Novia borracha

Cuando la conocí tenía 20 años, y yo 31. Era una morenita de 1.70 metros, delgada, con la cintura pronunciada, un par de tetas enormes (tanto que pese a su juventud las tenía algo caídas), un culo normal, no muy levantado, labios bastante gruesos, pelo largo, castaño oscuro y una cara verdaderamente hermosa. Era ecuatoriana, yo chileno, pasamos algunos días juntos en mi departamento, durante los cuales no me costó nada que se entregara completamente, que me abriera las piernas y que me dejara cojérmela sin usar condón. Me la culeaba muchísimo, me chupaba la verga, se la enterraba en el culo, etc. Me contó que sólo había tenido una relación con un tipo bastante mayor, y que había sido el único que se la había comido, pero que había hecho con ella lo que quiso. Luego se devolvió a su país. Volvimos a vernos al cabo de unos meses y en definitiva, decidimos casarnos.

Ella estaba tan emocionada la noche de nuestro matrimonio que para aplacar su nerviosismo tomaba, casi sin darse cuenta, largos tragos de ron, y a mí me divertía ver como empezaban a notársele los efectos del alcohol, así que me preocupaba de que su vaso nunca estuviese vacío, mientras bailábamos, nos sacaban fotos y recorríamos las mesas hablando con los más de 200 invitados.

El matrimonio se celebraba en el salón de eventos de un hotel, donde también teníamos reservada una habitación para nuestra noche de bodas. Alrededor de la 1:30 la mayoría de los invitados estaban bailando, y yo me dedicaba a conversar y reírme con mis amigos, y en eso vi pasar a Rocío evidentemente borracha, supuse que hacia el baño, que se encontraba fuera del salón, cerca del hall. Decidí acercarme a ver si se encontraba bien, si necesitaba algo, aunque era más que evidente que tenía una borrachera impresionante. Cuando llegué al hall vi que un tipo de unos 35 a 40 años, que me pareció que era empleado del hotel, la tomaba de un brazo y con la otra mano la afirmaba de la espalda. Mi flamante esposa tenía los ojos entrecerrados y apenas podía mantener el equilibrio. El empleado le hablaba amablemente y le indicaba con los dedos el camino al baño de damas.

Yo tampoco estaba del todo sobrio, precisamente, así que pensando que le iba a tomar un buen rato sentirse mejor, volví al salón con los invitados. Debe haber pasado casi una hora cuando me percaté de que Rocío no había vuelto a la fiesta, así que me fui al baño de damas y le pedí a una señora que venía entrando que por favor me dijera si la novia estaba adentro. Salió a los pocos segundos, diciéndome que no había nadie en el baño. Se me ocurrió entonces que probablemente había decidido subir a nuestra habitación, que se encontraba en el tercer piso, y empecé a subir las escaleras. Cuando estaba llegando al tercer piso, escuché un ruido y me detuve justo antes de los últimos peldaños, detrás de unas plantas enormes que me mantenían escondido, a través de las hojas pude ver que la puerta de nuestra habitación se abría y salía el empleado, o quien yo supuse que era empleado, miró rápidamente hacia todos lados, cerró la puerta y se perdió por el pasillo, sin darse cuenta de mi presencia.

Aunque desde luego me llamó mucho la atención, por un momento pensé que se había ofrecido para acompañar a Rocío a nuestra habitación, ya que la había visto en tan malas condiciones hacía un rato. Rápidamente busqué las llaves y entré, cerrando la puerta detrás de mí. Encontré a mi reciente esposa con la mitad del cuerpo arriba de la cama, y las rodillas apoyadas en el suelo, aparentemente dormida (o inconsciente). Pensé que se había puesto en esa posición debido a su borrachera, y me acerqué a verla.

