Inesperado amante en un crucero

Desde hace un tiempo el Puerto de Montevideo se ve invadido por una gran cantidad de cruceros que vienen con turistas de todas partes del mundo, muchos de ellos luego de que visitan la ciudad siguen rumbo a Punta del Este para luego hacer un recorrido por los puertos Brasileños.

Esos cruceros se pueden tomar en cualquiera de los puertos en que atracan y hacer el tramo que uno desee, ya sea hasta el final del recorrido o bajarse en uno de los puertos intermedios.

Invité a algunos amigos o conocidos para compartir el camarote y también para no ir solo pero no tuve éxito, todos estaban comprometidos porque se acercaban las fiestas de fin de año.

Mi viaje en barco fue un mini-crucero por el Océano Atlántico Sur porque como el pasaje single era muy costoso simplemente saqué boleto hasta el Puerto de Santos y despué allí vería como volvería a Montevideo.

Un barco a todo lujo con unos baños espectaculares y una piscina climatizada que una vez que entrabas en ella te daban ganas de quedarte a vivir allí.

Después de estar un rato en la piscina oi como uno de los pasajeros invitaba a otro a ir a visitar el sauna pues le habían dicho que era grandioso.

Todos los bañistas que estábamos en esa piscina escuchamos la invitación que le hacía a sus amigos pero la mayoría seguímos bañándonos en esas cálidas aguas a la luz de la luna llena de diciembre.

Al rato decidí ir a ducharme para luego vestirme para ir a cenar en el comedore que me correspondía.

Podría haber ido a ducharme a ! mi camarote pero ya que estaba de vacaciones… me encaminé a los baños grandiosos que había al lado de la piscina.

Entré a un baño enorme en el cual se bañaban algunos hombres que había visto en la piscina, la mayoría eran europeos o norteamericanos, esos tipos tenían unos culos impresionantes muy paraditos y carnosos, las vergas eran de todos los tamaños, la mayoría medio erectas por las friegas que les hacían sus dueños al enjabonarlas para exhibirlas como diciendo:

-Quién es más macho?

Estaba contemplando el panorama con la verga medio parada, pero disimulaba tapándola con la mano y dejándole caer agua fría en toda su longitud al mismo tiempo que flexionaba mi cuerpo y separaba mis nalgas para que el agua fría bajase por mi espalda cayendo por la raya de mi culo hasta que finalmente me refrescaba el ano ardiente de deseo por recibir alguna de las pijas que había en exhibición, pero eran sólo eso, “de exhibición” porque ninguno la ofrecía ni dejaba entrever que quería recibir alguno de esos ejemplares.

Repentinamente el baño se llenó de gente porque aparecieron unos tripulantes muy rubios totalmente tostados por el sol que calentaba los mares en los cuales navegaban desde quien sabe cuanto tiempo??

Inmediatamente se quedaron en bolas, para deleitarme con sus nalgas que estaban totalmente blancas, de un blanco lechoso, que contrastaba terriblemente con la demás parte de su cuerpo de ese dorado casi canela que habían adquirido por tanto tiempo expuestos al sol del Caribe y de otros mares.

Los recién llegados comenzaron a bañarse riéndose y hablando un idioma que no me pareció familiar pero creo que sería nórdico o báltico por lo fuerte que sonaba a mis oídos.

Estas si que eran vergas!!!

La mayoría tenía pijas de tamaños exagerados y los cojones se les bamboleaban como péndulos cada vez que levantaban sus pijas con una mano y se los enjabonaban con la otra.

No eran lindos, pero sus rostros duros los hacía aparentar ser muy rudos y cualquiera que viese esas vergas se imaginaría que serían súper héroes en la cama y en cualquier lado.

Los tipos esos ni nos prestaban atención, solamente se divertían, se reían y hablaban en su idioma quien sabe que cosas dirían?

Nunca falta una persona que entienda algo y en ese baño había un pasajero gordo, panzón y con una pija minúscula escondida entre la gran vellosidad de su pubis que entendió algo de lo que decían y exclamó:

-La puta que los parió!!!’

Los que entendíamos castellano nos quedamos mirándolo como diciendo que te sucede?

