Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una era rubia y la otra morena

El otro día estuve en un bar de copas, sólo como muchas veces, y de repente se acercaron como tres mujeres bastante impresionantes por sus formas y su belleza que pensé que no iban a entablar ninguna conversación conmigo, pero no fue así, y mientras tomábamos una copa, me propuso una de ellas ir afuera. Yo pensé que se trataba de otra cosa, pero cuando estuvimos fuera me dijo que se sentía muy excitada y que deseaba hacer el amor conmigo. Me quedé algo perplejo, pues no me había ocurrido nunca nada igual. Accedí y cuando estabamos en el coche empezamos a tocarnos y a besarnos. Al principio fue algo tranquilo, pero llegó un momento de tal excitación que hasta los cristales se empañaron, yo la tenía en mis brazos acariciándola sus tetas y ella a mí el paquete.

Al cabo de unos diez minutos de tal frenesí me dijo que en vez de hacerlo en el coche, podíamos ir a su piso que no quedaba muy lejos, yo lo pensé durante un momento y al final accedí. En el camino no paró de magrearme y de besarme.

Cuando llegamos a su piso me encontré con la sorpresa que estaba una de las amigas suyas que estaban en el bar y al entrar en él me empezaron a acosar las dos sin mediar ninguna palabra, para mí era algo nuevo, una de mis fantasias de siempre. Empezamos a desnudarnos entre los tres, yo tenía dos mujeres a los cuales no podía dejar de acariciar, empecé besándole las tetas a una y a otra cuando de repente me encontré totalmente desnudo besando a una las tetas y la otra chupándome el miembro, !qué gozada!, la retiré la boca para dedicarme a acariciarla su lindo sexo mientras besaba y magreaba a la otra. Así estuvimos unos minutos cuando empezamos lo fuerte.

Me cogieron entre las dos y me dedicaron unas caricias en mi miembro de lo más placenteras, luego se pusieron a cuatro patas las dos y empecé a lamer su coño y su culo, con lo cual se desacían, y después fuí penetrándolas una y después otra, hasta que al final me ofrecieron un lubricante para penetrarlas por detrás.

Empecé con Alba que así me dijo que se llamaba la rubia y luego la emprendí con Rosana que era la morena, conseguí que Alba se corriese de placer y entonces me dediqué por entero a mi morena, yo estaba tan excitado que conseguí aguantar un poco más pero al final el placer de hacérmelo con las dos pudo conmigo y cuando la llené el culo casi tenemos el orgasmo al mismo tiempo.

Ni que decir tiene que fue estupendo, nos tomamos una copa, hablamos un rato y de repente me encontré con las manos de Alba en mi polla, lo cual me produjo otra vez placer y continuamos así hasta el amanecer.

¡Qué dos mujeres más insaciables! Lo hicimos otra vez, yo solo sé que llegué a mi casa a eso de las doce y muy cansado, pero esas dos mujeres se merecían ese esfuerzo.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*