cogerle su boquita. Ella opuso la mínima resistencia de sostenerme las piernas para frenarlas violentas embestidas de mi verga contra su garganta. Al cabo de unos minutos se la saqué de golpe de la boca y un grueso hilo de saliva cayó al suelo, la pintura de sus ojos estaba corrida por las lágrimas.

-Ahora tu primo te va a coger porque tiene la verga que le explota.
-Ay si métemela toda papito.- Me dijo poniéndose en cuatro y levantando bien el culo hacia arriba y agachando la espalda. La pendeja tenía algo de experiencia.

Le froté la pija por la conchita lentamente y ella suspiraba de placer, me eché un poco mas hacia adelante y le apreté las tetas, tenía los pezones durísimos.
Después de frotársela un buen rato me pedía a gritos que se la metiera y eso hice, se la mande lentamente y ella disfrutó cada cm que se iba abriendo caminomi verga por su interior. Gimió como toda una teen porno cuando aceleré elritmo y la bombeaba cada vez más fuerte.
-Ay si, ay si primito que bien me coges por dios… me encanta tu verga.
Esas palabras me calentaban cada vez más y llegué a darle un par de nalgueadas que a ella la pusieron como una bestia.
-Deja el videíto si querés, porque yo quiero seguir cogiendo con vos, que mecojas y me rompas toda, AY DIOSS.
Ese ultimo fue uno de los gritos de las 3 o 4 acabadas que tuvo en la noche.
Despues de un intenso bombeo a toda maquina de 5 minutos y pico le dije que mevenía, y como tan buena prima que se volvió de un momento a otro se arrodillófrente a mi y abrió esa boquita deliciosa que se dejó llenar de leche, meencantó como se la escupió en el pecho y se untó las tetas con mi semen.
-Me encantó que mi primito me chantajee.- Dijo riéndose aún de rodillas.

¿FIN…?

Le fui infiel a mi esposo la noche año nuevo

Acostarme con Oscar, el esposo de mi hermana, es una de las cosas que si puedo decir con toda honestidad me arrepiento de haber hecho en mi vida.
Dicen que una no se debe arrepentir de nada en la vida pero de eso que sucedio en casa de mi madre en la madrugada de año nuevo ase unas horas si me arrepiento.

No tengo ninguna excusa que dar, mas que decir que lo hice de pura calentona.
Eran las 5 de la manana y todos estaban tomados y callendose a dormir en cualquier habitacion o sillon de la casa despues de tomar, bailar y divertirnos por toda la noche durante la fiesta de año nuevo; mi esposo y mi hermana se habian quedado ya dormidos desde las 3 de la manana y mi cuñado Oscar y yo nos habiamos quedado en la sala conversando y riendonos con un tio mas de mi familia.

Cerca de las 5 de la manana mi tio se paro del sillon y nos dijo que ya era hora de marcharse, yo lo acompane a la puerta para despedirlo y entonces nos quedamos Oscar y yo solos en la sala.
Yo estaba con un vestido celeste que habia usado toda la noche y estaba descalza pues ya no habia aguantado con los tacos desde muchos horas antes.
Oscar siempre ha sido ‘coqueto’ comigo y a traves de los años a veces me mandaba insinuaciones o miradas que la verdad nunca las tome en serio para no crear un lio mas grande.

Pero esta madrugada, apenas mi tio se marcho de la casa, Oscar se puso mas alterado que de costumbre, yo creo que ya desde ese momento el podia ver la ‘oportunidad’ que tenia conmigo enfrente de el y por supuesto los tragos que se habia tomado durante toda la noche lo habian puesto mucho mas aventado y sin verguenza que de costumbre.
Apenas me sente en el sillon con el, Oscar se me pego tratando de ponerme la mano encima de la rodilla y hablandome insistentemente sobre sexo.

Obviamente no puedo hacerme la ‘inocente’ en todo esto, pues en este momento yo hubiera podido ponerme de pie y ponerlo a Oscar en su sitio, pero no lo hize, la verdad como dije al principio no tengo excusas por lo que deje que sucediera, y tambien habia estado tomando por toda la noche con el resto de la familia; me sentia un poquito loca y decidi peligrosamente ‘jugar con fuego’, cuando Oscar se me empezo a pegar y hablar de sexo yo decidi que iba a seguirle el juego para divertirme un rato, no iba a acostarme con el, solo iba a jugar a sentirme la muy deseada y solo iba a dejar que las cosas llegaran hasta cierto limite.

Oscar me empezo a decir que tenia ganas de ‘cojer’ y a preguntarme donde estaba mi marido y porque mi marido no me estaba cojiendo en ese momento, como dije antes yo me hize la interesante y le segui la conversacion y entre otras cosas, le dije que a veces mi marido no me lo sabia hacer tan bien y me dejaba con todas las ganas.
cuando le respondi eso a Oscar, el se puso mas loco y alterado de lo que ya estaba y empezo a decirme con frescura que el me iba a enseñar ‘como se cojia a una mujer como yo’ y a jalarme del brazo para que fueramos a un cuarto vacio que habia en el primer piso de la casa al lado del garage.

Por supuesto todo esto lo hablabamos en tono de broma y riendonos con cada cosas que deciamos, me imagino que porque asi cualquiera de los dos podiamos excusarnos en cualquier momento diciendo que estabamos solo ‘bromeando’.
Aun asi yo le acepte su reto de ir al cuarto vacio del primer piso todavia pensando que yo estaba en control de la situacion y solamente iba a llegar hasta un limite en mis jueguitos con el.

El cuarto vacio del que hablabamos es un cuarto que en el pasado mi mama lo ha usado como cuarto de huespedes pues esta en el primer piso de la casa independiente de las demas habitaciones, pero en esta ocasion el cuarto habia estado vacio por muchos meses y habian maderas en el piso y ropa vieja encima del colchon que no tenia ni siquiera sabanas puestas.

Apenas entramos a la habiacion es cuando yo senti que perdi el control de lo que estaba pasando, pues Oscar cerro la puerta y pensando que yo ya habia aceptado su propuesta se me lanzo encima contra la puerta y me dio un tremendo beso en la boca que la verdad no me lo esperaba.
Yo lo trate de empujar diciendole ‘estas loco no’ pero el no me soltaba de la cintura y me decia ‘ solo besarnos solo besarnos’ ‘nadie se va a enterar no te preocupes’, como dije antes, la verdad es que yo lo hubiera podido detener en este momento pero no lo hize, yo le correspondi el beso y nos besamos con un apasionamiento que la verdad no habia sentido desde que era una adolecente, tambien lo deje que me agarrara los muslos por debajo del vestido y me acariciara las tetas por encima de la ropa.

Fue imposible detener lo que sucedio a continuacion bajo las circunstancias en las que estabamos.
ambos a solas en una habitacion, con una cama en frente de nosotros y sobre todo besandonos de esa manera tan apasionada como lo estabamos haciendo.
Ambos caimos encima de la cama y entonces si perdi cualquier control que yo pensaba iba a tener en este momento.
Oscar me empezo a manosear ya sin ninguna restriccion, me saco las tetas por encima del vestido y senti sus manos debajo de mi falda bajandome la tanga

Todo sucedio muy rapido, lo senti como que fue un impulso y en menos tiempo del que me hubiera tomado para reaccionar y darme cuenta de lo que estaba haciendo ya Oscar me la habia metido.

Si lo disfrute, no puedo ser hipocrita, sobre todo disfrute de lo ‘mundano’ de como habia sucedido todo y de la ‘agresividad’ con que lo hicimos.
mis amigos esto no fue nada ‘romantico’, esto fue una buena ‘cojida’ que Oscar me dio encima de un colchon viejo, lleno de puro placer y satisfaccion sexual.
La verdad es que hacia años que no lo habia hecho de esa manera tan ‘sucia’ (por decirlo de alguna manera) y la pura verdad es que me ENCANTO!

