Archivo por meses: abril 2016

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Pretendiendo olvidar a Cindy con Caludia

Hola. Soy yo, Julián. Ya les he platicado de mi relación explosiva con Cindy, y del último día que pasamos juntos. Ella se marchó, jamás volvimos a vernos, no volví a saber nada de ella. La extrañaba.

Les recuerdo que yo era gerente de una tienda departamental. Había una cajera eficiente, y como hacía falta una auxiliar de tesorería, la promovimos. Se llamaba Claudia, alta, delgada, de piel apiñonada, de cabello largo, rubio y risado. Tenía 21 años, yo me acercaba a los 30. Solía coquetearme cuando nos encontrábamos de frente y nos saludábamos, pero no la promoví por eso, sino porque era buena en su trabajo.

La oficina de tesorería se encontraba en el centro de las oficinas generales. Era un pequeño cubículo de 3 por 3.5. metros, totalmente cerrado, sólo había comunicación hacia afuera por una pequeña ventanilla con cristal polarizado. La puerta permanecía cerrada siempre. La seguridad se debe a que allí se resguardan los valores de la empresa: Dinero en efectivo, cheques, etc.

Un domingo toqué a la puerta de tesorería, Claudia me había llamado para que revisara su primer corte de caja que había hecho. La chica llevaba una blusa blanca que dejaba al descubierto su ombligo y una minifalda escosesa, con unas botas blancas que le cubrían los tobillos. Era una chica preciosa.

Entré, platicamos mientras me sentaba en una silla ejecutiva frente a la caja fuerte, y con reporte en mano comencé a verificar su corte de caja.

De pronto, Claudia se colocó detrás de mi y colocó sus manos sobre mis hombros.

– Sr. julián…qué guapo es usted…

Yo reaccioné retirando sus brazos de mis hombros

– Gracias Claudia, es ud. muy gentil…

– ¿No le gusto?
– Claro que sí. Ud. es una chica muy guapa pero….

Sin dejarme decir más, se agachó y me plantó un enorme beso en la boca. Yo me resistía porque el recuerdo de mi Cindy estaba fresco aún. Pero la temperatura de mi cuerpo me traicionó y correspondía sus caricias.

De pronto alguien se acercó a la ventanilla y tocó. Rápidamente nos separamos. Era una supervisora de cajas que traía billetes para cambiarlos por monedas.

Yo seguía sentado en la silla ejecutiva. Claudia estaba de pie frente al escritorio y de espaldas a mi, estaba acomodando los billetes. Como la silla es de rueditas, me acerqué a ella, metí mis manos por debajo de su minifalda escosesa y la tomé de las nalgas, eran unos glúteos bien torneados, duros. Claudia dió un brinquito y siguió manipulando los billetes. Me retiré un poco, ella se dió la vuelta y quedó frente a mí. Se agachó y nos comenzamos a besar, mientras mis manos viajaban nuevamente bajo su minifalta y la sujetaba de las nalgas. Le comencé a bajar su diminuta tanga blanca de algodón. Le levanté la falta y frente a mi (Yo seguía sentado) quedó una hermosa vagina apiñonada, cubierta de risos rubios recortados en forma de abanico, lo ancho sobre su pubis y haciéndose más delgado al dirigirse hacia la vulva.

Claudia se sentó sobre el escritorio, abrió sus bien torneadas piernas ofreciéndome aquel exquisito capullo.

– Dame una chupada Julián, quiero sentir tu lengua entre mis piernas.

Sin demora alguna me inqué en el piso y clavé mi cara entre sus muslos. Mientras mis manos acariciaban sus bien torneadas piernas, mi lengua hacía peripecias en su vagina, que ya estaba totalmente empapada. Con mis dedos abría sus labios vaginales para que mi lengua llegara lo más adentro posible. Claudia se estremecía de placer y con sus manos se apretaba sus redondas tetas. Claudia volvió en sí y me empujó hacia la silla, se incó, con desesperación me abrió el zipper y jaló con fuerza mi verga, totalmente endurecida y escurrida de líquidos preseminales, empezó a devorarla. Yo me acomodé, abrí mis piernas hasta donde pude para dejarla maniobrar. Sus delgadas manos apretaban mis testículos al punto de causarme dolor. Sus manos recorrían mi torre y mi brillante glande se perdía en su boca. Cuando sentí que me venía la aparté de mi. Claudia me despojó del pantalón. Ella estaba sin falda, sin tanga, la blusa abierta. Sólo sus botas estaba en su lugar. Abrió las piernas y se sentó sobre mi. Sus preciosas tetas quedaron frente a mi cara, así que aproveché para mordisquear sus pezones. Mi pene se introdujo sin dificultad en su bien lubricada vagina. Comenzamos a gemir al sentir mi pene entrando y saliendo de esa exquisita caverna. Sus tetas se balanceaban rítmicamente.

De pronto, através del ristal polarizado de la ventanilla, vimos que una silueta se asomaba. Dejamos de movernos, contuvimos nuestros gemidos y nos quedamos quietos. Se veía que la silueta quería asomarse. Luego de unos segundos se dió por vencida y se marchó. Mi pene se había aflojado y había salido de su vagina. Pero Claudia se encargó de rebitalizarlo: Se retiró ligeramente de mi comenzó de nuevo a masajear mi verga con su caliente boca. Su aliento hizo que en unos cuantos segundos mi glande brillara en todo su esplendor nuevamente. Pero ya no quise seguir sentado, así que me levanté, la tomé por la cintura y la volteé hacia el escritorio, Claudia se agachó ofreciéndome su enorme trasero. y una preciosa vista trasera de sus labios vaginales, donde sus risos de oro se asomaban. Con mis manos le abrí las nalgas y comencé a besarle su vulva y su ano rosado y suave. Acerqué mi glande a su vagina y se lo froté. Claudia se estremeció…

– Métemelo Julián, quiero tenerte dentro de mi.

Sin contemplaciones le dejé ir toda mi virilidad en su cavidad. Ambos conteníamos hasta donde podíamos nuestros gemidos de placer. Luego de un rato, retiré mi verga de su vagina y se lo acomodé en la entrada de su rico culo.

– Con cuidado Julián, tengo miedo…
– Tranquila chiquita, no temas

Por un rato le fronté mi glande en la entrada de su cavidad anal y se lo dejé bien lubricado; entonces, con mucho cuidado le fuí perforando su ano, que al principio opuso resistencia, pero se fue dilatando hasta que me dió acceso total. Mis huevos chocaban con sus glúteos, ambos gemíamos como locos. El mete y saca tenía tal brusquedad que al poco rato eyaculé dentro de ella, pero no le saqué mi miembro, sino hasta que perdió firmeza se salió por sí solo. Mi leche escurría por su entrepierna y sus rubios risos púbicos. Claudia se giró y comenzó a darme una nueva chupada hasta que mi pene quedó limpio. Exhasutos, nos vestimos. terminé de hacer el corte y me fui.

Claudia era fenomenal, pero en mis pensamientos el recuerdo de Cindy seguía viviendo. Claudia y yo follamos un sinfín de veces, hasta que sentí que como gerente corría peligro de ser descubierto, así que decidimos terminar. Meses después probé el sabor de otras hembras, pero es…es otra historia……

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Follándome a mi vecino

Un saludo a todos. Mi nombre es Ana tengo 19 años, vivo sola en un apartamento del centro de Barcelona gracias a lo que me dan cada mes mis padres porque yo no trabajo.

Me pasa casi todo el día con mis amigas y mi novio. Aunque para lo que les voy a contar no les hace falta les voy a decir como es él: mide 1,90, es moreno de piel, el pelo medio largo también muy oscuro, unos ojos verdes preciosos, unos labios muy carnosos que me encanta besar, un cuerpazo muy musculoso y fuerte y un rabo muy lindo, me gusta comérselo porque de todos los novios que he tenido, él es el que lo tiene más grande.

A las chicas creo que les parecerá que es un chico perfecto porque además me quiere mucho y siempre está pendiente de mí. Supongo que el motivo es que yo, aunque no esté bien que lo diga, no estoy nada mal. Se que a los chicos les gustará que me describa y esto es lo que voy a hacer a continuación: mido 1,70, también soy morena de piel, tengo el pelo castaño muy claro (casi rubio), los ojos son una mezcla entre verde y marrón miel, mis labios son bastantes gruesos, carnosos y mi novio dice que le hago unas mamadas muy buenas (tendréis que creéroslo y soñar con ello). Pero lo que más me gusta
de mi cuerpo y en lo que los hombres se fijan cuando me ven son mis pechos, tengo 110 y un trasero muy firme y redondito, soy muy delgada y esto aún resalta más mis curvas.

