Archivo por meses: Noviembre 2015

La tribu Primera parte

Lucio
nuevolucio@hotmail.com

Soy un hombre de más de 50 años, físicamente joven. Con piernas, muslos, cola y tetitas muy sexy, femeninas, depiladas, blancas, carnosas, bien torneadas y lindas y mi piel es muy finita y suave en todo el cuerpo. Quiero ser sexualmente pasivo por elección y pertenecer a un señor serio, activo, aplomado y culto. En una época me pareció haberlo logrado, pero las cosas fueron por otros andariveles…
Mi amante era un señor de la alta sociedad Africana, fisicamente apropiado porque tenía un órgano impresionante. Cuando manteniamos relaciones demoraba media hora para entrar en mí. Me hacia gozar a mares y creo que el también me gozaba. Trataba de penetrarme todas las noches pero a veces sus ocupaciones no lo permitian. Al otro día de que eso sucedia y como para resarcirme y luego de trajinar para penetrarme, quedaba dentro de mí todo el tiempo y se corría cinco veces seguidas. En esas ocaciones me dejaba despatarrado, agotado, lleno de sus jugos, de los que me subia su regusto por la gargante y muy tranquilo despues de haber sido tan bien cogido.
En una oportunidad, que fue la última vez que lo ví, me llevó de safari con un grupo de señores de la alta sociedad. En nuestra carpa me penetraba todas las noches. Parece que sus amigos no lo sabian porque nunca comentaron ni intentaron nada.
Una noche, mientras estaba enterrandome trabajosamente su pene, trabajozamente porque medía 29×12 cm, se escuchó un lio tremendo, tiros y gritos y despues silencio. Eso hizo que nos abotonáramos muy apretadamente y cuando el estaba tironeando para sacarla, con mis carnes brotadas e inflamadas que con cada tirón me salían más y más afuera y yo gritando como loca, entro un nativo. Ese pornogáfico y obseno cuadro lo paralizó un rato en el que quedó mirandonos desorbitado. Cuando reaccionó trajo a su jefe y a toda su pandilla. Miraron y cuchichearon largo rato mientras yo gemía, sobre todo de placer y más sabiendo que los que veia la cara de lujuria de nuestros espectadores. Seguro que me violan todos – Pensé
De repente quisieron separarnos. Cinco tiraron de mí y otros de él. Me lo arrancaron dejandome las entrañas colgando afuera. No se que hicieron con el. A mi me cogieron todos y varias veces. Eran treinta nativos sumando al jefe y todos me regalaron entre dos y tres acabadas. Fue exquisito sentir los estertores de todos y de cada uno al vaciarse dentro de mí. Despues me llevaron con ellos
♥♥♥♥

Quedé prisionero de esa tribu de salvajes.
Parece que habian decidido guardarme para que me cogieran todos cuando quisieran ya que en muchos Km. a la redonda había muy pocas mujeres. Su plan era pervertirme al extremo. Creo que en menos de una semana ya me habian hecho violar por 350 nativos, los que me inyectaron varias acabadas cada uno. Dentro de mi tenia muchísimo semen y sentía constantemente su regusto y olor pegajoso. Antes quizas me hubiera repugnado pero ahora ya me gustaba…
Comenzaban a cogerme no bien salia el sol y lo hacian hasta muy entrada la madrugada y con cada eyaculación que me inyectaban crecía en intensidad ese gusto en mi boca.
Ya me estaba enviciando porque esos segundos que demoraban entre salir uno y entrar otro me ponían muy ansioso. Quería tener siempre a alguien gimiendo dentro de mí.
Una mujer me cuidaba, me masajeba con aceites, me depilaba, me sacaba el exceso de semen que me habín inyectado, me alimentaba y me preparaba para ser cogido por todos. La orden era que yo siempre tuviera algo enterrado en la cola todo el tiempo y solo me daban tres horas para descansar y me hacian dormir boca abajo por si alguien quería cogerme en ese momento. Me cogían uno tras otro, si eran pocos traian a los de otras tribus. La órden era que siempre tuviera un pene o lo que sea dentro de mi y enviciarme a más no poder. Llegaban en bandadas y no bien acababa uno me cogía otro y lo hacian varias veces cada uno. La idea era llevarme a que yo pida, desesperadamente que alguien me estuviera penetrando.

Ya casi de mañana, cuando daban por terminada la sesión de visitas, traian a uno que tenía un pene descomunalmente grande, largo y grueso con el que me reventaba todas las entrañas mientras varios jovencitos me hacian tener un orgasmo tras otro mientras ellos me acababan una y otra vez en la boca. Se acuclillaban sobre mi con sus suaves muslos a los lados de mi cara y metian sus miembros en mi boca hasta que se vaciaban haciendome tragar todo su semen. A veces uno se sentaba sobre mí introduciendo mi pene en su cola hasta que me hacia vaciar dentro de el, mientras drenaba todo su semen sobre mi abdomen.
Siempre terminaba la jornada con mi agujero sumamente dilatado, espásmico y blandito como papilla, siempre sobresaliendome y chorreando semen por todos lados.

La jornada comenzó con la llegada de la mujer que me atendió como nunca, me llenó de mimos y acarició mis genitales hasta que me volvió loco. Ya pedia a gritos que me cogieran. Pero no, ese día habian recibido la orden de que nadie me cogería porque llegaron como 100 indígenas y ya sin los taparrabos normales, solo con una especie de remera que les tapaga los genitales y todos tenían un bulto espantoso bajo esa remera. Se me acercaron y de a uno me fueron abriendo la boca, me introducían el cabezón y trataban de sacarse la leche para dejarla en mi boca. La impresión era que me daban de mamar como a un nene.
El primero lanzó unos chorros terribles que traspasaron mi garganta y tuve que tragar forzado. Me la metió todo lo que pudo, ya que medía mas de 29 cm y fue drenando lentamente el resto de su esperma.
Al rato me la saco y ya me metieron otro. Hizo lo mismo, se pajeó hasta que sentí un borbotón cremoso que me llenó la boca y luego seguió largando una cascada de semen que también tuve que tragar o me ahogaba.
Y así fueron pasando todos. Uno de ellos era ya mayor y la tenía muy gruesa pero no muy dura. Me la zampó en la boca y se pajeó. Estuvo un rato largo largando liquido preseminal, llenandome la boca a de tanto en tanto porque que se chorreaba mucho. Al rato gimió, gruñó, se quejó y le comienzó a brotar, lentamente, en cuajarones, todo el semen que tenía acumulado. Sentí como se le hinchaba cada vez que me inyectaba sus jugos. Pero no eran chorros, era como bolas de leche que largaba toda junta. Cada bola me ahogaba de grande que era y tenía que tragarla para poder respirar. Estubo un rato largo alimentadome porque sus borbotonen eran muy espaciados pero gordos. Me dió de mamar como 15 minutos seguido hasta que la sacó y me enterraron otro y otro y otro.
Estuve más de 8 horas tragando y tragando semen hasta que el último de los 100 me acabó en la boca, en el acto vinieron 110 nativos más y continuaron en la misma tarea de alimentarme con su leche.

Me pareció que estos tenían muchas más ganas de acabar ya que el primero que me la metió no tardó mas que unos minutos en darme su esperma. Pero esta vez gritó y se retorció como un desesperado, lo que a mi me llenó de placer y logró que yo le tragara la leche con más ganas por las señales de goce que daba.
Desde ese momento esperaba con ansiedad que otro me diera su leche a los gritos…
Todos gritaron y temblaron al acabar, entonces yo me metía su verga hasta más allá de mi garganta y directamente depositaban su semen adentro de mí.
A algunos los hice que me cogieran la garganta, entraban y salian y yo me la sacaba nada más que para respirar y me la volvía a meter muy adentro.
Ya me habian enviciado también con eso!

