Cristina

Introducción

Estuvimos conviviendo por tres años, Habían pasado dos años desde nuestra separación…

Dos años en que ambos sin duda experimentamos muchas cosas nuevas con otras parejas.

Pero esa noche nos re encontramos, ella me invito a su apartamento y como negarme, me excitaba mucho la idea de volver a estar con ella, volver a hacerla mía y volver a meterme dentro de su vientre tantas veces follado por los cuatro tipos con que ella estuvo durante estos últimos dos años.

La verdad es que ella es una mujer muy atractiva, del tipo “Yo no fui”, aparenta frente a todos ser la más juiciosa del mundo, pero ella y Yo sabemos que en una fiesta después de unos tragos, su deseo de ser penetrada es imparable, y si a eso se suma que algún afortunado sea de su agrado…

Cristina es una mujer de 28 años, 1,69m de estatura, piel blanca como la nieve, cabello largo y negro hasta la mitad del tronco, delgada, con unos senos que caben en una copa 34B y que estan adornados por unos hermosos pezones de tono café, grandes ojos negros, una cara angelical y pulida, unos labios carnosos muy rojos, un culo y una vagina blancos y puros a la vista, una silueta que muchas mujeres envidiarían y todos los hombres desearíamos acariciar.

Durante su vida a estado con mas tipos de los que puede contar con sus manos, la verdad es que ella ha perdido la cuenta, pero si cometes el error de preguntarlo, te dirá que solo 4 antes de ti pero quien llega a conocerla sabe que ella siempre esta dispuesta a entregarse a quien ella elija siempre y cuando sepa conquistarla, admirarla y elogiarla a la luz de unos tragos… Por que la verdad es Cristina quien te elige, nunca tu a ella.

Parte 1

Cuando la abandone (por que Yo me fui de casa), se refugio en los bares de la ciudad, empezó saliendo con un músico, quien la cautivo con su mundo underground, conciertos de grupos raros y mas que nada por ofrecerle compañía en aquella época tan dura para ella, porque antes que nada, se que estaba enamorada de mi, y mi abandono rompió su pequeño corazón. Se entrego a este músico apenas a los dos meses de Yo haberla abandonado, después de haber rumbeado hasta altas horas de la noche, cedió a los cortejos de este candidato. Según me dijo, sucedió una noche en la cual triste y confundida terminaron bebiendo y luego el la llevo una habitación. Inmediatamente llegaron el comenzó a besarla, con pasión pero con cautela porque sabia que ella se entregaría solo si el le brindaba seguridad.

Cristina recibió las caricias de su nuevo amante, quien decidió no hablar mucho para evitar darle tiempo de pensar. El inicio rozando sus carnosos labios, los cuales se abrieron ante los de él, el la beso con pasión y ella le correspondió, pronto las manos de Daniel (el músico) bajaron hacia los pechos de Cristina, los cuales son blancos y puros como la nieve y poseen un pezón color café, el cual solo se endurece cuando ella verdaderamente esta muy excitada, de hecho solo una buena penetración puede hincharlos…

Al sentir las caricias en sus senos, Cristina comenzó a sentir placer, placer que no había sentido en mucho tiempo y a la vez revancha, revancha para contra aquel que la había abandonado, por que ahora seria de otro y liberaría su vació interior.

Daniel la sujeto con fuerza, la pego a su cuerpo y empezó a desatar el sujetador de Cristina, retiro su blusa y comenzó a besar los senos blancos y puros que alguna vez fueron míos, Cristina se lleno de placer, porque si algo le encanta es que alguien bese, chupe y muerda la punta de sus pezones.

Daniel siguió besando sus senos, esta vez con mayor pasión, ella le correspondió tocándole el culo, y acercando sus dedos al vientre de Daniel con timidez pero decisión… ante esta seña, Daniel no dudo en desabrochar el Jean apretado que usaba Cristina e introdujo sus hábiles dedos de guitarrista dentro de la vagina de Cristina…, ante esto ella empezó a lubricar, comenzó a mojar la braguita blanca que había elegido para esa noche y cedió aun mas a las intenciones de Daniel.

