Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La Niña Insatisfecha

¿Que onda, cómo están todos? ¿Se acuerdan de mi relato “El Viejo Caliente”? Pues fíjense que el otro día me puse a platicar con mi amigo Humberto, el que trabaja en la tienda comercial, y me contó una cosa muy chida de una de las niñas que les dicen “cerillitos”. Por si no lo saben, estas niñas (aunque también hay niños) son los que están en las cajas y ponen las cosas que compra la gente en unas bolsas de plástico y ellos les dan alguna moneda.

Bueno pues esto es lo que Humberto me platico:

“Fíjate Susy que el otro día cuando estaba en mi hora de descanso me vine aquí mismo en la fuente de sodas a tomarme un refresco. ¿Alcanzas a ver a aquella niña que está en la caja No. 5? Se llama Marina y tiene 14 años y medio. Pues ese día que te cuento se acercó a sentarse conmigo a platicar como otras veces. Le invité un refresco y mientras bebíamos le pregunté porqué se veía triste.

– Fíjese que acabo de terminar con mi novio.

– ¿Y eso? ¿Qué no te trata bien o que onda?

Ella se quedó callada unos instantes y luego preguntó:

– ¿De veras quiere que le diga?

– Sí. Claro si tu quieres.

En eso le iba a dar otro sorbo a mi refresco cuando dijo:

– Lo que pasa es que no me sabe hacer el amor.

¡Al escuchar eso la impresión casi me hace escupir el líquido que bebía! Traté de recuperarme lo mejor que pude pero sin poder evitar soltar la risa. Ella sólo me veía divertida y entonces le pregunté entre nervioso y apenado.

– ¿Pues cómo te lo hace o que?

– ¡Oh! pues fíjese que nada más se me sube encima y así me lo hace pero no cambia a otra cosa ni nada.

– ¿Y tú que es lo que quieres o qué?

– Ah pues yo quiero que me haga otras cosas y no nada más eso.

– ¿Y algo como que?

– Yo sé que cuando se tiene sexo se pueden hacer muchas cosas ¿O no?

Yo creo que la cara me cambiaba de colores porque ella me miraba divertida pero no había duda de que me estaba preguntando en serio.

– Bueno si, hay otras cosas.

– Ahí está, por eso lo dejé.

En eso le llamaron de su caja para que fuera a ayudar, dejándome ahí bien sacado de onda e inquieto. Ahora si te creo que a las niñas de su edad ya se las andan tirando.”

Humberto estaba bien colorado cuando me contó esto. La chavita es blanquita, delgada, con el pelo negro y como de 1,65 de estatura. Como todas las “cerillitos” usan pantalón negro se le podía ver muy bien que sus nalguitas son paraditas y duras. Le dije a Humberto que ahora ya veía que yo tenía la razón y que no lo estaba engañando cuando le decía que muchas niñas de nuestras edades ya andan haciendo sus “cositas” como lo más natural con sus novios o con otras personas. Hasta le dije que era un menso por no haberle dicho a Marina que él podía enseñarle todo eso. Por la mirada que puso yo creo que un día de estos se anima antes de que otro le haga el favor jijijiji 😉

Bueno pues sigan escribiéndome para preguntar o contarme todo lo que quieran, ya saben que aunque me tarde siempre les contesto ¿Ok?

Besitos 😉

Susy susyteen@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*