Cuando todo empezó

Comenzare contando de cuando te conocí, que decir me pareciste alguien común, normal, pero que es normal o común verdad?. En fin nos dijimos la edad nos reímos mutuamente de bobadas y de pronto me dijiste –Bailamos?. No sabia si te había escuchado bien pero así fue me tomaste de la mano y me llevaste entre los sillones

La música nos acompañaba ,podía escuchar U2 (ONE) , el me tomo de mi cintura y me acerco a El, mi brazo rodeo su cuello, mi nariz rozaba su pelo podía sentir su perfume que me embriagaba (issey miyake),mis sentidos estaban alertas de pronto su voz se acerco a mi oído y comenzó a susurrarme una canción (When I’m feeling blue, all I have to do,Is take a look at you, then I’m not so blue.When you’re close to me, I can feel your heartbeat.I can hear you breathing near my ear.) Groovy kind of love Phil collins, quien no hubiese bajado sus barreras, quede sin defensas esa canción su voz, el perfume que mas.

Seguimos bailando, su mano acariciaba mi espalda y mi boca rozaba su cuello, casi queriendo desesperadamente besarlo, de pronto su boca se acerca peligrosamente a mi y me dice: Me sensibilizas hasta lo mas profundo .En otra persona esto no lo hubiera creído, pero en ese momento y en el con su mirada, su suavidad, la manera en que me cantaba, creí hasta la ultima silaba, por que yo experimentaba lo mismo.

Nuestros cuerpos se balanceaban al compás de la música y nuestras manos se acariciaban a son de nuestras sensibilidades, su mano me pego a su cuerpo y podía sentir su corazón acelerándose con el rose , quizás se confundió con el mió, de pronto sin querer se encontraron nuestros labios y como sedientos el uno del otro mientras nuestras miradas se hundían una en la otra como en un mar de deseos , nos besamos tus labios rodeaban los míos y tu lengua me buscaba como queriendo todos mis secretos, mí mano se perdió en tu pelo enrulado, tu mano dibujaba en mi espalda el deseo mientras mi corazón llevaba el ritmo de tu pasión al besarme, tanta sed , como saciarla, tus labios tomaron mi labio inferior y como si lo mordieras lo llevaste hacia ti luego volviste acariciarme con tu lengua podía sentir el temblor que me invadía en todo el cuerpo.

Mi mano se apoyo en tu pecho para sentir la virilidad de tu cuerpo, tus músculos contrayéndose, tu piel, tu bello que para mi era un colchón de placer a mis sensaciones, tu tomaste mi mano la acariciaste y fuiste derecho a mis senos ya no podía respirar estabas tocando mis pezones que se tensaban al contacto con la piel de tus manos, mi bretel cayo sin querer y la respiración se me entrecortaba era una energía entre los dos que ninguno podía parar de sentir , mi blusa comenzó a desprenderse , supongo que fueron tus manos , no lo se, mis sentidos estaban perdidos en un mar de deseos y pasiones que solo vos sabias navegarlos.

Tu boca bajo hacia mi cuello mientras tus manos jugaban hábilmente a cambiarme mi expresión, no sabia en que mundo estaba, tu boca provocaba una sensación de calor y desesperación que no podía calmar, despertaba un animal salvaje dormido en mí.

Tus labios recorrieron mi pecho y como un volcán que derramaba su lava el calor recorría mi cuerpo, una bella sensación a quemarse con un fuego interno que no todos pueden prender, tu boca saboreaba las mieles de mi seno y te prendiste a el como un bebe que estaba hambriento de amor, mis gemidos comenzaron a escaparse , como un aviso de que estaba ardiendo de pasión su mano acariciaba mi abdomen y mis manos tomaban su cabeza revolviendo la espesa cabellera enrulada que me producía sensaciones excitantes la humedad de tu boca y tu lengua en mi pezón hacían que perdiera la noción de donde estaba. Y comenzaste un concierto de sensaciones entre bajos y fuertes cuando tu boca bajo a mi ombligo y tu lengua se hundió en el.

Mi cuerpo no hacia mas que retorcerse de deseos buscando calmar el fuego que me quemaba hasta lo mas profundo, fuego que tu con tus caricias comenzabas acrecentar.
Nuestros cuerpos se despojaron de las ropas para fundirnos en uno solo mientras bailábamos rozando la piel del deseo, podía sentir tu excitación rozando mi pubis mis bellos se mezclan con los tuyos, se podría decir que un vapor nos envolvía en realidad era el calor de nuestros cuerpos tocándose mientras bailábamos a la luz tenue de unas velas, mis pezones duros de placer al rozar con los tuyos pedí que no acabara ese momento de gloria pero era solo el comienzo de todo lo que íbamos a sentir.

Comenzaste a cantarme de nuevo en mí oído y tus manos se deslizaron a mis glúteos mi respiración entrecortada y mis manos buscaron tu pecho y luego tu espalda, caímos sobre una alfombra peluda, recorriste con tu dedo mi cuerpo hasta llegar a mi clítoris creí morir estaba tan llena de emociones habías logrado derribar mis muros estabas allí apoderándote de todos mis sentidos jugaste hábilmente como si supieras realmente que es lo que me excitaba , creo que lo sabias todo de mi , comenzates a estimular el botón de mi excitación hasta dejarlo fuego y hacerme derramar las mieles que con vehemencia bebiste como no queriendo perder nada que mi cuerpo expresara al amarte y volviste a jugar pero esta vez con tu falo que estaba tan erecto , tan viril , palpitante buscando alivio en mi cuerpo.

Tu pene como un sable que dibujaba en mi botón exótico, comenzó a estimularlo mi humedad mojaba tu mano que no perdía detalle de ninguna demostración de mi cuerpo y comenzaste hacer círculos sobre mi clítoris que estaba sensible lo humedeciste con tu miel era un manjar quería probarte sentirte pero tenias el mando mojaste mi vagina y comenzaste buscar mi punto g con la suavidad de un poeta con sus versos de amor lograste tu cometido y mis gemidos comenzaron a salir de control para que tu te excitaras mas aun y no pararas con tu estimulación , hasta que mi cuerpo respondió a tanto fuego que lo quemaba y volví a empaparte de pasión. Eso hizo que te excitaras tanto que tomaste mi cintura elevaste mis piernas al cielo y me embestiste como un toro bravío que necesitaba entrar a mi hasta quedar sin espacio las gotas de sudor caía por nuestros rostros y el fuego no podía ser apagado cada vez ardíamos mas nuestro gemidos se unieron en uno solo y tu seguías embistiéndome una y otra vez desesperadamente como un volcán en erupción derramamos nuestra desesperación nuestros cuerpos no podían separarse y nuestros fluidos se desparramaban sobre nosotros creí morir en ese momento fue la gloria de hablar sin hablar solo con las manos el cuerpo pudimos decir mas cosas que hablando.

Fundiéndonos en un solo abrazo supimos que podíamos repetir esa sensación toda la noche, como si a ambos se nos hubieran revelado las llaves de la excitación y el deseo…
Autor: Sweethot
Correo: imaginatehot@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*