Parece que se corrió el rumor porque llegaron como 70 nativos más para darme su semen.
A las seis de la mañana quedaban 5 sin haber acabado. Les fuí tragando uno a uno su esperma, pero al último no lo dejé ir. Luego de que me llenó la boca, se la atrapé, lo pajee hasta que otra vez se le endureció y se la volvi a chupar hasta que se acabó por segunda vez. Yo no podia creer en haber quedado con ganas de semen despues de que me habia tragado 240 acabadas.
Con pocas palabras le dije que hable con el jefe para que mande más voluntarios para seguir comiendoles la leche y fue.
A los 20 minutos entraron en tropel más de 50 nativos ya con la pija en la mano, como desesperados por llegar al orgasmo.
Al más cercano lo abracé desde sus nalgas y me intruduje entero su miembor en la boca y chupé y chupé buscando su semen con mucha ansiedad. Cuando sentí que le venía gemi y me lo apreté mas dentro de la boca esperando sentir su aporte de leche. Se le engrosó y largo un grueso chorro y otro y otro y otro más y yo tragaba como poseido todo ese manantial de esperma que me estaba regalando.
Se vació y grite – Rapido! Rapido otra acabada!!!
Y ya me metieron otro pijón que estaba chorreando liquido preseminal y en un rato más me inyectó todos sus jugos y asi otro y otro más.
Cuatro horas estuve relamiendo esos jugos, con mucho placer y goce, yo me habia mojado entero sin haberme tocado, El solo sentir como acababan me llevaba al orgasmo y durante toda esa fiesta habré tenido más de 10…
En definitiva, antes del medio día ya habia tragado como 9 litros de semen, los que sentía en mi estómago con bastante pesades.
Parece que consideraban que ya esta sumamente enviciado porque ese día dejaron que lo duermiera todo

(Continuará)

Camila, encuentro casual con Cachito

Hola, soy Camila de nuevo. Aun a pesar de todas las vivencias en mi vida sexual, aún me sigo sorprendiendo de lo que uno es capaz de hacer, y lo disfruto a cada día. Una de mis tantas ventajas de llevar esta vida es la de mantenerme siempre lo mas reservada posible, siendo de perfil bajo, etc. Aunque ya a mis 30 años tuve varias orgias, en su mayoria en circulos muy cerrados y en algún que otro caso en un lugar muy remoto.
La primera vez que estuve con varios viejos a la vez fué cuando tenía 23 años en un paraje del interior Santiagueño, en un viaje de trabajo (laburo desde los 20). Ahí conocí al tipo con la pija mas grande que jamas probe. Y el destino me hizo cruzarmelo de nuevo.
Estaba en Santa Cruz, ya recibida y con mas responsabilidades, me encantaba el echo de viajar por todo el pais. Mientras me dirigía en auto hasta la edificación, veo al momento de parar en un semaforo a Cachito, el chico con falta de madurez que dos años atras me partió al medio. Trabajaba en un minimercado aparentemente. Esa misma tarde cuando termine mi trabajo me fuí hasta un cafe frente del local. Y ahí observé para ver con quien estaba, y donde vivia. Resulta que vivía al fondo del minimercado, el cual pertenecía a su hermano mayor, ademas cuidaba de noche, tenia una vianda de una casa de comidas a un par de cuadras, parece que era ya conocido y querido por la gente del barrio. Esa tarde me retiré y volví a la siguiente, pero por la dudas ingresé caminando por la otra entrada del pasaje, el volvía de buscar su cena y cuando me vio y lo salude se puso muy contento de verme, en tan solo 5 minutos me conto un monton de cosas incluyendo como llegó ahí. Luego me hizo pasar. Vivia en un monoambiente, que me sorprendió por su higiene. Tenía lo mínimo e indispensable para estar cómodo. Estaba muy ansioso y me dijo que para él yo era su novia, se peleó con los otros incluido el padre por que contaban como me cogieron a los otros hombres en su pago. Hacía ya un año que estaba ahí y en realidad por la siesta tenia clases en una escuela especial, solo trabajaba por la mañana. El echo de que este con un familiar no me terminaba de cerrar como para encamarme en ese momento ya que me quedaban como cuatro días ahí. Le dije que debia irme y que luego lo visitaría, me despidió con un abrazo muy fuerte que a mí me encendió con solo sentir su verga que me rozaba.
Yo no estaba muy lejos de donde vivía el asi que no aguante y al dia siguiente me lo crucé y le dije que por la noche lo visitaría. Y las 21horas estuve puntual ahí. El estaba bañado y perfumado, y yo hasta lavé bien mi trasero por dentro para que me coja. Me desvestí por completo y me le acerque para quitarle la ropa, le dije que se quedara quieto y obedeció. me arrodille y empece a jugar con su manguera que ya estaba bien dura. Luego me recoste y le dije que me besara como le enseñe comenzando por mis pechos.
Mientras me besaba yo le hacia preguntas:
volviste a coger con otra mujer? Si, aqui hace como 6 meses. Pero es muy vieja y es la única que quiere conmigo. Las otras putas dicen que las lastimo.
Te estuviste pajeando este tiempo? Todos los días. Me acuerdo de vos y me pajeo.
No viste a otras mujeres para coger? Las otras me cobran caro solo para chuparla
Usabas forros siempre? Si. Mi hermano me da.
Cuando me empezo a besar la concha ya no lo moleste, tenia una lengua muy rápida que me llenaba de placer así que lo tuve hasta que me saco el primer orgasmo. Le pedí que se recostara para mamarsela yo a él, la tome con mis manos empece a succionarlo. El tipo seguía muy cargado por lo que me terminó en la boca casi al instante tragandome toda su leche. De inmediato lo monte con mi concha que me correaba, le pedí que me besara los pechos de nuevo y me moví un buen rato hasta que me vine nuevamente, pero el todavía no asi que cambiamos de posición y se puso encima de mí. Yo lo apretaba de sus nalgas y le pedía que me cogiera fuerte y hasta lo bese en la boca cuando sentí su leche dentro.
Le pregunto si no le duele la verga y si me quiere seguir cogiendo, me dice que sí. De inmediato y sin perder tiempo sabiendo que este semental te echa tres polvos seguidos antes de que se le baje, lo recoste y me la metí por el culo con un mete saca brutal hasta que mis piernas empezaron a aflojar. Asi que a cuatro pies y que él continue con el trabajo. Me volvió a llenar las tripas de leche. Recién ahí descansamos.
Las tres noches restantes me la pasé cogiendo con él. Y le dije que si no contaba nada a nadie yo volvería a visitarlo. Espero cumpla así busco una excusa para volver ya que mi trabajo estaba hecho. Despues a ponerme una inyección ya que seguro este me preño de tanta leche que me dejo dentro.
saludos

