Mi psicologo me sometió

Mi nombre es Enrique, tengo 23 años, soy de delgado de piel blanca y cabello negro. Mi historia aunque parezca un tanto extraña es real.

Hace unos meses fui a ver a un psicólogo amigo de mis padres, ya que tenía una idea persistente en mi cabeza que durante mucho tiempo me acosaba, obviamente esa no fue la razón que yo le expuse a mis padres para poder ir donde el médico ya que me daba pena admitirlo.

Una vez allí, yo le comentaba al psicólogo que tenía un extraño gusto o mas bien curiosidad por saber que se siente ser sometido por un hombre, a pesar de ser heterosexual; el me hacía muchas preguntas acerca de mi juventud, pienso yo para indagar de que factores han influido para el desarrollo de esa conducta.

Fui a varias sesiones en la que cada vez más nos hacíamos mas amigos, hasta que cierto día el me dijo que había encontrado un artículo relacionado con mi problema, en una revista en su casa, el me propuso muy amistosamente que si el día domingo podía ir a su casa ver unas películas y dialogar con respecto a este asunto, ya que allí estaba la información, yo accedí porque ya teníamos cierto grado de confianza y no me pareció extraña la invitación.

Se llegó el día domingo, yo llegué hasta su casa, toque el timbre y el inmediatamente abrió la puerta, como si me estuviera esperando desde hacía mucho rato, me sorprendió la vestimenta que llevaba puesta, ya que siempre lo había visto de traje y corbata, era un short de jean y una playera, entramos y yo no quise preguntar porque tenía ese look, pensaba que como era domingo estaba de descanso y no quería estar como en el resto de la semana.

Nos sentamos en la sala a charlar de muchas cosas, yo comencé a sudar mucho debido a que estaba haciendo demasiado calor ahí dentro, el me dijo que no me preocupara que me traería una bebida fría, y así fue, solo que él se tropezó justo cuando me la iba a entregar, se derramó en mis pantalones y en el sillón, el me pidió disculpas por su torpeza y me dijo que me quitara el pantalón para poder sacarle la mancha antes de que fuera mas difícil, yo le dije y entonces que me pongo mientras espero el me dijo: no te preocupes yo te presto un short para que te cambies, yo accedí, sin ningún problema.

La sorpresa llegó cuando el me dio unos diminutos shorts de jean azul o más bien hot pants eran demasiado cortos, él al ver mi asombro dijo ¿que te pasa?, estamos en confianza, al ver la situación me dije a mi mismo bueno, no habiendo de otra, solo será un rato, al fin y al cabo el me conoce mucho mejor que cualquiera de mis amigos, a la final accedí a su petición, yo me cambié de ropa mientas el lavaba el pantalón, al subirme el cierre de la cremallera y abotonarme el short noté que era demasiado ajustado y corto, incluso se me notaba la parte inferior de mis nalgas, me sentía extraño y un tanto incómodo, pero el doctor continuó la conversación como si nada hubiese sucedido, al rato el me invitó a una recámara donde supuestamente tenía la información sobre lo de mi problema.

cuando entramos solo vi en aquel cuarto un armario viejo una silla y una cama, el cerró suavemente la puerta mientras yo entraba, el me dijo que esos shorts se me veían muy bien, que tenía un culito muy bien formado y que me veía muy sexy, yo al oir esas palabras quedé estupefacto, casi sin aliento por unos segundos, cuando respondí: qué?, en ese momento el me empujó y caí en la cama, y en ese momento me dí cuenta de cuales eran sus verdaderas intenciones, el se abalanzó sobre mi y yo opuse resistencia hasta que del armario salió otro hombre que me sujetó las manos mientras el doctor me metía un pañuelo en la boca para que no gritara, a pesar de que forceje mucho entre los dos lograron atarme las manos a la espalda, y luego los pies, logré sacarme el pañuelo de la boca y comencé a gritar, el doc me dijo si no te callas te golpeo, y en vista de mi nueva situación así lo hice, el otro hombre me metió una bola de goma en mi boca, esta me impedía hacer cualquier ruido a excepción de un hhhunnmmmmm hummmm.

