Capitulo 8

Despertar después de una juerga como la que nos habíamos corrido fue todo un triunfo, todavía sentía un poco de mareo además del dolor del cuerpo que parecía que me habían atropellado. Al sentarme en la cama reparé en el consolador que tenia dentro del ano, eso trajo a mi las imágenes de la noche anterior, desfilaban por mi cabeza como en una película y al recordar la santísima cogida que me pusieron me sentí feliz y con muchas sensaciones nuevas, el consolador metido en mi ano se sentía raro pero no me dolía, al contrario era algo digamos rico. La voz de Estrella me sacó de mis pensamientos
-Ándale pinche floja ya levántate no seas huevona vamos a darnos un buen baño, para quitarnos el olor a putas recién cogidas jajajajajaja.
Soltó la carcajada provocando la mía. Me metí a la regadera y ella me alcanzó.
-A ver sácate el juguetito para que te laves muy bien el nidito, Esto no me costó ningún trabajo solo puje un poco y el juguete salió sin problemas, ella me toco el ano con sus dedos.
-No te lo dije, lo tienes mas flojo si lo sigues haciendo por lo menos tres veces por semana, aparte que se siente bien rico te va a quedar sin problemas para que no tengas dolor cuando te penetren, mira como lo tengo yo, diciéndome esto y tomando mi mano la puso en su ano que de verdad se sentía con bastante elasticidad.
-¿Ves? Después te voy a enseñar unos ejercicios para que controles los músculos del esfínter, y así lo tengas elástico pero no guango y además aprietes mas rico.
-Ahora vamos a ponernos bonitas y lo primero es quitarnos los pelos ¿no quieres?
Ella se rasuro desde el ano hasta la panocha, me encantaba como se le veía.
-Te toca a ti, me dijo ¿como te gustaría?
-Como Azmeth solo un triangulito arriba,
Me rasuro axilas, todo el culo en fin todo el cuerpo, solo me dejó un poco de bello en el pubis sobre la base de mi mini pitito como le había pedido. Después de bañarnos me sentó frente al tocador.
-Ahora vamos a afinarte la cara con una buena depilada y después una manita a las uñas además de una sorpresita
De un cajón sacó una especie de pistola con la que me perforo las orejas y me puso unos aretes pequeños pero muy lindos, acto seguido me depilo las cejas hasta dejármelas muy delgadas y bien delineadas, me arregló y pinto las uñas de pies y manos y ya por ultimo me aplico un maquillaje ligero y me hizo un peinado sencillo pues mi cabello no estaba tan largo, el resultado fue excelente me veía como una chica.
-Bueno, creo que es mejor que de una vez mi mamá y mi hermana sepan todo ¿no?
-¡Pero se nos va a armar! Tu hermana se va a infartar,
-Pues me vale madre, que sepan de una vez y que se aguanten, de aquí en adelante solo vas a usar ropa de mujer y además quiero que te comportes así como eres delicada y muy femenina ¿cómo vez?
-¡Hay si¡ que lindo poder sentirme mujer ya para siempre.
– Pues para mi ya eres una mujer ¿ok? Azmeth me comento que conoce un doctor que te puede dar un tratamiento de hormonas para que te crezcan las chichis y la voz se te haga mas delgada
-¡De verdad! Eso sería como un sueño tener tetas y poder verme más mujer ¡hay! Sería fabuloso
-Bueno, por lo pronto a partir de hoy, vas a usar brasier por que aunque sea poquitas pero tienes tus chichitas, y con un poquito de relleno se te van a ver muy bien.
Me vestí con un coordinado de bikini y sosten en color blanco, un pantalón color rosa y blusita rosa claro que dejaba notar mi ropa interior y unas sandalias abiertas de tiritas que dejaban ver mis uñas pintadas, en conclusión toda una chica
Llegamos al comedor donde ya se encontraba la familia acabando de almorzar. Las caras que tenían cuando me vieron era como para una fotografía, nos sentamos a la mesa y la primera que brinco fue la hermana de mi madre que se sentía la jefa de la familia.
-¡Que payasada es esta! ¿por qué anda este con esas fachas?
– Pues es muy sencillo, a partir de hoy así se va a vestir siempre, y no quiero discusiones, o que “la” estén fregando ¿entendido? ¡SE ACABÓ EL NIÑITO RARO! A partir de hoy se llama ¡SUMIKO Y ES UNA MUJER! ¿ok?
Mi abuela se levanto de la silla con la cara congestionada de rabia.
-¡Que Sumiko ni que la chingada! De donde me sales con esta pendejada, ahora resulta que salio maricón este cabrón,
-Pues si, dijo mi madre, si es maricón, joto o puto como quieran, pero repito que de ahora en adelante es una mujer y quiero que se le trate como tal, ¡ENTENDIDO! No quiero que la fastidien es mujer ¡y ya! Y tu niña ve a la tienda a comprar un refresco.
