Mi tío me utilizó, mi primo me gozó

Después de lo que viví con Pepe, mi vida parecía de lo mas normal y aburrida, llenaba mis ratos de soledad viéndome en el espejo, con esa ropa tan sensual que compre. C. es un tío mió, bastante feo, chaparro, prieto, panzón, vulgar a más no poder, a pesar de eso, era muy común verlo en mi casa, era muy apegado a mis padres. En una ocasión llegando de la escuela, lo vi. sentado en la computadora, no le di mucha importancia, en el momento, sin embargo, el estomago me dio vueltas cuando recordé que no había puesto ningún candado a las carpetas que contenían mis fotos. Lo salude como si nada pasara, me pare junto a el tratando de ver que hacia, todo parecía normal, si no es porque note cierta ansiedad en su voz, apago la computadora, y se levanto, su respiración se notaba algo agitada, a mi el sudor frió corría por mi espalda, los nervios me mataban. Saco un diskette del floppy, lo guardo en su camisa y se encamino a la sala. Nos sentamos y platicamos un rato, se retiro, parecía que no había pasado a mas, pasaron algunos días rutinarios.

El viernes siguiente, sonó el teléfono a media tarde, conteste, era mi tío, “hijo, no seas malo, ven a mi casa, es que mi computadora anda mal, y no se que tiene”, me pidió amablemente, accedí, y le dije que en un par de minutos estaría ahí, tome mis discos, y Salí a su encuentro. Llegando a su casa vi. una nota que decía “empieza solo, fui al mercado por comida, no tardo”. Bueno quizás el tiempo me seria suficiente para arreglar el problema, encendí la maquina, me senté frente a ella y mi primera sorpresa vino cuando vi. que de wallpaper, se encontraba una de esas fotos donde aparezco casi desnudo, con mi tanga empinado frente a la cámara que tomaba mis nalgas. Sentí algo de coraje, no tanto por que me viera así, sino que eran cosas privadas, y no debió haber hurgado en mi computadora.

