Mamá psicologa

Esta es una historia real que me ocurrió hace tan solo veintiun días.

Me llamo María y soy una mujer de 36 años que estoy separada desde hace ocho años. Tengo un hijo, Rafa, de 16 años.

Trabajo como comercial en una empresa de La Coruña, y vivimos en un piso en el centro de la ciudad.

Desde hace unos meses noto a mi hijo un poco raro, en principio lo atribui al cambio de la adolescencia, pero tras observarlo sospecho que el problema va mas alla. Fruto de mis observaciones hacia su comportamiento, he deducido que siente una atracción física hacia mi, puesto que no para de observarme,
sobre todo cuando me pongo una ropa un poco mas sexi de lo habitual.

Aprovecha la minima situación de disculpa para provocar su roze contra mi cuerpo, etc.

El problema es grave, al no tratarse de ciencia ficción, sino de un problema real, a cualquier madre le preocupa, porque son situaciones que no sabes muy bien como atajarlas. Por un lado no debes de consentir eso y por otro lado te da pena tu hijo.

Yo soy una mujer morena, de 36 años, con un fisico bastante cuidado, alta y con una talla 100 de sujetador. Los hombres suelen fijarse bastante en mi, y eso no me disgusta, pero que sea tu hijo a quien excitas me inquieta mas.

Yo, desde mi separación, no volvi a estar con ningun otro hombre, y eso mi hijo lo sabe, con lo cual incluso pense si lo haria por mi, pero creo que sus propósitos son mas egoístas. Tras consultar anónimamente mi problema con mucha gente, no he quitado ninguna conclusión al respecto de cómo atajar el problema, con lo cual he decidido realizar mi propia estrategia, para acabar con el asunto, que ahora y , a modo de desahogo, les cuento.

Una tarde, decidi atacar el toro por los cuernos y pense que esa incertidumbre iria a mas hasta acabar mal, con lo cual decidi provocar a mi hijo a ver como respondia, confiando en que seria un buen tratamiento de choque que el no esperaba y de ese modo quitarle esa excitación conmigo de la cabeza.
Después de comer, el estaba en el colegio y yo decidi esperarle en el sofa viendo la tele vestida de un modo un poco mas sexi de lo habitual. Para ello me puse una minifalda de cuero negra, una blusa blanca y de ropa interior un tanga y un sujetador, junto con medias negras. Cuando regresó de clases me saludó y se me quedó mirando como cuando estoy un poco mas sexi de lo habitual. Con cierta malicia tenia desabrochados los botones justos de mi camisa para adivinar olgadamente mi canalillo, siendo mis pechos la parte mas buscada por mi hijo.
Como decía se me quedó mirando al pecho y a las piernas y pronto noté como su excitación iba en aumento. Se sentó delante de mi en el sofa y seguimos viendo la tele. Yo estaba nerviosa, pero decidida a realizar el tratamiento de choque. El me desnudaba con su vista muy disimuladamente y en una de estas le pregunté que si no le gustaba ninguna chica, a lo cual el me respondió que no, que le gustaban muchas pero que nunca habia salido con ninguna. Yo, para entrar en materia le dije que lo sentia por él, porque a su edad se comienzan a tener ciertos impulsos que con compañía se solucionan mejor, y él se calló.

Esta pregunta aun le provocó mas excitación a juzgar por el bulto de su pantalón. En esto le pregunté si me podia dar un masaje cervical porque tenia molestias, a lo que me dijo que si. Yo me puse boca abajo en el sofa tumbada y el se sentó en una esquina y comenzó a darme masajes. Al poco rato me dijo que el cuello de la camisa le molestaba para deslizar los dedos y si me la podía quitar. Yo me la quite, quedándome con el sujetador y siguió dándome masajes. Primero por el cuello y luego fue bajando por la espalda hasta llegar a la tira de mi sujetador. Sin decirme nada, me la desabrochó y siguió dando el masaje.

Yo no le dije nada y cuando terminó me dijo que si me sentia mejor, a lo que yo le respondi que si y que muchas gracias por el masaje. Me incorpore e intencionadamente me desprendi del sujetador y lo volvi a poner, todo esto enfrente suyo, para que me contemplase bien los pechos. El se quedó petrificado mirando y yo hice como si no hubiese pasado nada.

Seguimos viendo la tele y el fue a beber un vaso de agua a la cocina. Por el camino se le notaba un paquete de lo mas excitado. Al regresar, se sentó a mi lado y continuamos viendo el programa. No deciamos nada y yo, decidida a continuar con mi plan de choque, le miré como accidentalmente para su paquete y le dije: “caray, no me digas que te ha excitado el masaje que me has dado”. El se quedo un poco perplejo y me respondió: “si te soy sincero, si, y todavía mas el verte los pechos al natural, lo siento, ya se que no está bien pero es lo que me ha pasado, tu has quitado el tema”.
Yo le dije que era normal a su edad y que lo sentia, que en el futuro lo tendré en cuenta y que no le pediré ni haré nada que le haga sentir incomodo. El me dijo que no le diese mayor importancia que no fue culpa mía.

