Un joven de 18 años

He dejado de frecuentar el chat porque como dije en otro relato las personas que entran allí para buscar un buen rato de sexo tienen muchas pretensiones, cuando le digo que tengo más de 40 se asustan y me dejan plantado, pero por suerte no todos los jovencitos o veteranos rechazan a los cuarentones y aun mayores que yo.

En un boliche bailable y de strippers que hay en las inmediaciones de la ex-terminal de Arenal Grande conocí a uno de ellos bastante bien de cuerpo y d! e otras partes.

Nunca falta un amigo que te invite a ir a esos lugares, bueno este amigo me invitó a ver un buen espectáculo con cuerpos fabulosos y por que no decirlo mi amigo me dijo que algunas vergas que portaban esos strippers eran de antología.

Todo eso sumado a que tenía ganas de ver algo diferente me tentó y por eso acepté su invitación.

El show estaba bien de coreografía, los chicos se movían muy acorde con la música, moviendo sus bultos de una manera descarada hasta que se sacaron las minúsculas tangas que cubrían sus genitales y muy impúdicamente exhibieron sus pijas manipulándolas con las manos para que adquiriesen mayor tamaño.

Me gustó mucho un stripper oscuro de piel con una verga digna de ser inmortalizada en un trozo de mármol, inmediatamente le comenté a mi amigo lo bueno que estaba.

Este me dijo que llamase al mozo y que lo invitase a tomar algo, por que la mayoría de los strippers son taxiboys y a lo mejor “enganchaba”  aceptando pasar un buen rato conmigo.

Seguí su consejo y a los pocos minutos teníamos a Rodrigo sentado en nuestra mesa, conversamos pero no aceptó mi oferta diciendo que él estaba en pareja y no trabajaba como taxiboy.

-Qué lástima, me gustás mucho… aunque sea dejame tomarte unas fotografías… como recuerdo.

Ahí tuve suerte, me dio su dirección citándome para el otro día a la tarde, antes del show porque quería estar descansado para que su verga tuviese mucha prestancia en las fotos.

Luego me dijo lo que pretendía cobrarme por ese “show privado”, regateando nos pusimos de acuerdo hasta que finalmente nos despedímos y nos fuímos del local.

Al otro día a la hora indicada estaba en su depto., él estaba solo, me hizo entrar, puso música y comenzó el show, su verga que la noche anterior me había parecido fantástica, a la luz del día no parecía gran cosa, como disculpas dijo que estaba cansado y que no lograba que se le pusiese dura para las fotos.

Me acerqué la tomé entre mis manos y comencé a pajearlo un poco a pesar de que me había dicho que no tendría sexo conmigo porque él no era taxiboy.

Finalmente me dejó lamerla un poco para que se excitase algo y pudiese ponerse dura para las fotosgrafías, lo logramos a medias, luego le tomé algunas fotos y cuando terminé me dijo que esperase que iba a traer una cerveza para brindar por lo bien que esperaba que quedasen.

Al poco rato apareció un chico de unos 18 años el cual me fue presentado como José, éste era un conversador nato, en pocos minutos me enteré de toda su corta vida pero llena de experiencias muy aluciantes.

Era un experto en las técnicas amatorias, lo hacía porque le gustaba, en cambio Rodrigo era solamente pasivo, que desperdicio con esa gran verga que tenía!!!

Les pedí permiso para ir al baño porque con tanta cerveza ya no aguantaba más y quería desbeber.

Me indicaron donde era el lugar, entré y me puse a orinar pensando que estaba caliente con tantas fotos de esa hermosa y enorme pija, que no podía concretar nada con Rodrigo, cuando sentí que algoapretaba mi glande impidiéndome terminar de orinar.

Una mano abrazaba con ganas mi capullo y era la mano de José quien a continuación muy golosamente con su boca empezó a chupármela hincado frente a mi, poco a poco se la fue tragando toda haciendo que se me pusiese dura entre sus labios.

Le dije algo como que estaba Rodrigo en la otra habitación, me calmó diciéndome que no había problemas, se levantó me tomó de la mano salímos del baño y me llevó al dormitorio.

Nos desvestímos entre besos y frotadas de lengua dentro de nuestras bocas, nuestras manos buscaron las vergas y comenzamos a jugar con ellas, para asombro mío la de José no era tan enorme como la de su amante pero aunque sus 19 cm no eran suficientes en ese momento de excitación cualquier verga por pequeña que fuese me hubiese venido bien, después de un buen rato besándonos y jugando con las pijas, José se acomodó para realizar un 69.

Su verga tenía un aroma parecido a la de su amigo, no me atreví a preguntarles, pero supongo que usarían algún jabón especial con ese aroma para atraer a los clientes o se las perfumarían con algún spray importado que las hacía tan apetecible.

En ese momento disfruté de todo lo que me hacía José y por supuesto de las interminables idas y venidas de su verga dentro de mi garganta, por eso no me puse a analizar como lo hago ahora, que vio ese muchacho de 18 años en un tipo que casi le triplicaba la edad.?

Me lamió el orto antes de ponérmela y luego me hizo expulsar unos alaridos tremendos con cada empujón que le daba a su verga para metérmela hasta los últimos milímetros.

Creí que iba a acabar con tantas metidas y sacadas, cuando José la sacaba demoraba en volverla a meter haciéendome desear que nuevamente su verga estuviese alojada dentro mío, finalmente la sacó completamente y me dijo:

-Es tu turno, metémela rápido que quiero acabar… no aguanto más!!!

Me puso un condón luego se puso boca abajo ofreciéndome el culo para que lo penetrase, escupí sobre su agujero y sin más preparación se la mandé hacia adentro.

Como le entró!! Le entró toda de un solo empujón, quien sabe las vergas que se había tragado en sus 18 años y quien sabe a que edad había empezado!!!

Estábamos demasiado excitados para aguantar mucho rato, casi enseguida de su verga empezó a fluir un líquido blanquecino que lo que menos parecía era esperma! , claro con la cantidad de clientes que atiende a diario sus bolas ya ni fabrican leche, solamente le sale ese líquido transparente, pero en cambio de mi verga salió un líquido muy espeso el cual quedó depositado dentro del condón.

José y Rodrigo son amantes desde que se conocieron en el boliche donde el segundo hace su show, yo conocí a José porque me lo presentó Rodrigo y José fue el que me buscó para coger, aunque se dedica a estudiar medicina en sus ratos libres trabaja como taxiboy para costearse la carrera, pero a mi! no me cobró nada por el buen momento que me hizo pasar.

Los visité un par de veces más invitado por José que quería pasar un buen rato conmigo, me llamó los días en que no tenía clientes a los cuales atender y su culo estaba muy sediento de sexo, aunque tiene sexo regularmente con Rodrigo, a José le gusta que lo penetren y Rodrigo no lo complace porque a él no le gusta poner su verga dentro de ningún orificio.

A José le gusta todo lo referente a sexo, no le hace asco a nada, a pesar de tener 18 años sabe mucho y sabe como hacer durar una relación para que sus clientes deseen disfrutar más y más.

Francamente yo no entiendo como un muchacho como él se haya fijado en alguien como yo con tantos años a cuestas… teniendo tantos clientes que pagan para disfrutar de cada parte de su anatomía.??

OMAR

Cualquier comentario o confidencia las espero siempre en: omarkiwi@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*