Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La calentura, el lavadero y el nooo de una chica

A veces me pregunto ¿Por qué me suceden las cosas que me pasan en mi vida sexual?

Observo el paso del tiempo y veo con asombro el cambio en la vida sexual en las chicas. Una chica a los 10/12 años siente y coge como una de 20 y nadie la sedujo, la conquistó y menos la violó. Leí por allí que el promedio de la iniciación sexual es a los 14 años. Lo que más me preocupa es que no la lastimen, la enfermen o hagan hijos no deseados, la mayor parte por ignorancia.  Me he encontrado con cada caso que han puesto a prueba mi conciencia, pero… No soy de fierro! A veces me agarro cada calentura que me llevan a situaciones límites. Perdonen, me fui por las ramas, pero no lo pude evitar.

Así me pasó un día en el departamento donde vivo en planta baja. Vino a trabajar una muchacha, 16 años, en un departamento del primer piso. Nada especial, trigueña, buena cola, tetas, pero muy sensual. Me provocó una calentura, cuando la vi por primera vez, tremenda. Intente verla, hablarle, pero nada. Averigüé que a la tarde iba a lavar ropa al lavadero de la terraza en el 9º piso. Un día me decidí, la vigilé y cuando vi que iba al lavadero, me fui para allá.

Al llegar al piso del lavadero la vi a ella de espaldas, en una pileta. Lleno de calentura y con una erección tremenda me le acerqué, le apoyé el bulto en la raya de la cola y la tomé por la cintura. No opuso resistencia, solo dijo: nooooooooo. Le desabroché el batón y a la rastra me la llevé al fondo donde no nos verían, aunque no había gente en el edificio y había una mesa y otras cosas.

La puse boca abajo en la mesa, las piernas colgando y la tomé de los pelos con una mano, mientras con la otra me bajaba los pantalones, el boxcer. Ella decía muy bajo: noooooo. Le bajé la bombacha y me le fui encima, le abrí la conchita con mis dedos y le empecé a meter la pija. Con los dedos supe que no era virgen, así que se la metí de a poco. Allí cambió: ayyyyyyyyyyyyyy        nooooooooooo    ayyyyyyyyy

Le deje el pelo, le levanté bien el batón y le agarré las tetas con fuerza mientras la bombeaba con fuerza. Estaba mojadita, no mucho y eso facilitaba la cogida. Tenía puesto un forro, por las dudas. Ella solo gritaba ayyyyyyyyy  noooo  nooooo  ay.

En un momento se puso dura, se contrajo y acabó como una loca. Le salió jugo por la concha. Me contuve hasta que terminó. Le saqué la pija y la volví a agarrar por los pelos con una mano. Me saqué el forro, le metí dedos en el culito para lubricarlo y me dispuse a cogerla.

Ella se movía, diciendo: Noooooooo    Por allí noooooo  Inútil. Le acerqué la cabeza al agujerito y acostado sobre ella le enseñe como abrirse. Cuando lo hiso, luego de dos o tres palmada fuertes, le metí la cabeza Alli gritó ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyy      nooooooooooo dejameeeeeeeee

Nada se la seguí metiendo en medio de los gritos, cada vez mas apagados como si se fuera entregando a la cogida, el placer. Cuando la tuve toda adentro hasta los huevos, le solté los pelos, le agarré las tetas y le metí dedos en la concha. La bombié con fuerza y también la masturbe, en medio de sus jugos, hasta que acabó con fuerza. Se retorcía con fuerza, mientras gritaba ayyyyyyyyyyyyyyyyyyy    mooooooo

La garré con fuerza, la bombié rápido hasta que acabé, llenándole el culito de leche. Luego de un momento me separe y le dije quiero que mañana vengas a mi departamento quiero verte desnuda y cogerte en una cama. Ahora límpiate en tu casa y calladita. Ella muda, asintió con la cabeza

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*