A veces las mujeres cuando nos casamos nos olvidamos un poco de nuestra naturaleza sexual y pasamos a ser ‘la esposa’ para la que el tener sexo se vuelve algo que tenemos que hacer para cumplir con nuestro esposo.

A veces nos olvidamos que nosotras somos seres sumamente sexuales que nos gusta un hombre, que el pene es lo mas rico que hay en el mundo y nos encanta sentir cuando un hombre nos tiene agarradas bien fuerte por las caderas mientras nos la mete con GANAS.
yo no recuerdo cuantos minutos duro el sexo que tuvimos esa madrugada, pero si recuerdo como apretaba el cuerpo de Oscar hacia mi con mis piernas alrededor de su cintura y como le susurraba en la oreja ” si asi cojeme mas fuerte, cojeme mas que me gusta” con la intencion de calentarlo y ponerlo mas euforico y que me lo hiciera mas violenta e intensamente.

Lamentablemente la satisfaccion abundante que senti durante esos minutos se me iba a acabar demasiado rapido tan pronto Oscar termino de venirse y me di cuenta de la tremenda cagada que acababa de cometer.
No solo lo habia engañado a mi esposo pero lo habia hecho con el marido de mi propia hermana.
Oscar la saco afuera para venirse y me mancho el vestido y las piernas de semen, no hubiera tenido que hacerlo pues yo estoy tomando la pastilla, pero creo que lo hizo simplemente para darse el gusto visual como hombre.

Cuando abri la puerta de la habitacion yo tenia terror de encontrar a alguien de la familia sentado en el sillon de la sala, pero felizmente no habia nadie y todos seguian durmiendo la borrachera regados por toda la casa tal y como los habiamos dejado antes de entrar al cuarto.

Mi hermana y mi esposo seguian durmiendo en el segundo piso de la casa sin imaginarse lo que acababa de suceder bajo el mismo techo.

la verdad no me hago tonta me encanto como me cojio sigo aun llena de semen mi vestido y tanga, es que tiene una gran verga, con razon mi hermana esta loca por el no se que hacer no he podido dormir ellos duermen que me aconsejan amigas me hizo gemir tanto que pense alguien habia escuchado peroncomo el cuarto este al lado del garage y retirado no creo estoy muy nerviosa nunca habia engañ ado a mi esposo y menos pensar que seria con mi cuñado.

autora: una putita como yo

La chica de los pechos pequeños

Está historia sucedió hace ya muchísimos años (hace 20 para ser precisos), pero aún hoy la recuerdo como si fuera ayer. Son esas cosas, que por más que pase el tiempo, no te vas a olvidar, porque te marcaron de alguna forma o porque pasaron cosas, que en ese momento nunca te hubieses imaginado. En fin, en esa época yo estaba saliendo con una chica hacía ya más de dos meses y aún no había pasado nada (nos tocábamos y esas cosas, pero no habíamos tenido sexo aún). No se si, porque yo era un poco lerdo o porque en esa época las cosas iban más lento. También es cierto, que no la teníamos fácil, ya que los dos vivíamos con nuestros padres, así que era difícil tener un momento de intimidad. Pero un día, cuando llegó a su casa, ella me recibe con una cara pícara y me dice que estábamos solos, porque los padres habían salido y no volverían por lo menos de acá a unas dos horas. Yo tampoco podía creerlo! De inmediato, comenzamos a abrazarnos y besarnos y fuimos así, caminado hasta el sofá del living de la casa y nos tiramos ahí. Comencé a tocar sus pechos por sobre su ropa y su cola (la mejor cola que he visto y tocado en mi vida). De a poco empiezo a meter mi mano por debajo de su remera y empiezo a sentir su suave piel. Mientras tanto ella me tocaba también por sobre mi pantalón la pija que ya la tenía durísima. Empiezo a sacarle la remera, y ella me ayuda quedándose en la parte de arriba, solo con el corpiño. Voy tocando sus pechos, por sobre el sostén y de a poco llevo mis manos hacía atrás para soltárselo, pero ella me las agarra y me detiene. Ahí yo pensé, sonamos no va a pasar nada!. Pero, para mi total sorpresa, me dice: “no me saques el corpiño, yo también tengo muchas ganas de hacerlo, pero me dan mucha vergüenza mis pechos, así que por favor no me lo saques”. Yo no entendía nada!. Si bien había notado cierta incomodidad cada vez que le tocaba los pechos, pensé que era porque quizás le parecía que estaba yendo muy rápido, pero nunca se me pasó por la cabeza, que pueda ser porque le avergonzaran. Si bien tenía unos pechos pequeños, nunca pensé que pudiera estar acomplejada por eso. Aparte siempre se mostró como una chica super alegre, que no se hacia problema por nada, con lo cuál esto realmente me sorprendió. Por otro lado, a mí siempre me parecieron muy sexys los pechos pequeños (no es que no me gusten los pechos grandes, pero los chicos siempre me llamaron más la atención). Me llevó un tiempo, poder salir del asombro pero apenas pude articular alguna palabra, le dije que no entendía el porque de su vergüenza y que a mi me encantaban su pechos. Ella no me creyó y me dijo que yo se lo decía para hacerla sentir bien, a lo cual yo le explique que tenía la pija que me explotaba y que era por sus tetas y que no había nada más en el mundo que deseara más, que verlas y tocarlas. Pero ella seguía incrédula y además me dijo: “es que aparte mis pechos son raros y me muero de la vergüenza”. Ahí yo ya no podía entender que era lo que pasaba, a que le llamará ella “raro”? y ya me había entrado la curiosidad por saber que era la cuestión esa que ella decía que convertía a sus tetas en raras. Yo le insistí que me moría de ganar por ver sus pechos y que no tuviera vergüenza que sean como sean, a mi me iban a gustar. Y bueno, después de tantas vueltas y sin estar muy convencida, por fin accedió y se desabrochó el sostén. En el momento que se lo sacó, me miró, con los ojos llenos de lágrimas y se quedó mirando atenta a las caras o gestos que yo hacía. Yo cuando los vi, no lo podía creer. En realidad eran raros como ella decía… o por lo menos yo nunca había visto unos pechos así. Eran bien pequeños, pero bien cónicos y el pezón empezaba desde la mitad del pecho. Es difícil de explicar con palabras, pero la verdad que eran extraños (o distinto a lo que había visto antes por lo menos). Pero me encantaron y se lo dije. Y se los empecé a acariciar, diciéndole que tenía unos pechos hermosos, es mas, que eran los pechos más lindos que había visto. Se le puso la piel de gallina, y se le erizaron aún más los pechos. Comencé a pasar mi lengua por todo el pezón y sentía como se le empezaba a entrecortar la respiración. Abrí mi boca bien grande dejando que entrara todo el pezón adentro y le succionaba suavemente uno y después el otro. Yo estaba con la pija dentro del pantalón, queriendo salir inmediatamente!. Y no aguanté más y me bajé los pantalones, dejando mi pija al descubierto, muy dura a punto de explotar y comencé a masturbarme, tocando sus pechos desesperadamente. Creo que no duré más de 10 segundos antes de estallar y llenar sus pechos de semen. Ella arqueaba su espalda, como para exponerlos lo más posible y yo le seguía acariciando sus senos, todos mojados. Después de un rato, sonriéndome, me dijo me parece que tengo que ir al baño a limpiarme un poco, y se fue para allá. Yo me subí los pantalones, y fui a buscar algo para limpiar, porque no solo había terminado en sus senos, sino que también había varias salpicaduras por el sofá. Cuándo ella vuelve del baño ya se había puesto nuevamente su remera. Yo la miré sorprendido, pues pensé que íbamos a continuar. Ella se dio cuenta de mis intenciones y me dijo que mejor no sigamos, porque ya había pasado más de una hora y sus padres podían volver y encontrarnos en una situación complicada. Y así fue, nos quedamos besándonos y acariciándonos hasta que llegaron sus padres. Al rato yo me volví a mi casa, sin poder creer, ni entender bien lo que había pasado. Por dentro me sentía un poco incómodo, imaginándome que podría estar pensando ella de lo que había pasado, ya que me había masturbado frente de ella, y la verdad es que me daba un poco de miedo que podría pensar ella respecto de eso. Debe estar pensando que soy un pajero! me decía a mis adentros. La verdad, las veces anteriores que había tenido sexo con otras chicas, había sido todo muy convencional y está vez es como si hubiera perdido el control y me había dejado llevar por lo que sentía en el momento. Así que me fue a dormir, pensando como lo habría tomado. Al día siguiente, a las diez de la mañana, me llama a mi casa y me saluda muy cariñosamente y me dice que estaba muy feliz y que quería verme… ufff y ahí me tranquilice un poco, ya que parecía que no le había parecido tan mal lo del día anterior. Es mas, días después me confesó que le encantó lo que había sucedido ese día, ya que no podía creer que yo estuviera tan excitado con sus pechos y que esa noche se había masturbado tres veces recordándome a mí acabando en sus senos. Así que este es solo el comienzo, de una de las mejores historias de sexo que tuve. Continuará…

