Trio

Fue esa noche en Miami cuando salimos a bonchar con un amigo mió que estaba de visita en mi casa y una amiga de ella que vivía en la ciudad, una noche de tomar y comer para luego bailar, mi esposa que no esta nada mal, con tetas perfectas un poco baja de estatura pero con una concha divina ya que se la mantiene podada a gusto mió y un culo muy rico se había vestido con una camisa que no dejaba nada a la imaginación, falda larga y unas botas que para decirles ciertamente se veía despampanante y levanto el comentario de mi amigo llamado Andrés diciéndome que bien se veía. Bailamos durante toda
la noche los cuatro y ya los tragos nos estaban pegando a eso de las 4 de la mañana cuando decidimos irnos a la casa dejando previamente a la amiga de mi esposa. Una ves en la casa Andrés se fue a poner un boxer al igual que yo y
me metí en a cama para ver una película, Andrés llego al cuarto y le puse una película porno y nos pusimos a comentar lo rico de las escenas mientras mi esposa se arreglaba en el baño. Mi esposa Maria entro en la cama y no cambiamos la película comentado ella que que rico, es en ese momento que mi verga se comienza a endurecer y me doy media vuelta para susurrarle a mi esposa que es el día del que tanto habíamos fantaseado, y ella se empieza a poner nerviosa, comienza mi mano a buscar su concha encontrando aun resistencia por parte de ella, mientras tanto Andrés esta al borde de la
cama viendo la película sin darse cuenta de lo que estaba pasando debajo de la sabana, no paso mucho tiempo cuando logro poner en su concha unos de mis dedos sintiendo lo mojada que estaba y comienzo a masturbarla ya mi pene estaba explotando de lo duro que estaba, comienzo a sacarles sus primeros ahhhh, ummmmm, ahhhhh, ummmmm, es cuando Andrés se da cuenta de lo que esta sucediendo y sin perder mucho tiempo se da la vuelta preguntando si no podía
participar y con el asentamiento de mi parte y quitándole la sabana a mi esposa dejando expuesta su figura completamente desnuda donde a pocos cm. de la cara de Andrés se encontraba su concha mojada este se acerco y empezó a
chuparle la concha sacando los primeros gritos de placer.Los gritos de ella se oían por toda la casa seguramente, era algo que siempre habíamos deseado, tener sexo con otras personas y gozar al máximo del placer que eso pudiera darnos, al ver que Andrés ya esta chupando la concha de mi esposa me pongo de rodillas metiendo mi verga en su boca, el grado de excitación fue tremendo Andrés estaba deseoso de meter su verga dentro de la concha y no espero mucho se arrodillo y poniéndola un poco mas arriba la penetro con una verga larga y delgada sacando el primer orgasmo de ella en la noche mienta aun seguía chupando mi verga. Pasamos axial unos minutos entre gritos de placer y una buena mamada de mi verga, yo quería meterle mi verga en su concha por lo que invertimos las posiciones, jamás había visto a mi esposa portarse como una verdadera puta, pedía que le llenaros sus huecos que no paráramos que estaba deseosa. Viendo como se tragaba la verga de Andrés no aguante mucho y me vine en su abdomen, me corrí como nunca el chorree de leche fue inmenso y me dejo cansado tirándome al lado de ellos.

Ella aprovecho que quedaron ellos dos para darse placer lo volteo y se le monto encima cabalgándolo mientras yo veía como lo hacia, no aguante y le dije “Andrés trátala como una puta, le gusta que le den nalgadas, que le hablen cochinadas y todas esas cosas, mi verga aun estaba flácida pero el ver a otro cociéndose a mi mujer en mi cama me empezó a excitar de nuevo poniéndole mi verga en la mano a mi esposa para que la frotara, el sexo estaba espectacular Andrés tena una resistencia nunca vista por mi, ya ella había tenido cuatro orgasmo y el seguía dándole, yo estaba listo ya para penetrarla de nuevo y cumplir con una de mis fantasías que era penetrarla entre los dos al mismo tiempo, por lo que la empuje un poco para adelante y así poderle mamar el culo depilado también y que se veía como un sol radiante, le metí un dedo primero y luego el otro, al sentir que estaba lista de dije que se lo iba a meter deteniendo por un momento la cabalgada que le estaba dando a Andrés, fui poco a poco a pesar de que el culo de mi mujer ha sido ya varias veces mió y que le encanta que la penetre por el culo fui poco a poco anta habérsela metido toda, en ese momento comencé a moverme y Andrés de la misma forma agarro mi ritmo, no se cuantos orgasmos mas tuvo ella pero era algo que ella no podía controlar, yo de nuevo al
sentir tanta excitación me corrí en su culo dejando me caer de lado para descansar mientras Andrés seguía penetrándola y sintiendo como mi leche le caía desde el culo de mi esposa en sus bolas, ella no aguanto mas, ya no podía controlar sus piernas y dijo que no podía mas.

Lamentablemente Andrés no pudo sacarse la leche con mi esposa a pesar de que ella al final agarro su verga y se la metió en la boca pero estaba demasiado cansada y bebida para poder continuar.

Espero que hayan gozado este vivir mió, luego contare mi segunda experiencia al día siguiente.

Col

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*