Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La iniciación de Raquel (2)

Por: Eliusbel Loreto

A la semana siguiente tuvimos dos noticias. Clarisa quería una cita conmigo en la casa de Raquel cuando no estuvieran sus tíos y el amigo de Raúl se moría por coger a Raquel. Yo recibí los 10.000 mil ya que el amigo solo aceptaba estar el y yo y no Raúl por considerar demasiado gente aun incrédulo de que todo era verdad. Raquel dijo OK y todo arreglado. Raúl hizo una cita posterior.

Clarisa era una muchacha de 14 muy guapa, no era tan coqueta como Raquel pero era delgada, sofisticada, sexy y muy sensual. Sus senos eran más grandes que medianos con nalgas paraditas, piernas un poco delgadas, cintura de avispa. Era muy inteligente, una de las primeras de su clase. Tenía una carita linda y unos labios carnosos y sensuales que invitaban a besarla con pasión. Era seria y no andaba con novios.

Raquel a su manera había convencido a Clarisa de pedir una cita conmigo si tanto le interesaba así que todo se veía como que ella quería conmigo y gracias a Raquel yo había aceptado. Raquel era especial para voltear todo a su favor, en este caso a favor mió.

Cuando llego Clarisa a la casa, me quede sorprendido, vaya cambio, estaba muy hermosa y sensual. Se veía mas sensual y deseable que Raquel. Vestía una minifalda negra y una blusa blanca. Sus piernas delgadas pero hermosas se veían adorables con esa minifalda y su nalguitas se veían exquisitas. Sus senos grandes se bamboleaban con el brasiere que llevaba. Con mi mente morbosa comencé a imaginar la tanga que llevaría.

Hola le dije, que preciosa te vez y me acerque a ella dándole la mano muy cortes. En es momento se excuso Raquel y se fue a la cocina a traer unas enpanadas mientras Clarisa y yo nos saludábamos con dos besitos en la mejilla. Por instinto yo sostuve la mano de Clarisa no dándole tiempo a que se separara. Hubo un titubeo instantáneo y acariciando la cara de Clarisa le dije como en un susurro. Seria un pecado no darte un beso y levantándole muy tiernamente su barbilla la bese en esos labios carnosos que tanto deseaba. Ella se ruborizo y sin saber que hacer la bese de nuevo pero esta vez fue un beso más largo. En eso escuchamos que Raquel regresaba y nos separamos.

Raquel se dio cuenta pero ya era muy tarde y dijo, lo siento, ya los interrumpí. No te preocupes dije, solo estábamos saludándonos. Raquel se rió y guiñándole el ojo le dijo a Clarisa, sabes voy por algo mas a la cocina, me disculpan un ratito. Clarisa un poco cortada dijo mejor dime que es lo que hay que traer y yo lo traigo. Y yo dije, si así es mejor, Clarisa y yo iremos a la cocina. Clarisa, me quedo mirando y se rió y dijo Eliusbel y yo iremos, sale? Yo llegue detrás de Clarisa a la cocina y abrazándola por detrás por la cintura, le dije lo siento por el beso, pero es que eres tan linda. Ella bajo la cabeza y me dijo, nunca nadie me había besado, gracias por haberlo hecho. Yo no lo siento. Le acaricie el cabello y descubriendo su cuello la bese con ternura en su piel desnuda. La seguí besando en la mejilla y cogiendo su barbilla busque sus labios y mientras la besaba la sentí vibrar en mis brazos. La apreté tiernamente en mis brazos hasta sentir su cuerpo y sus nalguitas paraditas mientras la besaba tiernamente en los labios. Como me gustas Clarisa, quiero tenerte para siempre a si en mis brazos. Ella se volteo y frente a mi me abrazo y se entrego a mi besos mientras yo la apretaba y sentí sus senos en mi pecho y bajando mis manos a sus nalguitas la apreté delicadamente contra mi hasta sentir su vientre apretando mi pene erecto y duro. Ella no dijo nada, se entregaba a mis besos y mis caricias. Moví mi cuerpo lentamente buscando acariciar su vientre con mi pene y ella se entregaba con cuerpo y alma. Deje de besarla sin dejar de abrazarla y ella abrió sus ojitos mirándome a mi ojos. Le bese su naricita y le dije tiernamente te quiero comer a besos, sabes? Y ella me dijo, si no me comes tu, te como yo. No sabes como quería estar en tus brazos. Nunca has estado con un hombre. Clarisa se sonrojo y dijo, no, nunca, tu eres el primero que me besa y que me abraza y me hace sentir mujer. Estoy virgen Fausto, nunca he dejado a nadie que me toque. La bese nuevamente y besándole la mejilla, le dije nunca te han tocado los senos? Ella dijo no mientras mis manos acariciaban sus senos y sus pezones y ella me besaba. Y nunca te han tocado tus muslos? Ella dijo que no, mientras mis manos bajaban a la parte interior de sus muslos y ella me besaba. Y nunca te han acariciado tu sexo? Ella dijo no, mientras mis manos subían por el interior de sus muslos y acariciaban su vagina. Ella vibro y dio un pequeño salto y yo la solté ligeramente, pero ella se acomodo nuevamente entregándose a mis caricias. Y nunca has tocado a un hombre? Ella dijo no, mientras yo cogia una de sus manos y la llevaba a mi pene y acaricie mi pene con su mano. Ella no decía nada mientras yo apretaba mi pene con su mano. De repente escuchamos la voz de Raquel que no habíamos sentido llegar a la cocina diciéndonos mejor vayan a hacer el amor a mi cuarto, tortolitos. Clarisa un poco avergonzada y sonrojada dejo de acariciar mi pene y se acomodo su ropa. Yo la levante en mis brazos y agradeciéndole a Raquel me dirigí con ella en mis brazos a su cuarto.