Estaba despeinada, con la cara apoyada de lado sobre la cama, la boca abierta y los ojos cerrados. La verdad, me calentó muchísimo verla en ese estado, tan vulnerable, tenía las rodillas algo separadas, y rápidamente pensé en empezar la noche de bodas en ese mismo instante. Su vestido de novia, blanco, impecable le llegaba hasta más arriba de las rodillas, me arrodillé en el suelo detrás de ella y con las dos manos tomé su falda y la levanté lentamente… me encantaba ver como asomaban sus piernas morenas de piel increíblemente suave. A mitad de camino, aparecieron sus calzones blancos, mínimos, a más de 15 centímetros de donde deberían estar, y en el medio una mancha de humedad considerable. Más caliente me ponía, porque ya empezaba a adivinar que podía haber pasado por ahí… Subí del todo su falda y confirmé mis sospechas. Roció no se movía en absoluto, no emitía ningún sonido, seguramente no se daba cuenta de nada. Noté sus nalgas y la entrepierna sumamente mojadas. Me agaché un poco y con los dedos abrí sus labios vaginales, perfectamente depilados (siempre se depilaba la entrepierna, dejándose sólo un pequeño triángulo de vello fino y corto en el pubis). Su concha estaba exageradamente abierta, y un chorro espeso de semen le brotaba despacio, bajando por sus muslos. Luego abrí sus nalgas, temiendo lo peor, y efectivamente su ano estaba espantosamente dilatado, y de él también manaba muy abundante leche, blanquísima y espesa.

Increíble… empecé a frotarle la concha con la mano, que lógicamente se empapó, y en ese minuto, con voz adormilada y ronroneante, que casi no se le entendía, dijo “no, otra vez no”. Era evidente que no podía moverse, ni siquiera abrir los ojos, y no parecía tener idea ni importarle mayormente quien estuviera frotándole la concha.

Nunca había sentido tanto morbo, rápidamente mi verga se endureció como si no hubiese tomado una gota de alcohol, bajé el cierre de mi pantalón, la empuñé con la mano derecha mientras con la izquierda mantenía el vestido de mi esposa sobre su cintura y, para que no me reconociera (si es que podía), sólo dije despacio “shhhh….” Mientras ponía la punta de mi verga en la entrada de su muy usada concha, para luego enterrársela despacio, sin parar, y hasta el fondo, hasta que sentí que chocaba con las paredes de su útero. Rocío con vos apenas audible emitió un pequeño quejido y luego repitió “no, no más” un par de veces, pero sin moverse en absoluto.

La concha tibia y chorreante, recién cojida, de mi esposa, se sentía increíble. Quería darle duro, pero sin movimientos bruscos para que no fuera a reaccionar, así que se la enterraba hasta el fondo y la dejaba unos segundos ahí, para luego sacarla despacio, casi del todo.

Mientras la perforaba imaginaba como se la habían culeado hacía unos minutos, y el morbo era impresionante… pensaba en como el empleado del hotel, un tipo maduro y sin ningún atractivo físico, se había aprovechado de una hermosa morena de 21 años, recién casada, una mujer que seguramente nunca soñó tener, con su vestido de novia, a metros de su esposo y doscientos invitados, y la había penetrado por concha y culo, la había llenado de semen y probablemente ella ni siquiera se había dado cuenta de quien había sido. Eso si es que no habían sido más de uno los que se habían comido a mi esposa en esos minutos…

Era demasiado para mí… sentí que iba a explotar en lo más hondo de Rocío, así que para prolongar el placer se la saqué y esperé unos segundos a que bajara la calentura, para luego enterrársela en el culo abierto (el tipo tiene que haberse gastado una verga impresionante), mientras me agachaba sobre su espalda y le preguntaba en voz baja… “¿donde está tu marido?…”, no decía absolutamente nada, así que me seguí calentando y perforándole con rabia el culo… ahora quería que se despertara, que se diera cuenta de todo, entes de explotar y llenarle nuevamente los intestinos de leche, así que la tomé del pelo y se lo tiraba con firmeza pero con suavidad, para obligarla a que levantara la cabeza, y seguía culeándomela, y le preguntaba al oido… “¿tu marido sabe que te están cojiendo como a una perra?”…

Rocío no participaba de todo esto, no era más que un cuerpo siendo usado, pero yo estaba llegando al límite con mi verga taladrando su intestino, mis propias palabras y lo morboso de la situación. Cuando no aguanté más enterré más aun mi verga en su culo, empujando fuerte con todo mi cuerpo, tiré el pelo de mi esposa hasta que levantó del todo su cabeza, y empecé a soltar al menos 8 chorros intensos de leche caliente en el culo de mi negrita… le decía “toma, cómetelo todo”…

Entonces abrió apenas los ojos, algo llorosos, y giró la cabeza con una expresión que claramente demostraba que no entendía nada, y me dijo “que bruto”, para volver de inmediato a poner la cabeza sobre la cama y volver a dormir su borrachera…

Ese fue el comienzo de mi matrimonio… podrán imaginarse el resto…

Cualquier comentario es bienvenido, un saludo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*