El sobrino de mi mujer

Yo siempre he sido un tipo jodedor, desde muy joven tenia varias novias a la vez, y el sexo era algo primordial en mi vida. A los 25 de edad ya estaba casado pues mi novia se embarazo, y bueno, es mi actual esposa desde hace 20 anos. No voy a negar que he tenido mis aventurillas extramatrimonial, pues el sexo rd algo primordial en mi. En cuanto a las aventuras con alguien de mi mismo sexo, nunca me llamo la atencion, aunque no niego que en mis anos jovenes, en mas de una oportunidad un vecinito me pajeo, pero verdaderamente no sentia atraccion por ello.

Como comenzo todo esto? Yo mismo lo pienso ahora y no lo se, pero debo admitir que disfrute y disfruto (porque ya no puedo parar) de una sabrosa relacion con el sobrino de mi mujer).

Yo trabajo en una fabrica, en el turno de 9:00 p.m. a 5:00 a.m., por lo que vengo llegando a casa cerca de las 7 de lamanana, y debido a ello mis relaciones de sexo con mi mujer se limitan al fin de semana, y son muy pocas las veces en que entre semana tengo oportunidad de hacer algo, cosa que se limita a un plazo pequeno ya que a las 7:00 a.m. ella tiene que estar lista y tener a los muchachos (mis hijos) preparados para llevarlos a la escuela antes de ella ir para su trabajo. Asi que yo generalmente llego, me bano, desayuno, leo el periodico y duermo por el dia hasta las 6 de latarde, me ducho, como la cena que ya mi mujer preparo a esa hora y salgo para el trabajo nuevamente. Esa es mi rutina diaria, que he querido contarles para que vean como sucedio todo.

Creo que si sacaron cuenta al principio, veran que tengo 45 de edad, soy un hombre bastante joven, con una intensidad sexual algo reprimida por la situacion de mi trabajo, por lo que muy seguido, cuasndo estoy solo en casa veo alguna pelicula por cable (XXX) y me pajeo como en mis anos jovenes.

Todo comenzo cuando la hermana mayor de mi mujer nos llamo telefonicamente y nos pidio que si podiamos darle albergue a su hijo mayor (20 de edad) y le podiamos resolver trabajo. Ni modo, habia que ayudar en lo que pudieramos.

Yo pude resolverle trabajo en la fabrica donde laboro, y en el mismo turno, por lo que el transporte tambien lo tenias resuelto.

Fue a la semana de el estar en casa cuando todo sucedio. Ya se habian marchado mi mujer y los muchachos, y yo, despues de ducharme, me puse un short que usaba para dormir, fui a la cocina a comer algo y alli me encontre con “el sobrino” que se disponia a tomarse un cafe. Verdaderamente yo me fije en el, que estaba de espaldas, y aprecie que el short que tenia puesto dejaba ver unas muy bien marcadas y abultadas nalgas, y sin poder evitarlo senti un cosquilleo en mi interior. El me brindo cafe que estaba haciendo, el cual yo acepte, me sente a la mesa, pues senti que mi pinga medio que queria levantarse, el, se sento a mi lado en la mesa y senti que su pierna chocaba con la mia, y yo ni el hicimos nada por separarlas, se sentia delicioso dado que yo soy muy velludo y el, todo lo contrario, asi que su piel lisa, pegada a mi vellocidad logro un efecto tremendo en mi.

Luego mi mente se fue acelerando y me fije en sus tetillas que eran abultasdas y dado que era algo rellenito, pareciasn (o mi calentura me lo hizo ver) dos senos tiernecitos, ya mi pinga estaba a todo lo que daba y mi mente mas aun, y sentia como crecia en mi la necesidad de desahogarme.

El sobrino me hablaba, y yo me percate que el me detallaba mientras lo hacia, por lo que pegue mas mi pierna a el, para ver que pasaba, y senti que el correspondia asi que ya estaba todo a mi disposicion. No espere para luego y comence diciendole:

-Sobrino, tienes unas tetas que invitan para ser chupadas.

