Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Profe de penetración II

Estaba bordeando las 8.30 p.m. cuando estaba solo y cansado. Me dispuse bañarme nuevamente (con agua helada) y luego empecé a limpiar el departamento de cualquier “sospecha” que pudiera comprometerme. En fin, luego de haber arreglado todo, tocan la puerta nuevamente.
– ¿quien es? – pregunté
-Soy Erika- dijo una vocecilla.
Miro por el ojo de la puerta y la veo. Estaba, para mi buena suerte, con su ropa de porrista.
-pasa- le dije, abriéndole la puerta.
Al abrirle la puerta, me encuentro con una sorpresa. Ella no venía sola.
-Hola, ¿cómo te llamas? le dije a la chiquilla.
-Su nombre es Stephanie- Dijo Erika.
-Bueno, pasen- les dije a ambas.
Al cerrar la puerta, las veo pasar hacia el pasillo. Erika estaba con su mini de porrista y su sueter con el logo de Colegio. Stephanie estaba con unos pantalones vaqueros y una blusa sin mangas bien ajustada. Yo ya no tenía testosterona que producir, todo se lo había tirado Susan. Uff.
-Pase al estudio, voy en un momento con ustedes- les dije -está bien-.
Como yo estaba en la habitación contigua, les empecé a preguntar en voz alta
-¿estás nerviosa por el examen de mañana?-
-Sí, muchísimo- respondió -Pero me encontré con Susan, en la esquina me dijo que usted es muy bueno y le aprobó el curso con una actividad especial.
-Especial?- me dije -Espero que no le haya contado nada- pensaba..
Mientras yo estaba revisando algunos libros en el librero. Siento un leve
gemido detrás de mí – uuhummg-
Volteo y era Stephanie, sin su blusa y con sus pechos al aire. Eran bellísimos, respingados y bien paraditos
Me dice ella
-Le debo un favor a Erika porfa.. ¿puede aprobarla?
Yo empecé acariciarle los senos, y le dije
-No lo sé, esto es serio-
Se acercó ella mas a mí hasta tocar sus muslos con los míos
– por favor- me dijo nuevamente.
Mi marciano estaba con el pulverizador apuntando.
-Está bien- le dije.
Suavemente le besé los labios carnosos que tenía, mis manos empezaron a apretar sus nalgas firmes. Ella no dijo nada, la levanté. La llevé cargada hasta la cama de invitados, que estaba más cerca. Allí la arrojé a la cama, luego empecé a desabrocharle sus botones y bajarle el cierre. Le quité el pantalón, acariciaba sus muslos y los besaba. Puse sus
piernas en mis hombros uno en cada hombro, y empecé a besarle el ombligo. Acariciaba sus senos, más duro cada vez. Mientras, ella luchaba con mi camisa para quitármela. Le bajé un poco su braguita y se lo empecé a chupar con fuerza y jadeo. La besaba y trataba de absorber sus fluidos.
Ella gimió: -aahhhahahh!!
A continuación me levanté y me bajé el pantalón junto con mi truza. y lo encontré bien levantado. Me lo empezó a chupar. Yo le tomaba la cabeza y acariciaba su cabello.
-¿Cuántos años tienes?- le dije
-Tengo 19- me dijo
-¿Eres amiga de Erika?- dije -no- me respondió
-Soy su hermana mayor-
Fue allí que me chorreé en su boca. La tomé nuevamente, le abrí las piernas y se lo empecé a penetrar- en su
pelada vagina. Ella gemía como loca – ah uuuhhn,,aaahhh!!!-
En eso llega mi alumna-
-¿Profesor?- me dice
-Huy, disculpa por dejarte sola- le dije.
Me volteo y adivinen como estaba… Adivinaron… calatita. Al toque la empujé con mi brazo libre. Yo la empecé a besar
desenfrenadamente… Pujándola a la hermana mayor -y metiéndole la lengua en la boca estaba yo.
Mis manos se apoderaron del escultural cuerpo de la porrista, una nalgas unos pechos!!
aoaouu!!- dije
Tomen chicas!!- les dije
aahhh uuuhhc aaahh!!- gemían las locas.
A Stephanie que la quise voltear para culminarla por detrás no quiso.
Bueno… -dije – Ven mamacita- le dije a Erika.
-Pero soy virgen- me dijo
-¡Y lo seguirás siendo!! – Grité
La puse en cuatro a Erika. Le miré el olluejo anal que tenía, cerradito como el de su compañera. Tomé un poco de crema de su hermana y se lo puse en su culito.
Stephanie dijo -¡No le hagas eso a mi hermanita!-
Pero ya era tarde. Stephi se me quedó mirando como me cogía a su hermana por detrás. Veía como sus nalgas se separaban para darle paso a mi vergasa.
Erika gritó – ¡¡¡aaaaahhhh!!!!
Mientras le decía – no te preocupes sigues siendo virgen-
La hermana gritó – yo también…-
Así que la puse en cuatro también a ella. Su culo parecía más experimentado. Pero igual la atravesé con un poco de dificultad. Para que no se pierda la emoción del momento le empecé a meter el dedo a
Erika por el rabo.

