Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Juegos

Parte 1

Todo empezó de forma inesperada. Eran las tres de la tarde de un jueves de octubre de 2002. Un amigo que trabajó conmigo hace un tiempo en una compañía de seguros en Bogotá, me llamó por teléfono para decirme que quería presentarme a una amiga (con la cual llevaba a cabo sus juegos sexuales) y que si podía pasar con ella hasta mi oficina. Me dijo además, que ella en algún momento le había abierto la posibilidad de hacer un trío. Le dije que pasara y quedé a la espera.

Es de anotar que soy un hombre de 36 años de edad, el amigo cuenta con 35 y Adriana… nuestra amiga, cuenta con 21.

A eso de las seis de la tarde apareció el amigo mío con Adriana en mi oficina. Previamente y por recomendación de mi amigo, había comprado una botella de brandy pues, según él, este licor excitaba sobremanera a Adriana. Tengo que decir que me puse muy nervioso cuando la vi pasar por el umbral de la puerta de mi oficina, pues nunca había hecho algo parecido aunque siempre lo había querido.

Su figura me pareció muy excitante, mide 1.70 mts, blanca, cabello castaño y ojos miel; traía puesto un pantalón negro ceñido al cuerpo que le dejaba lucir su esbelta figura; piernas largas y un buen trasero; adicionalmente traía una blusa blanca con un marcado escote que dejaba ver un par de tetas grandes y espectaculares que daban la impresión de querer salir de su brassiere para que se las masajearan y besaran.

Mi amigo me la presentó; se sentó junto con él en las sillas de visita de mi oficina. Yo le brindé un trago al igual que a mi amigo y empezamos a hablar de muchas cosas…., pasado un tiempo, la charla fue tornando en temas de sexo, haciendo que nos fuéramos excitando cada vez más y más.

De un momento a otro mi amigo empezó a acariciarle por encima de la ropa las tetas a Adriana y ella se dejaba acariciar sin ningún tapujo… poco a poco le desapuntó la blusa y brotaron esas tetas espectaculares, mientras mi verga hacía lo propio bajo mi pantalón, mi amigo le fue chupando los pezones que cada vez se ponían más erguidos. Yo permanecía inmóvil en mi asiento y solo me sobaba la verga entre el pantalón y solo miraba lo que hacían.

Para darle un poco de tiempo, inventé la excusa de que debía contestar una llamada en la oficina contigua a la mía y me retiré por unos minutos. Cuando regresé, mi ella estaba de pie recostada contra el mi escritorio, mientras mi amigo le sobaba su verga contra su culo y le cogía las tetas por detrás. Ella al verme se cortó un poco y se retiro de él para sentarse nuevamente en la silla. Mi amigo se acercó frente a ella y sin mediar palabra sacó su verga, tomó a Adriana por la cabeza y la puso a mamar. Se veía que le encantaba mamarlo mientras yo la miraba… me incorporé de mi silla, me acerque a ella, pero no quiso absolutamente nada conmigo. Incluso, entraron al baño e hicieron el amor allí; yo solo escuchaba sus gemidos de placer y el ruido que hacían cada vez que le empujaba su verga en lo más íntimo de su ser. Posteriormente salieron y cada uno se fue para su casa y yo muy frustrado.

Parte 2

El viernes de la semana siguiente, Adriana me llamó por teléfono, fue muy sorpresiva su llamada, pues consideraba que no quería nada conmigo, estuvimos hablando por largo tiempo y en últimas quedamos de vernos para el jueves de la semana siguiente en un lugar cercano a la Universidad donde estudia. Acudí a la cita, estaba más buena que nunca, tenía un jean ceñido que le dejaba ver su deliciosa figura y una blusa que dejaba ver la redondez de sus ricas tetas. Nos tomamos tres o cuatro cervezas y estuvimos hablando de muchas cosas, como a las dos horas decidimos irnos del lugar y acordamos que la llevaría a su casa. Por el camino le pregunté que si quería ir a mi oficina a lo que me contestó que no, sin embargo tomé la ruta hacia allí… ella no decía nada y hacía como que no se daba cuenta que íbamos hacia otro lugar que no era su casa.

Llegamos al edificio, subimos a la oficina y allí, en mi escritorio, la besé…. sentía como su lengua jugueteaba en mi boca al igual que la mia. De verdad besaba muy rico. Mi verga se puso tan dura que sentía que se me iba a estallar…. empecé a cogerle las tetas en forma desenfrenada y ella hacía lo mismo acariciando mi verga por encima de mi pantalón.