Como me gusta mi cuerpo y me encanta que a los hombres se les caiga la baba siempre llevo ropa muy ajustada y con algunas transparencias, acostumbro a llevar unos sujetadores muy pequeños (algunas veces voy sin ellos, pero mis
pechos tiene demasiada vida propia, y solo llevo tangas porque las bragas me molestan. Después de esta presentación voy a contarles lo que me ocurrió hace unos días cuando yo me estaba duchando. Como de costumbre tenía la ventana a medio cerrar cuando vi a mi vecino que también estaba en el baño, él vive en frente mío y se que se fija en mi y que acostumbra a mirar por su ventana a ver si me ve desnuda. Pero yo nunca lo había visto a él. Cuando me fijé un poco más vi como se estaba masturbando, primeramente me hizo gracia porque siempre lo había visto muy modosito. Pero me sorprendí uchísimo
cuando se giró un poco y pude observar bien como la tenía de grande. ¡¡¡DIOS!!! Jamás había visto nada parecido, era enorme, debía medir más de 30 cm. (la mayoría de la gente dice que no le importa el tamaño, pero la verdad es que se conforman con lo que tienen para no deprimirse) de repente empecé a sentirme muy caliente, solo de verle toquetearse ese enorme mástil, ya estaba más cachonda que cuando me follo a mi novio.

Después de unos segundos en los que instintivamente me empecé a frotar mi coñito salí de la ducha, me sequé con prisas y aún con el pelo medio mojado me puse un vestidito que tengo para estar en casa, es muy cortito, apenas es dos dedos más largo que donde termina mi trasero y muy escotado y de color negro, pero medio transparente (aunque si no te fijas mucho no se me ve como si estuviese desnuda), antes de salir me puse el único tanga que tenía en ese momento en el cajón, también negro y con unos dibujos, es de mis preferidos porqué es muy suave. Sin pensármelo y sin coger nada salí de casa y llamé a su timbre. Al cabo de unos segundos abrió la puerta, se había vestido con prisas y aún se le notaba el esfuerzo que había estado haciendo.

– hola – hola – ¿qué quieres? – ¿puedo pasar? – Si claro – ¿Te he interrumpido algo? – No. (Mintió) – Es qué ahora hace un momento te he visto en el baño… – (empezó a enrojecer) ¿ah si? – Si, y me encantaría comerte el rabo.

Esto terminó de sorprenderlo y antes de que pudiese responder me acerqué hasta que mis pechos rozaron los suyos. Él estaba sudando y para acabar de calentarlo me giré y con mi culito empecé a refregar su entrepierna. Ya se notaba el bulto que yo deseaba. Le quité la camiseta, le bajé los pantalones y allí estaba, el paquete más grande que he visto en unos boxers azules a punto de reventar. Le toqué por encina de los boxers y de repente sus manos cobraron vida y me levantó el vestido con tanta fuerza que se rompió. Me agarró los pechos con mucha fuerza, me hizo un poco de daño, pero me daba igual. Lo empujé con todas mis fuerzas hasta que, dándonos algunos golpes llegamos al comedor y lo tiré al sofá. Empezamos a besarnos apasionadamente. Yo estaba encima suyo y aunque no era su cuerpo en si lo que me interesaba le estaba lamiendo todo el tórax (no era como mi novio, pero sí que se le notaba que hacía algo de ejercicio). Yo ya me estaba cansando así que le dejé un momento y me centré en lo realmente importante, su palo.

Le bajé los boxer y empecé a comérselo, parecía que me fuese la vida, pero es que estaba muy, pero que muy cachonda. Él estaba muy caliente también, pero el solo hecho de aguantar mis lametones le impedía hacer nada más. Al cabo de unos minutos él se corrió mientras yo aún tenía su rabo en mi boca y la leche que salió era proporcional a su tamaño, me llenó toda la boca y aún sobró mucho que tuve que desperdiciar, el resto me lo tragué, que buena estaba. Ya me estaba levantando cuando me agarró el culo y me dijo que ahora le tocaba a él divertirse, así que sin esperar respuesta por mi parte me arrancó el tanga como había hecho con el vestido y me metió su mástil por mi rajita, acababa de correrse, pero se ve que no necesitaba demasiado descanso porque ya lo tenía otra vez erecto.

Al entrar me dolió un poco por su exagerado tamaño, pero pude aguantarlo porqué estaba tan mojadita que podía entrar y salir sin problemas. Como era yo la que aún estaba encima empecé a cabalgarlo mientras él me magreaba los pechos, tardó algo más que antes en correrse y no con tanta cantidad, pero yo disfruté como nunca lo había hecho con mi novio. Le dije que se la limpiaría y así lo hice volví a lamérsela hasta que quedó limpita. Me fui con una toalla que me dejó porque me había roto la poca ropa. Aún estoy saliendo con mi novio, pero no hay ni un solo día que no me folle a mi vecino Si desean ponerse en contacto conmigo para compartir experiencias calientes como esta, pueden escribirme

Autor: Ana ana_696969@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La muñeca… viaje postergado

Por trabajo había viajado al interior y tenía programado salir a una pequeña provincia para la madrugada del sábado pero no pasaron a recogerme y no había otro carro disponible así que lo postergué para las 4 o 5 de la tarde.

Salí a tomar algo de desayuno y al regresar compré el periódico de la localidad, ahí entre los anuncios me fijé que habían avisos de servicio de masajes lo que me llamó la atención, la modernidad había llegado, todos los números eran celulares, llamé a un par solo por pasar el tiempo y por curiosidad, para compara con los de la capital, además eran las 10 a.m. hora inusual.
Al marcar el último que escogí la voz algo seca y melosa a la vez me hizo llevar la conversación hasta el punto que me dijo, – si quieres voy ahora, en que hotel estás.

Solo le di la referencia y colgué. Estaba vestido con pantalón de buzo, sin trusa y una polera gruesa por el frío.
Pasaron unos 20 minutos y tocaron a mi puerta, abrí y frente a mí estaba la muñeca, blanca, mediana estatura, formada sin exuberancias, con jean negro, blusa, casaca y botas, nada especial, le di el pase sin mucho entusiasmo y se sentó en una de las camas, mi habitación era doble.

Conversamos, era de gesto un poco adusto iba midiendo la situación, pero poco a poco fuimos entrando en confianza. Seguimos en la charla sin apuro, ya estaba metido en el asunto así que decidí avanzar ….

Conversábamos de todo y nada, conociéndonos un poco, sentados frente a frente, puse mi mano sobre su rodilla y empecé a acariciarle la pierna, estire sus piernas hacia mi y le quite las botas, ella se puso de pie y estirándose se saco la casaca, la blusa entreabierta y la estirada me hicieron notar su busto erguido, redondo, retador, se estiraba como gata, me dio la espalda para dejar la casaca sobre la cama me paré y la abrace por la detras besándole el cuello y recorriendo su cuerpo.

Como es usual en estas “niñas” no son amantes de besar en la boca así que no forcé esa figura, había otras muchas partes donde posar mis labios y lengua.

Empecé a acariciar su busto con movimientos circulares, como masajes, seguí haciéndolo con una mano mientras con la otra empecé a frotar su clítoris sobre el pantalón.

Ella se sacó lentamente la blusa, dejando a la vista un brasier de encaje blanco, me excita la lencería, yo desabrochaba su pantalón y ella ayudó a sacárselo, dejándome un apropiado panorama de su trasero al bajárselo, llevaba una tanguita blanca de seda que mostraba generosamente un bien formado trasero, se acercó a mi y me quitó la polera y nos metimos en la cama, estabamos con 5 grados de temperatura asi q necesitábamos calentarnos.

Ya encamados, ella con su lencería sugestiva y yo con buzo empezamos a tomar las cosas mas en serio, estabamos echados de costado uno frente al otro, recorría su cuerpo buscando encontrar sus puntos débiles, que debía saber ocultarlos, ella hacia lo mismo entreteniéndose en mis glúteos.