Orgias con maduros

Volviendo por Monte Quemado.
Hola soy Camila nuevamente. Volviendo de viaje de Salta, se me ocurre volver por Monte Quemado desviando mi viaje. Quería visitar nuevamente a ese señor que me atendió tan bien y le devolví con mi favores carnales. Me intrigaba saber que era de su vida. Dia viernes por la tarde, ya poniendose el sol, comienzo a divisar el lugar sin vista de algun vehículo que estuviera en el lugar. Me estaciono como la primera vez, se escucha musica folclorica hacia el fondo de la construcción y al ingresar lo encuentro preparando una tabla de fiambres. Se sorprende al verme y se acerca a saludarme de forma muy respetuosa a pesar de lo que pasamos hace mas de un año. Siento su aliento a cerveza, me invita a pasar y me dice que nos dirijamos a fondo de la construcción que esta con visitas.
Con toda la naturalidad nos dirigimos al lugar, estaba con un grupo de hombres, todos con la vestimenta típica de la zona. El se encarga de presentarme como una amiga que conoció hace tiempo en su local. Los observo y veo que la mayoría estaban recien higienizados, me invitan a sentarme con ellos y continua la charla que tenian. Habian llegado un par de horas antes en sus caballos y estaban esperando el transporte para ir al pueblo a una fiesta. Mientras tanto una picada y unas cervezas para aclimatarse. No me hicieron sentir incómoda en ningun momento, eran 6 hombres, 4 viejos y 2 cuarentones. Pido permiso para ir al baño y el dueño me lleva automáticamente al de su habitación. Mi cabeza ya giraba a mil por horas pensando como hacer para tener a todos esos hombres, pero no tuve que pensar mucho ya que el viejo me esperaba sentado en su cama con su verga parada, y al salir se me acerco, me tomo de la mano y me pregunto si existia la posibilidad de repetir nuestro encuentro, que no se lo conto a nadie y que sus amigos le preguntaron que hacia una mujer como yo por estos lados.
La puerta esta abierta mientras esto sucedía, y mientras yo le contestaba que había venido justamente para estar con él tocaba su tranca sobre el pantalon. El viejo gira de golpe su cabeza hacia la puerta y al fondo del pasillo vemos a uno de sus amigos observandonos. El viejo le pide silencio, a lo que su amigo le dice que no puede creer lo que vé, que ojala el tuviera esa suerte, palabras que dieron pié a mi intervención. Me acerqué a él y lo traje a la habitación, con una mano en cada verga los pajeaba y les pedí que ellos me desvistieran. De manera timida y a la vez torpe me quitaron el traje que llevaba puesto. Me arrodille frente de ellos y se las empecé a mamar mientras gemia con fuerza para que los otros escucharan ya que la puerta nunca la cerramos.
Dos hombres ausentes y una hermosa mujer, no tardaron en darse cuenta que algo sucedía, y empezaron a llegar de a uno. Yo los recibía con una mirada lujuriosa, asi que entraban y como llegaban me acercaban sus trancas para que tambien se las mamara.
No podía creerlo, sin programarlo, sin pensarlo, me salio esta oportunidad que tanto esperaba, la de ser cogida por varios viejos a la vez. Y siempre hay uno que se distingue, el negro Juan como le llamaban, robusto, algo bajo pero bien dotado.
Me incorporé y me dirigí a la cama, tome a uno y lo recoste para montarlo, luego miré a mi querido viejo y le mostre mi ojete, el cual se vino inmediatamente. Mi viejo primero me la metio por la concha para lubricar su pija, luego la acomodó y me introdujo suavemente, y de a poco empezaron a darle ritmo a la cogida mientras yo seguía mamando el resto de las vergas. Empezaron a acabar y se reemplazaban, el negro Juan queria ir pero no lo dejaba, quería que fuese el último con su gran tranca. No tiene que haber pasado mas de 30 minutos y yo tenia 2 orgasmos espectaculares.
Se la chupe tan rico a Juan en mi segundo orgasmo que se vino en mi boca, los otros descansaban y me cogían de nuevo, pasado un rato a Juan se le empezó a parar nuevamente y directamente le pedí que me la metiera por atras. Me la introdujo de un solo golpe, mi agujero estaba tan dilatado y lubricado por la leche de los otros que me hizo dar mucho placer y nada de dolor. Parece que los otros se cansaron o querían ver a Juan abrirme el agujero, ya que el último que termino en mi concha se hizo a un lado, aproveche la oportunidad y le dije a Juan que se recostara y lo monte con mi trasero. En esa posición pude hacer que entrara bien su pedazo de carne dentro de mí mientras me sacudía con fuerza. Empece a cansarme así que Juan se puso nuevamente sobre mí y me daba con mucha fuerza, se acerco otro de los viejos y me la puso en la boca de nuevo. A todo esto no me di cuenta que uno de ellos salio para volver con una compañia. Era un muchacho joven que se le notaba que era lento. Cuando entraron él no quería mirar lo que me hacian los otros pero el viejo le decía que me cogiera. Los otros lo alentaban, “dale Cacho, tenes que culiarla”. Hasta que me quito la pija de la boca y lo llamo, estaba mirando hacia la pared y cuando gira veo que tenia su pija a mil, Le llegaba hasta la rodilla! Empezó a acercarse mientras los otros lo aplaudian, mientras Juan me daba por atras yo le bajaba los pantalones a Cacho, valla saber donde lo tuvieron que no lo ví cuando llegue. Tenía un pedazo de carne descomunal, parecia de un caballo, dejaba a Juan un poroto así que calculo que era virgen. Su tamaño no le permitia que se levantara, pero al tocarla estaba completamente dura. Se la comencé a chupar y al cabo de un momento me tiro su primer chorro de leche, mientras gritaba de placer, de euforia, ante el aliento constante de los viejos.
Quería sacarlo a Juan para metermela él, asi que le dije a Juan que se recostara y me metí su tranca en mi concha. Estire mi mano y le guié la pija a Cachito hacia mi hoyo. Empezó a presionar y yo comencé a gritar de placer, yo tambien empujaba para que entrara todo lo que pudiera. Y en cuanto empezó a moverse me saco un orgasmo terrible haciendo que mi cuerpo cayera sobre le cuerpo de Juan, el cual me empezó a taladrar con mas ritmo mientras cachito empezaba a calentar dandome inocentemente duro con su tranca. Practicamente se vinieron juntos dentro de mis agujeros.
Me deje caer hacia el costado sosteniendo la pija de cachito en mi culo, mientras los otros se retiraban comentando que “ya no sirve, ya la partió cachito” entre carcajadas. Tambien se quizo levantar y le dije para convencerlo que se quedara, pues me tenia que cuidar, asi que se recosto a mi costado como haciendo cucharita, ya en esa posición podía tomar su tranca y pajearla un poco mas ya que al parecer estaba solo la mitad dentro de mi trasero. SEguia dura, entonces él empezo a moverse otra vez, y a meterla mas. Yo estaba disfrutando tanto esto, no es lo mismo tener una tranca bien grande pero semiquieta como lo es de un caballo a tener una en pleno movimiento. De a poco para evitar que se salga devido a su torpeza e inexperiencia, me acomodaba boca abajo para que el este mas cómodo, y al cabo de unos pocos minutos se vino nuevamente, estaba claro que era su primera vez y estaba muy cargado.
La saca de mi interior y se recuesta al costado. En eso llega el viejo a ver como seguia todo, recién ahí supe su nombre: Segundo. Don Segundo me dice que los muchachos ya se iban al baile y que él se plegaba con ellos, asi que muy amablemente me dijo que si me quería quedar a descansar ahí no habia problemas o si continuaba mi viaje que deje al muchacho en el establo (ahí me dí cuenta como lo trataban). Le dije que quería descansar ya que era tarde para continuar mi viaje.
Una vez retirados ellos, como ya conocía bien la casa, nos hidratamos con cachito y lo invite a que nos ducharamos juntos. Me costo convencerlo, no quería saber nada hasta que le prometí un regalo. Era un chico alto y muy delgado, la poca carne que tenía esta en su pija, hablaba mal propio de su condición y tambien la falta de educación. Yo me encargue de bañarlo así que note que su pija casi no disminuia de tamaño, crecia poco y se endurecia cuando estaba exitado. El regalo fué darle otra mamada ahí en la ducha así que lo hice acabar en un momento. Le pedí que me esperara en la cama, yo aproveche para sacarme un poco de la leche que tenia dentro y dejar listos mis agujeros para seguir cogiendo.
Una vez en la cama empezamos a jugar mientras yo le hacia preguntas:
Cuantos años tienes? – 17 creo, fue su respuesta
tocaste otra mujer? Yo no. Mi tia me hace la paja hasta que escupo, pero me reta y me dice que tengo que estar quieto.
Y se la metiste? Ella una sola vez me hizo acostar y se la metio sola, me reto por que le escupi a dentro. Me dijo que no lo tenia que hacer pero yo no sé como se hace.
Que mas sabes hacer? Me hago la paja cuando los veo culiar a mis tios