La venganza es un plato que se sirve frio… Muy frio

Antes de leer mi historia quiero advertirles que estas líneas incluyen violencia explícita, morbosidad e inmundicia sexual. No es recomendable para personas débiles, pero si eres un hombre que disfruta los relatos de violación y sumisión esto es para ti amigo…

Esta historia comienza hace casi diez años atrás cuando yo era un adolecente. Mi difunto padre que en paz descanse era profesor de preparatoria, daba clases de italiano para ser exactos. En este entonces éramos una familia muy unida y feliz, soy el hijo único de mis padres y ellos me consentían mucho. Pero todo esto acabo cuando mi padre cayó en tentación de enredarse con una de sus alumnas. La maldita Claudia, ella entro en mi familia para destruirla totalmente; no sé cuándo mi padre empezó a serle infiel a mi madre con esa puta que en ese tiempo tenía 17 años. Lamentablemente un día se supo esa relación y Claudia se encargó de limpiarse su reputación acusando a mi padre de violador pero nunca fue así. Esa maldita puta siempre anduvo abriendo las piernas con los profesores para pasar materias, cuando se supo se armó un escándalo muy fuerte e inevitablemente arrestaron a mi padre.

Nunca se me borrara de la mente el sufrimiento de mi padre en el juicio, mi madre me llevo y vi a esa PUTA hacer pedazos a mi padre. Todavía mi padre llorando como niño le suplico de rodillas a su familia que levantaran el cargo pero pese a que su familia teníainfluencias todo quedo impune, era la palabra de una menor contra mi padre. Ese día el juez le dictó auto de formal prisión a mi padre con una condena de 13 años de prisión. Fue el peor de día de mi vida y también para mi madre que aunque no creía nada, las pruebas en su contra eran muy fuertes. Días más tarde llego un oficial a nuestra casa para decirnos que en un intento de desesperación mi padre le robo un arma a los policías y con ella se suicidó. Desde ese día perdí por completo mi inocencia y en mi interior nació la semilla de la maldad, odio hacia Claudia y toda su maldita familia. La mía estaba totalmente destruida y como si no hubiera sido suficiente la muerte de mi padre tras eso vino un legado de deudas y caos total, mi madre enfermo y yo tuve que dejar de estudiar para trabajar.

¡No tienen idea el odio tan grande que sentía por Claudia! Después de la muerte de mi padre la mandaron a estudiar la universidad a otro estado. Yo tuve que esperar pacientemente el día para poder vengarme, sabía que llegaría el día que se las cobraría una por una a esa perra maldita. Por mi parte me aleje del camino del bien, empecé a drogarme, emborracharme y me junte a una pandilla local de la ciudad. Esto mi madre nunca lo supo, ella pensó que el dinero que traía a la casa era de un sano trabajo pero en realidad era producto de robos y asaltos. Yo me convertí en un maldito, una escoria que no sentía compasión por nadie. El tiempo siguió pasando y lamentablemente mi madre falleció. Tras su muerte me valió verga la vida, si antes era maldito ahora sería el doble y mi venganza seguiría aguardando. Compre una pistola y tenía unas balas especialmente destinadas para ella y su maldita familia, pero en realidad mi venganza sería mejor que solo matarlos, poco después se me ofreció unirme a un comando del crimen organizado, no dude en lo absoluto. Tan luego tuve el poder en mis manos empecé a rastrear a esa puta maldita, destruirla era mi única misión en la vida. Así fue como me entere que radicaba en Guadalajara, Jalisco. Con ayuda de mi gente pude localizarla… Ahora era una exitosa administradora de empresas de 27 años.

El odio, la rabia, la venganza y la impotencia envenenaron mi alma al verla. Usando todos los medios a mi alcance investigue todo lo que necesitaba saber sobre ella, supe que era amante de un ejecutivo, empecé a poner gente quien la siguiera en todo momento mientras yo trazaba mejor la más esplendida venganza para esa maldita puta.

El día que al fin sacie mi sed de venganza… Sin duda fue historia. Al estar al tanto de su vida me entere que su amante le había planeado un fin de semana a las afueras de la ciudad. Era el momento ideal. Vi a Claudia subirse al auto de su amante, ese día tenia puesto un vestido floreado con el que se le veía sus piernas de puta. Mi gente comenzó a seguirlos en una troca detrás de ellos, casi era de noche cuando di la orden del levantón. Uno de mis hombres inicio a disparar contra su auto provocando que los neumáticos explotaran, la troca les cerco el camino y mis hombres los tomaron. Yo baje encapuchado con ellos, no saben el placer tan grande que sentí al verla totalmente desesperada, gritaba como loca y su indefenso amante pedía a gritos que no lo matáramos.

Al instante los subimos a la troca y los llevamos a una casa de seguridad donde la diversión comenzaría. Llegando al lugar los hice atar en una silla los dos. Claudia estaba destrozada y su llanto era incontrolable. En ese momento tuve la idea más retorcida que se me ocurrió en ese momento.

-¡Vaya, vaya así que llevabas a esta putita a coger verdad compa!- Pues para que veas que no te quedaras con las ganas te voy a dar permiso que se lo hagas aquí mismo plebe- ¡Viólatela cabron!, hazlo o aquí te mueres maldito-

Yo apuntando una pistola a su cabeza lo libere de su atadura y lo acerque a Claudia quien no paraba de gritar y llorar.

¡Anda maldita, llora, grita todo lo que quieras nadie te escuchara!- le dije pegándole un cachazo en su estómago. Su amante con miedo se acercó a ella y pidiéndole disculpas empezó a tocarle los senos lentamente.

¡Que, acaso eres maricon, viólatela idiota quiero verte gozando con ella, rómpele el puto vestido!-

El muerto de miedo tomo su vestido y de un golpe se lo rasgo dejando a la vista su podrido cuerpo de puta. Pude ver que solo traía un hilo dental y tampoco tenía sostén.Claudia seguía atada en la silla con los ojos vendados. Hice que la quitaran de la silla y la tiraran al piso.

¡Ahí esta compa, gózatela, sé que te la coges a diario después del trabajo, sé que es tu puta, yo sé que lo goza. Caldéatela cabron!-
El temblando se sacó la verga por la cremallera, tuvo que masturbarse para que se le parara. Le separo las piernas y vi como se la metió por la raja vaginal. Claudia lloraba como loca mientras su amante se lo hacía y yo junto con mis hombres lo disfrutábamos como no tienen idea. Mientras la penetraba me acerque a ella y le dije:

¡Anda puta, disfruta, eres una zorra sé que te gusta coger con este hombre! Y tu plebe cógetela más duro, que disfrute chinga-
Mis hombres tenia los rifles apuntando a ellos ante cualquier cosa, ahí mismo se morían.