Pronto estaban ambos desnudos, Cristina observo con curiosidad el pene de Daniel, el cual se erigía como un poste, pero decidió no mamarlo, no aun ó no tal vez esta noche… Solo para sus adentros noto, lo moreno que era ese Pene y lo rígido que estaba por ella.

Yacieron en la cama, Daniel contemplo como al recostarse, los cabellos de Cristina se desordenaban en la almohada, sus senos se aplastaban contra su pecho y sus piernas se abrían tímidamente, invitándolo a poseerla, adicionalmente observo como ella lo miraba con deseo…

Para Daniel fue indescriptible el placer que sintió cuando su pene rozaba por primera vez los labios vaginales de Cristina, los cuales ya estaban húmedos y listos para recibirlo… ella hizo un gesto que motivo a Daniel a avanzar y por primera vez, desde que Yo la abandone, Cristina fue penetrada…

El placer que ella sintió mezclo revancha con sensualidad. Acostumbrada a que Yo fuera quien regularmente la penetraba durante los ultimos años, sintió una sensación diferente. Definitivamente, no era mi Pene el que estaba dentro de ella y ella lo sabia… pero esta imagen desapareció de su mente justo cuando el pene de Daniel se sumergió entre sus labios vaginales, luego el insistente martilleo que Daniel ejercía sobre ella motivo que empezara a fluir el liquido divino que exhala su Vagina.

Y debo aquí hacer un paréntesis y decir que el liquido generado por la vagina de Cristina es divino, es el majar que emana de una Diosa, es puro, viscoso, huele y sabe como el de ninguna otra mujer. Se impregna a la piel y permanece por días, haciendo que los hombres sigan añorándola durante incluso semanas.

Presa de la excitación, por el Pene que la ensartaba, por los continuos mordisqueos en sus pezones y por el golpetear de los testículos de Daniel contra su parte genital baja, Cristina comenzó a gemir suavemente, como solo ella sabe hacerlo, su rostro se enrojeció y sus pezones comenzaron a llenarse de sangre y por ende a erigirse…

Daniel no lo sabia, pero los pezones erectos de Cristina son la señal que todo hombre que la penetre debe esperar para saber que llego el momento de empujarla con violencia, con fuerza para sacarle un orgasmo… un orgasmo que pocas mujeres pueden entregar…

Daniel sintió el calor del momento, su pene rígido dentro de Cristina comenzó a sentir como la vagina de Cristina se estrechaba y lo absorbía, ella sabia lo que el sentía, porque es su reacción orgásmica habitual, ella siente placer contrayendo sus músculos vaginales, aprisionando al Pene que tiene entre sus blancas piernas y exigiendo al amante que le inyecte todo su semen, que inunde de semen su estrecha cavidad Vaginal…

Daniel presa del placer emitió un gemido y el semen comenzó a desbordarse dentro del vientre de Cristina, por primera vez en dos meses había semen dentro de ella y por primera vez en mucho tiempo un semen distinto al que la inundo durante los últimos años…

Cristina siempre siente cuando ha sido eyaculada por su pareja, esto le ocasiona un placer enorme y es allí cuando llega al orgasmo, es por esto que no gusta de los condones, es por esto que selecciona bien a los hombres que van a “estar con ella”, es por esto que disfruto del semen de Daniel dentro de Ella.

