Intercambio

Después de meses esperando salir un sábado por la noche mi mujer y yo, logramos dejar rienda suelta a nuestros instintos sexuales, lo conseguimos.

Es sábado por la tarde, la semana que cumplí 40 años, después de dejar a las niñas, con los abuelos, logramos marcharnos a Barcelona, antes de llegar al Hotel, nos paramos en un centro comercial, qué hay en la ronda litoral, a comprar un conjunto de ropa interior de lo mas sexy(un conjunto de medias, liguero, tanga y sostén de color negro).

Llegamos a la habitación del hotel, me duche yo primero, y espero que mi mujer termine , cuando sale tengo que mirarla dos veces, para comprobar lo preciosa y provocativa que esta, le doy un beso y salimos de la habitación.

Teníamos una reserva en un conocido restaurante de la Barceloneta, al llegar al restaurante nos tienen una mesa reservada, pasamos delante de todas las mesas y mi mujer es el blanco de todas las miradas, lleva una blusa blanca, desabrochada abierta hasta tal punto, que no entiendo como pude reprimir no meter mi mano entre el escote, con una falda negra corta y las medias negras, del conjunto que compramos.

Nos traen la carta pido un vino blanco de aguja, que se que le gusta a mi mujer, y empezamos a tomar unas copas antes de pedir el menú, cuando íbamos por el segundo plato, le pedí al camarero que llevase la segunda botella, el vino empezaba a hacer efecto, y ella se desabrocho otro botón de la blusa, cuando vino el camarero, no le apartaba la vista de su escote, (no paraba de venir a llenarnos la copa y así aprovechaba, para recrear la vista) se lo digo y ella me contesta que ya se había dado cuenta, le pregunte si esta caliente y no me devolvió contestación, pero con su media risa conozco la respuesta, pongo la mano el la pierna y me dice: pero que haces? nos pueden ver, es pronto y tenemos toda la noche por delante.

Le vuelvo a preguntar si esta caliente y me contesta después de una corta pausa, que si, le digo que me deje tocarla y me dice que nos pueden ver, pedimos la cuenta, y salimos casi corriendo del restaurante.

Vamos andando hasta llegar al parking, en el camino aproveche para tocarle todo lo que pude, ya en el coche, le meto la mano debajo la falda, y esta mojada, le insinué que si seguía así de mojada tendría que sacarse el tanga, no me dijo nada y salimos del parking dirección a un bar musical que hay cerca del club liberal.

Cuando llegamos al bar musical, pudimos comprobar que estaba abarrotado de gente, atravesamos el local y llegamos a la barra no sin antes restregarnos con todos los asistentes, encontramos un agujero en el fondo, de la barra, en la parte mas oscura pedimos una copa cada uno, y le digo como esta y me dice que bien y yo le digo que si sigue tan caliente como en el restaurante, y me dice que después de haber atravesado todo el local y notar como alguna que otra mano le tocaban, el culo y le tocaban de una manera muy sutil su talla 95 de pecho, me contesta como quieres que este.

Debido a la cantidad de gente que había estábamos casi pegados, ocupando una silla de esas altas que hay en la barra, yo sentado con las piernas abiertas y ella enfrente de mi.

Intente tocar la entrepierna y me aparto la mano otra vez y me dijo que me esperase, proteste y le reproche, que casi todos los tíos que hay en el bar la habían sobado y yo no, y le dije que yo si estaba que no podía mas, y es mas, en el lugar donde estábamos no nos podía ver nadie, y después de insistir pude llegar a su entrepierna y tocarla, note que tenia el tanga que estaba chorreando, le hice un par de masajes, y empezaba a gustarle, pero pare antes que ella pudiese terminar, (me gusta tenerla así de caliente) ella protesto, abriendo mi bragueta y metiendo su mano entre mis pantalones, y le dije que si quería mas, tendría que quitarse el tanga.

No dijo nada y se fue al servicio cuando salió se sentó en la silla alta de la barra , donde estaba yo abrió un poco las piernas, la toque y comprobé que se había sacado el tanga me acerque a ella y empecé a frotarle con mi entrepierna, volviéndole a poner a cien.