Me senté en el sofá con Clarisa en los brazos, y besándola le dije, no tenemos que hacer nada que tu no quieras hacer. Ella me miro a los ojos y me dijo, no quieres tu? Yo si amor, no te imaginas como te deseo, pero eso depende de ti. Ella me beso y me dijo, yo si quiero ser tuya. Hazme tuya por favor.. y la bese apasionadamente. La pare frente a mi y metiendo mis manos debajo de su minifalda acaricie sus nalgas y removiendo lentamente su tanguita, acaricie su nalguitas desnudas, su vagina que estaba muy húmeda y ella vibraba ante mis caricias. Luego, mientras la acariciaba le quite su minifalda. Se veía hermosa, sus hermosa piernas delgadas y su blusita cubriendo su pubis la hacían mas sexy y deseable. Me levante y me quite el pantalón quedándome con mi short mientras ella desabrochaba su blusa blanca yo me quite el short saltando a al vista de ella mi verga dura y erecta. Clarisa puso una cara de sorpresa y suspiro pero no dijo nada. Yo me desvestí por completo y ella se quito su brassiere dejando al descubierto un hermoso par de senos grandes, altos y paraditos. Me acerque a ella, la agarre de la cinturita menuda que tenia y la bese apasionadamente mientras ella agarraba mi verga e instintivamente me masturbaba. La levante en mis brazos y la acosté en el borde de la cama, abrí sus piernas y las pase alreedor de mi cuello y bese su sexo, estaba mojadita. Separando sus bellitos púvicos pase mi lengua a lo largo de su labios vaginales. Clarisa vibro y gimió de placer, su cuerpo se puso tenso y contorsiono. Levanto las caderas y se vino en un fuerte orgasmo, su primer orgasmo. Su cuerpo convulsiono y acariciando mis cabellos movía su vagina en mi cara mientras yo le mamaba su clítoris sin parar penetraba su vagina con mi lengua. Después de ese orgasmo y de conocer el placer Clarisa se entrego si reparos, se entregaba como una yegüita en celo. Clarisa ya no estaba allí, estaba en limbo gozando sexualmente del mejor polvo de su vida. Tenia orgasmo tras orgasmo, se dejaba hacer de todo, mis dedos horadaban su anito y ella se entregaba con frenéis. La hice que se desflorara ella sola al igual que Raquel, se subió en mi pene y se sentó en el excitada y ardiendo de deseo. Se le corrieron un par de lágrimas pero luego me cabalgo y gimió de placer gozando como toda una mujer cachonda. Yo ya estaba entrenado en el arte de aguantar cogiendo sin venirme así que me mantuve dándole placer. Ya cansada y con su anito abiertito por mis dedos, la puse en cuatro y le perfore su anito dándole un par mas de orgasmos y finalmente con sus piernas en mis hombres en forma recia la bombee constantemente hasta hacerla explotar conmigo en el ultimo orgasmo de la noche. Clarisa estaba exhausta pero satisfecha de la mejor noche de su vida en la que perdió su virginidad con la verga que mas deseaba.