Luego con mano sabia empezó a sobar mis genitales mientras yo desabrochaba el brasier dejando ante mis ojos y mis ávidas manos un par de tetas medianas, redondas, blancas, erguidas aputandome con unos pezones rosados, ante tal espectáculo solo me quedo rendirle los honores acariciando uno y chupando y pasándole la lengua al otro, acción que fui alternando mientras ella jugaba con mi pene y dejaba escapar muy despacio un gemido.

Ella metió su mano bajo el buzo y extrajo mi pieza que a esas alturas quemaba como estufa, y sin mediar preámbulo bajo su cabeza y literalmente la absorbió completamente empezando una mamada de un estilo impresionante, chupaba, lamía, pasaba la lengua por la irritada cabeza, lamía por fuera de arriba abajo, mordisqueaba los huevos, es decir se prendió del juguete como si quisiera exprimirlo, cosa que logró cuando emprendió una arremetida mete y saca mientras sus manos acariciaban mis testículos hasta que le advertí lo que venía y ella solamente aceleró la mamada haciendo vibrar me trola que disparó como metralleta lo que sería la primera vaciada del día, ella recibió el embate con heroísmo sin retroceder ni dejar desperdiciar una gota de leche, ayudando con la mano a que saliera hasta lo último.

Cuando verificó que no había gota alguna me dijo .. –espérame papito, ya regreso …. y fue hacia el baño, mientras yo terminaba de sacarme el buzo.

Regresó con su tanguita blanca que traslucía una mata de un triángulo perfecto, me dije está afeitadita, se acercó a la cama y se resbalo bajo la sábana, subiéndose sobre mi besándome el pecho, el cuello, los hombros y oh sorpresa, sus labios buscaron los míos, sentí el aliento a crema dental y su lengua jugueteaba con la mía, mis manos inmediatamente se posaron sobre sus nalgas redondas,¿ bajándole la tanguita buscando con mis dedos su raja, empecé a jugar con sus labios inferiores que estaban lubricados abriéndolos poco a poco hasta introducirle el dedo, empecé a juguetear con su gruta mientras ella acariciaba mi cabello con desesperación y besaba por todos lados sin control.

Estaba entrando en trance así que con un suave movimiento la puse sobre la cama y me arrodillé ante ella sacándole la tanguita, ella inmediatamente abrió y estiró las piernas en una V perfecta induciéndome a metérsela toda, me acerqué y empecé a juguetear con mi trola en sus labios, recorriéndolos mientras ella hacía intentos para que la enchufara, coloque sus piernas sobre mis hombros y empecé el ataque, metí solo la cabeza metiendo y sacándola, solo la cabeza, ella se movía desesperada pidiéndome que la metiera toda, no le hacía caso, seguí unos momentos mas con ese juego hasta que de un envión introduje todo el fierro el que entró sin obstáculo alguno por la posición y la lubricación.

Ella movía la cabeza hacia ambos lados y se acariciaba las tetas, bajé y abrí sus piernas echándome sobre ella, lamiendo y mordiendo sus tetas, a la vez una de mis manos sostenían sus nalgas y uno de mis traviesos dedos se introducía en su culito, llevaba un ritmo regular, no tan acelerado para no darla, y mi dedo entraba y salía de su culo hasta que ya no era uno sino dos, ella gemía y se estremeció dos veces antes de que yo la hundiera hasta los huevos y derramara mi leche en su conchita …. ella no pudo mas y soltó un grito y se estremeció por tercera vez.

Me eché a su lado y ella recostó su cabeza sobre mi pecho …. la mamada y la faena habían resultado provechosas pensé …. me doy por satisfecho ……. ella acariciaba suavemente mis orejas y puso una pierna sobre las mías y fue subiendo lentamente sobre mi, se sentó sobre mi vientre y empezó a masajearme el cuerpo con ambas manos luego con las yemas de los dedos recorrió mi pecho, lógicamente mi polla ya estaba erguida y dispuesta a dar otra batalla, ella se puso en cuclillas dándome la espalda, dejándome apreciar su redondez posterior en primer plano, acarició mi daga y con la otra mano separaba sus labios genitales y bajando lentamente se fue clavando sobre mi espada, el espectáculo y la sensación en conjunto hacían que me excitara al extremo ver como subía y bajaba ese redondo y paradito culo, ver aparecer y desaparecer mi fierro dentro su vulva y sentir mi polla caliente dentro de su chucha y luego saliendo al aire por completo era una delicia.

Luego con la polla enchufada se tiró hacia atrás quedando sobre mi ensartada y gimiendo como loca porque mi pene frotaba su clítoris haciendo que explosionara ….. la hice a un lado arrodillándome y poniéndola en cuatro sin perder tiempo la enchufé hundiéndole todita en su raja, ella estaba exitadisima y empezó un ritmo furibundo pidiéndome hasta el lamento – sigue papito, dámela toda, mas papi … maaaaaaaas ……….. yo embestía con fuerza golpeando sus nalgas agarrándola fuerte por la cadera, luego introduje mis dedos en su culito ella movía la cabeza desesperada como en trance.

Así ensartados la tire sobre la cama, rodeándola con un brazo para levantarla y a la vez sobar su clítoris, ella se movía desesperada debajo mío como si se ahogara, y movía la cintura con ritmo frenético misma axe bahia, estabamos al borde del colapso y como si nos conociéramos de siempre sin palabras ambos convulsionamos juntos pegados como si fuéramos uno solo.

Sudados a pesar del frío serrano permanecimos sobre la cama un buen rato …… la hora de partir se acercaba, debía salir de viaje, ella se levantó y dándome un beso largo y haciendo un mohín muy femenino se fue a darse una ducha tibia ….. yo empecé a alistar mis cosas ……………

Cuando salió ya cambiada yo andaba algo apurado así que nos despedimos con un beso y unas palmadas en su rico trasero aprovechando para deslizar en el bolsillo de su jean unos billetes …..

Al salir del hotel el encargado me entregó un sobre – se lo dejó la señorita que lo visitó ……. lo guardé y fui hacia la agencia.
Ya en el auto recordé el sobre y lo saque, al abrir encontré los billetes y una nota .. “papi jamas recibo dinero cuando he gozado como hoy, que tengas un buen viaje, llámame cuando vuelvas … la muñeca” … y por supuesto que la llamé muchas veces …. pero esas son otras historias ……………….

