Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

En la peluquería

Hola amigos:

Espero que disfrutéis con este relato, al menos tanto como disfruto yo desde que sucedió.

Os daré algunos detalles referentes a nosotros, somos una pareja de unos 40 años, con dos hijos y vida sexual prácticamente inexistente desde hace cuatro años y hasta hace un par de meses.

Soy bastante resultona y según dice mi marido (y algún que otro comentario que he escuchado) parece que tengo unas magníficas tetas, aunque algo caídas para mi gusto, y siempre he sabido sacar partido de ellas, con buenos escotes y sobre todo en la playa, donde procuro llevar pequeños bikinis que dejan a la vista casi todo el pecho, para el deleite de mi marido (y los demás a juzgar por las miradas) lo cual no parece importarle en absoluto, al contrario es él quién me anima a comprarme algún que otro bikini que sería incapaz de ponerme si fuera sola. Por otra parte, desde jovencita he sido una enamorada de “las cubanas” con las que disfruto y me pongo cachondísima, simplemente viendo la cara de vicio de quien la recibe. Digamos que mi punto débil sería el culo, con el que no estoy nada contenta, y quizá por ello me haya negado sistemática! mente al sexo anal y aunque mi marido me lo haya solicitado desde que me acuerdo, lo más que ha conseguido es hacerme unas formidables pajas mientras me comía el coño con un dedo dentro del culo. Además no me hace falta, ya que con mi coño disfruto de lo lindo y nunca he dejado a ningún hombre con ganas de seguir follando.

Mi marido, que os puedo decir de él? Era el niño guapo de la pandilla, con un culo increíble. Cuando conseguí enrollarme con él todas mis amigas me odiaron porque era de los más solicitados. Por eso mismo me dediqué a que no tuviera que buscar nada fuera desde el primer momento hasta que quedamos firmemente comprometidos. La verdad es que fueron unos años maravillosos, follábamos en cualquier sitio y allí dónde no era posible siempre estaba dispuesto a hacerme una paja que posteriormente se vería recompensada por mi parte, me ha llegado a reconocer que nunca le habían hecho una paja como yo se las hago, así que debe ser que las hago bastante bien. Tiene una polla normalita, nada del otro mundo, pero tarda una barbaridad en correrse y me ha dado gusto a base de bien. Recuerdo especialmente la noche de mi 24 cumpleaños, que la pasamos solos! en casa de mis padres, metidos en la cama y como regalo tuve ¡24 orgasmos! durante la mayor y mejor sesión de sexo que he tenido hasta hace unos días.

Cuando nos casamos, llegó la monotonía y poco a poco la frecuencia de las relaciones pasó a ser de una vez por semana, dos a lo sumo. Sin embargo él sigue pidiéndome prácticamente a diario que necesita sexo aunque muchas veces no me encuentra dispuesta a ello. Sigo ofreciéndole de vez en cuando una de mis maravillosas pajas, o una buena cubana cuando tengo más ganas de guerra. Cuando llegamos a follar, hay días que me cansa, cada vez le cuesta más correrse y yo ya no aguanto las sesiones de antes, que podían durar 2 o más horas. Hace poco empezó a decirme lo cachondo que se pone cuando piensa que en mi trabajo estoy follando con otros y que nada le gustaría más que verme follar con otro, de hecho cuando me está follando me pide que le cuente como lo hago con otros, aunque sea mentira y confieso que muchas veces lo he hecho pues se corre e! nseguida y puedo descansar. Yo no le hago caso, pero reconozco que alguna que otra vez he fantaseado con que al final de una reunión me quedo discutiendo con algún compañero y acabo follándomelo salvajemente, a veces pienso que tendré que acabar haciéndolo para poder seguir contándole historias a él, porque ya no sé qué contarle. Desde entonces sé que se masturba casi a diario (aunque él no sabe que lo sé) imagino que pensando en mis inexistentes sesiones de sexo fuera de casa.