En el ultimo suspiro de éxtasis, Cristina apretó aun mas sus músculos vaginales, Daniel sentía que su miembro se perdía dentro de ella, gemío y tuvo un orgasmo muy grande, un orgasmo que lo condenaría a añorarla por siempre…

En segundos, Daniel sintió empapada su Pelvis, pensó que su placer había sido tan grande que su semen se había desbordado de la vagina de Cristina, no obstante no fue así, no era eso, Daniel no lo sabe, pero cuando Cristina verdaderamente tiene un orgasmo, su liquido vaginal empapa todo, ella literalmente eyacula y este era el premio que Daniel había recibido por haberla llevado al éxtasis máximo. No todos los hombres logran conseguir esto de Cristina

Después del mutuo orgasmo, Daniel intento besarla nuevamente , pero ella no besa después de un orgasmo, ella siempre pide a su amante permanecer quieto dentro de ella hasta que la erección desaparezca… no obstante Daniel quería aun mas, su Pene aun estaba erguido y listo para continuar, Cristina yacía agotada pero Daniel comenzó nuevamente a martillarla, ella poco a poco volvió a entrar en calor, empezó a sentir nuevamente ganas de que esa nueva verga la azotara.

Esta vez Daniel lo hizo aun con mas violencia, llevándola rápidamente a un nuevo orgasmo… nuevamente ella lo premio con sus abundantes fluidos vaginales los cuales cayeron todos sobre la zona genital de Daniel., embadurnandolo una vez más con ese divino fluido…

Agotado, Daniel se retiro, la beso y se hecho a su lado, para que ambos pudieran reponer energías antes del siguiente polvazo…

Durante estos minutos de descanso, en la mente de Cristina rondaba mi recuerdo, sentía revancha pero a la vez tristeza, me añoro por un momento pero también me odio por otro… Ya había sido de otro hombre, Yo ya no había sido el ultimo hombre dentro de su vientre… se había liberado y se sentía atractiva y deseada…como siempre después de una faena tan movida, sus ojos se cerraron y se durmió, en vano Daniel trato de iniciar un nuevo intercurso sexual con ella, pese a que su Pene nuevamente estaba erecto, y pese a que con su verga de acero volvió a rozar el culo de Cristina, ella prefirió el sueño. Es el tipo de mujer que solo se entrega hasta donde ella desea…

Sin embargo un hábil cúmulo de caricias practicado por Daniel sobre Cristina logro volver a excitarla, la acaricio suave y fuerte en sus majestuosos senos, lamió y mordió sus preciosos pezones y con sus hábiles manos acaricio el clítoris de Cristina, de una manera que logro después de un rato, el restablecimiento del delicioso flujo vaginal de Cristina

Al sentir como la vagina de Cristina se empapaba, Daniel volvio a penetrarla, no obstante esta vez el prefirió voltearla y realizarla una penetración por detrás (por su vagina) ella nuevamente volvió a excitarse y aunque tenia más sueño que ganas permitió que su nuevo amante la utilizara como a una muñeca de hule, Daniel la penetro con fuerza hasta llegar al orgasmo, esta vez el eyaculo pero Cristina no lo premio con su fluido de éxtasis total. ella estaba agotada y solo quería que el Pene de Daniel se relajara y la dejara en Paz.

Y ese fue el primer amante que tuvo Cristina después de nuestra separación, se entrego a él esa noche, pero no entrego su corazón ni nunca más le entregaría su cuerpo…

De hecho Daniel tuvo que ceder a Cristina a Diego, un amigo cercano, quien unas semanas más tarde logro cautivarla con sus canciones, sus versos bohemios y su nueva forma de ver la vida.

Con Diego, Cristina volvió a enamorarse, no locamente pero si volvió a pensar en alguien más seguido, a añorar verlo, inclusive volvió a escuchar canciones y a tararearlas cuando las ponían en la radio. Diego fue el primer amor que tuvo Cristina después de que Yo la abandone… No obstante, no era un candidato para conservar de por vida, así que con esa tranquilidad que solo ella tiene, se dio el chance de disfrutarlo mientras durara. Se permitio vivir el presente.