Despues de esto le enseñé como besar los pechos para luego hacer que me bese la concha. Lo tuve ahí hasta que me hizo acabar. Yo le hablaba con cariño así que él se comportaba de marabillas haciendo todo lo que le pida.
Con mi concha super humedecida, lo hice recostar y me la introduje hasta la mitad en la primera embestida, y mientras me movía le hacia llevar sus manos a mi trasero para que lo apretara con ganas. Yo baje mis pechos a su boca para que me los lamiera. En unos pocos minutos se volvió a venir dentro de mí, pero como su pija seguia dura lo cabalgue hasta terminar tambien.
Directamente me recoste con mi cabeza a la altura de su pija y se la comencé a limpiar con unas dulces mamadas. Seguía dura, muy dura, asi que le pregunte si me quería coger de nuevo, no dijo nada, me tomo de la cabeza y me hizo que se la mamara hasta que acabó nuevamente! Tenia una tanque de reserva de leche por lo visto! Cuando solto mi cabeza me levante y me puse sobre él entegandole mi culo nuevamente. Despacio fuí introduciendola mas y mas en cada estocada, y cuando sentí que estaba toda a dentro empecé a moverme con fuerza y hasta el fondo. Luego le pedí que me cogiera él. Me puse boca abajo y puse unos almohadores bajo mi estomago, le indique como ponerse, guié su tranca a mi culo y simplemente bajo para que entrara ese pedazo de carne. Era increible como estaba de dura que a pesar de su tamaño no se doblaba y podia empujar sin problemas. Yo empecé a animarlo para que lo hiciera con mas fuerza y me la metiera mas adentro, me obedecía así que me tenia en el cielo con la cogida que me daba. Esta vez duró mas asi que me permitió llegar junto con él. Al bajarse se fué directamente al baño, le pregunte si estaba bien y me dijo que le dolia la pija. Me habia cogido tanto que la dejo a la miseria. Ingresé al baño y se la lave con agua fria para calmar su dolor, ya estaba flacida y no quería levantarse a pesar de mis caricias. Cuando lo lleve a la cama le hice una última mamada pero sin resultados. Ya debía descansar, asi que ahí nos dormimos sin tener en cuanta las horas que pasaron.
A la mañana tipo media mañana seguíamos solos, así que hay lo hice que me cogiera por los dos agujeros de nuevo, me higienicé y me retire. Cuando estaba saliendo en mi auto, veo por el espejo retrovisor una camioneta vieja que me hacia cambios de luces, venia llena, ya se para que. Pero mi dosis de sexo ya fué cubierta, seguí camino y no se si vuelvo por estos lados, demasiado expuesta estuve no solo por haberme cogido a varios a la vez, sino que ultimamente me esta gustando sentir la leche dentro de mí, y sera cuestión de momentos en que alguno me deje preñada.

El nuevo sereno de mi abuelo

Hola, soy Camila. En esta semana de vacaciones mientras tengo mis sesiones de sexo con mi perro, les quiero contar sobre mis encuentros con Nicolas en la finca de mis abuelos.
Despues de nuestro primer encuentro acordamos para juntarnos de nuevo, algo que nunca antes habia hecho. Las veces que programe algo fué para organizarme con los animales y de acuerdo a los movimientos que tenia la finca, pero este viejo me gusto mucho asi que me interesó bastante coger de nuevo con él. Al mes justo estuve nuevamente con mis abuelos, como siempre, ayudo primero en las labores y luego a disfrutar. Tarde de invierno muy fría, el viejo me pretendía solamente para él asi que nos quedamos en su casa, y ya desnudos empezó a besarme todo el cuerpo mientras me introducia sus dedos a su antojo. Yo le pedía que me la metiera de una vez pero me hacia esperar con sus juegos hasta que no aguante y me sacó el primer orgasmo. Me puso boca abajo con almohadas en mi estomago para que le levantara bien las nalgas y me penetro con una estocada fuerte en mi concha. Empezó a moverse fuerte sacandome alaridos de placer, le gusto mucho no tener que usar preservativo y a mí tambien así que deje que me clavara así hasta que se vino dentro de mí junto a mi segundo orgasmo.
Nos quedamos recostados unos minutos mientras charlabamos y nos reimos, este viejo me había agitado en su primera cogida. Luego empezó a tocarme nuevamente y empezamos a jugar de nuevo, pero le pedí que me permitiera devolverle el favor. Así que comencé a besarlo y sacarle gemidos de placer, para cuando llegue a su tranca ya estaba dura y me la introduje hasta donde pude. Me incorporé y acomodé esa tranca en la entrada de mi trasero, el cual ya pedía verga a gritos introduciendomela de una estocada y empezando a movermee rapido. Le tome su cabeza y la lleve a mis pechos para que los succionara con fuerza; me apretaba las nalgas con una mano y con la otras jugó con mi clitoris hasta que me hizo venir nuevamente. Me baje y me puso a cuatro para que él se encargara de taladrarme el culo hasta llenarlo de leche. Descansamos nuevamente.
Nos fuimos al baño a higienizarnos y en cuanto regresamos me tire sobre su pija con mi boca y se la volví a mamar. Esta vez demoró mas en levantarse pero una vez listo se la chupe con tantas ganas hasta que me lleno la boca de leche nuevamente, y la sorpresa fué que no se bajó, seguía firme mientras la acariciaba. Me subí y lo cabalgue esta vez con mi concha, luego cambiamos de posición y el se puso arriba para hacerlo bien profundo. Duró mucho, lo suficiente para que lleguemos nuevamente juntos. Ya se lo notaba cansado, pero yo necesitaba algo mas así que salí de la habitación e hice entrar a su gran danes, el cual estaba atento a lo que pasaba en esa habitación. Apenas entramos me puse a cuatro, el perro primero lamío mis ancas para limpiar los restos de leche del viejo y me monto al instante. Con una pequeña ayuda, me clavo la concha con fuerza y me trabó bien entre sus patas dejandome inmovilizada. El perro me dió duro, su tremenda bola comenzó a crecer dentro de mí sacandome gemidos de placer. En cuanto se quedó quieto, estiré mi mano para sostener esa bola para que no salga de mí, y empecé a moverme mientras sentía como acababa y su leche se deslizaba por mis piernas hasta que me sacó el orgasmo que me estremeció todo el cuerpo. Lo lindo fué que cuando lo solte, el perro se quedó ahí tirando su leche dentro de mí. Luego me salí y le limpia la tranca al perro con mi boca.
Nos recostamos y nos dormimos un buen rato. Me desperté con la lengua del perro limpiendo mi entrepierna, lo que me calento al instante, asi que baje mis piernas al suelo en posición de cuatro pies y estiré mi mano a la tranca de viejo, quien entedió el mensaje y me la trajo hasta mi boca. Luego el perro subio sus patas y me montó, pero esta vez utilicé mis habilidades para que la introduzca en mi culo. Su gigante verga entro sin problemas por mi agujero, lo que me puso loca, haciendo que mi succión sea bestial, pero el viejo despues de tantas cogidas no lograba venirse, así que cuando el perro se quedó quieto con todo su miembro dentro de mí, pegados cola con cola, giré nuevamente y le pedí que me cogiera la concha pues ya me faltaba poco para venirme. Levanto mis piernas y me la metió con tantas ganas que me hizo venir al rato nomas. Siguió taladrando hasta que me lleno nuevamente la concha. Al rato logro desabotonarme del perro, nos duchamos y me fuí a descansar. Fueron como 6 horas geniales. Pero aún no habia visitado s mis ponys, así que debía recuperar energías para verlos.
saludos

