Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Pasando el examen

Ya estaba terminando de estudiar en el instituto y la verdad que mis notas no eran las mejores, estaba llevando cinco cursos y prácticamente había pasado cuatro, con la mínima nota necesaria pero aprobada al final. El quinto curso era de recepcionista y la profesora era una pesada que siempre me andaba observando todo lo que hacia, que ropa muy corta, que no vocalizaba bien cuando contestaba por teléfono, que mi trato no era amable, siempre encontraba algo para ponerme alguna nota baja. Así que al final del periodo resultaba que estaba desaprobada.

Obviamente yo no estaba conforme con desaprobar un curso, así que hice una carta de reclamo para que me tomaran un tercer examen y tratar de aprobar el curso. A los días me llamaron del instituto diciendo que tenía que ir a arreglar unos temas, fui al día siguiente y la secretaria me dijo que debía conversar con el coordinador, yo la verdad andaba extrañada por que de lo que yo sabía nadie había tenido que hacer eso antes. Pero bueno con tal de pasar. Espere un monto de tiempo a que el dichoso coordinador me recibiera y antes de la 1 de la tarde se desocupo. Y tuve una pequeña conversación con el, nos saludamos formalmente y el empezó a decir

– Señorita, debe de estar sorprendida por que la he hecho llamar.
– Si, ninguna de mis compañeras ha tenido que conversar con usted antes
– Bueno la hecho llamar por que la nota que usted necesita para pasar es un poco alta y la profesora Sánchez asegura que usted seria incapaz de alcanzar la nota que necesita.
– Profesor, la profesora dice eso por que ella siempre me ha hecho la vida imposible, ella siempre se la ha pegado conmigo y seguramente quiere que no apruebe su curso.

Mientras conversaba me di cuenta que examinaba mi cuerpo, lo hacia disimuladamente pero se notaba que yo le gustaba. Discutimos un buen rato sobre si podía tomar examen o no y además como ayudarme a no darle el gusto a la profesora.

– Bueno señorita, entonces la opción para su examen es hacer el examen escrito que la profesora Sánchez y además deberá de hacer un examen práctico que deberá realizar en nuestro otro local.
– Ok, pero como será la calificación?
– Cada examen vale 50%, para que no diga que la profesora la influenciara en su nota lo mejor sea que tome el examen práctico en nuestro segundo local, coordinare con el profesor Ramos que es el encargado allá para que el próximo sábado la __evalúe. El examen escrito será este jueves acá por que los reglamentos nos impiden que de el examen en otro local.
– Muchas gracias profesor por toda su ayuda, hasta luego
– Suerte señorita, espero le vaya bien

Cuando me levante, vi que me miraba el culo sin disimular. No se por que pero no me pude contener y me puse a caminar moviéndolo mas de lo normal, me imagino que el aun estará pensando en mi.

El miércoles día del examen escrito, fue horrible la profesora puso muchas preguntas y la media hora que tenia me quedo corta para acabarlo además no supe muchas de las respuestas, cuando le entregue ele examen ella me pidió que esperara unos minutos. Luego de los cuales me llamo.
– señorita, por favor pase a mi oficina, ya le tengo su nota.
– Yo disimulando mi malestar, gracias profesora
– Mire alumna, la nota que tiene usted es de 4 sobre 10, eso significa que tendrá que sacar 9 sobre 10 en su examen practico para pasar mi curso. Como usted sabrá nadie en mi curso e ha sacado esa nota en ningún examen, por lo tanto le sugiero que simplemente dejemos las cosas acá y lleve el curso nuevamente el siguiente periodo.
– Profesora, yo se que yo no le gusto a usted y la verdad que no se por que motivo pero igual tratare de pasar el curso en el examen practico.
– No es que no me guste sino que no me gusta la actitud que tiene hacia mi, usted nunca escucha las recomendaciones y por eso es que ahora esta en estos problemas.
– Bueno profesora igual tratare de pasar su curso. Aunque usted no lo quiera

La profesora noto que yo estaba enojada y casi al punto de llorar y me dijo:
– Bueno, bueno como veo su determinación le ayudare en dándole dos puntos mas, es decir que ahora tiene 6 y necesita 7 en el otro examen para pasar.
– Yo me quede sorprendida, y le agradecí por el gesto.
– Ella además me dijo que podría incluso mejorar mi nota si en realidad me sacaba el 9.