La primera noche de Cristina con Diego fue el fin de Semana del cumpleaños de Cristina, ese día él la invito a almorzar y ella sabiendo lo que vendría después, decidió vestirse para la ocasión. Compro una falda corta que dejaba ver sus blancas piernas y que a la vez hacia que su amante pudiera fantasear con solo mirarla, vistió su más excitante ropa interior y llevo consigo sus más apasionados deseos.

Cristina se sentía muy emocionada desde que conoció a Diego, así que con antelación en había tinturado su cabello, había arreglado sus uñas de manos y pies, había retirado los vellos de sus piernas y de su zona genital. Ella estaba lista, lista para que Diego la disfrutara al observarla blanca y pura como la más linda de las hadas… Ese día uso su mejor perfume y salio a la tan ansiada cita.

Luego de almorzar, cenar y bailar, finalmente llegaron al apartamento de Diego… Cristina temblaba de nervios, dado que a diferencia de su encuentro con Daniel, en este ella si involucraba algo de sus sentimientos y quería que todo saliera bien, quería que Diego fuera muy feliz con ella y que la pusiera por encima de todas las mujeres con que había estado antes, las cuales por seguro habían pasado también por ese apartamento y por esa cama…

Comenzaron a besarse con pasión, con una pasión que traían de dos semanas atrás cuando se conocieron en un concierto en el Parque Bolivar y cuando se besaron por vez primera, ella que ya había sido manoseada con pasión por Diego, aun no cedía, porque sabia que la primera vez con el debía ser más especial que lo que ella había tenido con su anterior amante varias semanas atrás y mucho más especial que cualquier arrimada en el baño de un bar…

Diego la beso, la beso con pasión, su Pene erguido, la deseaba desde hacia mucho tiempo, y ya soñaba con hacerla suya, con penetrarla y sentirla gemir… Cristina no se quedaba atrás, así que se desinhibió y se entrego sin tapujos; con Diego ella no quería guardar apariencias de niña buena y tímida, Diego para ella era un hombre con el que ella podía experimentar sus mas profundos deseos, fue por esto que sin dudarlo dio el paso inicial y desabrocho el Jean de Diego, para así asir con sus manos su enorme Pene erecto, al tocarlo Cristina sintió un fuego que la quemaba por dentro, y sintió como sin aun haber sido penetrada, su fluido vaginal mojaba su ropa interior tan abundantemente como después de un gran orgasmo.

Cristina no dudo ni un momento iniciar con su primera fantasía, quería hacerla desde hacia mucho tiempo, así que se arrodillo y empezó inmediatamente a mamar la verga de Diego, lo hizo con desgarro, con pasión, como si hubiera estado abandonada en una isla sin comer, y este fuera su primer bocado. Diego sintió un placer enorme, algo que no podía controlar, nunca una mujer lo había deseado tanto y por esto pese a que lo intento, no pudo contenerse y por eso decidió eyacular dentro de la boca de Cristina, llenándola de su leche por doquier…

Cristina recibió como el mejor de los premios el semen de Diego, aunque ella siempre ha sido complicada para este tipo de cosas, en esta ocasión verdaderamente lo deseaba y por eso lo disfruto, para ella fue el liquido más deseado y por eso, pese a que no lo trago, lo esparció nuevamente sobre el pene erecto de Diego y disfruto lamiéndolo durante varios minutos, varios minutos que a ella solo le brindaban placer y a Diego lo llevaban a las estrellas.

Fue tanto la emoción, la energía y el deseo que Cristina puso en esta mamada que yació sobre la cama agotada, Diego que aun gemía de placer, sintió la necesidad de corresponderla e inmediatamente comenzó a chupar los labios vaginales de Cristina, comenzó a besarla en sus labios vaginales con la misma pasión con que beso los carnosos labios de la boca de Cristina durante las ultimas dos semanas, Cristina no podía del placer, rápidamente llego al Orgasmo y como ya lo sabemos, premio a su amante con una cantidad tal de flujo vaginal, que la cara de Diego quedo impregnada del exquisito olor de los flujos de Cristina por muchos días más después de esa noche.