Ese puto no pudo hacérselo más, cayó llorando al piso suplicando que los dejáramos en paz, ni siquiera logro acabar el marica. Quería retenerlo más tiempo pero a fin de cuentas la venganza no era con él. Mis hombres lo drogaron y ordene que lo dejaran libre muy lejos de ahí. Ahora era mi momento que esa Piruja de mierda. En ese momento me valió vergas, me quite el pasamontañas, le quite la venda e hice que me viera cara a cara, no podía irse al infierno sin saber que era yo quien le daría verga. Aunque Claudia no me reconoció, yo apunte mi rifle a su cabeza y le ordene

¡Baila para mi Zorra, imagina que soy tu noviecito! Claudia muerta de miedo inicio a bailar al ritmo de la música que le puse. Estaba complacido… Aquella mujer valiente que hundió a mi padre ahora estaba bajo mi control y obedeciendo mis órdenes. Yo me le acerque y le rompí el hilo dental que aun tenia. Le di una bofetada y la tire sobre una cama vieja. Acto seguido separe sus piernas y le clave la punta de mi rifle en su vagina, ella grito como loca y vi salir sangre de su vagina.

-¡Sshh tranquila putita o ahorita mismo te lleno la concha de plomo! No lo niegues sé que te gusta maldita-
Inicie a violarla con mi rifle. Luego para limpiarle la sangre le eche alcohol en su vagina, quería que sufriera intensamente.
¡Basta! ¡Detente! ¿Por qué me haces esto?

-¿En verdad ya se te olvido quien soy perra, no recuerdas aquel día en el tribunal, aquel niño inocente que viste llorar cuando tú hundías a su padre en la cárcel? Tú abrías las piernas con mi padre a la buena y dijiste que te violaba. ¿Pues adivina que Puta? Yo si te violare en verdad…

Al instante la obligue a que me chupara la verga, mientras le apuntaba el rifle en la cabeza por si intentaba morderme. Me excito mucho sentir como mi verga se perdió en su boca y su lengua recorría mi glande, toda mi pija. Yo le tome del cabello e hice presión para que le entrara hasta su garganta, ella casi se ahoga pero eso me puso más cachondo, al mismo tiempo le apretaba los pezones y le metía dedos en el ano. Yo le inyecte droga para que aflojara mejor pero no mucha pues quería que supiera perfectamente lo que iba a pasarle. Con su cuerpo sin resistencia la puse a cuatro patas y de un empujón la penetre totalmente. Mi verga entro en lo más profundo de su concha ensangrentada, a Claudia se le escurrían lágrimas de los ojos mientras sentía como la violaba a mi ancho antojo, yo tome su cuello y le mordí fuertemente mientras seguí penetrándola. Ella sabía deliciosa, ahora entendía porque mi padre se la follo en ese entonces. Mi grueso miembro entraba y salía de su raja vaginal a toda velocidad, ella solo podía murmurar en voz baja, me decía que la dejara en paz y cada que me decía esto yo le violaba más fuerte.

Claudia era mi puta en esos momentos y yo la estaba gozando muchísimo. No demore en venirme, me vacié dentro de ella llenándole la concha de mi leche. Le di nalgadas y le saque mi verga de su coño. La muy pendeja pensó que había terminado… en realidad era el inicio. Mande que tres de mis hombres entraran y le dije ¡Violenla putos!

Ellos no esperaron nada. Se desnudaron y uno de ellos la penetró muy fuerte por el culo. Yo puse de frente una foto de mi padre y le dije que todo era en su memoria. Me quede ahí viendo como ellos se la cogían de pies a cabeza. Hicieron un sándwich con ella, me puso muy cachondo ver como la verga de uno de ellos le gozaba el culo mientras que el otro se la metía por la concha.

Y el tercero le daba a chupar su caramelo. Claudia aun drogada se resistía un poco, él le pego un puñetazo en la cara. Mi objetivo estaba logrado, al fin Claudia estaba destruida, la había rebajado a nada en esos momentos. Mis hombres se la gozaron hasta donde quisieron y le dejaron lleno el culo y la panocha de semen de todos ellos. Yo me le acerque, Claudia me miro a los ojos pidiéndome compasión. Tome mi verga y la orine todo su cuerpo y parte de su cara ocasionando que se bebiera mis meados. Claudia se quedó inconsciente a causa de la droga.

Hice que la pusieran atada de pies y manos en un corral de cerdos. A la mañana siguiente ordene que le colgaran de las manos con una soga. Claudia había despertado, al verme entro en pánico de nuevo y la calle a bofetadas. Me puse detrás de ella y de nuevo la penetre por el culo. Ahora estaba en plena conciencia mientras me la fornicaba. Otra vez ordene que uno de mis hombres la poseyera. Mientras yo le rompía el culo el empezó a cogérsela delante por la vagina. Claudia lloraba sin parar y sus gritos eran desgarradores. La verdad es que su culo era la gloria, estaba tan estrecha que mi verga casi no aguantaba por venirse. Incremente la velocidad y me vacié dentro su culo echando cada gota de mi leche en ella, el compa seguía gozándose su vagina hasta que acabo también dentro de ella.

Ese fin de semana fue nuestra por completo y quería hacerla sufrir más. Una parte de mi pensaba que su dolor todavía no era parejo con el mío y el de mi madre. Pero esa noche mis muchachos se enteraron que tras la denuncia de su amante la policía estaba muy cerca de la casa de seguridad. Ordene que limpiaran todas las evidencias, la drogamos y atada de pies y manos la fuimos a tirar a las orillas de la carretera. Inmediatamente huimos de ese lugar, las evidencia en mi contra eran muchas pero a diferencia de mi padre a mí el poder me respaldaba, nunca hubo manera de que dieran conmigo. A partir de ese día mi alma descanso…

El éxito de una mujer esta en medio de las piernas

Soy Fanny una traviesa niña de 24 años de edad. Blanca, delgada y muy sabrosa, siempre he sido muy loca. A lo largo de mi vida multiples hombres me han hecho el amor… Soy fanatica de las relaciones sin compromiso y se disfrutar de mi cuerpo como no tienen idea. En fin… La presente historia se desarrolla en la empresa donde inicie trabajar luego despues de titularme como administradora de empresas.

No podre olvidar el primer dia de trabajo, yo era una de las chicas más jovenes y antojables de la empresa. Casi a la semana empece a recibir intentos de ligue por varios hombres pero la verdad yo me sentia demasiada mujer para ellos, ademas casi todos estaban casados o tenian pareja. Recuerdo haber batedo todos hasta que llego el unico hombre que logro hacerme suya. ¡Claro! No era exactmente mi tipo pues el era un “Abuelo” en todos los sentidos. Con sus casi 70 años don Ignacio aun le gustaba calentarse y sentirse hombre con las mujeres. El es precisamente el accionista mayoritario del corporativo… Un hombre con bastante dinero y que nunca se caso, aunque no me sorprende porque se que se ha encamado a muchas mujeres en su vida y creo yo fui una de las ultimas que logro fornicarse.

Desde niña habia tenido un frase muy pegada en mi mente:

“El éxito de un mujer esta en medio de las piernas” Esta frase me hizo cometer muchas cosas desde chica; como la vez que me entregue mi profesor de matematicas para pasar la materia, la vez que logre seducir y coger a un oficial para que no me llevara presa por conducir drogada, entre muchas otras. La más reciente, esta presente historia. Don Ignacio me tiro el perro casi tan luego como entre y desde esa vez empece a ser su PUTA personal, la verdad no ignificaba mucho para mi ya que por su edad servia más para dormir que para coger xD. Desde las primeras veces lo unico que hacia era tocarme, meterme dedos en la vagina. El se qudab complacido con que yo le hicera “Trabajitos bucales” como el le llamaba, le gustaba que me comiera su semen y tambien me chupaba la concha. Esto era todo el servicio que le daba a mi querido jefecito antes de terminar el di. Ya sabia que antes de retirarme tenia que pasar a su despacho. El me subia la falda, me quitaba las bragas y perdia su cabez entre mis muslos comiendome el coño, le ponia muy cachondo que le mojara la cara con mi rico squirt. Muchas veces intento penetrarme pero la flacidez de su miembro no lo hacia posible, solo frotaba su verga en mi vagina y al terminar se vaciaba encima de mi.

