Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

En la ducha

Hace tiempo les conté de mi primer trío con un matrimonio, bueno, esta vez les contare que paso después; quiero aclarar que todo esto es completamente verídico.

Después de que terminamos en la cama nos fuimos a la ducha, el primero en entrar al baño fuel el marido de mi amiga, ella y yo nos quedamos un rato descansando y platicando de cosas de mujeres, después de un rato él la llamo y ella entro al baño, yo comenzaba a vestirme para irme a casa cuando ella asomo su linda cara por la puerta del baño y me dijo que entrara con ellos, cuando me di cuenta de lo que iba a pasar me caliente a mil. En la ducha había una correas sujetas del tubo donde la cortina de la regadera estaba puesta, acto seguido, el amarro a su linda esposa por las manos, ella estaba toda mojada, pues la regadera estaba abierta y corría agua helada, ella tenia la piel chinita y sus lindos pezones estaban durísimo y erectos, él la manoseaba con rudeza y tenia la verga más parada y dura que momentos antes, yo estaba entre sacada de onda y caliente, hasta que ella me pidió que le mamara la entrepierna, claro que enseguida corrí donde ella, y mientras se la mamaba, el me comenzó a tocar la tetas y a acariciar toda, de nuevo me comenzó a meter los dedos en el culo y en el coño al mismo tiempo, yo sentía riquísimo y ella pedía más, pedía verga, pero su esposo estaba encantado con mi gran culo, así que el me dio una verga de porcelana de muuy buen tamaño y me dijo que se la metiera de un solo golpe, ella solo pedía más, así que eso, de un solo empujón le meto tremenda verga, dura y nada flexible, ella solo atino a pegar un grito cabron, se quedo como inmóvil, la tremenda verga de porcelana no la dejaba moverse, así que yo comencé a sacarla y meterla, mientras hacia lo propio conmigo, después de un rato de movimiento de esa verga blanca de porcelana ella ya estaba dilatada y disfrutaba del movimiento, sus jugos escurrían por su coño y llegaban hasta mi mano, donde se confundían con el agua fría, por mi parte yo ardía de calentura, esos dedos me retorcían de placer, `pero también comenzaba a sentir ganas de mas, pero antes de que dijera nada el de un solo empujón me dejo ir toda su verga por el culo, fue un sensación entre dolor y placer, pues aunque mi culo estaba dilatado su verga era imponente, de pronto comenzó una frenética acción, yo metiéndole la verga de porcelana a su esposa y el dándome por el culo, lo más rico de todo, era ver que su linda esposa se retorcía de placer y que no podía hacer nada porque estaba sujeta de las manos, se veía como quería tocarse los tetas, pero solo apretaba los puños. Cuando yo sentía que mi culo iba a reventar por esas embestidas, algo se introdujo en mi coño, era tremendo vergon de madera, más grande que el de porcelana, y fue riquísimo y algo doloroso tener ambas vergas dentro, pero cuando el movimiento comenzó fue la locura de placer, cuando una entraba la potra salía, y en ocasiones las dos entraban y salían al mismo tiempo, con un manos me sostenía el culo y con la otra me metía la verga de madera, y yo sin poder moverme hacia el intento por satisfacer a su esposa, que ya estaba a punto de venirse, entonces el me dio un vibrador con punta de bolitas de perla para que se lo metiese por el culo, yo ni siquiera me podía mover, pero como pude se lo deje ir y ella solo pudo gemir y gemir, y chorros y chorros de agua como orina salieron de ella, se estaba viniendo de una manera impresionante, el que no tenia para cuando terminar era el, su verga seguía igual de dura, entonces ella se soltó, no se como de las amarras de sus muñecas y saco un pequeña verga de plástico, mucho más decente que las otras dos y que el vibrador, le puso algo babosos (no vi que era) y sin decir nada ni avisar se la dejo ir al marido, eso me dejo de a seis, pero en cuanto los hizo, la verga que entraba y salía en mi comenzó a temblar y estallo, podía sentir la leche que escurría por mi culo, y como de pronto me dejo hasta el fondo la verga de madera unas cuantas veces de forma rápida y frenética y no pude mas que terminar, ahí mismo.

Después el se salio del baño y se fue al de la otra recamara, ella y yo nos quedamos en ese para darnos un ducha, donde nos besamos y acariciamos, pero estábamos demasiado cansadas para seguir con más.

floresitarokera85@yahoo.com.mx

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*