Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Dora en el campo

Dora apareció en el campo, en la zona de Corrientes, contra una de las entradas, la encontraron sentada, amamantando una criatura; de raza negra, casi azulada, de unos 15 años y muda, solo se comunicaba por algunas señas.
Se acerco a las cocinas, y al poco tiempo de lavar ollas paso a cocinera de loa peones, cada año tenia un hijo nuevo, nunca supimos de quien, calculamos que de peones temporarios, ya que los normales del lugar tenían mucha edad y notamos que Dora los rechazaba.

Tirársele se le tiraron varios, de buenas piernas, con una pollera media corta que dejaba ver que no sabia lo que seria la ropa interior, y unas tetas siempre rebosantes de leche que presionaban contra la gastada remera mostrando unos pezones gruesos.

Yo siempre pasabas las vacaciones en el campo, mas ese año, que por caer mal de un caballo tuve que quedar en cama con una pierna muy golpeada, y donde cada cierto tiempo tenia que colocarme unos fomentos calientes que consistían en una tela que se calentaba con una plancha y unas fricciones.

Pleno verano, se había hecho de noche y me esposa, mi cuñada y el dueño de la estancia mi concuñado me dicen que tenían ganas de ir al cine, lógicamente con la pierna medio dura les explique que prefería quedar en cama, que pediría a Dora los fomentos y así partieron quedándome solo.

Se desato una tormenta de las normales en la época, me puse a leer y le pedí a Dora los fomentos, apareció al rato sin ningún sonido, pero con la ropa mojada de la lluvia, pude ver realmente que par de tetas y que nalgas que tenia, además su piel azulada brillaba con el agua, con algo de respeto, pero sin poder dejar de mirar semejante paisaje, le pedí que me colocase los trapos calientes en la pierna, me recosté, ya que normalmente esa operación me dolía mucho, y efectivamente sentí una puntada larga que me hizo cerrar los ojos y lagrimear.

Estaba así medio adormecido por el dolor cuando sentí una mano de Dora en mi entrepierna, abrí los ojos, la vi sin la remera con esas tetas impresionantes sueltas, por señas me dijo que se la saco que estaba mojada, le agarre la mano y la afirme en mi entrepiernas, no resistió para nada, al contrario, arrimo a mi otra mano su concha, de inmediato comencé a acariciarla, se notaba mojada y comenzó como a emitir un ronroneo, no podía creer, casi la empiezo a tocar y se me estaba yendo en la mano, me apoderé de uno de los pezones y al chuparlo sentí un chorro de leche en la boca, que comencé a mamar. Con eso su ronroneo y sus contorsiones se acrecentaron, la tome hacia la cama, y me la puse encima, siempre con alguna de sus tetas en la boca, sentí como sola se penetraba con mi pene, y como se desplazaba dentro de ella, casi como si me cubriera un guante ajustado, me volvió loco con sus contorsiones y presiones de de concha, sin poder contenerme me vacié dentro de ella, que seguía montándome y ronroneando. Sentía que seguía acabando interrumpidamente y aprovechándome, la puse de espaldas, y después de morderle las nalgas, enfile un dedo a su ano, sentí que se ponía dura pero al ver que lo hacia despacio fue aflojando, cuando puse un segundo dedo comenzó otra vez a ronronear, así que con cuidado puse la cabeza de mi pija en su ano y presione despacio, sentí que apenas si entraba, pero para mi sorpresa casi se incorpora en cuatro patas y ella comenzó a presionar contra mi hasta que se lo enterró completo, le acaricie el clítoris que era grueso y saliente y comencé a bombear, cuando vote que tenia un orgasmo, trate de sacárselo, pero me lo apretó, y tuve que llenarle el culo de leche, sentía como si me devoraba de la forma que su esfínter me apretaba, se salio de mi, se agacho y se prendió de mi pija chupándola en una forma terrible, la doble y quedamos en un 69, yo estaba cansado, pero me excitaba demasiado, así que comencé a chupar su clítoris y le perdí dos dedos en el ano pajeandola, al rato la sentí correse otra vez y me vine en su boca, me lamió toda la leche, se paro y se fue corriendo. Me quede pensando, la boca no le sirve para decir cosas, pero que bien que la usa.

Tuvimos otras noches así pese a que me quede recaliente por tenerla mas tiempo. Al próximo año al ir al campo vi a Dora con un mocoso rubio, le pregunte a mi concuñado que me dijo no digas nada, no se de quien es pero mi mujer casi me castra ya que los únicos rubios aquí somos yo y vos cuándo estas, pero voltearse a la Dora, lo veo muy difícil, una ves me confeso le hizo unos tiros pero casi lo escupió señalándole su esposa. Guarde silencio, indudablemente Dora elegía a sus machos y yo tuve esa suerte.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*