Nunca logre hacerme el amor en más de cuatro meses siendo su puta privada. Nunca hasta aquella noche que al fin logre metermel muy rico. Ese dia use un sensual vestido blanco de falda corta, yo me encontraba trabajando cuando Ignacio se aproximo a mi, colo su mano bajo el vestido y me apreto la concha sobre las bragas. Me estremeci al momento, estabamos en publico, logre ver como una de mis compañeras observaba discretamente como me apretaba el coño entre mis piernas. ¡Ven a mi despacho zorrita, tengo ganas de cogerte! Me dijo susurrandome al oido. Era casi el final del dia, solo faltaban un par de horas para salir. Pase al baño hacer pipi y me fui hacia donde Ignacio. El me vio entrar, me sorprendi al ver que estaba masturbandose sentando en su silla. Puse seguro a la puerta y fui a él.

Ignacio se aplico lubricante sabor mango en su miembro y me dijo que se la chupara. Incline mi cabeza hacia su miembro y suvemente inicie masajerselo, el pujaba de placer. Acto seguido me lo introduje en la boca iniciando a comerselo. Suavemente entraba y salia de mi boca, le chupaba hasta los huevos, eso le ponia como lobo feroz, no cabe duda que estaba disfrutando mucho el momento. Ignacio me dordeno:

¡Subete el vestido y bajate las bragas! De inmediato me puse de pie, sensualmente inicie a bailarle un striptease mientras me levantaba las enaguas del vestido. Tome mis bragas y las deje caer por mis piernas hasta el piso. Ignacio me tomo, me quito el vestido totalmente sentandome en su escritorio. El abrio mis muslos e inicio a chuparme la concha, tambien puso un poco de lubricante en mi coño, como siempre yo cerre mis ojos dejandome llevar por el momento. La lengua de Ignacio recorria mis labios vaginales y me la metia un poco.

No pense que esa noche lograra hacerme el amor. Don Ignacio ya habia tardado frotando su verga en mi raja vaginal, estaba gozando muy rico como siempre, me chupaba los labios de placer mientras conservaba los ojos cerrados. De pronto… Tajante como un rayo sentí algo adentrarse en mi vagina; era su pene que de alguna manera logro una magica ereccion y me la habia metido toda hasta dentro mi coño. Ignacio enloqecio al sentir que logro penetrarme, me apreto las nalgas y con todas sus fuerzas me la metia y sacaba. Yo estaba sorprendida, al fin despues de meses logro hcerme suya y me estaba culeando muy deliciososo, el me mordia los pezones, me meti dedos en el culo. Era su PUTA en esos momentos y ¡Dios! Como lo estab gozando. Fueron minutos de placer para los, mi coño estaaba muy lubricado y resbalaba muy delicioso su verga dentro de mi. Ignacio aun teniendo su verga dentro de mi me volteo detrás contra su escritorio y continuo el vaiven tan placentero, casi podia jurar que el sonido de la penetracion lograba escucharse fuera de su despacho.

Despues de unos minutos Ignacio no aguanto más y dejo soltar cada gota de su leche dentro de mi coño. Senti mi vagina inhundarse con tanto semen caliente que me volvio loca de placer. Inmedito que termino su orgasmo su pene se volvio flacido de nuevo, me la saco y me ordeno que le hiciera un “Trabajito oral” Yo me incline, todo el semen se me escurri por las piernas. Tome el miembro de Ignacio y comence a comerselo como otras veces. Esta vez le sabia diferente, un saborcito rico de la combinacion de su semen y mis fluidos vaginales. Mientras le chupaba nuevamente comenzo a crecer en mi boca, el me halo del cabello como un jinete a una yegua y empujo mi cabeza contra él ocasionando que su verga llegara casi a mi garganta. La calentura se podero de el de nuevo. Ignacio me tomo acostandome boca a a bajo en su alfombra, esta vez me iba hacer anal. Casi grito al sentir su verga intentando entrar en mi cerradito ano que aunque no virgen pero si lo tengo muy estrecho, solo logro metermela un poco, aun así note su verga bien metida entre mis nalgas, el inicio a moverse para metermela totalmente pero no lo logro. Se le puso flacido y termino vacindose sobre mis nalgas.
Nos pusimos de pie, el me beso en la boca mientras introducia sus dedos en mi coño muy mojado de su semen. Casi nos da un infarto cuando alguien toco a la puerta… Eran los de intendencia, de inmedito me puse el vestido, me limpie mi vagina con mis bragas y se las deje manchadas de semen. Yo me acomode el cabello y me retire de su despacho con la concha al aire.

No fue hasta tres semanas más tarde que confirme mi embarazo. Aunque esto en vez de molestarme me alegro pues significaba para mi una gran ventaja de lograr mis objetivos por medio de chantajes. Logre sacarle un buen de dinero, el pago mis tratamientos, le exigi ascenderme en el corporativo y al final lo obligue pagarme el aborto en uno de los mejores hospitales de la ciudad… Obvio no iba tener ese niño, osea no y menos a mi edad.

Con los maduros la paso mejor

~Sentía como entraba y salía haciendo ese chasquido producto de mi gran excitación, sus manos apretaban mis tetas al ritmo de sus clavadas…. mmmmmmmmmm esa chota gruesa repercutía entre mis entrañas y mis jadeos eran tan profundos que me raspaba la garganta. Me levanto una pierna y metiéndomela hasta el fondo me hizo sacudir como nunca~
Apretando la almohada me desperté, sintiendo que picaban la pared. Mis flujos caían entre mis muslos, mientras una sonrisa se me dibujaba en la cara. Había olvidado que el albañil iba a terminar la obra en la pieza de al lado y justo ese día estaba sola. Me levante, me quede sin la tanguita y me puse un short ajustadito pero muy fácil de bajar que estaba al lado de la cama, una remerita ajustada sin el corpiño y haciéndome un rodete salí de la habitación. Me asome a la puerta:

Yo: Buen día.
Albañil: (dándose vuelta) buen día señorita como le va? Disculpe si la desperté.
Yo: No se haga problema, voy a darme una ducha si necesita algo avíseme.

Don Andrés era un hombre de aproximadamente 40 y tantos, estaba en su mejor momento rumoreaban que luego de su separación la fila de hembras que circulaban por su casa no era solo un comentario al pasar. Aunque con su ropa de trabajo y medio sucio por estar picando la pared me intrigaba saber que había debajo de ese pantalón..
Entre a la ducha, el agua caliente corría por mi piel y mis dedos rápidamente supieron posicionarse. Hace un buen tiempo que no recibía un polvito de algún macho. La última vez había sido con un viejo que me había tirado con el auto hasta mi casa y de favor yo le tire la goma y un poco más también, así que particularmente ese día mi conchita no dejaba de emanar ese flujo que me brota cuando necesito urgente una buena pija. Un día antes me había depilado y estaba justo para que la lengua habilidosa de un servidor se deleite entre mis jugos.

Mmmmmmmmmmmm tres deditos entraban en esa conchita sedienta de chota, se sumergían y salían al compás de mis caderas. Incremente el ritmo, sabía que si seguía iba acabar pero no…
Quería dejarle ese lujo a quien sepa corresponderlo, y como últimamente los pendejos estaban muy lentos y vuelteros, seguro iba a ser otro madurito el que me saque las ganas. Me detuve aunque mi concha palpitaba y explotaba, deje correr agua sobre mi cara para apagar un poco la calentura que hervía dentro de mí.