Bueno vayamos al grano. Hace poco fui a una peluquería nueva que han abierto cerca de casa. Había una oferta especial por apertura en la que te hacían el corte de pelo y además te daban un bono para unos masajes capilares, me corte el pelo y quedé para los masajes durante cuatro sábados consecutivos, ya que no podía hacerlo a diario. El primer día llegué y pase a una especie de trastienda donde se encontraban las cabinas en las que aplicaban los masajes. En ese momento estaban todas ocupadas y tuve que esperar unos minutos a que una quedara libre. Mientras pude leer un cartel que colgaba de la pared con los diferentes servicios que proporcionaban, además del masaje capilar, hacían depilación integral y peluquería íntima, entre otros. Cuando me tocó el turno pasé a la cabina y me recibió una señorita, Gema, que amablemente me acomodó en un! a camilla muy especial. Parecía el sillón de un dentista con múltiples ajustes de altura e inclinación pero a partir de la cintura se dividía al medio. Comenzó a activar pedales y botones hasta dejarme en la postura que necesitaba para hacer su trabajo, colocó una música relajante y comenzó la sesión. Durante la misma, me pareció escuchar gemidos y gritos provenientes de las cabinas contiguas, pero estaba tan relajada que no sabía si era un sueño o realidad. Al final de la sesión le pregunté por los servicios de depilación integral y peluquería intima, me los explicó y me presentó a los encargados de ello, Carlos, Nacho y Ana, todos ellos con un aspecto excelente.

Cuando llegué a casa mi marido me preguntó que tal me había ido y yo le dije que fenomenal, que debería probarlo y le di uno de los vales que tenía para mí, le dije llama y concerta una cita, merece la pena, te dejan como nuevo.

La siguiente sesión, antes de entrar le dije a Gema que estaba interesada en el servicio de depilación pero que no deseaba una depilación integral, sino una depilación normal, axilas piernas e ingles. Me dijo que no había ningún problema y que si me parecía pasarían mientras ella me estaba dando el masaje para realizar su trabajo, yo le dije que me parecía bien y al pasar a la cabina me dijo que me desnudara y me pusiera una bata. Así lo hice, me coloqué en la camilla y comenzó el trabajo. Al poco tiempo me encontraba en la misma gloria cuando noté que abrían la puerta y entraba uno de los chicos que había conocido con una serie de botes y aparatos que no acertaría a describir, me invito a quitarme la bata y yo inmediatamente miré a Gema como asustada, ella me dijo,

-no te preocupes y tapate con esta toalla

Me quite la ropa y me puse la toalla que a duras penas tapaba mis enormes tetas y por abajo me llegaba justo hasta el inicio del coño. Comenzó a hacer su trabajo, y antes de empezar con una axila entró otro compañero, Nacho, que me dijo:

-Mientras Carlos te hace las axilas, si te parece yo empezaré con las piernas.

Asentí con la cabeza y a los pocos instantes mi situación era la siguiente, Gema me estaba aplicando un maravilloso masaje capilar (os lo recomiendo) Carlos me embadurnaba las axilas con una suave crema que me hacía unas cosquillas muy agradables y Nacho hacía lo propio con mis piernas. Gema acabó su trabajo y abandonó la cabina, en ese momento estaba completamente relajada y cualquier cosa que prolongara esa situación la habría aceptado, ellos parecían saberlo y me propusieron gratuitamente un corte de pelo íntimo, inmediatamente les dije, hacer conmigo lo que queráis. Ana entró en escena manipulando la camilla de manera que mis piernas comenzaron a abrirse a la vez que se flexionaban, dejando mi coño perfectamente ofrecido para que pudiera hacer su trabajo. Me retiraron la toalla y Ana se sentó en un taburete entre mis piernas a escasos centímetros de mi coño, completamente abierto y ya empapado a esas alturas.

Comenzó la preparación de la zona, aplicándome una loción tipo gel, para ablandar los pelos, mientras Carlos me aplicaba una crema calmante en las axilas para después de la depilación, y descuidadamente sus manos se aventuraban sobre mis grandes tetas cuyos pezones comenzaban a ponerse duros, le miré a los ojos como dándole consentimiento, cogió más crema con sus manos y comenzó a sobarme descaradamente las tetas, a esas alturas mi respiración entrecortada y mis gemidos, hacían evidente mi estado de excitación, Nacho acabó su trabajo en las piernas y al ver a Carlos se acercó a mis tetas para seguir dándome placer. Instintivamente mis manos buscaron sus pollas que bajo el pantalón parecía que iban a estallar, en menos de cinco segundos se quedaron completamente desnudos y sus dos enormes pollas, se balanceaban a escasos centímetros de mi ! boca invitándome a que las chupara. No había tiempo que perder, estaba tan caliente que le dije a Ana:

– Ana cariño, si no quieres que me corra en tu cara termina ya, que estoy chorreando! Me habéis puesto tan cachonda entre todos que necesito meterme algo por el coño para calmarme.