En eso entro Raquel y viendo a su amiga desnuda y con sangre en su sexo le dijo que se diera un baño y le dio toallas. Yo estaba desnudo acostado en la cama y Raquel me limpio mi pene con una toalla mojada. Mi pene al contacto de sus manos se puso erecto otra vez y Raquel lo beso y me lo mamo. Se quito la bata que llevaba y como siempre estaba desnuda lista para la acción. Me dijo al oído, que rico cogistes Eliusbel, me masturbe y tuve varios orgasmos viéndolos. Agarro mi pene y se lo metió en su sexo que estaba húmedo y me cabalgo como una diestra jinete. Que rico cogia Raquel y que ardiente era. En ese momento aprendí que Clarisa era igual o más ardiente aun que Raquel. En eso entro Clarisa y se sentó en el sofá a vernos coger. Clarisa se veía distinta, ya no era una niña de 14, era una mujer de 14. Raquel ya llevaba varios orgasmos cogiéndome salvajemente hasta que nos vinimos los dos juntos con lo que acabo la ultima erección de la noche.

Raquel llamo a Clarisa quien se acostó con nosotros. Yo bese a Clarisa en los labios. Clarisa parecía una gatita mimosa. Me beso y me toco mi pene flácido. Me dijo Gracias por esta noche de placer, nunca olvidare el éxtasis que me has dado. Que rica verga me dijo, gorda y grandota. Me asuste cuando vi tu monstruosa verga y aun estoy sorprendida de haberla resistido dentro de mi. Gracias amiga le dijo Clarisa a Raquel. Raquel solo sonrió complacida. Te gusto? Me encanto dijo Clarisa. Nunca me imagine tener tanto placer y Eliusbel es único, tierno y tan apasionado y tan buen dotado dijo riéndose. Oye Clarisa dijo Raquel, te gustaría ganarte 10.000 Bs. Claro que si, quien no contesto Clarisa riéndose. Yo me quede de una pieza y Clarisa algo desconfiada pregunto, haciendo el amor por dinero? Así es dijo Raquel. Clarisa se quedo de una pieza y dijo, estas bromeando verdad? No, si te animas, te conseguimos otra verga, no como la de Fausto, pero te dará placer también, además Eliusbel estará contigo todo el tiempo. Tu ya lo haz hecho pregunto Clarisa y Raquel dijo, si. Hacerlo con dos machos a la vez es la fantasía de muchas mujeres. Es cierto lo que dice Raquel, Fausto? Yo asentí con la cabeza sin saber que decir. Lo pensare dijo Clarisa, mas no creo que lo haría. Piénsalo dijo Raquel, pero todo esto es completamente confidencial. La verdad dijo Clarisa es que yo no necesito dinero. Ni yo ni Eliusbel necesitamos dinero, solo hago por placer, pero el dinero lo podemos guardar no se para que, ya se nos ocurrirá algo. Clarisa, se quedo pensando y dijo, por placer si lo haría, pero habrá alguien que me haga sentir mas placer que Eliusbel? No creo dijo Raquel, pero imagínate dos machos penetrándote a la vez uno por adelante y otro por atrás. Tienes que probarlo para opinar. A mi me gusto hacerlo con Eliusbel dijo Clarisa y me gustaría volver a coger con el. Mientras Eliusbel quiera puedes coger cuando quieras con el. Clarisa se quedo pensando y luego dijo y si lo hago con otro hombre y no me gusta puedo renunciar y no hacerlo mas. Claro que si dijo Raquel, no estas obligada ha hacer lo que no quieres hacer, solo tienes que guardar el secreto. Y quien seria el candidato pregunto Clarisa? Conoces a Raúl pregunto Raquel, el quiere coger contigo y esta dispuesto pagar. Bueno dijo Clarisa pero hasta la próxima semana, esta semana quiero que me entrene Eliusbel en hacer el amor, si? Yo me quede de una pieza, nunca creí que Clarisa se entregara así, pero Raquel era muy peligrosa convenciendo gente.

Cuando Clarisa se fue, Raquel me dijo, dale un par de días a Clarisa para estar seguros y luego hablas con Raúl. De seguro va ha decir que si, le gustan las tiernitas y ya haz visto lo ardiente que es Clarisa. Y ahora a cual de mis amigas te quieres coger. Le dije que sobre Emilia. Te la conseguiré, no te preocupes. Vas a acabar con todas las vírgenes del barrio y te estas convirtiendo en un gigoló cotizado. Me fui a dormir a mi casa pensando en lo rico que iba a coger a Emilia. Toda estas orgías de sexo y prostitucion duro dos años hasta que Raquel se fue del pueblo y nunca regreso. Clarisa, Emily y todas las muchachas del Barrio crecieron y se casaron y nunca nadie se entero de lo acontecido excepto por los protagonistas que guardaron el secreto.

espero que les aya gustado

eliusbeloreto@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*