Chantaje familiar (Prima Wanda)

“Un chantaje con elementos firmes domina a cualquier persona.” Yo lo comprobé.

Esto me paso hace unos años, cuando era un menor.

Vivía con mis padres en una casa muy amplia, con tres habitaciones, living,cocina comedor, extenso patio y quincho.
En la época de las fiestas, previo a navidad, llegaron mis primos y mi tía delsur. Mi prima tenía mi edad (17) y mi primo 19 años, mi tía tenía 37 peroestaba muy bien conservada, cualquier persona que la cruzara en la calle, máslos hombres que miran hipnotizados sus redondas nalgas, dirían que tiene unos26 años.
Llegaron mis parientes y todo fue muchos abrazos y besos, en mi caso algo decasi desconocidos con mis primos, ya que la última vez que nos vimos, fue pordebajo de los 5 años, yo ni siquiera lo recordaba.

Llegamos a mi casa y cada uno tomo su lugar en la casa y comenzaron a descargarlos bolsos, mi primo y yo en una habitación con dos camas, mi prima y mi tía enla habitación que tenía la cama marinera (Una cama individual que tiene otracama debajo) y mis padres en la cama matrimonial en su habitación.

La charla entre mis padres y mi tía era muy animada, recordando anécdotas ycontando algún que otro chisme. (Así que el de la secundaria, ese de rulitos,terminó con Sabrina, la rubia que nunca le daba bola… El que persevera triunfaal final… (Risas). Y todas esas boludeces que no me interesaban)

Mi primo era morocho, de tez quemada y bastante grandote, me contaba queterminó el secundario y ahora estaba haciendo algo de ingeniería, pero que nole convencía mucho, mientras que mi prima era morocha, pero de piel más blanca,con pechos proporcionales levantaditos, igual que la cola, que claramente laheredó de mi tía, aunque su actitud media agrandada y asquerosa no me gustaba,no hacía más que estar con el celular en el sillón desde que había llegado, sereía y se mordía el labio inferior sin sacar los ojos de la pantalla,seguramente tendría un novio en el sur, ya que disimuladamente apretó uno desus pechos, al ver que yo la había visto se levantó del sillón y se fue albaño, claramente el fulano la había excitado por mensajes.

Con mi primo Luciano nos habíamos puesto a jugar al pes en la ps2 mientrasseguían las risotadas de los mayores que se encontraban en la cocina. Estabaalgo desconcertado, seguía pensando en mi prima, y que no salía del bañodespués de un largo rato, en como se mordía los labios, en como se apretó lospechos, en lo que estaría haciendo ahí adentro… Tuve una erección recorriendoel camino de esos pensamientos, pero la disimulé ya que al lado estaba miprimo. El resultado fue un humillante 7 a 2 que el festejaba burlonamente, peroa mi no me importaba eso, tenía la cabeza en otro lado.

Pasaron dos días desde la llegada de mis familiares a mi casa, con Lucianoteníamos bastante buen trato, con mi tía, que era a la única que recordabadespués de tanto tiempo, teníamos una afectuosa relación, pero con mi primaWanda era difícil entablar conversación sin que hiciera gestos sobradores y quedemostrara desinterés de manera muy arrogante, sin descartar que tenía elcelular encarnado en las manos, ya que no hacia nada más que tocar la pantalla.

-Ah, esta embobada con el novio que tiene allá- Me contestó Luciano cuando lepregunté por el comportamiento de ella.

Al otro día mis padres salieron con mi tía a un supuesto bar que iban en susépocas juveniles. Luciano y yo íbamos a salir a ver que pintaba la noche einvitamos a Wanda, que rechazó inmediatamente nuestra invitación por unadescompostura que tenía “desde ayer” y se encerró en la habitación.
Los mayores de la casa se habían ido y luego nosotros estábamos saliendo atomar el bondi para que nos llevara al centro. Un par de amigos nos estabanesperando.
Al llegar a la parada (Que esta a unas 7 cuadras de mi casa) justo llegaba elinterno y mi primo estaba por subir, cuando tantee mis bolsillos y no tenía mibilletera, donde estaba la sube (Tarjeta del transporte) y todo mi dinero.