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La historia con cualquiera

Hola soy carlos tengo 18 años y vivo en un pais subdesarollado en mi casa vivo con una trabajadora del hogar y ella tiene sus 35 años
ella es bajita de 1.60 masomenos se llama marisol.
Como les decia ella mide 1.60 masomenos es delgada pero si tiene un cuerpo bien formado siempre usa esos pantalones apretados y muchas veces escotes por el calor esos escotes le deja resaltar sus grandes senos y los pantalones apretados su buen culo ella es morena cabello largo lasio negro nos hemos hecho muy amigos en este poco tiempo ella me cuenta sus cosas confia en mi y todo eso jugamos de vez en cuando nos mandábamos indirectas caricias casuales que solo nos hacia sonreir resulta que un diaella estaba en la cocina preparando la comida y yo estaba en mi cuarto jugando en la compu como casi siempreen eso me fui a la cocina a ver que estaba haciendo marisol en eso llego a la cocina y la veo sentadita en un bankito que esta pegado a la pared ella vestia un pantalón apretadito color blanco y un polo pegadito tambien blanco que le dejaba ver sus grandes senos la quedo viendo y nos pusimos a charlar sobre algo sin importancia en eso me dijo que me acerque , que queria acomodarme el cuello de mi camiseta asi lo hice ella paso ambas manos alrededor de mi cuello y nos quedamos viendo creo que me acomodo el cuello pero no me soltaba en eso como jugando le doy un beso cariñoso en la punta de la naris y separo mi cara de la suyaella seguia con las manos alrededor de mi cuello pero me atrajo mas y esta vez le di un beso en los labios nos besamos apasionadamente mi lengua jugueteava con la sya por un rato , la empuje con furia contra la pared ahora ella seguia sentada en el banco pero con las piernas separadas y conmigo entre ellas me acariciaba tiernamente mi espalda subia y bajaba sus manos acariciándome cariñosamente luego empeze a besar su cuello a pasar mi lengua por el lado derecho del cuello bese y chupe suavemente el lóbulo de su oreja y sentia como ella se ajitaba sentia su respiración a la altura de mi oreja como pude me desise del polo pegado que ella usaba acariciaba sus tetas grandes y firmes a pesar que ella tiene 3 hijos bueno eso no me interesa yo hiva a lo mio a saborear ese par de melones le quite el sostén y empese a chuparle los pesones estaban rojos rojos como no se que eran tan ricos ese par de pesones y mi verga ya estaba dura recontra erecta y dura ella bajo sus manos y me bajo el cierre del pantalón y mi verga salto de su prisión ella empezo a acariciarla con ambas manos. Ahora yo estaba sentado en el banco me deshice de mi pantalón ella se inclino y empezo a chuparme la verga si supieran que bien la chupaba primero acariciaba el glande con su lengua jugaba jugaba después se metio todo el tronco que rica sensación lo mordia un poco no tan despacio para no sentir pero tampoco tan fuerte para causar dolor osea lo mordia un poco se lo metia y lo sacaba de su voca luego se puso de pie y se desabrocho el pantalón se lo dejo caer y empeseba a acariciarle las caderas mmmmmmm q ricas caderas las apretaba y la atraia hacia mi mientras le besaba y chupaba sus enormes senos chupaba los senos no solo los pesones todo todos los dos melones ella acariciaba mi cabello lo jalava un poco y acariciaba mi espalda desnuda me apretaba contra su pecho yo ya estaba desnudo a ella solo le faltaba desacerse de la tanguita ahora si estabamos parejos seguiamos besándonos y acariciándonos ella se acosto en el piso de la cocina y me acoste sobre ella empese besándole los labios el cuello segia bajando besándole los pechos me pase un rato mas saboreando sus pezones y ahora mordiéndolos un poco ella gemia no de dolor porque no los mordia tan fuertegemia de placer ese placer tan rico que solo yo le daba ambos estabamos calientes me entretuvecon sus senos un momento como ya dije y segui bajando pasando mi lengua por su estomago por su ombligo hasta que llegue a la concha estaba toda humeda y fue facil encontrarle el clítoris el cual succione y chupe absorbí ella gemia como loca casi gritaba del placer decia algo asi : ¡!!!!!Sigue mi vida sigue amor sigue papi!! Sigue sigeeeee!!!!!!!!!!! ¡!!!!!!!!!!Que rico!!!!!!!!!Que rico ¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!Mas mas!!!!!!!!!! Asi ahhhhhh!!!!! Haaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!Asi ¡!!!! Tirame tirame!!!!!!!!!!Asi yo seguia en lo mio ella jalaba de mi cabello no dolia a pesar que jalava con fersa hasta que porfin se vino en mi boca me tome todos sus liquidos tenian un sabor agradable un saladito especial me bebi todos sus liquidos ahora me dijo quiero que me des por atrás yo pense esta mujer no ha bisto un hombre hace años pero solo lo pense bien yo estaba a reventar asi que me relaje un poco dándole caricias hasta tener el control de mi verga nuevamente asi que ella se puso en 4 patas y yo empese a acariciar su culo a darle cachetadas sobandoselo y dándole cachetadas cada vez mas fuertes meti primero un dedo por el ollo de su clo después meti dos y luego 3 ella dio un grito pero me pidio casi suplicando que siguiera asi lo hice seguidamente me acomode ya cuando crei que su orificio estaba listo y le clave con todas mis fuersas ella dio otro grito pero de placer esta mujer goza con el dolor pense y empeze ese clásico movimiento del mete y saca estube asi por un momentoy ella se vino de nuevo un chorro que casi inunda la cocina bueno talvez exagero pero si fue bastante yo seguia en lo mio pero esta vez acariciaba sus senos y con la otra mano la sostenia en el ombro ya la notaba debil pero yo aun no terminaba seguia con parodi ella se acosto boca arriba en el piso y me dijo q la penetrara por la vajinaen posición misioneroasi lo hice mmmmmmmmm q rica sensacion apretaba bien fue el mejor apretón que me habiandado a mi parodi ella comenzo a gemir de nuevo y yo ya no aguantaba mas asi que me vine dentro de su vajina ahhhhhhhhhhhhella dio un grito y denuevo derramo sus luqidos sus liquidos se mezclaron con mi semen en el piso ya no aguantaba mas pues y ahí terminamos acostados los dos yo encima de ella ella me confeso que hacia un año su marido no le hacia nada yo solo escuchaba lo q me decia mientras jugaba con sus pezones y sus senos mientras la acariciaba y ella a mi ambos sudábamos estabamos cansados y agitados no nos podiamos poner de pie en eso suena el telefono y yo como sea me levanto y voy a contestar era su marido manuel asi que la llame marisol mari ven telefono asi le dije ella contesto bueno yo me fui a lavar estaba todo sudado y pues entro a la duche abro el agua fria luego el agua caliente cando de pronto se abre la puerta era ella seguia desnuda me puedo bañar contigo? Me pregunto yo accedi encantado le pregunte si queria que le jabone la espalda ella me dijo q si mientras lo hacia mi compañero de compañeros rosaba con s enorme culo y ella la muy ………… Jaja se apegaba mas a mi cuerpo me dijo no creeas que ya terminamos yo me sonrei y le pregunte ¿ a no? No mi vida manuel me dijo q hoy tenia el turno de noche en el trabajo y mis hijos estan de viaje en el pueblo asi que me quedare contigo ¿si puedo verdad? Claro que si le dije ahora que la veia bien ella no aparentaba su edad pero bueno era una ricura la seguimos en la dcha y esa noche fue mmmmmmmmmmmmmmm wow y desde esa vez cada que su marido trabaja por las noches ella se queda a hacerme compañía pero no solo me acompaña saben jajaen la segunda parte les contare lo que hicimos y hacemos hasta ahora si tienen alguna sugerencia o pregunta porfavor escríbanme a : escritor20@gmail.Com
ahora los dejo porque ya llego mari y me esta dando unos masajitos y me dice que su marido trabaja esta noche asi que no la voy a hacer esperar mas nos vemos a ya saben si kieren mandenme sus relatos chau

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Te calienta?

Les voy a contar mi historia y espero que les caliente porque a mi sí..:) bueno todo empezó un domingo yo estaba en casa sin aser absolutamente nada jamás pensé que pasaría algo como esto…En eso me llega un mensaje al cel era mi compañera de colegio que me decía que estaba muy aburrida y no sabía que aser después de mucho mensajear me dijo que quería venir a mi casa con la escusa de ver una película con lo que yo asepte con gusto luego de un rato llega a casa comenzamos a ver la peli luego ella se acuesta en el sofá poniendo su cárita entre mis piernas pidiéndome que le aga masaje en sus nalgitas que por cierto estaban muy lindas comence y cada vez nos exitabamos más con lo que ella comenzó a tocarme la verga comenzó a pasar su lenguíta por mi verga mientras yo comenzaba a meter mi dedo en su vagina que estaba mojadita sigio chupandome yo ya estaba deseoso de penetrarla y ella de ser penetrada c0mense a penetrarla lentamente ella gemia haaa..!! Que rico me encanta.,!! Bien grande como me gusta..! La penetraba cada vez más rápido hay..!! Mi amor asíii..!! Mi verga estaba en su plenitud con lo que le dolió y gritaba la puse de cuatro con lo que me dijo que era era su posición favorita la complasi muy duramente luego me iso sentar en el sofá y se subió encima mío me miro a los ojos y me dijo que no tuviera compasión agarró mi verga y comenzó a metersela en su clit0ris pidiéndome que no me nueva que ella aria todo comenzó a saltar cada vez más rápido gritaba me encanta..!! la penetre por el culo con fuerza ella seguía saltando ensima de mi verga y así seguimos mucho tiempo hasta que ella llegó a su orgasmo y me decía seguí mi amor..,!! Hasta que no pude más y largué todo mi semen por su cara con lo que me dijo Mi amor me encanto mi primera vez..! Y espero que no sea la última vez que lo agam0s..! Me encanto tú verga gigante..!! Desde esa vez cuando ella necesita de sexo siempre acude a mi hasta ahora tenemos buen sexo..

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Me coji a mi madrastra porque odio a mi padre

Cuando me quede huérfano de madre, deseaba morir como ella. A Julián mi padre, no lo quería, porque el había destrozado la vida de mi mama. No obstante, quería seguir estudiando y el me mantenía.