La llevé hacia una oficina más grande donde hay varias sillas…. allí se puso un poco difícil e insistía en que no quería nada…. solo hablar. Me senté en una de las sillas que no tenía brazos, la sujeté por detrás y la hice sentar sobre mi verga. Ella al sentirla tan dura… empezó a moverse sobre ella mientras le sobaba las tetas por detrás, fui bajando mi mano por su vientre hasta llegar a su ingle, allí pude darme cuenta que no traía consigo ropa interior. Su vagina estaba muy húmeda y deliciosa; introduje dos de mis dedos y empecé a masturbarla mientras me decía no, no no me hagas esto, no quiero hacer nada. Yo insistía y cada vez metía mas mis dedos en su húmeda rajita… de un momento a otro se incorporó, volteo, se arrodilló y saco mi verga de 20 cm y empezó a pegarme la mamada más deliciosa que me han podido dar. La lamía de abajo a arriba como quien come un helado, se veía que le encantaba chupar mi verga… la introducía hasta lo más profundo de su garganta mientras le sobaba sus tetas deliciosas.

A estas alturas yo ya no aguantaba más, así que la alce y la tiré al tapete, blandí mi verga en su cara y poco a poco la bajé hasta la entrada de su raja caliente… introduje poco a poco mi tolete en esa deliciosa vegina y frenéticamente empecé a bombear mi verga en su cuerpo… ella temblaba y me decía que estaba deliciosa mi verga…. cada vez que le bombeaba, sentí que me iba a venir… ella lo hizo varias veces; de un momento a otro mi verga ya no aguantó más, se puso más grande, dura y sensible que nunca, anunciando una venida de campeonato, me paré rápidamente e introduje mi verga en su boca, ella empezó a mamar como una diosa haciendo que me viniera como un tren…. ella en ningún momento permitió salir mi verga de su boca hasta que me vine… sentía ríos de semen entrar a su boca y sentía también que ella se la tragaba con mucho placer.

Parte 3

Continuamos en contacto por unos meses, hasta que un día requerí la contratación en mi empresa de una persona que me apoyara en el área comercial. Pensé inmediatamente en ella, no solo por sus habilidades sexuales, sino porque tenía las capacidades necesarias, a los pocos días la estaba contratando y obviamente, tirando cada vez que teníamos la oportunidad. Realmente Adriana tira delicioso y lo que más me gusta y excita es que conozco de su aventuras adicionales que lleva en forma ocasional con “amigos”.

Un día estábamos platicando de muchas cosas: de sus fantasías, de lo que me gustaba a mi y surgió que últimamente le estaba “sonando la idea” de hacer un trío con otro hombre… a mi la verdad me excitó mucho la sugerencia e inmediatamente empezamos a pensar en quién invitaríamos a ese aquelarre. Pensamos en varias personas que fuimos descartando poco a poco, hasta que quedó Raúl. El es un hombre de 28 años que lleva en la empresa relativamente poco. A Adriana no le disgustó para nada la opción, además yo ya había notado cierto gusto de ella por él.

El miércoles de esa misma semana, contacté a Raúl y le conté la idea…. él se entusiasmó mucho, además yo había notado que cada vez que la miraba se la quería comer allí mismo. Quedamos en reunirnos en la oficina ese jueves a las 6:00, hora en que se va todo el mundo de la oficina para sus casas.

Adriana estaba muy ansiosa y se le notaba a leguas que la sola idea la tenía muy caliente. Al rato llegó Raúl y una vez se fueron todos, entramos a mi oficina. Adriana se sentó al lado de él y yo enfrente; tomamos un trago para relajar un poco el ambiente. Buscando que Adriana se sintiera más cómoda, le pedí a Raúl que besara… se dieron un beso largo y rico…. luego Adriana fue tomado entre sus manos el bulto que dejaba entrever Raúl en su pantalón y se notaban sus ganas de introducir esa verga en su boca. Bajó su cremallera, brotó del pantalón de Raúl una verga grande y dura que sin dar oportunidad estaba entre la boca de Adriana dándole una mamada deliciosa. Se notaba el placer que ella sentía con esa verga en su boca; entre tanto me acerqué por detrás y fui acariciándole su vagina que estaba súper mojada, introduje mis dedos haciendo que Adriana gimiera de placer. Me paré frente a ella con mi verga muy dura y ella empezó a mamar las dos simultáneamente; ella estaba feliz y muy excitada al igual que yo.

Raúl se sentó en la otra silla y mientras ella le mamaba frenéticamente su verga, yo la fui penetrando por detrás… empecé a bombear con locura… me excitaba ver a Adriana con otra verga en su boca y más porque notaba su placer al hacerlo con él.

Luego Raúl se tumbó sobre el suelo y ella se montó sobre él. Movía su culo con locura, su cara estaba transformada por el placer, se vino varias veces, la penetramos una y otra vez sobre el escritorio, en el piso, en las sillas…. en fin, no descanso de clavar y mamar verga durante más de tres horas…

Actualmente hemos hecho varios tríos con Raúl… se que a ella le encanta y a mi también. Espere otra entrega… cuando definamos que otra locura haremos.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*