-Me olvide la billetera la puta madre.- Le informé a Luciano. –Vos anda, en laparada van a estar un par de amigos míos, deciles que sos mi primo y que yavoy, porque si no se van a ir, nos vemos.

Llegué a mi casa, abrí la puerta y fui directo a mi habitación, la billeteraestaba en el jean que me había sacado y dejado arriba de la cama. Cuando estabapor cruzar el pasillo oí débiles sonidos desde la habitación en donde estaba miprima. La puerta estaba entreabierta y yo la abrí , sigilosamente, un poco más,y me quedé con la boca abierta con lo que vi. Ella estaba acostada en la camaboca arriba, con el celular en su mano, su musculosa levantada hasta el cuelloy sus pechos al aire, que apretaba con su mano libre, y con esa misma manotocaba su vagina cubierta por una delgada tanguita rosa.
El corazón me iba a mil, estaba muy buena, pechos del tamaño justo, un bronceadoespectacular, pezones perfectos, abdomen plano y trabajado, y las caritas deperra que ponía cuando se tocaba me enloquecían. Decidí sacar mi teléfono yfilmarla, se veía muy bien ya que la luz estaba prendida.
-¿Ahora que mas hago mi amor?- Le dijo al teléfono. Evidentemente estaba envideollamada con su novio, ojalá alguna de las novias que tuve me hubiera hechoun show así.
No alcancé a escuchar lo que dijo, pero ella respondió con que le daba cosa yvergüenza mientras apretaba sus pechos desnudos. Despues de un momento se veque la convenció, porque levantó sus piernas y se quitó su tanga muylentamente, luego separó sus piernas y dejó en vista una conchita preciosa,algo rosadita, con algo de pelo en la parte superior, tal y como a mi me gustan.Enfocó su entrepierna con el teléfono y le preguntó a su novio si le gustaba loque veía. A esa altura yo ya me había desprendido el pantalón y me estabaacariciando la verga con la mano libre, que se estaba poniendo muy dura.
Hubo un intercambio de palabras entre ellos que no escuché, ella sonrió y semordió el labio y tímidamente comenzó a acariciarse la vagina, acto seguidocomenzó a frotar su clítoris con dos de sus dedos y el placer de apoderó deella, levantó su cadera de la cama acompañando un fuerte gemido y aumentó elritmo de sus movimientos, gemía como una nenita y eso me puso al palo y no pudecontenerme más. Wanda frotó su clítoris aun mas rápido y un pequeño chorro deflujo salió expulsado de su vagina, sus piernas temblaron y ella no paraba degemir.
Me aseguré de que había capturado todo y guardé el video.
-Para estas cosas no estas descompuesta eh prima.- Le dije en tono burlón mientras abría la puerta y entraba en la habitación.
No puedo explicar su reacción, fue como si hubiera visto un fantasma,empalideció y no le salían las palabras de la boca, no pasaron 2 segundos quelanzo un grito de desesperación y se tapó con las sábanas.
-¿Q-qué mierda estas haciendo acá?- Gritó nerviosa.
-Calmate, todas las mujeres hacen lo que vos haces, o la mayoría.
-Sos una mierda, un degenerado, no podes estar espiándome, les voy a decir atus padres que me acosaste, y te va a ir feo.
Yo me reí y ella se empalideció aún más.
-Hace lo que quieras, pero yo le voy decir a tu madre y a tu hermano la razónpor la cual Wandita no salió, porque prefería quedarse en casa pajeandose paralos machos que tiene.
-Deciles, no te van a creer nada, porque soy la nena inocente de la familia.-Dijo sonriendo nerviosamente.
-¿Estas segura?- Le dije mostrándole el inicio del video en mi celular.
Ella se llevó las manos a la boca, reprimiendo un llanto, no de tristeza, sinode rabia e impotencia.
-No me hagas esto, somos primos, y muy buenos primos.
Yo ladee la cabeza de lado a lado.
-Me trataste mal desde que llegaste, te hiciste la no se que, ahora estas a mimerced.- Le dije acercándome a ella. –Me dejaste muy caliente con la pajota quete echaste zorrita.
-Por favor borra ese video, hago lo que vos quieras, pero por favor hacelo.
Me hice el reflexivo un instante.
-Hacete otra.
-¿Otra que?
-Otra paja pelotuda, adelante mío.
Se puso roja de furiosa e infló sus pulmones, pero largó el aire y se acostó enla cama nuevamente y comenzó a frotarse por debajo de las sábanas.
-¿Me tomas el pelo? Destápate, sácate toda la ropa, abrí bien las piernas ypajeate como lo hacías para tu macho.
-Por favor…
-Hacelo, si no querés que muestre esto a toda la familia.- Le dije de manerasobradora. – Ay Wandy querida, si hubieras sido mejor persona conmigo noestaríamos en esta situación, pero es algo que no puedo dejar escapar.
Lentamente Wanda se destapo, se quitó su musculosa y su tanga y comenzó amasturbarse tímidamente.
-Veo que esto no funciona.- Dije al cabo de un momento – Veni acá.
Ella vino tímidamente de rodillas a mi, que me encontraba al borde de la cama.Yo desaté mi cinto, bajé la cremallera, desprendí el botón de mi jean y lo bajéjunto con mi bóxer, mi verga parada dio un salto y casi le da en la cara a miprima, que se echó para atrás.
-Ay dios… no sabía… no pensé nunca que vos… ibas a tener una pija así. – Dijoella con los ojos bien abiertos.- Es más grande que la de mi novio, dios mío,mucho más.
-¿Y que es lo que vas a hacer?
-Chupársela a mi primo hermoso, obvio.- Dijo sonriendo perversamente.
-Es justo lo que te iba a pedir prima, ahora dale.- Dije metiéndosela de unsaque en la boca.
Ella se ahogó ligeramente, pero no se quejó y comenzó a frotarla con sus manosy llevarla a su boca, lamiendo el tronco, introduciéndosela hasta la mitad,saboreando la cabeza y pajeandola. La tomé de los pelos y comencé a cogerle su boquita. Ella opuso la mínima resistencia de sostenerme las piernas para frenarlas violentas embestidas de mi verga contra su garganta. Al cabo de unos minutos se la saqué de golpe de la boca y un grueso hilo de saliva cayó al suelo, la pintura de sus ojos estaba corrida por las lágrimas.