El tipo se dio cuenta de nuestras cara de desconcierto y agregó:

-Disculpen mi exabrupto, pero estos tipos estaban ufanándose de poseer vergas descomunales y muy… perdonen pero no se como decirlo… en realidad estos tipos dijeron que a algunos de los que nos estamos bañando acá no nos vendría mal un baño de leche y… que uno solo de ellos tenía tanta leche en las reservas de su bolas que era capaz de bañar con ella a cualquiera de nosotros de la cabeza a los pies.

Cuando el tipo terminó de decir eso, en el baño se produjo un silencio sepulcral solamente interrumpido por las risas y las miradas furtivas de esos tripulantes.
La mayoría de los turistas empezó a desaparecer del baño como despedidos por un resorte o como si les hubiesen puesto un cohete en el culo.

De tanto que se enjabonaron las vergas, éstas parecían más grandes, pero en realidad parecían más grandes porque estaban poniéndose duras por las caricias que le hacían los marineros al enjabonarlas.

No aguanté más y como mi ducha había terminado, escondí mi verga en un tolla porque estaba dura casi al máximo y pasé desesperado entre los tripulantes aspirando el aroma que despedían sus cuerpos limpios pero el inocultable olor a macho de mar no lo podiían disimular por más jabón que refregasen en su piel.

Salí sin rumbo, pero al final de las duchas vi una puerta que supuse que sería de algun retrete, inmediatamente entré allí para pajearme porque no podía más, mi verga latía aceleradamente dentro de la toalla que la ocultaba.

En ese supuesto retrete, lo único que vi fue vapor, pero a los pocos minutos mi vista se fue acostumbrando y comencé a divisar a algunas personas que estaban allí disfrutando de ese baño de vapor.

Podía sentir que mi verga estaba totalmente empapada de precum y la paja que pensaba hacerme fue impedida por el pánico del lugar desconocido al que había entrado imaginando que era un retrete.

Yo no me di cuenta pero por lo que sucedió allí, mi pija estaría muy olorosa por el precum porque uno de los tipos se acercó a mi y comenzí a oler la zona que ocultaba la toalla y sin que pudiese evitarlo comenzó a morder la tolla con su contenido hasta que con sus manos logró quitarme la toalla y por lo tanto mi verga indefensa terminó metiéndose totalmente dentro de su boca.

Lo que me hacía el tipo era exquisito, me quedé con la toalla en la mano mirando como esa boca hacía todo el recorrido a lo largo de mi pija mientras que con su mano libre se bajó el slip y comenzó a pajearse alternado lamidas, chupadas y las olidas que le hacía a mi verga cada vez más dura y a punto de expulsar la leche que el tipo me pedía cada vez que su boca quedaba libre.

-Cum!!, Oh, cum, please I need your cum in my mouth!!!!

Quién sabe quién era el tipo?, de donde era y todas esas referencias de su vida que ignoraba y que ni me importaron en ese momento, la chupaba tan deliciosamente que a los pocos minutos exclamé:

-Oh.. yeeah!! All my cum for your mouth!!

Al oirme dejó de chupar casi al mismo tiempo que de mi verga salían los últmimos latidos antes de la eyaculación y me dijo con un tono deseperado como si fuese una cuestión de vida o muerte:

-Oh…yeah!!! Thank you, very much!!!

Mi verga al borde de sus labios comenzó a disparar chorros de “cum” y cuando uno de ellos chocó con sus labios inmediatamenete abrió su boca y se la tragó para no perderse ni una gota de mi leche caliente que fue a dar directamente a su esófago para luego continuar su camino descendente para perderse en las profundidades de su estómago.

Mis ojos no perdieron ningun momento del maravilloso trabajo bucal que me había hecho ese tipo desconocido el cual me había hecho disfrutar enormemente con mi verga enterrada en la garganta para luego descargar en ella ese manjar que mi leche fue para él en ese momento caliente entre el vapor de esa sala, pero provocado por la exhibición de los tripulantes en la duchas.

Una vez que mi verga calmada volvió al reposo pude advertir que la pija de mi furtivo chupador estaba siendo movida cada vez más fuerte por su mano desesperada por lograr su satisfación total.

