Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Aventura

No planeo en ninguna forma que mi relato les guste, solo es un medio para confiar a alguien una historia de la cual, algunas veces me remuerde la conciencia y pienso que a lo mejor era el amor de mi vida, la pareja ideal para pasar el resto de mi vida y la deje ir para siempre….

Hola, mi nombre es… que importa mi nombre, si lo importante es la historia que voy a contar.

Actualmente trabajo para una empresa en la cual recibo el reconocimiento que tanto anhelaba como profesionista que soy a pesar de que cuento con 24 años, respetado por mis compañeros de trabajo, ya que cuento con una pocisión envidiable dentro de la empresa, pero mi historia se remonta a mi anterior trabajo…

A pesar de que tenia puesto de técnico, también contaba con una pocisión muy ventajosa, muchos viajes y gastos pagados a mas no poder, pero era un trabajo poco envidiable, era peligroso debido a los materiales que se manejan, y al cuidado que se debe de tener al realizar un trabajo de tales características, por ello no había muchos que soportaran el ritmo de trabajo, ni mucho menos que se arriesgaran a tanto, de hecho todos los que pertenecíamos al área empezamos muy chavitos, alrededor de los veinte años, edad en la que yo empecé, con varios incidentes en mi historial tras tres años, decidí buscar otro trabajo, que es en el que ahora estoy.

Fue ahí donde la conocí, ella iba a buscar empleo como secretaria auxiliar de gerencia, ese día se presento con un traje negro, blusa blanca y zapatillas, realmente se veía hermosa, al verla decidí que ella iba a ser para mi, por instancias de la secretaria de gerencia le pedí que la aceptaran, de inmediato ella capto el mensaje y sin mas ni mas, al siguiente lunes se presento a trabajar…

Ella es mas bien bajita, 1.60 de estatura, pechos pequeños, pero firmes, piernas no muy delgadas, jugosas diría yo, cinturita que no tenía el menor rastro de grasa, lonjas o algo por el estilo, cara angelical, tez morena clara, en fin todo un bombón, y cinco años menor que yo.

Así empecé a cortejarla, a aventarle los perros cañón, a las dos semanas ya salíamos en plan de querer algo, a comer, al cine, a bailar, cualquier pretexto era bueno con tal de hacerla mía, fue casi al mes de que ella entro cuando, a la hora de la comida, y por obvias razones no se encontraba nadie, fui hasta su oficina y empezamos a platicar, con el pretexto de que quería ver lo que hacia en su computadora, me quede detrás de ella, me repegue a su espalda, yo parado, y sin previo aviso le tome la cara y le plante un beso, profundo, mi lengua la penetraba y ella extasiada, la levante, la tome de la cintura y la puse sobre el escritorio, la seguí besando, mis manos buscaban sus pechos sobre la blusa, los empecé a masajear, mientras la seguía besando, ella me abrazaba muy fuerte, empecé a desabotonar su blusa, luego el bra, sus pechos a mi disposición, se los chupe, los lamí con ganas, así como veinte minutos, sin buscar nada mas, me separe y le comente que no era el momento ni el lugar para algo mas, así que ahí quedo, y me retire no sin antes darle otro beso y acomodarle la ropa con el mayor cuidado posible, solo atino a decirme “gracias” y me retire de su oficina.

Dado que fui criado dentro de una familia conservadora, nunca fue mi intención ponerle el cuerno, y así fue, de hecho me gusta tratar a mis parejas en turno con la mayor delicadeza posible, pero soy rebelde por naturaleza y en la mayoría de los casos no respeto lugar ni momento, y he llegado en momentos a portarme como un verdadero patán, pero no quiere decir que las engañe o no las quiera, solo es mi forma de ser…

Paso una semana, en donde salimos a comer en dos ocasiones, al igual que al cine y al teatro, me fascina el teatro, me considero una persona culta y estudiosa, desde historia hasta mis materias favoritas, matemáticas y física clásica, así como leer el periódico de forma regular; siempre comportándome muy caballeroso con ella, la dejaba pasar primero, le abría la puerta, le acomodaba la silla, siempre atento en lo que necesitara en la mesa, agua, algún cubierto, servilleta, sal, y le llamaba de forma regular, eso si, no solo portarme así cuando la estaba conquistando, sino incluso cuando estábamos de novios, cosa extraña me dice una amiga, pero así soy que le voy a hacer.

