Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El rellano 3

Solo ha pasado una semana desde que hice mi relato y como Santi se excito mucho con el, no ha parado de pedirme que siguiera escribiendo, como yo prometí en aquel. Ya solo faltan días para que cumpla los 16 años y me siento mas animada, mas viva y mujer que nunca. En cierto modo yo también deseaba ponerme a escribir mis experiencias, que me han sido tan
importantes y a la vez de las que he disfrutado como nunca podría haber imaginado.

Como ya contamos, Santi y yo la primera vez fue de fábula, luego me costo un poquito que todo siguiera bien. Es que después de ese primer día, Santi empezó a evitarme, ya no volvía a casa a las mismas horas y por mucho que yo lo intentaba, no coincidía con el, me arme de valor y al sábado siguiente por la mañana llame a la puerta de su casa, pero o no
estaba o no me abrió. Esa misma noche vino a mi casa, como otras veces a cenar con mis papas y pasar la velada, estuvo normal, pero ni me miraba, yo toda despechada, me arregle para salir y dije a mis papas que me iba al cine con unas amigas, mi papa que me conoce bastante, me dijo que tuviera cuidado en la discoteca y todos se rieron un poco de mi, también Santi, le habría arrancado los ojos, que lo pases muy bien Lupita, fue su ultimo comentario y me fui dando un portazo. El muy imbecil.

Yo quería volver a estar con el y que me acariciara, tenerlo dentro de mi gozar con el y hacerlo gozar. Sí, la primera vez quede algo dolorida y me escocia un poco dentro, pero eso solo hacia que lo deseara mas, además solo duro dos días. Una amiga mía, en esos días, me contó su primera vez y la verdad es que si yo ya no hubiera estado con Santi a lo peor habría
cambiado toda esta historia, porque me dejo aterrorizada, su novio, un marrano, la había cogido casi a la fuerza en un coche y sin caricias ni nada la desvirgo de golpe en lo alto del capo, terminando en un minuto y dejándola chorreando sangre y semen por las piernas, le estuvo saliendo sangre tres días seguidos y con dolores mas de una semana. Ya no son novios. Le he enseñado, hace poco nuestros relatos y estuvo llorando abrazada a mi toda la tarde, diciéndome la suerte que había tenido. Bueno a lo mejor, esto es otra historia para más adelante, porque se intereso mucho en conocer a Santi, la muy zorrita. Yo también tengo un novio que va al mismo curso que el de mi amiga, pero nunca me ha tratado mal y es muy
considerado, solo me ha acariciado un poco y besos, no le he dejado más.