Una verga normal sobresalía de su minúsculo slip me agaché y comencé a pasármela por la cara, estaba húmeda por el vapor de la sala pero al mismo tiempo su precum la había puesto pegajosa y bastante olorosa por lo que solamente me la pasé por la c! ara al mismo tiempo que apretaba sus bolas le metí un dedo en su ano para hacerlo acabar intensamente.

Inmediatamente que mi dedo se perdió en las profundidades de su ano su pija comenzó a expulsar su “cum”, mojándome la cara como en los tiempos en que buscaba la leche de mi hermano Leo, de mi primo Reynaldo y de otros para curar mi acné juvenil.

Al terminar de secarme la cara con la toalla oí un sonoro aplauso que venía del fondo de esa sala.

Miré y vi a dos chicos de los que estaban en las duchas pajeándose a toda velocidad, habían disfrutado del espectáculo gratuito que sin saberlo les había dado y querían terminarlo ellos también con las bolas vacías.

Una vez que los cuatro no limpiamos el semen con la única toalla que era la que yo había llevado, la dejamos tirada allí dentro y salímos en bolas para las duchas a recoger nuestra ropa, que no era mucha solamente el minúsculo traje de baño que habíamos llevado a la piscina.

Una vez que nos pusimos las mallas los dos muchachos se hicieron humo, en cambio el señor que hablaba inglés me invitó a tomar una copa en el bar que había al lado de la piscina.

Entre copas me agradeció que yo hablase inglés, y me confesó que esos tripulantes lo habían excitado por eso se había escondido en la sala de vapor para calmarse y no hacer un papelón delante de la gente, pero al verme entrar y luego sentir el agradable aroma de mi precum no aguantó más y se puso a devorar mi pija aunque tuviese que pagar las consecuencias.

También me contó que tenía 52 años, era viudo desde hacía cuatro meses y sus hijos lo habían mandado a ese viaje para que se distrajese y quizás encontrase una nueva esposa pero él estaba muy triste por la perdida de la suya y no andaba buscando reemplazante.

Cenamos juntos y luego pasé la noche en su camarote donde me la chupó nuevamente hasta que me pidió que lo bombease un rato.

-Métemela toda dentro, la sacas un rato para que pueda saborear los jugos de mi interior luego me la entierras en el culo hasta que me lo llenes con tu rica y calentita leche.

Más o menos esas fueron sus palabras.

No quería que usase condón porque quería sentir mi leche cuando pegase en su intestino pero como me negué tuvo que aceptar mi condición pero me pidió que una vez que el condón estuviese lleno que se lo metiese al revés así mi leche le quedaría en su recto.

Gemimos como dos locos porque su culo era muy apretadito y al mismo tiempo su esfínt! er me apretaba la verga con unas contracciones fabulosas y una vez que mi leche quedó contenida en el condón, le saqué la pija de su culo e hice lo que me había pedido di vuelta el condón y lo apliqué a la entrada de su ano empujándole con los dedos la leche para dentro de la abertura posterior de su aparato digestivo.

Al despedirnos en el Puerto de Santos donde abandoné el buque me dijo que se llamaba Anthony y que vivía en la isla de St. Thomas, me invitó a visitarlo y me agradeció intensamente todo lo que había disfrutado conmigo en ese crucero.

De los chicos que aplaudieron y se pajearon en esa sala de vapor no puedo decir nada más porque no intimé con ninguno de ellos y ocasionalmente los encontré en algun salón del barco pero siempre aocmpañados por sus amigos, o parientes.

Me quedé unos días en Santos hasta que decidí volver por tierra a Montevideo haciendo escala en Florianópolis un par de días.

Anthony casi abandonó el crucero para seguirme, pero se lo impedí inventando la excusa de que no podía venir conmigo porque iba a casa de unos familiares.

A los pocos días recibí un E-mail suyo en el cual me decía que había terminado el crucero, que estaba de vuelta en su solitaria casa e invitándome para ir a St. Thomas a quedarme con él.

Como despedida en el E-mail me puso: “Besos en tus pies, en el culo que te lo comería entero, en tus huevos y especialmente en esa verga que despide leche como un volcán despide lava.

Soy todo tuyo

Anthony”

OMAR

Como siempre espero comentarios en: omarkiwi@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*