Con el abuelo de mi amiga

Hola, soy Camila nuevamente. Esta vez quiero contarles una vivencia de mi secundaria.
Como es constumbre a esta edad, siempre estabamos yendo a estudiar en alguna de las casas de las compañeras. Una de ellas era criada por sus abuelos, tenian un casa chica pero muy bonita que contaba con una pequeña piscina.
Aparte del colegio, tambien compartíamos el club donde entrenabamos así que todas teniamos nuestros cuerpos bien trabajados, y por mas que no quisiera, el abuelo de Angela quedaba loco cada vez que nos quedabamos a disfrutar de su piscina.
Esto fué hasta que lo sorprendí espiandonos una siesta. Pero como buena puta que soy esa misma tarde le regale una mamada mientras su esposa dormía y las chicas estaban en la piscina, me dirigía al baño cuando lo ví masturbandose mientras observaba. Como era algo petiso, estaba sobre una banqueta, se quedó quieto, congelado, así que yo me hacerque y sin mediar ni una palabra lo comence a masturbar. El se bajo de la banqueta quedando su cara a la altura de mis pechos asi que llevo sus manos a ellos y los masajeaba. Directamente me arrodille y me introducí en la boca su pequeña tranca que estaba flacida de nuevo, y con mi juegos de a poco se levanto para permitirme hacerlo con mas fuerza hasta hacerlo acabar en mi boca. Me levante y me fuí al baño dejandolo apoyado sobre la pared con sus ojos cerrados. Asi que sin querer descubrí otro viejo que me cogiera el culo como a mi gusta.
Así comenzamos una relación de visitas programadas al abuelo. Cuando la abuela de Angela salia con su amigas a tomar el té en alguna de las casas o a caminar, el abuelo se dedicaba a jugar en su taller de carpintería. Y ese era nuestro espacio. Así que seguro una vez a la semana e incluso dos nos estabamos encontrando. En esa epoca tenía 16 años y mi principal actividad fisica era el sexo, mi vecino Carlos, su hijo Miguelito quien despues fué ya mi novio (nunca supo lo de su padre) y ahora el abuelo de Angela, y todo esto sin contar mis perros, que me cogian en la complicidad de la noche de mi hogar.
El abuelo de Angela era bastante grande, ni siquiera se como hacia para que se le parara, se la mamaba bastante para ponerla firme. Pero mi lujuria y mi gusto por los viejos me hacian disfrutar estos momentos. En fin mi última visita fué para probar su nueva mesa, donde me recostó para besar todo mi cuerpo, introducir sus dedos por mi agujeros hasta sacarme un orgasmo. Allí lo monte y cogí con mi culo para que lo llenara de leche. El viejo cumplió, pero ya no aguantaba los ritmos así que en esta ocación quedo luego en cama, asi que decidí no visitarlo mas. Fueron tres meses muy lindos, y fué donde se me cruzo por primera vez estar con varios viejos a la vez, cosa que demoró mucho en concretarse.

