Sexo imaginativo

En otra ocasión, ya os escribí sobre mi primera experiencia sexual diferente a los cánones establecidos con una chica que conocí en un club de intercambios en Barcelona, y que me hizo disfrutar al máximo cuando me puso mi primera lavativa.

Después de aquel día, cada vez que iba a Barcelona, no dejaba de verla siempre que era posible, y os diré que cuando iba en su busca ya estaba empalmado antes del encuentro, y hoy os voy a contar la segunda vez que nos vimos.

Una vez llegué al hotel, la llamé y quedamos en una cafetería de la parte alta de la ciudad, no muy lejos de su casa, llegué antes que ella, pedí una cerveza y la vi entrar y venía con otra chica, casi tan guapa y buena que ella, me la presentó y después de unas copas fuimos a cenar y a bailar los tres, en la discoteca cuando tocaba la tanda de romanticas, bailabamos
haciendo un pequeño círculo, donde yo al principio estaba algo cortado, pero cuando ellas empezaron al alimon a darmen besos en la cara, cuello, orejas, etc., me solté el pelo y entré en el juego, con morreos y magreos a go-go, después de dos horas de jueguecitos, me dolian los huevos del empalme casi continuado, decidimos irnos a casa de su amiga cuyo nombre era Ana a tomar la penúltima.

Cuando llegamos, nos pusimos cómodos como en las películas, y nos fuimos al baño, donde antes de ducharnos nos pusimos cada uno dos enemas de medio litro que nos dejó los intestinos muy limpios, y esta vez aunque estaba disfrutando, no fue como la primera lavativa, sino algo necesario, y luego nos untamos los tres de aceite de baño.

Una vez limpios por dentro y por fuera, perfumados, pusimos musica y totalmente en pelotas comenzamos a bailar en sandwich, Ana a mi espalda, y Kati por delante, y a los cinco minutos con el aceite que nos provocaba placenteros roces, estaba a cien, casi para correrme y ellas también estaban húmedas, por lo que Ana me cogió de la mano, y nos llevó a su dormitorio, con objeto de relajarnos un poquito, donde me dijo que ella y Katy me querían hacer algo.

La habitación era linda, con una cama redonda de mas de dos metros de diametro, me tumbaron en la misma y Ana se dirigió a un armario que había allí y al abrir observé que estaba lleno de todo tipo de artilugios sexuales (consoladores de varios tamaños, ropa sexy, peras irrigadoras, etc), de allí volvió con una toalla, un bote de espuma, unas tijeras y una cuchilla de afeitar, me pusiero encima de la toalla, y me empezaron a cortar todo el vello de alrededor de los huevos y luego me untaron la espuma y me afeitaron toda la zona salvo la parte de arriba del pene, luego me levantaron las piernas, me las abrieron y me afeitaron todo el perineo y los alrededores del ojete, y con esta situación me había vuelto a empalmar, y me untaron de un aceite aromático por toda la zona “agredida”.

Así iniciamos un calentamiento de roces engrasados, comidas simples, dobles, triples, 69, circular donde yo le comía el conejo a una, esa a su amiga y finalmente esta me comía el rabo, estaba ya a pique de un repique y ellas ya se habían corrido una vez, cuando nuevamente Ana se dirigió al armario y trajo algunos juguetitos, dos juegos de bolas chinas y un consolador de arnés, así como un bote de vaselina.

Pusimos a Katy en pompa, le untamos vaselina en su culete, y luego le fuimos metiendo las cinco bolas con un morbo que te cagas, luego se lo hicimos a Ana, que finalmente se puso el arnés, y empezamos una fiestecita donde al alimon nos ibamos follando a Katy, que con su culo ocupado con las bolas, se corrió hasta tres veces, donde en la última fue salvaje, pues le fuimos tirando de la cuerdecita de las bolas.

Luego empezamos con Ana, que le fuimos comiendo sus tetas y tirando de las bolas chinas, y se corrió dos veces, y yo aun seguía entero, por lo que ambas se liaron conmigo, comiendome de todo. polla, ano, etc.,y me cogí por detras a Katy, y cuando estaba liado con ella, Ana me untó mi ojete de vaselina, y fue abriendo paso con los dedos, hasta me encajó el pollon del arnés, con lo cual estaba clavando a Katy y a mi hacía Ana lo propio, hasta que alcanzamos los tres un orgasmo quedando exhaustos sobre la cama redonda.

Por la mañana al despertar, estaba atado todas las extremidades con unas cuerdas, y tenía metido en el vientre unos cojinez, con lo cual tenía expuesto mi ano en pompa, a los pocos minutos aparecieron las dos con la bolsa enemas humeante, y el tarro de vaselina en las manos, deseandome un feliz y morboso despertar, untandome el culo con vaselina y la otra a trabajar el agujero con los dedos, hasta que se me dilató con un enorme empalme, metiendome a continuación la cánula y abriémdo la llave del líquido que calentito entro en los instestinos, dándome una placentera sensación, y a contuación una vez de metieron el litro en el vientre, Ana me volvió a clavar con el arnés, mientras Katy me hacía una mamada maravillosa, en la
que me volvía a correr.

Una vez terminado y aseado me volví al aeropuerto de regreso a mi pueblo, ya os contaré otras aventura con estas amigas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*