Decidí aguantarlo, hasta que pudiera independizarme. El día en que mi padre, un año después del entierro de mama, me comunico que iba a casarse con Sonia, sentí una gran indignación. No quise ir a la boda y entonces acepte una beca para estudiar en Monterrey y por lo menos durante los primeros 6 meses estuve alejado de mi padre y de su nueva esposa.

Llegaron las vacaciones de verano y mi padre me pidió que fuera a pasarlas a su casa situada en Ixtapa, delante de Acapulco. Como el mar me encanta, acepte su invitación junto con un sustancioso aumento de dinero que me daba para mis gastos y que no pude rechazar.

Sonia era una mujer impresionante, tenia 28 años, todos los encantos y curvas que una señora puede desear y había sido actriz de televisión, hasta que mi papa la retiro. Yo ya la había visto en la pantalla y desde entonces quede prendado de su rostro perfecto, de facciones armoniosas, unos ojos grandes y muy expresivos y una boquita de melaza, con dientes perfectos y blanquísimos que mostraba al sonreír, con muchísima frecuencia, porque era muy simpática y cordial.

Una tarde regrese a la casa antes de la hora prevista, porque tenia un dolor muy fuerte en la rodilla, después de jugar fútbol en la playa. No encontré a nadie en la casa, por lo que opte por asomarse al frondoso jardín. Me quede atónito al escuchar unas voces y gemidos de placer.

Quien estaba cogiendo en el jardín de mi padre?

Al principio imagine que mi joven y guapísima madre estaba portándose mal con algún amante, más guapo y ardiente que mi viejo de 57 años.

Pero lo que vi escondido tras un arbusto, me excito enormemente, Sonia estaba completamente desnuda encima de mi padre, subiendo y bajando sobre su pene, mi viejo le acariciaba sus enorme senos con las dos manos, y la hermosa cara de mi madrastra, estaba colorada y desconocida por la lujuria que se reflejaba en ella, mientras cogían delicioso, como unos locos, Julián la llamaba:

— Puta!!

Mientras que ella le pedía más y más verga, moviéndose voluptuosamente sin control, despertando mi lujuria hasta limites insoportables, por lo que decidí masturbarme, viéndolos gozar, ajenos a mi presencia. Estaba asombrado, de cómo una mujer podía tener unos senos tan grandes y preciosos bronceados por el sol, con unos deliciosos pezones marrones que deseaba comerme.

Me volví loco de pasión al admirar el balanceo sensual y obsceno de esas tetas, que se movían de arriba abajo, de un lado a otro, al mismo ritmo que la cogida de mi padre.

Ahora ya se por que lo tenia hecho un pendejo, que manera de coger, me dije.

Mi padre le pidió de repente que se arrodillara delante de el y se apoyara en el suelo con las palmas y los pies, como una yegua sumisa y excitada, y ella le pidió que la penetrara y el la insulto diciéndole:

— Perra! Putisima. Y mas insultos un tanto impropios, indignos a nuestra clase social.

Cuando la penetro vaginalmente por atrás y ella se agito convulsionándose por el goce que experimentaba durante el coito, tuve una eyaculación y mi semen se malgasto al caer al suelo, mezclándose con la tierra seca, mientras mi viejo era más afortunado al regar las entrañas de una mujer tan rica como la suya.

Mi oportunidad con esa mujer se presento una mañana, cuando los oí discutir luego de una llamada que recibió mi padre, ya que tenia que ausentarse durante 3 o 4 semanas, dejándome a ella a solas conmigo. En vano trato de consolarla y pese a su disgusto al medio día se marcho y nos prometió que llamaría desde Nueva York. A donde se dirigía para atender un importante proyecto.

Sonia y yo comimos solos, y trate de convertirme en su amigo y confidente. La acompañe a hacer unas compras de ropa para ella, en las que no se si fue a propósito, pero me dejo ver atractivas zonas de su cuerpo en el interior del probador, al cambiarse delante de mi: pantalones, vestidos, aparentemente sin darse cuenta que era un hombre y que la deseaba con todas mis fuerzas.

Al día siguiente, me pidió que la acompañara a la playa, acepte encantado. Se puso un minibikini, que se transformo en una tanguita negra en el momento en que se quito el brasier, haciendo un maravilloso y excitante topless, después me pidió que le pusiera crema bronceadora en la espalda, me quede como un bobo contemplando sus espléndidas nalgas expuestas al sol y temblé de emoción, cuando se volteo y me rogó que le untara un poco en sus senos! Casi me desmaye de la impresión cuando le puse una mano en un pezón, que creció excitado por mi caricia.

No deje de frotar deliciosamente ese globo de carne suave y sensual, siguiendo sus instrucciones le frote la espalda y las nalgas, sintiendo que me venia mientras ella se dejaba tocar, sin prohibirme nada, lo que me envalentono y me hizo acariciarla con más confianza. Tras los roces que nos dimos en forma casual y que me pusieron el pito a punto de reventar, agarrados de la mano (algo lógico entre una madrastra y su hijo) regresamos a la casa.

De inmediato me fui a dar un regaderazo y recordando su cuerpo con el que tantas veces me había chaqueteado viéndola actuar en televisión, me empecé a acariciar y estuve a punto de masturbarme de nueva cuenta en su honor, pero lo pensé mejor y espere a que por algún capricho del destino, ella accediera a ser la amazona que cabalgase sobre el miembro que yo tenia paradísimo, dejándose penetrar hasta los testículos.

Cuando estaba a punto de secarme, ella entro encuerada al baño, estaba sin toalla, y contemplo con cara viciosa mi erección bestial:

— Pareces pinocho!

Exclamo, y después me pidió que le untase crema hidratante por todo su cuerpo, como un autómata la seguí hasta la salita ubicada en la habitación de mi padre.

Se tumbo boca abajo sobre el sofá y yo tuve que untarle esa crema blanca por todo su trasero y espalda, jugando con sus nalgas y piernas, después se dio la vuelta y quedo tumbada boca arriba, mostrándome sus pechos y su pubis cubierto por unos pelos rubios que parecían muy suaves al tacto, al abrir los muslos me mostró una vagina depilada y algo húmeda, limpia de vello, sentí de nuevo el calor de sus tetas y me puse a temblar de deseo.

Proseguí frotando su vientre suavemente y mas tarde su entrepierna, cuando me ofreció su abertura rozada, no dude en meterle uno y hasta dos dedos, mientras que ella me lanzaba besitos. Continué mi masaje, puse mi mano en su panochita y comencé a pasársela de arriba abajo, pensé que iba a eyacular de gusto, pues note que sus manos me agarraban la verga jalándola, de repente se acomodo y se la metió a la boca, yo notaba la humedad de su saliva y el roce con sus dientes blancos y la suavidad de sus labios, mientras mi herramienta crecía en su boca y tras mordisquear con malicia el glande, me escurrí! Dejando que emanara de mi cuerpo un rió de semen que ella bebió hambrienta.

No pude imaginar que mi madrastra tuviera el atrevimiento de subirse sobre mi pene, pero lo hizo, poco a poco se clavaba mi vergota en su vulva abierta y mojada, hasta que sus nalgas chocaron con mis testículos, lo que significaba que mi pene estaba totalmente incrustado dentro de su cuerpo. Me empezó a cabalgar lento, mientras se lo sacaba y se lo volvía a meter hasta el fondo, me agito el corazón sumiéndome en un estado de excitación bárbaro:

— Eres una golfa, muévete perra!

A lo que ella me respondió:

— Cogería contigo aun delante de tu padre!

Sudábamos de tan encarnizada lucha cuerpo a cuerpo, mientras le chupaba las tetas o la besaba en la boca, al eyacular dentro de ella Sonia arrecio sus movimientos pélvicos y siguió un buen rato cabalgándome sin detenerse, hasta que tuvo su ansiado orgasmo y ambos nos desplomamos sobre la cama abrazados y besándonos con pasión.

Días después regreso mi padre de Nueva York y se sorprendió gratamente al ver lo amigos que éramos Sonia y yo.

El pobre viejo no sabia que ella no tendría que buscarse un amante fuera de casa, ya que me tenia a mí como su semental, dispuesto a satisfacer sus necesidades sexuales.

Mi madrastra y yo hemos decidió tener un hijo, que perpetué nuestro amor, nuestra ardiente relación que mantenemos a espaldas de mi padre.