Yo queria seguir poniéndolo entre la espada y la pared y le dije: “bueno, al fin y al cabo que te pongas asi por verme los pechos, es un alago, ¿no crees?”. El me respondió: “es que son muy bonitos, mamá, me gustan mucho”, y me volvió a decir : “lo siento”. Yo le dije que eran como cualquier otros, que ya tendrá tiempo a disfrutar con sus novias de esos atributos. El cada vez estaba mas sofocado hablando de ese tema y yo pense que como castigo ya podia llegar, porque no creia que volviese a excitarse conmigo por el mal rato que le estaba haciendo pasar. Seguimos viendo la tele pero yo notaba como su paquete no se desinflaba, Rafa tenia que seguir pensando en mis pechos o en algo para seguir con tanta excitación. Seguiamos en silencio y yo ya habia dado por terminada la terapia cuando me dice: “¿puedo pedirte un favor, mama?”, “si, claro hijo, pideme”. El me dijo: “quiero pedirte un favor, pero me gustaria que no te enfadases conmigo si no te gusta”, “tienes mi palabra de que no voy a enfadarme, dime”. “Me gustaria verte los pechos otra vez, me has dejado muy excitado y me gustaria volver a vertelos, por fa”.

Yo me quede helada, no sabia como reaccionar, ahora el tratamiento de choque se venia contra mi y no sabia que decirle aunque aparentaba una cierta tranquilidad. Finalmente opté por dirigirme a él y decirle: “no creo que sea buena idea, somos madre e hijo y no esta bien que tu madre te provoque ningun tipo de excitación, ademas te vas a excitar mas y luego ¿que vas a hacer?”, el simplemente me respondio con los ojos brillantes “porfa”.
En esos instantes no supe que hacer, su cara de deseo me dio tanta pena que consideré injusto no darle lo que él me pedia, dejándome muy claro para mi interior, que no accedería a nada mas. Me puse en frente de el de pie y comenze por quitarme la blusa y luego el sujetador. El se quedo atonito y muy colorado mirando mis pechos fijamente y yo sentia una rara sensación de que un hombre contemplase mi desnudo con tanta avidez. Le dije: “¿tanto te gustan?, pues miralos bien ahora y dejemos el tema”, él se quedó callado mirándome sin perder detalle. La situación era de lo mas atípico, puesto que, aunque parezca una tontería, no sabia cuando decirle “ya esta bien, voy a vestirme”, puesto que él no apartaba la vista de ellos.

Senti una cierta excitación, lo reconozco, y esa sensación me llevo a preguntarle si nunca habia tocado ningun pecho, a lo que el me respondió con la cabeza que no. Me deje llevar y le dije: “llegados a este punto tan absurdo, si quieres, te dejo que me los toques, para que sepas lo que es y te pase tu calentura”. Se acercó y comenzó a acariciármelos, cuando me tocó los pezones se pusieron duros y él seguía magreandomelos. En plenos tocamientos, acercó su boca y me los besó, yo no le dije nada, realmente me gustaba la sensación, dejándome llevar. Estuvimos asi como dos minutos, hasta que él retiró su cara de ellos y me dijo “gracias, mamá, eres un cielo, perdona si te he violentado pero te lo agradezco mucho”. Yo me volvi a vestir y él me dijo que se iba al baño, que no podia mas.

Yo le dije: “¿vas a hacer lo que yo creo?, hijo” y él me respondio: “lo siento, mamá, no puedo mas, que no te parezca mal”. Yo le dije que esperase un poco y que se sentase, que no me parecia mal, que lo entendia. El cada segundo que pasaba tenia mas bulto y yo ya no sabia como reaccionar, asi que le dije: “mira, como todo esto que acaba de pasar fue una locura, si quieres, dejo que te alivies en mis pechos, ya que tanto te gustaron y te llevaron a ponerte asi”. El me dijo: “¿en serio, mama?, ¿harias eso por mi?”. Yo volvi a quitarme la blusa y el sujetador y me tumbe en el sofa y le dije que se bajase los pantalones y calzoncillos y se pusiese apuntándome a mis pechos. Asi lo hizo y yo le ayude un poco, colocándole su miembro entre mis pechos y con mis dedos le subia y bajaba lentamente su pene. Como a los diez segundos de ponerse asi se corrio por mis pechos mientras miraba al cielo. Yo le deje estar encima un poco mas e intente exprimirle todo el semen que le quedaba. El se convulsionaba bruscamente, y a mi me estaba poniendo a cien.
Luego fui al baño, me limpie y me vesti, y nos pusimos a preparar la cena.