Comencé a buscar todos sus documentos para guardarlos en un CD antes de continuar, y mi segunda sorpresa fue ver una carpeta con mi nombre, dentro de esta aparecían varias de esas fotos que con tanto recelo guardaba, y ahí había algunas de mi tío, completamente desnudo, no pude contener la curiosidad, las abrí, y una a una fui copiándola a mis discos, su cuerpo era feo, pero debajo de esa obscena barriga, se veía colgado un trozo enorme de carne negra. Un calor corrió por mi cuerpo, me estremecí, en verdad era algo fenomenal, me levante apague todo, Salí corriendo de ahí, y fui a mi casa, entre a mi recamara, eche en una mochila mi sensual guardarropa, y enfile a su casa de nuevo, puse a instalar Windows, y corrí a su recamara, me cambie rápidamente, me veía hermosísima, lo escuche entrar a la casa, grito preguntando si había alguien, no le respondí, con la puerta entreabierta, vi. como se sentaba frente a la PC, se quedo ahí un rato observando el monitor, Salí de la recamara, sin hacer ruido, llegue por su espalda tire mis brazos sobre sus hombros acariciándole el pecho, le bese el cuello y dije “así te gusta verme, verdad?”, dio vuelta rápidamente en su silla de oficina, quedando frente a mi, me vio de arriba abajo, yo no le di tiempo de decir nada, abrí mis piernas y me senté sobre las suyas, lo tome de la nuca y lo bese, al principio no sabia que hacer, pero poco a poco fue soltándose empezó con unas ligeras caricias en mi espalda, luego en mi trasero, después se convirtió en un pulpo, sus manos corrían por mi cuerpo con audacia, metió estas debajo de mi falda, comenzó a jugar con mi tanga, después sus dedos buscaron el rincón mas intimo de mi cuerpo, juguetearon con el, para después uno de ellos introducirse para explorar la parte mas oculta de mi cuerpo, mientras su lengua lo hacia por el otro extremo… después de un rato, me levanto y me llevo a la mesa donde me sentó y siguió con ese extraordinario cachondeo, esta vez tome la iniciativa, lo detuve, me baje de ahí, y lo puse en mi lugar, el se sentó sin decir nada, lo despoje de su camisa, y después su pantalón, suspire, y fui en busca de eso que momentos antes me había revelado aquella fotografía, baje su sierre y de inmediato, sin mucho esfuerzo, pude tomar entre mis manos, aquel hermoso ejemplar, aun en reposo era algo espectacular, largo y grueso, negro, de inmediato me deshice de toda su vestimenta, me concentre de nuevo en su gran estaca, la tome entre mis manos y suavemente comencé a masturbarlo, el cerro los ojos, sin embargo parecía no provocar mucho con mis caricias, pero no podía fallar, tenia que ser mió, lo tome con mi mano derecha, y con mi boca comencé a juguetear con sus enormes bolas, peludas, lamidas, mordidas, y poco a poco recorrí con mi lengua toda la extensión del todavía dormido titán, pero no paso mucho, después de lamber el amoratado glande, comenzó a crecer sin control, al grado de sobrepasar los 20 CMS. Era gigantesco, completamente rígido sin movimiento, negro, con venas que parecían estallar, y con una cabezota morada que me hipnotizaba, no pude mas y de inmediato comencé a chupar su cabeza, que ya arrojaba los primeros líquidos, era deliciosa, luego poco a poco comencé a devorarla toda, apenas podía tragarla completa, todavía tengo la sensación de tenerla en mis labios, el olor, el sabor… mamaba incansablemente aquel miembro, de pronto, sentí una gran sorpresa, dos manos, acariciaron mis nalgas, levante mas el trasero, las manos, levantaron mi pequeña falda, y comenzaron a tocarme el culo, yo estaba completamente excitado, me levante, y voltee, era mi primo, un chavito de aprox. Unos 14 años, me quede atónito, mi tío me dijo “mira salio igual de cabron que su padre, atiéndelo también a el; hijo, demuéstrale a esta puta que también eres bien macho” le dijo a su hijo, y de un rápido movimiento se saco su tierno miembro, no era ni la sombra del delicioso palo de su papa, el cual lo levanto lo puso en la mesa, “órale chupasela también a mi cachorro”, y así me concentre en chupar el pequeño pene del niño tierno, de unos 12 CMS. Pero la verdad la calentura me hacia aceptar lo que fuera, no tarde mucho en hacer que el niño se corriera en mi boca, leche virgen, pura, pero eso no llenaría mi instinto caliente, con el semen escurriendo de mis labios, me di la vuelta, y me fui sobre su padre, me empine en el sillón, y el comenzó a lamer mi ano, humedeciéndolo con su saliva, jugueteando con el, pero de repente empecé a sentir como intentaba abrir mi cuevita un caliente y húmedo trozo de carne, empujo con fuerza yo abría lo mas que podía las nalgas, y así entro primero la cabeza de la bestia, me dejo sin respiración, era enorme, después de una sola embestida se hundió hasta el fondo de mis entrañas, chocando sus huevos con mi culo, luego suavemente comenzó con su movimiento, una y otra vez la sacaba casi toda, y de nuevo hasta el fondo, recosté mi parte superior del cuerpo en el sillón, quedando de cañón, lo que le permitió a mi ano abrirse al máximo, el empezó a meterla y a sacarla completa, de un solo movimiento ya estaba fuera y con otro sus huevos chocaban de nuevo con mi trasero, yo aullaba de placer, una y otra vez me perforo de esa manera, se detuvo, me levante y lo recosté sobre su alfombra, lo que permitió ver en todo su esplendor ese enorme miembro, colosal, lo acaricie, me senté con las piernas abiertas sobre su vientre, levante mis nalgas, y comencé a introducir su pene de nuevo en mi culito, ya dentro, comencé a mover mis nalgas de la manera mas cachonda imaginada, en círculos, de arriba a bajo, el bufaba del placer, después comencé a darme unos sentones deliciosos, ya mi ano estaba completamente abierto, lo que me permitía sacarla toda y de un solo sentón poseerla de nuevo, después de unos minutos, me detuvo, y me volvió a poner en cuatro, de una sola estocada me la metió, y comenzó con una frenética danza, la sacaba y la metía con rapidez, y así rápidamente me empezó a dar unas metidas con furia, y unos minutos después, empezó a inundar mi cuerpo con el delicioso néctar del enorme capullo de placer que tenia bajo el vientre, la sacaba y me escupía leche en la espalda, me di la vuelta y se acabo de venir en mi cara, me la lleno de leche calientita, ya no pude mas que limpiarle su palo con mi lengua, ya limpia comencé con mis dedos a limpiar el semen que escurría por mi rostro y a chupármelos saboreando los restos del delicioso manjar que acababa de devorar… nos levantamos, y me di cuenta que su hijo después de las chupadas que le di se dedico a grabar todo con una moderna cámara de video… me vestí, y me salí de su casa, lo he visitado mas seguido pero…

CONTINUARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*