Regalo de cumpleaños / Quinta parte

Salimos de casa de ALEJANDRA a las 16:00 horas, y antes de las 18:30 habíamos llegado a Mar del Plata, en mi casa era un congreso de vendedores, en el trabajo lo había arreglado todo, en el hotel cuando llegamos, eramos marido y mujer.

Debo reconocer que ALEJANDRA era un bella mujer a los ojos de la gente, Dios le había otorgado unas buenas caderas, manos razonables y sumamente cuidadas, había adecuado su voz, cosa que no era reconocible por ella, y además era alta, flaca, hermosa.

Tan pronto llegamos a la habitación y el botones cerró la puerta, ALEJANDRA me tomó en sus brazos y me llevó a la habitación, nos besamos por largo rato, nos tocamos por todas partes, y al fin abri el cierre de su ajustado pantalón, lo deslicé hacia abajo, corri su bombacha y encontre su poronga en toda su dimensión.

Primero la besé, luego con mi lengua jugueteé por un rato, y al final la introduje en mi boca. El movimiento comenzó a ser cada vez más rápido, al punto que no solo mi cabeza subía y bajaba sino que la pelvis de Alejandra también, hasta que los gemidos preavisaron lo que venía, LA LECHE, de su pija comenzó a brotar semen a borbotones al punto que mi boca no lograba contenerlos, a pesar que tragaba de manera imperiosa.

Pasado eso, es como que nos relajamos y empezamos a planear las actividades del fin de semana. Lo primero, nos cambiaríamos, e iríamos a cenar, luego cuando regresaramos al hotel me vestiría como María Laura, y comenzaría la primera sesión-

Alejandra planeaba que a la mañana del sábado volveríamos a hacer de nuestras cosas, antes de ducharnos y cambiarnos, retomando los roles de entrada al hotel, y que a la noche del sábado vendría el plato fuerte.¿se imaginan que ?

Ciertamente fuimos a cenar, a un restaurante cercano, lo hicimos muy frugalmente, en realidad, sabiamos ambos la noche que nos esperaba, Luego pasamos por un café y al consabido café se le adicionó un whisky doble, asi que regresamos al hotel bastante entonaditos.

Al entrar a la habitación, nos sacamos la ropa y Ale tenía preparada la ropa necesaria para nuestra noche de bodas como ella la llamó, bombacha y corpiño blanco, medias con ligas hasta la mitad del muslo, y un desabillé blanco semi transparente, peluca castaño claro, y una simple biyuterie. La pintura fué mínima, y comenzamos a bailar en el medio de la habitación, nos besamos, la cuestión fué subiendo de tono, mis brazos se aferraron a su cuello y los suyos más abajo de mi cintura.

Ale comenzó a acariciar mi culo, mientra yo bajé una de las manos y lo hacía con su pija. Este juego fué breve, dado que a los pocos minutos estabamos desnudos en la cama.

Hicimos una especie de 69 yo con su poronga en la boca, ella con su lengua en mi culo, luego los dedos, con la crema lubricante, hasta que la entrega de un profilactico, con rugosidades, para que se lo colocara, fué el anuncio de que se venía la penetración.

Ella se puso boca arriba y yo me senté sobre su poronga erecta, apenas había empezado a entrar, ella me empujó hacia abajo mientra subía su pelvis, logrando que entrara de un solo intento la totalidad de su miembro en mi culo
un rato de esto, luego quien estaba de espaldas era yo con las amohadas bajo mi cintura y ella levantando mis piernas se dedicaba a la hermosa tarea de cogerme. Despues de eso vino el perrito, yo en cuatro patas y ella de atras, para finalmente estar los dos tirados en la cama yo boca abajo y ella arriba mía dándome y dándome sin parar.
Cuando estaba por acabar, me dijo, date vuelta, cosa que hice, saco el profilactico y solo dos movimientos y mi boca se llenó de semen, ella me avisó no lo tragues todo, cosa que obedecí, sorprendiéndome cuando me dió un beso en la boca y parte del semen depositado en ella paso a la boca de Ale que tambien terminó tragando del suyo. Luego me hizo pajearme y cuando estaba por acabar puso su boca en mi pija, repitiendo la acción anterior y pasandome parte de mi semen que tambien tragué.

Luego de eso nos quedamos mirando televisión, pero antes de que nos quedaramos dormidos me puso un tapón en el culo de esferas cada vez más grandes, de manera que no se contrajera. asique con el tapon puesto nos quedamos dormidos abrazados .

La mañana nos sorprendió aún abrazados, sin duda el cansancio de la noche anterior conspiró para eso,. ella me saco el tapón y metió tres dedos, y me dijo estas lista, asique asi nomás y sin forro se subió encima mío y me cogió por un buen rato, hasta que la sacó, me indicó que me diera vuelta y me acabo en la cara y en el pecho mientras insistía que hiciera lo mismo, cosa que hice sobre la misma zona.

Luego nos besamos muy apasioandamente mientras nuestros cuerpos se fortaban contra el semen derramado en mi pecho, antes de ir a bañarnos, para desayunar y salir hasta la noche.

