Quería un trio que le rompa el culo a mi esposa

Bueno, te contaremos que somos un matrimonio de varios años de casados, ella, mi esposa, de 34 años, buenos pechos, un lindo trasero, y con mente fantasiosa, espléndida. Yo de igual edad, con muchas fantasías en mi cabeza, y con 17cms para meter en todos su orificios, les diremos que en la cama hacemos de todo, oral, anal, en fin no tenemos restricciones, pero yo quería ver a mi esposa convertida en una puta, y cogida por un pene doble al mío. Nos hicimos unos contactos y así llegamos a Alejandro, 27 años y dueño de un pene descomunal, no niego que al verlo en fotografías, (las envió vía e-mail) mi esposa decia uff, no podría, me dolería, en fin, bueno nos carteamos vía email con Alejandro hasta que llego el momento de conocerlo.

Hariamos un trío, nos citamos en un pub del centro de mi ciudad, llegamos como a las 22:00 de un fin de semana, el llegó muy a tiempo, y por fin lo teníamos junto a nosotros, vestía un jeans, y polera, con unas zapatillas que lo hacían ver muy deportivo, mas menos 1,85 muy robusto, buenos brazos, y una carita de inocente, se nos acercó, nos presentamos y pedimos unos tragos, ahi reímos, charlamos, sin presagiar, lo que vendría, (nosotros habíamos reservado un departamento, para ir a nuestra incursión sexual) terminamos nuestros tragos, y yo rompí la tregua y le dije vamos al departamento y nos tomamos otros tragos, así lo hicimos, salimos, y nos encaminamos a el famoso dep. Entramos, nos sentamos frente a frente y mi esposa al medio de nosotros, tocamos una música muy suave y seguíamos charlando, después de un rato, mi esposa salió a bailar con Alejandro, yo miraba expectante, saboreaba la situación, al momento sentí que él besaba tiernamente a Karla mi esposa, terminaba la canción, yo le dije otra otra, y puse otra melodía, veía como sus manos bajaban y tocaban el lindo trasero de Karla, seguidamente ella bajaba su manos tratando de encontrar eso que tanta veces miraba en pantalla de mi pc, yo me coloqué detrás de ella y asi bailábamos los tres, mi esposa empieza a ponerse a 100, nuestras manos se cruzaban, le empezamos entre Alejandro y yo a retirar su ropa de su cuerpo, hasta que queda solo en ropa interior. Seguidamente nos retiró nuestros cinturones, y nos sacamos nuestros pantalones, ufff, ahí vi la enorme polla de mi amigo casual, y me pregunte uff le entrará a Karlita.

Seguidamente pasamos al dormitorio, ella se acostó entre nosotros, y le sacó los calzoncillos a Alejandro, y empezó con una sesión de lamidos, eran como 23 cms de puros nervios y carne como por ocho cms, de grosor. Siendo hombre era la mayor verga que había visto, mi esposa la chupaba y volvía chupar, mientras yo la acariciaba, y me colocaba detras de ella y se lo metía, para dejarla húmeda, su concha estaba mojada, le corría la saliva caliente, se lo metí varias veces y la bombee entera. Una vez que hice eso, mire a Alejandro y le hice una seña , como para decirle ya esta lista métela toda, entera, Alejandro se subió arriba, y le empezó a meter, ella le decía “por favor despacio, por favor” yo al lado de ella veía como se iba perdiendo la verga de Alejandro en la concha de Karlita, ella gemía gritaba y sus piernas se subieron y lo agarraba para que no se soltara, y sus manos se apretaban en las sabanas, quedaba poco mas o menos 8 a 10 cms por entrar y ya ella gemía, gritaba como una perra en celo, de repente Alejandro le dio un empujón y ella grito nooooo noooo ricooo ricooo noooo amorrr por favor, y sus manos ahora lo abrazaba lo besaba y su concha estaba llena mojada , y sus movimientos eran rico, su culo se meneaba como nunca , yo me coloque en su cara y empezó chupar y chupar y gritaba QUE RICOOOO MAS MAS MAS MAS NO PAREN NO PAREN DENME TODOOO ” así de repente Alejandro se quejaba en señal de venirse y la verga entro toda y le vaciaba la leche dentro de su concha y yo me venía en su boca, después de eso, nos quedamos quietos y mi Karlita había cumplido el sueño oculto de comerse mas de 20 cms, despues nos dimos otra sesión y Alejandro le metió su verga por el culo ahí no me quedan palabras para describir los gritos de Karlita, pidiendo que noooo pero despues decía todo todo, Alejandro se vino otra vez y le dejaba su agujero lleno de leche, después de eso nos vestimos y nos fuimos a casa, mi Karlita feliz y yo feliz porque cumplí mi sueño de verla con con una verga mas grande que la mía en su concha llena satisfecha y bien culiada. Ahora ronda por nuestras cabezas uno mas grande 25 cm seria rico, mi Karlita quiere verse atravesada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*