Bueno sábado 9 de la mañana, yo estaba alista me había puesto una minifalda muy cortita, una blusa blanca y de ropa interior estaba estrenando ropa interior blanca que había comprado de una señora que siempre trae ropa de Miami. Valgan verdades estaba muy sexy. Para los que no se acuerdan de mi, peso 50 kilos y mido 1.62, delgada como verán, sin mucho culo ni tetas pero creo que todo lo tengo proporcionado.

Espere a mi novio por un rato para que me llevara al otro local por que quedaba un poco lejos de mi casa. El se presto el auto de su papa para llevarme. Cuando me vio se quedo con la boca abierta, vi que su pene se paraba, lo cual me excito un poco, durante el camino me dijo que estaba muy linda, yo notaba que el estaba sudando y tartamudeaba un poco, me imagine que después de tanto tiempo juntos recién me iba a decir que quería acostarse conmigo pero no, solo se quedo hablando de otras cosas. A mi siempre me disgusto que nunca me dijera nada, yo sabia que se moría por acostarse conmigo pero nunca me dijo nada, yo pensaba para mi que el se lo perdía, al fin y al cabo si me lo hubiera dicho yo lo hubiera aceptado, lo único malo es que se hubiera dado cuenta que su noviecita no era virgen. En todo caso eso era lo que menos me importaba, yo ahora estaba preocupada por mi examen.

Ya en el instituto mi novio me dijo que me esperaría en la entrada. Pregunte por el profesor Ramos y en unos minutos apareció un hombrecito que no mediría mas de 1.60 metros pero gordo, los botones casi le reventaban y el saco que tenia puesto e quedaba apretado, se estaba quedando pelado, parecía que estuviera cerca de los 50 años (después me dijo que 48). Me miro de los pies a cabeza sin ningún descaro, sentí que se detuvo a ver mis caderas y también mis pechos, y finalmente se presento como el profesor Ramos, tomo mis datos y luego me dijo que el examen era muy sencillo simplemente tenia que hacerme cargo de las recepción del instituto por todo el día sábado, esto significaba quedarme hasta las 5 de la tarde.

Inmediatamente me acompaño a la recepción, y me dejo sola para que reciba llamadas y atienda a los visitantes, que en su mayoría eran chicas que buscaban información sobre cursos, costos, horarios y demás.

A la hora de almuerzo mi novio se apareció para preguntarme si íbamos a almorzar juntos o si quería que me compre algo para comer. Yo pregunte al profesor y este me dijo que no podía dejar la oficina. Con esa respuesta le pedí a mi novio que me comprara una gaseosa y unas galletas de soda para distraer el hambre y después ya podríamos irnos a cenar algo. Cuando mi novio se fue el profesor pareció y me dijo que lo mejor era revisar que tal iba en mi examen.

– Señorita, he estado pensando que seria conveniente revisar como se ha estado comportando durante el examen, como se que usted necesita sacar una buena nota pensé que es bueno para usted saber si lo esta haciendo bien.
– Oh profesor, le agradezco mucho por su gentileza. Si en realidad tengo que sacarme una buena nota para poder pasar este curso, espero que usted me pueda ayudar.
– Usted sabe acá estamos para ayudar a todas las alumnas, solo quiero que sepa que soy su amigo y que será un placer para mi hacer cualquier cosa que pueda hacer por usted.
Esas palabras me las dijo con una sonrisa en su cara y una mirada que me desnudaba por completo. Yo que estoy acostumbrada a esas miradas no me altere y lo mire como el me miraba a mi. Parece q eso le gusto por que vi como sus ojos me miraban con deseo ahora y además su trato hacia mi cambio.
– Muchas gracias por su ofrecimiento profesor.
– Ok linda, ahora si me acompañas al salón de videos te mostrare como has estado en tu examen.
Entramos al salón de los videos y nos sentamos frente a uno de los monitores. La cámara que se veía era una que daba frente a mi puesto en la recepción. Retrocedió la cinta y empezamos a ver mi video.

Ok linda, primeras recomendaciones:
Debes mirar siempre a los ojos de la persona a la que atiendes
No debes hablarles cuando les das la espalda, por ejemplo en esta toma le estas hablando a un cliente mientras buscas unos papeles. Lo mejor que debes hacer es buscar los papeles que le vas a dar, y una vez q regresas a tu puesto retomar la conversación.
Luego has dejado tu sitio muchas veces vació y así me fue enumerando una serie de errores, con todo lo que me decía yo ya pensaba que no pasaría, el seguro se dio cuenta de mi desilusión.