De visita a la granja

Hola, soy Camila nuevamente. A pesar de tener mucho trabajo, viajar mucho, situación que disfruto po hacer lo que quiero, aprendí a organizarme mejor para dar rienda suelta a mis deseos y calmar el fuego de mi interior. Mi situación sentimentar es nuevamente disponible; con Miguel duró lo que tenía que durar una relación de dos personas que disfrutan su trabajo y no necesitan ataduras. Si bien estamos separados hace mas de 1 año, cuando nos cruzamos tuvimos nuestros encuentros amorosos.
A pesar de siempre conocer gente nueva, generar nuevos amantes por todo el pais y hasta en los paises vecinos gracias a mi trabajo, los reyes de mis pasiones siguen siendo los animales de mis abuelos, practicamente estoy yendo 1 vez al mes a visitarlos para dar rienda suelta a mis deseos zoofilicos.
En mi última visita al Uruguay estuve 2 meses y medios en Colonia dirigiendo un lindo proyecto, aquí tuve apenas 2 encuentros y fueron con mi jefe en sus visitas, no encontre sementales que me convencieran para tenerme.
Asi que se imaginaran como volví, antes que nada me fuí a lo de mi prima que vive en la misma ciudad que yó para buscar a mi amante canino para que me cogiera por 3 días seguidos. Y de ahí a lo de mis abuelos para que las mangueras de sus caballos calmaron el fuego de mi trasero.
La sorpresa fue de encontrar un viejo amigo de mi abuelo que decidió volver a su pago trabajando como sereno en la finca. El primer día fué para conocerlo y ver como hacer para coger tranquila en el establo. El segundo día me fuí a dar una paseo con uno de los sementales y los perros que me seguían, llegamos hasta la caida de la vertiente en donde aproveche para satisfacerme algo y enseñarle al perro nuevo de mi abuelo a cogerme. Cuando regrese, Nicolas (asi se llama) se ofrecio para acompañarme al día cuando regresara de la ciudad, a la cual se hiba muy temprano. Le dije que no era necesario y me organicé para estar apenas se retire el personal.
LLegado el momento me encerré en el establo y comencé con mis juegos, como siempre los perros se encargan de dilatar mis agujeros, pero al mas joven de encargué de hacerle una mamada para que me acabe en la boca. Inmediatamente entre al box de uno de los ponys y me puse para que de una sola estocada me la metiera por el culo. Yo presionaba para que entrara lo mas posible, al poco tiempo me regó las tripas con su leche y se bajo inmediatamente. Quería mas y con violencia así que me dirigí al burro para que me cogiera con su torpeza; y así lo hizo sacandome mi primer orgasmo de la tarde mientras me taladró la concha. Mis piernas temblaban así que a cuatro pies me dirigí hacia el otro pony, al cual tambien le entregué mi trasero para que me lo bombardeara. Y llegaba el mejor momento, mi trasero estaba listo para recibir el bate del semental, me dirigí hacia él, que ya tenia media tranca colgando, me la metí en la boca y con unas cuantas mamadas se puso dura, me acomodé y empecé a introducirmela de a poco. El tambien empujaba así que me relaje para poder disfrutar y evitar que me lastimara. Cuando él ya estuvo cómodo me encargue de moverme suave y lo mas profundo posible, relinchaba avisando de su venida asi que me preparé y sentí como mi estomago recibia la descarga. Caí de rodillas, los perros empezaron a limpiarme con sus lenguas, se entusiasmaron y subieron nuevamente a cogerme, yo descansaba mi cuerpo sobre el fardo de pasto dejando que ellos me poseyeran a su antojo, estaba en un placer pleno acabando como loca.
Cuando se termina de bajar el perro, a duras penas me dirijo al burro pero soy interrumpida. El viejo entra aplaudiendo mi show, no lo podía creer! Caí en su engaño por culpa de mi calentura. No fué sutil ni anduvo con vueltas; y mi calentura seguía a full, me acerqué a el, que estaba con su perro, un hermoso gran danes. Me pregunto si podía con los dos a lo que le respondí si todavía tenia dudas, se sento sobre un fardo, me arrodille frente de él y comence una mamada fuerte y torpe a la verga del viejo. No demoró mucho en venirse en mi boca, así que de inmediato me dirigí a su perro que asomaba la punta por su capuchon, le dí unos lengüetazos y lo invite a cogerme. Por su altura, la punta de su verga deba justo en el agujero de mi trasero, así que lo dirigí directamente ahí ya que estaba bien lubricado por toda esa leche recibida. Empecé a recibir esa hermosa tranca, no se si por ser un perro tan grande como lo era este ejemplar, era mas lento en su ritmo que los otros con los que estuve (ya me cogieron varios daneses) pero lo estaba disfruntado un monton. Empezó a precionar y hacer espacio en mi culo para su bola que era inmensa, le costo pero la hizo entrar quedando pegados sintiendo los chorros de semen que descargaba. Giro quedando culo con culo, el viejo lo sostuvo para que no tirara y me ayudo para girar y quedar boca arriba. El viejo se abalanzó sobre mis pechos y los mordisqueaba con fuerza haciendome gemir de placer, luego se incorporó me la metio por la concha que no resistió la exitación y acabé practicamente en su segundo o tercer movimiento.
Seguía con la verga del perro en el culo mientras en viejo me cogía, cada vez se acomodaba mejor y lo hacia con mas fuerza, mi exitación era tan fuerte que no podía hablar aún sabiendo que no me podía acabar adentro o me preñaría. No podía hacer nada, solo me dejé llevar y me llenó con su leche. En cuanto terminó, se levanto y me dijo que despegaría al perro, le pedí que no lo hiciera, que solo lo sostenga para que no tire. Nos quedamos así como 15 minutos hasta que salió de mi trasero.
Nos fuimos a dar una ducha y recién ahí comenzamos a dialogar. Entre charlas y charlas, si bien no tuve amenazas de él, pero cuando me propuso que lo visitara de noche le explique la incomodidad que me surgía hacerlo así y le propuse visitarlo justo cuando salian el resto de la finca.
Asi que a la tarde siguiente estuve en su casa, la cual ya conocía bien. Nicolas me esperaba con ansias, en cuanto nos juntamos empezó a besarme con fuerza, me llevo a su cuarto y me desvistió con torpeza. Al tirarme a la cama se dedica a besar todo mi cuerpo, me hacia disfrutar, me estaba dando mucho placer, pero me tocaba a mí hacer mi parte. Lo recoste y recién ahi le tome importancia a su tranca, corta y gruesa, que no me permitía introducirmela en la boca en su totalidad. Pero mi basta experiencia me permitía hacerlo disfrutar hasta que le saque su primera eyaculación. El para relajarse me dío una mamada espectacular por mi concha y culo que hizo lo mismo conmigo.
La verdad este viejo era un toro y se la bancaba bastante bien para su edad, cogimos como cuatro veces y la pasaba tan bien que no me importó en ningun momento que me llenara la concha de leche.
Fueron 5 días a full entre el viejo, su gran danes que participaba con nosotros y los caballos de la granja. Por fin pude recuperar el tiempo perdido de estos 2 meses y medio. Y lo mas grandioso fué que no me preño el viejo y tenía un nuevo amante.

Saludos

Texturas ponen fin a la sobremesa

Cenaban en un resto fino y con mucha onda.

Antes de pedir el postre ambos mostraban signos de deseos de uno por el otro.

Ella llevaba un vestido blanco, cuyos breteles no se veían, ya que estaban ocultos por el rubio cabello que caía a los costados de su cara angelical; como si fuera el marco dorado de un cuadro de Picasso.

Debajo de su mentón, la “V” del escote llegaba justo hasta el punto que da rienda suelta a las fantasías y tentación de acariciar su piel rosada.

El mantel color pastel, que cubría la mesa y albergaba las finas copas de vino, no le permitía a él ver su cintura y sus caderas. Pero si abría la puerta de la imaginación, vislumbrar como los encajes de aquel delicado vestido debían cubrir a medias las tentadoras curvas de su figura.

Cuando los temas de conversación ya habían pasado por lo laboral, amistades, chistes y filosóficos, comenzaron los palos e indirectas relacionadas con la relación horizontal, y al mismo tiempo unos suaves roces del pie de ella sobre la entrepiernas de él, por debajo de la mesa. La delicada textura del pantalón de él maximizaba la sensación de placer para él y la de extrema dureza para ella.

Como él disfrutaba mucho de esos mimos; y ella de las mini contracciones en el rostro del el que esos mismos ocasionaban, y él no podía evitar salgan en evidencia; ambos, pretendían prolongar ese momento.

Hasta que ella se cansó y dijo que quería retirarse del lugar. En realidad el contraste entre la suavidad del pantalón y la firmeza de él hizo que los deseos y fantasías hagan erupción en la cabeza de ella

Pero él se lo negó, explicándole que aún no habían comido el postre. Ella mantuvo su deseo argumentando que el postre estaba justo debajo del dedo gordo de su pie derecho, cuyo talón estaba apoyado sobre el borde de la silla donde estaba sentado él.

Ante tal expresión explícita de ganas de regalarle besos, pidió la cuenta y se retiraron del lugar.

Ni bien llegaron al primer semáforo donde él debió detener al auto, ella tomo su mano y la llevó hasta su entrepierna. Inmediatamente él pudo sentir un tremendo calor proveniente desde lo más profundo de ella; como así también la humedad sobre su tanga.

La luz verde obligó a él a retirar su mano y arrancar. Lo mismo que provocó enfado en ella, por terminar ese episodio de placer. Por lo que ella desabrocho su cinturón de seguridad y se dejó caer sobre su costado, para terminar con su cabeza sobre las piernas de él.

A continuación ella le desabrocho algunos botones de la camisa como para poder ver su piel. Luego dio suaves toques con la punta de su lengua, primero debajo de las costillas, luego debajo del ombligo, y al final justo al comienzo del pubis. Instantáneamente pudo oirse un suspiro de él. La respuesta de ella ante esa expresión fue desabrochar sorpresivamente el cinturón y bruscamente el pantalón. Bajo la bragueta y le agarró fuertemente el pene con las manos.

Ambos ya estaban re calientes.

Como él debía seguir conduciendo y tenía ambas manos ocupadas, no podía escapar. Por lo que ella aprovechó a darle suaves besos en el frenillo, luego en las bolas, hasta que finalmente se lo metió todo en la boca, primero lo mordió, y luego le dio fuertes y profundos besos. Tan fuertes que se mezclaba placer y dolor. Ninguno deseaba parar. Ambos querían estar así hasta el final.

