Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una visita inolvidable

Alex, carpintero de profesión, fue contratado por Raúl, un conocido de su adolescencia que ahora tenia 29 años, uno mas que Alex, y que se acababa de pasar a una nueva casa, después de grandes sacrificios y estar trabajando duro por fin pudo tener su casa, antes vivía con sus tíos, ya que Raúl, como Alex, eran de un pueblo bastante lejano de la capital y para poder estudiar la única forma era irse a vivir con sus tíos cerca de la universidad capitalina. Debido a sus ambiciones, y un poco de timidez con el sexo opuesto, Raúl, aun no se casaba, a pesar que en su pueblo fue bastante noviero, el ambiente de la capital era otro, frío, lleno de intereses de por medio y calculador, cosas que Raúl no estaba acostumbrado a ver en las chicas de su pueblo, por lo que le costo mucho adaptarse. Sin embargo ahora tenia su casa propia, su profesión, empezaba a tener dinero y bueno, herencia de sus tíos le encantaban los canes, de los cuales tenia una hermosa pareja de Pastor Alemán, Quina y Zolthar los cuales cuidaba de manera especial.

Alex se sorprendió un día en que recibió la llamada de su antiguo amigo de la infancia y adolescencia, ya que por mas de tres años habían perdido contacto y después de saludarlo efusivamente, y hablar un rato comentando que habían hecho por la vida, menuda sorpresa, para Raúl, Alex estaba soltero, mas que Alex no era nada tímido y además que fue compañero y compinche en mas de una de esas conquistas en el pueblo, pero bueno, su antigua novia se había ido para la capital a probar suerte y de veras que la probo, ya que luego de unos cuantos meses de haber llegado ella a la capital, conoció a un tipo de plata que se la llevo a vivir con ella y el pobre de Alex quedo en el olvido. Bueno pues Raúl le contó que estaba instalándose en una casa nueva que le salía a un precio cómodo y con ayuda de sus tíos mas prestamos, había podido adquirir, pero que tenia varios problemitas y como sabia que Alex era buen Carpintero, lo invitaba una temporada a trabajar a su casa. Alex aceptó y le dijo que le diera unos tres días para arreglar y llegaría a su casa.

Pasaron los tres días y Alex llegó a la capital, le costó encontrar la casa de su amigo Raúl. pero una vez instalado y luego de hablar un buen rato con su amigo, decidieron salir para que conociera un poco mas de la capital. Fueron a un Centro nocturno donde llegaban muchas chicas muy guapas, decidieron abordar un par que estaban en la barra solas, después de invitarlas a unos cuantos tragos y hablar un rato, Alex empezó a comprender lo frívolo que era el ambiente en la capital, las chicas empezaron con preguntas como que si tenían carro, que cual carrera habían estudiado, que si conocían a tal tipo, etc. Cuantas preguntas y no saber que contestar, incluso Raúl que ya tenía su experiencia, a veces dudaba que contestar, pero bueno cuando las chicas sabían que no tenían carro, terminaba el coqueteo y empezaban las respuestas cortantes y de desinterés y ahí terminaba la noche de cacería, luego de eso lo llevo a un Night Club lo cual los calentó un buen poco, se fueron para la casa a dormir, y al día siguiente empezó Alex su trabajo. Así paso varios días, por fin llego el fin de semana y decidieron salir de nuevo, otro bar donde llegaban buenas chicas, pero igual nada de suerte, esta vez decidieron no ir a un Night Club, sino a un lugar donde exhibían películas pornográficas, para Alex, esto no era muy común, por lo que cuando estuvo un rato viendo las películas, su excitación subió al máximo, películas heterosexuales, lesbianas, sado, rubias, negras, pelirrojas, chinas, era increíble tanto sexo, y tras de eso ponen una película de zoofilia, era primer vez que Alex veía algo parecido, parecia que le gustaba pues veía con atención, pero luego hizo un comentario a Raúl: “como pueden hacerlo con un animal” a lo que Raúl respondió, bueno gustos son gustos y si están muy calientes… a Alex le sorprendió pero bueno tal vez tenia razón de esto y continuaron viendo la película, luego de unas cuantas películas mas se fueron a casa, a Alex le turbaba en la mente aquellas escenas de mujeres y hombres con animales, era sorprendente, seguidamente se fue a acostar y cerrando la puerta se acostó, paso como una hora y Alex despertó con sed, bajo silenciosamente para no despertar a Raúl y se dirigió a la cocina, le extraño mucho encontrar la puerta de la cocina entreabierta y salió al patio para ver si eran los perros que andaban ahí, los iba a llamar cuando escucho un ruidito, como un gemido, se acercó silenciosamente y cual no seria su sorpresa, al ver a Raul cogiendo con Quina, él estaba hincado y tenia a Quina agarrada de los costados, y bombeaba cual perro la concha de su hembra, no hizo ningún ruido, para no ser descubierto, era como estar viendo la película, pero mejor era en vivo, esto lo excitó de gran forma, sacando su verga, empezó a pajearse, hasta que terminó. Satisfecho un poco, se fue hacia su cuarto para no ser descubierto, al poco rato se oían los pasos de Raúl que iba para su cuarto.

Al día siguiente todo era normal, como si nada hubiera pasado, sin embargo en la mente de Alex pasaban una y otra vez las imágenes de su amigo follando con una perra, obviamente era extraño, pero lo excitaban enormemente esas escenas en su cabeza, ya Raúl se fue hacia el trabajo y Alex empezó a trabajar, por su mente paso unas cien veces el intentar follar con Quina y ver que se sentía, pero no se atrevió.