– Linda te veo un poco desanimada, pero no te preocupes que tienes el resto de la tarde para mejorar
– Gracias por su aliento profesor, pero no se si lo lograre
– Claro que lo lograras solo necesitas, concentrarte un poco, además recuerda que yo soy el que te pondrá la nota y si tu te portas bien y haces lo que debes podrás aprobar, y por favor no llámame Isaac.
Mientras decía eso el puso su mano en mis caderas y la bajo rozándome el culo, yo me hice la que no había pasado nada pero recibí su mensaje muy claramente. Y dentro de mi misma me puse a lamentar por que no me había dado cuenta que podía utilizar mi cuerpo, como muchas veces lo hice antes, para conseguir lo que quería. Asi que cambien el tono e mi voz para ser un poco mas sexy.

– Es usted muy amable profesor, perdón quise decir Isaac. Te aseguro que haré lo que este en mis manos para pasar y además si tienes cualquier consejo que me quieras dar lo aceptare sin dudar.
– uy Linda, mira lo primero que tienes que hacer es ser mas coqueta, es una pena que tu siendo tan bonita y con esa ropa tan sexy, esa minifalda tan linda, deberías de mostrar un poco mas.
– Es que la verdad no soy muy coqueta, ¿me podrías ayudar?
– Mira, por ejemplo para que te pones la minifalda si no vas a mostrar nada, ¿me dejas que te la acomode nuevamente?
– Si claro, ya sabes que sigo tus consejos ciegamente
– jejeje (se notaba que estaba excitándose), veras que sacaras una buena nota entonces. A ver, si subimos la minifalda un poco, tu déjame que conmigo todo va salir muy bien.
– ¿Pero no esta muy corta? Si me descuido se vera hasta el alma.
– Por eso esta perfecta, estas en el límite justo, a ver camina un poco. Voltéate, si definitivamente esta exacta. Bueno sigamos

En eso por el monitor vi que mi novio regresaba con mi almuerzo, le dije a mi profe que tenía que regresar a mi puesto.
– no te preocupes bebe, tu haz lo que te he dicho, se mas coqueta y no tendrás problemas
– Ok, bueno yo no se que tan coqueta soy o no, pero me tendrás que decir.
– Claro niña, para eso estoy para enseñarte, ahora un beso de la buena suerte y ve.
Nos dimos un beso muy cerca de los labios y cuando me iba me dio una palmada en el culo. Bueno después de eso ya sabía que no tendría en pasar el curso. La tarde en la recepción fue bastante tranquila, unas cuantas llamadas de teléfono y una que otra persona pidiendo información.

A las tres de la tarde ya no había nada por hacer. Fui donde Isaac para decirle que ya había terminado y el me dijo entonces que se tenia que cerrar las puertas y hacer un resumen de hecho durante el día. Me dijo que mi novio se podía quedar dentro o fuera del instituto como el prefiriera, y que vaya a su oficina con mis apuntes una vez termine de cerrar. Hable con mi novio y el e dijo que mejor esperaría en el auto escuchando algo de música, le di un beso y cerré el instituto.

Entre a la oficina y encontré una silla frente a su escritorio, empecé a trabajar y el a veces se paraba de su sitio y se acercaba a vi para ver que estaba haciendo, cuando termine me pidió que acercara la silla a su escritorio y empezó a leer mi reporte.

Una vez que acabo me miro fijamente y me pregunto

– ¿Qué tal crees que lo has hecho?
– Creo que he mejorado respecto a la mañana, es cierto que no he tenido mucho trabajo pero he seguido tus consejos
– Eso me he dado cuenta, se nota que eres muy aplicada y con ganas de aprender
– Así me gusta, bueno niña, me dejas que te pregunta lo que quiera?
– Si, después de todo hablar no hace daño. Me puedes preguntar lo que quieras, pero primero dime si he aprobado el curso o no.
– Yo ceo que estas a punto de aprobar, solo te falta un pequeño esfuerzo y ya.
– Yo hago cualquier esfuerzo profe, usted solo dígame.

Yo creo que para ese momento los dos sabíamos que podía pasar de todo en esa oficina, nos mirábamos directamente a los ojos como midiéndonos y esperando a ver quien da el primer paso. Yo simplemente por cautela no podía dar el primer paso, esperaba que el empiece el juego.

