Un lector que firmaba Gee Jay

Al comenzar a relatar hechos de mi vida nunca imaginé la gran repercusión que ello traería, lo cual agradezco inmensamente al casi medio millón de personas que han tenido la constancia de leerlos y agradezco especialmente a aquellos que me han escrito, algunos de ellos han tenido la gentileza de darme una oportunidad de conocerlos y disfrutar con el encuentro…

Hoy quiero relatarles lo que me sucedió con un lector que firmaba sus mails como GeeJay

Fecha: Mon, 15 Sep 2003 18:36:05 -0300 (ART)
De: “Gee Jay”
Asunto: Re: hola
A: “omar sorondo”
HOLA OMAR
Mi nombre es GJ. Tengo 42 años y soy casado.
Hasta hace un tiempo pensaba que era hetero, pero el tiempo me mostró que en realidad era bisexual.
Con esto de Internet, desde hace 2 años comencé a “navegar” por las páginas XXX y más asiduamente revisaba sitios con fotografías de relaciones entre hombres.
Cada vez me excitaban más. Llegó a tanto mi interés que las comencé a guardar en mi PC contando por miles.
Hasta que llegué a grabar un CD con las mismas.
Finalmente encontré lugares donde existían relatos de personas que contaban sus experiencias o fantasías gay.
Como son páginas internacionales, me sorprendió cuando comencé a leer los relatos de Omar u Omarkiwi como te ponías de sobrenombre, pues en tus relatos mencionaba muchos relatos de Uruguay, país donde vivo.
Parecías una persona muy amable, pues muchos te contaban sus experiencias y te pedían que las publicaras, así que decidí comenzar una relación vía mail contigo para que me aconsejaras qué pasos seguir.
El instinto no me falló y resultaste ser una persona excepcional.
Un abrazo
Gee Jay
Fecha: Tue, 16 Sep 2003 18:36:05 -0300 (ART)
De: “Gee Jay”
Asunto: Re: hola
A: “omar sorondo”

HOLA OMAR
Sigo leyendo tus relatos en muchas páginas, me gustó el del cobrador de gastos comunes me gustaría mucho que el relato se hiciera realidad con un encunetro contigo, pero todavía no me animo a pasarte mi teléfono, espero que me entiendas, quizás podamos arreglar por mail…
UN ABRAZO,
Gee Jay
Fri, 30 Apr 2004 15:59:19 -0300 (ART)
De: “Gee Jay”
Asunto: Re: HOLA
A: “omar sorondo”

Hola Omar !!!
Discúlpame la demora en contestar, pero el trabajo es tirano hoy en día.
Aqui volaron varias cabezas, pero por suerte la mia sigue en su lugar.
Por supuesto que no he perdido el interés en conocerte y en aprender todo lo que tú cuentas en tus relatos.
Espero que algún día nos veamos para “tomar un whisky” (solamente como excusa, claro!) me gustaría que fuera un Vat 69.
UN ABRAZO,

Gee Jay

Mail va, mail viene, finalmente me invitó a un bar para que nos conociéramos.

Juntando mucho coraje, por su timidez y condición de casado finalmente decidió hacerme la invitación.

Llegué a un bar en una zona muy concurrida sobre la Av. 18 de Julio, me senté a esperarlo con una carpeta sobre la mesa como habíamos conbinado, al rato llegó un tipo muy nervioso que supuse que sería el misterioso y temeroso Gee Jay, al abrir la puerta para entrar a ese bar casi se desgarró un dedo por lo nervioso que estaba.

Finalmete le abrió la puerta un mozo, al entrar vio como lo estaba esperando el “héroe” de sus fantasías.

Comenzamos a charlar de temas generales, le conté que era profesor y el me contó cosas de su vida y de su actividad hasta que llegó un momento que parecía que nos conocíamos desde hacía tiempo y él ya estaba bastante suelto. Eso le dio pie para que se me acercara y comenzó a tocarme la pierna. Fue como una chispa que me encendió y comencé a responderle con caricias similares.

Nos paramos, y lo invité a ir a un hotel que hay cerca del Palacio Municipal donde podíamos estar a solas para seguir descubriendo nuestros cuerpos.

Al principio con mucho temor de que algúun conocido lo viese entrar en ese lugar rechazaba mi oferta pero en ese rechazo podía notar la desesperada necesidad de estar a solas conmigo o con cualquier otro tipo que lo hiciese descubrir “eso” que tanto le intrigaba.

Logré convencerlo de ir a ese hotel porque su desesperación no podía esperar más, necesitaba en ese momento dar rienda suelta a su deseo y probar lo que tantas veces había imaginado al ver esas fotos por Internet o al leer relatos.

Dentro de la pieza del hotel al cual entramos con mucho temor por parte suya, en un momento comenzamos a desvestirnos el uno al otro, y al estar completamente desnudos, nos juntamos en un abrazo.
Nuestros miembros se encontraron y comenzamos a rozarse completamente el uno con el otro.

En un momento instintivamente GeeJay se arrodilló hasta que se encontró con mi miembro y comenzó a tratar de aplicar las cosas que había leído en los relatos de Internet.

Resultó maravilloso!!!

Se levantó y nos dirigimos hasta la cama donde comenzamos un espectacular 69. GeeJay a pesar de que nunca lo había hecho h! abía asimilado muy bien las enseñanzas que había buscado por Internet y a pesar del nerviosismo y de lo tímido que aparentaba ser, su deseo de probar algo diferente hacía que se desenvolviese muy bien y podía pasar como un experto en esas cosas.

Seguímos tocándonos y comenzamos a dedicarnos a nuestros agujeros respectivos.

GeeJay me confesó que nunca había sentido una lengua en el ano, y cuando se lo hice creyó estar en las nubes.

Suavemente comencó a introducirle mis dedos luego él hizo lo mismo conmigo. Seguímos con los juegos, hasta que me puse un preservativo y lo penetré.

Al principio sintió un poco de dolor pero era tal su deseo de probalo que se fue acostumbrando.

Realizando un cambió le tocó a él el turno de penetrarme. Fue muy bueno. Finalmente me pidió que se la dejase chupar de nuevo y que terminara en su boca, pues no conocía el sabor de otro semen que no fuera el suyo.

Comenzó con su boca, luego siguió haciéndome varias piruetas linguales hasta que me hizo tocar el cielo con las manos, luego de que terminé y al notar que cuanto había acabado le comenté:

-Hacía tiempo que no eyaculaba de esa manera!!!.

El siguió de verga dura sin saber que hacer hasta que le hice una rápida mamada extrayéndole unos cuantos chorros de semen ardiente que se mezclú con el mío en el interior de su boca.

Una vez que su deseo quedó satisfecho se acordó de la hora, consultó su reloj y como enloquecido dijo que era tarde, tennía que irse sin la satisfacción de probar mi verga dentro de sus culo.

Al rato nos despedimos con un polongado beso antes de salir de esa habitación en la cual GeeJay perdió sus temores dando rienda suelta a sus deseos reprimidos de probar todas las formas posibles de sexo con otro hombre.

Salió tan apurado que ni siquiera me dijo que quería verme nuevamente para hacer todo lo que en ese primer encuentro no pudimos realizar por falta de tiempo.

No sé si GeeJay estará con complejo de culpa, pues desde ese encuentro nunca más me mandó un E-mail…

Espero que siga leyendo relatos y si lee este quiero decirle que aun lo espero para enseñarle muchas cosas más, en ese hotel o donde el disponga.

OMAR

Como siempre espero comentarios y fotos en: omarkiwi@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*