El me miro con una mirada donde me decia mucho, por lo que yo, sin esperar repuesta me acerque a el y abri mi boca y comence a saborear aquel delicioso manjar. Sus suspiros y ayes de placer se dejaron sentir, y su mano se deslizo entre la pata de mi short y busco la cabeza de mi pinga que ya en ese momento estaba toda babosa. El temblaba de placer y lo atraje hacia mi, y fue la primera vez que bese a alguien de mi mismo sexo. El correspondio, y pasamos a un desesperado beso de pasion. Ambos nos pusimos en pie, sin dejar de besarnos, y yo sentia como con una suavidad extrema me acariciaba todo mi cuerpo, creando en mi un morbo tremendo.

Nos dirijimos al dormitorio, sin decirnos nada, no hacia falta, ambos sabiamos que estabamos disfrutando y haciendo lo que deseabamos. Yo me acoste en la cama, y no recuerdo haber sido acariciado de una forma tan exquisita y lujuriosa como esta vez. No quedo una parte de mi cuerpo que el no saboreara y senti que mi aguante se aflojaba y con voz entre cortada le dije:

-Noo pueeeedoooooo maaaaas, me veeeeeengooooo!!!!!!!!!!!!

De mi pinga comenzo a salir chorros interminables de leche en todas direcciones, y el inclinandose se metio en su boca mi pinga y pudo saborear los ultimos chorros de mi gran venida. Siguio mamando, y era una caricia insoportable por la sensibilidad, pero a los pocos minutos ya mi pinga estaba dispuesta nuevamente para la lucha. El dejo de mamarmela y con voz apasionada me dijo:

– Tio, yo siempre he deseado que me singuen, pero siempre dije que mi culo seria para el hombre que me gustara, y tu eres ese hombre, quiero ser tuyo quiero sentirte dentro de mi.

El, se viro bocabajo y me mostro aquellas deliciosas nalgas, y yo senti que mi pinga se endurecia ante aquel espectaculo, pero quise saborear lo que me brindaban y comence con mi lengua acariciar su cuello, logrando que de su boca salieran exclamaciones de placer. Baje por su espalda lentamente y el temblaba, y chocaba su cuerpo lampino contra mi abundante vellocidad. Baje hasta sus nalgas las cuales mordisquee con anhelo loco y lujurioso, mi pinga derramaba enormes cantidad de liquido preseminal, era asombroso, tal parecia que no me habia acabado de venir. Me apodere de su culo y lo mame y el se contorcionaba y gemia y yo me enloquecia.

-Voy a buscar crema (le dije) te dolera un poquito pero despues ambos gozaremos

-Haz de mi lo que quieras tio

Yo me separe y busque en mi mesita un tubo de gelatina que tenia para mis relaciones sexuales con mi mujer.

Abri sus nalgas y puse suficiente, introduciendole dentro con mi dedo, y el se retorcia de placer. Me unte en mis 7 pulgadas de pinga y procedi a tomar posecion de aquel delicioso culo. Fui introduciendolo poco a poco y el sentir sus gemidos de dolor me hacian que mi placer aumentara, me incline y pase mi lengua por su espalda, el se retorcio de placer y con sus mismos movimientos introducia mas lo que faltaba de mi pinga. Senti sus nalgas chocar contra mi velluda pelvis, demostrandome que ya toda estaba dentro, asi que me recoste sobre su espalda, meti mis brazos debajo de el y alcance sus tetillas mientras le decia frases caliente al oido y de ve en vez mi lengua se introducia en su oido produciendo para el un placer extraordinario.

Fue el y no yo quien comenzo a moverse, pero casi al momento y casi gritando me dijo:

-Haaaaaay tiiiiiio nnnnnnno pueeedo maaaaaas meeeee vooy a veeeeeenir (su cuerpo se contorcionaba y me daba unos
fuertes embates y esto logro que yo, sin poder evitarlo me viniera nuevamente.

Hacia mucho tiempo que yo no tenia un sexo tan delicioso.

Ahora tengo con quien singar entre semana, y los fines de semana, si mi mujer desea lo hacemos, sino, no me intereza pues el sobrino es un estupendo amante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*