Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La puta de Diego

Hola, quiero compartirles por primera vez un relato mio, tengo 21 años, y desde hace ya varios años frecuento esta página. Que personalmente me ha dejado experiencia, satisfacción e incluso aprendizaje, he llevado a cabo fantasías que se me antojaron leyendo relatos aqui, y en general siento que mi vida sexual es plena y deshinibida gracias a este sitio. Por lo tanto,
después de años, va mi primer relato, y que espero les guste.

No me atrevo a dar mi nombre porque con detalles aqui mencionados puede ser fácil que sepan quién soy y en verdad si me preocupa. Asi que dejemoslo en Violeta, me gusta. Bueno, pues lo real, yo estudio danza en la Ciudad de México ya hace varios años, que si bien no tengo un cuerpo de top model, tampoco me quejo, soy alta, mido 1.71cm y peso 56kg., no me sé mis medidas pero tengo unas tetas pequeñas, redonditas y llenitas, con un pezón rosa, rosa, y un trasero casi perfecto, más grande de lo debería por la danza, pero a mi me encanta, firme, unas nalgas redondas y no sé si perfectas pero
muy antojables, soy fan de las tangas porque me encanta lucirlo. Soy muy blanca, pelo castaño claro, ojos café claro y una boca perfectamente delineada y unos labios gruesos rojos, que mis novios siempre han amado, pero se me hace que porque ya se imaginan la mamada desde antes!

Siempre me ha gustado el sexo, desde que tenía 15 años podía coger por la noche con alguien en una fiesta, y en la mañana con mi novio en turno, llegué a tener experiencias lesbicas, realmente agradables, pero un dia me lleve un susto horrible, todavía me fuí a hacer la prueba del VIH y después de salir negativo, cambié completamente, me volví mucho más tranquila y tuve una relación de 2 años de lo más formal, el problema es que a mi me seguía facinando el sexo, y ese novio era mucho más relajado en ese aspecto, cosa que me frustraba mucho.

Terminamos el año pasado, en diciembre del 2005, asi que me sentía cómo sin rumbo en ese aspecto, ya no tenía ni tengo intenciones de andar de puta como en mis años de adolecencia. Asi que no me quedaba de otra que masturbarme
frecuentemente.

Un dia de febrero (2006) en internet alguien me presento por Messenger a un chico de Monterrey (otro estado de la república), de una forma muy extraña hicimos “click” de inmediato y nos veiamos online diario por horas y horas y
madrugadas enteras, hasta que nos hicimos algo asi como “novios” y quedamos de formalizar cuando nos vieramos, nos habiamos arriesgado a algo asi porque nos habiamos pasado fotos y nos habiamos gustado mucho, el mide 1.84, es muy
delgado pero es algo musculoso, hombros anchos, cintura algo estrecha, blanco, y una cara muy atractiva, me encantaba.

Pero por su forma de ser online, me parecía igual de “pasivo” que mi ex-novio, y esperaba con ansias saber como era en la cama, total que por cuestiones laborales y escolares, vino apenas hace dos semanas, a finales de mayo, yo estaba muy nerviosa y me arreglé para verme perfecta, me depilé todo el cuerpo, no me gusta el bello púbico, y bueno, me vestí con unos jeans ajustados a la cadera que dejan apreciar mi mayor atributo, mis caderas y nalgas, y por supuesto, una pequeña tanga negra que se notara arriba de los jeans y una blusa pegada negra sin bra. Ya estaba yo listisima, pensando que faltaban un par de horas para que él llegara, y lo iría a recoger a la estación de autobuses, cuando me llamó para decirme que por x motivo vendría hasta el dia siguiente.

Me quede triste, pero a la hora llego una amiga mia para irnos de antro, asi que me fuí a bailar, me puse súper ebria y euforica, feliz, ya casi no tomaba (yo bien redimida, jaja), y en una ocasión cuando fui al baño conocí a Anna, una chica sueca preciosa que estaba refrescandose la cara, me miro con esos hermoso ojos azules y me saludo, salimos juntas y empecé a hablarle en inglés, se sentó en mi mesa, trajó a sus amigos, y de repente me dijo -dance?- se me hizo un poco extraño porque había hombres de sobra para bailar y ambas somos muy atractivas, pero la seguí y empezamos a bailar,
había mucha gente y estabamos todos muy pegados en la pista, de repente sentí como rosaba mis tetas y no sé que pasó, empecé a exitarme.