Deje pasar un fin de semana, al siguiente sábado, nos quedamos de ver en la estación del metro cuatro caminos, yo sabia de un hotel, por comentarios de mis excompañeros de trabajo, que se encontraba cerca de la avenida primero de mayo, ya en Naucalpan, Estado de México, bueno, nos vimos como a medio día, platicamos cerca de veinte minutos y me pregunto que a donde íbamos a ir, yo le conteste que a donde ella quisiera, obviamente no hubo respuesta, así que le propuse ir a un lugar donde estuviéramos solos, y sin pensarlo, inmediatamente me dijo que si, subimos a una combi, transporte común aquí en la ciudad y nos dejo como a dos calles del dicho hotel, pague por un cuarto, subimos hasta un segundo piso, buscamos el cuarto y enseguida entramos…

Me quite la camisa después de poner el seguro en la puerta, me veía nerviosa, con un brillo en los ojos que jamás había visto, me acerque a ella, y la tome entre mis brazos sin perder su mirada, la abrace y la empecé a besar, ella me empezó a abrazar, a acariciar, me tocaba como desesperada, así que yo la tocaba con la mayor delicadeza posible, con mi mano derecha le masajeaba un seno sobre la ropa, con la otra mano le recorría la espalda, de abajo hacia arriba y viceversa, le masajeaba las nalgas en el inter del recorrido, ella se ponía mas flojita, le quite el top que llevaba y después el bra, acto seguido me senté sobre la cama, y la atraje hacia mi, comencé con uno de sus senos, se lo lamía, lo chupaba, lo mordía muy despacio, me saco la playera y después el pantalón, después la ropa interior, yo totalmente desnudo me acariciaba la espalda y el pecho, buscando con sus labios mis labios, así un poco de tiempo, cuando la empuje contra la cama, la recosté y comencé a desabrocharle el pantalón, ya fuera los zapatos, y se lo quite, recorría con una mano, sus piernas, sus muslos, su monte de Venus y con la otra la abrazaba y acariciaba su cuello, la besaba con mucho cuidado, poco a poco le quite su ropa interior, y metía mis dedos entre sus labios vaginales, recorriendo su entrada, acariciando, despacio al principio y poco a poco mas rápido, la acomode bien sobre la cama, le abrí las piernas y me coloque a modo de penetrarla, en posición de misionero, coloque mi verga en su entrada y presione un poco, ella dio un respingo apenas había entrado la cabeza de mi verga, y ahí la deje, seguí besándola, acariciando sus senos y en lo que podía la abrazaba, doblo las rodillas, levantando las piernas, levantando ligeramente la espalda baja, estaba totalmente entregada, así, fui penetrándola poco a poco, pero no era sencillo, se echaba para atrás, me decía que le dolía, entonces tome su pierna derecha y la levante mas, abriéndola lo mas posible, y poco a poco mi verga fue entrando, hasta que estuvo hasta el fondo… la había desvirgado…..
Mire sus rostro, estaba llorando, no me moví por un buen rato y mientras la seguía besando, estaba gimiendo cuando empecé el movimiento, un mete y saca despacio al principio, rápido por momentos, pero sin parar, ella gemía, gritaba, me decía que no parara, que continuara, que me quedara adentro de ella para siempre, hasta que nos venimos en un orgasmo…

Me recosté a su lado, la seguía abrazando, ella ahora era la que me besaba, después de unos minutos se acostó boca abajo, dejándome a toda vista sus preciosas nalgas, paraditas, bien formadas, con eso me puse otra vez a mil, me acosté sobre ella prácticamente, le besaba la espalda y buscaba al mismo tiempo la entrada de su ano con mi verga ya parada, me decía que por ahí no, cuando ya estaba listo, casi me rogaba que no lo hiciera, de un solo empujón, limpiamente mi pene se perdió entre sus preciosas nalgas, dio un grito tan fuerte que a mi parecer se escucho en todo el hotel… le había desvirgado también el culo…

Me seguí moviendo sin parar dentro de sus intestinos, estaba muy apretada e hizo que me viniera muy rápido, ella lloraba sin parar, intentando zafarse, hasta que sintió mi leche caliente dentro de su culo, fue donde se quedo quieta, se la deje adentro hasta que perdí la hinchazón y se la saque muy despacio, la puse frente a mi y la besaba, nos quedamos abrazados un rato, y se quedo dormida, minutos después me levante al baño, abrí la regadera y me empecé a bañar, poco después me siguió, se metió a bañar conmigo, y le empecé a masajear, busque la entrada de su vagina con mi verga otra vez parada y se la metí, el agua caliente recorría nuestros cuerpos, ella gemía, me pedía que no parara, que me viniera dentro de ella, que me la siguiera cogiendo, hasta que termine dentro de ella, salimos y la seque con la mayor suavidad posible, poniendo empeño exclusivamente en sus senos y en su monte de Venus, nos vestimos, con calma, al final, yo sentado sobre la cama poniéndome el ultimo zapato, se abalanzo sobre mi me besaba tiernamente, me tiro sobre la cama y ella sobre mi no cesaba de darme las gracias, que había sido muy lindo y que no lo olvidaría jamás…

