Jessy, una ricura

Mi nombre es Fernando y, el presente relato es una historia real, que tuvo lugar en la Cd. de México con una compañera de trabajo llamada Jessy.

Para iniciar, debo decirles que en un trabajo que tuve hace algunos años, tenía como compañera a una chica muy guapa. Empecé a tener conversaciones con ella cada vez con mayor confianza, hasta que en una ocasión, al saludarnos del “clásico besito”, nos lo dimos en la boca.

Los días transcurrieron así, hasta que en una ocasión la invité a salir. Quedamos de vernos en una estación del metro cercana al departamento donde yo vivía, una vez que ella llegó, la invité a comer cerca de ahí y posteriormente fuimos a mi depto.

Una vez allí, comenzamos a platicar acerca de diferentes temas, posteriormente la abracé y le di un beso, al cual ella respondió de manera muy sensual acercándose hacia mí. Luego ella me indicó:

-Que rico, me has hecho sentir algo muy “raro”

-Si quieres podemos seguir, a ver que otras “cosas sentimos”

-Bueno, sólo que “no respondo por lo que pueda suceder ehh”

-No te preocupes preciosa, hazme lo que quieras…

Continuamos “agasajando” cada vez con mayor excitación, al grado de que yo le arrimaba el “camarón” (así se dice en México) cada vez más.

Ella correspondía moviéndose de una forma muy pero muy caliente, lo cual hizo que se me parara más de lo que ya la tenía. Ella, al sentir mi pene tan duro y grande, me comentó:

-así amorcito, hayyy que rico…

-sabes, voltéate mami…!!!

Ella, inmediatamente accedió a mi petición y se puso un poco empinada…

-Que rica tanguita traes corazón, ahh, eso me pone mas caliente y te haré algo que te va a gustar
– siii, por favor cógeme papito ahhh !!

Ante eso y los constantes tallones que le daba, yo estaba que ya no aguantaba más y le comencé a desabrochar la blusita, a lo que ella accedió e incluso me ayudó a quitarse el bra…

-si mi vida, hayy que rico se siente

-y más rica estás tu cariño

Posteriormente, debido a que aún ella estaba de espaldas, le fui bajando un pantaloncito muy entallado que ella traía, el cual dejaba ver una nalguitas muy apetecibles…

-Fer, amor ven chiquito

Y me quito la camisa y el pantalón de manera muy habilidosa (tal vez era por la calentura que traía)
Quedamos finalmente los dos, completamente desnudos y exhibiendo nuestros cuerpos.

Debo decirles también que ella tenía una nalgas riquísimas, muy paraditas y duritas, lo cual hizo que me pusiera al máximo de caliente y luego

-Que rica estás mamacita, de haber sabido que te veías tan bien, te hubiera invitado a salir desde el primer día que te conocí
– bueno, ahora que ya me tienes aquí, hazme tuya mi amor

Se volteó nuevamente y al momento que se tocaba las nalgas de una forma súper cachonda, me dijo

-Ves esto amor, es tuyo, cómetelo todo

-Claro que sí chiquita, ven acá

Ella se me acercó y le besé el cuello, para luego seguir con sus bubis. Luego, fui bajando por su abdomen. Posteriormente le empecé a besar sus piecitos, ya que los tenia muy bonitos y a mí me encantan los pies femeninos.

Fui subiendo y besando sus ricas piernas para llegar finalmente a sus ricas nalguitas. >Comencé a besarlas y después a morderlas, a lo que ella respondió:

-Hayy que rico papi, sigue por favor, no te pares…!!!!

Por mi parte, seguí besándole el trasero y luego le di vuelta, quedando su rica y depilada vagina frente a mi, a lo cual, inmediatamente procedí a “lamérsela”, a lo que ella comenzó a gemir de una manera súper excitante…

-Ahh, si amor así

Continué haciéndolo hasta que sentí que ella comenzaba a moverse más de lo normal y, luego le vino su primer orgasmo

-Si amor, hayyyy !!

Esos gemidos espectaculares, me pusieron a más cachondo aún, ya que supongo, se escucharon en toda la calle…

Luego, procedí a empinarla y por fin se la metí, a lo que ella me dijo:

-Hayyy, así que rico

Comencé a meterla y sacarla, primero despacio y posteriormente más rápido. Estuvimos así unos minutos, no saben era tan espectacular la vista que yo tenía de sus nalguitas…

-Que buena estás preciosa…

-Y tú, que rica la tienes

-Es tuya cariño, cuando quieras puedas puedes venir a verme y comértela…

Estuvimos haciéndolo en diferentes posiciones durante una hora aproximadamente.

Para terminar les comento que fue uno de los “palos” más ricos que me he echado con esa bella mujer…

Agradeceré me envíen sus comentarios al siguiente e-mail:

fernando2006alonso@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*