Llego un momento a los 3 minutos que fue más evidente porque se pego a mi y sentí sus manos deslizandose por mis nalgas, entonces baje una mano y le acaricié una teta, ella me dio un beso en el cuello y de forma no tan conciente nos fuimos hacia la orilla de la pista donde no estaban nuestros amigos.

El antro era de dos pisos, había gente bajo las escaleras, pero no hasta el fondo, asi que fuimos ahí tomadas de la mano, me recargó en la paréd y comenzó a besarme, unos labios tan suaves, tan dulces, yo estaba exitada, no pensaba en nada, sólo quería tocarla, metió sus manos bajo mi blusa cuando me besaba y empezó a acariciar mis pezones, mis manos instintivamente fueron hacia sus nalgas, traía un pantalón de terciopelo muy suave y delgado y una pequeña tanga, sentía sus nalgas y me sentía yo húmeda, las amasaba y las apretaba, ella abrío mis jeans y empezó a masturbarme con dos dedos, me
acariciaba mis vulva y yo tenía tantas ganas de sentir algo dentro ya. Yo ya estaba en sus tetas, le había subido su pequeña camisa semitrasparente, tenía las tetas, grandes y hermosas al aire y las lamía como podía, estabamos tan cachondas, que lo qué quería yo era tenerla desnuda en mi cama y hacerlo todo, pero al levantar la mirada hacia arriba instintivamente para
ver si alguien nos veía, vi un chico alto y blanco con cierto parecido a Diego mi novio, mirandonos, entonces me llegó el remordimiento, maldición, masturbada, besada y fajada por una sueca preciosa y yo pensando que ya no quería ser la puta de antes, no sé cómo pude, nunca lo sabré, pero la alejé de mi cuerpo y le pedí que parara -stop, please, you are so beautiful, but I can’t- (para por favor, eres tan hermosa pero no puedo), ella se quedo cómo confundida, no entendió nada -why??!!- (por qué??), me pregunto, y sólo pude darle un último beso tierno en los labios y alejarme de ella, más cachonda
que nunca y sin sexo en meses.

Llegué dónde estaba mi amiga y le pedí que nos fueramos, llegamos a casa a las 5 de la mañana porque nos pasamos a su casa a beber otro rato, llegué y me tiré en el sofá, pensando en la hermosa sueca. Iba a levantarme para irme a mi habitación cuando escuché el timbre, a las 5:45am quién??, y cuando abrí, pufff, mi gran sorpresa, Diego en la puerta, sus maletas en un taxi al frente de la casa, y más guapo de lo que imaginé, lo abracé y el me cargo, estabamos muy emocionados, todo se me olvido en ese momento, Diego estaba ahí y me estaba abrazando, -qué haces aqui?- le dije sorprendida -pues tomé
el autobus de la madrugada- y seguimos abrazandonos. Entro a casa y se sentó le ofrecí algo de beber, y me dijo que venía cansado, faltaba todavía para que amaneciera, asi que apagué las luces y puse música, nos sentamos abrazados en el sillón y sólo pláticabamos.

Amaneció, bajo mi mamá y se lo presente, le dijo que fuera a la habitación de mi hermana (que ya no vive aqui) a dormir. Mamá se despidió y me dijo que esperaba estar antes de la hora de la comida, yo tenía curso de francés y me pidió que no faltara y mejor dejar descansar a Diego.