Me sequé bien el pelo y otra vez sin ponerme tanga ni corpiño me puse una remera que parecía más un top que una remera y el shorsito que demostraba a simple vista que no había nada abajo.
En segundos las aureolas de mis pezones se hicieron visible entre lo mojado de la tela. Salí del baño y fui hasta la cocina, al lado estaba la habitación donde trabajaba Andrés. Comencé a batirme una taza de café haciendo un poco de ruido con los cajones, cuando me di vuelta vi que Andrés estaba colocando unas cerámicas sin dejar de vista ese culito carnoso que se movía en la cocina.

Me agache un poco para tomar unos platitos que estaban debajo de la alacena cuando siento que se levantó de donde estaba, él ya había notado no solo que no llevaba nada sino que también yo estaba buscando algo y el como viejo zorro se dio cuenta con solo unos movimientos de mi culo. Cuando estaba por prender la hornalla siento como sus manos comenzaron a recorrer mis piernas metiendo suavemente sus dedos por adentro del short. Su aliento caliente circulaba en mi cuello, mi culito comenzó a empinarse rozando su bulto bien erguido.

Me di vuelta, pero sin poder reaccionar sentí sus manos estirándome el pelo hacia atrás.

Andrés: que pensas hacer pendeja??? Te gusta calentarme y ahora te queres ir???
Yo: mmm si me niego vas hacer algo?

Me apretó de la mandíbula e introdujo su lengua en mi boca, sentía como me lamia sin parar de un lado a otro dejándome prácticamente sin aire. Eso es lo que mas me gusta de los maduros
Intente tirarme hacia atrás pero fue en vano, me apretó la nuca dejándome sin escapatoria, sentía su saliva cayendo en mis tetas y esa lengua asquerosa penetrándome la boca.
Sin perder el tiempo me bajo el shorsito en un segundo para ver que no tenia nada y que mi culo ya estaba a su total disposición.

Andrés: ahhh bueno ahora si que te voy a hacer mierda pendeja..
Yo: a ver que me haces???
Decirle eso lo volvió loco y me alzo arriba de la mesada y separándome las piernas comenzó a colarme la mano entera.
Yo: ayyyyyyyyyyyyy noooooooooooo
Andrés: no que putita????? Ay que te duele mi vida?? Si te duele esto como te va a doler cuando te coja

Mmmmmmmmmmmmmm su mano áspera se impregnaba de flujo y sin darme respiro me manoseaba con desesperación.
Le rasguñaba toda la espalda de la calentura que tenía, era una especie lujuria y dolor. Después de unos minutos dilatándome la conchita, saco su mano y me lo paso por los labios, lamí cada gota de flujo que brillaba en su piel.

Andrés: siiiiiii asi de guaranga te quiero pendejitaaaa!!!

Me levantó de la cocina y cargándome en su cintura me llevó hasta la pieza tirándome en la cama. Separo mis piernas y largo un largo flujo de saliva dentro de mi, vi como se desprendía el cinturón ante mis ojos dejando ver una panza peluda sobre mi y su pija dura e hinchada. Comenzó a levantarme la remera mientras sentía su pija extremadamente dura rozando mi pierna, pasó su lengua por mi rayita pero sin detenerse subió hasta mis pechos. Sin siquiera usar las manos y con un solo movimiento apoyo su pija en la puerta de mi concha toda mojada, sentía su cabecita gorda expandiéndomela lentamente.

Yo: siiiiiiiiiiiiiiiiii ayyyyyyy que ricoooooooooo

En un segundo y con un clavada me hizo ver el cielo, esa chota entraba a la perfección en mi conchita!!!!! Sus labios carnosos rodeaban mis pezones y estirándolos con crueldad los saboreaba en su boca. Su cuerpo se tambaleaba sobre mi, mientras siento ese pedazo de carne desarmándome por dentro.

Yo: maaaaaaaaasssssss maaaaaaaaaassss soy toda tuyaaaaaaa
Andrés: cerra el orto pendeja y gemi bien fuerte dale!!

Levanto su mano y apretandome el cuello me obligo a que abriera la boca y largara dentro de mí su saliva. Me besaba el cuello empapándome en su transpiración pero no había nada mejor que sentir como estaba siendo dominada por ese hombreeee!!!
Me apretó de la pelvis y estirando mi cabeza hacia atrás me dijo.

Andrés: queres que te coja bien fuerte no hija de puta?? No das maaaas mmmmmm senti ese olorcito a concha mojada.. sos una perra…..
Yo: (susurrando) uuuuufffff cogemeee mmmmmmmmm cogemeeeeee cogemeeeee!!
Andrés. Uffff que trolita, al final tenían razón los que andaban diciendo que eras flor de putita
Yo: ah si? Quien dijo eso??
Andrés: cerra el orto te dije ( mientras con su dedo todo mojado me lo mete por el culo) ahhh no lo podes cerrar.. ya te lo rompieron hija de puta

A penas sintió eso me estiró la saco por completo y con fuerza y presión volvió a meterla esta vez presionando con tanta fuerza que parecía que quería meterme hasta los huevos..

Yo: Ayyyyyyyyy siiiiiiii!!!!!

Sus movimientos eran muy bruscos, pero se notaba que sabia como tratar a una puta como yo. Mmmmmmmmmmmm era un hijo de mil puta!!!!!! La puntita estaba a punto de estallar de lo gruesa que la tenia me la metia y empujaba mis labios hacia adentro dificultando que volviera a salir. Sus huevos rebotaban contra mis piernas erizándome la piel!!!
Mi orto carnoso parecía quererse tragar sus huevos, se envolvían en flujo y cada clavada intentando ser mas profunda me arremetía contra el colchón, y mientras yo me resbalada y me movía el volvía a traerme hacia el con toda bestialidad.
Metió su mano por medio de mis piernas y comenzó a pajearme el clítoris uuuufffff, tenía el dedo tan largo que me pajeaba de todas las formas que podiaa!!!!! Lo estiraba lo presionaba volvía a estirarlo y presionarlo en círculos, con la otra mano separaba mi culo para abrirme aún más la concha y ver su pija presionada en ese torrente de flujo.

Andrés: (susurrando) Uuuufffffff mmmmmmmmmm como me calentaaaassss!!!!!!! Ayyyyyy que ricoooo es cogeerteeeeeeee!!!!!! Que edad tenes pendeja??
Yo: 19 añitos…
Andrés: uffff sos una nena.. y que buena que estas!!

Saltaba sobre mi para que las clavadas repercutan en todo mi cuerpo. Sobaba mis nalgas más y más, parecía desarmarse sobre mi cuerpo, sus gotas de sudor me bañaban entera, gemía como desquiciada no aguantaba maaaaaas!!!!!!! Su pija latía dentro de mí y mi concha no podía más de lo hinchada y caliente que estaba. Cada vez costaba mas que entre estábamos sudados y envueltos en lujuria, por diooooooooosssssssssss me quemaba por dentro, su chota salía y entraba como poseída y mi concha no tardo en hincharse haciendo más difícil su salida pero más gustosa cuando lo intentaba.
En un momento se sintió que no aguantó mas..

Andrés: Mmmmmmm tomaaaaaa aaayyyyyy tomaaaaaaaa pendeja de mierdaaaaaaaaa
Yo: Uuuuffff siiiiiii mmmmmmmmmmmmmmmm como me cogeeeeeeeesssss

Apretó mis hombros, se puso de cuclillas sobre mi y levantando mis rodillas me la clavo como nunca nadie lo habia hechoo aaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyy senti que me desgarraba por dentro. La presion de sus manos en mis rodillas y sus huevos agolpándose en mi concha me hacia enloquecer.
No aguante mas y lo empuje hacia un costado, necesitaba estar sobre él, que vea el orto de la puta que se estaba comiendo.