Y allí estaban las dos en cuatro mirando a la pared, con sus culos chorreados y yo dándole por cuatro hoyos deliciosos.
En la cama me revolqué con ambas. Primero Erika, que era la más rica e inocente, por delante y por detrás.
Luego a Stephanie más por detrás a ella (creo que eso le gustaba más). En eso me puse a Erika sobre mi rostro y empecé a hacerle una sopasa con su vagina. Ella sentada en mi rostro y mi lengua que trataba de encontrar un hoyuelo..mmmm que ricoo!! por debajo su hermana chupándomela rico… Eyaculé una vez más en la boca de Stephi. Luego me levanté nuevamente. La puse en cuatro a Erika.. y le dije- Esto es lo que quería hacer desde el
comienzo del año!-
Y se volví a atravesar en ella por detrás. Entraban todos mis 19 cm en ella… bien duro y aceitado.
¡¡¡Ahh…auuuu..hhhyyyiiuu..!!! -gemía la chiquilla..
Empezó a gritar – vamos vamos vamos!!-
-Dáme dáme dáme!!!!!-
A su hermana le metía la mano derecha por su papa húmeda. Ambas excitadicimas y todavía no llegaban a su climax.
Cuando en el momento menos pensado -yo me había chorreado 4 veces- Erika
gritó- al mismo tiempo le mojé su culaso como dos veces. Ella estaba bien quebrada pera recepcionar mi verga por su raja. Sentí que mi chorreada salía de su culo, así que la empecé a menear para que se lo trague todo ese culo rebelde… y así fue. Cuando saqué mi pichón, su recto estaba bien abierto y rojo. Miré por allí por curiosidad. Y vi todo oscuro, con una linterna empecé a abrirle las nalgas y vi todo el desbarajuste que había hecho mi pene en su trasero. -Hasta el fondo. Rompí, aparte de su culo, mi propio récord- dije.

Su hermana? ..me preguntan por su hermana? Estaba en un rincón de la cama- masturbándose con los gemidos de Erika.
Cuando terminé, Erika no se podía levantar. Stephanie se sentía bien resuelta y feliz. Ya en el estudio todo mi cuerpo estaba acalambrado. Tomé mi plana de alumnas y le puse una “buena nota” a Erika.
-Aprobada- le dije
-Ay, gracias profesor- dijo Stephanie
-Siempre tengo que responder por ella cada vez que se mete en problemas-
-Bueno,- dije – Esta vez la metida la tuvieron ambas- les dije -ja ja ja-
sonrieron. -Espero que las vea pronto- les dije.
-Sí eso espero- dijeron ambas.
Ya en la puerta para despedirlas, les doy un beso de despedida y le acaricio sus nalgas a cada una y se las apretó.
En cuanto abrí la puerta, adivinen quién entraba. Era Susan sentada a mi puerta, también tirándose la paja con los gritos que
escuchaba de adentro.
-Profesor!!- gritó.
Nos reímos un rato y luego a las tres las despedí. La mamá de Susan estaba viniendo, cuando las tres estaban saliendo.
-¿Que les pasó, hijitas?- dijo ella asombrada -¿por qué están sudando?-
-Hicimos un trabajo físico- respondieron.
-Dígame profesor ¿es usted el entrenador o profesor?- Yo me reí nada más.
-¿Por qué le sudan las piernecitas?- dijo la gorda pesada.

Ellas rieron con gracias y se fueron corriendo.
-Con razón le sudan las piernas, paran corriendo todo el tiempo-
En cuanto cerré la puerta. me maté de la risa.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*