Llevabamos horas sentados en el sofá pláticando y abrazandonos hasta que dijo
-olías a alcohol, saliste?-
(no me quedaba de otra) – Sí, estaba triste porque llamaste a dos horas que se supone llegarías-
-y qué tal te la pasaste?- y en eso yo incliné mi rostro y el se inclinó más y me dio un beso tierno y suave, asi que seguí besandolo, hasta que terminé sobre sus piernas, estabamos frente a frente, él no se atrevía a mover sus manos de mi torso, yo estaba de nuevo caliente, no era una situación para hacer mucho, pensé en la sueca y le dije:
-Diego, quedamos de contarnos todo?-
-si nena, qué pasa?-
No sé porque se lo dije, tal vez por ver su reacción, o porque en verdad quería decirle todo.
-Pues ayer en la noche fuimos a bailar, y conocí a una chica, ella es sueca, hasta su inglés era extraño, sabes?- y tajante él -dime ya que pasó- más serio
-no mucho, y quiero que entiendas que no lo había hecho en todo este tiempo ni siquiera antes de conocerte- él seguía serio esperando mis respuesta ‘qué pasó’?
-nos besamos, nos tocamos un poco, pero nada más, no pasó más, te lo juro-
-se tocaron qué?, dónde?, cuanto tiempo?, te gusto?- estaba relamente enojado y me había quitado de sus piernas.
-pues no sé, no sé porque pasó, bebí y no sé, fue muy poco tiempo, de verdad-
-te toco??- … -si-
-qué??, te gusto?-
-los senos y el trasero, y tal vez me gusto porque el alcohol me puso cachonda-
-te toco la vagina??- … -si…- dije ya arrepentida de decirlo
-te penetro???- … -no, te juro que no-
-pues seguramente eso querías o eso pasó, no sé porque lo niegas- -Diego te juro que esa es la verdad, te lo digo porque creo que te amo-
Su mirada seguía seria, entonces se acerco a mi rostro y me beso profundamente, apasionado, enojado, sus manos empezaron a bajar a mis nalgas, después una me subió la camisa, después me la quito, yo respondía pero sentía que estaba realmente enojado y no sabía si quería sexo asi.

Entonces le dije -espera- y no me hizo caso, desabrochaba mis jeans, y entonces lo empujé, y le dije -Diego, perdoname, no estes enojado, no hagamos las cosas asi- y me pregunto -me amas?- … -siii- entonces me quito los jeans jalandolos con fuerza, ahi estaba yo en tanga en la sala de mi casa, pudiendo llegar alguien.

-Asi no Diego, por favor- le dije, no me dejaba parar del sofá, me tenía acostada y con una mano en segundos se abrió y bajo un poco sus jeans, me jalo la tanga de un costado y le grite:
-No Diego!!- en lo que jalaba ya la tanga por mis tobillos, y me desesperé y lo patié, me agarro de una pierna y la separo, y se metió entre mis dos piernas mientras ya me tomaba de las manos.

No podía entrar su pene porque me movia mucho, pero en el momento que sentí esa enorme verga rosar mi vulva sentí exitación, aunque la situación no me gustaba del todo, nunca me había gustado el sexo asi, o al menos no lo sabía.
Agarró su pene con la mano y me lo metió de una embestida, fuerte, sentí que esa enorme verga me abria por dentro, solté un grito, realmente me había dolido, mi vagina es un poco estrecha y su verga estaba considerablemente grande, se asusto por mi grito pero no se movió, no me sacaba la verga de mi vagina, sentí como punzaba mi interior, pero también su pene punzaba, duro, firme, caliente, enorme… mi vagina se empezó a amoldar al tamaño, le miré con ojos de ternura, no sé porque.

Empezó a meter y sacar su verga de mi vagina, que ya sentía húmeda, y me preguntaba:
-te gusta?, te gusta como se siente?-
-si, es muy rica, pero mi amor, asi no-

-si, era lo que necesitabas, para que sepas que eres solo mia y que te puedo coger cuando yo quiera- extrañamente eso y la fuerza me exitaba, sólo gemía, me perforaba mi vagina con una fuerza cómo si aun siguiera enojado, me apretaba las tetas como cerrando sus puños, me exito la rudeza, me gustaba sentirme asi.

Me la metía y me la sacaba rápido, fuerte, sentía tan rico, quería que durara horas. Entonces se paró y me levanto de un jalón, sin soltarme del brazo sobre nuestra ropa en la alfombra se acostó, y me dijo -sientate en mi verga, quiero que aprendas que lo único que tendrás de ahora en adelante- me senté en ella y la sentía todavía más grande, me movía hacía arriba y hacía abajo, en circulos, me recargué en su pecho y volvió a tomar mis tetas con fuerza, como ya me estaba gustando. -quiero que te voltees- me dijo, quiero ver tus nalgas, quiero ver como entra mi verga en ti, pase mi otra pierna, y ya estaba yo dandole la espalda, agarré su pene y me senté en él, seguí subiendo y bajando a mi gusto, me decía que tenía unas nalgas muy ricas, que era hermosa y que era suya.