El sin quitarme la mirada de encima me dijo:
– Seguro que tu calzón es blanco
Yo no me esperaba eso, y me demore unos segundos en poder responderle, mas por el desconcierto que por la frase ya que no esperaba que fuera tan directo,
– Si es blanco, como lo sabes o solo te lo imaginas
– La verdad que lo deduzco, como hoy has venido muy arregladita supongo que tu calzón hace juego con tu sostén.
– Pues si, son un conjunto, yo pensaba que habías visto algo cuando me subías la minifalda.
– No allí solo aproveche el momento de tocarte y ver si eso te incomodaba.
– Jajaja, para nada no me incomoda, además si solo me tocas que hay de malo en eso
– Bueno ya quisiera yo que otras chicas pensaran como tu, ja ja ja, pero regresemos a las cosas serias, tu sabes que yo no creo mucho de lo que me dicen, yo prefiero ver para creer. Me puedes demostrar que en verdad llevas un calzón blanco?
– hum, eso no es problema
Retrocedí mi silla un par de metros del escritorio y abrí las piernas, la minifalda se me subió un poco, el calzón era blanco y medio transparente por lo que se podía apreciar que tan grande era la mata de vellos que tenia.

– ya veo que no es un calzón normal, parece que tiene encajes y además es medio transparente no?
– si, a mi me gusta usar ropa interior sexy, no necesariamente pequeña pero con cositas como transparencias.
– Ya veo, y es posible ver de que esta hecho ese calzoncito tan lindo que llevas?
– De algodón, y fibras sintéticas, jejeje
– Ja jaja, pero ya sabes que a mi me gusta ver para creer, y bueno en este caso tocar para creer. Ven acércate que no te voy a comer, si ven acá párate frente a mi, si así linda.
Me puse en frente a el, y puse mis manos en mis caderas, el acerco su asiento hacia mi, abrió sus piernas un poco y se acerco mas, su cara quedaba prácticamente debajo de mis senos, puso sus manos en mi cintura y empezó a bajarlas hasta el final de mi falda, despacio demorándose y presionando lo necesario para comenzar a excitarme, luego con la misma suavidad metió la mano debajo de mi falda y empezó a subirla lentamente, yo sentía como su respiración se hacia mas frecuente a medida que subía sus manos y mi falda con ellas. Cuando ya mi falda estuvo ala altura de mi cadera le se retiro un poco y se quedo mirándome por un rato sin decir palabra alguna. Luego, sin dejar de mirar mi calzón, hizo que girara para poder ver mi culo, me rozaba las nalgas suavemente con sus manos y luego me fue acercando poco a poco hacia el, ninguno de los dos decía nada, yo sentía que el acercaba su cara a mi culo y parecía que me olía, luego se acerco un poquito mas y me dio un beso en una de mis nalgas.

Luego me jalo hacia el y me hizo sentar sobre sus piernas.

– Ay mamacita, que rica que estas, me encanta tu culito. Dichoso tu novio que te debe gozar como nadie
– Jajaja, pero por lo visto tu me estas gozando ahora
– Jajaja, muy cierto, entonces mejor digo que suerte de tu profesor que te puede gozar
Estuvimos así unos minutos, yo sentada en sus rodillas y el acariciándome el cuerpo pero sin meter sus manos entre mis piernas o tocar mis pechos. Eso si, a veces pasándome su lengua por el cuello y las orejas. Lo cierto es que yo con eso y además sintiendo que su pene se ponía duro debajo mío ya empezaba a excitarme. Sentía que poco a poco mi conchita se iba poniendo húmeda.

