Perfeccionandome de puta

Hola, soy Camila nuevamente. Continuo con mis grandes aventuras de sexo. Cada vez estoy mas caliente, no les voy a mentir y decirles que tengo relaciones todos los días ahora, mientras estuve de vacaciones mis perros me tuvieron todos los días y cuantas veces quisieron, pero una vez que se regresa a la rutina se hace dificil. Toda esa calentura acumulada por lo general la descargo bien los fines de semana. Mi novio no da a vasto conmigo así que siempre “surge algo” que me hace ir a otra parte. Son mis oportunidades de saciar mis agujeros.
Esta necesidad me hace destaparme cada vez mas con otras personas. Esta vez conocí un viejo de Santiago del Estero, estaba haciendo un relevamiento para un informe por la contrucción futura de una autopista, por lo tanto me movía por zonas inospitas del norte de la provincia, poco o nada habitadas. Y como buena puta, lo menos que miro es si un hombre tiene apariencia de ser fino, con dinero o muy atractivo, simplemente mi morbo me hace mirar una persona y desearla.
Esto fué lo que me paso cuando me detuve en un lugar vastante desolado, lo que recuerdo es que era un paraje cerca de Monte Quemado, camino de tierra, con un simple cartel que avisaba que vendían bebidas frescas. El otoño en esta parte de la provincia es como si no existiera, el sol calienta bastante aún a pesar de estar terminando la tarde. Se notaba que era un punto de parada o encuentro, alejados se veían los hornos para la quema de carbon, el corral con animales y hasta una perforación para el agua. A la casa la rodeaba un hermoso patio de tierra bien ordenado y limpio, al bajar del auto con mi cartera en mano sale un hombre alto y delgado a recibirme, de muy buen porte, recto, con manos grandes y duras por el trabajo. Caminaba con mucha firmeza y rápido. Nos saludamos y me invita a pasar a su almacen vacio de gente, de un lado gondolas y del otro mesas y sillas. Sin preguntarselo me explica que recien habría el local ya que volvia de sus rutinas propias de gente de campo (atender sus animales, etc.) y que antes de esta hora por lo general no llegaba nadie y que por lo general su local tenia movimiento los fines de semana cuando llegaban los camiones con provisionamiento para la gente que vivia en puestos dentro del monte y usaban su local como punto de encuentro y diversión (habia un pool, y un juego de sapo) que sucedía cada dos semanas, el resto con suerte se paraba algún viajante ocacional a buscar una botella de agua, y yo era la única en estos últimos 3 días. Vivia solo, no se escuchaba otra cosa que nuestras voces charlando, me paseaba por su galería admirando el paisaje mientras continaba su conversación y miraba sin disimulo mi trasero bien marcado por la calza que llevaba puesta. Debajo de mi campera deportiva solo acompañaba una blusa tambien deportiva con un amplio escote, así que con discresión baje el cierre de la campera para dejar ver mis pechos y me apoye inocentemente sobre el mostrador frente de él. Le pedí permiso para utilizar su baño pero antes quería acomodar mi auto en una sombra mejor, a lo que me aconseja llevarlo hacia la parte lateral de la casa.
Una vez ubicado mi auto en la sombra y bajando con el bolsin extra que traía, él ya me esperaba por una puerta lateral, hacia su derecha se ingresaba de nuevo al local y por la izquierda tomamos un pasillo al largo; la casa era bastante grande para un hombre solo. Al final del pasillo llegamos a una habitación, como disculpandose me dice que me llevaba hasta su baño personal, ya que una chica como yo no podia ir al de uso general donde lo utilizaban practicamente hombres solamente. El único pequeño desorden que encuentro en esta casa rustica, solo una cama destendida, continuo al baño, amplio como los de antes, pero refaccionado a nuevo completamente con todas las comodidades de un buen baño mas que decente, todo limpio y ordenado. Me quito la ropa, y siguiente paso, ya mojada con la calentura que llevaba, sabiendo que me iba a dejar coger, saco del bolso mi cánula rectal y procedo a lavar bien mi trasero para una cogida satisfactoria. Me demoro como 15 minutos en hacer todo y al salir del baño (su puerta daba justo de frente con la de la entrada a la habitación y por lo tanto se podia ver todo el pasillo) veo al viejo que volvía hacia la habitación notandose totalmente oscuro a su espalda, habia cerrado el local. Yo me quede parada en la habitacion y él se acerco diciendome “espero que haya sido de su agrado, en que mas puedo servirle”, agradecí su amabilidad y destaque lo confortable de su casa en general, sin dejar de mirar su cama, el viejo se