Me subí arriba de él quedando de espalda y empecé a montarlo una tras otra, sentía mi cuerpo temblar sobre el.
Saltaba, me abría las nalgas y me inclinaba más adelante para que viera el orto que se estaba comiendo y que tantas veces se habrá querido comer, ahora la tenía en bolas y comiéndole la pija, chupe su dedo gordo y sin preámbulos lo lleve para que me lo me lo meta entero en el orto, me quebré hacia adelante entregándoselo por completo. Masajeaba sus huevos con mi clítoris ..estaba excitadísima!!! Mi orto estaba siendo culeado por su dedo, y sentía como me lo estaba rompiendo.
No aguante mas y acabe con todo sobre su pija, mmmmmmmm sentía como se deslizaba el flujo sobre su tronco y caía hasta sus huevos. Me corrí mas para atrás y le lamí los huevos mientras se los succionaba. El se levantó y quedando de rodillas, empezó a bombearme en cuatro. Mi conchita contraída succionaba su pija como haciéndolo parte de mis entrañas.

Andrés: que delicia sentir ese culo!!!!!!!! Te cogería todo el dia..

Bombeaba al máximo que podía, su pija aumentando mas su grosor parecia ya no caber dentro de mi, pero no me importaba.. me hundia mas y mas sobre el obligando que permaneciera ahi, queria que ese momento sea eterno no veia el momento de sentir ese chorro de leche golpeandome las entrañas.
Sentir toda su pija dentro de mí penetrándome, invadiéndome, me fascinabaaaaa, miraba hacia atras y veia como me culeaba con su dedo mientras ya se lo veía cansado pero con muchas ganas de seguir garchando..
Cuando me miró le dije..

Yo: me acabas adentro???

Su cara se transformó y me apreto fuerte las nalgas, clavando sus uñas en mi piel, como si nunca se hubiera pensado que le iba a decir eso.
Con un grito ahogado senti como se desprendio el semen de su chota directo dentro de mi. Uuuuuuuffffffffffffff de tanta friccion quemaba dentro de mi, y en segundos el olor a sexo invadio la habitación. Cansado y sin decir nada se sentó unos segundos en la cama, mientras yo aun en cuatro dejaba que permaneciera en mi su potente leche que de a poco empeza a escaparse de mi concha..
Me acerque a su boca, mordi sus labios y sacando un poco de leche de mi conchita me la meti en el orto para que viera hasta que punto llegaba con mi calentura.
Puta cogida si, satisfecha solo por un rato

Putita de shopping

Era un viernes común, me había levantado temprano, estaba desayunando muy comida con una remerita que apenas tapaba mi culito, ese culito que de tantas cogidas y leche que venía acumulando se había vuelto más carnoso y tentador para los machos. En ese momento recibo la llamada, era Dani.
(Dani era un pobre pibe de 25 años que jamás había garchado, porque como siempre fue de familia religiosa como yo nuca tuvo la oportunidad de verle la cara a dios hasta que se cruzó conmigo.. una putita insaciable que apenas me entere que era virgen busque la forma de cogermeló y desvigarlo de la mejor manera posible)

Dani: Hola bonita como estas?
Yo: Holaaa daniii.. Todo bien y vos?
Dani: Si todo bien gracias, hace mucho no te veo y te extrañaba hermosa
Yo: ayyy vos siempre tan dulce!! Hoy tengo libre si te gustaría verme.. (mordiéndome los labios porque es garche seguro)
Dani: Uhh de verdad que bueno! Si me encantaría verte Ani..
Yo: y de que tenes ganas??
Dani: te gustaría que vayamos a almorzar algo?? Yo invito. Podemos ir al shopping
Yo: jaja siempre tan inocente vos!! Todavía no perdiste lo timido? Jaja
Dani: todavía me cuesta hermosa! Ja´
Yo: Mmmmm bueno yo te voy a sacar lo timido jaja…. Dale donde nos vemos?
Dani: Te paso a buscar en remis y vamos al shopping!! Nos vemos besitos..

Era tan inocente y tan tímido que me calentaba muchísimo pensar que le podía hacer de todo y violarlo como la primera vez que lo desvirgue..
Corte la llamada y fui a cambiarme, sabía que me lo iba a terminar cogiendo y si se trata de leche la putita está disponible en cualquier momento del día. Me puse una pollerita negra de modal que marcaba mis nalguitas a la perfección y una musculosa.

La noche anterior había mirado un video porno donde una rubia con un orto tremendo era cogida por su jefe, la apoyaba contra el escritorio y lamiéndole el culo le introducía la pija mientras su secretaria jadeaba sobre los papeles, estaba tan excitada que habiendome metido los dedos en la concha no saciaba las ganas de una buena chota venosa. Había acabado de una manera descomunal sintiendo el flujo caliente que me bajaba por las piernas aun teniendo la mano adentro y si bien habían pasado unas horas el flujo permanecía constante porque al parecer también habia soñado algo que me hizo despertar bien caliente.. Apenas me puse la tanguita ya se estaba mojando por lo que no podía perder mucho el tiempo para quitármela…

Cuando llegó el remis estaba dani esperándome con esa cara de virgen que aunque me lo haya cogido todavía no la perdia.. La verdad que no es un pibe que me guste, porque es muy flaquito y alto y no tiene mucho encanto pero asi y todo era una pija segura que no podía desperdiciar..

Dani: (dándome un beso) vos siempre tan linda…
Yo: (rozando mis labios con los suyos) y vos tan pajero como me gusta…
Dani: Shhh que va a escuchar el remisero..
Yo: (levantando un poco la voz) No queres que el remisero se entere que te comes a esta rubia?

El remisero al toque miró por el espejo mientras Dani no sabia en donde meterse..

Dani: Emm si, no sé … (timido)
Yo: No sabes??
Remisero: Decile que si flaco.. esta hermosa la rubia!
Yo: Jajaja gracias.. ves alguien que sabe tratar a una chica
Remisero: De nada rubia y si no saben tratarte avísame que yo estoy disponible..

Uffff cuando dijo eso mi conchita explotó de la calentura. Dani tenia tanta cara de boludo que hasta el remisero se me ofrecia en frente de el sabiendo que no iba a hacer nada..
Dani puso cara de que no le gusto nada pero era obvio que no le iba a responder al remisero asi que yo aproveché la calentura para agarrarlo y pegarle una flor de tranzada en frente de ese remisero que estaba deseoso por querer un poco de la rubia que estaba prácticamente violando al boludito..

Remisero: Que suerte que tenes flaco…

Mi concha ya no daba más y cuando eso pasa ya no logro pensar pero tuve una idea que me hizo calentar más. Cuando noto que estábamos llegando al shopping me levanto un poquito la pollerita y me saco la tanguita en frente de Dani que no entendía absolutamente nada. Estaba toda empapada por la calentura que tenia y era un excelente regalo para la persona que hizo eso posible..
Apenas llegamos Dani le pago al remisero pero mirándome de reojo sin saber lo que iba a hacer.. y lo dejé bajar primero esperando tener unos segundos a solas con ese hombre que merecía algo extra. Asi que me acomode en el medio del asiento trasero y me fui un poquito para adelante..

