Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Madura ardiente

Ocurrió hace 5 años, cuando yo todavía tenía 19 años.
Fue con esa edad cuando empecé a interesarme por las mujeres maduras. Yo era un chico atractivo, aparentando por entonces 25 o 26 años, tenía pareja estable, quería mucho a mi novia, pero nunca llegabamos a practicar sexo.
Todo era muy romántico y muy dulce pero había algo en mi interior que me dejaba insatisfecho.

Un buen día decidí poner un anuncio en el periódico, buscando una señora de entre 40 y 50 años, para sexo esporádico….
Entonces una semana después, recibí una llamada al móvil, era una mujer llamada Maite, que preguntaba si había algun error en el anuncio…yo me quedé helado, sin saber que decir, la excitación no me dejaba articular palabra, pero me armé de valor y comencé a hablar con ella.

Tras 10 minutos hablándonos, describiéndonos y demás, decidimos dar el siguiente paso y quedar para tomar un café.

Llegó el día, yo me encontraba muy nervioso y excitado, mi cabeza no pensaba en otra cosa que en esa mujer, como sería, si sería una mujer cortada, o si yo iba a dar la talla en la primera conversación con una mujer 30 años mayor
que yo….

Habíamos quedado en la estación del metro, ella era rubia y vestía una chaqueta roja. Durante el trayecto iba pensando en ella, como sería, todas la señoras que veía en el metro, me excitaban entonces, mis mejillas estaban enrojecidas, mi corazón excitado, y el resto de mi cuerpo bombeaba a un gran ritmo…

Entonces llegué a la estación, se abrieron las puertas del vagón y allí a unos 50 metros estaba ella, mi estómago dió un vuelco, me empecé a superexcitar, y comencé a caminar hacia ella como podía, a medida que me acercaba, iba excitándome mas y más… Parecía una mujer atractiva, entonces me vió ella a mí, sonrió y me saludó con la mirada… me dí cuenta que era muy guapa, era delgadita, tenía melena rubia y estaba muy bien maquillada, era morena de cara y vestía zapatos negros de tacón, unos tacones imponentes, unos pantalones negros pegados que permitían distinguir sus estilizadas piernas, debajo de su ajustada chamarrita roja de cuero no pude evitar fijarme en su camisa blanca que dejaba al descubierto un pecoso escote que me terminó de encender, en ese momento me fijé que ella también me inspeccionó de arriba abajo.

Nos saludamos, y nos dimos dos cálidos besos en las mejillas, esa mujer me imponía, yo estaba nerviosísimo pero me armé de valor y seguí con aquello….

Estuvimos caminando varios minutos, hablándo de nuestras cosas brevemente, hasta que llegamos a una conocida cafetería, estaba repleta de gente, la mayoría de gente estaba a lo suyo, pero algunos se percataron de la diferencia de edad, una mujer se percató de que mi pene había crecido y entendió que la mujer a la que acompañaba no era mi madre.

Comenzamos a charlar, ya tranquilamente, pero mis mejillas seguían sonrojadas, y mis manos estaban frías y temblorosas.
Tienes frío corazón? Entonces Maite me cogió una mano y comenzó a frotármelas contra su muslo, tenía un tacto muy suave y unas uñas muy largas, me frotába con tal sensualidad que mi sexo comenzó a lubricarse el solo.

Todo volvió a la normalidad,entre otras cosas, los dos nos dijimos que nos agradábamos pero que la relación era imposible porque no teníamos un lugar de encuentro. Cuando yo pensaba que iba a dejar pasar esta oportunidad, ella me dió un beso en los labios y me preguntó:

Te he gustado? parece que estas incómodo, si quieres vamos a otro lugar? Yo acepté, y al abandonar la cafetería me di cuenta que estaba lloviendo y que ella tenía un paraguas. Entonces pasé mi brazo por encima de su hombro y ella me agarró de la cintura, paseábamos como dos enamorados, agarraditos cuando ella metió la mano en mi bolsillo del pantalón acariciándome el trasero con ternura y me dijo:

Me ha gustado mucho el detalle de agarrarnos como dos enamorados, hacía mucho que no sentí esa sensación.