Yo estaba muy violenta y el tambien, y no deciamos ni palabra. Me habia olvidado del motivo por el que empezo todo esto y decidi que tenia que ser yo quien demostrase que no habia pasado nada. Cenamos tranquilamente y después de recoger la mesa, cepillarnos los dientes, etc, me dijo: “mami, gracias por todo, sera mejor no volver a hablar de este tema, aunque me gustaria pedirte un ultimo favor, poder darte un buen beso”. Yo ya estaba rendida ante toda la situación con lo cual acerque mi boca a la suya y le di un gran beso con clase de lengua, ya que el no tenia ninguna practica en besar. Mientras nos besábamos el me recorrio todo mi culo y mis pechos con su mano por encima de la ropa y yo me deje hacer.
Al acabar le dije: “bueno hijo, a ver quien duerme esta noche”. El me respondio: “dejame dormir contigo, prometo no hacer nada mas de lo que hicimos ahora”. Yo no sabia que decirle pues por un lado me apetecia y por otro no debia, asi que le dije que bueno, pero sin llegar a nada mas.

El saltó corriendo del sofa y se fue a su habitación y yo a la mia. Yo me desnudé y me quede solo con el tanga y el vino en calzoncillos. Nos metimos en cama y nos quedamos un rato mirando con la vista perdida por la habitación. Al cabo de un rato decidi ser yo quien llevase la iniciativa y le dije que me besara. Comenzo a besarme mientras sus manos recorrian todo mi cuerpo, mis nalgas, mis muslos, mis pechos. Yo fui bajándole el calzoncillo y tocándole su miembro, primero poco a poco y luego subia y bajaba mas rapido, mientras él metia su mano por dentro de mi tanga y me acariciaba suavemente.

Al poco rato me corri y él se dio cuenta, con lo cual hizo lo mismo. Le deje descansar un rato y en cuanto se le volvió a poner dura volvi a acariciarle, mientras el comia mis pechos. En esto estabamos cuando me susurró al oido que le dejase bajar mi tanga, que queria saber lo que era estar dentro de mi. Yo le dije que no, que podiamos acariciarnos pero nada de penetración. El estaba muy caliente e insistia mientras me acariciaba el culo. Yo ya no sabia como pararlo hasta que le propuse un trato que le dejó tranquilo. Le dije que no iba a dejar que me penetrase por que era mi hijo y me parecia raro, pero que le haria una felación si el queria, a lo cual acedió encantado. Retire las sabanas y puse mis pechos entre su pene, dejándome masajear, él estaba en la gloria y fui bajando poco a poco hasta que mi lengua comenzó a pasar por la piel de su pene. Con mi mano lo subia y bajaba hasta que lo engulli y comenze a hacerle una gran felacion. El estaba en la gloria mirando para arriba y dejándose hacer.

Cuando intui que se iba a correr pare y volvi a subir, diciéndole: “estas a punto y esta es nuestra primera y ultima noche juntos, asi que sobame todo cuanto quieras y ponemos punto y final a esta locura”. El comenzo a manosearme por toda mi carne y yo gozaba profundamente sitiendo sus manos y sitiendo el placer que le estaba ocasionando. Lentamente volvi a bajar mi boca a su pene y comencé a chupárselo con bastante intensidad, ante lo cual volvió a correrse. Una parte de su semen cayó en mi boca y otra la dejé deslizarse por mis pechos, recogiéndola con mis dedos y metiendola en mi boca. Hacia muchos años que no tenia esa sensación de gusto y él me miraba perplejo en medio de sus sacudidas.

Nos dejamos estar tumbados un buen rato en cama y luego decidimos darnos una ducha juntos. El ya se habia recuperado y nos enjabonamos uno al otro, volviendo él a intentar la penetración a lo cual segui negándome. “Quiero correrme en tus carnes, mamá” me repetia. Yo le dije que como mucho dejaba que se rozase contra mi culo, cosa que hizo sin dudar, pero sin penetración. Cuando vi que se iba a correr le deje que me frotase por fuera mis labios de abajo, con lo cual se corrio por mis muslos. Nos lavamos bien, y nos fuimos cada uno a su habitación.

Yo no pude pegar ojo en toda la noche y él no lo se, porque nunca mas volvimos a hablar del tema. Tampoco se me volvio a insinuar, con lo cual, la terapia aunque se haya salido un poco de tono, ha surtido efecto.
Espero que esta historia veridica, les halla gustado, ya que a mi me ha servido como desahogo en el anonimato, puesto que nunca se lo he contado a nadie.

REINA DE PICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*