Follándome a mi vecino

Un saludo a todos. Mi nombre es Ana tengo 19 años, vivo sola en un apartamento del centro de Barcelona gracias a lo que me dan cada mes mis padres porque yo no trabajo.

Me pasa casi todo el día con mis amigas y mi novio. Aunque para lo que les voy a contar no les hace falta les voy a decir como es él: mide 1,90, es moreno de piel, el pelo medio largo también muy oscuro, unos ojos verdes preciosos, unos labios muy carnosos que me encanta besar, un cuerpazo muy musculoso y fuerte y un rabo muy lindo, me gusta comérselo porque de todos los novios que he tenido, él es el que lo tiene más grande.

A las chicas creo que les parecerá que es un chico perfecto porque además me quiere mucho y siempre está pendiente de mí. Supongo que el motivo es que yo, aunque no esté bien que lo diga, no estoy nada mal. Se que a los chicos les gustará que me describa y esto es lo que voy a hacer a continuación: mido 1,70, también soy morena de piel, tengo el pelo castaño muy claro (casi rubio), los ojos son una mezcla entre verde y marrón miel, mis labios son bastantes gruesos, carnosos y mi novio dice que le hago unas mamadas muy buenas (tendréis que creéroslo y soñar con ello). Pero lo que más me gusta
de mi cuerpo y en lo que los hombres se fijan cuando me ven son mis pechos, tengo 110 y un trasero muy firme y redondito, soy muy delgada y esto aún resalta más mis curvas.

Como me gusta mi cuerpo y me encanta que a los hombres se les caiga la baba siempre llevo ropa muy ajustada y con algunas transparencias, acostumbro a llevar unos sujetadores muy pequeños (algunas veces voy sin ellos, pero mis
pechos tiene demasiada vida propia, y solo llevo tangas porque las bragas me molestan. Después de esta presentación voy a contarles lo que me ocurrió hace unos días cuando yo me estaba duchando. Como de costumbre tenía la ventana a medio cerrar cuando vi a mi vecino que también estaba en el baño, él vive en frente mío y se que se fija en mi y que acostumbra a mirar por su ventana a ver si me ve desnuda. Pero yo nunca lo había visto a él. Cuando me fijé un poco más vi como se estaba masturbando, primeramente me hizo gracia porque siempre lo había visto muy modosito. Pero me sorprendí uchísimo
cuando se giró un poco y pude observar bien como la tenía de grande. ¡¡¡DIOS!!! Jamás había visto nada parecido, era enorme, debía medir más de 30 cm. (la mayoría de la gente dice que no le importa el tamaño, pero la verdad es que se conforman con lo que tienen para no deprimirse) de repente empecé a sentirme muy caliente, solo de verle toquetearse ese enorme mástil, ya estaba más cachonda que cuando me follo a mi novio.

Después de unos segundos en los que instintivamente me empecé a frotar mi coñito salí de la ducha, me sequé con prisas y aún con el pelo medio mojado me puse un vestidito que tengo para estar en casa, es muy cortito, apenas es dos dedos más largo que donde termina mi trasero y muy escotado y de color negro, pero medio transparente (aunque si no te fijas mucho no se me ve como si estuviese desnuda), antes de salir me puse el único tanga que tenía en ese momento en el cajón, también negro y con unos dibujos, es de mis preferidos porqué es muy suave. Sin pensármelo y sin coger nada salí de casa y llamé a su timbre. Al cabo de unos segundos abrió la puerta, se había vestido con prisas y aún se le notaba el esfuerzo que había estado haciendo.

– hola – hola – ¿qué quieres? – ¿puedo pasar? – Si claro – ¿Te he interrumpido algo? – No. (Mintió) – Es qué ahora hace un momento te he visto en el baño… – (empezó a enrojecer) ¿ah si? – Si, y me encantaría comerte el rabo.

Esto terminó de sorprenderlo y antes de que pudiese responder me acerqué hasta que mis pechos rozaron los suyos. Él estaba sudando y para acabar de calentarlo me giré y con mi culito empecé a refregar su entrepierna. Ya se notaba el bulto que yo deseaba. Le quité la camiseta, le bajé los pantalones y allí estaba, el paquete más grande que he visto en unos boxers azules a punto de reventar. Le toqué por encina de los boxers y de repente sus manos cobraron vida y me levantó el vestido con tanta fuerza que se rompió. Me agarró los pechos con mucha fuerza, me hizo un poco de daño, pero me daba igual. Lo empujé con todas mis fuerzas hasta que, dándonos algunos golpes llegamos al comedor y lo tiré al sofá. Empezamos a besarnos apasionadamente. Yo estaba encima suyo y aunque no era su cuerpo en si lo que me interesaba le estaba lamiendo todo el tórax (no era como mi novio, pero sí que se le notaba que hacía algo de ejercicio). Yo ya me estaba cansando así que le dejé un momento y me centré en lo realmente importante, su palo.

Le bajé los boxer y empecé a comérselo, parecía que me fuese la vida, pero es que estaba muy, pero que muy cachonda. Él estaba muy caliente también, pero el solo hecho de aguantar mis lametones le impedía hacer nada más. Al cabo de unos minutos él se corrió mientras yo aún tenía su rabo en mi boca y la leche que salió era proporcional a su tamaño, me llenó toda la boca y aún sobró mucho que tuve que desperdiciar, el resto me lo tragué, que buena estaba. Ya me estaba levantando cuando me agarró el culo y me dijo que ahora le tocaba a él divertirse, así que sin esperar respuesta por mi parte me arrancó el tanga como había hecho con el vestido y me metió su mástil por mi rajita, acababa de correrse, pero se ve que no necesitaba demasiado descanso porque ya lo tenía otra vez erecto.

Al entrar me dolió un poco por su exagerado tamaño, pero pude aguantarlo porqué estaba tan mojadita que podía entrar y salir sin problemas. Como era yo la que aún estaba encima empecé a cabalgarlo mientras él me magreaba los pechos, tardó algo más que antes en correrse y no con tanta cantidad, pero yo disfruté como nunca lo había hecho con mi novio. Le dije que se la limpiaría y así lo hice volví a lamérsela hasta que quedó limpita. Me fui con una toalla que me dejó porque me había roto la poca ropa. Aún estoy saliendo con mi novio, pero no hay ni un solo día que no me folle a mi vecino Si desean ponerse en contacto conmigo para compartir experiencias calientes como esta, pueden escribirme

Autor: Ana ana_696969@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*