Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi amigo Mauro

Hola me llamo Carla y quiero contarles una experiencia muy agradable que tuve con mi amigo Mauro:
Estabamos juntos como muchos otros días de nuestras vidas, yo con mis 25 años y el con sus 28 y todas sus hormonas alborotadas, tiene pelo negro corto, y piel trigueña, cuerpo muy lindo trabajado en el gimnasio pero sin tomar nada raro, con una altura de 1,85 metros. Yo soy de pelo castaño, mido 1,60, y tambien buen cuerpo ya que voy al gimnasio.
Estabamos trabajando, y el se puso muy cariñoso, tanto que empezó a darme besos en el cuello mientras arreglabamos la vidriera del local, yo también tenía mis ganas hasta el techo desde hacía demaciado tiempo con él, para ser sincera desde el primer día que lo ví, me enloquecen los hombres así, morochitos y buen cuerpo, en ese momento cumplía mi sueño dorado.
Entonces me dejé sacar la ropa lentamente para aumentar la exitación, a pesar del peligro latente a que nos descubrieran a travez del vidrio. Nos moviamos como dos gatos acariciandonos todo el cuerpo y besandonos. Todos tipos de besos: suaves, rozando solamente los labios, bien lujuriosos, apretando nuestros cuerpos, en fin, hasta besos franceses (o sea, con lengua incluida).
Ya él estaba bien durito cuando le lancé una mirada a su esplendido y apetitoso pene. Entonces agarro y me arrodillo delante suyo para que pudiera ver como se lo mamaba. Según él lo hacía muy bien. Eso lo exitó tanto que me dijo:
“Tranquila bb, tenés toda la noche, me vas a hacer acabar”.
A lo cual respondí con una sonrisa maliciosa y me subí para cabalgarlo.
“Ay mauro que hermosa picha tenés papito”
“Es toda tuya morocha mía”
Asi me llamó siempre: morocha mía, y eso me calentaba sobremanera. Seguimos cojiendo un buen rato en esa posición hasta que me vine:
“Como me cojes mi varón, así dale”
“Tomá, deborala, comela, cojela, dale”
Me moví como si mi vida dependiera de un orgazmo.
“Movete, damela, dale”
Y me entregué por completo al placer.
“AAAAA, OOOOOOO, UUUUU”
“Acá la tenés, ¿sabés cuanto esperé para esto?, desde el primer día que te
ví”
“Ayyyy cielito yo también”
Y en ese momento sentí un orgazmo maravilloso casi inacabable. Yo me sentía en la gloria, era algo hermoso, el placer mezclado con el peligro de lo prohibido y el miedo a ser vistos por la gente que pasaba por la calle.
“Ahora te toca acabar a vos mi rey”
Me paro, lo agarro de la mano y lo llevo hasta el vidrio, lo apoyo para que sienta el frio invernal con todo su cuerpo.
“Pará, ¿que hacés?, uy eso me puso más duro”
“Shhh, no pensés, sentí”
Hago que me levante los brazos, entrelazo una pierna a su cintura, y de la exitación la mete de una sola vez en mi vagina ya abierta y lubricada naturalmente, arrancandome un fuerte gemido de placer.
“MMMMMMMMM, si asiiiii”
Y me empezó a coger con todas sus ganas y un ritmo espectacular.
“UUUU, que concha linda tenés bb, estas para darte toda la noche”
De un solo movimiento ahora quedé yo contra el vidrio pero con las dos piernas agarradas a su cintura. El se sostenía de un fierro que habia en el techo que iba de lado a lado en la vidriera asi que tenía total libertad en sus movimientos de cadera.
“¿Querés leche mamita?, rica y calentita”
“Si, si, dale, damela”
Estabamos tan calientes que hasta se nos entrecortaba la respiración.
“OOOO, AAAA, que lindas tetas”
“No pares, seguí, AAAAA”
“Dale belleza, acabá así lo hacemos juntos, ya viene mi lechita para vos”
“Más, más… uuuuuuu”
“AYYYYY QUE ACABOOOOO”
Empecé a notar como entraba todo su semen en mi, era caliente y placentero, al abrazarme y besarme tan fuerte, y sentir sus convulciones de placer acabé yo también nuevamente.
Caímos rendidos al piso, miramos la hora y habían pasado dos lindas horas con todo lo que hicimos. (Hay cosas que no las cuento).
Nos vestimos sin dejar de tocarnos y nos fuimos a mi casa para seguirla más comodos.
Ojalá sea de su agrado mi primer relato y espero a quien quiera escribirme a: carb_la22@hotmail.com, muchos besos.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*