Mi relación con mi viejo es inmejorable y me he mudado a su casa para vivir durante un tiempo con ellos, ya que en definitiva, son mi única familia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Anita y yo en el auto

De repente ella suelta un grito dejándose caer sobre mi pene y yo soltando un leve respiro de alivio vacié mi semen dentro
Saludos amigos. Motivado por todos los relatos que publican aquí es que he decidido contar algo que me ocurrió a medidos de este año.
Todo partió cuando una noche chateando en un conocido chat de mi país, conocí a Anita una agradable señorita de 29 años, estudiante y ya separada años atrás. Por motivo de trabajo y estudios ella estaba en la Capital realizando ambas cosas. No me considero un tipo modelo, pero tengo mi gracia – según lo que dicen – tengo 27 años, mido 1.70, pelo castaño oscuro corto, ojos café, trigueño, contextura delgada, ella era de 1.60, delgada, pelo corto, y con un culo muy paradito y pequeños pechos, pero ricos.
Cuando la conocí por el chat hablamos tendidamente intercambiando correo y posteriormente hablando por MSN, donde también la conocí por foto y cam, después de un tiempo de conocernos (casi 1 mes ya) de tener diferentes conversaciones de nuestras vidas y algunas más íntimas, decidimos juntarnos. Yo recogería a Anita cerca de la casa donde estaba hospedando, así fue y quedamos ese día de invierno a las 9pm. Pasé por ella para conocernos personalmente, ya que antes nos habíamos visto por foto y cam. Ambos estábamos nerviosos, no decidíamos donde ir para estacionar el auto y conversar más directamente de todo lo que habíamos hablado anteriormente por el MSN, pues bueno busqué una plaza algo privada y allí estacioné el auto. Cuando todo iba encaminado (más de 1 hora) y después de acordarnos de todo lo que habíamos hablado, y de lo elevado de algunas conversaciones ella se acordó que deseaba que le mostrara mi ropa interior, llevando yo un boxer negro, así que después de un par de minutos allí estaba yo desabrochándome el cinturón y abriendo un poco el jeans (imagínense con eso ya estaba algo erecto mi niño) Anita miraba fijamente mi boxer y aunque no era mucho lo que se veía ella me pidió que abriera más mi jeans a lo que accedí. Instintivamente le dije: Anita, no quieres tocar… ella como por impulso puso su mano sobre mi boxer masajeando lentamente, después de un rato comenzamos a besarnos y ella seguía tocándome, pero cuando yo comencé a tocar sus pechos (a lo que no se resistió por sobre la ropa) ella metió su mano, bajó más mi boxer y sacó mi pene erecto fuera de su encierro… lentamente lo masajeaba sintiéndome mojado de a poco, mientras yo bajaba mis manos y las ponía dentro de su ropa y sobre sus pechitos que como dije eran pequeños, pero sus pezones muy grandes cuando se erectaban y duros..
Mientras ella seguía masturbando mi pene, cada vez más erecto (sintiendo como mi líquido pre-seminal comenzaba a mojar y lubricar más mi pene y la mano de Anita) nos besábamos muy apasionadamente, tanto que pasé una de mis manos de sus pezones erectos a acariciar ese rico culo el cual se veía muy apretadito en ese jeans… todo era excitante y cada cierto rato debíamos parar pues estábamos en una plaza no muy transcurrida (ya eran más de las 10pm), pero no faltaba quien andara en la calle a esa hora y nos podía ver – aunque sentir eso calentaba más la situación – ya cuando notábamos que nadie más pasaba por ser cerca de las 11pm, Anita bajó su mano y acariciaba a ratos mis testículos los que poco a poco iban acumulando mi semen.. Me bajó un poco más los jeans para estar cómoda con sus manos y yo tocando su rico culito… Pasó un rato y mis deseos de acabar estaban en mi mente, así que le dije a Anita que lo haría, ella me comenzó a masturbar más rápidamente y acabé de una, lanzando unos chorros en su coleta y sobre mi estómago… nos limpiamos, unos besos y regresamos para pasar a dejarla en su casa. Desde ese día nos llamamos en la semana, seguimos en contacto y nuevamente, al cabo de 2 semanas nos volvimos a juntar, la pasé a buscar, pero esta vez con otro rumbo.
Esta vez, me dirigí a un lugar llamado el Cajón del Maipo, un bello lugar cerca de la ciudad, donde por la noche el cielo se ve muy despejado y lleno de estrellas. Eran cerca de las 10.30pm e íbamos conversando, escuchando música, algunos besos locos en el camino y tocamientos…
Decidí detenerme después de casi algo más de 30 min en una calle no muy transcurrida, eran algo más de las 11.00pm y allí estamos en mitad de la nada escuchando música, besándonos como locos, cuando ella comienza a tocar mi entrepierna, al sentir esto mi pene comenzó a erectarse, comencé a tocar sus pechos, su culito y su entrepierna también… le desabroché el pantalón, tocando sus delgadas tangas negras que llevaba… sentía como estaba de mojada.. La tomé y al oído le indiqué que nos pasáramos al asiento de atrás donde estaríamos más cómodos… allí no aguanté, ella abrió mi pantalón bajó mi jeans y mi zunga, sacó mi pene y comenzó a masturbarme nuevamente, yo saqué completamente su jeans y sus ropas… dejándola casi desnuda para mi… mientras nos seguíamos besando, instintivamente le digo que deseo que me la chupe, ella como una esclava me escucha, baja su cabeza y sus labios a mi pene, lo toma con una mano masajeándolo y lo mete lentamente en su boca, dándome lengüetazos bajando y subiendo en todo el tronco de mi pene, también bajada a besar mis testículos que poco a poco iban llenándose… Ella seguía mientras yo comenzaba a tocar sobre tu tanga su conchita, la cual sentía mojada, hice a un lado el pequeño hilo que llevaba y lentamente metí mi primer dedo en esa húmeda cueva, ella se estremeció tanto que comenzó a darme una mamada más rápida, por lo que metí un segundo dedo para comenzar a gatillar su conchita.. Cuando no aguanté más le avisé, y yo caí atrás dejando salir mi semen acumulado sobre mi estómago. Ella también cayó atrás y se tocaba sus pequeños pechos..
Unos minutos después me abalancé sobre ella, besando sus labios primeramente, y luego bajando hasta sus pechos pequeños, pero ya duritos y mojando con mi lengua esas aureolas y sus duros pezones, dando pequeños mordiscos, ella gemía por el placer, tomó mi pene que comenzaba a recuperarse y lo masajeaba… después de unos minutos le dije que era hora de sentirme dentro, así que tomé un preservativo (en caso de guerra siempre es bueno andar con cascos) y me lo puso… la tomé la puse de espaldas a mi, yo apoyado sobre el asiento y ella sobre el asiento de adelante, puse mi punta a la entrada de su conchita y de una le dije que bajara ella sin más lo hizo y allí se montó sobre mi pene subiendo y bajando… mientras yo apretaba sus pezones, besaba su espalda y a ratos masajeaba su rico culito…
Después de un rato así en esa faena, mi pene no aguantó más, ella ya me indicaba que iba a acabar, de repente ella suelta un grito dejándose caer sobre mi pene y yo soltando un leve respiro de alivio vacié mi semen dentro, pero del condón…. ella extasiada al igual que yo se me acercó, nos besamos… y allí reposamos unos minutos… donde luego comenzamos a besarnos, tomé mi pene y nuevamente saboreó mis jugos y me dio una gran mamada… mientras lo hacía como por arte de magia por el espacio hicimos un 69 y yo lamía su conchita buscando su clítoris… como a los 10 minutos de todo eso, después de tremenda campaña acabé nuevamente sobre sus pechos y ella dejó salir sus jugos… descansamos, secamos y vestimos… y de regreso a la ciudad.
Desde esa ocasión, estuve una vez más con ella en la Pensión donde se había cambiado… alli fue otra historia..
Espero sus comentarios a mi correo haber que les pareció mi relato

Autor: Francisco – adn_x@gtdmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La discoteca caliente

