Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Piquito

En mi casa no teníamos perros, ni ningún otro animal, ya que no los consideramos como necesarios ni útiles para nosotros, Ya ahora que soy adulto y que vivo solo me he planteado la posibilidad de conseguir una mascota.

Tengo unos amigos y ellos tiene un perro llamado Piquito, esta ridículo el nombre pero el hijo menor de ambos se lo puso cuando era mas chico, ahora sus hijos ya jóvenes se dedican a realizar campamentos rappel y otras actividades por las que constantemente viajan fuera de la ciudad.

Hace escasamente un mes, realizaron un viaje al norte del país (México) y necesitaban quien cuidara de su perro, este es un Golden Retriver de 6 años de edad y es muy juguetón y cariñoso, yo he jugado con él cuando voy a visitar esa familia, yo no de muy buena gana acepté y les dije que me lo dejaran. Este encargo era por espacio de 2 semanas.

El Domingo llegaron por la tarde con un cargamento de alimento, su cobija, algunos juguetes, alimento por montones y su plato para comer, entre otras cosas.

Piquito lloró mucho toda la noche por que se sentía solito sin su familia. Yo no sabia que el perro dormía en el cuarto a un costado de la cama así que me receté toda una noche de ladridos y chillidos.

Al otro día lunes fui a trabajar muy desvelado y con mal humor por no dormir, me comuniqué por teléfono con ellos hasta donde estaban y me dijeron algunas cosas de él.

Ese día comencé a tratarlo mejor y nos hicimos amigos de inmediato, a media semana ya jugábamos cuando regresaba del trabajo, me gustaba verlo mover la cola cuando me veía llegar y se pone a lamerme cuando me agacho a acariciarlo.

El sábado descanse y estuve solo en casa, tomándome una cerveza y en ropa cómoda un short, una camiseta. Jugamos un rato y luego nos metimos pues se vino la lluvia, en tanto jugar, Piquito, estaba cansado y se recostó sobre mi, lo acaricié y noté que le gustaba mucho, comenzó a olerme por todas parte y buscó entre mis piernas hasta que llego a oler y lamer donde están mis genitales. Yo estaba muy emocionado y comencé a buscar los suyos, él se incorporó, pensé que estaba molesto, pero no, solo se detuvo un rato, me volvió a husmear y comenzó a moverse en mis piernas, sentí un poco de pena por él, pues siendo un animal tan bello y noble y no tenía con quien hacer lo que tenía ganas de hacer.

Sin pensarlo me puse en cuatro patas y baje mi short y ropa interior, Piquito se puso detrás y me montó, me ardió mucho los arañazos fuertes que me dió en las piernas y espalda, con sus patas delanteras me abrazó fuerte y comenzó a buscar mi agujero, no atinaba donde, hasta que me moví un poco mas y en un solo movimiento me ensartó, fue extraño sentir algo entrando en mi, pero no sentía dolor ni placer, eso si un poco de miedo pues estaba muy caliente y casi me quemaba por dentro, Piquito seguía bombeando y en el final de su pene se formó su característica bola que intentaba insertarme, Ahí si que me dolió mucho pues dilato mi ano cuando entro, con eso sello muestra unión, yo jadeaba, de placer y sentía muy rico, Piquito me estaba dando una faena de sexo anal deliciosa y yo feliz, hasta ese entonces nunca había introducido nada en mi ano, y ahora era desvirgado por un perro.

Piquito me cogía como loco y yo estaba a mil. ¡OH que delicia tenerlo adentro! Hasta que comenzó a vaciar su semen dentro de mi, bombeaba suave y fijaba mas sus patas en mi estómago, en un momento cruzó, su para por mis nalgas añadiendo otros arañazos mas y puso su ano contra el mío, se agachó y estuvo así un rato, lo sentía caliente, húmedo y dentro de mi, mi ano adolorido, hinchado y lleno, al poco rato se desinflamó un rato y salió, con dificultad, junto con él un poco de su esperma y se verga aun dura, no era algo ni grueso, ni tan grande pero si de buen tamaño, se puso a limpiársela con su lengua y yo mientras trataba de incorporarme estaba hecho un desastre, arañado de la espalda, estomago, nalgas y con el culo abierto y dolorido escurriendo semen de perro, por cierto huele muchísimo y se impregna en el ambiente.

Me fui a dar un baño y un masaje tratando de cerrar mi culo, ya limpio me fui a a costar a la cama, me sentía adolorido, casi con temperatura, cansado y piquito me hizo compañía, tenia ganas de hacerle algo al perro por todo el desastre que me habia hecho, pero verlo junto a mi con su cara tierna y lamiéndome con ternura, no alcancé mas que a agradecerle el momento de placer que me dió.

Seguimos juntos una semana mas y repetimos la hazaña 3 veces mas. Ahora procuré calzarle unos calcetines míos para que no me arañara y mi culo se dilata y ya no me duele tanto, parece que fue hecho para su verguita.

Cuando vinieron por él, sentí muy feo, como perder un amante. Estoy en dudas si irlo a ver pues me da miedo que me reconozca y quiera cogerme en su casa delante de sus dueños.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*