Así pasaron los días y nuevamente fin de semana, el trabajo estaba prácticamente terminado , eran detalles lo que faltaba y bueno, tomaron el día libre para hacer lo de siempre, ir algún bar, tratar de conquistar algunas chicas, luego verían que hacían, Alex impaciente sugirió ir a ver películas, Raúl acepto por la insistencia de su amigo, al llegar al lugar entraron y como de costumbre pagaron la cuota usual y se pusieron cómodamente a ver películas un buen rato hasta quedar satisfechos por lo menos de vista pues la excitación era inimaginable al salir de este lugar donde podían satisfacer las mas locas ideas y fantasías sexuales.

Al llegar a la casa Alex le dijo a Raúl que iba a dormir y subió a su cuarto, cerro la puerta y espero a que Alex bajara a repetir el espectáculo de hace una semana y así fue, no paso mucho tiempo para que se escucharan pasos bajando la escalera y dio unos minutos de tiempo para no arruinar el espectáculo, cuando considero conveniente bajo y fue Raúl hacia la puerta trasera, en efecto estaba entreabierta como la noche anterior y sigilosamente salió y se oculto para de nuevo sorprenderse por lo que veía, lo cual no podía dar crédito, ya que era una imagen sorprendente y excitante a la vez que desconcertante ya que vio a su amigo esta vez no follaba a Quina sino que él era follado por Zolthar, en posición de cuatro patas estaba sumiso a la voluntad y poder de su can quien bombeaba a su dueño de manera desesperada, como si fuera Quina mas apetitosa, de un momento a otro Raúl quedo enganchado de su perro y este paso por encima de su dueño y quedo abotonado culo a culo y cual no seria la sorpresa de Alex al ver que Raul empezó a llamar a su perra y esta al acudir al llamado, la volvió y con poca dificultad empezó a follarla era demasiado excitante esa imagen de Raúl en una verdadera orgía canina en donde parecía un sándwich con los perros como pan y Raúl como relleno entre los dos, ya Alex estaba que explotaba de la excitación, su verga palpitaba incontrolablemente y botaba liquido seminal en grandes proporciones, ninguna película zoofilica podía superar ese espectáculo que presenciaba sin saber que hacer, luego de unos minutos vio a Raúl casi estremecerse y supo que su amigo estaba terminando en aquella concha animal mientras su perro también terminaba dentro de aquel ano humano, fue una visión dantesca, cuando el buen perro soltó a Raúl supo que había terminado el espectáculo así que subió al cuarto y trato de dormir, al día siguiente Raúl se fue para el trabajo y a Alex ya le quedaba poquísimo trabajo y lo que observo la noche anterior lo tenia perturbado de sobremanera y no aguanto más sabia que estaría solo durante mas de ocho horas así que llamo a los perros que con tanto tiempo ya se habían encariñado con Alex, así que los introdujo en la casa ya que a Raúl lo ayudaba la oscuridad de la noche pero de día si tenia que ser dentro de la casa, una vez adentro fue a la habitación de visitas que estaba al lado de la suya y encerró a los perros dentro de esta, bajo fue a la cocina y busco un bote o tarro de mantequilla y se fue para arriba de nuevo y antes de entrar se desnudo y unto mantequilla en su verga y en su ano abundantemente y se puso de rodillas y los llamo, estratégicamente puso a Quina a lamerle la verga y al perro su ano, en la cara de Alex se reflejaba la satisfacción materializada en gestos de placer, luego de unos minutos ya Alex no aguantaba mas y empezó a voltear a Quina y trato de encularla con un poco de dificultad ya que no tenia la experiencia de Raúl, pero lo consiguió y empezó a gozar de placer, era una sensación increíble algo que jamás pensó hacer y sentir, así que se recostó sobre el lomo de Quina para sentir todo su cuerpo, cuando de repente siente una lamida en su ano era Zolthar al que ya había olvidado, la excitación lo hizo relajarse más y tirar su trasero hacia atrás cuando sintió un peso sobre su espalda y unas garras que lo afianzaron fuertemente de su cintura y sin tiempo de reaccionar y para su mala suerte una gran puntería de Zolthar fue penetrado en cuestion de segundos y cuatro, cinco, seis veces tan rapidas que no tuvo tiempo de reaccionar para salirse de ese sándwich, del que fue testigo con su amigo Raúl y en la setima hincada Zolthar penetro hasta lo mas profundo el ano de Alex, introduciendo su bulbo, atrapando a Alex sin opción de escapar, ya que no fue ni dos segundos y ya estaban abotonados, esto lo supo Alex y ya en esta situación se dio cuenta que no era nada desagradable el estar enculado con un perro y mas bien era placentero, siguió bombeando a Quina hasta que termino, en el momento que Zolthar tambien llenaba los intestinos de Alex, dos minutos después se soltaron los tres, Alex se derrumbo de placer y cansancio al suelo y los perros empezaron a lamer a Alex, luego de un rato Alex se recuero, sacó a los perros y se aseo y volvió a las labores, las cuales terminó ese mismo día y al día siguiente se despidió de su amigo y volvió a su pueblo con la mejor experiencia sexual que haya experimentado, y con la idea de ir a practicar su nueva experiencia en su pueblo, donde había no solo perros…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*