Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La profesora de educacion fisica

Hace ya un montón de años una profesora del liceo donde estudié hacia que mis ideas se sonrojaran…

El lugar es el liceo donde estudié y estaba cursando el 4°medio. La mujer que perturbaba mis pensamientos era la profesora de educación física.

Casi todos mis compañeros se morían por el escote de la profesora de química y aunque igual me las arreglé para estar en el primer puesto frente a su escritorio, era la profe de educación física la que más me calentaba. Mis compañeros las comparaban: la de química busto de unos 95 cm (varios juraban que eran por lo menos 100 cm), la profe de educación física unos 85 pero firmes y bonitos. A veces pasaban juntas la profe de educación física (Nora) se veía muy delgadita, menudita, con senos pequeños y mis compañeros no la miraban mucho.

Sin embargo su sensualidad me atraía y las pocas veces que pasaba cerca la seguía con la mirada, pues en ese momento ni se me pasaba por la mente el hablarle aunque solo fuera para preguntarle algo. Pero un buen día el profesor que me hacia clases de educación física se enfermó y no había un suplente por lo que el destino hizo que Nora lo reemplazara por casi dos meses, dándome la oportunidad de conocerla mejor y mirarla mucho más.

Ella se dió cuenta desde el principio que la miraba siempre y que me esforzaba por estar cerca de ella. Por supuesto como mis compañeros sólo pensaban en las tetas de la profesora de química, y pocos querían quedarse a guardar los implementos de clases. Había que guardar balones, redes, colchonetas y a veces caballetes. Por supuesto fui voluntario para poder estar cerca de Nora.

Un buen día, la cuarta clase, Nora vestía una malla negra muy ajustada, que delineaba su cuerpo esbelto y ese día en uno de los recreos, con el corazón latiendo fuertemente, me acerqué a Nora y tras una vacilación le dije que se veía muy bonita, ella sonrió y me dio las gracias y juraría que en ese momento se enderezó un poco como para que sus senos se vieran mejor. Ella se sonrojó y me dijo que por favor no la mirara tanto… no supe que decir hasta que impulsivamente le dije que me gustaba mucho y… ella puso sus dedos en mis labios y me dijo: por favor no sigas, soy mucho mayor que tú… creo que me puse de todos colores y me quedé mudo, pero por lo menos feliz de haberle hecho saber que me gustaba y de saber que no se había enojado demasiado conmigo. Ese día no volvimos a conversar, pero las siguientes clases fueron distintas, pues sus ojos tenían otra forma de brillar o tal vez eran los míos los que la veían distinto, pero lo que más me calentaba era que en fugaces momentos me devolvía las miradas con una sonrisa muy leve, pero inconfundible.

Nora cambió su malla de gimnasia negra por una azul con un escote ovalado más amplio y casi me mata cuando algunos pelitos (apenas visibles) se le escapaban fuera de la malla entre sus muslos. Mis compañeros también se dieron cuenta del cambio y a pesar de uno que otro reparó en se veía muy rica, no abandonaron su afición por las tetas de la profesora de química.

Nora me retó una vez frente a mis compañeros por mirarla con demasiada insistencia, pero más tarde cuando la ayudaba a guardar los implementos me dijo que la podá mirar pero que fuera más disimulado. Nuevamente le dije que me gustaba muchísimo. Me dio las gracias y noté que se sonrojaba.

Lento, tal vez muy lento para un mundo en que los encuentros sexuales son más rapidamente tramitados y acabados, pero Nora y yó nos acercábamos poco a poco y cuando un día le tomé la mano (al terminar de guardar los implementos en una mal iluminada bodega) ella la tomó en la suya y guió mi mano hasta sus tetas, dejándome sentir su forma, su tamaño y aunque sólo la tocaba sobre la malla descubrí que ese día no usaba sostenes pues sus pezones estaban muy paraditos y duros. El beso fue largo y suave y mis manos recorrieron temblorosas sus tetas una y otra vez… casi no creyendo que la tocaba de verdad. Luego un beso más fuerte, con lengua y cada vez más fuertes caricias tanto las suyas como las mías… yo estaba con el equipo de gimnasia y en un momento dado ella rechazó un beso y casi con timidez puso su mano en mi pantalón. Yo tenía una gran erección desde el momento en que toqué sus tetas, pero cuando ella comenzó a sentir la erección bajo su mano, se puso tensa, muy nerviosa, traté de besarla de nuevo y su lengua deliciosa jugó con mi lengua juegos que una profesora no suele enseñarle a sus alumnos. Ese día marcó el inicio de una amistad y una relación por el puro gusto de disfrutar el sexo, ella siempre me deciá que era muy mayor para mí pero no impedía que mis caricias recorrieran su cuerpo.

Cada día fuimos más osados, en la bodega de implementos hicimos el amor por primera vez, aprovechando que las fiestas y un desfile cercano dejaron desierto el colegio y más solitario el rincón de la bodega de implementos deportivos. Ese día ella me besó en su oficina y yo acaricié sus pezones, luego echó el pestillo de la puerta y me pidió que chupara sus pezones. Con la malla hasta la cintura, pude besar sus tetas desde la base hasta la punta de sus pezones, chuparlos una y otra vez hasta sentirlos duros y paraditos. Creo que estuve chupando sus pezones por lo menos 15 minutos cada pezón sin dejar de chuparlos ni un instante. Sus tetas pequeñas pero firmes y sus pezones duros y paraditos me tenían loco y en un momento creo que chupé demasido fuerte y sentí un suave grito. Ella me abrazó y después de un beso me susurró: vamos a la bodega… Allí nos amamos con locura y fué la primera vez que la penetré y que gozamos juntos. El lugar no era muy cómodo pero eso no importaba. Las siguientes veces lo hicimos en su casa, con toda calma, sin apuro, jugando y calentándonos al máximo antes de unirnos… Esos años de cálida y muy caliente amistad con mi profesora, son años maravillosos que nunca se olvidan.

Librolejano@starmedia.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*