Entendí que quería hablar con ellas a solas, además salir ¡que emoción! Salí a la calle sintiéndome excelente soñada ¡una persona nueva! me dirigí a la tienda mas cercana sin importarme las risas burlonas y silbidos de algunos vecinos, de por sí siempre han hablado de mi todo lo que se les ha dado la gana, ¡que más da!
El dueño de la tienda era un tipo alto de pelo cano, a mediados de los cincuenta’s, fuerte y conciente de su atractivo que aprovechaba para lanzarle el gancho a toda mujer que entraba a su negocio, y las malas lenguas decían, que la mayoría de las damas altamente respetables de la colonia ya habían pasado por su cama. Entré a la tienda mientras el me observaba detenidamente, en cuanto salió la persona que estaba atendiendo se dirigió a mi con una sonrisa,
-¿Oye yo te conozco? ¿Que tu no eres el chavito que vive en el once?
-¡Era chavito! ahora soy una chica
Puse en el mostrador la botella del refresco, mirándolo con mucha coquetería,
-¿Quieres un refresco? Pues por allá adentro tengo unos más fríos, ven pásale.
-¿Pasar adonde?
– Al refrigerador de la bodega, los que tengo acá adentro están mejores y mas fríos en serio.
Entre delante de el a la zona trasera de la tienda, el tipo no me quitaba los ojos de encima, y yo aprovechaba para moverme y lucirme frente a el. Provocando que empezara a asomarse un diablito lujurioso en su mirada,
– Así que ahora eres una niña ¿no?
– Aja… ¡sip!
Bueno siempre has sido rarito, y para ser sincero así te ves bastante bien, yo diría que demasiado bien.
-¿Demasiado, Por que?
– Bueno te ves muy apetecible.
– Como ¿para que?
El soltó a reír de una manera rara mostrándome con su manera de actuar que ¡yo le gustaba! Y bueno, me dije ¿por qué no?
-¡Hayll! me gustaría un dulce le dije con voz muuuy melosa y afeminada
El me miraba con la cara transformada por el deseo y la calentura.
-Yo tengo un dulce que te puede gustar, Esto me lo decía mientras se sobaba el bulto de su entrepierna
-¡HAYLL!, pero a mi mamá no le gusta que acepte regalos de desconocidos.
-No te preocupes, a tu mamá desde hace ya varios años le gusto mi dulce. Lo que no sabía es que a ti se te cayera la manita, ¿desde cuando eres jotito?
-Jajajajajajajajajaja me comencé a reír, no soy joto tontito, soy una niña, Y dando un giro como modelando le pregunté ¿o no parezco una niña? A ver dígame,
-No po’s eso sí, de que pareces una niña te ves bien bonita y bien buenota, tienes las nalgas bien paraditas
Me acerqué a el agarrándole el bulto de su entrepierna y apretándolo,
-HAYHS, mira como tienes esta cosota, está muy grande y bien parada ¿es por mí?¡Hay que lindo! ¿Quieres que te la chupeee?
Para ese momento él me veía con los ojos desorbitados por lo caliente que estaba.
-Si, ¡chúpamela chúpamela!
Le desabroche el pantalón dejando salir su verga la que no era ninguna maravilla, pero yo ya estaba bien caliente así que no la iba a despreciar. Como es sabido por todo lo que hasta ahora les he narrado, me encantaba (y me sigue encantando) el sabor de la verga y ya para ese momento era exageradamente aficionada al semen MMMMMMMM MMMMMMMMMM que se hizo como mi postre favorito(hasta la fecha)
El viejo gritaba y se retorcía de lo rico que se la estaba mamando GGRRRAAAYYYYYYYYYYYYYY HAHAHA HAHAHA HAHAHA QUEEE RICO MAMASSS PUTITOOOOOOO HAHAH, HAYYYYYHAHAHAHAMMMMMMMHAAAAAAAUUUUFFFFFF
Intensifique la mamada y esto provocó que ya no pudiera aguantarse, por lo que se empezó a convulsionar viniéndose en mi boca, sentí como la leche me llegaba a la garganta, y aunque la verga como dije no era nada fuera de lo común la venida fue estupenda algo abundante y de un muy rico sabor, no me despegué hasta que no succioné hasta la ultima gota de semen, y hasta que no le limpié a lengüetazas los huevos y todo “su rico dulce”
Salimos de la bodega, y antes de despedirme el tipo me entregó una bolsa con varios refrescos algunas bolsas de dulces y frituras, y dándome una acariciada de nalgas metió en la bolsa trasera de mi pantalón un billete de cien pesos bien dobladito, ¡Guauuu! Imagínense a fines de los setentas un billete de cien pesos, ¡era una lanota!
