Las aventuras de un profesor

Mi nombre es Riqui, tengo 38 años, mido 1,70 mts. de altura, contextura normal, soy profesor de computación, soy casado y quiero contarles mis aventuras.

En este caso quiero contarles la aventura vivida con dos alumnas: Patricia y Katy que son amigas mucho antes de que yo las conociera.

Patricia tiene 34 años, es doctora, es una mujer de baja estatura, como de 1,60 mts. de altura aproximadamente, de piel canela, de largos y ensortijados cabellos castaños que combinan con sus ojos, con un cuerpo excelente, un pompi (trasero) normal pero bien formado igual que sus piernas, es casada y tiene dos hijos. Por su parte, Katy tiene 32 años, es comerciante, es una mujer que mide aproximadamente 1,65 mts. de altura, de piel blanca, de cabellos negros y largos, de unos preciosos ojos azules, tiene un cuerpo escultural, es delgada pero tiene unas tetas robustas que se destacan inmediatamente en el escote de su blusa mostrando las pecas que las adornan, tiene un pompi redondito y parado, es divorciada y tiene un hijo.

En pocas palabras, ambas están buenísimas, son independientes, tienen carro, pero no sabían nada de computación cuando se inscribieron en mi curso, lo que me ayudo mucho a relacionarme más con ellas.

En una oportunidad, cuando estaba cerca una evaluación final en la computadora, me manifestaron que estaban interesadas en clases privadas, porque no se sentían seguras para el examen final; sin dudarlo, me puse a la orden y acordamos el horario y el lugar sin hablar de costo, ya que nos llevábamos muy bien y en realidad a mí lo que me interesaba era ganarme aun más su confianza para estar más cerca de ellas y disfrutar de sus hermosos atributos, aunque para ese momento yo ni siquiera me imaginaba lo que pasaría ese día entre nosotros.

Llegué al apartamento de Katy a la hora acordada, allí estaban las dos esperándome solas (por suerte su hijo estaba de vacaciones en casa del papá), yo fui vestido en forma deportiva ya que era sábado por la tarde y tenía que disimular con mi esposa, ellas estaban bellísimas como siempre aunque vestían de forma sencilla con bluejeans y franela. Después de saludarnos con un beso en la mejilla nos dirigimos inmediatamente a la habitación donde está el computador (un cuarto-estudio con aire acondicionado y un sofá-cama). Comenzamos con las preguntas y respuestas aclarando todas las dudas con respecto a los ejercicios de computación, luego de un rato Katy fue a la cocina a buscar algo de comer y de beber, yo me quedé con Patricia hablando de cosas sin trascendencia hasta que llegó Katy con los pasapalos y las bebidas. Hasta ese momento todo estaba normal. Después de habernos bebido cinco cervezas cada uno mientras resolvíamos el resto de los ejercicios y de vez en cuando echábamos un chiste o contábamos anécdotas, cuando estábamos comiendo y bebiendo sin querer Patricia tropezó una de las botellas de cerveza y se derramó sobre mi franela, yo les dije que no importaba, pero ambas insistieron que me la quitara para lavarla y meterla a la secadora, yo me negué y entonces comenzaron a quitármela entre las dos en medio de risas, este juego provocó que me excitara y ellas lo notaron después de haberme quitado la franela; se notaba mucho porque tenía puestos unos pantalones de mono para hacer gimnasia y aunque tenía Interiores, el mono no ejerce ninguna presión y se veía bastante abultado.

Al parecer a ellas les afectaron las cervezas más que a mí, porque estaban bastante alegres y comenzaron a bromear sobre mi bulto que sobresalía entre las piernas; tengo un pene normal (15 cmts.), pero con sus comentarios me excite más aún y se notaba que el bulto crecía.