-Ahora tu primo te va a coger porque tiene la verga que le explota.
-Ay si métemela toda papito.- Me dijo poniéndose en cuatro y levantando bien el culo hacia arriba y agachando la espalda. La pendeja tenía algo de experiencia.

Le froté la pija por la conchita lentamente y ella suspiraba de placer, me eché un poco mas hacia adelante y le apreté las tetas, tenía los pezones durísimos.
Después de frotársela un buen rato me pedía a gritos que se la metiera y eso hice, se la mande lentamente y ella disfrutó cada cm que se iba abriendo caminomi verga por su interior. Gimió como toda una teen porno cuando aceleré elritmo y la bombeaba cada vez más fuerte.
-Ay si, ay si primito que bien me coges por dios… me encanta tu verga.
Esas palabras me calentaban cada vez más y llegué a darle un par de nalgueadas que a ella la pusieron como una bestia.
-Deja el videíto si querés, porque yo quiero seguir cogiendo con vos, que mecojas y me rompas toda, AY DIOSS.
Ese ultimo fue uno de los gritos de las 3 o 4 acabadas que tuvo en la noche.
Despues de un intenso bombeo a toda maquina de 5 minutos y pico le dije que mevenía, y como tan buena prima que se volvió de un momento a otro se arrodillófrente a mi y abrió esa boquita deliciosa que se dejó llenar de leche, meencantó como se la escupió en el pecho y se untó las tetas con mi semen.
-Me encantó que mi primito me chantajee.- Dijo riéndose aún de rodillas.

¿FIN…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*