El domingo, que se que no trabaja, me plante en la puerta de su casa, dispuesta a estar toda la tarde, no tuve que esperar mucho, a eso de las cinco llegó a la casa, se le veía algo achispadillo, seguro que venia de comer con los amigotes. Me dice, que haces aquí?, esperándote, respondo, porque, pregunta. Ya no puede más y me puse a llorar como una tonta. El
viéndome así, abre la puerta de su casa y me hace pasar dentro cerrándola, me lleva al sofá y me sienta dándome un paquete de pañuelos, va a la cocina y me trae un baso de agua, casi se cae toda, porque cuando se acerca me lanzo a su cuello y le planto un beso en la boca, se queda todo quieto, el baso en la mano y el otro brazo colgando, yo le beso una y otra
vez chupandole los labios que los tiene cerrados, mi pechos y mi pelvis pegados a el, me pasa la mano libre por la espalda y noto que me aprieta un poquito y algo mas, en su entrepierna hay algo duro, creo que ya lo he conseguido, pero me vuelve a sentar en el sofá y coje una silla donde se sienta el, como alejado. Lupita, esto no puede ser, tu eres la hija de mis amigos, me dice muy serio. Yo quiero ser tu amiga íntima, te necesito, tú y yo solos, acaríciame, le digo enajenada. Lo nuestro no tiene futuro, nunca podremos casarnos, ni siquiera vivir juntos, quiere razonar conmigo. No quiero casarme contigo, solo quiero ser tu amiga… tu puta, le digo, ya me he descubierto. Niña!…. No soy una niña y tú lo sabes, hemos empezado algo y quiero que continúe, yo apremiante. Me fijo en su pantalón, lo tiene a estallar, ya es mío. Me levanto y le pongo los pechos en el boca, me empieza a besar, la gloria, me los acaricia, y una mano sube por mi entrepierna, ya levanta su cara y ahora si, nos besamos con pasión nuestras lenguas se entrelazan, que beso, dura mas de dos minutos, seguro, me ha sentado en sus piernas y sus manos ya han recorrido todo mi cuerpo cuando termina, esto es el paraíso, me he mojado toda. Me levanta en
brazos y me lleva a la cama, donde me empieza a quitar la ropa besándome el cuerpo, yo le desabrocho los pantalones y la camisa, le toco, esta durísimo, ya me tiene desnuda y me besa mi rajita y el puntito, boy a estallar, quiero chuparsela mientras se termina de quitar la ropa, pero no me deja me tumba en la cama y se instala entre mis piernas, que yo abro todo lo que puedo y así, sin mas, mientras me besa, me la mete toda de golpe, que bueno, esta vez solo he sentido como me llenaba toda y luego mucho gustito, me bombea fuerte, chorreo toda, creo que hasta me desmayo de placer, grito le abrazo con las piernas, le araño la espalda y el sigue dándome embestidas, me he corrido dos veces, se para y sin sacármela damos
la vuelta y yo quedo encima, con toda dentro, estoy estirada sobre el, no se que hacer, me pone mis piernas en su costados y me endereza cogiéndome de los pechos, me entra mas, durante un rato los dos quietos me los acaricia, baja las manos a las nalgas y me las aprieta. Follamé tu ahora, dice. Me levanta del culito y me baja, me esta dirigiendo, empiezo a
hacerlo yo sola, arriba, abajo, muchas veces, luego a un lado, al otro, toda mi cosita esta llena y se roza con todo, es como un baile, lo hago todo sola, me voy, no puedo mas, me estoy rozando donde mas gusto me da, me atrae hacia si y no besamos, lo comprendo, ahora adelante y atrás y me viene un espasmo, chorreo todo, le muerdo un poquito en el cuello, me
tenso y tengo el mejor orgasmo de todos, me quedo quieta y el también, pienso que aun no me ha dado su lechecita. El me la saca, me da la vuelta y me pone a cuatro manos en el borde de la cama, se la he visto la tiene a explotar, no se que va a hacer, me coge por las caderas y bajándome la cabeza me la mete de golpe en mi rajita, por detrás y empieza a bombear
como loco, le veo que se va a ir, bajo mi torso y apoyo la cabeza en el colchón dejándole hacer, noto como un dedo suyo que ha mojado en mi rajita me acaricia el ano, me entra ahí el dedo un poquito, luego siempre que lo hacemos en esta posición el me pone algún dedo en el culito, cada vez mas adentro, que gusto me da, estoy toda mojada, chof, chof suena, me da un espasmo, la baba me chorrea de la boca, oigo un rugido, lo ha dado Santi y noto unos chorros calientes que me llenan, dos, cuatro, cinco, se queda así quieto, dando boqueadas de aire, caemos sobre la cama, abrazados, agotados. Este momento había durado mas de una hora confirmo, cuando miro el reloj de la mesilla, me han parecido cinco minutos. Luego hablamos un poquito más, ya sin ninguna tensión y quedamos en seguir viéndonos cuando yo quisiera y se pudiera. Había conseguido, lo que quería, un amigo intimo, un amante perfecto y el compañero que me iba a guiar en mi vida sexual dándome todo el placer que mi cuerpo no paraba de reclamar, sin tapujos, sin celos, sin compromisos, libremente.

Unas semanas después, tuve una experiencia con mi novio, habíamos estado bailando y los dos estábamos muy calientes, sobre todo yo que había tenido la regla esa semana y llevaba por lo menos tres días sin hacer nada, estábamos en su cuarto, y le estaba permitiendo que me tocara todo, tenia mi conchita encharcada y el se dio cuenta, se saco su polla y me la puso
en la mano, al palparla me di cuenta que era mas larga que la de Santi, pero casi dos centímetros mas delgada, caray estaba con el y pensaba en Santi, me excite mucho mas, lo que aprovecho el chico para montarse encima de mi y separándome las braguitas, apunto a mi rajita y sin mas me la metió de golpe, estaba bueno aquello, pero yo di un grito instintivamente
y empecé a sollozar, no me iba a hacer la puta, el no me hizo caso y bombeaba como loco, dos minutos y me puso un montón de semen dentro, yo ahora lloraba de veras, el muy guarro me había dejado a medias. Te ha dolido, me pregunto. Si, le digo. El se la mira y me mira la raja, por donde me chorrea el semen, como casi no había terminado la regla, estaba
algo manchada de sangre. Te he desvirgado, cariño, va y me dice. Yo un sollozo. Le deje creérselo y ahora le tengo mas cariñoso y atento que nunca. Que risa.