-Gracias Don, nos vemos
-Cuando no este mi señora te espero, ya sabes que te doy tus regalitos cuando vengas
-Le mandé un besito sonriéndole muy coqueta y me fui para mi casa.
Al entrar a mi casa, mi madre me comentó que la bronca había estado súper cabrona, y que mi abuela y mi tía estaban arreglando sus cosas para irse al pueblo, en eso estábamos cuando aparecieron ya de salida, y mi tía comenzó a gritar como loca,
-¡¡ QUE POCA MADRE!! NI CREAN QUE VAMOS A VIVIR JUNTO A DOS ANORMALES DESVIADOS COMO USTEDES ¡PUERCOS ASQUEROSOS! UNA PUTA NINFOMANÍACA Y JOTA MARIMACHA, Y EL HIJO ¡¡PUTO MARICON!! Nosotras nos vamos para que ustedes se queden solos a hacer sus porquerías ¡Ya basta de solapar tus puterías Estrella! Crees que yo no me daba cuenta de tus marranadas con todos tus amantes y hasta con tus amigas, así que los dos ¡váyanse a la chingada! Nosotras somos gente decente y no regresamos hasta que ustedes se larguen de esta casa. Lo malo para ellas es que la dueña de la casa era mi madre, pero en fin.
Estrella se puso mal, estaba enojada y no tenía ganas de hablar, así que yo por si acaso mejor estuve muyy calladita para no meterme en broncas. Serían pasadas de las diez de la noche, cuando llegó Azmeth. Mi madre explotó en llanto, estuvieron hablando un buen rato mientras yo me hacia tonta viendo aburridamente la Tv. Azmeth fue hacia la cocina sacando una botella de la cual sirvió una copa a mi madre,
-¡Ándale tómatela de un jalón te va a hacer bien, para el coraje.
-Si tienes razón, ¡a ver tu niña! Vente a tomar una copa, quiere que nos empedamos y se nos olvida esta bronca.
Después de varias copas la situación cambió, llegó la calma y la conversación se torno hasta divertida.
-Le digo a ésta que tú la vas a llevar para que tu amigo el doctor le haga crecer las chichis ¿o no manita?
-Claro Estrella, vas a ver que unos meses esta flaquita va a estar bien tetona y buenota,
Estrella comenzó a hacer planes para el futuro, ya que era evidente que ahora viviríamos solas,
-¡Ya! sé, dijo Azmeth Por que no mandan al carajo todo este pedo, vende esta casa y se van a vivir por donde yo vivo, allá nadie las conoce y como hay varias locas, pirujas y jotos sin agraviar jajajajaja, que viven por el rumbo los vecinos ni de pedo la hacen, ya están acostumbrados,
-Pues ya está, Dijo mi madre nos vamos.
La casa se vendió inmediatamente, y se compró una casa un poco más pequeña pero estupenda para las dos a una calle de donde vivía Azmeth Mi recamara ahora si era la de una chica, lo arreglamos lindísimo en colores pastel y muebles en color blanco, flores ,muñecas, peluches y mi propio tocador lleno de todo tipo de maquillajes perfumes etc… Estrella y yo no puedo decir que nos queríamos como madre e hijo por que nunca había sido así, mas bien nos unieron nuestras inclinaciones, nos convertimos en cómplices y en una especie de amigas amantes pero que resulto en un sentimiento muy parecido a la ternura.
Hacia ya siete meses que me estaban poniendo el tratamiento para crecimiento de busto llegando a un 32-b, me inscribí en un gimnasio, con el ejercicio y las hormonas el cambio de mi cuerpo era notorio, se me marco la cintura, la cadera se me ensancho, hice mas nalgas y quedaron muy paraditas y se tornearon mis piernas, el cabello ya lo tenía bastante largo por lo que podía peinarme de mil maneras. Se me suavizo muchísimo la piel, mi voz se hizo más delgada y con unos ejercicios logre darle un tono totalmente femenino. Conocí a un amigo de Azmeth dedicado ha hacer tatuajes que me arregló los pezones haciéndolos más oscuros y más agrandándome la aureola yo me sentía fascinada con mis nuevas tetas. Por otro lado me inscribí a un bachillerato de sistema abierto y también a una academia de estética y belleza, lo que me ayudó para trabajar en el negocio de Azmeth ¡Era un cambio de vida completo! Para muchos mi vida es un escándalo lleno de locuras y perversiones, Estaba y me sentía estaba feliz y plena completa, así que ¡qué me importa lo que piensen los demás! Mientras respete la ley y a la gente y no afecte a nadie ¡mi vida es mi vida!
Pero no crean que mi historia llegó al final, de aquí surgieron muchísimas experiencias que iré relatando si ustedes desean leerlas y me siguen favoreciendo con publicarlas.
Comentarios
Satsuki4141@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*