Yo: (pasándole la mano cerca de la pija) Yo te pago mi parte
Remisero: (mirando mi mano con la tanguita toda mojada) Uy pero que hija de puta que sos pendeja, me vas a dar tu tanguita??
Yo: te la dejo de recuerdo por el buen viaje
El remisero me miró con una cara de que me cogería ahí nomas pero la conchita se la iba a comer otro..
Cuando entramos al shopping no habia casi nadie. Caminamos un poco mientras veia atraves de los espejos como Dani ojeaba mi culo con ganas de comerselo.
Nos sentamos en un costado del patio de comidas, que tenia un buen lugar donde tapaba bastante todo lo que podía llegar a pasar. Mientras el comenzaba a comer, deslice mi mano por debajo de la mesa y metiéndole la mano adentro del pantalón agarrando su pija, el se sobresalto.
Dani: Ani que haces???
Yo: Shhhh (manoseandole la pija)vos come tranquilo .
Le baje el cierre suavente como haciendole desear, mire su boxer azul con una aureola blanquecina del preseminal que comenzaba a salir. Me acerque un poco y desde arriba deje caer un hilo espeso de saliva que junte con las manos pajeandolo suavemente, sentia como aflojaba sus piernas entregándose a la tremenda paja que le estaba haciendo. Tome con mi mano la base y la sacudi fuerte mientras el ya no aguantaba más. Con mis ojos celestes que a el le encantaban lo miraba fijamente con cara de putita y mordiéndome los labios mientras lo pajeaba con fuerza.
Dani: Mmmmmm Ani porque me haces esto???…
Yo: porque soy una putita.. dale decímelo.. decime que soy una puta de mierda
Dani: (mientras gemia) ayyy Ani para por favor..
Yo: si no me lo decis no te suelto la pija
Dani: ayyy que.. ahhhh.. que putita que sos!!!
Yo: mmmmmm viste que fácil era?? Fácil como la putita que te esta haciendo la paja
Dani: ayyy putita largame ya esta voy a acabar
Yo: ahhh no eso no.. esa leche tiene que ir en mi boca!!

Le guarde la pija mientras no podía evitar mi sonrisa de morbosa mirando al boludito a punto de acabar.
Dani: Ayyyyy putita…..
Yo: Mmm que paso? Nos calentamos?
Dani: Tenes mojada la mano….
Yo: (juntandola con los dedos, me la lleve a la puntita de la lengua y la esparci por mis labios) Mmmmm me encanta la cremita….

Terminamos de comer mientras Dani rozaba mi pierna con la suya.

Dani: Vamos a caminar un rato?

Nos levantamos, dejandome lugar a que pase, me dio una palmada en el culo, ya estaba mas suelto y eso me gustaba
Mientras recorriamos el shopping sentí que se pone detras mio apoyandome la pija en la nalguita y me dice.

Dani: No puedo creer que le dejaste la tanguita al remisero, encima mojada por ese culito hermoso…
Yo: mmm te calentó lo de la tanguita no?…Te calienta saber que tengo la conchita mojadita sin nada que la cubra?
Dani: Ayyyyyy Aniii….. las ganas de sentir ese mojadito mmmmm

Rozándole el culo me corrí de su lado y lo mire para que me siguiera. Baje por las escaleras y fui directo hasta el pasillo del baño. Me pare frente a la división que separa al de hombres de mujeres, y mirando con cara de puta me metí al de hombres.
Cuando entre vi que no había nadie a simple vista, golpee el primer cubículo y estaba ocupado así que me metí en el segundo.

Dani: Estas loca? Mira si alguien nos vio entrar??
Yo: (tapandole la boca) Se los vas a decir con tu chota en mi concha??
Dani: Ahhhh buenoooo mmmm no puedo creer que seas asi!!!
Yo: ahhh te sorprende que sea tan puta?? Ahora vas a ver lo que soy capaz de hacer

Baje la tapa del inodoro y me subí la pollerita, puse mis manos sobre la pared y separando un poco las piernas le entregué todo mi culo a ese flaco que no sabia que hacer y a lo primero que atinó fue a meterme la mano entera mientras con la otra trataba de bajarse el pantalón.

Yo: mmmmmmmm siiiiiii asi danii uuuuuhhhhyyy siiii
Dani: (jadeando) Uuufff te la quiero meter toda..
Yo: ayy métela dale deja de perder el tiempo

Cuando crei que me iba a meter la pija siento su lengua pasar por mi culo bajado hasta la concha.. eso me calentó todavía mas porque no me lo esperaba del boludito.
Sentia su lengua introducirse en mis labios, lamerme la entrepierna, chuparme el clitoris y estirarlo para hacerme jadear!!

Yo: ayyyyy hijo de putaaaaaaaa
Dani: (dandome una nalgada) Gemi mas despacito o queres que se enteren que sos una regalada que entras al baño pidiendo que te garchen eh????
Yo: ahhhhhh buenooo te desataste? Te falto el “putita”

Me metió de nuevo los dedos en la concha y comenzo a colarmelos mientras me rozaba la pija metida en la raya del culo. Me manoseaba las nalgas abriendomelas para que mi culo pajeara su chota dura.
Me apreto de la pelvis y estirando mi cabeza hacias atras me dijo.

Dani: queres que te coja no putita?? No das maaaas mmmmmm
Yo: (susurrando) uuuuufffff cogemeee mmmmmmmmm cogemeeeeee cogemeeeee!!

Volvió a tirarme hacia adelante y con la pija en sus manos comenzó a introducirmela en mi concha humeda

Yo: Ayyyyyyyyy siiiiiiii!!!!!
Dani: Shhh para..
Yo: cógeme por diossss

Sus movimientos eran muy toscos y brutos, todavía no habia engachado la forma de coger y en su desesperación la metía y sacaba brutalmente. Mmmmmmmmmmmm era un hijo de mil puta!!!!!! La puntita estaba a punto de estallar de lo gruesa que la tenia rozaba mis paredes y empujaba mis labios hacia adentro dificultando que volviera a salir. Sus huevos rebotaban contra mis piernas erizándome la piel!!!

Mi orto carnoso parecía tragarse su pija, se envolvía en flujo y cada clavada intentando ser más profunda me arremetía contra la pared del cubículo haciéndome gemir. Metió su mano por medio de mis piernas y comenzó a pajearme el clítoris uuuufffff tenia el dedo tan largo que me pajeaba de todas las formas que podiaa!!!!!

Yo: ayyy donde aprendiste eso pendejo??
Dani: estuve esperando este momento después de la primera vez..
Yo: ufff aprovecha entonces que mi culo es todo tuyo

Lo estiraba lo presionaba volvia a estirarlo y presionarlo en circulos, con la otra mano separaba mi culo para abrirme la concha y ver su pija presionada en ese torrente de flujo.

Dani: (susurrando) Uuuufffffff mmmmmmmmmm como me calentaaaassss!!!!!!!
Ayyyyyy que ricoooo es cogeerteeeeeeee
Yo: ( vociferando) Mmmmm siiiii?? Te gusta cogerte a la putita????
Dani: (susurrando) uuuuuuuuufffff me encantaaaaaaa cogerte putita
Yo: ayyy siii siii asi me gusta decime putita.. soy tu puta

Me presiono la pelvis con la suya mientras me levantaba levemente pegándome a el mientras depositaba su semen dentro de mi.

Yo: mmmmm como me acabas mmmmm si que ricooo!!

Sus manos comenzaron a deslizarse sudorosas por mi muslo soltándome. Cuando retiro su pija sentí como la leche resbalo por mi conchita hasta la pierna, y como el la sacudia en mi nalga.
Se separó un poco de mi para observar a una rubia putita bien abierta con el culo parado chorreando su leche por la concha y las piernas.
Cuando nos quedamos los dos callados escuchamos un ruido en el cubículo de al lado y cuando me subo al inodoro para ver quien estaba del otro lado veo un pendejito apurado tratando de abrocharse el pantalón, ya que al parecer se estaba haciendo una paja con el show que le estuvimos dando..
Esperamos unos segundo a que el pendejito se vaya y Dani salió primero para observar que no hubiera nadie, a los segundos me dio señal que también saliera. Cuando estabamos saliendo al pasillo entro un viejo que nos miró con cara de sorprendido, cuando me di vuelta a mirarlo se quedó mirándome el culo mientras se lavaba las manos y con una sonrisa le guiñe el ojo.

Salimos del shopping caminando y Dani casi no podía moverse, ya que le habían quedado temblando las piernas después de que lo que habia pasado.
Recién estábamos a media tarde y quedaba mucho del dia para disfrutar pero eso seguro lo cuente después en otro relato