Me sentía humillado con miedo pero sentía una extraña excitación por la situación en la que me encontraba, mi pene se erectó casi de inmediato como el short estaba tan apretado me sentía un tanto incómodo pero así más me gustaba y mas me excitaba. El doctor se sentó a mi lado y mientras me acariciaba suavemente mi trasero y mis piernas me decía voy a hacer realidad tu fantasía, si asi como lo oyes; me confesó que simpre le había atraido físicamente, y que encontró una buena oportunidad de mostrarme otra cara del mundo en el momento en que entré en consulta con el, también me confesó que lo del short era algo que el había preparado, ya que siempre le han gustado los hombres vestidos de esa manera, tan es así que el otro hombre que le ayudó estaba vestido de manera similar a la mía, tenía una camisa blanca muy ajustada y un diminuto short rosado que dejaba ver un trasero musculoso y unas piernas bien fornidas, parecía un jugador de fútbol.

Después de eso, el doctor y el otro hombre se besaron y acariciaron justo en frente mío, yo me estremecía para intentar soltarme pero a la final no quería ya que el estar maniatado y amordazado me excitaba muchísimo, el doc, lentamente le quitó los shorts al otro hombre y se metió su miembro en su boca, le dio una mamada monumental, el otro hombre gemía de placer mientras derramaba toda su leche en la boca del doc, yo me excitaba cada vez mas de ver esa escena y quería participar en ella quería que me hicieran lo mismo, el otro hombre al ver que yo deseaba participar desabrochó el short del doc y comenzó a lamer sus bolas y su culo, el gemía con mas vehemencia y yo por el contrario mas me estremecia y me retorcía en la cama tratando de llamar la atención para que me hicieran lo mismo.

El doctor se dio cuenta de que era lo que quería y comenzó a acariciarme suavemente todo mi cuerpo en especial mi miembro, yo estaba extasiado, luego el me quitó los shorts, sacó mi pene y lo comenzó a chupar de una manera tan particular que me sentía morir del placer, con su la punta de su lengua rozaba la cabeza de mi miembro, como si fuera una chupeta, no aguanté más y me descargué todito en su boca, era tanta que se salía de su boca y se derramaba en su mentón, el otro hombre de un solo lambetazo se chupó toda la leche que el doc tenía en su cara, me sentía tan emocionad me encantaba esta nueva experiencia, el doc me dijo que eso solo sería el principio y que lo que sigue me gustaría mucho mas.

Me desataron los pies y me pusieron en posición de trípode, es decir, apoyado en la cabeza y en mis dos rodillas, exponiendo así mi culo, hacia el otro hombre este me lo lamía y yo gozaba de placer luego sentí un dedo en mi trasero entrando y saliendo y escuché: yo se que es la primera vez y esto te va a doler un poco, cuando sentí un gran dolor que me partía en dos y era su enorme pene entrando y saliendo lentamente de mi pequeño orificio

Su descarga fue monumental y el placer que sentía a pesar del dolor era inimaginable, al parecer querían seguir abusando de mi todo el dia pero necesitaban reponerse de sus corridas, bueno, al menos eso fu lo que yo pensé me introdujeron una especie de tapón anal, el doc me dijo que era para que me acostumbrara, luego me volvió a colocar los shorts para evitar que se saliera, luego ellos dos seguían besandose y tocandose, yo aun queria que me hicieran eso a mi, acto seguido me quitaron la mordaza y me hicieron poner de rodillas, par que así pudiera mamarselas hasta el cansancio, y asi fue uno detrás del otro tanta leche no me cabía en la boca y se me resbalaba en la cara ambos hombres chupaban las sobras y luego me besaban mientras me tocaban todo el cuerpo.

Por ultimo después de volverme a amordazar me quitaron los shorts y el tapón y ambos me penetraron violentamente uno a la vez no se imaginan como me sentí humillado pero a la vez en un punto inimaginable de placer.

Esa es mi historia si alguien me quiere escribir me puede encontrar en enriquez_u571@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*