Hola, me llamo Cris y lo que les voy a contar me ocurrió hace un par de semanas. Yo soy una chica bastante apetecible, siempre he tenido a un grupo de chicos a los que podía dominar con un solo gesto algo provocativo y esto siempre me ha gustado. No se si realmente soy tan atractiva pero me voy a describir y ustedes dirán: mido 1,70, delgadita, larga melena rubia, ojos verdes oscuros, labios finitos, nariz redondita y lo que más les gusta a los novios que he tenido, mis pechos que son de tamaño normal pero muy redondos y firmes y un culito por el cual tengo que darle las gracias a mi madre porque puedo conseguir el chico que me proponga con él, es algo respingón, también muy firme y ni grande ni pequeño. La verdad es que me gusta mucho mi cuerpo y lo cuido tanto como puedo. Pues una vez terminada la descripción voy a proseguir con lo que me sucedió. Yo estaba saliendo con un hombre 5 años mayor que yo, (tengo 23). Y esa tarde me llamó para decirme que me dejaba porqué había encontrado otra mujer. Yo me enfadé muchísimo y decidí vengarme a mi manera. Así que me depilé todita, me di un baño relajante, me puse la ropa más sensual que tenía: un tanguita negro de seda, apenas me tapaba la rajita, una faldita blanca que era tan solo dos dedos más larga que donde terminaba mi culito y una camisa muy ajustada que me dejaba el ombligo al descubierto y que me abroché para que se viera la mitad de mis pechitos. Me perfumé y me fui a una discoteca del centro. Estaba decidida a montarmelo con el tio más bueno del local. Así que me puse en el centró de
la pista y empecé a bailar. Veía como los hombres que había se estaban fijando en mí. Alguno se acercaba e intentaba bailar conmigo pero los fui rechazando uno a uno. Finalmente unas manos me agarraron por la intura desde atrás. Era grandes y fuertes pero me acariciavan el estomago con suavidad. Me acaricié con él y cuando con mi culito noté el paquete que había dentro de sus pantalones me excité y empecé a refregar mi trasero para ver si ese paquete podía crecer. Así fue. Mientras tanto yo lo pojía por el cuello pero aún no le había visto la cara. Él empezaba a mover sus manos, que llegaron a mis pechos. Allí se detuvieron para empezar un masaje que me dejó los pezones durísimos. Tenía ganas de verle el restro pero sabía que si mi culito seguía trabajando él se pondría mucho más cachondo. Entonces otro hombre se me acercó por detrás, saludó a mi excitante compañero de “baile” y se me acercó, este, por delante. Él sí que era atractivo, moreno, 1,90 buenos músculos, labios gruesos, guapo. Así que cuando él se me agarró por delante no puse ninguna objeción. Sin ni siquiera saludar agarró uno de mis pechos y mis labios conocieron los suyos. Eran unos labios gruesos y carnosos y junto con su lengua que llegó hasta mi garganta empecé a sentirme mojadita. El compañero de detrás ya había dejado mis pechos y bajando, sus manos, me subieron la faldita un poco, lo bastante como para que él pudiese agarrarme con fuerza los glúteos. Con los frotamientos de los dos me di cuenta que el que tenía enfrente también tenía un paquete considerable y que aún no había endurecido. Yo ya estaba súper caliente. Les comenté si querían ir a un rincón más tranquilo, aceptaron y sin perder la posición con la que habíamos quedado fuimos deslizándonos hasta llegar a un rincón donde además de no haber nadie, tampoco nos podían ver porqué quedava escondido. Entonces volví a besarme con el guaperas y decidí que era el momento de conocer al hombre de detrás. Pero no me dejaron ya que entre los dos me empezaron a quitar la poca ropa que llebaba ese día. Cuando a mí solo me quedaba puesto el tanguita decidí desnudar al que tenía delante, mientras lo hacía el de
detrás hizó lo mismo ya que noté su cuerpo caliente creo que estábamos todos con solamente la ropa interior y los dos seguian acariciándome y besándome. Eld e detrás dejó de acariciarme unos segundos y cuando volvió a mí noté su
miembro rozando mi trasero realmente sí que era bastante grande. Él guapo de delante me agarró el tanguita y con un movimiento brusco me lo arrancó. Decidí que él quedara igual y le quité los calzoncillos con las dos manos. Cuando mis manos estaban casi en el suelo terminando de quitarle la ropa interior noté el por detrás ese grande miembro había entrado dentro de mí con una fuerza dolorosa, placentera y excitante a la vez. Al quedarme un poco aturdida decidí que en vez de levantarme era mejor saborear el miembro que tenía delante, así que lo agarré con las dos manos lo acaricié hasta que
endureció por completo, era enorme, y me lo metí en la boca. Me lo comía con manas siguiendo los movimientos que me marcaban por detrás. El de detrás me agarraba cada vez con más fuerza el trasero, mientras el de delante acompañaba mis movimientos agarrándome la cabeza con las dos manos. Era un momento de lo más caliente, tenía dos miembros enormes dentro de mí y estaba disfrutando como nunca, ya no era una venganza por lo de mi novio, era el cielo en la tierra. Noté como se corría el de detrás primero y cuando aún notaba su leche mi boca se llenó de la otra. Me tragué una parte de la que
estaba en mi boca pero no pude con toda, así que manché todo el suelo, el resto que quedó en su miembro sí que lo limpié apetitosamente. Los dos miembros abandonaron el interior de mi cuerpo y los dos me siguieron agrazando y acariciando todo el cuerpo. No se como se llamaban no los he visto más pero me dieron la mejor noche de mi vida.

Mi e-mail es larubitacaliente@hotmail.com
Esteré encantada de compartir vivencias calentitas con tod@s

Cris

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Recuerdos de estío

Me toco ir a aquella playa a rememorar aquellos recuerdos de aquel dia de estio donde sucedio aquel romance con unos meses de duracion, en el auto iba colandose los recuerdos de esos dias en mi mente que parecio durar una dulce eternidad y que aun perduran en mi cabeza. Llegue a una casa a las orillas de la playa donde impera la incontable arena y gobierna el mar, vestida con un vaporoso vestido color sangre que hacia ver las curvas de mis delicados pechos, asi abandone mi auto azul cielo para acercarme y adentrarme en esa casa en donde pase varios meses loca por un amor, entre a ese mundo que resguardaba intacto los recuerdos de una musa y un adonis que se amaron de maneras no conocidas. Todo estaba igual lo unico que se quedo dentro de la estancia fueron los olores a rosas y el sabor de la dulce fresa de varias noches, de varios dias. Me sente en un sofa a recordar cuando Christian llegaba con la camara filmando mi belleza, cuando yo por seguirle el juego colocaba una musica y como si la melodia se hubiera apoderado de mi cuerpo comence a bailar moviendo mis anchas caderas mirando de modo lascivo a Christian que seguia filmando con la camara mis movimientos seductores. A medida que lo evocaba mi sangre comenzaba a arder como fuego de la antorcha, los recuerdos ante mis ojos se materializaron en camison que revelaba mis pechos de color niveo que revelaba las curvas de mis caderas venusinas. Como si aquel riesgo de ser filmada aumentaba mi excitacion Christian lo logro aquella fascinacion malsana me encantaba y le hice senas para que me siguiera hasta la cocina. Abri la congeladora y saque una fresas y sin dejar de bailar me dirigi hasta la habitacion a continuacnion deje las fresas en el tocador y me despoje lentamente de mi camison para dejar al descubierto unos pechos jovenes y firmes, el camison como un objeto sin vida cayo de pronto, mis manos comenzaron a acariciar las fresas de mis pezones mientras mis bombachas de color negro noche se mojaba con mis fluidos que Christian deseaba ya saborear con su boca o con lo que el quisiera. De pronto dejo la filmadora junto al tarro de fresas y comenzo a besarme, a tocar mi cuerpo, luego empezo a besarme completa. Yo encima de mi cama empece a gemir, sentia sus labios recorrer mis senos, mi vientre, mis piernas, tomo la fresa del tarro del tocador y de pronto senti la fresa dentro de mi, luego froto el capullo de mi clitoris con la punta de la fresa y gemi de placer luego me dio de probar mis fluidos. Fue placentero sentir el sabor dulce de la fresa con la mezcla de mis fluidos. Llegara el momento en que Christian se de cuenta que mi deseo forma parte de un encanto momentaneo no me importa para nada. Lo unico que me importa es sentir la reaccion de mi cuerpo al ser acaricada por un hombre, dejo que el se encargue de tocar, nada de decirle:Toca por aqui, la intensidad es esta, aumenta o disminuye. Nada de eso, se moriria la magia por completo, sus dedos y lengua van por mis senos y deseo que vaya mas aprisa, dejo que se deleite. Yo le acaricio la espalda y luego apreto sus nalgas, toco sus piernas y el sexo de el reacciona, lo siento crecer, se levanta despojandose de todo quedando con el sexo afuera, alli acostada entra dentro de mi delicadamente, estando completamente mojada, estaba abajo con las piernas abiertas, el entraba y salia a su antojo, el me miraba yo lo miraba como enlanzando aquella magia, sus manos tocaban mi cabello, aumentaba y disminuia, el ritmo aumento y senti que el orgasmo de el o el mio llegaba tarde o temprano yo lo sujete con fuerza y el hizo lo mismo, los movimientos aumentaron y aquella ola placentera recorrio nuestros cuerpos haciendonos gritar. Christian se derrumbo sobre mi, yo acaricie su cabello y el me abrazaba y con la mirada me agradecia. Me levanto del sofa para dejar el recinto con los recuerdos intactos en aquella playa donde impera el mar y gobierna la incontable arena como estrellas hay en el cielo.