Acabó su trabajo, me secó y me aplicó una crema refrescante con un pequeño masaje, que terminó de ponerme como loca. Recogió sus trastos y se acercó a mi oído diciéndome:

-¡No me importaría nada estar en tu lugar. Que disfrutes!

Y salió de la cabina. En ese momento la estampa era la siguiente: yo estaba en una cabina cerrada, tumbada en una camilla, en pelotas, completamente abierta, con el coño rasurado (por cierto el trabajo de Ana fue sensacional), todo el cuerpo embadurnado con cremas, cachonda perdida y con dos rabos para mí solita, así que puse cara de vicio y les dije:

-Quien de vosotros va a ser el primero en meterme el rabo hasta las bolas? No os preocupéis que tendré para los dos. Os prometo que me follaréis hasta quedar secos!

Automáticamente, Nacho se colocó entre mis piernas, subió un poco la altura de la camilla y empezó a meterme su rabo, era mucho más grande que el de mi marido, empujaba lentamente, se veía claramente que no era la primera vez que lo hacía, entendí los gemidos que me pareció escuchar el primer día, estaba tan caliente que antes de que llegara hasta el fondo de mi coño, ya me había corrido, a partir de ese momento todo fue maravilloso. Nacho empezó a bombearme con su rabo, mientras yo le dije a Carlos que se sentara sobre mis tetas a horcajadas para hacerle una cubana. Una vez estuvo en el lugar correcto, coloqué su nabo entre mis grandes tetas y comencé a moverlas arriba y abajo, este otro rabo no era tan gordo pero si tan largo que en sus envites llegaba hasta mi boca, momento que yo aprovechab! a para escupirlo y chuparlo poniéndolo a cien.

En esta situación no tardaron en llegar los orgasmos, perdí al cuenta, cuatro, cinco, Nacho adoptó un ritmo lento pero constante, haciéndome disfrutar con cada centímetro de polla que entraba por mi coño, cuando ya no podía más le pedí que acelerara su ritmo (parecía que el coño se me iba a derretir) y me llenó con su leche caliente, casi a la vez Carlos agarró mis dos tetas con ambas manos y dando fuertes envites descargó abundantemente sobre ellas. En ese momento me quedé en tal estado de relajación que no me di cuenta que alguien más entro a la cabina. Comencé a notar una lengua caliente que lamía mi coño, limpiando toda la leche que Nacho me habían dejado dentro. Cuando miré me llevé una grata sorpresa, era mi marido. Estaba lamiendo como loco la leche que minutos antes había salido del rabo de Nacho, en mi estado de excitación le solté:

-Esto es lo que querías verdad cabronazo? Cuando acabes de limpiarme el coño, sube a mis tetas y termina tu trabajo. Quiero que me dejes limpia para que puedan volver a follarme como a una perra. Como a tu perra, cornudo de mierda! Verdad que te gusta?

Debo decir que la situación me ponía muy caliente, mi propio marido estaba limpiando los restos de semen que dos pollas acababan de desparramar en mi coño y mis tetas, y empezaba a disfrutar de todo esto. Muy obediente, el cornudo me dejó el coño y las tetas perfectamente limpias, pero sin quererlo me había vuelto a poner a cien, y esta vez éramos una más a disfrutar. Una vez terminó le dije:

-Siéntate ahí y mira como disfruto con dos rabos de verdad. Vas a ver como soy capaz de tener dos pollas dentro y tú no te preocupes, puedes sentarte y masturbarte como haces en el baño de casa, pero esta vez no te hará falta imaginarte nada, esta vez lo vas a poder vivir de cerca.

En seguida se abalanzaron sobre mí y en poco tiempo volví a tener dos grandes rabos dispuestos a darme placer a mi y al cornudo de mi marido. Uno de ellos cogió un bote de crema y empezó a untarme el culo, metiéndome primero un dedo, luego dos hasta que mi culo se dilató lo suficiente para lo que me aguardaba. Mientras el otro me tapaba la boca con su polla que enterró hasta mi garganta y yo chupaba como podía. Me bajaron de la camilla y se sentó en ella Carlos, con el rabo apuntando al cielo, y me dijo:

– Ahora vas a gozar de verdad, te vamos a follar como nunca te lo habrá hecho el cornudo de tu marido, nos pedirás mas y lo tendrás. Tendrás todo el rabo que seas capaz de soportar. Ven aquí zorra, que te va a gustar.

