Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Sexo entre cuñados

Soy un hombre de 52 años y felizmente casado desde hace más de treinta años, lo cual nunca ha sido óbice para tener bastantes relaciones durante estos años. Prácticamente desde nuestro primer año de matrimonio empezamos a practicar el intercambio de pareja y a decir verdad el resultado fue siempre nefasto, comprendimos que era muy difícil que congenien cuatro personas pues casi siempre una de ellas va arrastrada y con ello el resultado no suele ser satisfactorio, por lo que optamos por tener nuestras relaciones con las terceras personas por separado y esto nos ha ido muy bien.
Casi siempre nos hemos contado todas nuestras experiencias pero la ultima relación que estoy manteniendo no he sido capaz de contársela, pues es con mi cuñada la mujer de su hermano.
Mi cuñada es una mujer alta y bastante deseable a la que conozco desde hace mas de treinta años, pero con la que mantengo un relación sexual desde hace tres, relación que ha ido creciendo en intensidad y fogosidad y que nos tiene a ambos con la libido totalmente encendida durante el tiempo que estamos juntos y deseando vernos cuando estamos separados.
Todo comenzó durante unas vacaciones, ella estuvo coqueteando durante los dos primeros días de las vacaciones y al tercero se insinuó directamente, tan directamente que después de la cena, nos fuimos a bailar y ya bailando se me arrimó de tal manera y comenzó a decir las ganas que tenia de follarme, que hizo crecer mi polla de manera elocuente, tan elocuente fue que tuvimos prolongar el baile todo lo posible para no llegar a la mesa donde estaban nuestras parejas y que a mi se me notase la erección y a ella la excitación. Pero como no había manera de bajar la erección y ella no paraba de provocar, opte por ir al baño con el fin de hacerme una buena paja. Pero no fue necesario pues cuando estaba entrando en el servicio llego mi cuñada y me pidió que saliéramos al jardín del hotel donde recibí una excelente mamada y pude saborear los pezones de unas tetas por mi deseadas durante mucho tiempo. Fue impresionante, tan impresionante que perdimos la noción de donde nos encontrábamos y no fuimos capaces de ocultamos de la gente que paseaba por allí, aunque de lo que si éramos conscientes es que necesitábamos desahogarnos, por lo que ante la calentura que llevábamos nos importo bastante poco que nos viesen ciertas personas, pues al estar de vacaciones y en un hotel donde la mayoría eran extranjeros y la calentura que ambos llevábamos nos hizo crecernos y disfrutar del momento que fue cortísimo pero muy intenso, ahí comenzó nuestra relación.
Al día siguiente hicimos todo lo posible por quedarnos solos y mientras nuestras parejas se marcharon a la playa nosotros nos buscamos una disculpa y dijimos que haríamos otra actividad. La actividad que hicimos fue follar como locos. Nos metimos en su habitación y yo que nunca había tenido la oportunidad de tener a mi cuñada desnuda y sola para mi me resultó sumamente excitante, comencé por sobarla todo el cuerpo por encima del vestido playero que llevaba y que la cubría bastante poco, seguí, por desnudarla y para mi sorpresa debajo del vestido playero tan solo llevaba un tanga precioso que cubría con dificultad la poca cantidad de vello de su pubis, pues estaba prácticamente depilada, algo que a mi me gusta muchísimo pues esto me deja ver y comer tranquilamente todo el coño de las mujeres algo que ella sabía de antemano. En resumen una vez desnudos nos entregamos a todo tipo de juegos, nos comimos en un 69 perfecto, follamos a cuatro patas, en posición horizontal, y en casi todas las posiciones imaginables, después ella se colocó un consolador con arnés, que usa su marido para darle placer y probó a meterlo por mi culo, aquel instrumento, me pareció inmenso y que difícilmente podía entrarme y a ahí me di cuenta que ella era una experta en el uso del citado instrumento y que sin duda no era la primera vez que se lo colocaba y que no era tampoco la primera vez que lo usaba y aunque ella me había dicho que era para su placer, casi con seguridad que era para el placer de la pareja. El caso es que después de prepararme perfectamente mi ano y untar una crema por el consolador me lo introdujo poco a poco lo cual me causó una sensación de placer y dolor que me hizo conseguir una nueva erección y para ella un nuevo polvo en su coño, que todavía rezumaba jugos y semen de mi anterior corrida. Fue increíble, creo que nunca había tenido las sensaciones de esa mañana, eran una mezcla de placer, temor y sabor prohibido que resulto explosivo, fueron tres horas follando que nos supieron a poco, ella no paraba de decirme las ganas que había tenido durante años de follar conmigo, las pajas que se había hecho pensando en mi, y las veces que había follado pensando en que era yo quien la follaba, las ganas de comerse mi polla que sabia que mi mujer y otras ya habían disfrutado. Me dijo, que había decido que de estas vacaciones no pasaba que nos acostásemos y que lo tenia decido desde el año anterior que me vio ligar en la playa con una mujer en resumen que lo decidió y lo consiguió y yo debo decir que estaba muy contento y satisfecho. Después de todo esto nos reunimos con nuestras parejas para comer y más tarde cada uno se fue a su habitación con su pareja, yo realmente cansado de la mañana que había tenido, pero por lo que se escuchaba a través de la pared que separaba las habitaciones ella no había tenido suficiente y se folló a su marido con gran alarde de gritos para que la escuchásemos o al menos yo, lo que hizo que me pusieran muy cachondo y deseará volver a estar con ella, cosa que sucedió al día siguiente.
El día siguiente no teníamos excusa para quedarnos en el hotel por lo que decidimos ir a la playa y cuando estábamos allí y después de un rato de descanso no fuimos a pasear alejándonos de nuestras parejas hasta que llegamos a una zona que no había demasiada gente y en cambio había una parte con unas pequeñas dunas y plantas entre las que podíamos pasar más o menos desapercibidos. Allí nos colamos y volvimos a echar un polvo de antología, eso si cuando estábamos en plena faena nos vimos sorprendidos por dos mirones que nos cortaron en un principio, pero cuando nos dimos cuenta que lo único que querían era disfrutar a nuestra costa y hacerse una paja le dejamos que mirasen y que siguieran a lo suyo. Además a nosotros esta situación nos hizo ponernos mas cachondos y prolongar nuestros besos, caricias y una maravillosa mamada que volvió hacerme mi cuñada, debo decir que es una experta en este arte y que consigue llevarte a unas situaciones de placer maravilloso produciéndote unos maravillosos orgasmos, también debo decir que ella es sumamente agradecida y que en el momento que comienzas a comerle el coño ella comienza a tener orgasmos completísimos que te llenan toda la cara de sus jugos, se le producen unas convulsiones que no tiene nunca cuando folla, pues ella misma me ha reconocido con posterioridad que para alcanzar el clímax con una polla, esta debe tener entre 20 ó 25 centímetros algo que yo no poseo y su marido tampoco por lo que usa el consolador constantemente para llegar a esa situación, el caso es que una hora mas tarde llegamos donde estaban nuestras parejas satisfechos del “paseo”.
Los días de estas vacaciones pasaron rápidamente pero raro fue el día que no tuvimos nuestra ración de sexo y desde aquel momento hemos tenido muchos más, y hasta el momento con total satisfacción por ambas partes, seguimos siendo bastante discretos y lo que no cubre la discreción lo cubre nuestra relación familiar, que nos tapa mucha de nuestras salidas, pero eso ya lo dejo para otro relato.
Si deseais poneros en contacto escribirme a: mado1949@mixmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*