Pero cada vez que se él se acercaba al final ella paraba de chupársela, y solo se limitaba a decirle cuanto le gustaba que esté así de dura y manejar los impulsos y su estado a su antojo.

La tremenda calentura de él apenas le permitía conducir.

Nuevamente, apenas el comenzaba a relajarse un poco y su respiración disminuía la velocidad ella comenzaba a chupársela fuertemente.

 

 

warmfable@gmail.com

Ayde la gordita tetona

Las gorditas son lo mejor en el sexo.
.
En mi facebook familiar, pongo muchos comentarios irónicos, sarcásticos y gustan mucho. Ayde comenzaba a poner mensajes como: “soy tu fan” “me encanta lo que escribes”. Tiempo después la agregué y supe que era conocida de un primo.

Nos comenzamos a hablar y la agregué al MSN, ella era unos 5 años menor que yo y lo impresionante era que tenía unas enormes, impresionantes tetas. Aún y cuando por salud se había quitado aproximadamente 800 gramos en cada seno. Inmensurables, extraordinarias, y en todas sus fotos luciendo un escote muy provocativo.
Nuestras pláticas siempre fueron de lo más triviales hasta que un día en la oficina, estaba algo desocupado y empecé a decirle que había soñado con ella, pero que me daba pena contárselo. Como buena mujer insistió tanto y cuando vi el verdadero interés, le inventé una historia de lo más cachonda, donde ella era la protagonista, y como era mi sueño, yo le hacía lo que quería.

Escribí como 15 minutos seguidos y no tuve ninguna respuesta así que pensé que se había molestado. Como no era mi amiga no me preocupó tanto, pero 5 minutos después sonó mi celular:
– Hola, soy Ayde… le pedí tu teléfono a tu primo, espero no te moleste. Eso que me pusiste en el chat estuvo mmmm… me dejaste echa una sopa, estoy mojadísima y tuve que cerrar mi oficina para masturbarme, perdona pero te lo tenía que decir. Bye.

Aunque esperaba más o menos una reacción similar, no esperaba algo tan rápido. A partir de ese momento todo cambió. Ella me buscaba a diario, me decía “bebé”, “papí” y palabras de ese tipo. Una semana después me pidió de favor, si podía escribirle nuevamente, porque tenía muchas ganas de tocarse. Le dije que sí, pero que a cambio pusiera la webcam.
Como en su oficina no tenía aceptó, pero me dijo que lo haría llegando a casa. A media tarde se despidió de mí y a los 15 minutos volvió a conectarse desde su casa donde inmediatamente puso la webcam.

Aprovechando, le comencé a chulear las tetas y ella se puso de pie, cerró la puerta de su cuarto y se quitó la blusa.
– No seas mala Ayde, enséñamelas
– No, me da pena están bien grandes
– Por eso, son encantadoras, quisiera vivir entre tus tetas

Seguí insistiendo, hasta que se quitó el brasier. Le inventé una historia y ella se masturbó para que yo la viera, después se paraba y me enseñaba su culito que no estaba nada mal. No hay nada mejor que una gordita, en serio. No hay nada mejor.
Yo le insistía mucho en vernos, en ir a un hotel o estar en donde fuera. Ella no aceptaba, decía que sus horarios no se lo permitían y sus padres la mataban si se daban cuenta de lo que hacía para mí. Cierto día me llamó al celular y me suplicó que le dijera cosas sucias, escucharla gemir y jadear ha sido de las cosas más excitantes que he vivido. Yo no pude más y ahora el que suplicaba era yo, poder verla en persona pero siempre la respuesta era evasivas.

Lo de su webcam se hizo costumbre. Todos los días a las 3:45 de la tarde comenzábamos el espectáculo, y era tanta la cachondería que en ocasiones yo cerraba mi oficina para masturbarme. Buscaba sus fotos y esas tetas eran mi sueño, me las tenía que comer.
Ella empezó a tomarse fotos un poco sexys. Y las mandaba a facebooks de gorditas, de BBW´s y esas cosas. Pero yo sabía que se las tomaba para mí.
Era un sábado, yo me estaba levantando cuando me marcó al celular. Me dijo que sus papás se iban a ir de viaje hasta el lunes y estaría sola en casa, y que por un mensaje me mandaría la dirección. Que era toda mía.

Llegué a una tienda, compré cerveza, vino, condones y cualquier cosa que se me pusiera enfrente.
Toqué la puerta de su casa y me recibió envuelta en una bata rosa. Era la primera vez que nos veíamos en vivo sin embargo de saludo me dio un húmedo y delicioso beso en la boca.
– Pasa mi amor, estoy solita
– Gracias Ayde, tengo que decir que en vivo estás aún más espectacular
– Ay bebé, me lo dices porque andas cachondo
– Cachondo ando siempre, por ti
– Ay papi

Nos sentamos en el sillón, y comenzamos a besarnos. Ella rápidamente se apoderó de mi entrepierna. En ese momento recordé que ella me dijo alguna vez, que lo primero que iba a hacer la primera vez que nos viéramos sería mamármela.
Me desabrochó el pantalón y sin más se la comió toda, era toda una experta. Yo quería tocarla y ella se apartaba, quería toda la atención en el trabajito que me estaba haciendo.
– Avísame cuando te vayas a venir papito
– Pues no falta mucho mi amor

Se la sacó de la boca y se la puso entre sus tetas. Es una de las mejores sensaciones que he tenido en mi vida, me corrí en sus tetas. Ella gemía de placer, tantas veces le relaté lo que haríamos en vivo que, lo estaba viviendo y estaba súper caliente.
– Vamos a mi cuarto papi

Llegamos, se recostó y le dije que le iba a dar un masaje. Su reacción no fue de total alegría, ella quería sexo y yo le ofrecía relajación. Pero lo que ella no sabía es que una de mis especialidades es masajear de manera muy sexy. La puse boca abajo y apenas puse una mano encima de ella, suspiró de placer. Es como tocar la seda, mis manos saben acariciar y al momento de pasar por sus nalgas le rosaba su agujerito con un dedo, ella solo se movía de placer y de su conchita le brotaba líquido precioso.
Estaba teniendo un orgasmo y yo aún no le hacía nada.

La puse boca arriba, y seguí tocándola. Cuando llegué a su panochita comencé a jugar con ella. Deslizaba mis dedos alrededor de su rajita, nunca metiéndoselos. Rozaba su clítoris y ella gemía de placer. Subí por su pancita deliciosa, acariciándole. Dejándole saber que las gorditas son las más sexys del mundo.
Cuando llegué a sus pechos los pasé por alto, ese era el postre. Comencé a besarle los oídos, a besar su boca. Ella estaba tan relajada y caliente que se dejaba hacer lo que quisiera, no puso ninguna resistencia, no podía.

Humedeciendo mis dedos con sus propios jugos, pasaba en forma circular los dedos por sus areolas, pellizcando los pezones. Ella solo soltaba de repente suspiros y “así, así”.
Comencé a besar sus tetas, impresionantes. Mientras la comenzaba a masturbar lentamente, con un ritmo muy romántico, ella ya no decía nada, era un momento de puro placer. Le abrí las piernas, y le ponía uno de mis dedos en su culo, sin metérselo pero haciendo presión y lo deslizaba por sobre toda su rajita, dejando un camino de humedad en su pancita, llegando a los pezones y terminando en su boca, donde ella se prendía como si fuera una verga.