Yo estaba ya por venirme y también sentía que el estaba por explotar, pero tomandome de las nalgas me levanto de su verga y me dijo -no quiero que andes de puta- me dejo helada, me había ofendido, y me enojé, me levanté para vestirme, no tenía que decir nada, el sabía que me había molestado que me llamara asi. Se paró, me agarró de la cintura por dentrás, me recargo en un mueble y le grité:
-no vas a tenerme asi cuando quieras, sueltame!!-
-tu vas a entender que yo te voy a coger cuando quiera, con un brazo rodeo mi cintura como levantandome un poco, y la otra mano la pasó hacia enfrente y me separó los labios y me acarició el clitoris, al elevarme levemente con el brazo que me tomaba la citura sentí su pene entre mis nalgas y después me lo metió de nuevo asi, con fuerza, con rudeza, grité y me enojé, y me exité…

Me pocas y fuertes embestidas asi, pero su pene no estraba del todo, además de ser más alto que yo.

Sin sacar su verga de mi, me jalo y cargo hacia el sillón que estaba inmediatamente a lado, y me lo saco:
-ponte de perrito-
-no quiero- (bueno, ya quería, pero me gustaba el juego)
Me puso a la fuerza de perrito, agarro su pene y empezó a pasarmelo por los labios vaginales, por la vulva, sentía tan delicioso, sólo esperaba que ya me lo metiera, me desesperaba, no podía pedirselo porque yo “no quería” -te gusta?- me pregunto y yo mordiendome los labios sintiendo su rica verga sólo masturbandome- -si… cogeme- le dije bajito
-qué dijiste?, repitelo- … -que me cojas-
-pidemelo más, pideme que te coja, que te lo meta, dime que quieres mi verga-
-cogeme por favor, metemelo ya-
y sentí de nuevo cómo de un empujón me lo metió todo, grande, caliente, rico… aferrandose a mis caderas, metiendomelo y sacandomelo ´rápidamente, se agacho hacía mí, me volvió a tomar de las tetas con la misma fuerza de antes, bajo una mano a mi clítoris y me cogió con una brutalidad como si de verdad quisiera violarme, abrirme, dejarme adolorida, su pene estaba
inchadisimo, me masajeaba y pellizcaba el clítoris, apretaba mi teta con fuerza, no aguanté más, gemí cómo loca, le grité que me encantaba que me cogiera asi, que yo era su puta, sólo suya esto lo puso a mil, y me pidió que lo repitiera, que le pidiera más

-soy tu puta, soy tu perra, hazme lo que queras, soy sólo tuya, de nadie más, está vagina es sólo para ti!!-
-y mi verga es tuya preciosa-
-dame más mi amor, cogeme, mássss…- y no aguante más, me estaba cogiendo con verdadera rudeza, las palabras que yo decía nos exitaba a los dos, me viné intensamente como no recuerdo haberme venido asi con un hombre, mis vagina se contrajo con el orgasmo, además de ‘ejercitarla’ para controlar los musculos, la apreté más, él sintío cómo mi vagina le apretaba la verga que no aguanto y se corrió en mis entrañas, dejandome mi vaginita inundada, adolorida, pero con una sensación que nunca olvidaré…

Esa fue nuestra primera vez, y mi novio de actitud “pasiva” me coge casi siempre asi, ese fin se semana lo hicimos en la noche de ese dia cuando me metí a su cuarto, de rápido, y al siguiente me cogió en una fiesta que lo lleve.

Este fin de semana se acaba de llegar, está dormidito, y tengo muchas cosas por contar, descubrí que me encanta que me masturben, que amo el sexo oral, anal y que lo más rico del mundo es ser penetrada por ambos lados al mismo tiempo!, pero será para la próxima…

Espero les haya gustado.

Felices cogidas!!

Les dejo mi mail, me interesa su opinión.
sexysweet84@hotmail.com

Un beso a todos, “Violeta”.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*