Con el clima del aire acondicionado y bajo el efecto de las cervezas esta visión las excitó y comenzaron a tocarme por sobre el mono como verificando el contenido del bulto; por supuesto, el contacto de sus manos me puso a millón y pude observar por sobre sus franelas sus pezones completamente erguidos; sin pensarlo, me deje llevar por el instinto y la excitación y al mismo tiempo que les tocaba sus pechos por sobre sus franelas les decía: “- La venganza es dulce, lo que es igual no es trampa”.
Esta reacción mía provocó mucha excitación en los tres y entre risas y tocadas ellas me bajaron mi pantalón quedando en Interiores y yo comencé a quitarles sus franelas las cuales ellas mismas terminaron de sacar quedando en Sostenes mientras yo terminaba de sacar mis piernas del pantalón del mono. Enseguida me acerque a Katy que era la que más me gustaba y comencé a besarla en la boca y el cuello mientras desabrochaba su Sostén, me moría por ver esas tetas al aire rodeadas de pecas; por el reojo me di cuenta que ya Patricia se estaba quitando los zapatos para sacarse el bluejeans que ya se lo había bajado hasta los tobillos y quedó en Pantaleta y Sostén, mientras tanto yo ya estaba acariciando con mi boca los pezones de Katy y ella se desabrochaba el bluejeans para quitárselo, entonces decidí acercarme a Patricia y mientras la besaba en la boca y por el cuello mis manos liberaban sus pechos del Sostén y ella con una mano recorría todo mi cuerpo mientras que con la otra tocaba a través de la tela de mi Interior mi pene erecto a más no poder, cuando ya le había quitado el Sostén comencé a tocarle sus tetas y ella metió su mano en el Interior haciendo contacto directo con mi pene, eso fue delicioso, comenzó a masturbarme y yo deslicé mis manos para bajarle su Pantaleta; para ese momento ya Katy estaba completamente desnuda también, sólo faltaba yo así que decidí quitarme el Interior y nos dirigimos al sofá-cama, lo extendimos y nos subimos los tres; yo me acosté en el centro boca arriba y ellas, una a cada lado mío comenzaron a acariciarme por todo el cuerpo, yo estaba besando a Patricia y en ese momento Katy, que al parecer estaba más excitada que Patricia, se bajo un poco y comenzó a mamarme el pene.

En ese momento todo parecía un sueño, yo que tantas veces me masturbe pensando en ellas, ahora las tenía a mi lado, desnudas en pelota, acariciándome y disponibles para mí sólo, ¡¡¡Era increíble!!!, ¡¡¡Que espectáculo!!!.

Mientras pensaba todo eso, estiré mis manos y comencé a acariciarles sus sexos que estaban depilados completamente igual que el mío, como a mí me gusta, una vagina completamente a la vista, enseguida sentí su humedad, le mame las tetas a Patricia y nos fuimos acomodando hasta que ella quedó sentada en mi cara con su vagina en mi boca y Katy acariciaba mi pene con su lengua y sus labios incansablemente.

Luego les dije que cambiaran de lugar, pero que Patricia se sentara en mi pene para penetrarla mientras yo le chupaba la vagina a Katy. Yo estaba a punto de estallar dentro de Patricia y Katy estaba destilando jugos vaginales a más no poder; los tres estábamos disfrutando el momento al máximo.
A los pocos minutos Katy me pidió que la penetrara y se acostó boca arriba con las piernas abiertas, entonces me acosté sobre ella para penetrarla y Patricia se acostó al lado izquierdo pero con los pies hacia la cabeza de Katy, de tal forma que yo podía ver, acariciar y hasta mamar su vagina empapada por la excitación, en esa posición, utilizando mi mano derecha, le introduje primero el dedo medio, luego el dedo anular y luego el índice, ya que los tres juntos forman algo parecido al pene y los movía dentro de ella para excitarla más.

Ellas no se tocaban, no había relación lesbiana, sólo compartían un mismo hombre y ese hombre era yo; me sentía como un rey, era la primera vez que estaba con dos mujeres simultáneamente.

Estaba a punto de eyacular dentro de Katy (siempre deseé eso) pero ella no quiso, prefirió que le eyaculara en sus pechos mientras la masturbaba, y así llegamos juntos; luego me acosté nuevamente boca arriba y Patricia se acostó sobre mí pero en sentido contrario para hacer un 69, me mamó el pene hasta que recuperé mi erección, mientras yo jugaba con sus labios vaginales, chupaba su clítoris e introducía mi lengua en su vagina. Cuando ya estaba mi pene suficientemente erecto me dijo que quería que la penetrara por su ano y se colocó en cuatro patas, me coloque detrás de ella y primero la penetré por su vagina para lubricar mi pene y luego la penetre poco a poco por su ano, soltó un gemido involuntario de placer y comenzamos a movernos mientras la masturbaba con una mano, a los pocos minutos llegamos al orgasmo juntos, vaciando mi segunda ración de semen dentro de su culo.

Katy nos espero acostada para luego irnos los tres a la ducha, disfruté de sus cuerpos mientras las enjabonaba centímetro por centímetro, luego ellas hicieron lo mismo conmigo; después de enjuagarnos le chupe la vagina a Katy mientras Patricia me chupaba mi pene, luego cambiamos de puesto hasta que estábamos a punto de otro orgasmo el cual conseguimos masturbándonos individualmente mientras nos veíamos uno frente a otro, llegando los tres al mismo tiempo.

Allí mismo en la ducha lavamos la franela y la metimos a la secadora mientras nos vestíamos y ordenábamos la habitación; cuando ya estuvo seca la franela me marché para mi casa y Patricia para la suya.

Nos volvimos a ver a los dos días en el examen final, nos saludamos normalmente como siempre pero con una sonrisa pícara, porque ya los tres sabíamos que ellas ya habían aprobado el examen por adelantado.

iguanaerotica@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*