– Te dije que te iba a dejar semi muerta de placer
– Papito no sé que me haces pero es lo mejor que he sentido en mi vida

Me levanté, y me puse sobre ella como misionero, se la metí y su grito de placer casi me asusta. En el entre y saca me llenaba a placer de sus tetas, ella solo volteaba la cabeza a todos lados, ya no sabía que decir. Terminé, me salí de ella y me recosté a un lado. Ella se movió para abrazarme y nos fundimos en un beso que duró minutos. Nos quedamos dormidos y más tarde nos metimos a bañar. Donde también la bañé con puro placer.

Puso música, nos tomamos las cervezas, seguíamos besándonos hasta que me despedí
– Espero que tus papás se vayan más seguido Ayde
– Si papito te lo prometo que apenas se vuelvan a ir te digo
– Me encantas, y me encantan tus tetas
– Son tuyas, por webcam y por donde sea, hoy sentí cositas que nadie me había hecho sentir, y estoy en deuda contigo.
Y vaya que tiempo después, saldó la deuda y muy bien.

Camila, Mi médico

Hola amigos, nuevamente estoy ventilando mis secretos. Observando un albun de fotos, me llego el recuerdo cuando me lesione el tobillo a los 15 años, y lo que viví en el hospital.
Ya habian pasado como mes y medio de mi fiesta de 15, era mitad de diciembre. En una de mis salidas a entrenar en bici, por cambiar de senda me caí y me rompí el tobillo. Esa tarde mis padres me llevan a la clínica y se coordina la operación para la mañana siguiente, nunca antes me revisó un médico de sexo masculino, y como ya llevaba mucha practica con mi vecino y mi amigo canino, solo me basto una mirada de este médico para que se me humedeciera mi sexo. Este cincuenton era uno de los médicos de la familia, ya que tenemos muchos atletas. Como me tuvo que revisar toda por los golpes que tuve en la caida, él se encargo de desvestirme con cuidado, aún estando mi madre presente, no podia evitar de mirar el bulto del viejo e imaginarme como lo tendría. Mi corazón latía a mil tanto de los nervios como de la calentura. No estoy segura si lo hacia con intensión o por ser su trabajo pero mientras me revisaba sus manos pasaban por mi cuerpo como una caricia de un lado a otro, pero su mirada era firma, mostraba concentración. Y una vez que me recosto en la camilla note como miro mi vagina, la que ya habia modajo toda mi ropa interior, y el noto claramente eso.
Al medio día siguiente, ya pasada la operación y los dolores, estaba sola en la habitación. Mis padres al ver que estaba todo bien aprovecharon de ir terminar tramites y cosas pendientes aclarandome que volverian recien como en 3 horas para que yo aproveche de dormir una siesta. Su “error” fué de mencionar esto frente al médico cuando se estaban yendo. Así que no fue sorpresa ver llegar al médico como a las 15:30 para ver como estaba yo aunque ya me había revisado al medio día. Llego sonriente preguntando como estaba, volvió a revisar la herida de la operacion de mi pierna que colgaba, yo aún estaba desnuda solo con la bata descartable que usaron para ir al quirofano. Me dijo: ahora quiero revisar tus otros golpes, me interesa saber si no tienes hemorragias internas.
Justamente yo tenia un golpe bajo mi pecho izquierdo, abdomen y en la parte interna de mi pierna en la zona de los abductores. Presionaba suavemente en esas zonas y en vez de usar su estetoscopio apoyaba su oido pero en mi pecho, respiraba agitado y seguia con sus manos pero ya en forma de caricias, el noto como mi pulso y respiración cambiaron pero lo que mas lo animó a seguir fué que al preguntarme si me encontraba bien yo le respondí con la voz entrecortada y con mis ojos cerrados mientras apretaba la almoada con mis manos demostrando que ya estaba totalmente exitada.
Sin perder tiempo pasó su lengua por mis pechos sacandome los primeros gemidos, los tomaba fuertemente con sus manos mientras me los succionaba, luego empezó a bajar con sus besos por todo mi estomago hasta llegar a clítoris al cual mordisqueaba y luego calmaba con su lengua. Me metió la lengua hasta donde pudo para luego empezar a introducir sus dedos, hasta ahí pude soportar, no dure mas y me vine en sus dedos. Cuando noto esto me pregunto si me animaba a mamarsela, me veía muy chica así que no tenía idea de lo que era capaz de hacer. Me ayudo a correrme un poco mas hacia la orilla de la cama y me acerco su pene ya erecto. Empece demostrando timidez y de a poco le fuí mamando cada vez mas hasta tragarme toda su tranca mientras el empujaba para que me entrara toda, me la quiso quitar para terminar me lo sujete con mi mano que apoyaba su cola para que me termine en la boca. le succione toda su leche y le deje la herramienta limpia. Yo misma le dije que quede muy caliente y lo que falta lo terminaremos en su consultorio en los proximos controles.
Pero esto no fué todo, ya sabia de antemano que solo esa noche pasaría en la clínica y al día siguiente tendría mi alta médica para continuar con el reposo en mi casa. Lo que yo no sabía era que mas tarde se cruzaron mis padres con el médico donde les dijo de mi situación y él mismo se encargo de lavarle la cabeza a mis padres para que ninguno se quedara para acompañarme durante la noche. Como a las 20:30 llegaron junto con una enfermera que descolgó mi pierna para apoyarla ya en la cama, ahora esta mucho mas comoda, trajeron un andador para que me ayude con ir al baño cada vez que necesite. La enfermera les dijo a mis padres que era mucho mejor que yo me moviera por mis propios medios cada vez que lo necesite, incluso por el tipo de yeso podría apoyarlo suavemente de ser necesario. Parece que esto fué suficiente para mis padres, mi madre espero a que cenara y fuera al baño sola, la verdad que se sentía mucho mejor así, y luego de esto se despidieron diciendome que volverían temprano el día siguiente para llevarme a casa. Momentos mas tarde, no mucho, vuelve mi doctor diciendome que mas tarde me haría una visita así que me pidio que descansar un rato, a lo cual solo le respondí con una sonrisa. Antes de dormir fui al baño para hacer mis necesidades y estar lista para el doc, aproveche de utilizar una enema que hay en el baño para dejar mi trasero listo. Como no hice la siesta me dormi cerca de las 12 de la noche, no se bien la hora cuando siento que se habre mi puerta, como estas habitaciones siempre tienen una luz tenue prendida veo que era mi doctor. Simplemente me dijo que ahora estaríamos mas cómodos y que no podia esperar una consulta mía para terminar de cogerme. Simplemente me destape y me puse a 4 pies para pedirle que me besara bien mi culo y concha en esa posición. El viejo lo hizo de inmediato por lo que constato al instante que mi trasero estaba listo para ser abierto por su tranca. Me chupo tan rico que me vine al poco tiempo, así que me recosto boca abajo y se subio sobre mí penetrandome la concha al instante, el estaba muy caliente así que lo hacia fuerte y rico así que me saco otro orgasmo. Le pedí que me la metiera por atras, ya con su pija bien lubricada me la introdujo suave y rápido a la vez, se movía con mucha fuerza el viejo, se notaba que estaba por venirse por que empezo a presionar mas, yo mientras mordía la almoada para no gritar de placer. Pasó solo un momento cuando sentí su leche en mis tripas, sentía como movía su tranca dentro de mí tratando de tirar todo. Se levanto y se dirigío al baño y al rato salio con su pija ya limpia, se vistió y se fué dando un beso largo y pasional. Lamentablemente no pude volver a cruzarme con él, o ubiera sido otro amante maduro mas.