La primera vez de Laura

Buenas, me llamo Carlos y les quiero contar una hermosísima experiencia que tuvimos con mi mujer. Antes que nada les digo que somos un matrimonio joven, normal y que nos gusta muchísimo el sexo…. Esto que les cuento, ocurrió el verano del 2003. Trabajaba yo en un cyber, lugar frecuentado en su mayoría por jóvenes y adolescentes como sabrán. Entre mis clientes, había una jovencita de 16 años, mas bien bajita, de piel morena y carácter alegre y con un lindo y proporcionado cuerpo. Se llama Laura y pronto fue evidente que yo le llamaba la atención. En principio no le di importancia hasta que mi mujer me lo hizo notar con una sonrisa divertida. A partir de ahí pasó a formar parte de nuestras fantasías…hasta que……..
Un domingo, temprano, momento en el que no había nadie en el cyber llegó Laura, me saludó y cuando se acercó a pagar el uso de su máuina empezó a tontear conmigo y lanzarme indirectas más que sugestivas, así que sólo para asustarla le dije que salía a determinada hora de la noche y que la esperaba entonces…..mayúscula sorpresa cuando vino a buscarme….

– Hola! – me dijo

Yo tartamudee un “qué haces por aca??”. Se río y me dijo que yo la había desafiado y que ahi estaba. Así que cerré y nos quedamos charlando, me dijo que yo le gustaba mucho y que sentía muchas ganas de hacer el amor conmigo aunque era virgen…. Yo le expliqué que era chica y que esas cosas pasaban, trataba furiosamente de que se olvidara, pero ya tenía una erección kilométrica…¿quién no?? Pude, a duras penas, zafar con un par de besos y un par de caricias a sus erguidos y redondos pechos…llegué a casa como una caldera a punto de estallar, esa noche con Virginia, mi mujer, cogimos como nunca…..después le conté y, para mi sorpresa me dijo:

– “decile que si, pero que yo también voy a estar”, ahí, o se asusta o se prende……no te gustaría???
– y si…..y me puse al palo otra vez……..

Un par de día después, Laura apareció por el cyber y empezamos a chatear…..me volvió a provocar, yo veía como se sonreía detrás del monitor…entonces yo le dije que mejor no siguiera porque sino le hiba a decir algo que la hiba a espantar…

– ¿qué es? me dijo desafiante….
-¿Te gustaría tener tu primera experiencia conmigo y Virginia??

No me contestó enseguida, pero un rato después llegó su respuesta…..un sencillo y conmocionador “si”…va a ser mi regalo de cumpleaños, ya que hoy cumplo 17…….
Automáticamente la llamé a mi mujer por teléfono para que viniera a buscarla. Vino, charlaron un rato y se fueron juntas sin decirme nada….. Cuando llegué del trabajo, en mi casa sdólo había velas encendidas por todos lados y un riquísimo aroma inundaba todo…..en ese momento apareció Virginia y me dijo que me fuera a bañar y que después subiera a nuestro
dormitorio…. Me bañé imaginando mil cosas…..cuando subí, no había nadie en el dormitorio, asombrado me acosté y esperé expectante y con un nudo en el estómago. Y entonces entraron…..Virginia tenía puesto un Culotte de encaje
turqueza y un saquito blanco de lana angora, pero fue Laura la que me dejó sin aliento, tenía puesto un camisolín de raso negro y una cola less negra de encaje que yo le había regalado a mi mujer unos días antes. Estaban las dos muy bien maquilladas y perfumadas y el camisolín delineaba curvas muy interesantes en el cuerpo de Laura……se acostaron una a cada lado, yo no sabía que hacer….Empezamos a besarnos con Virginia quien suavemente fue bajando hasta mi pija que ya estaba totalmente erecta y que tiene un tamaño respetable, 18 x 6 aprox., mientras sentía los labios de mi mujer rodear la
base de mi pija y empezar a darle un verdadero baño de saliva, suavemente atraje a Laura hacia mí y empecé a besarla, exploré su boca y sentí su sabor, luego fui bajando por su cuello y bajé los breteles del camisolín quedando sus hermosos y juveniles pechos a la vista, no aguanté mas y comencé a comerselos con ganas, ella se arqueaba y me los ofrecía. No
aguanté mas y me coloqué entre sus piernas y le saque con cuidado el cola less, abrí sus virginales labios y comencé a pasar mi lengua sin dejar un solo recoveco sin explorar….¡¡qué sabor inigualable!!!, ella se arqueaba y gemía cada vez mas fuerte hasta que de pronto se sacudió en un hermoso y gran orgasmo, yo seguí lamiendo su conchita mientras mi mujer besaba su
boca, sus pechos, su cuello y su boca otra vez……. En un momento hablo y me pidió que por favor se la metiera, así que Virginia le colocó una almohada debajo de la cola y comenzó a besarla suavemente en los labios y los pechos, mientras, yo le recogí las piernas a Laura y le apoyé la cabeza en la entrada y empecé a empujar suavemente para no causarle
ningún dolor. Asi estaba cuando de pronto de arqueo, me tomo de las nalgas y empujo hacia ella por lo que la penetré hasta el fondo sintiendo su humedad y su calor, viendo como abrió desmesurdamente los ojos y la boca. Nos quedamos quietos un momento y luego comencé a entrar y salir en un vaiven que se hizo cada vez más rápido…..gemíamos y nos besábamos frenéticamente los tres, Laura y Virginia se convulsionaban en un orgasmo tras otro, Laura
me pedía más y más. Cuando senti que me estaba por venir, se la saqué y empecé a lamerle la conchita y el culo haciéndole tener un par de orgasmos más, la di vuelta colocandola en cuatro patas mientras mi mujer se colocaba en 69 cn ella y así, mientras Virginia le chupaba la conchita yo se la fui metiendo en ese culito hermosamente cerradito, se quejó, pero pronto comenzó a volar, mis huevos chocaban con su conchita y quedaban empapados de su flujo y la saliva de mi mujer, hasta que no aguanté mas y le llené el culito de leche en un prolongado orgasmo y ella cayó floja sobre la cama, por lo
que Virginia aprovechó y le lamió toda comíendose la mezcla de flujos y provocándole un par de orgasmos mas….
Después de un rato, Laura comenzó a besarme y a acariciarme todo el cuerpo, Virginia, al ver sus dudas, la fue llevando hacia mi verga que ya estaba nuevamente al palo, comenzando a chuparmela ella primero y dieciéndole a Laura que hiciera lo mismo que ellla, después de un rato ya me la chupaba como una perrita experta, lamiéndome los huevos y metiéndose mi verga hasta el fondo, después cambiaron de posiciones y mi mujer vino a montarme y colocó a Laura sobre mi boca por lo que pude chuparla a gusto, mientras ellas se besaban y acariciaban, después cambiaron de posición y fue Laura la
que me montó, yo no podía creer la metamorfosis que se había provocado en esa criatura hasta hace un rato, virgen e inexperta, gozaba como una perra, gemía y se estremecía y orgasmaba una y otra vez, después de un rato, la
acosté a Virginia y comenzamos a chuparle la conchita y los pechos con Laura, luego se la metí y Laura se coloco sobre su cara, nos movíamos al unísono hasta que me vine dentro de mi mujer acabando los tres en medio de jadeos y gemidos……así estuvimos hasta el amanecer y hubo otros encuentros…….espero que les haya gustado

comentarios: pichu973@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*