Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Amorzoo

Hola, que tal amigos, primeramente me presento, tengo ahora 23 años, soy de alguna parte de Bolivia, soy soltero, mido 1.75, peso 75 kls. Este es mi primer relato que hago conocer a todo el mundo entero, mi primera experiencia que tuve con la zoofilia fue hace 8 años .

Bien, la historia es la siguiente: cuando tenía 15 años fui a visitar a unos tíos que se encuentran en el campo, allí todo es valle y maizales. Mi tío vive en una casa de 600 mts2, tiene una casa tremenda, vive junto con mi tía, no tiene hijos pero si tienen bastantes animales, entre ellos una bella perrita llamada blanca, el nombre venia por que era realmente blanca como la nieve. No era de raza pero era una perra muy grande. Estuve ahí por dos semanas, unos días antes de mi viaje estuve viendo unas páginas de zoofilia por Internet, a los dos días que estuve ahí ya se me vino la idea de todo, lo que había visto por Internet me calentaba bastante. Pasaron los dos días y me di cuenta que la perrita estaba en celo, cosa que me excitaba mucho. El sexo de la perita se veía muy grande de lo normal y muy rosado. La perrita era mansita, cuando me di cuenta que la perrita estaba en celo quise ver mas de cerca su partecita rosada, la llevé detrás de la casa y ahí me incline, le levanté su cola, era grande y muy rosadita. Me atreví a tocarla, la primera vez se inquietó, la acaricié de su cabeza y la volví a tocar su parte cosa que no hizo nada es mas se quedó quietita y empezó a levanta su cola hacia arriba, yo estaba temblando de miedo y de excitación de miedo por que podía aparecer mi tío y pescarme y otra por que era mi primera vez que tocaba el sexo de una perrita. Esa tarde la deje ahí no mas, yo estaba muy excitado pero tuve que parar, estaba inquieto.

Toda esa tarde esperé la noche, espere que mis tíos se durmieran, ya casi eran las 10:30 de la noche cuando vi que mis tíos apagaban la luz de su cuarto. Esperé casi hasta las 11 para poder salir de mi cuarto y fui a buscar a blanca que esta en su casita, la lleve detrás de la casa donde existía sembrado de maíz nos metimos dentro el maizal donde nadie nos pudiera ver. Primero la perrita estaba tranquila, yo estaba temblando, pero no era de frio. Me arrodillé al lado de la perrita y la fui tocando desde su pancita, fui recorriendo hacia atrás y le empecé a tocar su partecita. Blanca se quedo quietita mirándome, cuando le empecé a tocar su parte empezó a levantar su cola ofreciéndome todo su sexo, mi pene empezó a crecer, tenía puesto un corto y una bolera. La noche no era fría, me saqué el corto, mi pene quedó al aire libre, apenas vio mi pené blanca vino hacia mi y lo empezó a lamer, uy se sentía muy rico, me lo lamía desde abajo, desde mis testículos y la parte del glande. Esta mi pene a mil y blanquita me lamía con esa lengua un poco áspera, me lamió hasta que no pude mas y terminé en su boca. Me eche ahí, me quedé por lo menos unos treinta minutos, Blanca se quedó a mi lado, esperaba algo mas. A la media hora blanca empezó a lamerme nuevamente hasta que mi pene empezó a pararse, me di cuenta que la perrita quería que la metiera. Me puse de rodillas, toqué su vulva, esta rosado de excitación supongo, la acaricié y empecé a meterle un dedo. Sentí que por dentro apretaba o succionaba algo no estaba seguro de meterle mi pene pero al final me decidí a metérselo. Estaba muy excitado, empecé a meterle mi pene grueso.

Al principio era un poco difícil, apenas introduje mi glande blanca se dio la vuelta, se la sacó, se empezó a lamer su vulva pero yo de nuevo me puse detrás de la perrita y empecé nuevamente a introducirlo, esta vez era mas suave y rico con lo que se lamió, lo dejo lubricado. Empezó a entrar, Blanca no hizo nada se quedo quietita yo iba metiendo suavemente ya cuando introduje como 8 cm de mi pene sentí como si fuera el tope no entraba mas se sentía muy rico, era su primera vez que le estaba entrando un pene, la perrita era primeriza. Seguí tratando de meter mas adentro sentía un tope, saque mi pene, Blanca me lo lamió y se lamió su vulva. Nuevamente le introduje pero siempre entraba unos 8 cm de mi pene, ahí empecé a sacar y meter estuve así unas dos minutos metiendo y sacando de repente hice solo un movimiento hacia arriba y mi pene se desplazó entrando todo. Blanca empezó a levantar una pata, yo sentía que me iba a venir se sentía muy rico como nunca había sentido en mi vida sentía que me lo succionaba y apretaba a la vez. Empecé a sacar y meter pero no sacaba totalmente por que algo ahí dentro me apresaba. Mi pene entró todito, chocaba mis testículos con su vulva, sentía que me lo estaba exprimiendo todo. Blanca se quedó quietita empujando un poco hacia atrás, me quedé un momento quieto, con todo mi pene dentro de la perrita. Sentí como me succionaba y aprisionaba, no pude aguantar mas y empecé a soltar mucho semen, no se cuanto pero era mucho, es como si la vulva de una perra tuviera un succionador, era tan tremendo mi orgasmo que me quede quieto ahí sin sacarlo siquiera, después de un rato mi pené empezó a ponerse en su estado normal y fue saliendo. Ahí quede súper agotado, era mi primera vez que tuve relación con una perrita, era inolvidable. Después me puse mi corto, Blanca aun se lamía su vulva que le salía gotas de semen. Me fui a descansar, me quede súper dormido hasta el día siguiente .

Esa fue mi primera experiencia zoofilica que tuve ya posteriormente les contare mas de lo que empezó mi vida de zoofilico.
Espero que les haya gustado, esperaré sus comentarios, escríbanme para poder intercambiar algún material de zoofilia. A ver si me escriben chicas y chicos que tuvieron alguna experiencia similar escríbanme chauuuu…

PD: la historia que escribi es 100 % real

amorzoo@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*