Había un chico que se puso detrás de ella y que se había dado cuenta de todo le desabroche otro botón de la blusa y tampoco llevaba sostén, por lo que se le salía un pecho, estaba tan caliente que no se daba cuenta.

El chico que estaba detrás de ella veía y oía sus gemidos, y que empezó a tocarle el culo, en un principio creía que era yo, cuando se dio cuenta me lo dijo al oído y le dije que si le gustaba que le dejase, y no devolvió contestación, el chico cada vez la tocaba con mas descaro.

Era la primera vez que dos manos que no eran las mías (desde hacia muchos años)la tocaban, al poco pude comprobar que estaba a punto de correrse, cuando me separe un poco y fue cuando el chico introdujo dos dedos en su interior produciéndole un orgasmo explosivo, cuando terminó, me abrazo fuertemente, me dijo que me quería, pagamos y nos marchamos, sin oportunidad de que aquel joven nos dirigiese la palabra, salimos del bar y nos fuimos al club de intercambio que nos habíamos propuesto en un principio, (el objetivo de nuestro viaje).

Llegamos y la relaciones publicas del club, nos mostró el local y nos invito a una copa, nos acomodamos en la segunda fila, delante de un escenario, en el que habían una mujer que era desnudada por dos hombres, y después fue follada por los dos al mismo tiempo.

Mí mujer no paraba de mirar y de vez en cuando se tocaba su entrepierna, la toque sin que opusiera ningún tipo de objeción, sin apartar la mirada del escenario, estaba chorreando y de vez en cuando, ella se tocaba un pecho desnudo con una mano y la otra me tocaba a mi.

Había parejas en nuestro alrededor que estaban parcialmente desnudos y no paraban de tocarse.

Cuando terminó el espectáculo pedimos otra copa, y los chicos y la chica que habían hecho el espectáculo, pasaban junto a las mesas. Mi mujer estaba mas que nerviosa pero muy caliente, uno de ellos se sentó junto a nuestra mesa, totalmente desnudo y nos pregunto si era la primera vez que veníamos, y mi mujer contesto que si, cuando le puso la mano en la rodilla ella se la aparto, pero sin demasiada resistencia.

Le pregunto si le había gustado el espectáculo, y le dijo que si quería subir la siguiente, contesto de una manera no muy convencida mirándome a mi como pidiéndome autorización, que no.

Le dije que habíamos venido a divertirnos, mientras me miraba, el chico había vuelto a poner la mano en su rodilla y esta vez no se la aparto.

Mientras en el escenario el otro hombre junto a la mujer del espectáculo anterior, tenían a otra mujer totalmente desnuda siendo, penetrada por el hombre, y la mujer chupándole los pechos.

Nosotros ya apenas miramos el espectáculo pero no dejábamos de tocar a mi mujer yo los pechos. y el, ya tenia la mano bajo su falda, ella no paraba de jadear y estaba con las piernas bien abiertas sin bragas y la blusa totalmente desabrochada, cuando estuvo apunto de llegar al orgasmo, nos levantamos los tres y subimos al escenario, que estaba vacio.

Me desnude y terminamos de desnudarla, estábamos los tres en pelotas yo estaba detrás de ella, y le habría las piernas, mientras el empezó a penetrarla, muy despacio con su enorme berga, ella no paraba de tener orgasmos uno detrás de otro, varios hombres y mujeres subieron al escenario y no paraban de tocarse delante nuestro y alguno hasta llego a tocarle los pechos cuando el chico terminó salió de su entrepierna y me puse yo, antes de penetrarla varios hombres que estaban pajeándose delante nuestro la tocaron por todas partes y incluso alguno le metió algún dedo en la entrepierna, yo a las pocas envestidas acabe, llevaba toda la noche con ganas de descargar, al poco rato y después de vestirnos, salimos de allí y nos fuimos directamente a la habitación del hotel, donde volvimos hacer el amor recordando cada minuto de la noche, a la mañana siguiente nos despertamos hicimos el amor y nos marchamos a casa.

Estoy deseando tener otra escapada, espero vuestras opiniones.

Parella40@yahoo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*