dío cuenta que estaba entregada y directamente cerro la habitación y se vino hacia mí, estirando una mano como de forma tímida acaricio mi pecho, con voz temblorosa me dice que hacia mucho tiempo que no estaba con un mujer, y hasta me decía que yo era muy delicada y no sabía como tratarme. Le tomé la mano y lo lleva al costado de la cama, aún de pié le dije que me dejara a mí desvestirlo, desbroche de a uno sus botones de la camisa y empecé a besar su pecho con un suave perfume que me exitaba aun mas. Quites su pantalones y deje salir su pija gorda y corta, lo recoste y me subí sobre el y recien ahí comencé a desvestirme, al sacar mi blusa el viejo tomo mis pechos torpemente y me los besaba y masajeaba. Le pedí que esperara, me quite la calza quedando completamente desnuda, y nuevamente comence a acariciar y besar su cuerpo. El viejo, por su vida de trabajo estaba bastante en forma, cuando llegue a su verga la bese de forma suave y profunda, pero aún así el viejo se vino casi al instante, yo me encargue de dejarla bien limpia mientras el me pedia disculpas y se justificaba. Cuando termine mi parte le pedí que me besara él, yo lo fuí guiando en que quería que me hiciera, empezando por mi espalda y trasero, luego mis pechos para finalizar en mi vulva hasta que me hizo acabar. Cuando lo miro, él ya tenia su pija nuevamente erecta, por lo que me dirijo a ella y le paso nuevamente mi lengua, recuesto al viejo y me monto sobre ella, los dos estamos ardiendo así que su gorda pija entra sin problemas en mí sacandome varios gemidos, empiezo a aumentar el ritmo y llevo mis pechos a la boca del viejo. En esa posición logro que entre toda su pija y al poco tiempo logramos llegar juntos al siguiente orgasmo llenando toda mi concha, ya que no le puse preservativo al viejo. Me quede sobre él un buen rato, luego me recoste a su lado. El viejo no podia creer lo que estaba viviendo, en una corta charla de momento me conto que enviudo hacía 10 años y sus hijos no volvian casi nunca a verlo, ya todos radicados en diferentes ciudades, tenia 75 años! y se consevaba mas que bien. No entendía como una joven como yo se fijaba en alguien como él, hasta me pregunto si no estaba enferma, pero le explique que ahora los jovenes vivimos mas intensamente la vida y con otras libertades, y en mi caso busco la belleza de las personas fuera de lo físico, no se si me entendio, pero no le hiba a decir directamente que soy muy puta. Nos dormitamos un buen rato, al despertar miro la hora y eran las 10 de la noche, me levanto para ir al baño y el se despierta, de forma picara lo invito a bañarnos juntos, muy timidamente viene. Se nota que estaba haciendo cosas nunca antes probadas, no hacia por jabonarme y acariciar mi cuerpo, no sabia como actuar. Así que nuevamente llevo la iniciativa y el me copia lo que hago, estaba tan caliente que hasta lo besaba en la boca de forma pasional, algo que casi nunca realizo. Volvemos directamente a la cama, ahora se anima a besar mi cuerpo, dejo que actue para luego empezar yo y sorprenderlo con mi ano que pedía verga a gritos en ese momento. Se enzaño con mi clitoris y no paró hasta hacerme llegar de nuevo, cuando noto esto se levanto y se pajeaba para levantar su tranca nuevamente, asi que me dirigí a ella y la mamé intensamente. Cuando estuvo bien dura, me puse a cuatro y le pedí que me la metiera por atras, Despacio fué haciendose camino entre mis tripas hasta que entro toda, suavemente se movía hasta que hice que se quedara quieto y desde mi posición me movía para introducirme su tranca; esto al viejo lo volvio loco asi que empezó a presionar sobre mi culo hasta que se vino nuevamente. Se ve que ya no tenia mucha leche por que no lo sentí en mis tripas. Ahora sí ya nos recostamos y nos dormimos al instante abrazados. A la mañana siguiente me desperte por sus lengueteadas a mi concha que me encendieron al instante, abrí bien mis piernas y el viejo se puso sobre mi penetrandome al instante, me sacudio lindo un buen rato y luego cambiamos de posición cuando lo monte lo hice mirando a sus pies por lo que el me pellizcaba el trasero. Me encantaba su pija gorda, cabalgue hasta que me dijo que se estaba por venir. me baje y me puse a cuatro para que me penetrara en esa posición, esta vez si me sacudio con fuerza y se corrio dentro de mí. Nos volvimos a bañar donde le regale una última mamada, desayunamos y me despedí prometiendole volver en alguna oportunidad. No fué un sexo tan salvaje y con muchos polvos como otras oportunidades pero me gusto mucho satisfacer a este viejo. Lo disfrute un monton.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*