Para ese momento, Cristina yacía recuperándose del placer recibido, pero Diego con su Pene más fuerte que un riel de acero, inmediatamente se abalanzó sobre ella y empezó a penetrarla con fuerza… Ante esto Cristina gritaba, “Hazme sentir mujer”, Hazme sentir mujer, dame duro, estoy arrechita, dame duro mi amor, ay si, soy tu puta Diego, hazme lo que quieras”… Diego la arrastro por toda la cama, la empujo con su Pene de rincón a rincón, con tal fuerza que en un momento se vieron en el piso follando salvajemente, Cristina había tenido Ya dos orgasmos e iba para el tercero, Diego aun no la eyaculaba, y ella lo sabia… pero ya lo deseaba, dado que el placer era tan incontrolable que si Diego no terminaba, Cristina iba a perder el control de si…

Finalmente después de 15 minutos de martilleo constante sobre la blanca vagina de Cristina, Diego eyaculo y la colmo de su semen, ella lo sintió y nuevamente libero enormes cantidades de su flujo vaginal… Diego quedo marcado, en su cara, en sus manos y en su pelvis por los jugos vaginales de Cristina. El placer fue enorme, tan grande que ambos yacían en el suelo sin poderse mover. Cristina halo una cobija de la cama, cubrió a ambos amantes y yacieron dormidos y exhaustos por al menos una hora.

Solo la incomodidad del piso pudo perturbar su relajado sueño, Cristina invito a Diego nuevamente a la cama, el algo somnoliento acepto y se acomodaron en el lecho, un lecho donde Diego había librado batallas de amor similares con muchas mujeres antes que con Cristina…

No pasaron más de 30 minutos cuando el Pene erecto de Diego, advirtió a Cristina de la necesidad de un nuevo encuentro. Ella complacida acepto, pese a que el sueño aun la vencía. Diego se subió en ella, la beso con pasión, pero no la penetro, simplemente rozo su Pene por los labios vaginales de Cristina, los cuales estaban húmedos y listos para recibirlo.

Cristina le dijo, “Diego quiero que seas el primero que me da por el culo… lo intente con otros, pero siempre tuve miedo, tu me das confianza y quiero que seas el primero”… Ante la solicitud de Cristina, Diego inmediatamente saco un tarro de lubricante que siempre guarda para estos casos… Cristina pensó pero no dijo nada mejor… sabia que ella no era la primera, pero por lo menos se conformaba con que el si iba a ser el primero en penetrar su culo, algo que ella en ocasiones anteriores intento pero no logro con otras parejas.

Diego esparció gentilmente en el ano de Cristina el ungüento, también sobre su firme Pene, excitado y deseoso de penetrar… Cristina nerviosa empezó a sentir como un cuerpo extraño entraba por detrás, sintió miedo y algo de dolor, tanto que finalmente pidió a Diego no seguir…, el comprensivo la acaricio, la beso y sin decirle nada la llevo de nuevo al éxtasis penetrando su vagina y martillándola con Violencia, Cristina empezó a gritar de placer, “hazme tuya, Hazme sentir mujer, soy tu puta Diego, lo tienes grande, más grande que ninguno que haya tenido, me topas Diego, me topas el fondo de mi vagina Ahhh!”

En medio de la excitación, Diego vio el momento perfecto para voltear a Cristina y vencer su temor a la penetración anal, lo hizo con cuidado, la volteo y la penetro primero por la Vagina, agarro sus Senos blancos y rígidos, los pezones estaban totalmente rígidos y expandidos sobre los majestuosos senos de Cristina, la penetro con fuerza y le grito cosas vulgares “eres mi puta Cristina, me excitas, quiero azotarte con mi verga”, Cristina tuvo un orgasmo, ya no sabia cuantos había tenido durante esa noche, en ese momento sus flujos nuevamente empaparon la zona genital de Diego, el eyaculo y la lleno de semen nuevamente, el placer fue tan grande que Cristina volvió a tener un orgasmo y su cuerpo se relajo tanto que finalmente Diego pudo penetrar el ano de Cristina, su pene entro triunfante, sin dolor y sin quejas, la excitación de Cristina fue tal que no logro controlar sus esfínter y orino, lo hizo con placer y sin vergüenza, porque con Diego Cristina se atrevía a todo y quería todo…