Entonces llegamos hasta su coche, y nos sentamos para irnos cada uno a su casa, entonces me armé de valor y le dí un beso en la mejilla diciéndole un Te quiero Maite!

Empezamos a besarnos con pasión, intercambiamos besos, lenguas, y caricias, entonces ella me agarró de la muñeca y la colocó en uno de sus pechos, era un pecho blandito, cálido y voluminoso…Me preguntó: Te gusta? si quieres
más, vamos diez minutillos a la parte de atrás.

Acepté y seguimos aquel maravilloso momento en al parte de atrás….

Yo me tumbé como pude, y ella se colocó encima mío tras quitarse su blusa y dejar al descubierto sus grandes pechos debajo del sostén. Yo empecé a besar con pasión su perfumado cuello y acariciando sus pechos suavemente con mis
manos, mientras ella agarraba el pene por encima de mis vaqueros con firmeza….
Todo para mí era nuevo, y dios sabe como estaba yo de excitación…Ella me apartó la cabeza de sus pechos agarrándome del pelo con sus manos y preguntó al oído: Te gustan las mamadas, amante? yo le respondí que era todo suyo, que podía hacer conmigo lo que quisiera….Entonces metió uno de sus dedos en mi boca y comenzó a meterlo y sacarlo de
forma rítmica y sensual! Me desnudó completamente, dejándome los pantalones a la altura de los zapatos, ella también dejó su cuerpo desnudo, pero con el sostén puesto, ella se puso encima mío en posición de 69, y empezamos a mamarnos
mutuamente….

Tal era mi excitación, que mi pene se engatilló, ella se empezó a reir y me dijo que tenía la solución….

Me senté en el asiento, y ella me ató de las muñecas a las manillas de las puertas, dejándome completamente inmovilizado.
Se quitó el sostén y dejo en libertad sus grandes pechos, se sentó encima mío: te gustan Aitor?

Yo asentí e intenté chuparlos, pero ella los apartó hasta que no pude alcanzarlos, eso me excitó de nuevo, y más aún cuando me empezó a rascar los testículos suavemente con sus largas uñas….

Cuando volví otra vez a mi plena erección, ella se introdujo mi pene en su cálida vagina y comenzó a follarme con suavidad, mientras me decía: Me he dado cuenta que eres virgen, espero que te guste! Solo quiero que no me avises cuando te corras….. Cubrió mi cabeza con sus deseados pechos y yo ya no aguanté más……. Me corrí en su interior con mucha fuerza y noté que ella se corría también, estuvimos cerca de dos minutos gozando del placer….. Eso no terminó alli, porque se introdujo los dedos en su vagina y los sacó llenos de nuestros restos de pasión, se los untó por sus pezones y me hizo
chuparselos con ternura, cuando ella quedó satisfecha, terminó haciéndome un chupetón en el cuello, al que accedí a pesar de saber de las consecuencias….Esta es la marca de mi ganadería, espero que te haya gustado, porque no va a haber una segunda ocasión!

Y así terminó todo, me dejó aquella noche en casa, y ya no he vuelto a verle nunca más…..

Hoy en día estoy enamorado de una mujer que tiene 54 años, es muy atractiva, es divorciada, y por la forma de mirarnos cuando nos saludamos, juraría que nos atraemos, solo hay un problema, que es amiga de mi madre!

Espreo que os haya gustado esta historia, que aunque retocada, es verdad, este es el motivo por el que me atraen tanto las mujeres maduras.

Soy de Bilbao, y si hay alguna candidata que quiera ser la protagonista de mi siguiente relato, escribir a:

aitordulce@hotmail.com

P.D.: Maite, nunca me olvidaré de tí, no me llamo Alberto.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*