Comencé a gemir lentamente, mostrándole que estaba disfrutando de lo que me hacia y de alguna manera invitándolo a que diera un paso mas. El me cogió de la cintura he hizo que me pare, siempre dándole la espalda, luego me hizo girar y me empujo suavemente hacia su escritorio donde termine sentada, me comenzó a acariciar las piernas y me las abrió poco a poco, al final quede medio recostada sobre el escritorio con las piernas abiertas mostrándole todo mi calzoncito a el. A medida que me acariciaba se acercaba mas a mi concha que cada vez estaba mas húmeda. Cuando finalmente llego a rozarla sentí como se excitaba más, comenzó a sobarme con mas fuerza y poco a poco solo me sobaba sobre mi calzón, luego de un movimiento rápido me acerco hacia el quedando yo prácticamente en el borde del escritorio con las piernas al aire, el trato de quitarme el calzón pero yo no lo deje, le dije que prefería no quitármelo, el me miro un poco desconcertado pensando tal vez que este encuentro no iba a pasar de un simple manoseo. Pero la cara le cambio cuando yo metí mi mano entre mis piernas y moví mi calzón para un lado, mostrándole mi jugosa vagina, el acerco sus dedos primero, pasándolos alrededor de mis labios vaginales y luego fue acercando su cabeza hacia mi, en un instante sentí su deliciosa lengua en mi concha, primero la pasaba como queriendo saborear mis jugos, luego paso a lengüetearme rápidamente mi clítoris haciendo que yo empezara a gemir mas y finalmente abrió mi conchita un poco colocando una mano en cada nalga para meter su lengua en mi hueco. No tengo que decir que yo solo estaba esperando a ver su pene y que me lo meta con todas sus fuerzas.

Cuando hubo terminado de lamerme todos los rincones de mi vagina se paro un momento y se desabrocho los pantalones, luego se bajo los calzoncillos mostrándome su palo completamente tieso, yo no pude resistir la tentación de chuparlo, así me que me baje del escritorio, me arrodillé frente a el y comencé a chupar su delicioso pene, el me decía que parecía una profesional, yo no le iba a decir que fácil había tenido mas de 30 penes en mi boca antes que tener el suyo.

Luego de darle una buena mamada, comiéndome sus huevos, chupando y lamiendo su palo, me senté de nuevo en el escritorio y abrí las piernas, el se quedo sentado un momento, yo pensé que de repente ya se había venido, pero rápidamente vi que no, su pene seguía tieso como roca.
– Isaac, no me digas que estas esperando invitación
– Jajaja, como crees mi princesa solo estoy disfrutando la vista de tu deliciosa chuchita.
– Bueno ven de una vez que tienes que terminar lo que has empezado
– Con gusto linda, vas a ver como te hago gritar
Dicho y hecho se paro de la silla, me acerco nuevamente al filo de la mesa, acomodo su pene a la entrada de mi hueco y fue metiéndomelo poco a poco, yo sentía como se abría paso dentro de mí, era una sensación muy rica. Cuando llego a meterlo todo me dio un empujón para que yo sintiera más y empezó a moverse más y más rápido.

– Métemelo mas, le decía yo, no pares, si así, que rico
– Si mamacita, te lo estoy metiendo todo para que goces
– No pares por favor, mas rápido por favor sigue así hasta el fondo.
– Ven ricura, voltéate si dame la espalda pon tus codos sobre la mesa, si así mi putita, hmm que delicioso es ver tu concha tan rica así, abre las piernas un poco mas
– Ahhh, si clávame todo por favor, métemelo mas, que rico.
Estuvimos como 6 o 7 minutos asa, yo le pedía que me la metiera toda por que así sentía mas, y el trataba de moverse lo mas rápido posible, era delicioso. Luego me pidió que me volteara nuevamente por que estaba cerca de terminar, yo le pedí que no terminara dentro mío, así que abrí mi blusa y le dije que terminara en mi abdomen, el se movió dentro mío unos minutos mas, saco su pene, lo apoyo sobre mi abdomen y me soltó su semen caliente, pero salio tan fuerte que llego hasta mis cabellos, tenia algunas gotas de su leche en mi cara, otras en el cuello y un montón de su semen en mi abdomen, descansamos un poco por que quedamos rendidos, y luego le pedí algo para limpiarme, el solo tenia papel higiénico, me limpie lo mejor que pude pero algo de semen había caído en mi blusa y mi maquillaje se había corrido un poco, sin decir que mi calzón estaba completamente húmedo de mis jugos y su semen. Hice lo mejor que pude para limpiarme, y antes de irme el profe me dijo que había pasado con honores el examen, y que a ver si encontraba un tiempito para visitarlo, cuando me fije la hora eran casi las 6 de la tarde había estado casi tres horas dentro y mi novio esperándome.

Cuando llegue a su auto el estaba medio dormido, me pregunto por que me había demorado tanto y le dije que tuve que convencer al profe para que me aprobara, y que bueno al final estaba feliz por que ya aprobé el curso, el medio un beso de felicitaciones y nos fuimos a cenar para celebrar.

Espero sus comentarios
Jackie
linda_konejita@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*