Diego seguía con su pene erguido dentro de Cristina, ella gritaba, “dame duro, dame duro, eyacúlame por el culo, eyacúlame por favor, soy una puta, eyacúlame, eyacúlame, inundame”, Diego se movió con Violencia y en un punto se detuvo, todo quedo en Silencio…

Para Cristina fue como una eternidad, sintió como en cada silenciosa contracción, el pene de Diego dejaba semen dentro de su culo, sintió un orgasmo tan grande que no lo ha vuelto a experimentar desde aquella ocasión, ni siquiera en encuentros posteriores con Diego. El éxtasis de Cristina fue tan grande que los vecinos se quejaron y ellos no tuvieron más que echarse a reír, rieron tanto que fue el final perfecto para un polvo tan memorable para Cristina…

Terminado esto, ambos volvieron a yacer desnudos, la cama era una mezcla de fluidos, lo cual Diego encontró como el más delicioso de los manjares, nuevamente se abalanzo sobre Cristina, la acostó con fuerza sobre la cama y empezó a chupar sus labios vaginales, su ano y empezó a embadurnarse de todos los fluidos que habían salido de esta hermosa dama, ella se unió a la aberración de fluidos, tomo el Pene de Diego, el cual estaba flácido por el maratón corrido, y empezó a chuparlo, con la misma intensidad que cuando se encontraron hace unas horas al principio de esta historia.

Pronto Diego empezó a sentir como su Pene crecía dentro de la Boca de Cristina, ella complacida por haberlo “levantado”, se acostó y abriendo las piernas le dijo “follame, cojeme, dame como nunca le has dado a ninguna mujer, soy tuya, dame sexo, dame mas orgasmos, soy tu Puta Diego”. Diego acudió a los brazos de Cristina, su Pene entro rápidamente, pues la Vagina de Cristina estaba muy abierta por todas las penetraciones recibidas durante la noche y porque el tamaño del miembro de Diego era demasiado para su estrecha vagina, nuevamente ella empezó a gemir… con sus ultimas energías Diego la martillo, Cristina sentía como los testículos de Diego golpeaban contra la entrada de su vagina, sentía mordidas en sus pezones, besos húmedos y el olor que impregnaba toda la habitación, ella tuvo tres orgasmos más antes de que Diego la eyaculara, él exhausto se hecho a un lado y se quedo dormido

Cristina despierta por el placer que sentía, se sumergió en sus sensaciones, por un lado sentía como se desbordaba de su vagina parte del semen que Diego había depositado minutos antes, además sentía una sensación nueva en su culo, sentía como también un liquido seminoso resbalaba por su ano y sentía como su culo se había abierto por primera vez, ante el primer amante que verdaderamente logro derrotar sus miedos. Muerta de placer, no pensó en más que en ese instante, aspiro con entusiasmo el olor que emanaba por toda la habitación y lo guardo en su memoria, como un recuerdo de la noche en que sexualmente se sintió más plena.

Cristina y Diego tuvieron más encuentros durante los siguientes 2 meses, pero nunca tan excitantes como este que ella me contó… de hecho esta noche quedo para ella como el único recuerdo valioso de esa relación, de la cual finalmente ambos salieron sin decirse nada… No obstante, Cristina siempre sin importar si este sola o acompañada volverá a entregarse a Diego cada vez que el se lo pida…, solo añoro que vuelva a contarme con tanto detalle lo que acontezca en ese momento.

(Continuara)

Te gusto este mensaje?, recibo comentarios y sugerencias en pedro.allende75@gmail.com ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*