marialeja15@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Marc el fiestero

En mi ciudad vive una familia de Rumania muy numerosa. No se cuantos hermanos son exactamente pero dos de las hermanas mayores (tienen unos 18 i 16 años respectivamente) son realmente atractivas. Tienen unos rasgos caucásicos bastante marcados, piel clara, ojos azules y melena rubia. La verdad es que si no fuese por la diferencia de edad se podría decir que son gemelas ya que son iguales con la simple diferencia que una es 2 o 3 años menor que la otra. Pues bien, las dos son delgaditas, la menor tiene pequeños pechitos y un trasero de los más lindo y redondito aunque aún no es una mujer ya empieza a parecerlo. La mayor en cambio posee los dotes de su hermana pero a aprovechado estos años para convertirse en una mujer de película con unos pechos redonditos, firmes y algo mayores que los de su hermana; y su trasero es de ensueños, respingón, firme y muy bien puesto, la verdad. Acostumbran a vestir ropa ajustada que les queda fenomenal. Me llamo Marc, tengo 20 años, soy alto, intento mantenerme en forma, soy moreno, ojos verdes. He tenido bastante éxito con las chicas pero jamás pensé que me ocurriría lo que pasó aquel día de verano. Eran las fiestas de mi ciudad y salí con mis amigos. Después de pasármelo muy bien decidí que ya era hora de volver a casa. Dejé a mis amigos en la playa y me fui. Cuando ya estaba casi en casa vi a dos preciosidades que se balanceaban de un lado al otro de la calle. Cuando me acerqué un poco más vi que eran las dos chicas rumanas. Al ver que no tardarían en desplomarse al suelo. La verdad es que no las
conocía pero pensé que se merecían que alguien las acompañara a casa ya que no se si habían bebido o simplemente estaban cansadas de toda la noche pero dudo que hubiesen llegado sin mi ayuda. Me acerqué por detrás y las agarré
por la cintura con suavidad. Se sobresaltaron un poco pero sin pensárselo demasiado ellas también se agarraron a mí. Les conté que las acompañaría donde quisieran i ellas entre risas aceptaron, me contaron donde vivían i seguimos caminando. Después de hablar un rato; me contaron qué habían hecho durante toda la noche. De mientras yo aproveché para tocarles ese precioso culito que tantas veces había visto enfundado en sus lindos pantalones. Ellas no se inmutaron. Incluso de vez en cuando ellas también me pellizcaban mi trasero. Cuando llegamos a su casa me invitaron a entrar y acepté. Las
acomodé en el sofá y busqué la cocina. Lené un par de basos con agua y se los llevé. Cuando volví al salón encontré a la menor que solamente llebava el sujetador y las bragas. –Tengo calor- me dijo cuando le pregunté que
hacía. Les di el vaso y me los devolvieron vacíos. Cuando volví de dejar los vasos, vi que la hermana mayor también tenía calor porqué llevaba la misma ropa que su hermana. Entonces me quedé de pié y comparé esos maravillosos
cuerpos que tenía delante. La menor levaba un sujetador azul y un tanga a juego. Debajo de esos pedazos de ropa se escondían unos pechitos pequeños típicos de una joven de su edad pero que algunas mujeres más creciditas ya
querrían tener. Por la postura que había cogido no le veía el trasero pero sí se le notaba un bultito dónde se escondía su rajita. A los lados del tanguita se le escapaban algunos pelitos rubios como su melena. A su lado, la hermana mayor llevaba aún menos ropa ya que el sujetador, de color negro, apenas le tapaba los pezones de sus maravillosos pechos. Creo que nunca había visto algo tan hermoso. Su tanguita era también negro y como el sujetador era la mínima expresión ya que su hubiese sido un poco más pequeño se hubiese visto su rajita. Lo que si que le veía perfectamente era su traserito perfecto que estaba envuelto en un fino hilo negro del tanguita. Al ver la situación no pude resistirme y decidí aprovechar la ocasión.
Cuando me acerqué ellas se levantaron y me abrazaron mientras restregaban sus lindos cuerpos y me empezaban a desvestir. Ya estavamos los 3 con solo la ropa interior cuando la mayor me metió la lengua hasta el fondo de mi boca, nuestras lenguas jugueteaban y mis manos disfrutaban del mejor trasero que he agarrado en mi vida. Mientras, su hermana desde detrás de mí me agrazaba con fuerza, sus manos recorrían mi abdomen. Mi rabo ya estaba muy duro así que aproveché para refregarlo contra el cuerpo de la hermana mayor. Ella se calentó mucho, yo lo notaba porque cada vez su lengua se movía más violentamente. Finalmente me cansé i decidí que era el momento de terminar de desnudarlas así que empecé con la que tenía delante, primero me deshice del sujetador. Al ver cómo sus pechos daban unos botes como si de un par de flams se tratase llevé mi lengua sus pechos y empecé a chuparlos. Ella me agrazaba con más fuerza todavía. La hermana menor también se deshizo del sujetador porqué noté sus pechitos en mi espalda. Cuando terminé de comerme
los pechos que tenía enfrente la empujé con suavidad hacia una alfombra que había en el suelo. Allí tumbados terminé de desnudarla y al ver que se había depilado su rajita no dudé y le metí el rabo asta el fondo de esa linda rajita. Ella empezó a gemir e incluso me arañó pero una vez consiguió dejarme debajo suyo empezó a cabalgar y a moverse violentamente. Yo me puse súper cachondo. Yo le agarraba el culito y cuando acercaba su cara a la mía la ahogaba con mi lengua. Ya estaba a punto de correrme cuando dejó de cabalgar, me besó con mucha ternura y me susurró al oído que su hermana se
merecía disfrutar. Yo acepté encantado. La menor de las hermanas no era tan rica pero tenía ese aspecto de niña crecidita que me daba mucho morbo. Así que empezamos besándonos y mientras yo le lamía sus pechitos ella me agarró el rabo y lo empezó a masajear. No tenía experiencia sexual pero no lo parecía. Cuando ya estábamos enlazados y me había colocado encima suyo decidí penetrarla. Lo hice con suavidad. Ella gimió a pesar de mi ternura. Después de unos empujones por mi parte ella se sintió a gusto y como había hecho anteriormente su hermana se colocó encima de mí y empezó a moverse con
golpes suaves y largos. Yo estaba muy caliente y le dije que estaba a puntito de correrme. No se qué había hecho ella mientras yo disfrutaba de su hermana mayor pero mientras estaba con la menor vi que su hermana se estaba
masturbando y esto terminó de calentarme. Finalmente un río de leche llenó su joven y linda rajita. Nos abrazamos y cuando yo aún no me había recuperado la hermana mayor le susurró no se qué a su hermana, ella se levantó e inmediatamente después de separarse de mí, la mayor de las hermanas me agarró el rabo, lleno de leche y se lo metió en la boca. Se
tragó la leche que había quedado y me dejó limpio. Después de esto nos fuimos los tres al baño y nos dimos una ducha. Pero esto y lo que siguió ya se lo contaré en otro momento.

Además de disfrutar del sexo me gusta que me pongan cachondo contándome vivencias calientes. Escríbeme a marc_el_fiestero@hotmail.com me encantará contarte mis más calientes secretos si tu me cuentas los tuyos. 1 beso para
todas las chicas guapas que han leído este relato. Espero que hayan disfrutado. Yo disfruté mucho con las dos hermanas, ¿podré disfrutar contigo?

marc_el_fiestero@hotmail.com

Marc

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax