Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Me acaricias?

Me acaricias?

Jugabamos en el parque, ellas nenas que apenas despuntabas sus senos, jugabamos a los encantados. Yo simulaba que apenas la alcanzaba y les tocaba sus nalgas. en ocasiones podia sentir como llegaba mi mano hasta sus conchitas. Me gustan mucho las nalgitas de mi sobrina. es delgada y rubia de solo 15 años de edad. Seguimos jugando y la arrincone en un arbol. Quedo apoyada de frente y yo aproveche para encantarla. Ella se quedo quietecita en un posicion muy rica, parando las nalguitas. yo no resisti y se las toque deliberadamente.

– yo creo que me quieres encantar de otra manera tio

– perdon liana, no se que me paso…

– pues yo si se que te pasa, quieres cogerme..

-oye nena, eres muy directa. si tu madre se entera…

– no se va enterar, ademas, la he visto coger varias veces, con varios tipos y creo que ya es tiempo de que yo aprenda.

– aqui en el parque?

– no, pero te voy a dar un regalito.

Me tomo mi mano y la metio en su pequeño brasiere. y pude sentir sus pequeños senos, duros y deliciosos.

-quiero vertelos.

– no, ya encontraremos la ocasion.

Mi cuñada salia con frecuencia y seguido nos encargaba a sus hijas. y para suerte mia, el siguiente fin de semana salieron mi esposa y ella juntas para ver ballet o algo asi, yo le dije que no queria ir. Ella me puso la condicion de que me quedaria si cuidaba a las niñas. Yo todavia me resisti un poco, sabiendo perfectamente que esto seria mi mejor coartada.

Llego mi cuñada con sus hijas, y nor tardaron mas de 15 minutos en salir mi esposa y ella.

Pusimos una pelicula, mientras cenabamos algo. Platicabamos y jugabamos, la primera que cayo dormida fue anita de 12 años. La tome en mi brazos y la lleve a una recamara. Aprovechando el regalito, le baje sus calzoncitos y le toque su conchita. regrese a la sala y me encontre con el cuadro mas excitante. Ahi estaba dianita, completamente desnuda, tumbada en el sofa, con la piernas abiertas, masturbandose lentamente.

– que paso tio. aprovechamos la noche..

– por supueto le dije

– tienes peliculas?

-que quieres ver nenita?

-todas, quiero aprender de todo.

Saque una pelicula de lolitas pirata, donde salian unas nenas rubias rusas, tratando de meterse un consolador rosa.

Ella estaba hipnotizada por lo que veia, yo mientras ya me habia quitado el pantalon, y mi verga hacia tremendo bulto en mis calzoncillos. La empece a acariciar su senos y trate de llegar a sus conchita. En ese momento ella solo cerro los ojos y se dejo llevar. La bese en su boca, elevando mas la calentura. Le toque su conchita humeda ya, y ella dio gemido.

-quiero mas tio, hazme tu putita..

– volteate

Le pare las nalgas y le acaricie las nalgas con mi verga, y solo le amenazaba que la metia.

Ya me la metes tio, por favor.

Quieta putita. Te lo voy a dar cundo yo quiera.

Pase mi mano por sus concha y ano, ayudando a lubricar este ultimo. Ella se retorcia y pedia verga, pero yo le iba a dar mas de lo que esperaba. Le meti en sus vagina un dedo primero. Ella meneaba su cadera con frenesí. le puse el segundo, y ella no paraba de gemir. Le meti el dedo pulgar en el ano y ella dio un respingo.

– no tio por ahi no.

-callate putita, yo te hogo lo que quiera.

Ella no podia parar ya. Le vino su primer orgasmo. Se doblo tanto que crei que se desmayaba.

– rico nena?

– riquisimoo……….

– ahora te voy dar tu lechita

Le puse mi verga en su boca, y ella sumisa trago toda la que pudo. Le encantaba la verga. Yo le tome su cabeza y la hice mamar hasta que eyacule dentro de su boca. Ella se comio todo el semen que pudo. Y siguio mamando hasta dejar limpia mi verga.

– ahora si, ya te ganaste la verga chiquilla.

La acoste y sin preambulos le meti la verga. Ella ahogo un grito. Nunca le habia entrado la verga y su vagina aun era estrecha, pero con la lubricacion que ya tenia no tardo en calentarse nuevamente. Me abrazaba con piernas y brazos, yo bombeaba con fuerza y ella lo disfrutaba mas aun. Ya no pudo mas y dio un grito de placer que crei que despertaba a Anita.

Estabamos cansadisimos. Le di un beso y le cerre sus ojos. Ella casi enseguida cayo dormida. La lleve a la recamra donde dormia y le puse su pijama. La arrope y sali sin hacer ruido.

Cuando estaba ya en el pasillo, oi un ruido detras de mi. Era anita…

– tio, no puedo dormir. Me haces mimos como haces otra vez…

No me podia negar a ese regalito, pero esa es otra historia.

roydragula@yahoo.com.mx

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*