Paseamos por la ciudad todo el día, incluso almorzamos en un lugar apartado muy romántico, luego fuimos a un bosque y allí tomamos el te antes de regresar al hotel.

Ya en este, solo tuvimos tiempo para una pequeña siesta, una ducha y la salida para la cena. Todo iba transcurriendo pacíficamente.

Despues de cenar, tomamos un café en la costa y de allí de regreso al hotel.

Apenas llegamos Alejandra tenía ya mi ropa preparada, pero antes me llevó al baño y llenó una bolsa de nylon con agua tibia, le colocó una manguerita y una cánula en la punta, la introdujo en mi culo y la elevó de forma que por gravedad se introdujera en mi culo, sentía entrar el agua tibia, y la sensación era placentera, hasta que no pude resistir mas, me senté en el inodoro y al sacar la cánula, el agua salío con fuerza, arrastrando restos de materia fecal. Lo repitió dos veces más, y ante mi pregunta porque lo hacía, la respuesta fué que era para que pudieras disfrutar mejor.

Luego me llevó a la habitación y a los cinco minutos estaba con portaligas y medias caladas, color negro, corpiño y bombacha del mismo color, zapatos de taco alto negros, un desabille hermoso semi transparente mi peluca y una sencilla biyouterie a excepción de los aros que eran colgantes y que Ale sabía que me gustaban mucho.

Todo fue desarrollandose lentamente, muchos mimos, y besos, manos que se desplazan por el cuerpo y bocas que saben donde posarse primero desapareció mi desabille, luego mi bombacha, no así los tacos, ni el portaligas, ni el corpiño ni las medias.

Colocó unos almohadones bajo mi cintura y comenzó a besarme por todo mi cuerpo, hasta que en un momento sacó de su bolso unos trozos de tela gruesa con hebilla y hojales que amarró a cada una de mis muñecas y luego que estuvieron firmes, a cada extremo de la cama.

Luego sacó dos idénticas y las colocó en mis tobillos, y otras dos sobre mis muslos apenas sobre mis rodillas, Las de los muslos fueron ajustadas contra el respaldar, mientras que las de los tobillos a cada lado de la cama. Empecé a sospechar lo que se venía, dado que mi culo estaba totalmente a su disposición, pero no dije nada.

Ella sacó un pote con crema y comenzó a untar mi agujero anal, y a introducir primero un dedo, luego dos, lavo sus manos y se introdujo del guante de Fist Fucking y me dijo, relajate que nos vamos a tomar todo el tiempo que haga falta pero este puño y parte de mi brazo dentro de un rato van a estar dentro tuyo.

Lentamente comenzó su tarea, primero dos dedos, luego tres, luego cuatro, al final el pulgar se agregó. Un espejo bien enfocado me permitía observar de vez en cuando lo que pasaba, hasta que la mano en su totalidad entró en mi culo, y salió, y volvió a entrar, y salio, luego me dijo AHORA SI MIRA, y así lo hice, cerró su mano y la introdujo de golpe, la sensación fue muy intensa, y si bien no había dolor excesivo, no puedo negar cierta aprensión.

Finalizada la sesión, me pajeo con su boca y al acabar retuvo el semen de forma que al unirnos en un apasionado beso me transfirio parte del mismo y ambos tragamos al unísono. Luego fuí yo quien con dificultad, dado que era como que mis piernas no respondían me acerque a su pija y se la chupe por un rato, pero no quiso acabar, con la excusa que queria reservarse para mañana. Antes de dormirnos me coloco el tapon dado que por la dilatación seguramente mancharía toda la cama y la ropa al no poder retener los fluidos internos.

A la mañana siguiente, para sorpresa mia, no me dolía el culo, y si bien aun continuaba dilatado, no era del tamaño de la noche anterior. Tambien me sorprendió el jugo de naranjas en la cama y el desayuno solicitado por Ale.

Tan pronto como finalizamos con el desayuno vino una sesión de besos y al rato nuevamente estaba boca abajo, mientras Ale se colocaba sobre su poronga un prolongador, que más que extenderlo en largo lo hacía a su miembro más consistente en ancho. En realidad me comi un miembro de casi 8 cm de diametro.

Luego de eso y cuando estaba bien calentita, saco la protesis y me introdujo su pija hasta que sentí el chorro caliente de su semen en mis entrañas, no opuse resistencia, ya no era la primera vez, ella me pidió que me quedar quieto mientras besaba mi nuca y mi cuello, y asi estuvimos por espacio de casi 5 minutos, hasta que senti nuevamente un chorro caliente dentro de mi culo, Ale estaba meando dentro mío, TE ESTOY LAVANDO me dijo, y me llenó totalmente, al punto que para no derramar y no mancharme tuve que correr al baño mientra tapaba mi culo con un algodón.

Luego de eso nos duchamos y regresamos a nuestra ciudad.

Muchas veces se repitio esta situación de marido y mujer cuyos roles se intercambiaban tan pronto cerrabamos la puerta de la habitación

Un beso enorme de MARIA LAURA en soledad, CARLOS MARIO en sociedad.

marilai_69@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*