Confieso que me asusté un poco, pero tener a mi marido allí al lado me tranquilizó. Me agarró por la cintura y me sentó sobre su vientre, dándole la espalda, me abrió las piernas y comenzó a sobarme las tetas, pellizcándome los pezones, que volvían a estar duros nuevamente. Intentó meterme la polla por el culo, pero entre la postura y la crema no atinaba muy bien, mirando a mi marido, completamente empalmado viéndolo todo le ordené:

– Tu no has querido siempre darme por culo? Pues he decidido que en este momento te voy a conceder ese deseo, pero tendrá que ser con la polla de Carlos así que cógela y métemela por el culo, cabrón, quiero que presencies en primer plano como me desvirgan el culo.

No había terminado de decirlo cuando el cornudo ya estaba agarrando la polla de Carlos e intentaba torpemente introducirla por mi culito virgen. Esta vez fue diferente, ahora sí. Colocó el capullo en el sitio correcto y presionó ligeramente hasta que consiguió que el capullo entrara. Una vez entró la cabeza grité, pero inmediatamente me dejé caer y me ensartó toda la verga hasta que los cojones llegaron a mi culo. Me quedé inmóvil, sin respiración, parecía que algo se me iba a romper por dentro, pero al cabo de unos segundos, el dolor se transformó en calor y empecé a subir y bajar por aquel pedazo de carne que me llegaba hasta las entrañas. Mis tetas comenzaron a moverse arriba y abajo siguiendo los envites del nabo de Carlos, un placer nuevo para mí comenzó a surgir y comencé a gritar como una perra

-Así cabrón. Ahhhhhhhhhh Que rico. Mmmmmmmmmmmm Fóllame el culo. Me gusta perro, no pares de meterme el nabo, sigue así. Ves cabronazo lo bien que me están follandoooooooooo, asi, más, más no pares, llena mi culo de perra con tu leche, Que rico, ahhhhhh.

A la vista de todo esto, Nacho estaba nuevamente empalmado y colocándose frente a mi coño, apunto con su rabo y empezó un nuevo mete-saca que me llevó al delirio. Cuando me entraba el rabo de Carlos por el culo, salía el de Nacho de mi coño y viceversa, estaban perfectamente sincronizados, (luego supe que era un numerito que hacían con bastante asiduidad entre las clientas) de manera que los orgasmos se sucedían indistintamente provenientes de mi culo y de mi coño, hasta que no pude distinguir el origen y empecé a gritar, arañarles, morderles, como loca y los dos se corrieron dentro de mi inundando mis dos agujeros. Fue una sensación muy placentera sentir todo ese liquido caliente entrando por mis dos agujeros. Al sacarme sus pollas, la leche goteaba de mis orificios, pero mi marido se apresuró a lamer ambos y dejarlos perfectamente limpi! os, aunque un poco enrojecidos. Al terminar se dio la vuelta y comenzó a limpiarles la polla a Nacho y a Carlos hasta dejársela igualmente limpia, mientras le cogí la polla y le hice una mamada hasta que me llenó la boca de su propia leche, que tragué con gran placer. Era lo menos que se merecía después de todo.

Nos vestimos y nos despedimos. Una vez en casa mi marido me confesó lo mucho que había disfrutado y me echó otro polvo con más ganas que nunca. Desde entonces, mi vida a dado un giro considerable, visto siempre más provocativa, me retoco el pelo (el del coño) una vez al mes, y aunque le prometí a mi marido que si el no estaba presente no lo haría con nadie más, reconozco que cada vez que lo recuerdo mojo mis bragas y si no tengo a mi marido cerca tengo que hacerme una paja. A mi cornudo le encanta todo esto y me echa unos polvos de campeonato. Se me ocurrió sugerirle el ir a un club de intercambio donde pueda tener una buena sesión con varios hombres y desde entonces no para de follarme y pajearse pensando en ello. Estoy pensando en darle ese gusto y de paso correrme una buena. Os prometo que sabréis como acaba……………..

Si queréis contactar con el cornudo de mi marido o conmigo: corneadora@yahoo.es

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*