Bueno, pues al día siguiente subo y se lo cuento a Santi con todos los detalles, el se queda un rato parado algo serio, pero de pronto suelta a reír y yo con el. Que putita mas fina me has salido, me dice mientras me levanta en brazos y me lleva a la cama, se quita deprisa la ropa y yo le imito, esta duro como nunca, ese día me pone de cuatro desde el principio y mientras me penetra pone sus dedos en mi ano metiéndolos mas que nunca, hasta que siento un poco de dolor que el nota, alcanza un frasquito de aceite, de ese que se pone a los niños después de bañarlos, y me pone un chorro en el culo, se unta bien los dedos, mientras me sigue penetrando, y me mete un dedo, que ahora entra con suavidad, hasta el fondo empezando a
masajearme por dentro y notando yo como se roza su palo a trabes de mi cuerpo, no puedo mas de gusto, muerdo la almohada mi culito se contrae sobre su dedo y me voy casi hasta el desmayo de gusto, se ha quedado quieto, al rato me bombea un poco mas y me la saca, noto como se pone aceite y me pone mas a mi, y comprendo, quiere metérmela por ahí, no puede ser pienso soy muy estrechita y el la tiene de cinco centímetros de gruesa, me va a hacer mucho daño, sollozo. Te va a doler un poquito amor, pero es para bien, me, dice. No no, digo yo en suspiros. Es solo al principio, pequeña, menos que la otra vez, trata de consolarme, mientras ya noto la presión de su cabeza en el centro de mi culo, hay que daño, doy
un grito, el empuja y entra el glande dentro, como me escuece, se ha quedado quieto, intento relajarme, pero me da poca tregua, de nuevo empuja y mientras noto un fuerte dolor, me entra toda, ahora si se queda quieto un buen rato, el dolor casi se pasa ahora me siento llena, todo mi ano esta dilatado, pone un poquito mas de aceite mientas la saca un poco, me
la vuelve a meter dentro del todo. Ahora tú controlas amor, me dice. Yo no se que hacer, me echo hacia delante sacándomela un poco y otro poco, me duele pero quiero mas, aprieto atrás y me la vuelvo a clavar, le oigo suspirar satisfecho, repito este movimiento varias veces y el dolor va siendo sustituido por un gusto y el morbo, cuando el lo nota, se agarra a mi culo y empieza a bombear, despacio primero, luego mas deprisa, me vengo poco a poco, me toco la rajita y la tengo chorreando, el se pone como un bruto al darse cuenta y notar que soy yo ahora la que le ha tocado a trabes de mi cuerpo, los dos nos vaciamos al mismo tiempo, su semen es como un bálsamo en mi dolorido culito, me la saca y siento como me alivia mientras chorrea la salir. Al fin ha resultado delicioso.

Ya veis, con esto, termino el principio de mi iniciación, creo que nunca podría haber ido mejor, ahora lo hacemos regularmente de todas maneras varias veces a la semana, y disfrutamos mutuamente mucho, siempre que le cuento algún episodio, con mi novio o con otra hombre se pone calientísimo y me coje como un poseso, me encanta. Ahora quiero un regalo para mi cumpleaños y cuando se lo he dicho, me ha puesto una cara que es todo un poema, esta dispuesto a colaborar, pero el no va a buscar a nadie. Y es que mi deseo es hacerlo con dos hombre al mismo tiempo, por supuesto
quiero que uno sea el y además que lo relate el, para saber lo que siente, el cree que no me voy a atrever pero yo ya tengo echado el ojo a un chico de 21 años que me gusta y alguna vez me ha tirado indirectas, creo que lo tengo a punto.

Este relato lo voy a publicar después de que pase lo que yo espero y hasta entonces no se lo enseñare, para darle la sorpresa.

Lupita os quiere, si os ha gustado y tenéis algún comentario mandármelos a.
yosipaleto@ozu.es

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*