Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Ardiente desde pequeña

Realmente siento que desde pequeña estuve llamada por el sexo, por sus deseos, y fui, digamos “instruida” en esos menesteres, por diversas cosas o personas que intervinieron en mi vida; mi cuerpo era flacucho de adolescente, pero al cumplir los 15 empezó a cambiar; mis piernas se volvieron torneadas y firmes pues hacia mucho ejercicio; mis senos se desarrollaron y mi cadera tenia el mismo diámetro de mi cabeza; mi pelo desde entonces me lo dejé medio largo, negro, sedoso, y siempre me han dicho que tengo unos ojos claros muy coquetos, seductores. Y una boca que incita al pecado; mis nalgas se me hicieron desde temprana edad una verdadera tentación torneada al igual que mis piernas…como si me las operara, y eran un atractivo para los hombres cuando me ponía ya minifalditas o pantalones superuntados con ombligeras ; yo no entendía muy bien el porque a mis 14, pero me gustaba atraerlos, que me dijeran cosas, mi humedad comenzaba a desarrollarse. Veamos ahora algunos recuerdos de este no tan lejano pasado.

Por cuestiones de distancia de casa, vivía yo estudiando la prepa con mi hermana, y su marido, el era agente de viajes, y llevaba una vida bohemia y liberal; al atender grupos de turistas americanos, varias veces fue “víctima” de que la gringuitas probaran al latin lover, o a juegos de intercambio.

Mi recamara se ubicaba al lado de la de ellos, así es que desde temprana edad, escuchaba yo los gemidos de ambos, mas de él que era bastante escandaloso, y ella no se quedaba atrás; luego dejaba revistas y películas por ahí, así es que pronto empece a aprender y escuchar lo que era la plenitud del sexo, aumentado de lo que platicaban mis amigas mayores, comencé a darme cuenta de lo que pasaba ahí, y sentí los primeros cosquilleos en mi sexo., y aprendí las delicias de la masturbación, parándome fuera de la recamara de ellos, y pasando mis manos sobre mi sexo húmedo mientras mi hermana era cojida por mi cuñado…cuantas noches deseando entrar a que me tomara a mi también, cuantas noches sintiendo los orgasmos en el corredor, mientras mis piernas de doblaban de placer…Un día él llego un tanto tomado, estabamos solos, el se aproximo y me sento cariñoso en sus rodillas, yo vestía el uniforme de deportes de la escuela, y tenia solo un short; sin mas el maduro varón comenzó a acariciarme primero, luego a manosearme, yo estaba entre sorprendida, curiosa y quizá excitada; pero me deje llevar, por aquello..

-Oye chiquita, me dijo. “Eres linda, y ya una mujer”, mientras pasaba levemente sus manos por mis senos;

Usted cree, le dije; el se rió; “y te dije linda que no me hables de usted, somos de la familia y tengo el deber de instruirte”; “de instruirme”, dije, “en que Toño” ; y solo dijo “en esto” y me beso un tanto forzado, mientras sus manos volaban entre mis muslos, subiendo y subiendo cada vez mas a la confluencia de ellos; comencé a dejarme llevar, mis muslos se abrieron, me dejaba besar el cuello y sobar mis senos, pero en eso reaccioné… era el esposo de mi hermana¡¡¡”nooo” le dije, zafándome de sus brazos, e incorporándome, pero su mirada estaba ya con un deseo, esa mirada me desnudaba al mirarme de cabeza a pies, …”pero que tiene de malo, si tu hermana no tendrá inconveniente”Cuando llego mi hermana de trabajar, solo vi que los dos se secretaban, mi hermana puso un cara de cierta sorpresa, para mis adentros me dije “hasta aquí llegaste Eli”, a mudarse a casa… así es que esa noche salí con mi novio, y bueno, lo de mediodía me había dejado caliente, así es que a mis 15 años bastante bien desarrollados, lo calenté y sin mas me hinque frente a èl y le baje el cierre, para empezar a mamarle el enorme pene, pero el muy pendejo se vino luego luego, chorreándome la cara, haciéndome sentir un tanto de placer, pero frustración también, pues mi virgencito no quizo seguir o no pudo… así es que regrese pero, frustrada, y con aquellas cosa pegosteosa en cara y pelo…

Esa noche me acosté en cama, pero vaya susto que me lleve cuando un hora después, sentí que alguien entro en la recamara, era mi hermana,… estaba sonriente, amable y casi desnuda, con un baby doll, que no dejaba nada a la imaginación…”hermanita, me contó mi marido lo que paso, y no tienes porque asustarte, el sexo es algo natural, mira quiero que veas que no es malo” a ese tiempo entro su marido, desnudo, luciendo tremenda erección.Tony tomó su pene, mi cuñado dirigió sus manos hacia la cabeza de mi hermana y la tomaba de tal manera que le permitía dirigir el movimiento de su verga, hacia dentro y afuera de su boca.

Caray, que caras ponían ambos, mi cuñado estaba disfrutando grandemente de la experiencia. Sentía como el calor de la boca de mi hermana obraba dándole intenso placer en su verga y a través de ella a todo su cuerpo. Mi cuñado metía y sacaba su verga de la boca de Carmen extasiado. Pronto sintió que sus huevos se apretaban. La leche empezó a subirle por la verga y súbitamente empezó a salir por borbotones dentro de la boca de mi hermana, su mujer, quien en un momento, tomo esa verga chorreante y la muy ladina la dirigió hacia mi, alcanzádome un par de descargas en mi cuerpo, inclusive en mi cara, (pues no me percate que con aquella escena me les acerque demasiado). Luego, cuando la leche dejó de salir, muy cariñosamente lamió hasta el último vestigio de la leche que su marido tenía en su verga. Ordeñó esa verga completamente y la dejó limpia totalmente.

Mi hermana puso entonces su mano entre mis muslos, no pude evitarlo por la sorpresa de ese acto…”mmm, estas bien mojada hermanita” realmente en ese momento decidió que era el momento para hincarme, los dos cuerpos que tenia ahí eran familiares, si, pero eran carne al fin, como yo, deseosa, caliente

Mi hermana se puso en la cama y sin mayores tramites comenzó a besarme en la boca., no salía yo de exitación y sorpresa, noté sus pezones, que también estaban duros, clavarse en mi cuerpo. Mientras nos besábamos le tocaba el pelo. Ella se apoderó de una de mis tetas y comenzó a manipularme el pezón. Nuestras lenguas se juntaron. La suya entraba y salía en mi boca y yo intentaba imitarla, pero al fin novata ella me superaba… Su lengua llegó a mi pezón izquierdo, pasó por todos lados su lengua, vinieron sus labios. Me lo succionó y mordisqueó después suavemente. Yo sentía en mi vagina unos espasmos de placer cada vez que sentía esos labios delicados de mi propia hermana. Después pasó al pezón derecho, como me hizo arquear el cuerpo, olvidándome de todo, sintiendo que en ese momento era yo todo sexo, toda hembra a mis casi 16…. El calor que sentía dentro de mi cuerpo era un volcán. en eso había otra boca en mi sexo, era mi cuñado, vaya trabajo de mamar que me hizo, era delicioso sentir toda aquella gama de sensaciones de placer al mismo tiempo, aquellos dos cuerpos dedicándose a hacerme gozar y sentir…y aunque no hubo penetración de su verga, tuve uno tras otro una serie de fantásticos orgasmos…quede exhausta… quien lo iba a pensar, mi hermana y mi cuñado mis maestros del sexo…y…me gradué con honores¡¡¡¡

Elvi elviuli@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*