Durante los siguientes meses seguimos saliendo, como novios, íbamos a todas partes, a comer, cenar, al cine, al teatro, juegos mecánicos, a un café a platicar, o solo a caminar y pasar el tiempo juntos…. Pero yo no estaba realmente enamorado de ella, mi único fin era cogermela cada que yo quería, y ella no ponía objeción alguna, bastaba con solo pedir que fuéramos a un hotel, y nunca decía que no.

Por razones de trabajo, dado que era muy peligroso como mencionaba antes, pedí mi renuncia la cual con muchos problemas fue aceptada, solo la vi una vez mas, una semana después de que me salí de la compañía, y claro fuimos a coger, ella renuncia dos meses después y consigue otro trabajo, según supe después.

Me llamaba para pedir que nos viéramos pero argumentaba muchas ocupaciones en mi nuevo trabajo, en realidad eran los viajes en los cuales destinaba mucho tiempo, incluso fines de semana, además de que vivimos muy lejos, organizando mi tiempo entre a tomar clases de ingles donde conocí a otra niña, dos años menor que yo, y en dos semanas nos hicimos novios, y como siempre, me porto del todo bien, le presto las mayores atenciones creo yo, pero ella es mas bien una mujer que aprecia mucho su libertad, con un genio por demás difícil, bastante renuente en el carácter, se desespera muy rápido y a veces me manda a la goma por no ir a verla o algo así, se que con solo llegar a su casa y estar con ella un rato se encontenta y todo se olvida, pero a veces me saca de quicio, aunque pretendo ser lo mejor para ella, se que no es suficiente y espera mas de mi, y no se si este preparado para dar todo mi tiempo y mi esfuerzo, por que se que ella no lo daría, son muchas cosas, seis meses de novios, pero eso si intento que todo lo platiquemos y quedemos conformes en lo que hacemos.

Y no es para menos, cuando platicábamos acerca de tener relaciones, le plantee la idea de ir primero al ginecólogo, yo la lleve, intento que todo salga bien y no nos llevemos un susto ni nada parecido.

Ahora aquella niña a la que desvirgue en un hotel de ves en cuando me llama para ver si podemos vernos, para que platiquemos, me dice que no me olvida, y que tiene muchos sueños para los dos… juntos, no tengo cara para verla y pedirle disculpas por todo el daño que le cause, ella pensando en que yo me quedaría a su lado para siempre y yo en las primeras de cambio me alejo y me consigo a otra, que no disfruto del sexo con mi actual novia como lo hacia con ella, y por supuesto que hay otra en su lugar….

Ahora ella esta conectada al Messenger, me manda correos insistiendo en que si la puedo ver… no se… y es que mi actual novia también a hecho muchas cosas por estar conmigo, también me dedica atenciones que nadie me había dado antes, de hecho yo no tomo bebidas embriagantes…. Bueno si, pero es muy raro cuando llego a tomar y cuando lo hago tomo un buen, eso si aguanto tomando cañón, y mis primos y mis primas muy rara vez me aguantan el paso, termino cuidándolos yo, y una vez que lo hice casi cada cinco minutos me llamaba o me mandaba mensajes por cell para ver como estaba, supe después por su hermana que estaba preocupada por mi y que no soportaría que me pasara algo.

Eso sin mencionar los consejos de una muy buena amiga mía, intima diría yo, y que para variar desde que la conozco, hace mas de seis años es mi amor platónico, ella lo sabe, pero no tengo ninguna oportunidad con ella, es una mujer en todos los sentidos, inteligente, libre, segura de si misma, con la valentía que ya muchas quisieran al tener proyectos nuevos enfrente, pero con un carácter enloquecidamente bravo, he aprendido a tomarle la medida y conmigo se cuadra, y se ablanda, hemos salido muchas veces y a pesar de haber tenido la oportunidad de tener sexo con ella, la respeto.

Así mi vida, que le vamos a hacer….

Comentarios o historias, escriban a: asiomashuevo@yahoo.com.mx

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*